Z634
Rango10 Nivel 49 (5697 ptos) | Fichaje editorial
#1

Hoy se cumple un año más de tu llegada a este mundo. Hoy, como cada año, esperas la llamada de tus padres a primera hora de la mañana entonando la misma canción, escucharás los gimoteos de tu madre y el “que rápido pasa el tiempo” de tu padre. Sentirás esas cosquillas en la barriga, signo inevitable de las emociones encontradas que sus palabras te provocan.

Colgarás el teléfono, después de haber acordado la hora de la tradicional comida familiar para celebrarte. Te quedarás recostado en la cama, mirando el techo y pensando en tu vida: en lo diferente que es todo desde que te fuiste de casa. En el amargo sabor de boca que te provoca el pastel de cumpleaños después de haber cumplido los treinta.

¿Recuerdas las ansias que te embargaban cuando eras un niño? La emoción de abrir obsequios, de comer el pastel, de jugar con tus primos y estar, tan sólo, un poco más cerca de crecer.

Crecer.

Lo irónico de crecer, es que entre más años cumples, el deseo de crecer se convierte en miedo.

Hace casi 4 años Compartir:

0

10
#2

Quisieras que el reloj se detuviera, de los años dejaran de pasar: que las primeras canas no se hubieran teñido en tu oscuro cabello aún, que tu metabolismo procesara la comida tan rápido como a los veinte después de una ronda de quince tacos, que las desveladas no te dejaran en un estado de “muerto en vida” por semanas, que una cerveza no te provocara ese molesto ardor en la boca del estómago...

Cada respiro te acerca un paso más a la inminente muerte, porque sí, el mismo aire que te mantiene con vida, es el mismo que poco a poco la consume hasta reducirla a nada.

Ves el esplendor de tu vida apagarse con cada velita que se añade anualmente, pareciera como si lo mejor justo se hubiera extinto, y todo lo que te resta es ir descomponiéndote a partir de ahora hasta que el daño sea lo suficientemente grande como para que el funcionamiento de tu máquina vital, llegue al fin de su ciclo de vida.

Sacudes la cabeza, intentando espantar esos pensamientos pesimistas.

#3

“Una ducha ayudará a aclarar la mente” te dices a ti mismo rebuscando tu toalla en el closet.

El agua, fría al principio, recorre tu cuerpo estremeciéndote, erizándote la piel. Abres el agua caliente al instante, y esperas, tiritando de frío, hasta que la temperatura se torna agradable. Inicias la labor de limpieza: primero el cabello, luego bajas lentamente prestando atención a la barriga que ahora te hace compañía.

No importa el tiempo que inviertas corriendo a diario, ni los partidos de soccer con los amigos todos los jueves y domingos después del trabajo, tampoco la limitada dieta de grasas que iniciaste el año anterior, esa barriga se ha convertido en tu amiga inseparable.

Frente al espejo te notas diferente, el brillo pícaro que antes destellaba en tus ojos, se apagó. Y al sonreír, ahora, unas líneas diminutas se forman en tu rostro.
“Me he vuelto paranoico” piensas reponiéndote y jugando con tu cabello a hacer peinados divertidos.

#4

El vaho se disipa lentamente, y una vez que terminaste de rasurarte decides salir, con la toalla atada en la cintura a buscar la ropa que te pondrás para la comida.

Tu armario se ha vuelto menos irreverente de cuando eras joven: las playeras con los emblemas de tu superhéroe favorito fueron remplazadas por camisas de colores planos, por pantalones de vestir y zapatos, en su mayoría, incómodos y demasiado comunes. Tan sólo un par de tenis de correr, unos jeans y un short resaltan al blanco-negro del resto de tu ropa.

Tomas con desgana la camisa que te regalo tu padre por tu asenso, una con tramado colores grises y azules, a juego con un pantalón gris Oxford y los zapatos menos formales que encuentras. Lo que más odias de haber crecido, son lo limitadas que son las opciones, pareciera como si al crecer debieras renunciar a lo que te hace único y especial, siendo obligado, de alguna u otra forma a portar la misma vestimenta del resto, porque ser diferente, te hace “menos responsable”, “inmaduro” y demás cosas.

Alborotas un poco tu cabello y te miras de reojo en el espejo, ya esta algo largo, pero hoy es tu día y te regalarás un poco de rebeldía.

#5

Tomas una manzana del frutero, y miras el desorden que dejaste en la cocina la noche anterior: una de las amores desventajas de vivir sólo, es que, ya no hay nadie que te ayude con las labores del hogar, y resulta apabullante el trabajo que requiere una casa para mantenerse en orden, fue hasta entonces que realmente valoraste el arduo trabajo de tu madre.

Miras el reloj, aún tienes una hora, y aunque sabes que podrías aprovecharla para limpiar los trastos sucios que descansan en la barra, decides tomar asiento en el sillón con la mirada perdida en el televisor apagado.

Pero poco dura tu ensimismamiento, ya que el coro de “Sweet Dreams” comienza a soñar de tu celular. Te apresuras a contestar. La voz al otro lado del auricular suena entusiasmada; es tu novia, que al igual que tus padres, entona la canción tradicional de cumpleaños y se despide no sin antes recordarte la hora de la comida en casa de tus padres.

Al cortar la llamada, vuelves al sillón donde contemplas, en el fondo de pantalla de tu celular, la foto de esa mujer peli negra de ojazos marrón que te saca la lengua: y por un instante, olvidas los traumas de tu edad, porque sin importar cuantas canas te salgan, ni que tanto crezca tu barriga o se noten las líneas de expresión en tu rostros, ella continúa viéndote como el hombre más apuesto sobre la faz de la tierra, porque al mirarla, aún sientes esa electricidad recorriendo tu cuerpo, y toda esa vitalidad que la caracteriza, te contagia con tanta intensidad que sientes que tienes veinte de nuevo. Con ella el tiempo no existe.

Sin embargo, la calma dura unos pocos minutos, ya que una nueva preocupación te alcanza y es que, después de seis años de noviazgo, no tardarán en preguntar por la fecha de la boda, y los hijos, y aunque la estabilidad económica la tienes, te preguntas si tienes la madurez emocional para comprometerte en algo que durará hasta el fin de tus días. Te preguntas si es lo más sensato, si es acaso lo que quieres, ¿serás feliz con ella el resto de tu vida?, ¿y si te casas y después conoces a tu verdadero amor? ¿eso existe?

¡Y los hijos! No te sientes listo para pensar en eso, en cambiar pañales, en pasar noches en vela, en llantos por toda la casa... Ni siquiera eres completamente capaz de cuidar de ti, ¿cómo podrías, entonces, cuidar de alguien más?

#6

Llegaste a ese punto donde todo parece ir en tu contra: la descomposición de tu cuerpo, la presión social por seguir una vida que no estas seguro de querer vivir, el tiempo...

Como si todo lo que conoces jugara en tu contra obligándote a decidir, a tomar cartas en el asunto, porque hace mucho se acabó tu papel pasivo, cuando las decisiones eran obvias: ir a la prepa, terminar una carrera... ¿y después? Nadie te preparó para ello. Y los años continuaron corriendo, y por más que deseabas que la montaña de preocupaciones disminuyera, jamás pasó. Se quedaron cosas estancadas, cosas que nunca tuviste el valor de enfrentar, sobre el escritorio, haciendo mella en ti, en tus pensamientos...

Nuevamente, el celular te saca de tu ensoñación, esta vez es tu madre que te pide que lleves pan de ajo del restaurante italiano que esta cerca de tu casa. Te levantas, tomas con desgana el saco del perchero, la llaves de tu carro y sales a la calle.

El día luce soleado, aunque el viento sopla con fuerza, entras al auto y después de la breve revisión, enciendes el motor y emprendes el viaje.
Piensas en lo fácil que es conducir: en la libertad que te invade al estar frente al volante, los disparos de adrenalina al pisar el acelerador y ver la aguja de velocidad rebasando el límite permitido. El ronroneo del motor recién afinado, el sonido del aire chocando por la superficie recién lavada y el rozar de los neumáticos con el asfalto. Te sientes tentado, como tantas otras veces, a hacer tus maletas y conducir a donde te lleve el camino, sin volver atrás.

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace casi 4 años

La fuga, la evasión de lo conocido frente al miedo a lo desconocido. Superar el conformismo y lo seguro...

La gran tentación que no debe ser renunciada....

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace casi 4 años

La fuga, la evasión de lo conocido frente al miedo a lo desconocido. Superar el conformismo y lo seguro...

La gran tentación que no debe ser renunciada....

Z634
Rango10 Nivel 49
hace casi 4 años

Huir o sólo explorar opciones? Duda intrínseca. A veces me he visto tentada también, aún cuando no soy ni tan mayor ni estoy tan aprisionada como el prota xD

Abrazos @Romahou !!


#7

Pero la realidad te alcanza nuevamente, disminuyes la velocidad y haces la compra que te encargó tu madre. El olor a ajo y especias finas se te incrusta en la nariz provocándote indigestión.

De camino a casa de tus padres, intentas ignorar a tus pensamientos, enciendes la radio y tarareas la canción del momento. Ya falta una calle cuando vislumbras a la gente en el jardín, y una fila de carros estacionados justo enfrente.

Al bajar, con las bolsa de pan en la mano, escuchas los vítores de tus primos y amigos de la infancia, también el “está aquí” de tu hermana y el barullo que comienza a aumentar de volumen al acercarte a la puerta principal.

Te capturan dos pares de brazos femeninos y te abrazan efusivamente: son tu hermana y tu madre que te colman de cariño. Te desprenden de las bolsas de pan y dan oportunidad al resto de saludarte.

Sientes los golpes de tus primos, en la cabeza, en los brazos y en la espalda, su cálido y agresivo saludo de cumpleaños. Saludas a tus viejos amigos con el saludo secreto que crearon desde primaria, sin dar crédito a lo bien que tu memoria guardo esos movimientos. Saludas a tu padre con un abrazo largo y palmadas en la espalda, y a lo lejos, vislumbras a la mujer de tu foto, con un espectacular vestido rojo y el cabello recogido.

Y es en ese momento, rodeado de todas esas personas, que comprendes que el mejor regalo que te ha dado la vida, es cada respiro que has tenido para compartir con ellos. Que cada año no es uno menos de vida, sino, uno más para vivir. Y es por ello, que sonríes al escuchar a mil voces el ya clásico:

-¡Feliz cumpleaños!

eleachege
Rango17 Nivel 83
hace más de 3 años

Muy tierna, amorosa,familiar e intima tu historia. Me agradaría verte por mi perfil para compartir escritos, si encuentras algo que te guste. Un saludo Z634.!!