CrazyLittleThingCalledLove
Rango5 Nivel 20 (438 ptos) | Escritor en ciernes
#1
    Partes:
  • #2

A su corta edad ella podía asegurar sentir amor.

No conocía nada sobre la palabra, sin embargo decía estar enamorada. Sentía su cuerpo invadido por gran emoción cada vez que la veía, aquella persona con cabello castaño y ojos grises que con solo pasar a su lado la traía loca.

Ella no tenía ni idea del verdadero significado del amor pues su padre la maltrataba y sus "amigas" la utilizaban, solo su madre era quien la apoyaba incondicionalmente en su diario vivir, pese a ello, ella sabía que por esa persona sentía algo más que una amistad. ¿Sería necesidad o verdadero amor? Ella no sabría explicárnoslo ahora, solo quería un poco de atención quizás.

Lízabeth era su nombre, diecisiete años era su edad y corresponder a aquella persona que le devolvía su felicidad era su meta. ¿Lo lograría? ¡Claro que sí! Era muy conocida por siempre cumplir sus mayores sueños... Pero, ¿esta vez lo lograría? Analizaba cada posibilidad por más nula que pareciera, estaba decidida, tenía que hacerlo. ¿Qué perdía con intentarlo? Su amistad, su cariño, no sabía que hacer...

Finalmente se decidió, corrió hacia ella y...

Hace alrededor de 3 años Compartir:

0

3
#2

—¿Me amas?— preguntó desconcertada.
—Estoy muy segura de ello— dijo Lízabeth

Sus ojos azules se humedecieron al ver la reacción de su amada. No la rechazó pero tampoco la aceptó, solo quedó ensimismada mirando al vació. Lízabeth se preocupó, no sabía si ofrecerle su ayuda o salir corriendo por lo que había acabado de hacer, tan solo esperó.

—¿Me amas?— repitió ella anonadada.
—¿Crees que te estoy mintiendo?— contestó Lízabeth un poco enojada.
—¿Cómo es que estás tan segura de ello?
—Porque nunca me había sentido así cerca de una persona—dijo ahora más calmada.

Con lágrimas en los ojos, se retiró sin más que decir. ¿Qué había hecho?. ¿Valió realmente la pena?. ¿Y si perdería la amistad de aquella persona que tanto le importaba?, ¿y si nunca más fuera capaz de recibir la paz que ella le daba?

—¡Tonta!— se decía —¡Tonta, tonta, tonta! ¿Podrás acaso encontrar un amor igual? Ahora ya nada tengo que ocultar, he declarado mi amor hacia ella y si no me acepta comprenderé, no puedo obligarla a amarme como lo hago yo.

...

Pasó un año ya y Lízabeth cumplió su mayoría de edad. Ingresaría a estudiar psicología en la universidad más aniñada de la ciudad, no quería pero ¿quién era ella para oponerse a las exigencias de su padre?. Después de todo seguía viviendo en su casa y debía "obedecer" todo lo que le mandara. Sin otra opción, comenzó su primer semestre.

Coincidencia creyó ser, pues hace mucho que no cree en el destino. Su amada, sentada en la primera banca, deslumbraba el salón con su belleza. Los chicos se acercaban a ella pero era claro que no les prestaba atención. Lízabeth entró a la clase sin darle mucha importancia y se sentó al fondo de la misma. Nadie se le acercaba, la miraban extrañamente pero poco le incomodó.

Al salir rumbo a su casa, se topó con ella en el camino.

—¿Cómo estás?— preguntó la chica.
—Muy bien, gracias—respondió Liz.
—¿Hace mucho que no nos vemos, no?— y sin dejarle contestar, continuó—huíste antes que te dijera algo si quiera.

Lízabeth, avergonzada, iba a echar a correr cuando la hermosa señorita la tomó de la mano y la abrazó. No sabía que hacer así que se dejó llevar. Lo había superado todo, ¿por qué tenía que aparecer ahora?. Una inmensa paz invadió su cuerpo como antes.

—Nunca creí que alguna vez sería tan correspondida— le susurró, y en eso se escapó.

¿Cómo es que una persona puede jugar así con tus sentimientos?. ¿Cómo alguien puede derrumbarte y de un día a otro devolverte toda tu felicidad?

Hace alrededor de 3 años

0

0