Cristmyers197
Rango9 Nivel 44 (4044 ptos) | Escritor autopublicado
#1

Era fea, lo bastante para que la llamasen grillo. Sus piernas unos palillos lastimosos donde solo sobresalen un par de enormes rodillas huesudas que hacen inestable su andar.
Lleva siempre al hombro atados de leña, telas, ropa para lavar, palanganas con agua, canastos con semillas. Todo lo que su madre pueda hacerla cargar.
Es una especie de mula humana; un ser de cuarta categoría, tan joven y siempre tan cansada.
Tiene derecho a dormir tan sólo unas pocas horas cada noche; no descanses tanto muchacha, hay que cuidar a la docena de hermanitos, la abuela tullida, salir a alimentar al alba esas pocas y miserables bestias de campo que la familia tiene como pequeña fortuna.
Regar el huerto mustio de hierbas y verduras agónicas con las que se cocinan las sopas que alimentan su mal nutrida delgadez.
Y así, cada día ella se muele el lomo, llevando y trayendo su pesada carga.
Cuidando de los suyos, aguantando el dolor a muelas, a útero sangrante, dedos curtidos y manos sarmentosas.
No posee cremas, ungüentos y analgésicos que alivien el dolor de su cuerpo ni bálsamos para su joven corazón.

Hace más de 3 años Compartir:

4

13
leo1
Rango12 Nivel 57
hace más de 3 años

Que tristeza que estas historias sean más común de lo que nos gustaría. Conmueve el relato...lo sigo, saludos: )

SARACEN
Rango15 Nivel 74
hace más de 3 años

Cada palabra transmite la belleza del verdadero dolor, como si fuéramos aquella pobre muchacha caminando en su propio infierno. @Cristmyers197


#2

Pero en esas pocas horas de descanso ella sueña, y sueña cosas imposibles, como que ni la obliguen a casarse con un anciano zarrapastroso y sin dientes, como para que su cumpleaños le regalen un jeans y un aceite para el cabello.
sueña con tener aunque sea prestada, una de aquellas revistas para chicas.
Y si mira fijamente las estrellas, allá en el desierto donde vive, tal vez logre soñar que algún día vea a esa banda de chicos hermosos que cantan en una lengua extranjera y que tan bien se mueven al ritmo de la música y tal vez ella pueda soñar que está entre la masa de chicas bellas con largos cabellos de trigo que gritan y cantan y tal vez nadie se fije en ella y en lo fea que se ve, con su ropa cosida a retazo de unas sabanas viejas y en esas sandalias de neumáticos que cubren sus pies.
Tal vez ella pueda escuchar la música, por que la música es vida, puede conmover los corazones y mover el universo y entonces podrá soñar que aquello es posible, aun en su mundo, ese mundo en donde en las escuelas aún se roban a sus compañeras por montones, a punta de metralleta, para servir de esclavas de los hombres lujuriosos, sin que nadie haga nada.

Hace más de 3 años

2

6
Loquar
Rango12 Nivel 55
hace más de 3 años

La maestría del autor choca con la ininterrumpida relación de circunstancias muy bien escogidas, sí, conmovedoras, emotivas, turbadoras: pero quizá también abrumadoras. Tal vez el autor debería administrar este jarabe con otra estrategia. S no, core el riesgo de que se escupa la medicina, y no aproveche.

Probada la suficiencia de la prosa (que es excelente) ¿no sería factible hacer sentir ese dominio de manera que el lector, como una marioneta, no sea enfrentado ante el drama atroz hasta que salga de la narración?

Yo he sentido la belleza del traslado de los hechos a la miniatura, al bordado, y estaré pendiente de su trabajo.


#3

El mismo mundo donde allá, en el descampado solitario, las niñas son llevadas para mutilar sus genitales, lo mas lejos posible para que nadie escuche sus alaridos.
Al otro lado del mundo puedes olvidar esos sonidos colgándote en los oídos unos audífonos de alta fidelidad.
Y continua soñando que la vida la trate con un poco más de misericordia que a su madre y a sus hermanas mayores.
Porque soñar es gratis, soñar es de joven y su espíritu y su cuerpo púber aún lo son y soñar es lo único que hace que que la vida sea algo más que la eterna pesadilla en la que por desgracia, en esta era de comunicaciones; redes sociales; juegos en línea; fiestas electrónicas; salones de belleza, alfombras rojas, rascacielos. cruceros, smartphones, selfies y dinero, tanto dinero, ella tuviese la mala fortuna de haber nacido en el lado equivocado del planeta.

FIN

Hace más de 3 años

2

4
leo1
Rango12 Nivel 57
hace más de 3 años

Conmovedora la historia, me llevó a esa gran tragedia que se vive en algunas regiones del planeta... una lo ve lejano y está allí tan cerca y es el misterio de la vida les tocó como por "azar" vivir en el lado equivocado del planeta...me lo quedo para meditar...porque algún papel tenemos los que estamos del otro lado...Muy sentida tu historia y así lo trasmites felicidades: ) un abrazo...