Cristmyers197
Rango9 Nivel 44 (4044 ptos) | Escritor autopublicado
#1

Yazgo sentado sobre el frío suelo de la habitación, cimiento hueco incapaz de sostener mi cuerpo roto. Todo en ella emana miseria, pero conservo junto a mí el espejo.
Las horas transcurren lentas y vacías esperándote. Esa mirada de ojos tristes que logra que el mundo opaco y vano en el que permanezco inmerso valga la pena.
Aquí te espero. Regresa amada mía; deseo vislumbrar tus ojos de cervatillo asustadizo con los que me has observado durante dos décadas a través del espejo que te contiene.
Estás molesta, lo sé. He tardado demasiados años en tomar la decisión de quedarme a tu lado, de ser sólo tuyo. Comprende, he condenado mi alma, la he vendido al diablo con el propósito de entrar al recipiente que habitas.
___ ¿Cuándo vendrás?___ El miedo asecha, el silencio se ha hecho dueño de la habitación.
No me dejes ahora que he abandonado toda esperanza de una vida convencional.
Te he elegido. Mil veces lo pediste, mil más insististe asomando el reflejo de tus ojos cada vez, y lo hice. El diablo sabe que vendí mi alma por huir contigo. Más el espejo que es tu dueño y carcelero, no quiso...

Hace más de 3 años Compartir:

4

23
AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace más de 3 años

@Cristmyers197 ¿Alguien que vive dentro del espejo? Los espejos me atraen, son como objetos mágicos y misteriosos.

Flaneta
Rango12 Nivel 55
hace más de 1 año

Cristina, qué se cuenta?


#2

contener mis huesos, mi sangre, mi carne y mi conciencia. Fui expulsado de tu regazo.
Me lo prometiste por toda la eternidad. Lo recuerdas. Ahora hazte presente mi ángel. La cordura amenaza con abandonarme y tú no llegas.

Hace más de 3 años

1

8
AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace más de 3 años

Esperando saber qué apariencia tiene si se hace presente.


#3

Siento la necesidad de escribir, vaciar aquella prosa que emerge desde mi centro quemándome las entrañas, bullendo del volcán oculto en mi pecho. Pero no es menos cierto que deseo hacerlo tras esa ventana, aquella que refleja un Toilette; posee cierto dejo femenino. Debe haber pertenecido a la dueña de la casa. Esa casa que recorta su silueta tras la bruma del acantilado. Todo en ella me invita a entrar, volcar mis plumas, dejarlas correr sobre el inmaculado papel en aquella oscura habitación; ésa, la que da al vacío.
Habrá que hacer mil arreglos, es antigua pero mantiene una fachada impresionante, distinta, tiene personalidad propia. Un alma de artista logra percibir su esencia, aún desde lejos.
Esa casa será nuestra, ahí pasaré mis días y mis noches. Llenaré mis cuadernos de poesía en cada crepúsculo solitario y lluvioso.
Posaré mis ojos sobre aquella ventana sólo que ahora estaré dentro, observando la tormenta cernirse sobre el páramo yermo, colmaré los vacíos de letras.
La compra se ha concretado, los arreglos comenzaron hace meses y ya la casa está habitable.
Ocupo la habitación que deseaba, mis padres y mi hermana están felices, se aproxima el tiempo de lluvia en las ventanas, leños encendidos en las chimeneas, chocolate caliente, mantas y conversaciones. Para mí; escritura, prosa y versos.

Hace más de 3 años

1

8
AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace más de 3 años

Pareces describir una casa lóbrega, tétrica, gótica, victoriana, y me encantan las casas así, tienen un encanto especial y esconden muchas historias.


#4

Tengo nuevos compañeros de Instituto, todos quieren conocer mi casa, algunas chicas guapas me hacen sentir deseado. En mi antigua ciudad yo era el nerd que escribía versos, las muchachas me hacían la L, ahora al parecer les parece cool que escriba, me da un aire de intelectualidad dicen mirándome coquetas. A los tipos tampoco les molesta, mis buenas calificaciones atraen, me quieren en sus grupos de estudio, como compañero de laboratorio, como orador en clases. En el periódico escolar ya me han asignado la columna de poesías, novela y crítica literaria.
Mi vida está en sincronía. La casa es un poco oscura, un tanto siniestra, pero mamá se esfuerza en armonizarla con flores recién cortadas repartidas en muchos jarrones ubicados en cada rincón, mantas de colores alegres que hacen más gratos sus ambientes fríos. Pero amo esta casa, algo en ella me atrae, una sensación de amor prohibido, de secretos no confesados, un trauma violento oculto en las sombras, en el recoveco de la escalera, mi alma lo percibe. Una presencia me acompaña en las noches, me transmite angustia, desolación y necesidad. Un sentir velado tras la cortina.
No logro descifrar la suma de emociones que me embargan cuando me dispongo a escribir.
He ubicado el Laptop en el antiguo mueble Toilette, éste mantiene en el frontis un gran espejo, estaba algo oscuro pero he conseguido pulirlo a base de mucho esfuerzo y productos químicos.

Hace más de 3 años

0

6
#5

La nueva popularidad de la que gozo está haciendo estragos en mi antigua personalidad, me sorprendo deseando hacerme selfies en el espejo mientras escribo.
Vaya sí que he cambiado en pocos meses, al observarme detenidamente al espejo, por primera vez me siento conforme con mis rasgos. Mi metro ochenta y cinco de estatura no me parece desgarbado. Camino demasiado y mi musculatura lo está agradeciendo.
Me siento como el pato feo que sin notarlo siquiera se convierte en cisne.
Pero el espejo me cohíbe de exhibirme de forma tan descarada, algo Mora en él, estoy casi cierto. A ratos me dan ganas de sacarlo de la habitación, pero una presencia que siento casi como un peso sobre mis huesos me lo impide.
Dicha presencia me inhibe de la exhibición, la sensación de estar siendo observado me acompaña todo el tiempo mientras deambulo por la casa.
He notado cosas extrañas, hace unos días una compañera vino a verme para realizar un trabajo que nos encomendaron en literatura. Es una chica guapa, me había sentido atraído por ella desde que llegue al curso. Estaba agradecido de que me hubiese tocado por compañera, mamá nos dejó hacerlo en mi pieza, obviamente con la puerta abierta, sólo tengo 16 años.
Me siento algo abrumado, vaya esta chica si me gusta, vino a casa vestida de forma provocativa, quiero acercarme y decirle que me atrae, ella me mira a los ojos invitándome a expresarlo en voz alta. Sonríe segura de su belleza y de la atracción que sobre mi ejerce. Mas no puedo hablar, de pronto mi lengua se queda seca y mi mente en blanco. Olvido los versos con los que en un santiamén lograría conquistar a esta chica y aunque ansío besarle, no creo que mi lengua posea la suficiente saliva para hacerlo.

Hace más de 3 años

1

6
AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace más de 3 años

La timidez de la adolescencia, todos hemos pasado por eso.


#6

Demonios; que está ocurriéndome, sé que soy un chico tímido, pero pensaba que las lecciones de conquista que me han dado mis nuevos amigos estarían rindiendo frutos.
La miro profundamente a los ojos, sin lograr que mis labios articulen nada más que la única frase que sale desde mi boca sin que yo se lo haya ordenado; estudiemos.
¿Qué rayos me sucede?, siento miedo por las noches, sombras oscuras danzan en mi habitación, el pozo de versos se ha secado. Cada día y cada noche hago descender el balde con la esperanza de verlo subir rebosando de rimas y sólo logro extraer el fango negro de las letras muertas.
La inspiración se ha marchado y me ha dejado una toilette y un espejo oscuro que refleja el hondo vacío de mis ideas.
He rebuscado por meses en los recovecos más profundos de mi memoria aquellos escritos que amo, esos que escribí para la chica que me empujó y me lanzó a tierra en el Kindergarten. Incluso aquellos que dediqué a mi madre, abuela, hermana y tías, se diluyen en la bruma del olvido. Siento que una especie de amnesia literaria está cobrándose con mi memoria. No logro recordar, la pluma me quema entre los dedos y la hoja se mantiene en blanco.

Hace más de 3 años

0

6
#7

Todo cuando deseo expresar escapa por la ventana que da hacia el páramo tapizado de niebla invernal, esa bruma densa engulle mi inspiración. Las musas me han abandonado a mi suerte. Lo único que logro hacer es abrazar mis rodillas sentado en la cama y observar el espejo. Espejo siniestro que traga con gula mis pensamientos más íntimos, se cobra con mi alegría, me hiela el alma, la sangre; se alimenta de ellas y se hace fuerte.
Es la primera vez que te he visto. Como cada noche me mantengo en vilo, hace meses no logro dormir y las ojeras son un accesorio que se ha sumado a mi rostro haciendo que luzca cansado, dándome fisonomía de poeta del siglo pasado, lo cual me provoca una sonrisa melancólica pues de poesía mis labios se han quedado mudos.
Esa noche fue distinta a tantas otras en las que no logré reunirme con Morfeo.
Permanecí por horas en la misma posición de siempre, sobre la cama, rodillas abrazadas por mis largos brazos, mentón apoyado en ellas, mirada fija y temerosa hacia el espejo dueño de la habitación.
De pronto logro atisbar una silueta que se perfila en él, doy un respingo que estremece el catre de la cama. Dos manos de dedos largos y finos se apoyan en el espejo desde adentro y finalmente dos bellos ojos almendrados color miel encuentran a los míos.
Debo haber perdido el conocimiento o simplemente haber caído rendido tras tantas noches de insomnio.

Hace más de 3 años

4

5

#8

He preguntado a mi madre si me ha ayudado a meterme bajo las sábanas y me ha contestado que nadie entra a mi cuarto por las noches pues saben que escribo y no deseo ser interrumpido, como madre preocupada y cariñosa que es, me pide que no descuide tanto las horas de sueño porque se están reflejando en mi rostro.
Le sonrío con angustia, por omitir la verdad de estas sombras en mis ojos y porque recuerdo con dolor que ya no escribo por las noches.
Debo haberme metido bajo las mantas de manera inconsciente, recuerdo vagamente un sueño perturbador, una muchacha asomaba en el espejo, como si quisiera familiarizarse con el entorno. Presentí en aquel sueño, el fondo de unos ojos tristes, la desesperanza, el desamor y la muerte.
Desperté extrañamente mucho más sosegado, es como si hubiese dormido acompañado, alguien velaba mi sueño__ parece absurdo__ pero así lo siento, tuve compañía. Cada noche noto descender abruptamente la temperatura de mi cuarto, ese extraño frío que hace brotar vaho de mis labios, golpeo el termostato de la pared con mis dedos, pensando que la antigüedad de la casa provoca esos fallos. Pero sólo ocurre en las noches en las que me encuentro a solas en mi cuarto. El espejo se empaña dibujando extrañas figuras cuya presencia atribuyo a la baja temperatura. Aún así teniendo claras estas suposiciones evito mirarlo fijamente. Me provoca calosfríos, me siento angustiado, observado por ojos que destilan odio y veneno. El espejo es un pozo de malos de deseos, no querría verter una moneda en él pidiendo por algo imposible de cumplir. Imagino el precio a pagar por los deseos que pueda conceder.

Hace más de 3 años

0

2
#9

Mis compañeros comentan que extrañan mi agudeza, aquella que me hacía resaltar del resto, esa chispa que conecta mi cerebro a mis labios permitiendo que broten de ellos las respuestas precisas y las frases más ingeniosas.
Mi poesía está muerta y enterrada, los versos que siempre me han acompañado como fieles cómplices de un chico solitario, diferente al resto de los estudiantes, aquellos deportistas, los populares que siempre se rodean de un séquito de admiradores y fanáticas enamoradas, se han marchado. Las palabras eran mis compañeras, mis amigas, guardaban los secretos de mi corazón. Escribieron en cursiva el nombre de la chica que llenó de ilusión mi corazón haciéndole pensar que era amor. Que podría saber yo en ese entonces lo que significaba esa palabra. Pero escribí aquel nombre por todos los rincones donde mi lápiz hizo su recorrido acompañado de mi mano, aquella mano firme, que escribía y dibujaba mis sueños y fantasías.
Estoy sólo, asustado, y lo peor, no logro confiar esta angustia a mis padres. Siempre he pensado que los artistas se vuelven locos lentamente. ¿Cómo la ebullición de ideas creativas en una mente fértil no va a ir de la mano de esa dosis de locura necesaria para crear? El problema es que creí poder controlarla, mantenerla a raya con el objeto de plasmar en palabras aquel manantial de letras que brota de mi alma. Aportar al mundo un poco de sensibilidad y color. Mostrarles lo que mis ojos observan por la ventana de la habitación, deseando que el páramo me inspire en aquella creación. Enamorarme por vez primera y dedicar aquel torrente de poesía a la musa de mi corazón. Es entrada la noche y me he sentado en la cama a llorar como un niño.

Hace más de 3 años

0

2
#10

Te he visto esta noche amada mía por segunda vez. Creí desfallecer de terror en el preciso momento en que al estar observándote asomar tus ojos de almendra por el espejo oscuro de mi habitación, emergiste de él en cuerpo y presencia.
El miedo selló mis labios y atrapó el grito de mi garganta que congeló el gesto de espanto que se dibujó en mi rostro. Pero eras torpe como un ciervo recién nacido y hermosa como el sol del verano que nunca asoma en este gris acantilado.
Cascadas de pelo castaño caen por tu espalda y rodean tus menudos hombros, ojos de almendra color miel sombreados de largas y frondosas pestañas, pequeños labios de corazón hacen resaltar tu rostro y ahí tal cual si fuesen unas comillas que enmarcan tu boca, como una frase escogida a la perfección, dos hoyuelos en las comisuras de las mejillas completan un rostro de ensueño.
Cómo pudiste ser tú la causante de mis miedos nocturnos y mis insomnios. La responsable del pozo seco de frases. Si tan sólo con mirarte a los ojos la poesía que rodea el universo me inunda para colmar todas las hojas que se han mantenido mudas y en blanco durante todos estos meses.
Me pican las manos, aún no sé si por tocarte o para escribirte y describirte en los blocks abandonados en el rincón.
Te acercas tímida y tambaleante como un potrillo que da sus primeros pasos. Me resulta adorable admirar tu fragilidad. Nace en mi pecho el deseo irreprimible de protegerte contra los males de este mundo, aunque mi subconsciente da gritos a la cordura que huye extraviada por los laberintos de mi cerebro, que tú ya no perteneces al mundo de los vivos. Eres etérea como las musas de antaño, todo lo que un poeta anhela. Eres un sueño que más tarde, al rozar el alba, se desvanece junto con mis miedos. El deseo por tocarte se hace punzante, los versos atrapados, las rimas secuestradas, los meses de olvido se desvanecen junto con la noche y brillan a la luz del sol. Estoy pleno de letras, colmado de frases y enamorado por primera vez.

Hace más de 3 años

0

1
#11

***********************************************************************************
Mi hermano ha recuperado la inspiración, cada día lo observo aunque él ni se entera, las sombras oscuras en sus ojos delatan las noches ausentes de sueño, mi madre cree que escribe, pero siempre que me acerco a él para acariciar su cabello, logrando con ello que me mire sonriente, veo sus cuadernos en blanco, sus ojos cansados y tristes y mi corazón se estruja de pena por este hermano, mi gemelo. El artista de la familia y el alma me pesa en el cuerpo, porque no logro desentrañar los secretos que guarda su corazón, ya no habla ni confía en nosotros. Lo que sea que lo perturbe también lo hace conmigo, unidos por el mismo saco vitelino, nunca hemos tenido secretos en uno con el otro. Ahora se ha transformado en una caja de ellos y no encuentro la llave que me permita abrirlo y descifrarlos.
*************************************************************************************

Hace más de 3 años

0

1
#12

Te espero como cada noche, ha transcurrido un mes y aun no hablas, más ello no me detiene de escribir y escribir hasta que mis dedos sangran aferrados a la pluma.
Eres mi inspiración, la dueña de mis noches, el sueño de mis días. Has trastocados mis horarios, vuelto de cabezas el mundo que me rodea. Eres la puerta abierta de todas las fantasías, el torrente de preguntas sin respuestas, el puzle de secretos y misterios que mi cerebro no logra armar, el enigma que me intriga, el apetito que me abandona, el anhelo de mi corazón.
Pero el miedo aún está presente en esta habitación. Tú lo observas y yo también, es el espejo oscuro del cual emerges cada noche y que inexorablemente te reclama al amanecer, nada hemos mencionado pero ambos lo sabemos, tratas de transmitírmelo con tus bellos ojos asustados y asiento con mi cabeza para que sepas que te entiendo aún sin palabras.
Cada noche escribo acompañado por ella. No logro que hable, necesito que me cuente sus secretos. ¿Por qué es prisionera del espejo?, ¿cuándo abandonó este mundo? Las interrogantes hacen mella en mi cordura, necesito respuestas, deseo que me diga su nombre para acompañar con él tu rostro amado.
Estoy creando la más bella poesía, esa que solamente un hombre enamorado puede escribir inspirado en la musa que es dueña de su corazón. Ya no sólo escribo de noche, también lo hago de día, no me importan mis estudios, necesito escribir, han pasado cinco meses desde que estoy con ella. Cada noche se escapa furtivamente del espejo que la contiene durante el día. Me susurra secretos al oído, secretos que debo escribir para que no se pierdan en el olvido.
El corazón se me escarcha, las confesiones me abruman, me ha dicho su nombre, Marian. El más bello nombre de todos. Sueño despierto, hablo dormido, deambulo sonámbulo por la casa, no he ido a clases, me escapo al páramo y desde ahí afuera observo la ventana de mi habitación, el toilette y su espejo y escribo, escribo sin parar, todos los secretos que ellos guardan, todos ellos.

Hace más de 3 años

0

1
#13

___Mis padres están preocupados, mi hermano está mostrando los primeros signos de la tan temida enfermedad que acabó con mi abuelo, aquél diagnostico que nos prohibimos nombrar en esta casa, esquizofrenia.
Mi madre me mira con angustia, teme también por mi cordura, soy su gemela idéntica. La miro a los ojos para transmitirle seguridad, yo estoy cuerda hasta donde sé. Miento, también tengo miedo, escucho los susurros que él escucha, estamos unidos por el vinculo indisoluble de la placenta compartida.
Son tantos nombres, nombres de muchachos muertos en el acantilado que bordea la casa sobre el páramo. Tantos nombres que lloran en mi cabeza, demasiados hijos perdidos para siempre, ella es el vínculo, el espejo tiene sed de sangre. Es el precio que ella paga para que se le permita seguir vagando en el mundo de los vivos, la razón por la que es liberada cada noche. Marian quiere amar, pero debe pagar siempre con la sangre del ser amado, como siempre ha sido, como siempre será___.

Hace más de 3 años

0

1
#14

Marian tuvo un amor. Sus padres fueron los dueños originales de esta casa. Fue construida en el año 1890, es una casa gris, de piedra que se yergue sobre el acantilado y se vislumbra a través de la borrasca, coronada de niebla perpetua.
Tenía un novio e iba a casarse, era un muchacho dulce y sensible que le recuerda a mí, pero en el pueblo otros ojos la miraban con deseo y lujuria.
Marian se encaprichó con la toilette que se exhibía en la feria de antigüedades del condado, era hermosa, tenía un espejo brillante y diáfano en el que se podría admirar el día que vistiese su vestido de bodas. Sus padres lo compraron como parte de su ajuar de novia, ella no podía estar más feliz. Aquel mueble complementaba su habitación y no hacía nada más que resaltar su belleza.
Me lo ha susurrado llorando, el día de su boda ocurrió su desgracia, en esta casa que habitamos junto a mi familia. He pasado un año a su lado, un año en el que mis padres han insistido en que me vean algunos especialistas, los loqueros, como les llamo con sorna. El colegio advirtió a mis padres de mis ausencias, mis malas notas, mi ostracismo. Es verdad no hablo con nadie y ninguno se me acerca, me temen, me creen perdido en divagaciones sobre la chica de mis sueños, mis dedos magullados y manchados de tinta permanente, mis ojos siempre cansados han perdido todo brillo, toda chispa, mi cuerpo delgado.
Nada queda de mi estampa de joven gallardo, soy prisionero de mis letras, acumulo incontables cuadernos con notas que ni siquiera riman, son sus historias, esas que ella no quiere que se olviden, no me deja olvidarlas, no me permite dormir. Divago, extraño a mi hermana, nuestras risas, nuestros secretos, secretos alegres y cómplices de gemelos, no estos secretos oscuros y morbosos. Caigo en una espiral de culpas que no me pertenecen, pero me carcomen el espíritu, no veo las luz, ya no tengo versos, sólo escribo, escribo para que no olviden a los muchachos.

Hace alrededor de 3 años

0

1
#15

El día de su boda Marian se veía diáfana, hermosa como una ninfa del bosque, el novio esperaba ansioso que ella le diese el sí ante el altar. La amaba con locura, la deseaba, la consumación de sus cuerpos lo tenía completamente ansioso, era su primera vez y para ella también, se habían mantenido puros para unirse sin mácula en el sagrado vinculo, pero su piel ardía en cada roce, era su complemento, el aire que respiraba, la frescura de la bruma, la inmensidad del páramo.
Leyeron sus votos, se dieron el sí mirándose a los ojos, ante el llanto de sus familias se convirtieron en marido y mujer.
La fiesta fue en la casa del acantilado, Marian subió a su cuarto y corrió a mirarse al espejo del toilette, la imagen que reflejó le mostró lo feliz que se sentía, sus mejillas de arrebol, los rizos sueltos en la espalda y a sus espaldas alguien agazapado en el cuarto. El hombre del pueblo, ese a quién temía, en cuyos ojos asomaba un deseo despiadado. El consumó lo que el novio cuidó y protegió con tanto esmero. Abusó de su cuerpo vestido de novia, rasgó las sedas virginales de tela y de la carne mientras sofocaba sus gritos con la mano, la poseyó con furia animal, contra la superficie llana y fría del espejo, reflejando sus ojos de demente poseso, mientras ella bañada en lágrimas ya no luchaba, ya no gritaba.
Cuando sus oscuros deseos se vieron satisfechos, la besó en los labios y apoyándole la frente contra el espejo, le cortó el cuello.
Marian se llevó instintivamente las manos a la garganta y las retiró bañadas en sangre, sabía que su vida había terminado y con las manos teñidas de rojo se apoyó en él, pero sus manos encontraron el vacío frio del espejo hueco, vio por primera vez al demonio que ahí moraba, sus ojos rojos le preguntaron sin palabras si deseaba venganza, sin palabras ella respondió que sí, sangre por sangre, y el demonio tomó con sus garras al hombre que la había mancillado el día más feliz de su vida y que se había hecho con su último suspiro y lo engulló hacia las profundas aguas oscuras en las que el habitante del espejo flotaba prisionero de su propia maldición, y lo escupió de vuelta hecho un amasijo de carnes irreconocible.

Hace alrededor de 3 años

0

1