Z634
Rango10 Nivel 48 (5587 ptos) | Fichaje editorial
#1
    Partes:
  • #2

Ha caminado tanto tiempo que sus pies han comenzado a sangrarle: las rodillas crujen bajo su propio peso, y cada paso equivale a un millar de agujas incrustándose en cada músculo de su cuerpo.

Está exhausto, las gotas de sudor resbalando por su frente intentan, en vano, apagar el fuego que lo consume. Su respiración, agitada a momentos, llena sus pulmones de brasas aéreas, que lastiman más su ya derrotado espíritu.

El suelo bajo sus pies expira: el calor sube por sus piernas, lamiendo con lenguas de fuego cada centímetro de su piel, enrollándose en sus tobillos: haciendo más pesados sus pasos: consumiéndole. Tal es el calor, que las suelas de sus zapatos parecen ahora de una goma suave y pegajosa.

Es el mismísimo infierno.

Hace más de 3 años Compartir:

0

13
#2

El vago recuerdo de la brisa marina acariciando su rostro, logra, por un momento, reavivar su espíritu, mientras, en el horizonte, el sol comienza a ocultarse.

Ha sido una larga travesía, horas de caminar con la pesada mochila a cuestas y las piernas flaqueando a cada paso.

La noche ha caído ya un par de veces, siendo testigo del nacimiento de nuevos días: maravillado por el juego infinito entre la vida y la muerte del firmamento.

Como cada noche, se tumbó a lado del camino, abrigado por el gran manto estelar, tomó un bocadillo de su equipaje y en silencio, disfrutó del sabor y del breve placer de la energía recorriendo su cuerpo.

Antes de comenzar su expedición a nuevos mundos, aquel hombre de barba poblada y mirada profunda solía pasar los días detrás de un escritorio en un cubo de cinco por cinco, preguntándose diariamente, si esa vida aún le pertenecía, rememorando ayeres ya extintos, donde el agua salada y la textura sedosa de la arena se fundían en su piel: donde las olas furiosas rompían contra su tabla y la libertad era exhalada por cada uno de sus poros.

La monotonía de la realidad había extirpado cada remota sensación de dicha al transcurrir los años. La brisa salada se convirtió en un cuento de hadas, y su inseparable amiga, aquella tabla que tantas aventuras le había brindado, habría de acabar en una venta de jardín, malbaratada a unos cuantos centavos.

La grisácea atmósfera de la ciudad se le metió en cada resquicio del cuerpo: se apoderó de su sangre y lo redujo, inevitablemente, en un autómata sin emociones.

Una avalancha de realidad sepultó lo que antaño había sido.

Más, la obscuridad que cegaba sus ojos, un día encontró la luz: María, se llamaba, ella fue el faro, que a través de la espesa niebla, lo guió de vuelta a la vida. Fue ella quién logró despertarlo del largo letargo en que se encontraba sumido, fue ella quién de un tajo llenó de colores la masa viscosa y gris en la que se había convertido su sangre. A su lado, los rayos del sol volvían a sentirse cálidos sobre su piel, y la fresca sensación de la brisa marina acariciándole el rostro, se tornó su más ferviente anhelo.

Junto a ella, la vida volvió a tener sentido.

Habían recorrido ese mismo camino tantas veces juntos, que recordaba a la perfección su cabello castaño ondeando con el viento, su mirada tranquilizadora y sus delicadas manos entrelazándose con la suya. Miró el cielo que tantas veces habían descubierto juntos, dejando que el sueño se apoderará de él.

-Despierta, grandulón.

Se desperezó lentamente, sintiéndose abrigado entre sus brazos, aspirando el aroma de su cabello y parpadeo repetidamente para ajustar su vista: ahí estaba ella, sonriéndole, tan hermosa como el primer día que la viera en la plazuela pública.

-Es hora.

Su voz, como un susurro, le indicó que todo estaba bien; había dejado de sentir el pesar en las piernas y el abrazador calor del camino. Intercambiaron una sonrisa, y tomados de la mano, partieron a tierras mejores, dejando atrás el cuerpo ya sin vida de un anciano, y una urna cineraria...

Hace más de 3 años

4

6
Romahou
Rango18 Nivel 89
hace más de 3 años

Me gusta.

Su sentido.

La aventura.
Ser devorado por la realidad.
Reencontrar la magia en otra persona.
Volver a vivir, nuevas vidas,
Nuevos mundos.

Hay frase envidiables. Como las de monotonía y avalancha de realidad destructora.
Suena incluso personal, íntimo.

Lo dicho

Suerte y abrazos

Z634
Rango10 Nivel 48
hace más de 3 años

De esas cosas que salen cuando dejas correr a la pluma libre y salvaje!

Como siempre, un gusto saberte por estos rumbos.

Un viaje efímero, eterno... Con vueltas, días y venidas, y al final, una aventura nueva

Quien sabe, será eso la vida?

Abrazos amigo mío!! @Romahou

EscritoraDeBolsillo
Rango8 Nivel 36
hace más de 3 años

Buah, me encanta. Se te dan genial las descripciones, consigues envolver al lector y hacerle viajar de verdad. El desenlace es triste y precioso a la vez, y creo que no sobra ni una línea. Enhorabuena, es un relato de calidad :)

Z634
Rango10 Nivel 48
hace más de 3 años

Gracias @EscritoraDeBolsillo es realmente grato recibir un comentario tan positivo como el tuyo!! Me alegra saber que lo has disfrutado :)