Jesght
Rango11 Nivel 51 (6927 ptos) | Artista reconocido
#1

#1: Relojes
Los relojes titilaban en la pared, fríos, reducidos, rotos. El tictac se hacía cada vez más insoportable.
“¿Quién eres?” Te pregunté “¿Acaso mi búsqueda ha llegado a su fin? Tu respuesta llego en la doceava campanada, mientras el tiempo se detenía en un amago de despedida. Adiós en el escritorio.

Hace alrededor de 3 años Compartir:

0

16
#2

#2: Carrera
A veces me falta solo un segundo para llegar. Uno, el último. Y siempre llego tarde. Pongo las esperanzas en la repisa y las guardo entre otros recuerdos, entre las chaquetas de todos los días. El reloj palpita en mi mano mientras corro, mientras mis pasos retumban en el piso.

Hace alrededor de 3 años

0

4
#3

#3: Palabras
Las palabras son siempre difíciles de definir, de delimitar. A veces se mueven con el fuego y no queman, son tibias como un abrazo que ahorca, dormido, solo, oscuro. Ahora mismo las uso y no sé qué digo. La soledad me acompaña en la empresa heroica de no decir nada.

Hace alrededor de 3 años

0

4
#4

#4: Espiral
Él iba caminando por un espiral. Las paredes, pequeñas, brillaban de blanco hasta quemar los ojos. No había ventanas, y los ojos se perdían entremedio de la baranda. Las escaleras apuntaban hacia arriba. Las sombras revolvían la silueta de sus pasos. Sin pensarlo mucho, se lanzó muy rápidamente al vacío.

Hace alrededor de 3 años

0

3
#5

#5: Silencio
Un día el silencio se me escapaba entre las paredes, cruzando el suelo como un ave, asechante. Mi sombra dejo de obedecer mis órdenes y lo siguió con presteza absoluta. Todo fue tan rápido, que la habitación comenzó a dar vueltas. Hasta la más absoluta soledad me había dejado solo.

Hace alrededor de 3 años

3

4
Romahou
Rango18 Nivel 88
hace alrededor de 3 años

Muy evocador, me encantó. La soledad dejándote solo y a la vez no...

Tete
Rango13 Nivel 61
hace alrededor de 3 años

Triste


#6

#6: La madeja
La vejez es como un hilo, que poco a poco se va enrollando en sí mismo hasta formar una madeja. Buscamos y buscamos la punta, pero es imposible encontrarla: se ha escondido entre ella misma, empaquetada, pequeña, efímera, entre paquetes y recuerdos que se desgastan y se convierten en engaños.

Hace alrededor de 3 años

2

1
SandyTorres
Rango13 Nivel 62
hace alrededor de 3 años

@Flanetaaaaaa ¿¿¿¿'???? me encantan los análisis de flaneta ¿Dónde esta? me muerdo las uñas.
@Jesght ¿la vejez es un hilo? ¿la punta? ¿empaquetada en paquetes? ay, me estas asustando.

Jesght
Rango11 Nivel 51
hace alrededor de 3 años

@SandyTorres Creo que explicarlo directamente le quita un poco al cuento en sí, jaja. Te puedo decir que hay una referencia a José Donoso por allá.


#7

#7:Paranoia
El sol destella ante mis ojos como un torrente de luz que bloquea mi vista y destruye mis sentidos. Miradas en el pavimento, millones de ojos plantados nutriéndose de mi figura, de mis pasos, de mis miedos. Las miradas alrededor se engloban a mí como sombras, como el mismo miedo.

Hace alrededor de 3 años

7

2
Jesght
Rango11 Nivel 51
hace alrededor de 3 años

De hecho, me parece que está correcto.

Dianamartina77
Rango12 Nivel 56
hace alrededor de 3 años

Mi con acento es el pronombre personal, por ejemplo "para mí" pero cuando digo "a mi alrededor" , o " mi casa" etc... Va sin acento. Bueno, al menos estoy casi segura... O quisiste decir que las miradas se engloban a vos? (quizás es que yo no entendí el concepto)

Jesght
Rango11 Nivel 51
hace alrededor de 3 años

De hecho, eso es lo que quise decir. Puede ser que haya quedado demasiado ambiguo, en realidad, porque puede ser ambas cosas.

Dianamartina77
Rango12 Nivel 56
hace alrededor de 3 años

Ahhh y si dijeras "las miradas alrededor se engloban a mí como sombras"? (es solo una sugerencia, porque me gusta mucho el relato pero esa parte no se llega a entender)

Jesght
Rango11 Nivel 51
hace alrededor de 3 años

Es una excelente sugerencia. La aplico. ¡Muchas gracias!


#8

Buscas en tus bolsillos, aunque sabes que no vas a encontrar lo que necesitas. Ni siquiera sabes que esperas, pero esperas algo, una mirada nerviosa, un ajuste casual de una corbata, una tos inesperada, un encuentro casual en un bar, gestos que se cruzan y se pierden en las sombras, en la música fuerte que retumba en tus oídos, en una noche que pasó en un pestañido. Buscas en tus bolsillos, pero solo encuentras recuerdos.

Hace alrededor de 3 años

1

4

#9

#9: La llave y la manzana
Todo comenzó con el sonido de un celular en la biblioteca, seguido del “shh” de decenas de personas enojadas. Su frustración y sus llamados al silencio no lograron mucho, sin embargo, ya que nadie podía encontrar la fuente. Luego de diez segundos de timbres continuados, se hizo el silencio, y la mayoría olvidó el incidente. Yo, sin embargo, decidí que encontraría el culpable. No esperé, sin embargo, encontrarlo de inmediato: un iPhone arriba de un librero, con un mensaje brillando en la pantalla: “Tómame”. Al levantarlo, algo que brillaba golpeó el suelo. Una llave. Ahora me tocaba buscar la puerta.

Hace alrededor de 3 años

0

1
#10

(Este es un poco tramposo porque es un poco largo, pero quiero ponerlo igual)
#Extra: Profecía
Un hombre sentado en una silla, iluminado por dos pantallas brillantes. El sonido de las teclas, desesperado, repetitivo, sin sinfonía. Entre dos pantallas, el hombre escribe sobre una torre, sobre una estrella, sobre operaciones matemáticas grabadas en las paredes. A sus espaldas, una gata duerme sobre la cama, la oscuridad de la pieza abrigando su respiro. En el cuento, el investigador describe una profecía, un relámpago en el cielo que indica el principio del fin. Las teclas ahora suenan más fuerte, más rápido, el investigador está a punto de descubrir la causa, el escritor apura el paso, sin darse cuenta que olvidó cerrar sus cortinas, que la estrella que describe en su cuento ahora pasa por su ventana. Las pantallas se apagan. El mundo se apaga. Ninguno de los dos alcanzó a descifrar la profecía.

Hace alrededor de 3 años

0

3
#11

#11: Vagones
He visto tantos metros pasar, tantas horas de viaje. Hace mucho tiempo la impaciencia carcomía mis huesos, las ganas de llegar sin sentir los movimientos del viaje. Pero un viaje no es tiempo vacío. Sin la espera la llegada es mucho menos dulce. Con los años, las personas, las estaciones, la confusión de colores por el cambio de línea, se convirtieron en mis compañeros más sabios. Ahora, doblado por el peso de la vejez, realizo mi último viaje, dándome cuenta que llegar se convierte en lo más triste, que llegar implica estar parado para siempre, que extrañaré cada viaje.

Hace alrededor de 3 años

0

1
#12

[Gente, les pido disculpas por hablar de un tema tan aledaño, pero publiqué hace poco mi primera novela en Amazon.com. Si les gusta lo que escribo, pueden revisarla acá: http://amzn.to/2aCZrIR . Sin más que decir, una nueva historia.]
#12: Ecos
Las palabras salen de mi boca como el viento en un pasillo sin eco, silencioso, inexistente, inescuchado. A veces, las palabras rebotan contra las paredes, se escuchan como susurros en una noche fría, pasan abruptamente por oídos desconocidos, que a veces las recuerdan como en un sueño. Como un grillo las palabras saltan, pasan de boca en boca como un suspiro, acompañan a las nubes entre abandonados rascacielos, se esconden en subterráneos donde todos los diálogos son silencios. Cuando el cielo aclara, cuando el sol rompe la oscuridad entre las nubes del recuerdo, de las palabras queda su deformada sombra.

Hace alrededor de 3 años

2

1
Dianamartina77
Rango12 Nivel 56
hace alrededor de 3 años

Qué bien! Te felicito por la publicación!!


#13

#13: Soledades

La soledad es un abrazo frío, un ojo dentro de uno mismo que susurra secretos que parecen reales, que rasga la luz con un velo de noche sin estrellas, sin lámparas de luz, sin luces, sin autos que rompan el grueso silencio, sin gente que, distraídamente, roce mi hombro en silencio. La soledad es una semilla que crece, invisible, y expande sus ramas en nuestro cuerpo y que solo notamos cuando es demasiado tarde. Sus frutos, vastos, ya tocaron todo lo que somos, todo lo que éramos, y nos cambiaron. Ahora la soledad se siente merecida, justificada, y casi fiel.

Hace alrededor de 3 años

0

3
#14

#14: Tu recuerdo

Cuando te fuiste, la pena era incontenible, rebosante como una presa a punto de explotar, una marejada de sentimientos acumulados que parecía inagotable, infinita, imposible de parar. Tus cosas me recordaban tu presencia, objetos que dejaste atrás que dejaron de ser neutrales, ahora eran aspectos de tu recuerdo. Como un río y su presa, sin embargo, esas emociones se convirtieron en sequía, y reemplazadas por un vacío. Ese vacío, invisible pero increíblemente acechante, se esconde en las esquinas de los recuerdos, salta súbitamente con marcas conocidas de supermercado, con encuentros casuales, con lugares que antes no tenían valor. Te extraño.

Hace alrededor de 3 años

0

0
#15

Extra #2

Es de noche. Leo. Un autor inglés narra una historia sobre tierras americanas, que para él son algo nuevo, visitado como turista, lejano. En la novela, dioses de múltiples lugares del mundo aparecen en América. Y yo, con mis ojos desconocedores, leo una historia de dos tierras que no conozco.

Hace alrededor de 3 años

0

0
#16

#16: Quietudes

Sentado entre cojines en un sillón cómodo y cálido, miro hacia los árboles que se mecen ante el viento nocturno. Envidio, a veces, la singularidad de aquellos árboles, cuya labor es extenderse, crecer, vivir lo más posible hasta que el tiempo se acabe. Sé, sin embargo, que aquella mirada solo la puede tener un humano que se sabe cómodo, tan cómodo que la vida parece mucho más compleja, tan cómodo que el aburrimiento que se asienta en su mente empieza a sentirse como una enfermedad, como una adicción quemante a la inmovilidad, a la quietud febril del condenado a morir.

Hace alrededor de 3 años

0

1
#17

Roland Barthes una vez declaró muerto al autor, pero si estoy muerto, ¿Por qué me siento tan, tan vivo? Hay vida en escribir estas páginas, llenarlas de ceros y de unos, presentarlas al mundo tan frágiles como son, dejar que el viento se las lleve. Pensar, luego, en ellas como hijos, indefensas ante el mundo, listas para ser heridas, leídas, procesadas, criticadas. Ver, finalmente, con decepción, que parecen ser invisibles, que parece que nadie las lee. Pero todo eso son mentiras, y a pesar de estar muerto, un simple comentario, un frágil like, demuestra que nada de esto es cierto.