DavidVega12
Rango6 Nivel 25 (759 ptos) | Novelista en prácticas
#1

Miró por el ojo de la cerradura. El hombre seguía afuera, caminando de forma errática de un lado al otro. No podía salir. ¿Qué debía hacer entonces? El teléfono no servía; estaba en un piso alto en el hotel Master Residence, por lo tanto, saltar por la ventana no era una opción viable; no había otra forma de salir. En ese momento, el sudor empezó a recorrer su frente aunque el frio de la fuerte tormenta que arrasaba esa noche le hacía estremecer.

Tal vez si lograba despistar al hombre podría llegar al ascensor, pero recordó que estaba lloviendo tan fuerte, que el ascensor sufrió daños y había que usar las escaleras; además que el clima y el eclipse de luna que atraía a tanta gente a las calles, hacía que estas se volvieran intransitables, por lo tanto si lograba llegar a un auto luego de salir del hotel, no conseguiría salir; y si salía corriendo, entre la lluvia y la gente que se apresuraba a una hora tan concurrida, no lograría escapar.

Hace más de 4 años Compartir:

0

5
#2

Estaba perdida. Las piernas de Verónica empezaron a temblar y con el cuchillo que había tomado de la cocina previamente y como pudo, trato de llegar hasta el sofá de la sala, pero entonces, unos fuertes crujidos se hicieron notar y venían de la puerta.

El hombre arremetía contra ella haciéndola estremecer. La golpeaba una y otra vez mientras gritaba toda clase de insultos. Verónica retrocedió y se escondió detrás del sofá con el temblor recorriendo cada parte de su cuerpo y el sudor invadiéndola, haciéndola perder el control del cuchillo que solo lograba sostener con la fuerza que venía de su instinto de supervivencia. No podía permitir que ese hombre acabara con ella; si intentaba atacar, ella se defendería.

La puerta del apartamento 529 aunque era muy resistente, no soporto mucho tiempo. Entre gritos y patadas, el intruso logro hacer un hueco en la puerta, que aún con la madera colgando de su superficie, le permitió meter su mano a través de ella y quitar el seguro. El hombre había entrado en la habitación:

— Verónica. Solo quiero acabar con esto. Es necesario.

Hace más de 4 años

4

4
Karlerin
Rango10 Nivel 49
hace más de 4 años

Que intrigante!! Emoción y suspense...
Felicidades :D

DavidVega12
Rango6 Nivel 25
hace más de 4 años

Gracias @Karlerin_HELL aprecio tus comentarios. Todavía falta mucho mas, así que esperemos que haya mas votos.

PrueHolmes
Rango11 Nivel 53
hace más de 4 años

Que intriga que me has dejado y que nervios me has hecho pasar. Pobre Verónica, espero que su instinto de supervivencia la lleve a la victoria y salga con vida!


#3

Verónica respiro agitadamente. Su maquillaje asi como su fina ropa que había mandado a arreglar para esa noche se encontraba estropeado por el sudor que la bañaba completamente. No podía quedarse allí, era peligroso.

Mientras salía de su escondite, y empuñando el puñal con fuerza sobre el agresor, exclamó casi sollozando:

— No sé si lo que quieres es dinero o joyas, pero no tengo nada de eso. Llévate lo que veas y vete, no llamare a la policía si lo hace. No tienes que hacerme daño, no hablare.

Verónica trato de observar detenidamente el rostro del hombre pero este poseía una capucha negra tras la cual solo podía ver sus ojos de un verde oliva que le parecía familiar pero la furia e ira que se podía expresar en esos ojos, no los reconocía.

— ¿Pero qué es lo que necesitas hacer?

El hombre encapuchado no encontraba las palabras para explicarlo. Sus pies se movían incesantemente pero sus ojos no quitaban la mirada del grueso cuchillo que Verónica empuñaba. Casi en un grito exclamó:

— Todo esto fue por ti. ¿Por qué lo hiciste?.. ¿Acaso no tenías suficiente?… No permitiré errores ahora.

El hombre con una mochila bajo el brazo y mientras tronaba sus dedos bajo sus guantes negros dijo:

— No quiero dinero ni joyas. Necesito hacer esto, de otro modo, todo será diferente, todo por tu culpa.

No tuvo que haber una señal. Verónica simplemente lo supo. Tenía que correr.

Hace más de 4 años

0

0
#4

Rápidamente, salió de la sala y corrió hacia la salida, pero el hombre no se lo permitió, y forcejearon. Verónica logro herir un poco al encapuchado y se libró, corriendo hacia su habitación. Este corrió tras de ella; Verónica le tiraba todo lo que veía a su paso, pero el hombre con todas las heridas que recibía, aun mas llegaba hacia ella; hasta que llegaron a la cocina; donde Verónica empuño el cuchillo y se lo clavo en la mano izquierda a su agresor; el grito de dolor se escuchó en todos los pisos del hotel, pero el hombre no se rendiría; tomo la garganta de Verónica con sus manos en ese baño de sangre que manaba de la herida de su mano y, esta, empezó a perder las fuerzas.

El cuchillo cayó sobre las baldosas de girasoles que había comprado en Paris.

La sangre empezaba a llenar los ojos de Verónica, mientras con sus manos trataba de liberarse pero no era posible. El hombre tenía mucha fuerza y no la soltaba, pero mientras veía los ojos de su víctima, empezó a sollozar desconsoladamente y repetía:

— Todo pudo ser perfecto…pero lo arruinaste. No te libraras de mí; no perderé veinte años pero tampoco te saldrás con la tuya.

En ese momento las manos de Verónica dejaron de posarse sobre los dedos del agresor y finalmente perdió el conocimiento. El cuerpo calló de forma precipitosa sobre las baldosas parisinas mientras el hombre encapuchado intentaba tomar fuerzas para asimilar lo que había pasado. Finalmente, con todo resuelto, buscó unas cosas en la mochila y las esparció cerca de la escena, algunas ropas y objetos personales, luego abandono el apartamento.

Cuando salía del apartamento, y ante la presión del hecho reciente, el hombre se quitó la máscara y decidió respirar aire fresco. El cabello casi canoso y los ojos verdes se complementaban con el rostro que mostraba ya los estragos de la edad; respiro un poco más, saco de un bolsillo un recorte viejo de periódico y mirándolo con ansiedad pero con poca satisfacción, emprendió la marcha hacia las escaleras. “Cambiara en cualquier momento” pensó esperanzado. En ese momento, pasos se oyeron acercándose.

El hombre recordó. Debía salir de inmediato. Rápidamente llego hasta el armario de escobas junto al ascensor y se escondió. Los pasos se hicieron cada vez más pronunciados hasta que finalmente dieron paso a la figura de dos hombres que se acercaban al pasillo. Joe, el portero y Alex, se dirigieron casi corriendo al apartamento 529. Los gritos los había alertado en su conversación que transcurría en el vestíbulo.

Alex entró y vio todo el desorden. En ese momento su mente estaba oscurecida por la ira pero se apagó al ver el cuerpo de su prometida tirado en el suelo. Sosteniéndola en brazos y entre sollozos exclamó:

— Joe, busca una ambulancia, rápido.

— Enseguida señor Gates.

Joe salió corriendo y bajo por las escaleras, ubicadas junto al ascensor al final del pasillo. El hombre escondido en el armario vio toda la escena; después de un tiempo, salió y ante lo que él creía un escenario desierto se dispuso a bajar. Pero en ese momento Alex salía del apartamento y dirigió su mirada hacia las escaleras. El hombre del cabello canoso dirigió su mirada automáticamente sobre Alex y este hizo lo mismo; al encontrarse sus miradas unos minutos de incertidumbre rondaron en la escena.

Se miraban detallando cada parte de su rostro y luego con una sonrisa, el hombre de la capucha bajo las escaleras dejando a Alex muy confundido.

Joe se encontraba en el vestíbulo tratando de comunicarse pero las líneas seguían sin servir. El hombre de ojos verdes llego al vestíbulo y con prisa, corrió hacia la puerta dejando caer el apreciado recorte que observaba minutos antes.

— Señor, se le ha caído algo. — exclamó Joe mientras veía como el hombre desaparecía entre la muchedumbre que absorta, se tomaban unos minutos para tratar de observar el eclipse bajo la torrencial lluvia.

Joe tomó el recorte y lo observó detenidamente. Parecía tener una noticia sobre un asesinato de una chica: “Asesinato atroz por estrangulamiento. La señorita Verónica Dale fue estrangulada por su prometido el señor Alex Gates en un….”, o al menos eso parecía. “No, no era asi, parece que me he equivocado… Ahh, creo que debo dejar el alcohol, leo las cosas mal” pensó molesto mientras volvía a releer el titular. “La señorita Verónica Dale fue estrangulada por un amante al parecer, dada la evidencia encontrada. El señor Gates, prometido de la difunta fue descartado totalmente debido a las evidencias contundentes…”. Joe se detuvo, miro en la recepción y al ver la botella de licor a la que le quedaba solo un poco, tomó el papel, envolvió la botella en ella y tiró a ambos a la basura.

— Dejare el alcohol definitivamente. Ahora veo alucinaciones.

Afuera del hotel, con una extraña lluvia torrencial sin atisbo de nubes y bajo un eclipse de luna, el hombre camino sonriendo por lo que creía una hazaña. Una mujer fascinada por el evento, y con un paraguas que contoneaba de forma alegre, se acercó a el:

— Pero que evento más extraño ¿No lo cree? ¿De dónde viene esa lluvia si no se ven las nubes? Y todo acompañado de ese eclipse. Sabe, mi hija dice que siempre pasa algo raro con los eclipses de luna.

— Es cierto, es una noche donde puede pasar todo. Este evento como lo describe es muy raro — contestó el hombre — no volverá a suceder hasta dentro de veinte años.

La mujer desconcertada replicó:

— ¿Pero cómo sabe usted eso?

— A veces el futuro es muy certero.

Y con una expresión burlona, y mientras se alejaba del lugar, Alex pensó “Es extraño verse a sí mismo con unos años de menos”.

------------------------------------------------------------------------------------------------
Algo extraño sucede con los eclipses de luna…los límites del tiempo y el espacio no parecen muy claros esas noches…

Hace más de 4 años

5

1
Yuki_Heartfilia
Rango5 Nivel 20
hace más de 4 años

Que interesante, me fascinó el tema de la fusión del espacio-tiempo

Yuki_Heartfilia
Rango5 Nivel 20
hace más de 4 años

La verdad es que si @DavidVega12 , más cuando se crea una paradoja paralela o se crea una nueva linea de tiempo. Pero lo mas importante es, que el futuro nunca esta escrito ^w^

DavidVega12
Rango6 Nivel 25
hace más de 4 años

De eso se trata @Yuki_Heartfilia, de introducirse en uno de los dilemas esenciales: ¿Que pasaría si hubiera hecho esto? ¿Como afectaría eso a lo que me pasa en este momento?

Yuki_Heartfilia
Rango5 Nivel 20
hace más de 4 años

Si, @DavidVega12, eso es lo que sucede cuando uno toma cualquier decisión, siempre piensa si su decisión fue la correcta, y que hubiera pasado si escogiera la otra