Alja_041296
Rango9 Nivel 42 (3736 ptos) | Escritor autopublicado

Azul es una chica de 18 años, no ha tenido novio, no ha besado a alguien, solo se ha enamorado una vez (o eso cree), pero no resulto como ella quería, el rechazo y la humillación que sufrió le bastó para dejar de hacerse ilusiones.
A veces piensa que ella no está hecha para el amor o que el amor no está hecho para ella; pero aún guarda la esperanza de que eso cambie.
Con los audífonos puestos las canciones transcurren van de All Too Well de Taylor Swift, Yesterday de The Beatles, hasta Losing My Religion de REM.
En eso escucha los primeros acordes de Everything Has Changed de Taylor Swift y Ed Sheraan, se quita los audífonos y busca impaciente al autor de esa versión, pero no lo encuentra, ¿será su imaginación?, desesperada se levanta de la silla, pero obtiene el mismo resultado, resignada sigue con su lectura. Pero en eso, la melodía se hace aún más fuerte y clara; un chico alto de tez clara, cabello ondulado y dorado dobla la esquina del parque para ir a la sección de desayuno, sostiene una guitarra acústica de color azul con imágenes de rosas rojas que la adornan...

Hace alrededor de 4 años Compartir:

2

52
1234
Rango11 Nivel 51
hace alrededor de 4 años

Tras el primer párrafo pensé que tenías algo que contar. Supongo que te reservas para una mejor ocasión.


#2

El chico se acerca a cada persona que ve en su camino y le canta un pedazo de la canción y se aleja para dirigirse a alguien más.
–Que inteligente - dice en voz baja, sabe cómo llamar la atención de su audiencia.
Se va acercando cada vez más, comienza a ponerse nerviosa y colorada, quiere escapar de ahí, no aguantara las ganas de unirse.
El chico se acerca a la última mesa ocupada por aquella chica que esta tan nerviosa sin saber cómo reaccionar.
Los acordes que indican el comienzo de la parte favorita comienzan a sonar…
"Come back and tell me why
I'm feeling like I've missed you all this time
And meet me there tonight
And let me know that it's not all in my mind…"
Él se agacha y recarga una rodilla contra el suelo donde apoya su guitarra, alzando la mirada que cruza con la de la chica, al fin puede ver sus ojos, sus verdes y hermosos ojos que hacen que su corazón lata a mil por hora, sera por los nervios.
"I just want to know you better
know you better
know you better now
I just want to know you, know you, know you…"
Fin de la canción, los aplausos no se hacen esperar, hay una multitud a lado de ellos, algo de lo que no se habían percatado, pero estaban tan metidos en la interpretación que todo lo demás desapareció. A los dos les cuesta respirar y no es porque la canción sea difícil de interpretar, si no que ha sido algo intenso. Sus miradas siguen sostenidas hasta que él se levanta y hace una ovación ante el público que sigue aplaudiendo.
Lentamente se va apartando de la chica sin decir nada más.

Hace alrededor de 4 años

4

15
CecilTheRock_2000
Rango8 Nivel 36
hace casi 4 años

Magnifica creación, se ven realizadas las fantasías de cualquier chica... seguí así!

juego_de_palabras
Rango7 Nivel 32
hace más de 3 años

Hasta el momento me sentía identificada con Azul (diste en el clavo con todas las canciones), pero no me ha pasado esto último. Mala suerte la mía XD. ¡Qué bonito!


#3

Azota fuerte la puerta del edificio, está desesperada.
- ¿Por qué se tardan tanto?- No lo sabe, pero la necesita. ¡Ahora!
-¡Voy!- Suena una voz molesta, se abre la puerta de ese pequeño edificio naranja, una señora de edad mayor con cabello blanco de baja estatura es la que abre la puerta-. ¿Qué se le ofrece señorita?- pregunta la señora en tono amable.
-Vengo a buscar a Azul-. Contesta muy nerviosa jugueteando con su llavero en forma de una rosa.
-No se encuentra, dijo que iba a salir.
-Gracias señora- se aleja.
-No hay de que hija- cierra la puerta.
Resignada, Cristin se sienta en la banqueta en espera de que su amiga, ¿dónde se habrá metido? ¿Por qué ahora que la necesita más que nunca se desaparece? , si ella siempre está encerrada en su habitación, porque justo ahora que la necesita no se encuentra.
Soló ese tipo de cosas le pueden pasar a ella, parece que el destino o Dios o lo que sea que controle a este mundo se ha puesto en su contra.
Está metida en un lío tremendo, no se explica cómo, ha visto a otras chicas de su edad e incluso menores que ellas que van por la vida haciendo lo se les plazca tratando a las personas como basura y no llega su castigo, al contrario hasta son felices. Pero ella, solo una vez actuó como una estúpida y las consecuencias fueron inmediatas.
Voltea de un lado para el otro tratado de encontrar a su amiga pero no la ve, la necesita.

Hace alrededor de 4 años

2

10
AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace más de 3 años

Desconocida historia para mí hasta ahora, me gusta mucho, enhorabuena, dejo like y este comentario, pasa si lo deseas por mis POEMAS VARIOS, los acabo de poner.


#4

-Oye, disculpa- Azul siente dos palmadas en su hombro, una voz masculina es la que se dirige a ella, alza la vista y se vuelve a cruzar con esos ojos verdes-. ¡Has estado increíble hace un momento!- exclama con entusiasmo tomando asiento a un lado de ella.
-Gra...cias -responde tartamudeando, está nerviosa.
-Se nota que te gusta cantar- comenta muy divertido, sosteniendo una sonrisa de oreja a oreja.
-¿Por qué lo dices?
-Porque lo que acabas de hacer lo has hecho con sentimiento, dime loco, pero al momento de cantar puedo sentir lo que decías, no es fingido o forzado solo lo sientes-. Lo dice con tanta naturalidad, pero Azul, se queda callada centrando su mirada al vacío, no quiere verlo a los ojos, porque sabe que no podrá apartar su mirada.
-Y, puedo deducir que igual te gusta mucho leer-. Él vuelve a tomar la palabra, ya que Azul no ha dicho nada.
- Digo, llevo cinco páginas parado detrás de ti observando como te emocionas con cada palabra que lees y tú ni en cuenta de mi presencia.
La pone más tensa cada segundo que habla, ¡Qué vergüenza! la ha visto emocionarse con un libro.
-Sí que eres un soberbio, por ofenderte al no darme cuenta de tu presencia- responde de la manera más idiota que se puede, en cambio, el chico suelta una carcajada.
-Para serte sincero no es la primera vez que pasó de ti- ¿Cómo que ha pasado de él? ¿pues cuántas veces se han visto? duda que la haya visto anteriormente y que no lo notara, claramente es uno de esos chicos que volteas a ver dos veces. Sigue sin contestar sumergida en sus dudas.
-Me llamo Eithan- dice dándole la mano.
-Azul-. Responde al saludo estirando la mano.
-Encantado de conocerte Azul, dime, ¿por qué estas en un parque sola tan noche?
-¿Noche?, pero si apenas son las…- saca su celular y nota que sí, es tarde. -Las 8:00, no me he dado cuenta- ha estado tan distraída que no ha notado que el Sol ya comienza a ocultarse.
-No me has contestado ¿Qué haces aquí a estas horas?
-No entiendo porque debo de responderte-. Y la verdad no lo hace, ¿a qué se debe tanto interés?
-¡Wou!, eres de armas tomar- sigue con ese tono divertido, parece que le hace gracia todo lo que Azul dice-. Bueno la verdad es que te he visto hace un rato en la cafetería a unas cuadras de aquí con un chico y ahora te veo aquí sola, no me explico cómo ha pasado eso.
Entonces a eso se refería, el que ya “haya pasado de él” ya tiene respuesta, la vio hace un rato con su cita. ¡Ay no!
-¿Qué?, ¿salió mal?
-Sí, ha salido mal- termina diciendo, ya no quería ponerse a la defensiva.
-Lo siento, pero supongo que no te merecía.

-Cambiando de tema, ¿puedo decirte que es muy tierno como te sonrojas?-. Su sonrisa vuelve, al igual que el rojo de las mejillas de Azul.
-Lo sé, pero no lo puedo controlar.
-No lo controles, es lindo.
Esta que se muere, pero el solo se ríe, no sabe si esta hablando en serio o solo trata de coquetear por un rato.
Antes de que Azul responda una chica alta blanca de pelo rubio y ojos verdes se acerca a la pareja, pero solo de dirige a Eithan.
-Hola- dice de manera segura y con voz seductora.- ¡Has estado increíble con la canción!
-Gracias, linda, pero no solo fui yo, igual Azul ha hecho que la interpretación fuera un éxito-.Dice Eithan señalando con la mano a Azul. La chica rubia se voltea hacia Azul con cara de disgusto.
-¡Oh sí!, ¡tú igual has esta fenomenal!- contesta exagerando su emoción, tratando de ocultar su desprecio hacia la chica.
-Bueno he venido a invitarte a cenar o tomar algo-. Se voltea dirigiéndose al chico dándole la espalda a Azul.
-¡Me encantaría! pero como puedes ver estoy ocupado y ahorita no te puedo acompañar.
-Ok, te pasó mi teléfono y nos ponemos de acuerdo para salir a tomar algo- saca una hoja de papel anotando su número, se lo entrega guiñándole el ojo.
Después de que se aleja caminando de manera exagerada para llamar la atención de Eithan, Azul retoma la conversación.
-Creo que has perdido una gran oportunidad con esa chica- dice valiente-. Se ha ido algo enojada.
-¿Una gran oportunidad?
-Sí, era una chica preciosa de seguro que ha de tener filas y filas de pretendientes.
-No lo dudo, pero no estoy interesado en ella- hace una pausa-. Además estoy teniendo una conversación con una chica de lo más interesante.
-¿Yo? ¿Interesante?- dice Azul soltando risas sarcásticas.
-Sí. ¡Tú!
-Ya, pero el que ha estado hablando en estos minutos eres tú no yo.
-Sí, pero tú haces que hable, no necesitas decir nada para demostrar lo que piensas, eres muy predecible.
Aun no se la cree y no quiere creérsela, le ha dicho predecible el muy soberbio, puede que sea un chico de ensueño pero no tiene el derecho de llamarla así.
Comienza a sonar We Are Not Alone de Karla DeVito, una de las canciones favoritas de Azul. Se apresura a buscar su teléfono.
-¿Me disculpas?
-Si claro, contesta.
Se levanta de la mesa y se dirige a un lugar apartado.
-¿Bueno?
-¡Azul! ¡¿Dónde te has metido?!-. Exclama Cristin con desesperación.
-Estoy en el parque de convivencias, quería salir a leer un poco.
-¿A estas horas? Bueno ya no importa, te necesito, estoy en el edifico donde vives, tienes que venir ¡ahora!-. Gritando dice la última palabra.
-Ok en un rato llego, pero, ¿qué pasa, que es tan urgente?
-No te lo puedo contar por teléfono, prefiero decírtelo en persona.
-Bueno está bien, voy en camino, ¿estás bien?-. A esta última pregunta no responde.
-Ok ya voy, ahorita nos vemos-. Cuelga
Regresa a la mesa donde estaba, Eithan ya están con la guitarra colgada en su espalda.
-Me tengo que ir-. Dicen los dos al mismo tiempo.
-Tan poco tiempo hablando y ya pensamos igual-. Azul ya no quiere jugar más así que empieza a guardar sus cosas.
-Oye, antes de que te vayas, ¿me podrías dar tu número?
Duda, pero decide ceder.
-Sí, claro ¿tienes donde anotar?- Eithan saca una hoja de su bolsillo, la misma donde la chica rubia le había dado su número, solo que ahora raya el número de la chica para anotar el de Azul.
Azul, por su parte, saca su celular y busca su número, ya que no se lo sabe.
-Jajajaja- Ríe Eithan.
-¿Qué?- no sabe que le causa tantas gracias.
-Nada
-No, dime que te causa tanta gracia.
-Que no te sabes tú número, creo que eres la primera.
-Bueno es que yo no ando aprendiéndome mi número para dárselo a cualquier chico que conozco.
-No lo dudo.
-¡¿Quieres que te de mi numero o no?!-. Responde enojada.
-Claro que quiero tu número, me encantaría- Azul comienza a dictarle los dígitos.
-Listo, más tarde te mando mensaje para que tengas también el mío.
Eithan le da un beso en la mejilla, sin dar tiempo para que Azul actuara.
-Nos veremos pronto-. No aleja mucho su rostro y mirándola fijamente a los ojos emite estas últimas palabras. Se aparta.
Azul se pierde en sus pensamientos, pero tiene que enfocarse y necesitan de ella más que nada en el mundo, no sabe para qué, pero la escucho muy mal hace un rato, espera que no sea nada grave, pero lo que está por enterarse es aún más grave de lo ella se podría llegar a imaginarse.

Hace alrededor de 4 años

2

9

#5

Paga el taxi, ve a su amiga en el suelo algo distraída, en el momento en el que Azul cierra la puerta del taxi, Cristin se levanta del suelo y corre hasta Azul para recibirla con un fuerte abrazo. Es un abrazo largo lleno de frustración, amistad y algo más.
-¡Qué bueno que llegaste!-. Llena de lágrimas se vuelve a aferrar a su amiga.
-Dime ¿Por qué lloras? ¿Qué es lo que ha pasado que no me lo pudiste decir por teléfono?-.Tiene muchas ganas de saber que le sucede a ser querida amiga.
-Mejor hay que entrar a tu casa, no quiero habla de esto en la calle, alguien podría escucharnos.
Sin decir más Azul saca las llaves del edificio y se dirige corriendo a su habitación, tratando de que la señora no las vea. Abre la puerta de su querida y sola habitación, dejando pasar a la chica de los ojos llorosos, cierra y coloca el seguro en la puerta para que nadie las moleste.
-Ahora si dime que pasa- hay un momento de silencio en la habitación.
-Creo que estoy embarazada.
Eso sí que no se lo esperaba, ¡¿Embarazada?! ¡¿Ella?! , eso no puede ser posible.
Cristin no es el tipo de chica a la que un embarazo no deseado se vea en su futuro, no es tonta.
-¿Cómo paso?, no, no, perdona, mala pregunta. ¿Estas segura?
-No, aun no, pero tengo ya tres semanas de retraso y…-haciendo una pausa para clamarse- paso hace un mes, cuando te dije que iba a ir a una fiesta y pensaba olvidarme de todo solo por una noche, bueno, esa noche se me pasaron las copas al igual que a Aldo, cuando estábamos bailando nos comenzamos a aburrir y decidimos que por una noche, solo por una maldita noche lo íbamos a olvidarnos de las consecuencias y demás tonterías, fuimos al baño de la discoteca y...
-¡Ay, no!
-¡Sí! lo peor de todo es que solo por una noche me deje llevar, ¡solo por una noche! , y por esa estúpida noche ahora sufro las consecuencias, dime ¿por qué esto me pasó a mí?
No lo sabe ¿Por qué a personas buenas les pasan cosas mala, cuando deciden dejarse llevar por las emociones?, quisiera tener una respuesta, pero no la tiene y no la hay.
-Mira, aun no hay nada seguro, si quieres voy a la farmacia de aquí cerca, compro la prueba de embarazo y la hacemos, para que ya no haya dudas y no te tortures más, ¿OK?
-Ok, gracias nena, te lo agradezco mucho, eres la mejor.
Y con otro abrazo tierno, Azul sale de su habitación dejando a Cristin encerrada.
Eso no se lo esperaba, esto es fatal, para cualquiera, para Aldo, para sus padres y aun peor para Crisitin, ella tiene muchas ilusiones, es una persona que le gusta soñar e imaginar todas las posibilidades que tiene, pero esto, esto sí que es malo, se siente fatal de no poder hacer nada al respecto, quisiera poder hacer algo para que Cristin no tenga que sufrir, pero sabe que no puede, solo espera que sea una falsa alarma y que todo siga como siempre.

Hace alrededor de 4 años

0

5
#6

No puede quitársela de la mente, ¿cómo una chica puede ocupar sus pensamientos de esa manera?, no lo sabe, pero ella lo ha logrado.
Deja la guitarra en su sillón naranja, se dirige a la cocina, toma el café y azúcar de la alacena, llena una taza con agua y la mete al microondas por 2 minutos; en esos minutos recuerda a esa chica del parque, recuerda sus ojos cafés, muy comunes, pero los de ella transmitían algo especial, su cabello café que jugueteaba con el viento y su cara, había veces en que su cabellos se postraba en su rostro y ella las acomodaba algo molesta, pero su timidez y la forma en la que se coloraba cada vez que le lanza un cumplido era especial le daba un toque de inocencia a su rostro.
Enciende la radio tratando de desviar sus pensamientos, pero comienzan sonar The only Exception de Paramore. La escucha con atención tratando de comprender cada una de las palabras; Eithan nunca ha creído en el amor o en los flechazos y mucho menos en el “para siempre”, ha visto como las relaciones se acaba y el amor se apaga, como sucedió con sus padres, sus hermanos, su familia y amigos, ninguna de las personas cercanas a él ha podido mantener una relación sólida y duradera, por eso Eithan decidió ahorrarse las molestias y no creer en nada de eso, pero ahora esta chica lo ha hecho dudar, solo unos minutos le fueron suficiente para que dudara en una creencia que lleva años forjando.
¿Acaso ella podrá ser la que lo haga cambiar de opinión? No, no lo cree y sabe que no será así, incluso si esa chica llegara a hacerlo cambiar de opinión sabe que la tendrá que dejar en algún momento, sus planes ya están en marcha y nadie va hacerlo cambiar de dirección.
You are the only exception, suena repetidas veces en la radio.

Hace alrededor de 4 años

0

7
#7

La noche cae lentamente y Azul corre de regreso a su casa, sus manos le sudan, le duele el estomago, nunca se había sentido tan nerviosa.
-Aquí está, solo tienes que hacer en el vasito, sumergir la prueba y esperar 3 minutos para que cambie de color-. Le entrega la prueba de embarazo a Cristin, que temblando y sin decir nada entra al baño.
Azul está nerviosa en unos minutos puede que cambie la vida de su amiga, pero igual le afecta a Azul, aunque espera que así finalmente ponga los pies sobre la tierra y se deje de tonterías donde imagina que puede llegar a tener una…
Cristin sale del baño con la prueba en mano interrumpiendo los pensamientos de Azul que inmediatamente acude a un lado de su amiga.
-Y entonces, ¿qué dice?
-No lo sé, no quiero ver-. Grita histeria Cristin entregándole la prueba a Azul.
-Dime que dice y ¡no me mientas!
Azul toma la prueba y analiza el color comparándola con lo que las indicaciones dicen.
-Es… positivo.
Ninguna de las dos se esperaba ese resultado.
No puede decir nada, se ha quedado muda, pero ¿Qué decir en estas situaciones? ¿Cuáles son las palabras correctas? no le puede decir -Te entiendo, se lo que sientes- no lo sabe ¿Cómo lo va a saber?
-Cristin mira, no te diré que todo va a estar bien, no lo sé, pero te apoyare en lo que sea, lo que necesites, te lo daré, por lo mientras lo primero que debes de hacer es tratar de calmarte y decirle a Aldo.
Un silencio sepulcral reina la habitación de Azul que no sabe si eso la ha animado o la ha hecho enojar. Cristin toma aire para calmarse, se seca las lágrimas con su manga del suéter.
-Gracias, sé que me ayudaras, y sé que le tengo que decir a Aldo, ¿pero si no quiere ayudarme? , y, ¿si decide dejarme por esto? No lo podría soportar.
-No lo creo, él es un buen chico, claro que te ayudara, no creo que te deje sola en esto y aparte es de un 50% de la culpa ¿no?-. Este comentario logra sacar una pequeña sonrisa de Cristin.
-No lo sé, pero le tengo que decir-. Se levanta y se dirige a la puerta.
-Una última cosa ¿Me acompañas a mi casa?
-Claro-. Un abrazo muy fuerte se dan las dos amigas.
Salen del edificio y caminan en dirección donde vive Cristin.

#8

Pasaron semanas sin que Azul y sus amigos supieran más de Cristin y Aldo, después de saber sobre el embarazo de Cristin, comenzaron a separarse del grupo, se sentaban en otros lugares en las clases separadas de todos, en cada hora libre se decidían por irse a su casa en lugar de pasar un rato con ellos. Claramente querían afrontar esto solos y lo respetaban, sabían que pasaban por una mala racha.
Después de terminar el primer parcial llenos de exámenes y trabajos los cinco amigos decidieron tomarse un día, donde fueron a ver una película de animación, querían olvidarse del drama que los había invadido en estos días. Terminando la película y sin ganas de dejar de compartir tiempo juntos, todos optaron por ir a comer un helado.
Alan no deja de mirarla, tiene que dirigir su vista a otro lado, sino Azul lo va atrapar viéndola; ¿Qué pensara de él?, ¿Sentirá lo mismo que el siente por ella? , ya salieron una vez, pero no le ha dicho nada después de esa cita, ¿se habrá enojado? o ¿no le gusto salir con él? ¿hizo algo que la molestara?
Repasa la cita con una gran sonrisa tratando de buscar algún error que pudo cometer, pero no encuentra nada, al contrario fue como un sueño, Azul se portó de lo más amable, bueno ella siempre ha sido así amable, risueña, graciosa, con un carácter complicado...
Entonces ¿por qué no han hablado del tema?
Esta decidido hoy en el trayecto a casa (como él y Azul viven cerca) sacara el tema de la cita, le preguntara si ha pensado en seguir saliendo, si él tiene una oportunidad de ser más que su amigo.
Sí, lo tiene que hacer, hoy es el día.
Sumergido en sus pensamientos, Alan no se ha dado cuenta que han hecho una broma sobre su nuevo corte, hasta que unas manos los despiertan con un aplauso muy fuerte.
-¡Hey!, ¡Despiertaaa!- gritando Dulce tratando de que su amigo responda el comentario que Luis ha lanzado.
-¿Qué?, ¿ mande?, ¿de que hablan?-. Aún esta algo despistado.
-Que ese peinado te queda de lo más genial amigo- tratando de ocultar una enorme carcajada que no tarda en salir por parte de Luis.
-No me queda tan mal como esos nuevos pantalones Luis- contraataca Alan haciendo burla de los pantalones amarillos fosforescentes de Luis.
-Ya, paren de pelear niños- es Estela la que toma la palabra tratando de calmar la situación.
-Está bien- responden al mismo tiempo.
El silencio se hace en la mesa, todos quieren hablar de un tema que en general les afecta, pero ninguno se atreva a hablar.
-¿Alguien sabe que ha pasado con Cristin y Aldo?- pregunta Dulce sacando el tema relucir, ese tema que afecta a todos en esa mesa.
-No- contesta Azul- La última vez que hable con Cristin me dijo que ya les contó a sus padres y que los apoyaran, saben que cometieron un gran error, pero también saben que los necesitan más que nunca así que los padres de los dos decidieron apoyarlos.
-Me alegro que lo tomaran así- algo triste Estela es la que trata de cubrir su disgusto- aunque también quisiera que contaran con nosotros en esto, han estado muy distantes con nosotros.
-Si lo sé, pero tenemos que respetar su decisión- contesta Azul, aunque a ella también le gustaría que estuvieran juntos los siete amigos de nuevo, apoyándose, pero sabe que eso no sucederá.
-Ya, no hablemos más de eso- Interviene Dulce.-Díganme ¿Qué tal les fue este semestre?, ¿creen aprobarlas todas?
-Yo no creo, me ha ido mal en Anatomía, no doy ni una.- dice desanimado Luis.
-Yo creo que sí, aunque no me confió mucho- añade Alan jugueteando con su cuchara.
-Yo sí que las paso, han estado de lo más fáciles, espero que sea así todo el semestre.- ahora es Dulce la que habla de manera eufórica.
-Digo que sí, solo que en mate no doy ni una, pero será cuestión de aplicarme.- Estela es la última en hablar.
-Y tu Azul, ¿cómo te fue en las materias?- tomando otra vez la palabra Estela.
-No muy bien, llevo puros ochos y sietes- suspira Azul y continua- si sigo así mis padres me matarían.
-Si te recuperas Azul- comenta Dulce- Fue un parcial muy difícil para todos, solo hay que enfocarnos más.
-Ya lo creo Dulce, este problema nos ha afectado a todos...
-Si, incluso a mi me ha afectado- pronuncia una voz masculina ajena al grupo de amigos, los cinco se voltean para ver quién era.
Una gran sorpresa se lleva Azul al ver que el autor de ese comentario, es el chico que conoció hace unas semanas y del que no volvió a saber.
- ¿No piensas saludarme?- y sin dejarla responder (como ya es costumbre) se acerca a Azul para darle un beso en la mejilla como saludo.
- Hola, hace tiempo que no te veo, ¿qué haces aquí?- Azul se ha puesto nerviosa.
-Sí, lo sé ha sido una tortura para mí no verte de nuevo- hace una pausa y vuelve a hablar- He venido a arreglar las curdas de mi nena- dice levantando su guitarra azul- ya necesitaba unas nuevas.
¿Quién es este? , ¿de dónde lo conoce? , ¿por qué se toma tantas confianzas con su Azul?
Está claro que este tipo es alguien interesado en Azul y ella parece que le corresponde, ¿cómo llego a pensar que Azul quería algo con él? si él, Alan, es bajo de estatura, con cabello largo, lacio y descuidado, ojos café y delegado, sin ninguna musculatura, sin ningún talento para alardear como ese tipo que claramente es músico.
-Mgghh, mggh- es Dulce que se aclara la garganta- ¿No nos vas a presentar?
-Ah, sí, claro- Azul se golpea la frente.- Chicos el es Eithan, Eithan ellos son Luis, Dulce, Estela y Alan- señalando con la mano a cada uno de sus amigos.
Todos lo saludan de la mano con una sonrisa en el rostro a excepción de uno, Alan mira con odio a ese tal Eithan.
-Hola a todos
-Siéntate hombre-. Estela lo invita a unirse señalando la silla que esta entre ella y Azul.
-Gracias Estela- tomando asiento- Continúen con lo que estaban.
Ninguno de los cinco habla, no pueden, el tema en el que se quedaron antes de ser interrumpidos es algo personal y sacarlo a relucir a un extraño no sería conveniente.
-¿Cómo se conocieron?- Es Estela la que rompe el silencio.
-Fue hace tres semanas un viernes en la noche, ella estaba en un parque leyendo y yo haciendo lo de siempre y bueno Azul trato de robarme la atención de todos, lo cual me pareció genial- guiñándole el ojo a la mencionada- y al terminar nos pusimos a platicar.
Un corazón se hacía pedacitos en ese instante, era el corazón de Alan; ¿Cómo? ¿Ellos dos se conocieron el mismo día que Azul salió con él?, el maldito destino lo odia tanto que unió a este con su Azul el mismo día que se le presento una oportunidad con su amada, ¿es una maldita broma?
-¿A qué te refieres con “lo de siempre”?- señala Dulce haciendo énfasis en la última palabra.
-Canto para entretener a la gente- contesta Eithan muy animado- conozco a los dueños de ciertos lugares y un día se me ocurrió proponerles una idea sobre yo cantando para la gente en sus negocios sin pedirles dinero a cambio y accedieron, con el tiempo, y ya que a la gente le gusta que yo cante, me han ofrecido un sueldo, lo cual me viene muy bien- termina de exponer Eithan.
-¡Wou!, eso está muy genial- contesta Estela-. Y, ¿podrías darnos una demostración?
-No creó que Azul esté de humor- dice Eithan dirigiéndose a Azul que no ha mencionado ni una palabra- Si voy hacer una demostración, quiero que Azul me ayude, como la última vez.
-No, no, no, no, no…- Alterada-. No quiero volver a robarte la atención, además quieren escucharte a ti no a mí y no insistas
-Ay, ándale Azul, ¿qué te cuesta?- Suplicándole Estela toma la mano de Azul.
-¡Que no!, no lo haré- responde Azul molesta.
-Ya, déjenla si no quiere hacerlo, no insistamos- responde Eithan.- Lo haré, cantare, así me sirve para comprobar que el tío esté, ha hecho un buen trabajo con las cuerdas.
Aclara la garganta y coloca la guitarra en sus piernas, separándose un poco de la mesa para poder agarrar una posición adecuada, comienza a acariciar las cuerdas.
"Oh, her eyes, her eyes make the stars look like they're not shining
Her hair, her hair falls perfectly without her trying
She's so beautiful
And I tell her everyday.
Yeah, I know, I know when I compliment her, she won't believe me
And it's so, it's so sad to think that she doesn't see what I see
But every time she ask me do I look okay?
I say."
Dejando la canción medias y sin quitar la vista de Azul, Eithan descuelga su guitarra.
-¿Qué les pareció?- pregunta Eithan...

#9

¿Qué que nos pareció?, horrenda, feo, asqueroso, lo odia, lo odia de verdad, quiere golpearlo, patearlo, darle de puñetazos en el rostro, ese tipejo está coqueteando de una manera descarada con Azul, en la cara de Alan y no quiere sopórtalo, no puede aguantar más la rabia que lo consume, pero debe de mantenerse sereno.
-Hermoso- Dulce toma la palabra aplaudiendo.-¿Por qué paraste?
-Mis interpretaciones son muy valiosas- entre risas Eithan prosigue-. No es cierto, ha sido por la culpa de Azul
-¿Mi culpa?- pregunta Azul desconcertada- ¿Y yo que hice?
-Mirarme- apunta Eithan mirándola de manera intensa.
Azul enrojece de manera inmediata, (este tipo está loco), ¿cómo se le ocurre decir cosas como esas?
Suena un coordinado < ¡Ooouuu!> por parte de Dulce y Estela.
-Hey, amigo, ¿te pasa algo?- pregunta Eithan, dándole una palmada en la espala a Alan.
-No, ¿por qué?- responde Alan a la defensiva.
-Te has puesto muy serio, tienes cara de estreñido.- Soltando una risa ruidosa, acompañada de otras risas de parte de sus amigos.
Este maldito tipo se ha tomado la confianza para hacer bromitas con el, no le basta con quitarle a Azul sino también a sus amigos.
-Supongo que has de saber que es estar estreñido, digo, cantas como si lo estuvieras amigo- ataca Alan a Eithan.
< ¡Oh, no!, no, no, no>, Azul sabe que esto no saldrá bien, sabe que Alan siente algo por ella y el comentario ha sido una clara declaración de guerra hacia Eithan.
-Jajaja, gracias por el comentario amigo, pero creo que eres el único que piensa de esa manera- dice Eithan comenzando a pasar su brazo sobre los hombros de Azul- a tus amigos y Azul les ha fascinado como canto.
, , , tiene que reaccionar, no quiere ningún enfrentamiento en este momento.
-¡Ya!, paren chicos- interviene Azul- Alan no tienes cara de estreñido, solo de distraído y tú- ahora refiriéndose a Eithan- cantas genial, pero no tienes derecho a ofender a mis amigos.
Alan se alegra de que lo haya defendido, pero la reacción que mostró Editan no le agrado en lo absoluto.
-Mis disculpas Azul-apunta Editan sonriente-. Igual a ti amigo, me pase con mi comentario.
- Bueno me retiro, tengo un “show” más que dar y mi audiencia me está esperando- se levanta de su asiento, sin antes decir- Azul, ¿me acompañas?
Azul se levanta de su asiento y acompaña a Eithan a la salida.
-Antes de que me vaya- ahora Eithan esta nervioso, algo raro en el.- Quería preguntarte si…- se pasa la mano sobre su cabello ondulado- ¿Quieres salir conmigo?
¿Y ahora?, no,no no, no se la iba a poner fácil y si quiere algo con ella tendrá que esforzarse más.
-¿Es enserio?- responde Azul en forma de burla.- ¿Tú crees que es así de fácil?- cruzando los brazos, continua.- No, no, no, no, no es tan facial, tendrás que esforzarte más.
-Esforzarme más ¿eh?- vuelve a tomar su tono sarcástico Eithan- Ok, lo acepto, tenía planeado salir contigo dentro de quince días.
-¿Y? ¿Eso que tiene que ver? ¿Me estás dando un plazo para salir contigo o qué?
-Algo así.
-Ajá, ¿y cómo piensas lograr eso?
-Con todas mis armas.
-¿Tus armas?
-Si mis armas, voy a lanzar una bomba de detalles sobre ti que harán que en menos de dos semanas tú accedas salir conmigo.
-Muy bien- responde Azul sarcástica.- Estaré esperando “tus armas”.
-Eres de lo más graciosa, me tengo que ir- Responde Eithan extendiendo su mano en espera de respuesta por parte de Azul.
En el momento que entrelazan sus manos Eithan acerca a Azul hacia el con un jalón suave, pero con la suficiente fuerza para que Azul no lo pueda evadir.
La mira directamente a los ojos, colocando una de sus manos en su cintura, provocando un choque eléctrico en el cuerpo de Azul.
-Esa es una de mis tantas armas- dice finalmente después de unos segundos largos de intercambio de miradas.
Azul aparta su mirada lo más rápido que pueda, pero en eso ve el rostro de Eithan acercándose cada vez más al suyo, < ¡Oh, no!>, < ¡ni lo pienses!>. Voltea su cabeza para evitar ese beso que se acercaba que termina siendo la mejilla.
-Nos vemos, chica predecible-. Termina por decir Eithan con voz sensual y suave en el oído de Azul.
Al fin, se aparta de ella y se aleja de manera lenta.
Azul se siente inmensamente feliz, es raro que ella se sienta así, evita sonreír pero no puede, se le dibuja una enorme sonrisa en su rostro.
Esta escena ha sido presenciada por todos sus amigos, en especial por Alan, que no deja de maldecir a ese Eithan por meterse en la vida de Azul.
Le da mala espina ese tipo, siente que va a lastimarla de alguna manera; el tiempo dirá si está en lo cierto…

#10

El lunes de la semana siguiente Azul se encontraba en la parada del autobús escolar, esta vez estaba vestida con su uniforme escolar formado por un saco blanco con los escudos de la escuela, un falda negra y unos zapatos negros con calcetas blancas que le llegan hasta la rodilla, lleva el cabello amarrado en una coleta de caballo que le daba un toque formal.
Recuerda que en el camino a casa después de la salida con sus amigos Alan no le dirigió la palabra en el autobús, solo se dispuso a escuchar música; eso le dolió a Azul, sabe que está enfadado por lo de Eithan, aunque realmente no tiene derecho a estarlo, no son nada después de todo.
Cuando llego a la escuela se dio cuenta de que tenía un mensaje de Eithan:
"¡Que comience el ataque!
Prepárate!!"
Sonrió para sí misma dejando su celular en la bolsa de su saco que tanto le gusta, cuando lo porta la hace sentir adulta.
< ¿Que tendrá planeado? > No lo sabe. Se dirige hacia su casillero para recoger su libreta de la primeras dos clases del día. Que sorpresa se llevó cuando encontró dentro de su casillero cinco tulipanes pintados de azul, con una nota sobre ellos que decía.
"Te preguntaras como sé que tus flores favoritas son los tulipanes y las orquídeas, bueno tendrás que aceptar salir conmigo para que te revele mi secreto ;)
P.D: Toma en cuenta que me costó mucho trabajo pintarlos de Azul."
Una sonrisa se muestra en el rostro de Azul, < ¿Cómo rayos abrió mi casillero? >
< ¿Quién le dijo que este es mi casillero? Hay cientos de casilleros idénticos >, y si, se lo pregunta < ¿Cómo sabe que son mis flores favoritas?.> Voltea la tarjeta con la nota y se da cuenta de que hay más…
P.D 2: También te preguntaras ¿Dónde están mis orquídeas? , bueno esas las tengo preparadas en otra de mis armas.
Ten un lindo día, chica predecible.
Gurda su tarjeta y sale corriendo hacia su salón de clases con su corazón latiendo a mil por hora.

Las clases terminaron y todos se dirigieron directamente a su casa después de un atareado día de prácticas de laboratorio.
Azul, como es de costumbre, se encierra en su habitación, se pone su pijama, toma una taza de café y pan y comienza a hacer sus deberes de la escuela, no sin antes poner a su querida compañera: la música.
Su colección de música de hoy está llena de temas románticos como: Give Me Love de Ed Sheeran, She Loves You de The Beatles, Every Breatgh You Take de The Police, entre otras.
Se mete de lleno en sus apuntes, sus exámenes es dentro de unas semanas y se propuso subir sus calificaciones, quiere irse de intercambio escolar, necesita subir, además si no lo hace sus padres no estarán muy contentos y Azul quiere que por primera vez celebren sus logros ya que nunca le han dicho nada alentador sus padres, le ponen más atención a sus hermanos que a ella.
Su estudio se ven interrumpido por We Are Not Alone de Karla DeVito, rápidamente busca su celular, contesta la llamada.
-¿Hola?
-Hola preciosa, ¿Qué te pareció mi primera “arma”?
< ¡Es él! > . Aparta el celular de su cara y respira profundamente.
-Me gustó la idea de pintarlas de azul, solía hacer eso con mi abuela, pero...
-Pero quieres saber cómo logre meterlas a tu casillero, ¿verdad?- le interrumpe Eithan.
-Si, además ¿Cómo supiste que es ese mi casillero? o ¿cómo supiste que esas son mis flores favoritas?...
- ¡Wou! para mujer, demasiadas preguntas, si quieres tener respuestas tendrás que salir conmigo.
-Sabes cómo obtener lo que quieres ¡eh!
-Entonces, ¿ese es un sí?
-No.
-Bueno no importa, todavía tengo más armamento- comenta Eithan de manera sarcástica
-Lo estaré esperando- responde Azul, pero, < ¿Estas coqueteando con él?> - me tengo que ir, nos vemos luego.
-¿Tan rápido te vas?
-Sí, tengo que estudiar.
-Bueno- contesta resignado- te dejo estudiar, yo quería molestarte un rato más.- Dice Eithan con tono triste.
-Ya ves, hoy no podrás.
-Hoy, todavía tengo más días para fastidiarte, te dejo estudiar preciosa.
Y sin más Azul cuelga, se alivia que no tenga que soportar más de sus bromas por hoy, necesita concentrarse, si no nunca podrá pedir un intercambio escolar que tanto ha anhelado…

#11

Un ruido estruendoso anuncia el inicio de un nuevo día, Azul busca de inmediato su celular para apagar su alarma, sus cobijas la cubren completamente, no quiere levantarse, siempre amanece de mal humor; tiene mensajes en WhatsApp, son del grupo donde están solo sus amigos, como es de costumbre hubo una guerra de memes muy graciosos y algo gráficos, comenzaron justo en el momento en el que se quedó dormida. esto la hubiera animado, los lee y le sacan una que otra sonrisa, los quiere, hace poco tiempo que los conoció y ya les agarro demasiado cariño.
Hay un último mensaje en el grupo de sus amigos, es de Dulce:
"¿Quieren acompañarme hoy por un disco al centro comercial?"
Todos aceptan de inmediato:
"Y tú Azul. ¿Qué dices, nos acompañas?"
No tiene muchas ganas de ir, la verdad es que planeaba regresarse de inmediato terminando las clases, pero sabe que estará como león enjaulado dando vueltas y vueltas, así que mejor decide por acompañarlos.
"Si, cuenten conmigo".

Todos entran al centro comercial, las bromas y las risas escandalosas no se hacen esperar Dulce, Estela, Luis, Alan y Azul se toman un tiempo de su horario extenso de clase para salir a divertirse por un momento.
Se dirigen a la tienda de discos, al entrar todos toman caminos diferentes en busca de los discos de sus artistas favoritos, Azul va a la sección de los discos de vinilo, sabe que ahí encontrara a varias bandas de su agrado, comienza a pasar los discos de uno en uno repasando con la mente las canciones que lee en las envolturas.
Alan la observa a lo lejos < ¿Por qué es tan perfecta? Es linda, tiene un gusto extenso y hermoso en la música>
Se acerca a Azul, quiere escucharla, su voz es muy dulce.
-¿Buscando algo en especial?
-No, solo me gusta apreciar cada uno de los discos y recordar las canciones, es como tener la música en modo aleatorio, solo que en tu mente.
< ¡Wou!, nadie es como ella, ¡NADIE!>, la quiere mucho.
-Nunca había escuchado a nadie pensar de esa manera.
-No creo, de seguro que no soy la única.
-Sí que lo eres, eres…
-Sssshhh – Indica Azul con un dedo en su boca-. ¿Escuchas eso?
Azul mueve su cabeza muy lentamente, es una canción genial la que acaban de poner en esa tienda, en eso, varios chicos de diferentes edades entran a la tienda con guitarra acústica en mano, todos llevan una playera de color azul, en diferentes tonalidades, se acomodan en hilera formando tres filas por estaturas, los acordes suenan mientras un chico de cabello dorado ondulado entra a la tienda, es Eithan que al igual que todos lleva una playera ceñida color azul fuerte, con su característica guitarra azul con rosas rojas como adorno.
Eithan es la voz principal, se acerca a Azul, clavando esos ojos verdes tan hipnotizadores, la toma de la mano y la conduce al centro de la tienda de modo que pueda ver a los chicos de las guitarras interpretar For Once In My Life de Stevie Wonder, la canción continua mientras clientes de la tienda y unos cuantos curiosos se acercan para apreciar a aquella muestra de afecto. Antes de terminar la canción dos chicas con playeras del mismo color se cuelan a las filas, son Dulce y Estela, que, sin guitarra en mano portan un par de letras impresas.
Al terminar todos los chicos se colocan las guitarras en la espalda sacan otras letras más de sus bolsillos del pantalón, las levantan de manera que Azul las pueda leer.
¿Aceptas salir conmigo?
Eithan espera paciente a que Azul termine de leer los carteles que preparo, mientras deja la guitarra en el suelo. La gente comienza a aplaudir. Cuando los aplausos comenzaron a cesar, Eithan toma de las manos a Azul sosteniendo miradas.
-Entonces…
-¡Si! – Grita Azul sin dejar terminar de hablar a Eithan
-¡¿En serio?! – Esta muy sorprendido.
-¡Si, en serio!- Vuelve a gritar de la emoción.
Eithan toma de la cintura a Azul para cargarla mientas le da vueltas de la emoción, ¡no se la puede creer! ¡Ha aceptado!, pensó que nunca lo haría, la audiencia aplaude de nuevo todo el mundo al ver que ya no hay más sorpresas comienza a retirarse regresando a sus actividades previas. Dulce y Estela se acercan a la pareja embozando una enorme sonrisa de satisfacción.
-¡Lo sabía!, ustedes dos estaban involucradas.- Acusa Azul a sus dos amigas.
-Sí, si lo confesamos, somos culpables.- Responde Dulce de manera irónica levantando las manos.
-Pero no puedes negar que te hicimos un gran favor.- Ahora es Estela la que habla lanzando una mirada picara a Azul.
Sin esperárselo Eithan toma la mano de Azul, como si fueran una pareja, Azul siente un escalofrío al entrelazar sus manos, no quiere precipitar las cosas, sabe que eso es de lo más inocente y que no significa nada, pero para ella es como dar un gran paso, pero aun así no quiere quitar su mano es una sensación muy agradable.
-Bueno ya vemos que hacemos mal cuarteto aquí- dice Dulce- nos retiramos y acuérdate Azul que hoy tenemos que terminar un trabajo eh, así que no te nos escapes. Te esperamos en la sección de comida-. Le giña el ojo a Azul y se alejan de la pareja.
-¡De nadaaaa!- se oye el grito en coro de Dulce y Estela antes de perder de vista a Azul y Eithan.
Ambos ríen. Se produce un momento de silencio algo incómodo para ambos, Azul espera a que Eithan diga algo, pero no lo hace, así que ella tomo la iniciativa.
-¿Entonces te veo aquí?
-¿Cómo?
-¿Qué si la cita va a ser aquí?
-¿Cómo porque sería aquí?
-Pues porque casi todas las citas son en un centro comercial, ya sabes, una película, un helado o café o algo así-. Esta nerviosa, él la hace ponerse nervosa, ya ni sabe lo que dice.
-¿Tú crees que yo tenía planeado una cita común y corriente como la que estás proponiendo?
-Pues...- ¿Qué contesta? ¡Ay Dios! ha metido la pata. Los colores se le sube a toda velocidad, está que arde su rostro.
-Jajajaja- Suelta una carcajada muy ruidosa Eithan al notar de lo nerviosa que se ha puesto Azul.- Calmada que no me enojo, solo que me ofende que creas que me esforcé tanto para tener una cita ordinaria contigo. Primero, yo pasó por ti a las 9 de la mañana este sábado.
-¿De la mañana?
-Sí, de la mañana y de favor ponte ropa cómoda, nada de faldas o vestidos para seducirme, ¿ok?- De manera seria menciona esta última frase, a lo que Azul no puede evitar reírse.
-Ok, nada de provocaciones
-Así me gusta, ya tendremos tiempo para eso- le guiña un ojo y suelta su mano para recoger su guitarra que estaba en el suelo-. Te dejo con tus amigos para que terminen su trabajo.
Ambos caminan con una enorme sonrisa en el rostro, están felices. Llegan hasta donde están sus amigos de Azul.
-Me voy, acuérdate este sábado a las 9 y sin nada de ropa provocativa-. Se acerca a Azul que siente muy cerca su rostro, la va a besar, puede aspirar su aroma, puede sentir su corazón acelerarse a toda prisa.
Pero no sucede nada, Eithan dirige sus labios a la mejilla de Azul que los recibe decepcionada.
-Nos vemos Azul.
Y sin más se aleja de ella, dejando a Azul con unos deseos incontrolables de probar sus labios.

#12

Avienta contra la pared sus libretas, se ha hartado de estudiar y es que no puede concentrarse todo gira alrededor de ella.
Odia a ese tipo ¡Lo odia! ¿Por qué tenía que aparecerse? Sólo llego para arruinarle la vida.
Hoy ha sido el peor día de su vida, presencio lo más doloroso que cualquier ser humano pueda observar. La chica de sus sueños tendrá una cita con un tipo de lo más odioso, y él fue testigo de la propuesta, del acto asqueroso que Eithan armo para que Azul aceptara salir con él y lo más horrendo de todo es que Azul acepto. ¡Acepto! ¡¿Es en serio?! Con lo mucho que a Alan le costó lograr que Azul accediera a tener una cita con él.
Suena en la radio (Everything I Do) I Do It For You de Bryan Adams.
Se tira en el suelo juntando sus piernas contra su pecho que le duele como nunca antes, comienza a llorar de rabia y de tristeza, esa canción lo comprende a la perfección, todo lo que hace lo hace por ella, sólo por ella, aunque Azul no lo aprecie, pero no lo puede evitar, la ama demasiado, es un amor que para él no tiene control o explicación alguna, no sabe cómo ha llegado a ese punto de obsesión.
Pero de una cosa esta seguro, no va a dejar que nada ni nadie la lastime nunca, porque sabe que Eithan le hará daño, bueno no lo sabe, pero tiene un presentimiento de que así será.
Tal vez no llegue a cumplir esa promesa.

#13

8:45. Está en frente del espejo, un poco más de brillo labial, cepilla una y otra vez su cabello se lo amarra, desamarra, se prueba una diadema, un moño, nada logra ser aceptable para Azul, vuelve a ver su armario, ¿tendrá algo mejor que ponerse?, no lo cree, aunque si fuera por ella llevaría esa falda negra de corte holgado que tanto le gusta, pero Eithan le prohibido llevar falda o algo por el estilo, así que abandona esa idea, su playera negra con manga de ¾ ceñida hacen sentir a Azul satisfecha.
Ya son las 9:00, comienza a moverse de un lado a otro en busca de su celular, papel de baño, abrigo, agua, audífonos, dinero, llaves, brillo labial, pasta de dientes y su cepillo, todo lo mete a su mochila, sí, está llevando cosas de más, pero como dicen “mujer prevenida vale por dos” y quiere estar preparada para todo, no sabe a dónde la llevará.
Vuelve al espejo y finalmente se recoge el cabello con una coleta de caballo hasta arriba, mejor, así le gusta, suena su celular, es una llamada, de inmediato corre por él, no lo encuentra, lo ha guardado en su mochila.
< ¿Por qué lo guarde?> no lo encuentra, patalea contra el suelo, se está desesperando. Al fin, lo saca y a toda prisa presiona el botón de “aceptar”.
-Hola.
-¿Ya estas lista?
-Sí, ya estoy lista-. Miente, no lo está.
-Muy bien, ya estoy a fuera del edificio, te espero.
-En un rato bajo.
Toma su mochila, un último vistazo en el espejo, ahora se asegura de que todo éste en su lugar, el cierre del pantalón, su sostén, su cabello. ¡Lista!
Sale de su habitación cerrándola con llave, baja las escaleras y se despide de la dueña del edificio, abre el zaguán y lo ve recargado en un coche negro, lleva una camisa gris remangada, un pantalón negro y tenis gris con blanco.
Cuando la ve salir emboza una gran sonrisa, se ve hermosa, su cabello recogido hace que su rostro se vea más juvenil.
-¿Nos vamos?- dice Eithan mientras abre la puerta del copiloto.
-Sí- responde Azul subiéndose al coche.
En el trayecto compartieron gustos de música, libros, películas entre otras cosas. Al terminar compartir gustos en común (los cuales son demasiados), Azul no se aguanta las ganas de saber a dónde se dirigen así que decide preguntar.
-¿Al fin me dirás a donde me vas a llevar?
-No, lo descubrirás hasta que lleguemos.
- ¿Por qué tanto misterio?
- La verdad es que solo me gusta verte rogar-. Responde Eithan sonriendo de manera sarcástica.
-Que malvado eres- contesta Azul cruzando los brazos y poniendo cara de niña regañada.-Por lo menos dame una pista.
-Ésta bien, te daré una pista, iremos a un lugar que de seguro ya conoces.
-¿Qué ya conozco?- Responde sorprendida- ¿Me llevaras a algún restaurante o algo por el estilo?
-No.
-¿Entonces como sabes que ya conozco ese lugar a donde planeas llevarme?
-Es un lugar donde la mayoría de las escuelas llevan a sus alumnos de excursión
Eso sí que la saca de sus casillas a Azul.
-¿Me llevaras a un zoológico?
-No.
-Ah ya, me llevaras a Six Flags ¿verdad?
-Tampoco, ¿Cómo crees que te llevaría ahí?
-Bueno, como 4 de mis excursiones escolares fueron a Six Flags
-Y no lo dudo, pero tampoco es ahí.
-¿Ya casi llegamos?
-Si ya casi, no te desesperes, te va a encantar.
Después de casi una hora de camino Azul comenzó a contemplar un enorme letrero.
-¿La Marquesa?
-Sí, me encanta este lugar y pensé que sería mejor que estar en una sala de cine, ¿no te parece?
-Sí lo es-responde feliz- y si ya lo conocía.
Eithan sonríe satisfecho. El lugar es hermosos está rodeado de cientos de árboles que le dan un aspecto de bosque al lugar, tiene una mini laguna para poder pescar tu propio alimento, columpios, una pista para manejar en cuatrimoto, cabañas, unas mesas hechas de troncos de árboles para poder convivir. Todo es perfecto.
Bajaron del coche, dejando sus pertenencias en él. Eithan toma de la mano a Azul, otra vez esa sensación de bienestar, caminan dirigiéndose a las cuatrimotos.
-¿Sabes manejar?- pregunta Eithan tomando la cuatrimoto más colorida de todas.
-No.
-Si quieres yo manejo primero y después te enseño.
-Vale.
Eithan se dirigió a la cabina para rentar una cuatrimoto, regresando con unas llaves, se acercaron a la cutrimoto que eligió Eithan tomando el asiento del conductor. Azul no sabía cómo agarrarse de él, así que Eithan tomo las manos de Azul colocándolas alrededor de su cintura.
-No me sueltes- dice Eithan volteando su rostro para observarla, le encanta mirarla, no se cansa de eso.
-No lo haré-. Responde Azul mirándolo directamente a los ojos sujetándose aún más de su cintura.
Dieron las primeras vuelvas en las cuales Eithan manejaba, se notaba que tenía experiencia en eso, luego, Azul tomo el volante, bastante nerviosa, nunca había hecho nada como esto, como pudo y siguiendo las instrucciones de manejo que le dio Eithan, tomo el volante y comenzó a manejar, de momentos frenaba muy fuerte o aceleraba demasiado, en fin, las dos vueltas que logro dar Azul manejando acabaron de una buena manera, mejor de lo que esperaba, sin ningún rasguño o accidente. Les quedaba aún un cuarto de hora, así que siguieron, pero ahora con Eithan manejando; el momento era perfecto: la vista llena de verde por los árboles que lo adornaban, el clima era templado con cielo nublado y una brisa que rosaba en sus rostros de manera amigable.
Termino el tiempo, entregaron las llaves y se dirigieron a la laguna. Azul vio a Eithan tomar unas cañas de pescar, comenzó a carcajearse.
-¿En serio vamos a pescar?- Pregunto Azul sin dejar de reírse.
-Claro, ¿qué creías que te estaba engañado?
-La verdad es que sí.
Eithan no habla más y comienza a pescar, al igual que Azul, no sabe lo que hace, solo le sigue el paso a Eithan, en definitiva ha sido la cita más rara que ha tenido en toda su vida, bueno no es que haya tenido demasiadas citas, en sí, contándolas todas, ha tenido unas tres, y, siendo realistas, en la mayoría ni sabía que eran citas.
-¡Ey! ¡Azul! ¿Estás ahí? – Dice Eithan alterado al ver que Azul no responde.
Azul mueve su cabeza de un lado a otro.
-Si, perdona, ¿qué decías?
-Te decía que ya atrape dos y que tú ni siquiera has podido meter la caña al agua.
Se sonroja, es cierto, no ha logrado meter esa caña al agua, que vergüenza, toma la caña con decisión y de un jalón preciso lanza la caña hacia la laguna logrando llegar a ella, sonríe satisfecha.
-Ahora trata de pescar uno- Dice Eithan desafiante.
Azul tomo el reto y se propone pescar lo más pronto posible, observa de manera detenida la pequeña laguna en busca de movimiento, en una de las esquinas logra notar unas pequeñas olas, esa es una señal de vida marina, se mueve en dirección de las olas, Eithan las sigue con la mirada, ha llegado, pero no sabe qué hacer ahora, así que, lo más lógico es que en un movimiento rápido y fuerte puede cachar algo, con un poco de suerte lo logrará.
Hace el movimiento planeado con anterioridad de manera rápida y torpe. Saca la caña y cómo ve el resultado no es el que esperaba.
Eithan no aguanta más y suelta una risa de esas incontrolables, Azul está enfurecida, su jugada le ha salido mal y para colmo su “cita” en lugar de que la apoye la hace sentir mal, tomo mundo dirige la mirada hacia ellos, ya que las risas de Eithan son demasiado fuertes.
Azul avienta la caña contra el suelo y camina de manera rápida hacia la salida.

#14

-¡Azul! ¡Azul! ¡Espera!-. Grita Eithan desesperado, pero Azul no piensa parar, al contrario acelera más el paso para que no la alcance, pero es inútil, Eithan la jala del brazo con la suficiente fuerza para detenerla, pero tratando de no lastimarla.
-¡Ey! Espera Azul, por favor-. Es la primera vez que dice algo en tono de súplica, tomando a Azul de los codos.
Azul con varios movimientos bruscos con su brazo trata de zafarse, pero no lo logra.
-¡Suéltame Eithan!
- No lo haré.
-Por favor Eithan-. Dice Azul con lágrimas en los ojos. Al darse cuenta Eithan cambia su posición y ahora sujeta el rostro de Azul con sus dos manos tratando de que lo mire a los ojos.
-¿Qué pasa? ¿Te has puesto así por la pesca?
-No.
-¿Entonces?
-No te lo diré, no lo entenderías.
-Lo entenderé
-No, claro que no, lo tomaras a broma como sueles tomar todo lo que te digo.
-No, te prometo que no lo haré, mírame- Eithan levanta el rostro de Azul con su mano- confía en mí.
-Ese es el problema- grita Azul secándose las lágrimas con su mano- no puedo confiar en ti.
-¿Por qué dices eso? ¿Qué he hecho para que no confíes en mí?
-Nada. Solo que no puedo confiar en nadie en este mundo y…
-¿Y?
-Estoy harta de decepciones, de confiar en todos, de ser a quien le ven la cara.
-¿Qué te hace pensar que yo haré lo mismo?
-No lo sé-responde Azul a punto de soltar en llanto-. Solo sé que la persona que me inspirara confianza iba a ser la elegida para mí y…
-¡Espera! ¿No crees que te estas apresurando?-responde Eithan interrumpiendo a Azul, la cual, enojada reúne todas sus fuerzas y logra soltarse de Eithan y sale de nuevo corriendo sin éxito.
-¡Espera, espera! No me dejaste terminar - Grita Eithan de desesperación y continua-. Mira somos muy jóvenes para preocuparnos por el amor verdadero y esas cosas de cuentos de hadas, y te seré sincero, yo no creo en nada de eso, dudo cambiar de opinión, lo único que sé es… que… siento algo grande, no que digo grande, inmenso por ti, no dejo de pensar en ti, en tu rostro, en tus ojos, en tu aroma… todo me recuerda a ti, te necesito como no tienes idea- toma de nuevo sus manos y continua- adoro la manera en que te enojas conmigo, eres inteligente, linda, paciente, tierna, sensible, sexy, original, podría seguir toda la tarde diciéndote tus cualidades pero quiero ir al grano.
Inhala de manera profunda, se arma de valor y continúa.
-Te quiero en mi vida y haré mi mayor esfuerzo por darte lo que quieres y sé que a cambio tú me darás tu presencia, que para mí, es más que suficiente para ser feliz.
Eithan termina de hablar, con delicadeza limpia las lágrimas del rostro de Azul y sin quitar sus manos acerca su rostro hacia el de Azul a un ritmo lento, sus labios están a milímetros, aspiran el mismo aroma, y al fin, el beso tan esperado por ambos, es su primer beso de parte de la pareja (para Azul es el primero de su vida). Como de película, la lluvia comienza a caer de manera sigilosa, el sol está apunto de ocultarse, pero no deja de ser testigo de ese beso apasionado que se ha alargado.
Después de unos minutos se separan al fin, les falta el aliento a ambos, igual que cuando cantaron esa canción la primera vez que se conocieron, sin aliento, emocionados, sus corazones acelerados, ambos sonríen, para los dos fue algo especial, mágico. Saben que es el comienzo de algo especial.
Lo que no saben si ese comienzo les traerá un final feliz.

#15

Llega a su casa, se quita la chaqueta y se acomoda en el sillón con las manos en su nuca tomando una posición relajada.
Eithan recuerda cada instante del día. Sonríe, siempre lo hace cada vez que la recuerda, lo hace muy feliz sin siquiera esforzarse, su vida a dado un cambio radical desde que ella apareció, tratará de darle todo lo que pida: alguien en quien confiar, que la haga feliz, que la llene de detalles, que le sea sincero a todo momento…
Ese se pensamiento final lo hace dudar. ¿Realmente podrá ser del todo honesto?
Tiene demasiados secretos ocultos, la mayoría son inconfesables y sea ha prometido a si mismo que no se los contaría a nadie, los ocultaría para no volver a caer en ellos.
Sus pensamientos son interrumpidos por el ruido de su teléfono, lo toma, no sin antes revisar de quien es la llamada, ve el número ya registrado y contesta sin mucho ánimo, sabe que esa llamada arruinara su día perfecto.
-¿Ahora qué quieres?
-¿Ni un “hola” tienes para mí?
-No, solo ve al grano con lo que tengas que decir.
-¿Ya tienes lista tu visa y pasaporte?
-Si ya termine los trámites, ¿algo más?
-Necesito que me mandes tus notas ahora, tengo que evaluarte antes de que vuelvas.
-Ya las termine te las mando en la noche.
-De acuerdo, eso era todo, solo recuerda que tienes tres meses más antes de…-. Cuelga. Eithan sabe lo que le dirá y no lo quiere escuchar, está harto de escuchar eso cada día. Sabía que este día no podía ser del todo perfecto, algo tenía que arruinarlo.
Decide olvidarse de esa molesta conversación y vuelve a sus recuerdos anteriores.
Esa llamada ha hecho que Eithan se dé cuenta de la falla tremenda esta cometiendo al no contarle la verdad a Azul, pero no puede, es complicado, sabe que no entenderá y terminara arruinando lo que acaba de comenzar, así que decide solo disfrutar del momento y las próximas experiencias que van a vivir juntos.

Hace más de 3 años

0

4
#16

¡Ya es muy tarde¡, da vueltas de un lado para otro en busca de sus libretas, corre a cepillarse los dientes y acomoda su desayuno dentro de su mochila, mira su reloj y entra en pánico, toma su mochila y sale de su cuarto a toda prisa.
A mitad de carrera por alcanzar el autobús escolar, su celular suena.
-Bueno.
-Azul. Hola ¿Cómo estás?
-¿Cristin?
-Sí soy yo.
-Ah. Hola. Muy bien. Este… estoy muy apurada se me hizo tarde…
-Lo sé, solo que… ¿Puedes venir a mi casa?
-¿Ahora?
-Si. Necesito hablar contigo.
-Bien voy para allá.
Tendrá que saltarse la primera clase, cambia de rumbo. Se pregunta para que Cristin la necesitara, últimamente no han hablado en lo absoluto.
Llega a la casa.
-Hola, que bueno que viniste.
-Hola.- Responde Azul.- Para que me llamaste.
-Pasa.
Entra a la sala de su casa y ve a todos sus amigos sentados, todos la saludan con la mano.
-¿Qué pasa? ¿Por qué están todos?
-Siéntate Azul.
Cristin respira profundo y comienza a hablar.
-Bueno, primero quiero agradecer por faltar a clases para venir, después de que los hemos apartado de nuestro lado... Los llame para decirles que hemos decidido tener al bebe, pero… cuando nazca lo pondremos en adopción. Decidimos esto porque, somos demasiado jóvenes y no tenemos ninguna manera de sostener a nosotros mismos o al bebe de manera monetaria. Y queremos, Aldo y yo, pedirles perdón por apartarnos, estábamos muy asustados y queríamos arreglar esto solos hasta estar completamente seguros de lo que íbamos hacer. Y ya que sabemos que hacer, queremos que estén a nuestro lado, los necesitamos y mucho.
Todos se levantan de su asiento para abrazar a la pareja. De nuevo los amigos están reunidos. Hasta ahora todo se está arreglando, todos son felices. Pero la felicidad no es eterna, y más pronto de lo que esperan se darán cuenta.

Hace más de 3 años

0

4
#17

Están sentados uno frente al otro disfrutando de su presencia.
-Es muy lindo este lugar- comenta Azul mirando a su alrededor.
-Lo es, mis abuelos solían traerme cuando era muy pequeño y pensé que sería mejor celebrar nuestro primer mes juntos en un lugar muy especial para mi.
- Y ahora sera especial para los dos.
Sonríen, son muy felices, es tanta la felicidad que sienten que no es real.
-Te tengo una sorpresa- Dice Eithan en lo que se para de su lugar para ir a la cabaña.- Quédate aquí.
Azul no sabe que esperar, el esta lleno de sorpresas. Desde flores, canciones, notas, hasta una pequeña comida organizo con mi familia para que lo conozcan.
Eithan sale de la cabaña con su linda guitarra azul.
-Se que no es exactamente una sorpresa que yo te cante, pero- pasa su mano por su cabello- me se expresar mejor en canciones que en palabras, así que...
Comienza a entonar los primeros acordes de Kiss Me de Ed Sheeran.
Azul tiene el rostro empapado de lagrimas, esa canción es perfecta, es linda y.... es su canción favorita de todos los tiempos.
- Hey, no llores-Eithan le limpia las lagrimas con sus manos.
- Lo siento es que, esa canción es tan hermosa, me encanta. Y es mi favorita, gracias amor.
-De nada- Se acerca a ella para dedicarle un beso tierno.
Eithan deja a un lado la guitarra y la sesión de besos comienza a alargarse, de los besos pasan a caricias. Azul empieza a desabrochar la camisa de Eithan.
-¿Estas segura?
-Sí, estoy muy segura-. Contesta muy agitada.
Ambos sonríen y continúan.
Siendo la primera vez de Azul, es justo como la soñó, en un lugar mágico, sin ser apresurada y con la persona que más ama en este mundo. Sera algo que nunca olvidara.

Hace más de 3 años

0

4
#18

Llevan mas de cinco mese juntos. Todo eso ha sido un sueño. Han visitado lugares, tenido peleas, reconciliaciones, buenos y malos momentos, incluso Eithan ya conoció a toda la familia de Azul. Todo es maravilloso, hasta que...
-¿Hace cuanto que no lo ves?
-Casi dos semanas
-Y, ¿no te ha llamado?
-No, no, no... Nada Cristin- Azul contiene las lagrimas.- Estoy desesperada, no se que hacer, le he llamado, mandado mensajes, de todo y nada me ha respondido.
Cristin esta furiosa, sabe lo que pasa, ese maldito de Eithan ha abandonado por completo a Azul, no ha dejado pistas o dado una explicación. Lo quiere matar. Su amiga esta sufriendo.
En la escuela, cuando Azul les contó a sus amigos lo que pasaba todos estaban furiosos, en especial Alan, tenia ganas de matar a ese tipo.
Azul ya no es la misma, se la pasa llorando en las noches, llega a la escuela con los ojos rojos e hinchados, ha bajado de calificaciones.
Sus amigos no saben como ayudarla, bueno ni ella sabe como dejar de estar triste. Pero esta harta de estar así, se limpia las lagrimas, toma una ducha y comienza a arreglarse para salir.
Se mira al espejo. .
Pero no le importa, solo quiere dejar de sentirse tan miserable.

Hace más de 3 años

0

4
#19

Pasaron los meses y varios suceso habían acontecido, el hijo de Cristin y Aldo ya había nacido, fue niño, pero tal y como habían dicho lo dieron en adopción, buscaron parejas que estaban interesadas en adoptar al bebe, afortunadamente encontraron una gran pareja: una señora de 30 años y un señor de 33. Aunque estaban felices y completamente seguros de lo que habían hecho, al poco tiempo decidieron terminar en buenos términos. Dulce y Luis por fin se hicieron pareja, fue Dulce la que finalmente se decidió por declararse en una fiesta de bienvenida de curso.
Alan encontró a una chica muy linda, con un parecido a Azul, decidió olvidarse de ella desde aquella noche en la que Azul y el tuvieron relaciones en una de las tantas fiestas a las que Azul asistía, ambos despertaron en la cama de Alan, él estaba que no se la creía, fue su primera vez y con la chica que ama, en cambio, Azul despertó desorientada, sin saber en donde estaba, no se acordaba de nada, por más que Alan le contó con lujo de detalle lo que había sucedido, simplemente Azul se fue, no sin antes pedirle que se olvide de lo que sea que paso y que no se lo contara a nadie. Fue difícil olvidarse de ella y en realidad, no lo conseguido del todo, pero con su nueva novia espera que todo sea diferente.
Estela decidió dejar la carrera, no era algo que le gustara y por más que le doliera dejar a sus amigos, no podía seguir en una carrera que no le apasionara.
Por su parte Azul dejo de ir a fiestas después de lo que paso con Alan, se siente muy mal por lo que hizo, así que dejo de ir a fiestas y de meterse con cualquiera que se fijara en ella, comenzó a estudiar más y salir menos, sus calificaciones subieron de forma impresionante, tanto que el siguiente semestre se ira a España de intercambio, es algo que siempre quiso y no puede ser que al fin se cumpla.
Las cosas van bien en la vida de estos chicos por ahora.

Hace más de 3 años

0

4
#20

Es la fiesta de despedida y cumpleaños de Azul, están en la tienda de helados favoritos de Azul. Alan con su novia Lara, Dulce y Luis, Aldo, Cristin y hasta Estela.
Cuantas anécdotas de los últimos cuatro semestres de carreras, están felices muy sonrientes, Cristin sale por un rato y después llega con un pequeño pastel, comienzan a a cantar las mañanitas. Al terminar Azul apaga las velas y pide un deseo.
-Gracias chicos.
-No, no, espera.- Dice Estela sacando una caja de regalo de su mochila.
-No tenían que hacerlo.
-No digas más y ábrelo.
Azul comienza a romper con delicadeza la envoltura, abre la tapa de la caja y se encuentra con un porta retratos donde esta la primera foto de los amigos, fue un día donde comenzaron a conocerse y a confesarse una que otra cosa, recuerda que ese día le dolía el estomago de tanto reír.
-Muchas gracias chicos, adoro esta foto.
-Si es de esas donde ves que ya estas poniéndote viejo y amargado.
-Si, gracias por el recordatorio Luis.
-De nada Azul- contesta con un sonrisa burlona.
Se pasan la foto y todos recuerdan con nostalgia esos días.
-Eramos tan ingenuos, buen aun lo somos, pero en esos momentos eramos más- comenta Cristin con la foto en la mano.
-Tanto que tu terminaste embarazada, Alan estaba enamorado de Azul, Estela estaba en una carrera que no quería, Dulce me amaba en secreto y Azul tenia de pareja a un idiota.
El ambiente comienza a tornarse tenso. De inmediato Luis trata de remediar lo que dijo.
-No quise decirlo con esa intensión, solo era una broma.
-No te preocupes hombre, que ya sabemos como eres- Contesta Azul, conteniendo las lagrimas.
-Deberás lo siento.
-Esta bien. No te preocupes, no es para tanto.
Durante los minutos siguientes nadie habla. Hasta que Aldo rompe el hielo preguntando por las inscripciones. De ahí todo sigue como anteriormente.
-Voy al baño. Cuídenme mi regalo- Sale Azul del establecimiento en dirección a los baños, están vacíos, se coloca frente a los espejos y de la nada las lagrimas salen. Minutos después entra Crisin.
-¿Que pasa, porque tardas tanto?
-Nada, estoy bien, solo que...
-Es por lo que dijo Luis ¿verdad?
-Se que no lo dijo con mala intención, pero tiene razón, soy una idiota por haber estado con ese- Se pasa el papel por sus mejillas.
-Idiota, Estúpido, de todo, es un... no importa, pero siendo honestas, nadie sabia que era un idiota, se veía tan sincero y parecía que en serio te quería.
-Lo sé.
-Dime la verdad, ¿aun lo extrañas?
-Si- Cristin respira profundo.- No dejes que esto te arruine, ¡es tu cumpleaños y dentro de unos días te vas a España!
-Ja que emoción, no puedo esperar más- Dice más animada Azul y comienza a limpiarse el rimel que se le a corrido, se arregla para que no se le note que ha llorado.
-¿Me veo bien?
-Estas preciosa
-Gracias.
-Seguro que en España te encuentras algún españolete y te olvidas de una vez por todas de ese maldito.
Sonríen y se abrazan. Tal vez Cristin tenga razón y en España consigue olvidarse de Eithan para siempre. Eso espera.

Hace más de 3 años

0

4
#21

Lleva ya tres semanas en España y aún le cuesta trabajo levantarse por las mañanas, apaga la alarma, se tapa con sus cobijas y la cama se pone mas cómoda que de costumbre. Una segunda alarma suena y la vuelve a apagar y así sucesivamente hasta que de pronto recuerda que hoy es el primer congreso que tendrá en su nueva escuela, se levanta de un brinco y a toda prisa se mete a bañar, al salir del baño toma el vestido azul fuerte que le regalo su mamá para cualquier ocasión especial y esta es una de ellas. Se maquilla un poco más de lo habitual, pero sin exagerar, toma su credencial, una libreta, el programa y su investigación en la que tanto ha trabajado con un profesor de la escuela.
Llega al lugar donde se llevara a cabo, es enorme, casi todo es de vidrio, las paredes, algunos muebles, tiene un jardín precioso. Después de unos minutos encuentra a sus profesores y a una compañera.
-¡Al fin los encontré!
-Este lugar es enorme, en cualquier momento nos vamos a perder- comenta su compañera Aura.
-Esperemos que no sea así, la primera conferencia es en el segundo salón- el profesor Eduardo señala el lugar-. Será en veinte minutos
-Pueden ir a ver las exposiciones o pueden ir a comer, la mesa de comida esta a la vuelta- Indica con la mano la profesora Esmeralda.
Aura y Azul se separan de sus profesores.
-¿Qué quieres hacer?
-Yo quiero ver una exposición de biotecnología ¿y tú?
-Quiero ir a comer, no desayune y mi estomago esta comenzando a sonar.- Dice Azul mientras su mano hace círculos en su estomago.
-Creo que será mejor separarnos, sino no nos va a dar tiempo de hacer ambas cosas.
-Nos vemos en un rato.
Azul toma camino hacia la izquierda, ve la mesa repleta de comida, toma unas galletas y un vaso de leche con chocolate, no quiere llenarse mucho. Camina con dificultad recorriendo la mesa para ver que mas se le apetece, ve que hay un par de cócteles de frutas servidos, deja sus galletas y chocolate, se voltea muy deprisa para tomar uno de ellos pero choca con un chico de manera muy brusca.
-¡Aaayy!- exclama Azul sobándose su brazo.
-Discúlpame no fue mi intención.
Esa voz. Azul voltea a ver al chico con el que choco. No puede ser, su cuerpo empieza a temblar, le sudan las manos, siente como le falta el aire, ha escuchado de los ataques de pánico ¿así se sentirá? inhala, exhala. Quiere llorar de rabia y odio. Inhala, exhala.
-¿Azul? ¿Qué haces aquí?
No responde, esta en shock, pero reacciona de inmediato.
-Conseguí el intercambio que tanto quería. ¿Y tú, porque estas aquí?
-Soy parte de una de las bandas que tocara para despertar a los que se duerman- bromea Eithan.
El silencio reina el ambiente entre los dos ex amantes.
-¿Cómo has estado?
¡Es una broma!, de verdad le ha preguntado eso.
-Aparte de estar sola, abandonada, desconcertada, furiosa, triste, enojada y amargada.... bien muy bien- Azul pone los ojos en blanco y se aleja.
-No, no, espera Azul- Toma del brazo Eitha a Azul-. Déjame explicarte.
-No quiero escucharte- Azul hace un movimiento rápido para soltarse de Eithan, las lagrimas de rabia comienzan a caer sobre sus mejillas.
-Tienes que hacerlo.
-No, no tengo.
-Mira, te deje porque...
-¡Que no quiero escucharte!
-Hazlo, se que me perdonaras después de escucharme
-¿Perdonarte? ¿Crees que te voy a perdonar después de lo que me hiciste?- seca sus lagrimas con su mano-. Estuve meses esperando un mensaje, una llamada para saber porque me habías dejado, sentí que era mi culpa, me odie por haberte dejado ir, lloraba todas las noches hasta quedarme dormida, mis calificaciones bajaron, salí con cualquier idiota, cometí mil y una estupideces para olvidarte y ninguna de esas funciono y ahora, después de todo eso crees que con una simple explicación te voy a perdonar.- Azul suelta un risa burlona.
-No fue tu culpa, fue mía- toma el rostro de Azul con sus manos-. Nunca te deje de amar, pero...
-Ya cállate, no quiero escucharte, ni saber nada de ti- Se aleja de Eithan lo más rápido que puede hacia el baño.
¿Por qué rayos esta aquí? ¿Por qué se lo tenia que encontrar ahorita que esta cumpliendo una de sus metas? Lo odia, lo odia, lo odia. Suelta un grito desgarrador lleno de ira y coraje. Lo odia, lo odia, lo odia. Odia que aun después de lo que le hizo su corazón latía a mil por hora cuando lo volvió a ver, odia saber que si le explica la razón por la que la dejo le vuela a perdonar.
Pero eso no va suceder, esta aquí para estudiar, para resaltar, no para enfocarse en un idiota como Eithan. No lo dejara volver a su vida jamas de eso esta muy segura.

Hace más de 3 años

0

3
#22

-¡Holaa!
-¡Hola chicos!- Azul esta emocionada, todos sus amigos se reunieron para hacer una vídeo llamada con ella.
-¿Cómo estas Azul?- pregunta Dulce.
-Muy bien- miente, no piensa contarles con quien se ha topado-. Algo cansada, hoy tuve una conferencia bastante entretenida.
-Que bien- contesta Cristin-. De que se trató.
Tendrá que mentirles, no puso mucha atención su cabeza estaba en otro lado.
-De muchas cosas, no los quiero aburrir, mejor, díganme ¿cómo les ha ido?
-Como siempre, clases aburridas, profesores que cada vez que hablan parece que te están cantando una canción de cuna, exámenes que solo un Dios podría pasar.
-Ay Luis, a ti nada logra entretenerte.
-No. Solo mi linda novia- Luis le da un tierno beso en la mejilla a Dulce.
-Quien te viera Luis, eres un cursi.
-Solo con ella.
La platica sigue y sigue hasta que...
-Esperen, están tocando la puerta- Azul se levanta de su cama- debe de ser Aura, se las voy a presentar, les va a caer muy bien- Voltea su lap en dirección a la puerta para que sus amigos puedan ver a su compañera.
Abre la puerta y ver que no es Aura, en seguida trata de cerrarla, pero Eithan ya puso su pie en la entrada y ejerce la mayor fuerza posible.
-Escúchame por favor.
-Ya te dije que no. ¡Largo!
-Azul, espera...
-Deja de seguirme. ¿Cómo supiste donde me hospedaba?
-Sabes que tengo mis trucos.
-No empieces.
-Azul, ¿qué pasa?- pregunta Cristine-. !¿Ese es Eithan?¡
-¿Estas hablando con tus amigos?
-Eso no te incumbe.
-¿Puedo pasar a saludarlos?
-¡Que no!- cada vez se pone más furiosa.
-Azul, aún te amo. Se que no arreglara las cosas, pero podemos intentarlo, olvidar lo que paso y...
-¡Ya te dije que no te voy a perdonar nunca!, y ya deja de seguirme.
-Lo mismo me decías cuando nos conocimos y terminaste enamorándote de mi. Puedo volver a usar mis armas y te aseguro que volverás a mi.
-Ja, ¿ya terminaste?- responde Azul sarcásticamente.
-No, con mis armas...
-¡Ya déjate de tonterías!- suelta Azul gritando-. Esas estupideces ya no funcionan en mi, ¡nada va a funcionar en mi!-. Logra cerrar la puerta.
-No me voy a rendir, te esperare aquí hasta que salgas y hablemos, no me importa si tengo que quedarme toda la noche.
Azul se recarga sobre la puerta y comienza a llorar.
-¿Estas ahí?- preguntas Alan.
Se limpia las lagrimas y regresa a su lap.
-Si chicos, aún estoy aquí.
-¿Qué fue todo eso?
Azul les platica entre lagrimas lo que paso en la conferencia. Sus amigos escuchan con atención, les gustaría para defender a su amiga y para que no caiga de nuevo en los brazos de ese patán. Cuando ven que Azul esta mas tranquila terminan la llamada.
Azul se queda sola en su cama, ve hacia la nada y comienza a recordar todo lo que paso con Eithan.
Aún puede ver sus sombra debajo de la puerta.
Comienza a llorar de manera desgarradora, que Eithan vuelva a parecer en su vida le duele mucho.
Eithan, del otro lado de la puerta escucha como Azul llora, le duele en lo más profundo de sus ser lo que le hizo, pero, no tenia de otra, era algo necesario. Se lamenta el día en el que la hizo la mujer más infeliz del mundo, ha perdido su amor, confianza y eso lo sabe, pero esta dispuesto a recuperarla, hará lo que sea para que vuelva a estar juntos. Lo que sea.

Hace más de 3 años

0

3
#23

-¡Holaa!
-¡Hola chicos!- Azul esta emocionada, todos sus amigos se reunieron para hacer una vídeo llamada con ella.
-¿Como estas Azul?- pregunta Dulce.
-Muy bien- miente, no piensa contarles con quien se ha topado-. Algo cansada, hoy tuve una conferencia bastante entretenida.
-Que bien- contesta Cristin-. De que se trató.
Tendrá que mentirles, no puso mucha atención su cabeza estaba en otro lado.
-De muchas cosas, no los quiero aburrir, mejor, díganme ¿como les ha ido?
-Como siempre, clases aburridas, profesores que cada vez que hablan parece que te están cantando una canción de cuna, exámenes que solo un dios podría pasar.
-Ay Luis, a ti nada logra entretenerte.
-No. Solo mi linda novia- Luis le da un tierno beso en la mejilla a Dulce.
-Quien te viera Luis, eres un cursi.
-Solo con ella.
La platica sigue y sigue hasta que...
-Esperen, están tocando la puerta- Azul se levanta de su cama- debe de ser Aura, se las voy a presentar, les va a caer muy bien- Voltea su lap en dirección a la puerta para que sus amigos puedan ver a su compañera.
Abre la puerta y ver que no es Aura, en seguida trata de cerrarla, pero Eithan ya puso su pie en la entrada y ejerce la mayor fuerza posible.
-Escucharme por favor.
-Ya te dije que no. ¡Largo!
-Azul, espera...
-Deja de seguirme. ¿Como supiste donde me hospedaba?
-Sabes que tengo mis trucos.
-No empieces.
-Azul, ¿que pasa?- pregunta Cristine-. !¿Ese es Eithan?¡
-¿Estas hablando con tus amigos?
-Eso no te incumbe.
-¿Puedo pasar a saludarlos?
-¡Que no!- cada vez se pone más furiosa.
-Azul, aún te amo. Se que no arreglara las cosas, pero podemos intentarlo, olvidar lo que paso y...
-!Ya te dije que no te voy a perdonar nunca¡, y ya deja de seguirme.
-Lo mismo me decías cuando nos conocimos y terminaste enamorándote de mi. Puedo volver a usar mis armas y te aseguro que volverás a mi.
-Ja, ¿ya terminaste?- responde Azul sarcásticamente.
-No, con mis armas...
-¡Ya déjate de tonterías!- suelta Azul gritando-. Esas estupideces ya no funcionan en mi, !nada va a funcionar en mi¡-. Logra cerrar la puerta.
-No me voy a rendir, te esperare aquí hasta que salgas y hablemos, no me importa si tengo que quedarme toda la noche.
Azul se recarga sobre la puerta y comienza a llorar.
-¿Estas ahí?- preguntas Alan.
Se limpia las lagrimas y regresa a su lap.
-Si chicos, aún estoy aquí.
-¿Que fue todo eso?
Azul les platica entre lagrimas lo que paso en la conferencia. Sus amigos escuchan con atención, les gustaría para defender a su amiga y para que no caiga de nuevo en los brazos de ese patán. Cuando ven que Azul esta mas tranquila terminan la llamada.
Azul se queda sola en su cama, ve hacia la nada y comienza a recordar todo lo que paso con Eithan.
Aún puede ver sus sombra debajo de la puerta.
Comienza a llorar de manera desgarradora, que Eithan vuelva a parecer en su vida le duele mucho.
Eithan, del otro lado de la puerta escucha como Azul llora, le duele en lo más profundo de sus ser lo que le hizo, pero, no tenia de otra, era algo necesario. Se lamenta el día en el que la hizo la mujer más infeliz del mundo, ha perdido su amor, confianza y eso lo sabe, pero esta dispuesto a recuperarla, hará lo que sea para que vuelva a estar juntos. Lo que sea.

Hace más de 3 años

0

2
#24

El tono de llamada suena en la habitación. Azul se levanta desesperada en busca de su celular.
-Bueno
-¡Azul, donde estas!- suena al otro lado de la linea, una voz muy enojada.
-En el hotel.
-¿En el hotel? ¿Qué rayos haces ahí a estas horas? Tenias que estar en el restaurante a las 9 en punto. Ya son las 9:45
- ¡Mierda! me quede dormida, lo siento, ya voy en camino.
-¿Y que se supone que les diga a los directivos?
-Diles, que había trafico o que el taxi llego tarde, inventa algo.
-Esta bien, pero apresúrate.
Azul cuelga y desesperada se lava la cara, se cambia de ropa y se maquilla un poco. Sus ojos son un desastre, están hinchados y rojos. Espera que los directivos no lo noten.
Abre la puerta de su habitación, quiere salir corriendo, pero Eithan cae al suelo ya que se apoyaba en la puerta para dormir. Azul se ríe, pero de inmediato se serena y sale huyendo de ahí.
-¡Azul, espera!
-Mira, ahora no tengo nada de tiempo Eithan.
-Lo noto, pero, que te parece si quedamos después para hablar con más calma.
-Ya te dije que no.
-Por favor Azul, dame una sola oportunidad.
-¡Que no! ¡Que no entiendes que lo que me hiciste nunca, nunca, te lo voy a perdonar!
Azul camina más a prisa, esta apunto de llegar a la puerta principal del hotel, pero Eithan se interpone en su camino.
-¿Me dejas pasar?
-No, hasta que aceptes hablar conmigo.
-Nunca
-Entonces nunca te dejaré salir.
-Por favor Eithan, esto es muy importante para mi.
-Para mi también, es muy importante que hablemos.
-Déjame salir.
-Ya sabes cual es la condición para que te deje ir.
Azul taconea de manera desesperada, es muy importante que llegue lo más rápido que pueda a esa reunión, pero no quiere volver a hablar con Eithan, se desespera, quiere llorar de rabia, Eithan va a volver a conseguir lo que quiere y eso enfada mucho a Azul. Mira su reloj, las 10 en punto. ¡Mierda! Va una hora atrasada, tendrá que ceder. Aunque no lo quiera admitir, se muere de curiosidad por saber porque Eithan la dejo, y al fin, después de casi 8 meses de interrogatorios y suposiciones sabrá "la verdad", no confía en el.
-Esta bien, di cuando y a que hora.
-Hoy a las 8, yo paso por ti.
-Muy bien, ahora déjame pasar.
-No, no, ¿como se que no te negaras después?
-Porque lo que yo digo lo cumplo, no como otros.
El comentario de Azul hiere a Eithan, la directa callo justo en el blanco, Eithan se arrepiente como nunca de lo que le hizo a Azul. Pero hoy, al fin podrá remediarlo, le contará la verdad, bueno la mitad de verdad, lo demás no lo puede saber y es que aún Eithan no ha solucionado la razón por la que abonado a Azul y duda que pronto lo haga.

Hace más de 3 años

2

2
IreChan
Rango9 Nivel 40
hace más de 3 años

Estoy impaciente por saber qué motivos tiene para haberla abandonado :) Muy bonita la historia hasta ahora! Espero que la continúes!


#25

-Estas muy guapa.
-Déjate de tonterías y vamos a cenar.
-Como ordenes- abre la puerta del coche y se dirige al café donde tiene pensado confesarle todo (casi todo) a Azul.
El café esta en un lugar retirado, es un tercer piso con vista a la ciudad, tiene colgadas muchas luces color blanco enredadas en ramas de arboles secos, tienen música de fondo relajante que van desde Pablo Alborán hasta Natalia Lafourcade. Casi no hay clientes solo una pareja cerca de la cocina y un señor de unos 30 años con su laptop escribiendo a toda prisa.
Eligen la mesa lejos de los clientes, toman asiento uno frente al otro. No dicen nada, ambos piden un café latte y una crepa de queso con fresas naturales. Llega su orden y se disponen a cenar. Eithan quiere hablar, pero las palabras no salen, tomo un sorbo de su café y se arma de valor.
-Gracias por aceptar Azul.
-Fue en contra de mi voluntad- esta a la defensiva y piensa estar así toda la noche.
-Lo se, pero no tuve alternativa.
-Por cierto gracias por la regañada que me toco por llegar tarde a mi reunión.
-Perdona Azul, no fue del todo mi culpa, si tu te hubieras despertado más temprano nada de eso hubiera pasado.
-¿Más temprano? Por ti me quedé dormida sin poner mi alarma.
-¿Mi culpa? ¿Yo que hice?
-Volver.
-¿Y eso que?
-¿Eso que? Que me la pase llorando toda la noche hasta que me quede dormida- se levanta de su silla dispuesta a huir de allí.
-No, Azul aún no me has escuchado.
-Y no quiero hacerlo.
-Tienes que, por eso estas aquí.
-Dame una buena razón para quedarme.
-Porque se que aun me amas y quieres volver conmigo, no lo haces porque no quieres sentirte como una idiota por regresar con el tipo que te hizo tanto daño y te entiendo, pero-toma aire y continua-. Si solo me escucharas, se que podrías cambiar de opinión.
Azul regresa a su lugar dispuesta a escuchar a Eithan.
-Pregunta lo que quieras.
-¿Porque me dejaste?
-Porque tenia que hacerlo.
-¿Solo así? ¿Con eso crees que te perdonare?
-No, espera Azul, aún no termino.
-Ok continua.
-Mira, a los 8 años mis padres se separaron y no fue una separación amistosa, me afecto más de lo que te imaginas, mi padre desapareció desde que se divorciaron, me quede a la custodia de mi madre que trabajaba día y noche para mantenerme así que no recibía atención suficiente. Mi mamá se dio cuenta de cuanto me había afectado la separación hasta que yo cumplí los 16 años así que decidió llevarme con una psicóloga y de allí me pasaron con una psiquiatra la cual recomendó alejarme lo más que pudiera de España mi mamá acepto y me mando a México, ella no vino conmigo por situaciones de trabajo. En México me recupere, tome clases en una universidad y luego tomaba clases de canto y guitarra. Comencé a sentirme mejor, enviaba cartas a mi psiquiatra sobre mi avance y como vio que iba mejorando, justo dos semanas antes de que te conociera, ella decidió que era tiempo de regresar, quería revisarme en persona y ver como me desempeñaba en España. Después de conocerte quise convencerla de quedarme, pero ella no quería que lo hiciera y convenció a mi mamá de que era mala idea quedarme en México y mi mamá me obligo a regresar.
-¿Y porque no te quedaste en México?
-Me amenazo con meterme en un hospital psiquiátrico.
-¿Puede hacer eso?
-Si, mi diagnostico aun no concluía y tenia suficiente evidencia para meterme.
-¿Por qué no me dijiste nada de esto?
-No quería involucrarte, al comienzo pensé que seria algo pasajero, pero me enamore profundamente de ti, no quería herirte, no quería que me siguieras, no quería arruinarte. Quería que siguieras.
-¿Y no pensaste que al dejarme sin saber nada me iba quedar más preocupada?
-Si.
-¿Entonces?
-No lo sé, no supe como actuar.
-Lo note.
-Azul, fui un idiota, lo sé, pero en este tiempo mi único pensamiento eras tú, nunca deje de preocuparme, por favor perdóname- toma las manos de Azul y las besa con ternura.
Te amo, te amo más que a nada en este mundo, no quiero separarme nunca más de ti- Eithan comienza a llorar y el corazón de Azul se hace cachitos.
-Eithan- alza su rostro y lo mira fijamente a los ojos, como él solía hacerlo-. No se si pueda olvidar lo que hiciste, pero, me quede porque tenias razón, aun te amo y solo quería una razón para volver contigo. Te necesito, no sabes cuanto. Te necesito.
Y se besan. Es un beso que desborda necesidad, cariño y pasión.
-Vamonos de aquí
-Sí.
Se retiran del café y comienzan una nueva etapa de su relación que pinta demasiado bien para ambos.
La verdad siempre sale a la luz y la verdad que Eithan dio esta noche no es toda.
Aún faltan varios detalles pequeños.

Hace más de 3 años

0

2
#26

-¿No me vas acompañar?
-No puedo tengo exámenes.
-Ya se, pero hace más de dos semanas que no salimos, solo vienes por unos minutos y te vas.
-Perdón amor, los exámenes de la escuela y las citas con la psiquiatra me quitan tiempo.
-Lo se, lo se. Es solo que en verdad te extraño.
-Y yo a ti- le da un beso en la frente y se levanta de la cama- me tengo que ir.
-Ok. Nos vemos.
-Te amo
-Y yo a ti.
Eithan sale de la habitación. Azul se coloca frente al espejo se observa, ve que esta cansada, se ha pasado día y noche preguntándose porque Eithan esta tan distante, ya casi no lo ve y cuando lo ve es por muy poco tiempo, sabe que tiene muchas cosas que hacer, pero en serio lo necesita y mucho. Pero basta de preocupaciones, que hoy es un buen día.
Toma su bolsa y acomoda su falda. Le toca exponer en su escuela y le han solicitado ir vestida de manera formal. Ha optado por una falda larga negra pegada, una blusa holgada blanca de seda, azul fuerte y una bolsa que hace juego con los tacones. Espera que no sea demasiado.
Sale del hotel y camina confiada mientras recuerda y repasa lo que explicara en la clase. Su celular suena.
-Bueno.
-¡Azul!
-¿Que pasó?
-¿Ya vienes en camino?
-Si ya voy para allá ¿Porque, que pasa?
-Apresúrate que el profe nos quiere ver en 5 minutos para darnos indicaciones.
-¿Porque, si la clase inicia a las 10?
-No se, acaban de avisar.
-¿Tu ya llegaste?
-Sí, vine más temprano para estudiar.
-Ok voy en seguida.
Cuelga. ¡Lo que le faltaba! El profesor esta loco, ni los horarios de clase puede respetar, ni modo, si quiere llegar temprano tendrá que tomar un atajo. Se mete por unas calles que acortan bastante el camino. Acelera el paso. Dobla la esquina y sigue caminando concentrada en llegar a tiempo, esta tan concentrada que no se percata de su alrededor, de repente siente como dos brazos la sujetan por los hombros. Azul comienza a alterarse y a moverse con fuerza para soltarse.
-¡Suéltame!- en eso un carro negro se acerca y otro sujeto baja para tomarla de los pies y tratar de meterla al coche.
-¡No, no, nooo!- sigue luchando, dejando caer todo su peso al suelo, patalea y logra lastimar al sujeto que le sujetaba las piernas, golpea con los codos al que sigue sujetándola de los hombros, pero otro sujeto sale de la parte del copiloto y le suelta una cachetada, la debilita, pero continua tratando de soltarse, así que le dan un golpe en el estomago, la deja sin respirar, jala aire, antes de que pueda recuperarse la meten al carro tapándole el rostro, amarrando sus brazos y piernas.
Siente como su corazón le palpita, esto no puede estar pasando, entra en pánico, llora con desesperación. Este es uno de sus más grandes miedos de Azul, no puede ser que este pasando, ¿qué va a hacer?. Escucha pero no oye lo que esos tipos dicen. ¿Que harán con ella? ¿Por qué a mi? Desesperación. Planea como escaparse.
Siente las manos de alguno de ellos en sus piernas. Grita.
-Calmada linda. No te va a pasar nada malo. Solo nos divertiremos un poquito contigo.

Hace más de 3 años

0

2
#27

La avientan en una silla de madera.
-Espera a que la vea.
-¿Crees que con esta se anime?
-Hasta yo me animaría- pasa sus manos por los senos de Azul mientras ella llora con desesperación.
-¡Déjala idiota! Al patrón no le va a gustar si la manoseas. Después le harás lo que quieras.
-¡Esta bien! Oíste eso.
Se aleja. Suena la puerta, su corazón se acelera, ¿sera de quien estaban hablando? ¿"El patrón"? No, no, no, esto es una pesadilla, cierra sus ojos. Trata de imaginarse otro escenario, en su imaginación alcanza a escuchar la voz de Eithan.
-Te tenemos una sorpresa.
-Haber con que pendejada me salen hoy.
-¿Pendejada? nada de eso patrón. Con esta si se va animar.
-Mira no estoy de humor para eso.
-Nunca lo esta.
-Porque ya les dije que a esto no le entro.
-Cambiaras de opinión cuando la veas.
Desatan la venda que tiene en los ojos Azul y ve el rostro de los cuatro sujetos que la subieron al carro y uno extra. ¡No puede ser! Su corazón se dispara, esta apunto de salirse de su pecho.
-¿Qué rayos hicieron?
Eithan le desata las manos y la piernas de Azul.
-¿Por qué la desatas?
-Es mi novia.
-¿Esta es tu novia?
¿Qué rayos esta pasando? ¿Cómo conoce Eithan a estos tipos? Esta confundida, esto definitivamente es una pesadilla. Nada de esto es real. Sigue sentada en estado de shock. Eithan le ofrece a mano para que se levante de la silla, pero Azul duda en tomarla, lo hace, salen de esa casa abandonada, suben al coche de Eithan. Azul sigue en el mismo estado.
-Perdona Azul ¿estas bien? ¿te hicieron algo?
No contesta.
-Contéstame amor, se que esto es confuso, pero hay explicación.
-¿Otra explicación?- al fin contesta gritando.
-Si no te conté toda la verdad
-¿No me digas?
-Nena, mírame- toma su rostro tratando de voltearlo en su dirección.
-¡Noo!
-Comprendo que este enojada. Escucha, te dije que al divorciarse mis padres me puse mal y es cierto, deje de ir a clases y solo estaba en la calle, conocí a unos amigos, me sentía bien con ellos, sabia que no eran del todo buenos, pero prefería estar con ellos que en mi casa. Comenze a robar, me drogaba, tomaba mucho. Con el tiempo fui subiendo de nivel hasta que me convertí en el patrón, así me llaman. Cuando mi mamá se dio cuenta me envió a México para mejorar y al conocerte renuncie, pero cuando entras a este tipo de cosas nunca puedes dejarlo, nunca. Ahora que volví ellos se enteraron y me obligaron a regresar. Amor ya no hago nada, ya no robo, no participo en ninguna de estas cosas, solo estoy con ellos. Créeme tu me has hecho cambiar.
Las dudas volvieron, quiere creerle, suena muy sincero y por lo que escucho cuando estaba atada, el no hace nada, en eso puede que este diciendo la verdad.
La verdad es que prefiere creerle que volver a perderlo.
-Te creo amor.
-¿En serio?
-Sí.
-Eres la mejor- la abraza- Te prometo que estaré menos tiempo con ellos, no te puedo prometer que los dejaré, porque no puedo, pero no participare nunca en lo que ellos hacen, te lo prometo.
-Eso espero.
Que cambio más radical acaba de dar la relación. Aunque le dijo que le cree, de verdad no lo hace, duda más que nunca de él, le tiene miedo, pero lo ama.
Espera no estar equivocada. No sabe lo errada que esta.

Hace más de 3 años

0

2
#28

-¡Mira! solo te has librado porque eres mi novia, que si no...- hace una pausa mientras respira profundo- Ya sabes que hubieran hecho. No hagas que me enoje.
-No, amor, solo no quiero ir, no me gusta estar con tus amigos.
-¿Por qué no? ¿Es porque no son igual que los tuyos?
-No es eso Eithan, comprende, me siento incomoda después de lo que paso.
-¿Después de que te salvara? Es por mi es que sigues aquí. Así que iras a esta fiesta te guste o no.
Azul se resigna, no esta nada contenta, toma su chaqueta y sale del hotel. En cuanto llegan al salón de "fiestas" un escalofrió recorre el cuerpo de Azul. Bajan del coche y entran al salón, se puede ver cortinas rojas al rededor, música muy escandalosa, huele a mucho humo, todo el lugar es una locura, suelta la mano de Eithan y sale corriendo del lugar, definitivamente no va a quedarse. Antes de llegar a la puerta siente un jaloneo en su brazo.
-¿Donde crees que vas?
-A casa.
-Ja, ja, chistosita, ahora regresa o te hago regresar.
-Oblígame.
Se acerca al oído de Azul y susurrando le dice.
-¿Sabes? no solo yo te puedo obligar- se aleja mirándola a los ojos, Azul siente que su cuerpo le tiembla, pero ya no como antes- Tengo unos amigos que... si yo los dejo harían lo que fuera para obligarte a que te quedes en la fiesta, ¿me entendiste?
Azul asiente con la cabeza, toma la mano del chico y vuelve a la fiesta. El se acerca a sus amigos, habla con ellos mientras que ella se abstiene a estar en un rincón sola, pensando en la porquería de lugar.
Eithan se acerca a Azul con unos amigos.
-Nena, ¿crees poder hacerme un favor?
-Si, dime.
-Mira, mis amigos tienen unas ganas de... ¿cómo decirlo sin que suene vulgar? No se, ¿tenerte?
-¡¿Que?! ¿Estas jugando?
-¿Tengo cara de estar jugando? Tu harás lo que yo quiera y lo que quiero es que te dejes querer por mis amigos durante... unos minutos, sin quejarte.
-¿Ellos te lo pidieron?
-Si.
-¿Y tu estas accediendo? ¡Soy tu novia, idiota!
-Y por eso mismo harás esto.
-¡No lo hare!
Eithan toma de los brazos a Azul y la arrastra hacia una de las cortinas rojas que rodean el lugar, ella grita desesperada, ¿en que se ha metido?. Están a punto de entrar, grita, grita mucho...
Despierta agitada, sin aliento, sudando frío. Se sienta en el borde de su cama tratando de recuperarse, respira agitada, seca el sudor con su mano y toma un vaso con agua.
Que sueño más realista. Se siente confundida, molesta, temerosa de la persona que más ama en este mundo, quiere contárselo a sus amigos, pero sabe lo que dirán y no esta dispuesta a soportar, otra vez, no estar con el.
No lo hará, ese sueño nunca sucederá, el no es así y por más metido que este en esos asuntos Eithan jamás la lastimaría de eso esta muy segura.
Toma un baño mientras escucha The Heart Wants What It Wants de Selena Gómez.

Hace alrededor de 3 años

2

1
Grisnan
Rango9 Nivel 44
hace alrededor de 3 años

@Alja_041296 Ha sido hermoso el tiempo de espera al saber que ya has subido una nueva parte. Aunque me deja algo triste el giro que ha tomado esta parte, has mantenido la esencia que me enamoró desde la primera vez que te leí. Esperaré con ansias una nueva parte; un abrazo...

Alja_041296
Rango9 Nivel 42
hace alrededor de 3 años

@Grisnan Como siempre tus palabras me hacen el día, de esos donde piensas que todo saldrá mal y amaneces con este tipo de palabras... en serio que haces que mi esfuerzo y dedicación que empleo en mis relatos valgan mucho la pena, te agradezco tu interés en la historia y espero que siga cumpliendo tus expectativas. Un fuerte abrazo.


#29

Crisitin, ya no aguanto más, me regresaré a México, no es por la escuela o mis compañeros o la distancia. Es Eithan, ha cambiado o siempre fue así, no lo sé, pero ya no quiero estar cerca de él. Te explicaré todo cuando llegue, no sabes la falta que me haces.
Te quiero demasiado.
Tocan la puerta y bloquea su computadora.
-¿Quién?- pregunta con miedo.
-Soy Aura- contestan, Azul abre la puerta.
-Pasa
-Gracias- Aura se sienta en una esquina de la cama de la habitación .
-¿Qué pasa?
-¿Vas a ir a la fiesta de despedida?
-¿Cuando es?
-Mañana
-¿Mañana? ¿Tan rápido?
-Si. ¿Iras?
-No creo
-¿Por qué no? Ya casi te vas, ¡en un mes! y tienes que disfrutar el tiempo que te queda.
-Lo se, pero...
-¿Pero que?- Azul toma aire y se decide a confesar
-Mañana me regreso a México
-¿¡Qué!? ¿Por qué?- Aura se levanta de la cama y se acerca a Azul- ¿Extrañas a tu familia?
Sabes que no es por eso, pero no esta dispuesta a explicarle su situación a Aura, no lo entendería.
-Si, los extraño y necesito volver.
-No, Azul, ya te estabas adaptando a España, se notaba, todos lo notamos, esto no es por la distancia, hay algo más. ¿Que es?
-No es nada, solo es la distancia y ya- contesto ya enojada.
Aura se calma, ve que tanta insistencia no funciona, así que se relaja y toma de las manos a Azul.
-Puedes contarme lo que sea ¿lo sabes?
-Si, pero esto no es fácil de entender
-Pues hazlo fácil, dímelo como es.
-Es por Eithan. él no es quien aparenta ser y...
-¿Y?
Azul se desahoga por completo con Aura y ella, como buena amiga, la aconseja, la escucha y la entiende, pero aun así no esta dispuesta a dejar que Azul se pierda de su ultimo mes de estancia por Eithan, así que termina convenciendo a Azul de ir a la fiesta, si Eithan, sin preocupaciones.
Azul suspende su vuelo a México y decide terminar su estancia en España.
Solo es un mes.
Hay decisiones que te cambian para siempre ya sea para bien o para mal y las de Azul no han hecho nada más que cambiarla para mal, pero aun falta saber que le traerá esta decisión.

Hace más de 2 años

0

1
#30

Dejando todo atrás y decidida a llevar ese vestido color melón que le llega por debajo de las rodillas y esas zapatillas doradas, Azul va al baile de despedida, acompañada de Aura.
Llegan al lugar de la cita y es como vivir un sueño, hay un escenario con banda que toca en vivo, las luces son blancas que alumbran todo de manera irreal, miles de personas vestidas con su mejor ropa, con peinados que de seguro les tomo horas y horas realizar. Ambas se llenan de emoción y caminan en medio del auditorio saludando a sus amigos y conocidos. Bailan una que otra canción, ríen, comen, platican, todo es perfecto. Una hora de completa alegría y baile, hasta que...
-¡Azul!- grita Aura furiosa, jalando del brazo a su amiga.
-¡Auuch! ¡Me lastimas!- se queja Azul-. ¿Qué tienes Aura?
-¡Me prometiste que no ibas a invitar a tu novio!-responde furiosa.
-No lo invite.
-¿Cómo no? Si esta afuera en su camioneta con sus amigos.
-¿Qué?- no pierde más el tiempo y sale a investigar.
Mira por una de las ventana del auditorio evitando ser descubierta por Eithan; en efecto, ahí esta, a unos metros del auditorio, bebiendo y fumando con sus amigos muy alegre. ¿Qué rayos hace aquí?
-¿Y? ¿Por qué lo invitaste?
-Yo no lo invite, debió haberse enterado.
-¿A dónde vas?
-A investigar.
-¡No, Azul! No vayas, solo arruinaras las cosas.
Pero hace caso omiso y sale del auditorio con su amiga escoltándola. Ya no esta. Ambas lo pierden.
-Mira, ya se fue, anda hay que regresar Azul.
Se resigna, da la media vuelta, pero escucha gritos y risas escandalosas no muy lejos de ahí.
-¿Escuchaste?
-Si y por eso es mejor que regresemos.
-No, es él, algo esta haciendo.
-¿De qué hablas?
Azul corre hacia el lugar donde provenían los gritos, se esconde detrás de la pared de una papelería y presencia una escena que la destroza: Cinco chicos robando una farmacia, despojando a las personas que se encuentran en el local de sus propiedades, siendo violentos, el robo no lleva más de 5 minutos, salen de la farmacia con una mochila llena de dinero. Un vagabundo se topa en su camino, esto molesta mucho Eithan y sin piedad comienza a golpearlo mientras sus amigos no hacen nada más que alentar a su líder.
Azul destrozada y Aura impactada.
-Hay que regresar, sin que nos vean.
-¿Qué acaba de pasar?- esta perpleja.
-Regresemos, luego te explico.
Se dirigen en silencio al auditorio, pero Aura se tropieza con una lata de cerveza y cae al suelo, la rodilla le sangra, Azul regresa a ayudarla, la lleva a un callejón y se esconden detrás de un bote de basura en lo que se le pasa el dolor Aura.
-Vengan amigos- grita Eithan- creo que mi premio esta en este rincón.
El corazón de ambas palpita de manera frenética, él esta cerca, las vio.
-¡Amooor! ¡Se que estas ahí! ¡Ven acá!- toma un trago y continua- ¿O prefieres que yo vaya?
Respira profundo y analiza la situación, puede con esto.
-Quédate aquí ¿ok?- Aura asiente.
Azul se levanta y ve a Eithan, no esta ebrio, su rostro es diferente pero no es por el alcohol es por algo más.
-Ven acá hermosa-Eithan abre sus brazos y recibe a Azul apretándola demasiado fuerte casi dejándola sin aliento, Azul se queja y la suelta de inmediato.
-¿Estas bien? ¿Te hice daño?
-No, estoy bien.
-Amor si te lastime dímelo.
-No, estoy bien- vuelve a responder.
-Sabes que nunca te lastimaría ¿Verdad?- la mira a los ojos- ¡Nunca, nunca, nunca!
-Lo sé
-¿Por qué me miras así?
-¿Cómo?
Eitha se ríe y se dirige a sus amigos.
-Cree que la voy a lastimar- grita y ellos se ríen- ¿Acaso no recuerda quien fue que la defendió de ustedes? ¿Lo recuerdan? La iban a violar-se acerca a ella pasando su mano por su pierna- ¿Sabes lo que estos idiotas te hubieran hecho si yo no hubiera llegado? ¿eh? ¿lo sabes?
-No.
-Te iban a tocar de la manera más sucia que pudieras imaginar-las lagrimas de rabia de Azul comienzan salir de sus ojos- uno por uno ¿Puedes imaginarte eso? Yo te defendí de ellos ¿Y como me lo agradeces? Temiéndome.
-No, amor, yo no te temo, te amo, más que a nadie, sufrí como no te imaginas cuando desapareciste sin decir nada y aun después de eso te perdone y seguí contigo ¿Eso no te basta?
-No- dice serio-. Tu mirada lo dice todo- la empuja contra la pared-. Antes me mirabas y sentía que todo estaba bien ¿Sabes? cambie por ti y desde que te rescate de mis amigos, tu mirada cambio. Eras la única persona que no me miraba con miedo cuando todo mundo lo hacia, mi mamá, papá, mis amigos incluso tus amigos mostraban miedo cuando estaba cerca y tu no, siempre ame eso de ti. Pero desde que conociste mi verdadero yo, me juzgas igual que los demás.
-Eso no es cierto-llora.
-¡Claro que si!- golpea la pared- ¿Sabes que se siente que la única persona que amas te desprecie? ¿No?
Azul niega con la cabeza.
-¿De qué me sirve tenerte si no me amas como yo te amo?
-Te amo- lo abraza y susurra- no tienes idea de cuanto te amo.
La aparta y la mira con frialdad.
-No lo haces, ya no me sirves.
-¿Qué? ¿Servirte?
Eithan saca una pistola de su bolsillo, la misma con la que asalto la farmacia, y ante la mirada de Aura y sus amigos, tira del gatillo apuntando justo en el corazón de Azul que de inmediato cae al suelo sin decir nada más.
Aura sale de su escondite para ayudar a Azul. El ruido del disparo llama la atención de gente en el estacionamiento, y de Eithan que reacciona, su amada Azul se encuentra en el suelo, muerta a manos de él y se acerca a tratar de revivirla.
-¡Azul! Vamos despierta ¿Qué hice?
-¡Aléjate!- grita Aura.
-¡Vámonos Eithan, nos van a agarrar!-grita uno de sus amigos, tratando de separa a Eithan de Azul.
-¡Váyanse ustedes!- sin dudarlo salen del callejón y arrancan la camioneta.
Eithan toma de nuevo a Azul en sus brazos. El director del baile y un profesor llegan a la escena y Aura cuenta de inmediato lo sucedido.
-¡Amor, amor! Reacciona- la abraza con más fuerza- ¡No me dejes!
La policía no tarda en llegar, separan a Eithan de Azul.
¿Qué acaba de hacer? Azul esta muerta y es su culpa ¿Cómo llego a pasar? Él la ama.
Solo la mira, tirada en el suelo con los ojos abiertos, llena de sangre, sin respirar.
Necesita ayuda, siempre la a necesitado.

Hace alrededor de 2 meses

0

0