Z634
Rango10 Nivel 49 (5697 ptos) | Fichaje editorial
#1

¿Les ha pasado, que en el transcurso del día, piensan en un montón de razones por las que podría estar pasando tal o cual cosa?

¿Por qué el metro va tan lento?

Tal vez el hombre rata salió de su escondite e impide el avance de los metros

¿Por qué esta clase va tan lento o por qué falta tanto para salir del trabajo?

Quizá el relojero juega con las manecillas del reloj porque esta aburrido...

Este tipo de preguntas me hacia yo, y de esto, surgió la idea de un nuevo proyecto: Explicaciones extraordinarias para eventos ordinarios.

Cada vez que una de estas preguntas crucé por mi cabeza, o el día que vea una noticia interesante, tendrán una historia fantástica para leer. Si tienen alguna sugerencia, pueden también compartirla en los comentarios.

¿Se animan?

Hace más de 3 años Compartir:

11

12
Zaper
Rango10 Nivel 47
hace más de 3 años

Me gusta mucho la idea, es muy original, espero leer estas explicaciones extraordinarias

Z634
Rango10 Nivel 49
hace más de 3 años

@Zaper gracias! Estamos a un corazoncito de tener la primera explicación :)

Debiita
Rango5 Nivel 21
hace más de 3 años

Me encanta la idea, sigue adelante, muero por leer la primera explicación :D

Z634
Rango10 Nivel 49
hace más de 3 años

@alenora es una buena pregunta.. habrá que preguntarle!

@Debiita gracias! Ya viene! Y espero que les guste!

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace más de 3 años

Si si SÍ
Siiiiiiiiiiiiii

Me pasa....

No estoy loco?
Qué decepción...

Apúntame para este juego

Ichabod
Rango11 Nivel 50
hace más de 3 años

No se porqué me daba en la nariz que @Romahou iba a estar encantado con esta historia :)

Por supuesto que me animo @Z634 !! A ver con que historias nos sales...

Z634
Rango10 Nivel 49
hace más de 3 años

@Romahou igual que @Ichabod tenía el presentimiento de que te encantaría esto! Loco tú? Yo diría que todos, pero a más de un genio se le ha tachado de loco, así que seguro vamos por buen camino!!
Espero sus colaboraciones, amigos míos! Que este sea un proyecto de todos y para todos, vamos! Echemos a volar el tren de la imaginación :3

eleachege
Rango17 Nivel 83
hace más de 3 años

La vida es un desafío y su andar un ritmo de fortunas e infortunios. Las circunstancias valoran la ligereza o parsimonia de reflejar nuestra existencia. Siempre adelante limitando los rastrojos que importunan.

Z634
Rango10 Nivel 49
hace más de 3 años

Bienvenido eres @ValdiviesoDaniel3264 que todos con una imaginación inquieta tienen boleto en este viaje!


#2

La mañana ha llegado, con los pálidos rayos de sol colándose a través de la ventana, anunciando el inicio de un nuevo día. Un leve golpeteo arrítmico indica que la lluvia de anoche no ha cesado: los hilos de algodón ennegrecido por la agitada vida citadina, amenazan con tormenta las próximas 24 hrs.

Desde el reino de los cielos, escucho el llanto de aquellos seres majestuosos, de imponentes alas y piel marmórea: fusión de bestia y hombre, de patas robustas y agresivas, de brazos ágiles y delicados. Se alza altivo como un corcel, dejando su cabellera danzar con el viento.

Puedo escuchar su llanto, y a momentos, el estruendo de un alarido de rabia ilumina el cielo.

Llevan la pesada labor de limpiar los cielos desde que estos existieron: única misión para la que fueron concebidos. La inmensidad del cosmos, batió la cruel y despiadada mano del destino y los tomó presos: los privó de la libertad de surcar los cielos que cuidaban, de sentir la tierra firme bajo sus pezuñas...

Han pasado su existencia siendo testigos mudos del cambio de las eras, del pasar del tiempo, que para ellos es eterno: han mirado hacia abajo cada día, con la esperanza de que, si el cielo se mantiene claro por una era, y sus cuidados dejasen así de ser necesarios: podrán descender a gozar, por una vez, de todo lo que han añorado desde el inicio del universo.

Y es así cómo sin descanso, lavan con sus lágrimas los telares blancos que nosotros vemos día a día sobre nuestras cabezas, batiendo sus alas de vez en vez, en respuesta a un canto de victoria, o a la frustración de una labor que no tiene fin.

Pero la vida ha mutado tanto desde el inicio de las eras, que las nubes, que antes permanecían pulcras incluso por años, sufren ahora del ataque de químicos altamente contaminantes que el hombre, en su desesperación de “perfeccionar” su mundo lanza a los cielos, sin ser consciente de la existencia y ardua labor de los guardianes nebulares.

Ellos no comprenden, como después de lavar incansablemente el cielo con su llanto y batir de alas, pueden estos verse incluso peor que antes de comenzar con su labor.

Hoy, nuevamente, la lluvia no cesa, y los vientos, más fuertes que los días anteriores, son la fiera exclamación de indignación y dolor de aquellos seres nebulares.

Hace más de 3 años

2

5
eleachege
Rango17 Nivel 83
hace más de 3 años

Un escrito lleno de misticismo, realidades y metáforas bien llevadas que convergen en un mensaje humanista. Un saludo Z634, soy nuevo en la página y sido un placer leerte.

Z634
Rango10 Nivel 49
hace más de 3 años

Gracias y bienvenido @eleachege me alegra mucho saber que te ha parecido bueno y que lo has disfrutado. Que tu viaje en estas aguas te lleve a tesoros incalculables!


#3

Los colores del arcoíris

¿Recuerdas la última vez que miraste el cielo?

La vida se ha convertido en un torbellino de quehaceres, los segundos corren inadvertidos llevándose con ellos momentos simples, pero placenteros, que han quedado olvidados. Y pese a ello, aún existen cosas que sin importar lo ofuscados que nos encontremos, nos hacen volver la mirada al cielo, para regalarnos unos segundos de tranquilidad y asombro.

Cada vez que la lluvia, con su brisa, baña las impurezas de un mundo decadente y el sol envuelve con sus delicados rayos el ambiente, el cielo se ve iluminado por los colores del arcoíris.

Ese arco mágico y misterioso reúne en el cielo las miradas de los miles de seres, que, desde la tierra, se dejan maravillar por el raro acontecimiento. Por un breve instante, niños, jóvenes y adultos se permiten soñar, preguntándose si al final del camino, se encontrará la olla de oro de aquel duende travieso del que oímos hablar tanto durante nuestra infancia. Por ese breve momento, el motor de cada mundo personal es la imaginación, para algunos ya arrumbada en un baúl viejo.

Pero, tan extraordinaria como ha sido su aparición, se esfuma tan de súbito la atmósfera de magia, que los realistas más feroces, vuelven a su cotidianidad sin más.

Son pocos, los que aún después del embelesamiento inicial, mantienen la mirada fija en el cielo, preguntándose de dónde provienen aquellos colores.

Y es que, aunque la ciencia explique este fenómeno de forma clara y tajante, hay algo, que ya en esta era, pocas personas saben sobre los arcoíris: y si tú, querido lector, deseas abrir tu mente a nuevas y asombrosas posibilidades, te invito a que continúes leyendo.

Es bien sabido, que la energía fluye a través de los seres vivos, formando parte del universo mismo: mutando en diferentes formas, reptando, surcando, flotando...

La energía no constituye forma propia: se adapta, se moldea y sigue fluyendo, porque esa es su naturaleza.

No es diferente en este caso: la energía que mueve a los seres vivos se vuelve nuestra, anida nuestras mentes, nuestros cuerpos y fluye a través de nosotros, llevándose parte de nuestro ser al abandonarnos.

La opresión que sientes en el pecho ante un evento trágico, el calor que abrasa tus entrañas al encontrarte en una discusión apasionada, la libertad con la que recibes el aire fresco en la tranquilidad de un claro en el bosque... Eso, amigos míos, también transforma nuestra energía: la llena de vida, de colores, y escapa de nuestro cuerpo en forma de un suspiro enamorado o de un bufido irritante.

Ese último aliento que exhalas antes de dormir, añorando tiempos mejores, es también parte de la energía que flota en el aire, atraída por una fuerza complementaria: cada sentimiento halla a su igual, crece y sigue su larga búsqueda, hasta que las condiciones les permiten transformarse nuevamente, ya unidos para liberar la energía reunida de cada uno de nosotros.

Explotan en forma de partículas luminiscentes y nos regalan, en un espectáculo único de misticismo, un instante de asombro.

Y es por ello que no importa cuándo, cómo, ni dónde, los arcoíris nos invitan a admirarlos: porque ellos se han formado gracias a nosotros.

Hace más de 3 años

0

1