Dianamartina77
Rango12 Nivel 56 (10670 ptos) | Ensayista de éxito
#1

Nadie nunca imaginó lo que se ocultaba tras esas paredes. Esas blanquísimas paredes de piedra y madera. Creo que si alguien lo hubiera sabido… no sé, tal vez lo hubiera pensado dos veces antes de tocar timbre en esa casa, o siquiera antes de pasar frente a la puerta, o frente a sus decoradas ventanas.
Le decían York, pero su verdadero nombre era Ceferino Roberto García. ¿Por qué York?, nadie lo supo ni lo sabe.
Era morocho, de tez muy blanca, ojos marrones, grandes y pesadas manos, cejas abultadas y oscuras. No usaba barba ni bigote. Solía vestir una camisa verde o azul y pantalones grises. No trabajaba. Había sido acreedor de una abultada herencia a los 17 años de edad, y el dinero se lo había ido comiendo lenta, muy lentamente.
Nunca se había enamorado, y mucho menos casado. No le caían bien los niños, ni las personas adultas, ni los animales. No salía de su casa más que lo indispensable para regar las plantas de la entrada.

Hace más de 3 años Compartir:

0

9
#2

Estarán pensando que la historia se torna increíble, que el hombre de algo tenía que vivir, que necesitaba comer, pagar sus cuentas, comprarse alguna ropa, o algún medicamento si se enfermaba.
Bueno, sí y no. Es decir, sí, necesitaba todo eso, y no, la historia no es increíble, ¿por qué?, bueno, porque York era un hombre organizado. Dentro de su nefasta demencia tenía orden y control de su vida. Era vegetariano, no comía ningún tipo de derivado de la carne, no tomaba leche, ni yogurt, ni comía harinas de ningún tipo. Tenía su propia huerta ahí mismo en su casa, y así se alimentaba.
Pagaba todas sus cuentas por débito automático, y si necesitaba comprar algo lo hacía por teléfono o por internet.
Si alguien hubiera alguna vez sabido lo que York ocultaba en su casa…
Si alguien lo hubiera imaginado…
Pero era inimaginable.
Sus vecinos casi ni lo conocían, y muchos se referían a él como “el loco”.
York amaba las plantas. Había estudiado un curso de jardinería por internet, y solía comprar semillas y plantines de especies exóticas. Muchos juraron haber visto un extraño bosque al espiar por la cerradura de York. Niños traviesos y descuidados. Que no conocen la locura ni sus extremos.
Ya hace varios años que la casa de York se derrumbó, y hace más años aún que York desapareció.
Otro detalle sobre York es su mirada helada, vacía y espectral.
Una noche de invierno las luces azules despertaron a los vecinos. Alguien había oído un grito ahogado, sofocado y febril. Llamaron enseguida a la policía, y el silencio que había seguido había sido aún más inquietante que el mismo grito.
Todos salieron a la calle. Todos querían saber qué había pasado. El grito, aseguraban, provenía de la casa de York.
Un policía enorme se acercó a la puerta y la golpeó con fuerza. Nadie respondió.
Forcejearon durante horas intentando abrir o derribar la puerta, pero ésta parecía clavada, pegada, o asegurada por alguna fuerza desconocida.
Finalmente, cuando ya todos estaban agotados, y algunos aburridos. Cuando los niños habían sido devueltos a sus camas por sus padres. Cuando los curiosos habían decidido irse, y los que querían ayudar habían perdido la esperanza, la puerta cedió levemente.
York, en su gran demencia solía cerrar con 4 candados, dos trabas y siete llaves. Sin embargo, no había ningún candado cerrado. Seis de las cerraduras estaban abiertas, y la llave estaba puesta en la séptima, en un desesperado intento de abrir.
Lograron abrir la pesada puerta. Encendieron las luces. El policía enorme empalideció de terror, salió de la casa y cerró la puerta como pudo. Construyeron una valla en torno a la casa de York y no dejaron acercar a nadie por varios días.
Nadie nunca más volvió a ver a York.
Ay, si el mismísimo York hubiera sabido el terrible mal que estaba engendrando dentro de su propia casa…
Si tan solo lo hubiera imaginado…
O tal vez lo sabía. Tal vez había criado a esa terrible planta carnívora para que lo llevara a él, a Ceferino Roberto García al final de su miserable vida. Tal vez…

Hace más de 3 años

5

2
Dianamartina77
Rango12 Nivel 56
hace más de 3 años

Lo escribí hace un par de años, y hoy lo encontré y pensé en compartirlo.

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace más de 3 años

Me tiene embelesado tu uso del narrador, como entra y sale de la historia aportando y no restando.

Abrazos

Dianamartina77
Rango12 Nivel 56
hace más de 3 años

Gracias! A decir verdad no le preste nunca atención al detalle del narrador. :-)

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace más de 3 años

Porque te sale muy natural.
Estás adaptada y s gusto con tu estilo y se nota.


#3

...

Hace alrededor de 3 años

2

1
Romahou
Rango18 Nivel 89
hace alrededor de 3 años

Si

Me gustó y me encanta

Suerte en el certamen

Abrazos

Dianamartina77
Rango12 Nivel 56
hace alrededor de 3 años

Gracias!!!
Estaba segura de que la habías leído :-)