AmethystAllysonJagger
Rango6 Nivel 28 (1258 ptos) | Novelista en prácticas

"Para vencer a un monstruo hay que convertirse en uno"
Secuestrada desde que era una niña y vendida como esclava a un mafioso Ruso Anastasija Aleksandr conoce al Millonario Hotelero Mikael Ivannov ,los muros caen y las heridas se abren cuando se ven envueltos de pronto en una guerra entre el poder y el amor, la hora de las respuestas se avecina, las mentiras tienden a convertirse en simple ceniza ¿Serán capaces de sobrevivir juntos ante las amenazas de sus enemigos?
Venganza, Poder, Ambición son cuestiones difíciles de sobrellevar, cuando Anastasija se ve entre la espada y la pared debe elegir entre la felicidad junto al hombre que ama, o la venganza contra aquel que le robo su libertad años atrás, una cosa es segura, la muerte no es una opción.

Hace alrededor de 1 año Compartir:

2

25

#2

PREFACIO

"No importa cuán improbable sea,si existe un gramo de esperanza, deberás confiar"

Fue un oscuro Diciembre cuando la familia real se hizo pedazos, el Zar, su esposa e hijos fueron asesinados brutalmente, fueron ingenuos al sobrestimar el poder de la mafia ante una mente nublada de venganza y odio.
El Bratvá no perdona y la muerte no es el único pago que conocían, un cuerpo no fue encontrado esa noche y la razón fue poco probable, tomaron a una de ellos y lo privaron del sueño durante 3 días.
Tres días en los cuales vivió lo innombrable, lo prohibido, el más terrible de los miedos, , olvidó quien era y de donde venía, se desvaneció en algún momento dejando atrás lo que una vez había sido, con seguridad el Bratvá se aseguraría que la familia real continuara con el sufrimiento tan soló mientras ella estuviera viva.

Hace alrededor de 1 año

0

4
#3

CAPITULO 1 "Zarina"

Su rostro se encontraba demacrado, su cabello opaco y delgado en finas hebras enmarañadas en su cabeza, signos de la vejez de un hombre que había estado al mando durante más de 25 años, ahora su respiración lenta era el único sonido que emitía en la gran habitación, tomé su mano buscando su mirada cuando sus párpados así se lo permitieron.
-Estás aquí- expresó con voz seca y agrietada.
-Eras tú el que me necesitaba- susurré mientras una lágrima surcaba mi mejilla.
-Queda poco tiempo, pero me he encargado de todo, escucha Mi ángel, mi testamento esta listo, todos los bienes han sido legalizados, no tendrás por que vivir oculta.
-Sabes que eso no me preocupa, no deberías gastar tus energías.
-Promete tan solo una cosa.
Sonreí para mis adentros al recordad aquellas palabras como el vivido recuerdo del primer momento en que nos conocimos.
-Lo que tengas que hacer para encontrarlo, aún si resulta ser un baño de sangre, quiero que sepas una cosa "La venganza te consume como las termitas incluso al tronco de madera más fuerte" solo tu puedes quitarte las cadenas, no lo olvides.

Hace alrededor de 1 año

0

3
#4

Ese día el hombre que compro mi libertad dejó este mundo, mi mundo giraba entorno a él, y él lo sabía más que nadie, me enseñó a defenderme, a controlar mis demonios, y ahora me dejaba a cargo de un poder que fácilmente podría salirse de mis manos si no me hubiera entrenado de la manera correcta, para mi suerte, lo hizo.
-El Jet está listo Zar.
-¿Hablaste con Alek antes de enviar todo?- le pregunté a Yuri mientras guardaba el equipaje en el maletero del auto.
-Si, la construcción fue terminado con éxito, todo quedó como era de esperarse sin ningún contratiempo.
-Bien, vamos.
Dejar Rusia era como abrir la puerta de una jaula, pero, no bastaba.
-¿Que hay de los demás? preguntó observando por el espejo retrovisor cubriendo sus ojos con lentes oscuros.
-En cuanto aterricemos envía el Jet de vuelta no quiero que se den el lujo de causar sospechas, y asegúrate de no dejar nada.

Hace alrededor de 1 año

0

2
#5

-¿Que te parece? ¿Necesitamos cambiar algo?
- Hasta ahora todo está perfecto, ¿Las cámaras de seguridad han sido instaladas?
-Acabo de darle una última revisión en la casa central, solo tenemos puntos ciegos en el baño principal, también hay cámaras en los accesos al Ala Sur y alrededores así como en el ala Este-contestó mientras me mostraba el estudio.
-Necesito un último favor- murmuré mientras observaba la habitación de paredes elevadas cubiertas de libros- Me di cuenta que los terrenos aledaños están desocupados sin embargo me preocupa en especial el del sur porque tiene acceso a la interestatal y por lo que vi tiene una gran cantidad de bosque en él.
-Entiendo, me encargaré que comprarlo.
-Gracias

Hace alrededor de 1 año

0

2
#6

-¿Te gusta tu habitación?
Asintió en mis brazos mientras señalaba hacia la luz que entraba por la ventana.
-Vamos a desayunar afuera ¿si? , pronto será invierno y nos será imposible salir.
-Mama...- me encantaba escuchar su voz, cada vez que lo hacía me sentía más fuerte, su risa siempre esta cargada de promesas que quiero mantener, aun si implican sacrificio.
Un leve toque a la puerta llamó mi atención- pasa
-¿Borrón y cuenta nueva, no es asi?
- Se siente como si lo fuese, pero ¿en realidad lo es?, quiero protegerla, pero si llevo acabo este plan, tengo mucho por lo que perder, y poco por lo que luchar.

#7

Mikael.

-¿Has revisado las cifras?
-Si, todo marcha según lo planeado, para ser la primer semana desde la inauguración.
-¿Has dormido si quiera algo?- expresó Wyatt causando que levantara mi vista del escritorio.
-¿Te parece que tengo tiempo para algo así?
- A veces es mejor mandar las cosas al demonio, debes descansar, estas en un maldito hotel joder.
-El cual es mío, por si fuera poco.
-Lo es, pero para eso estoy aquí, no tiene sentido mi trabajo si no me das algo de crédito, sabes que me puedo encargar de todo, ve y descansa.
- ¿Qué hay del evento de mañana?
- ¿te refieres a la recaudación de fondos? ya está todo listo, puedes descansar toda la tarde de hoy y mañana en la noche nos vemos, no quiero que aparezcas hasta que seas requerido para dar el discurso.
-¿Que haría sin ti?
-Probablemente mucho, pero no quedaría nada de ti si nadie te diera una mano.
-Gracias- señale mientras observaba la vista desde el ventanal de mi oficina.

#8

Anastasija.

-¿Enviaste todas las invitaciones?
-Está hecho, cada una se ha entregado, mañana en la noche ellos asistirán, trate de no levantar sospechas.
-Bien, puedes retirarte.
-Buenas noches.
El ventanal de la habitación dejaba pasar la suave brisa de la tarde a mi alcoba, tuve que esperar casi 10 años para poder hacerles frente, era hora de ser valiente. Me dirigí a la habitación de Mei, su respiración era tranquila, pacífica, mientras dormía en su cama, sus largas pestañas tocaban sus rosadas mejillas, era solo mía, nunca fue de él.
Aunque siempre me lo recordaba, nunca le perteneció, y es que compartían ciertos rasgos como su cabello platino, piel tocada por el sol, pero aun con esos rasgos asiáticos míos, a través de sus ojos podía verme a mi misma, mi padre era ruso y mi madre asiático, con rasgos comunes, cuando nací fui algo especial, tenía el cabello negro como el carbón distintivo de asia, ojos mínimamente rasgados pero en ellos había algo diferente, era como si la tinta se hubiera escurrido, pues en ellos no había color, podían ser grises y a la vez no.

#9

Observé mi reflejo en el espejo del tocador, me había colocado un vestido en color plata halter, sin espalda, tenía muchas transparencias y pedrería por aquí y allá, me recogí mi largo cabello ondulado en un moño desordenado chic, mis grandes ojos resaltan después de aplicarme maquillaje y me coloque unos aretes pequeños y el arcillo decorativo en mi oreja izquierda, símbolo del título que poseía.
Le di un beso en la mejilla antes de irme y cuando baje las escaleras Yuri esperaba junto al automóvil.
-Creí que mantendría un perfil bajo.
-Cambie de opinión.
-Gracias- expresé mientras abría la puerta del auto y me ayudaba a entrar.
El trayecto hacia el hotel fue silencioso y es que no había mucho que decir, Yuri me veía de reojo por el retrovisor mientras me volvía un mar de nervios.
-Puede hacerlo, ahí nadie le hará daño.
- Me temo que eso no lo puedes asegurar.
-No, pero fuiste tu la que te negaste a dejarme acompañarte, o a alguno de los guardaespaldas.
-Seria mucha distracción y lo sabes.
Pronto llegamos al Gran Hotel, acababan de inaugurar hace poco, tenia vista a la playa, pero sus instalaciones eran aún más espectaculares, de lujo moderno y jardines extensos, con pisos de granito y altos techos
-Es la hora.

Chica_Purpura
Rango13 Nivel 62
hace 3 meses

Interesante historia... esperaré continuación :)


#10

Mikael.

-¿Mi madre ya llegó?
-Si con tu padre, y tu hermano, están platicando allá con el gobernador y su esposa.
-Bien iré un rato a saludar a todos y cuando sea la hora del discurso que este listo el catering por favor.
-Así será.
-Camine entre el mar de gente, pero era ciertamente difícil, saludar a todos aquellos personajes, políticos, actores, multimillonarios, y personas de alto perfil para la gala de recaudación de fondos en beneficio a familias de escasos recursos y el estudio de sus hijos.
-Hijo-la voz de mi madre era dulce, se encontraba junto a mi padre y el senador, viejos amigos de la preparatoria.
-Madre, Padre, senador.- salude coordialmente mientras depositaba un beso en la mejilla de mi madre y un apretón de manos al senador.
-Ciertamente has hecho un trabajo increíble, y sin un centavo de tu familia.- expresó.
-Le agradezco, y si, era uno de mis principales objetivos desde que salí de la universidad.
El senador y mi padre se retiraron para conversar con el gobernador en su mesa mientras mi madre me tomaba del brazo.
-Cuando me vas a presentar a una novia.
-Madre hemos hablado de ello.
-Si pero ya estoy vieja, y quiero nietos, ambos sabemos que tu hermano me hará esperar
-No me veo teniendo hijos.
-Pero de que estas hablando
-Mira este no es el lugar para hablar de ello y no...

#11

Anastasija.

Cuando entre a la habitación miradas curiosas se envolvieron en mi entorno, hasta que encontré un rostro conocido que se vio enmarcado con una sonrisa al verme.
- Querida- expresó mientras tomaba mi mano y depositaba un beso.
-Tío, recibiste mi invitación.
-Ciertamente, me tomó por sorpresa el saber que vendrías a Londres, después de la muerte de mi hermano, pensé que nunca saldrían del país.
-Lo único que me mantenía ahí era él, no había razón para permanecer ahí más tiempo.
-Bueno, basta de hablar de cosas deprimentes, será mejor que me invites a tu casa, algo me dice que hay mucho de qué hablar,¿Cómo está ella?.
-Creciendo, es hermosa.
-Igual que su madre.
-Gracias tio.
-Ven déjame presentarte a mis amigos.
Me tomó del brazo mientras avanzamos por el gran salón principal, pronto pude sentir una mirada penetrante a mis espaldas, conocía ese tipo de sentimiento, el ser observada sin embargo sentí algo más, una leve sensación de estremecimiento recorriendo mi espalda baja.

#12

Mikael.

-¿Quien es ella?- preguntó mi madre, al parecer también llamó su atención, lo cual era difícil no hacer, solo la había observado de espaldas, y mi cuerpo ya había reaccionado, esa mujer más allá de la belleza era sumamente exótica, su cabello estaba recogido lo cual permitía percibir su espalda, juraría que la curvatura de su blanca piel permitía que un hombre bebiera de ella, su vestido más allá de la realidad era traslúcido, cuando pude percibir su costado el destello de su arcillo me llamó la atención.
-No lo se pero tendré que averiguarlo.
Me disculpe, mientras me dirigí a buscar a Wyatt, después de unos minutos la perdí de vista, ¿En donde se había metido?.

#13

Anastasija.

Cuando llegó la medianoche pude observar a los hijos de Vasili sobre la barra, muy bien acompañados por mujeres que sin lugar a dudas eran modelos reconocidas, me dirigí lentamente hacia ellos cuando choque con un pared perdiendo el equilibrio, sentí como una mano me sostuvo de la cintura causando que me cerniera a él.
-Perdón, fue mi error- exprese con una risa.
-Mirame-
-¿Disculpe?- pregunté mientras mis ojos aún se enfocan en su duro pecho y traje de tres piezas que vestía con suma elegancia.
-Quiero verlos.
Levanté mi mirada para encontrarme con unos grandes ojos esmeraldas, su cabello era como la miel derretida, del color del fresco trigo en invierno, lo suficientemente largo para pasar mis dedos por él, ese hombre era realmente grande, me sentía pequeña, insignificante, y no me gustaba del todo.

#14

Mikael.

Jodeme, sus ojos, esos enormes ojos traslúcidos, con motes grisáceos y verdes, hacían sentir mi alma desnuda, sus labios carnosos, rosadas mejillas y pestañas negras y largas del color de su cabello, era como el color del carboncillo,oscuro y penetrante.
Su mirada parecía desconcertada, el toque de mi mano sosteniendo su desnuda espalda mandaban corrientes eléctricas a mi entrepierna. Maldición.
-Disculpeme pero ¿quién es usted?- su mano se posó sobre mi torso, marcando distancia, lo que hizo que la soltara poco a poco.
- Eso mismo me pregunto yo, mi nombre es Mikael Ivannov, soy...
-Querida veo que ya conociste al señor Mikael.
-Sr. Benjamín,me temo que estoy confundido.
-Oh , por supuesto, permítame,querida este es el señor Mikael Ivannov, es el dueño del hotel.
-Oh ya veo- la belleza frente a mí eliminó su rostro confundido mientras una sonrisa se dibujaba en sus labios.
-Es un placer conocerlo Señor Ivannov- tendió su mano a centímetros de la mía, la cual estreche, sus manos eran pequeñas, no eran suaves para mi sorpresa.

#15

-Mi tío me ha hablado mucho de su trabajo, es verdaderamente increíble.
-Bueno es gracias en parte a su tío, sin él no sería posible la construcción de este gran hotel en tan solo un mes .
-Bueno Sr. Ivannov, es mi trabajo, esta es mi dulce sobrina, Anastasija Aleksandr, es la hija de mi hermano- Sugerente elección de palabras, más que dulce diría yo, maldición si lo era.
-Aleksandr dice- solté mientras analizaba- ¿es usted la persona que sugirió la gala benéfica?- así que es rica.
-Así es señor- me gusta como suena en sus labios.- si me disculpan debo hablar con algunos caballeros- la mujer hizo una leve inclinación mientras desviaba su atención hacia los herederos de la familia Rusa, interesante ¿Que tenía que ver ella con esos hombres, estaba interesada en alguno?

#16

Anastasija.
Lo mejor para mí era alejarme, ese hombre hacía que mis piernas dejaran de sentir el suelo, de reojo pude notar que me observaba mientras conversaba con mi tío, Mikael, su nombre se deslizaba en mis labios como la seda, y me aterraba, conforme me acerque al bar pude notar que ambos hombres percibieron mi llegada, y no era para menos, ese era su trabajo.
-Un whisky porfavor- solicite al barman.
-Sí señorita.
-Mira Jacob,a quien tenemos aquí, si no es la zorra de Caleb- Una sonrisa se dibujó en mis labios mientras tomaba mi bebida- ¿Que coincidencia no? Lo mismo me preguntaba yo sobre el bastardo de Vasili- Su mirada se torno furiosa, mientras su hermano lo tomaba del brazo con fuerza.
-La perra tiene agallas, debo admitirlo- empezó a avanzar unos pasos hacia mi taburete- Mi padre me contó de ti puta, debes haber sido un buen premio, un jugoso pedazo de carne- soltó mientras tomaba mi barbilla, de pronto una pared se interpuso en su camino agarrandolo del cuello de su camisa cara y estamparlo contra la barra-

#17

Anastasija

-Será mejor que mantengas tus jodidas manos alejadas de ella, me entiendes- ese hombre era relamente grande, Mikael facilmente sobresalia 20 cm por encima de él mientras su hermano se alejo acobardao.
-Sueltame idiota.
-Mikael- coloque una de mis manos en su antebrazo animandolo a soltar su agarre, fácilmente iba a causar que se orinara en sus pantalones- Mikael, mirame- exigi, cuando sus ojos se encontraron con los mios pude ver la furia derramandose en ellos- Está bien, vamonos, porfavor- suplique.
Cuando finalmente lo soltó un alivio me recorrió lentamente tomé su mano y empecé a guiarlo cuando se giro rápidamente y estrelló su puño en la quijada del tipo.
-Maldición- solté.
-Cuando vuelvas a llamarle de esa forma o a tratar de ponerle un dedo encima, te juro que te parto en dos.
Trate de alejarlo pero el tipo era una roca- Xavier me miró furiosamente mientras se llevaba una mano a la cara
-Si crees que esto se quedara asi, estas muy equivocado, y en cuanto a ti-agrego señalandome- sabes muy bien de lo que mi padre es capaz.
-pedazo de mierda ¿Acabas de amenazarla en mi cara?- rugio Mikael.
-Ya basta-no me dio tiempo para intervenir cuando tomo fuertemente mi mano y marco el camino por el salon sin importarle nada, me solte furiosamente - Xavier, dile a Vasili, que estaré esperándolo.
Me gire sobre mis zapatillas y tome la mano de Mikael sin inmutarme ni un poco, este hombre me iba a escuchar.

#18

Mikael.
Esa chica iba como alma que la llevaba el diablo, me ponía jodidamente duro, caminaba decidida moviendo sus caderas sin la menor idea del movimiento tan sexual que emanaba, la seguí hasta las afueras del jardín donde se detuvo y me miró con ceño fruncido.
-¿Se puede saber qué diablos tratabas de hacer ahí?
-¿Que nos es obvio?
-Pues para mi no lo es, no es de tu incunbencia con quien me relaciono, Sr. Ivannov.
-Es de mi maldita incunbencia desde que pisaste el recibidor de mi hotel.
-Mantente fuera de mi vida, y será mejor que refuercen la seguridad de tu hotel, si no quieres que Vasili meta las narices donde no lo llaman.
-Me importa una mierda quien diablos sea,o quienes sean ellos, lo único que me interesa es porque te relaciones con ese tipo de personas.
Me miró con incredulidad en sus ojos, hacía que todos mis límites comenzaran a flaquear, maldición - Crees que fue mi elección- camino dos pasos hasta topar con mi torso, esta chica iba a convertirse en mi delirio- nunca tuve opción, me fue arrebatada hace muchos años señor Ivannov.
-Mikael.
-¿Perdone?
-Dime Mikael, no señor.
-No somos cercanos para hablarnos por nombres de pila.
-No te resultó difícil ahí adentro
-Fue un momento de debilidad, había otras cuestiones más importantes,que pase una agradable velada, Mikael- pasó por uno de mis costados rozando mi brazo, tome uno de sus antebrazos y la dirigí hacia mí.
-Fue un placer conocerte Anastasija, nos veremos pronto.

#19

Mikael.

-¿Investigaste sobre ella?
-Claro que sí-soltó Wyatt sin cruzar mirada, extraño.
-¿ Y bien? ¿Wyatt?
-No encontre nada.
-¿Que estas tratando de decirme?
-Pues que no hay nad,a los archivos están sellados, y hay unos adjuntos encriptados como si fuera archivo de estado.
-Debe ser una broma- solté mientras me levantaba del asiento tras mi escritorio.
-Lo único que pude averiguar fue lo básico.
-No te quedes callado, dime.
-Su nombre es Anastasija Aleksandr, tiene 26 años, fue adoptada por un multimillonario Ruso a la edad de 13 años, quedó como heredera universal cuando murió hace algunos meses, no hay registro de donde proviene ni quienes fueron sus padre o algo antes de sus 20 años, como si no hubiera existido.
-Bien puedes retirarte- hizo un leve asentimiento antes de cerrar la puerta a sus espaldas, 26 malditos años

#20

Anastasija.

-Mikael Ivannov es un estupido
-No creo que lo sea- contestó Yuri mientras hacia su ronda.- si eligió defenderte, estoy de su lado.
-Aun asi es estúpido- Mei jugada bajo el Álamo con su peluche mientras ls observaba en el jardin- idiota.
-No te enamores.
-Amor.- Nunca en mi vida he sentido tal cosa.
-Que hay de ella- expreso asintiendo hacia Mei.
-Ella es mi todo, es vida.

#21

-¿Quieres salir con mama?- le pregunte mientras buscaba en su closet, salió corriendo detrás de su cama asintiendo.
-Vamos a ir al parque a pintar, te gustaria?
-Sii
La coloqué en la cama y le ayude a ponerse su vestido azul rey.
-Mama puedo llevar mi caballete.
-Claro cariño, llevare el mio también, pronto vendra el invierno, vamos a disfrutar el sol lo más que podamos.
-Amo el invierno
-Lo se.- Yo no tanto.
Termine de vestirla y peine su largo cabello platino, mientras me colocaba mi ropa.
-Alek puedes llevar las cosas al auto.
-Si Zar.
-Gracias.
Subimos al auto, le coloque el cinturón de seguridad.
-Estas segura de que no quieres que te acompañe.
-Eres muy dulce Alek, pero no, es mi tiempo con ella.
-Espero su regreso Zar- añadió haciendo una reverencia.
-Regresaremos para la cena.

#22

Mikael.
Me encontraba tomando mi café matutino en la cafetería del centro, después de haber recorrido 10 km desde el hotel hasta el parque principal, no hay nada como una rutina de ejercicio y una ducha con agua fría para iniciar el día, por lo que decidí pedirle a mi chofer estacionar el coche al otro lado de la avenida, le avise a la mesera que me trajera la cuenta cuando de pronto me percaté que las gotas de lluvia habían comenzado a caer.

-Parece que no podrá salir por un tiempo, Sr. Ivannov- señaló Samantha mi mesera habitual, lancé un suspiro levantándome de mi asiento para observar qué tan fuerte estaba lloviendo cuando comenzó literalmente a caer un diluvio.
-No te preocupes llamaré a George, para que traiga el auto- metí la mano en el bolsillo de mi chaqueta cuando me di cuenta que solo estaban las llaves del departamento, y ningún rastro de mi teléfono móvil.- Mierda.
-Puede tomar mi paraguas si gusta, para la hora en que salga del trabajo no creo que esté lloviendo- Esta mujer me ha salvado, odio la lluvia.
-Te estaría muy agradecido.
-Tome-soltó mientras me acercaba su paraguas transparente- sólo asegúrese de devolverlo cuando vuelva.
-Tenlo por seguro.- le lancé un guiño mientras cruzaba la puerta, abrí el paraguas y las gotas de lluvia empezaron a repiquetear sobre él, me apresuré a cruzar la calle, hacia la entrada al parque, las personas corrían exaltadas ante la inesperada lluvia, hombres con sus perros, familias atravesando los jardines desesperados, hasta que un destello llamó mi atención.

#23

Mikael.
Una niña corría descalza sobre una de las pequeñas colinas cubiertas de vasto césped , su cabello se encontraba enmarañado sobre su cabeza, tan platino como la luz, vestía un pequeño vestido azul que le llegaba a los tobillos, cuando de pronto cayó en uno de los desniveles del suelo, antes de que lo supiera el paraguas se ma había salido de las manos en mi huida hacia ella , y antes de pensarlo ya me encontraba a su lado.
-spasiva- soltó con voz melosa mientras le ayudaba a levantarse, era ¿Rusa?- cuando me miró los mismos ojos grisáceos atravesaron mi corazón.
-¡Mei!- la voz que aparecía en mis sueños desde hace dos noches de pronto regresó a mi mente y cuando alcé mi mirada se encontraba ahí como un maldito sueño andante. su cabello mojado enmarcada su rostro, su vestido se encontraba pegado a su cuerpo como segunda piel
-¿Mikael?- mi nombre suena aún mejor en tus labios.- ¿Qué haces aquí?- preguntó sorprendida, mientras notaba a la niña en mis brazos.
-Mei, cariño ¿Estás bien?- preguntó mientras la niña asentía.
-Maldición Mujer ¿que haces así bajo la lluvia sin protección?, te enfermarás.
-Es divertido- ¿Divertido? y una mierda.
-Mama, ¿Quien es él?- preguntó la niña mientras me miraba con sus grandes ojos ¿MAMA?

#24

Anastasija.
-Toma tus cosas nos vamos-exigió mientras me lanzaba una mirada furiosa.
Lancé un suspiro, no queria darle la razón pero Mei ya habia pasado mucho tiempo bajo la lluvia, no era una opción.
-Te gusta dar órdenes ¿no es así?- Solte mientras me ayudaba a tomar los caballetes mientras cargaba a Mei en mis brazos
-Solo en lo que a ti respecta- murmuró ¿y eso que quiere decir?
Antes que me diera cuenta tomo una de mis manos en las suyas y me guío a paso firme por la calle principal del parque ¿Que rayos esta asiendo, acaso no le importa lo que piense mi hija? Al parecer no tanto.
- Tengo el auto esperando al final de la calle nesesitan secarse y tomar una ducha, se enfermaran.
-¿Mama?
-Si cariño
¿Kak yevo zovud? -Cual es su nombre?
- Su nombre es Mikael.
-Se parece al señor alforfon
Me entró una risa desmedida causando que se le iluminaran los ojos mientras sonreían.

enamoradadelaluna_81
Rango8 Nivel 38
hace 2 meses

"¿Qué rayos está haciendo..." fíjate en esa pregunta que seguro el corrector te la escribió mal!
A seguiir, me súper enganché de esta historia!!


#25

Mikael.

No importa cuan improbable fuese, ahi me encontraba yo bajo la lluvia que tanto odiaba desde que era niño mientras las mujeres más bellas que habia visto en mi vida reían mientras las gotas empapaban su rostro como si no existiese nada alrededor, fue en ese momento que supe el camino que debía tomar, ya no vivía por mí, si no por ellas, el cielo había borrado sus límites, y por increíble que pensará la lluvia no resultaba tan mala después de todo.
Llegamos a la limosina mientras mi chofer nos acercaba una sombrilla antes de entrar, lo cuál era algo inútil.

-Puedes dejarnos en...
-Ni lo pienses Anastasija, te llevaré a mi suite para que descansen, tengo que hablar contigo.
-¿Hay algo de que hablar?- soltó.
-Muchas cosas nena.
-Mikael yo...
-Sr Alforfon, ¿A donde vamos?- ¿Alforfon? Miré con interroga a Anastasija mientras reprimia una sonrisa.
- ¿Cual es tu nombre cariño?
-Mei Aleksandr- bueno jodeme si no es seria.
-Mei, tu madre hace que me salga de mis casillas, lo único que quiero es protegerla, y nesesito conversar con ella, mientras tanto las llevaré a mi casa para que entren en calor.


#26

Mei.
Me agrada el Señor Alforfón, mira a mi mama con una sonrisa en sus ojos aun si está enfadado, brillan diferente que el señor Alek y el tío Yuri, mama siempre ha tenido una sonrisa triste que solo desaparece cuando me ve corriendo hacia ella, por eso procuro hacerla reír, me gusta leer libros con ella y dibujar a su lado, nunca me ha dejado dormir con ella y eso me entristece, pero la he escuchado gritar y llorar en las noches mientras duerme, me gustaria regalarle al señor alforfón de mi cama, ese que me regaló desde que era bebe, pero me sentiría muy sola en mi cuarto, de alguna manera creo que ha encontrado al suyo, tiene ojos verdes como el musgo que crece en las rocas de la casa, y su cabello es del color del trigo sarraceno como el señor alforfón, es tan alto y grande, se que puede protegerla, de alguna manera se siente como un abrigo cálido en invierno, amo a mi mama y ella me ama a mí.

#27

Anastasija.
Podía sentir la tensión en el auto, Mikael me miraba intentando encontrar respuestas, respuestas que no estaba preparar para contar, tal vez nunca lo estaría, nos ayudó a salir del auto, mientras nos pasaba una sombrilla antes de entrar a un edificio de departamentos a unas cuadras del parque.
-¿No vives en el hotel?
- La mayor parte del tiempo duermo ahí por trabajo, pero mi casa esta aqui, casi nunca estoy pero mi asistenta se encarga de mantener todo en orden si en algún momento regreso.
-Mmm...- me observó de reojo mientras le quitaba el cabello a Mei del rostro.
El ascensor se abrió con total acceso al departamento que más bien era un penthouse.
-Prepararé el baño para que Mei y tu se laven, pueden tomar lo que quieran de la cocina.
-Eres muy amable- Mei descendió de mis brazos y se fue detrás de él mientras me quedaba observando el espacio, todo era muy elegante pero no había fotografías en paredes.
-¡Mei, no molestes al Señor Ivannov!
En eso mi móvil comenzó a vibrar y atendí la llamada- ¿Diga?
una voz se escuchó del otro lado de la línea para mi no grata sorpresa- ¿Tardaste mucho en comunicarte no?.

#28

Anastasija.

-Estaba seguro que habías muerto zorrita.
-Siento que tus suposiciones no fueran correctas Vasili.
-Ha!, eres una perra afortunada, pero no tanto como lo piensas, no creas que porque eres el nuevo Zar del imperio Volkov, tienes posibilidades de poderío alguno.
-Nunca fue uno de mis objetivos, por cierto tu bastardo se parece bastante a tí, me sorprendí cuando lo ví en persona, tal vez me sirva de entrenamiento.
-Cuidado con lo intentas, tus estúpidas amenazas harán que te corte tu deliciosa lengua, no te acuerdas cuánto disfrute antes.- los recuerdos se arremolinaban en mi cabeza haciendo que la sangre fría subiera a mi cabeza.
-Si, lo recuerdo, recuerdo cada uno de sus rostros,pero escúchame bien, tomaré cada maldita cosa que me fue arrebatada y más, sufrirás y me pedirás piedad, pero dalo por hecho, eso no pasará.


#29

-¿Con quién hablabas?- soltó - sonabas un poco exaltada.
-Nadie importante. ¿Donde está Mei?
-Le dije que esperara a que el agua tibia saliera, está vaciando la botella de burbujas en ella como si su vida dependiera de ello.
-Oh lo siento.
-No hay problema.
-¿Como es que un hombre como tu tiene una botella de burbujas en su baño?
-Por increíble que parezca soy un hombre de ducha, tal vez mi asistenta la dejó por ahi.
Mmmm..comenzó a caminar lentamente hacia mí con paso firme y decidido-¿Que estás haciendo?.
-¿Estás casada?- preguntó observando mis manos buscando anillo alguno.
-No
-¿Dónde está el padre de Mei?
-Muerto- su rostro se contrajo
-Lo siento.
Su voz sonaba sincera - yo no- exhalé.

#30

Mikael
"Yo no",fueron sus palabras, aunque casi sonaba como un suspiro pesado, algo me ocultaba y mi trabajo sería averiguarlo.
-Toma- le acerque una toalla para que se secara el cabello, hizo una leve reverencia y la tomó, cuando nuestros dedos se tocaron en el mínimo contacto una corriente eléctrica subió por mi brazo derecho, y pude notar que ella estaba igual de afectada, casi como si hubiese terminado en una especie de limbo
-¿Que edad tienes Anastasija?
-Puedes llamarme Ania.
-¿Porque te llamaría así cuando tu nombre es otro?
-Mis amigos me dicen así..
-¿Te parece acaso que quiero ser tu amigo?- gruñí ante la idea, mientras me inclinaba a su lado.
-Mírame- su mirada se levantó, y esos hermosos y penetrantes ojos se unieron con los míos- ¿De verdad piensas que quiero ser sólo tu amigo?.
-No.

#31

Mikael.
-No soy idiota- expresó.
-Yo nunca dije eso, y bien, respóndeme ¿qué edad tienes?-sostuve su barbilla en mis manos logrando que me mirara.
-26,Pero eso tú ya lo sabías- ¿DISCULPA?
-¿A qué te refieres?.
-Me refiero a que metiste tus narices donde no te llaman, buscaste mi expediente.
-Se puede saber ¿cómo rayos sabes eso?
-Al contrario de lo que mucha gente piensa de mí, no soy una mujer común fui criada por un hombre con mucho poder, fui entrenada para saber lo que pasa a mi alrededor, para mantenerme alerta, para saber qué es lo que hacen las personas a mi alrededor, y más aún si se trata de mí.
-Joder mujer puedes ser más perfecta, ¿Debo suponer que has investigado sobre mí?
-Tenlo por seguro
-¿y?
-No hay nada que me interese en esas páginas, los expedientes tienden a mentir, muchas veces es solo información irrelevante.
-Mmmm...
-Voy a buscar a Mei, si me disculpas.
-Es una niña muy hermosa, ¿que edad tiene?
-4

#32

Anastasija.
-Maldición.
-¿Que pasa?- soltó Mikael al entrar a la habitación a mis espaldas.
-Se ha quedado dormida- mi bebé se había quedado recostada sobre una de las enormes almohadas de la cama, se veía tan pequeña y pacífica.
-Déjala dormir, toma una ducha, mientras preparo el almuerzo, tratare de no mirar.
Me giré hacia él, su risa diabólica en marcaba su rostro y sus ojos se oscurecían de deseo.
-Será mejor que no lo hagas- me acerqué hacia él tocando su muy duro pecho con mi uña- hablo malditamente enserio, levantó sus manos en señal de rendición mientras me dirigía a entrar al baño, pude escuchar que juraba a mis espaldas.
Mei había hecho un desastre estaban burbujas esparcidas por el piso y sobre la tina de baño de granito, fácilmente cabrían 8 personas en ella, por supuesto que se había divertido, procedí a quitarme la ropa mojada y a desabrochar la liga de mi muslo que sostenía una pequeña daga, Caleb me la había regalado hace algunos años, entre en la tina y solté un gemido de alivio, el agua aún permanecía tibia.