CecilTheRock_2000
Rango8 Nivel 36 (2575 ptos) | Poeta maldito
#1

Me dejo llevar por las calidas corrientes de la ilusion, que no me llevan a buen camino...
¿Es este el destino que yo misma sentencio? Si, lo es. Puedo decidir, correr o prescenciar el magnifico desastre. Frente a mis ojos, se quiebra toda esperanza y desesperacion de fuertes recuerdos que se deslizan a la deriva.
Es que... es el!! Siempre se trata sobre este sujeto de magnetismo sobrenatural. Aunque aparente haberlo ya olvidado sigue en mi enredadera mental, lo mantengo aprisionado... una parte suya esta ahi, lo que yo idealice.

Hace casi 3 años Compartir:

1

12
HernanACalvo
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

Me gusto mucho lo de enredadera mental. Esta es la que vamos alimentando con nuestro amor o una ilusión que nosotros creamos. Bueno amiga.


#2

Salí frenética de la institución, con impotencia y rabia... no podía haber ocurrido por vez segunda, era casi imposible, ¿Cómo fue capaz de apuñalarme por la espalda esa maldita engendra? ¿Acaso no le bastaba con ver enrojecerse mis húmedas mejillas? ¿Era necesario idear semejante escándalo por una respuesta... si. Sin embargo, me temo que no bastó con chocar contra un muro de madera, sino con uno de concreto resistente para al fin poder despertar. Ella era una sanguijuela, un parásito que entraba en escena solo cuando le convenía, cuando realmente se encontraba entre dos muros... era todo menos una amiga.
Corrí lo más que pude, casi escapándome del tumulto de mocosos que iban detrás. Fue una maratón interminable, no quería que me alcanzaran. Paré en un parque de bellos y enormes monumentos, rodeado de robles y algunos deteriorados bancos blanquecinos. El sol se ocultaba entre aquellas finas capas horizontales grisosas, era de mediodía y no se veían muchos niños ni padres cuidándolos, me pareció perfecto para meditar sobre mis desaciertos y peripecias. ¿Cómo pude ser tan ingenua? Está claro que mi compañía no le apetece a nadie y que lamentablemente soy un burro con ropa, sin comprensión ni reparo... nuevamente sentí lástima por mi ser, me recosté en el helado y rígido banco a ausencia del consuelo humano, gimoteando como un cachorro recién nacido. "Si tan solo estuviera el aquí" Pensé, a punto de entrar en un profundo sueño...

Hace más de 2 años

0

1
#3

Caminaba por Boedo, sola, llegando a su fin la tarde. Era perseguida por mis propios pensamientos y temores, desarrollando una especie de autismo hacia el mundo, cosa que se desvanece en cuanto veo mis pies chocarse con la puerta de aquella casucha a la que llamo hogar. Estaba a unas cuadras de llegar, fue cuando me topé con el, un muchacho desalineado que no se despegaba de su discman y simulaba ser bailarín de hip-hop. Pero como de costumbre, estaba desconforme, triste y no podía disfrazar mi cara larga por la terrible idea de descubrir de que no sentía lo mismo que yo, nuevamente me atormentaba una incógnita, una duda que puedo materializar en 3 simples palabras...¿Qué hice mal? ¿Por qué se comportaba tan distinto al principio? ¿Por qué no volvía a tomarme de la cintura para llevarme a escondrijos innombrables? pues todas esas anécdotas quedan vivas tan solo en mi memoria, y podía vivir con ello, pero esa mirada pícara y bonachona, pretendiendo amistad donde no la había; me destrozaba por dentro... no eramos nada.

Hace más de 2 años

0

1
#4

En cuanto a mi, simplemente un estorbo.
Sin embargo, esta vez era diferente...

Hace más de 2 años

0

1
#5

-Hola - pronuncio simplemente, sin vuelta de tuerca.
-Jose - acente con la cabeza falsa y de forma educada.
Repentinamente, note como esa peculiar sonrisa y alegria en su semblante se iba esfumando por la de la preocupacion e inseguridad... por primera vez lo encontraba fragil como una pluma, una faceta suya que hasta entonces desconocia.
Se quito los auriculares en camara lenta y sus ojos se volvieron dos enormes esferas, como si hubiera recordado algo.
- No se que cuernos hacias con ellos, Cele - espeto con sequedad.
Lo mire desentendida y culpable, ultimamente hacia sentirme de ese modo, y veces anteriores parecia no poder salir de sus enredaderas, sin embargo yo jamas habria sido capaz de reprocharle nada al enterarme de algun amorio pasajero.
- ¿Y que? ¿Acaso te afecta? -con risa nerviosa y un tanto desafiante.
Se quedo frio, en silencio y mirando hacia el suelo, rajado y con las baldosas intentando cubrir la tierra visible.
-... no me hagas hablar de eso... sabes perfectamente lo que hicieron - respondio con notable seriedad.
Al parecer estaba "dolido" de mi actitud. Me resultaba un tanto infantil y enfermisa. Si tan solo supiera las veces que mi unico fuerte, mi castillo impenetrable y refugio fue el baño, donde mis llantos ensordecian las peleas de mis padres al otro extremo. Sin embargo, importandome un comino y sufriendo por el... si, simple y llanamente, soportando que merodeara por las calles con guarras desconocidas quien sabe que intenciones para con el... ninguna siendo buena. Si hay alguien que realmente siente dolor soy yo, hasta ese momento habiendolo ocultado.
- No tengo nada que ver con aquello, vos te lo buscaste - le espete.
- ¡Perfecto! Tambien estas en mi contra - alzo la voz en tono sarcastico - ¡Ella se puso en frente! - exclamo enfurecido.
- ¡¿ Y quien se habia pasado en tragos?! - replique con mas furia acercandomele a unos pocos centimetros.
- Eso no les da derecho a llamarme asesino - retrocedio un paso y volteo rendido...

Hace más de 2 años

0

0
#6

Lo observe con mucha angustia. ¿Como pude haber idealizado a un sujeto asi? No tenia control de si mismo ni de sus actos, tan solo un pobre diablo a merced de sus propios caprichos, rodeado de muchachas y despreocupacion... hasta entonces.
- Prometiste mantener la cordura... ¡ni siquiera eso! - grite con un terrible nudo en la garganta.
- ¡Estas loca! Nunca te prometi nada... - exclamo, acto seguido intentando ignorar mi desesperacion.
¿Acaso padecia de amnecia? Por supuesto que lo juro, tal cual le dije...
-¡¿No me crees?! Preguntale a tu yo del pasado cuando me llevabas a tu departamento - le reprochaba, persiguiendolo por toda la cuadra -... cuando me tratabas con cariño- quede muda y cai en la sanja, llorando en silencio- ¿ Ni siquiera te acordas lo que paso esa noche? ... lo que hicimos.
Siguio alejandose con indiferencia. Paro, y se volteo a verme.
-No... no recuerdo nada... -respondio con serenidad y lastima - ya habia perdido la cordura para entonces.
La peor de las verdades me era revelada, tan duras y congeladas sus paredes que destrozaban lo poco que quedaba de mi alma... aquello que recordaba con tanta ternura y calidez solo fue un producto de su borrachera... y nada mas.

Hace más de 2 años

0

0
#7

Comenze a sentir un ardor insoportable en mi pecho, como si me aproximara al peor de los infiernos, una vez mas caia hacia lo prfundo con mi dignidad e ilusiones. Jamas crei que seria capaz de tal atrocidad, llegar a temblar por semejante idiota, dejar en sus torpes manos toda mi escencia para que la perdiera y cumpliera mi condena hasta el fin de los tiempos... ¿como pude entregarle algo tan sagrado como eso?.
Entre rapidamente en un ataque de histeria y locura, sin poder contener mi llanto descomunal, no podia parar, estaba devastada. Jose se dirigio hacia mi con preocupacion e intenciones de apasiguarme, inutilmente.
Me levante pretendiendo distanciarme de aquel individuo al que empezaba a despreciar con cada celula de mi, pero el solo se acercaba para darme uno de sus abrazos que no tenian ningun valor... ya nada de lo que me hiciera lo tendria. Trato de sujetarme por los codos pero lograba safarme con brusquedad y colera, ignoraba cada palabra de consuelo vacio y compasion de sus sucios labios, de abundantes mentiras y frases prefabricadas.
Logre escuchar desde lo lejos el motor de un vehiculo, sin distinguir cual, mis ojos estaban hinchados de tanto lloriqueo y berrinche de criatura. Se acercaba cada vez mas... y mas... y yo con la ira y colera acumulada, todo eso ocasionandome un cortocircuito, desvaneciendose toda pizca de cordura y logica en mi ser por unos instantes, instantes que condenarian el resto de mi existencia.
Entre todas las incoherencias de aquel que habia logrado hacer chapuza mis sentidos; exclamo de forma inaudita:
- ... Cele, tambien tengo sentimientos... - tenia la mirada clabada en mis ojos, pero yo sabiendo que todo eso era un discurso, el de un charlatan que el unico objetivo en su vida era conseguir lo que queria a costa del sufrimiento ajeno.
Mi mente ya estaba cegada y no podia pronunciar palabra alguna, hasta que de mi boca ya seca pudo salir de una vez por todas:
- Si, sin duda efimeros - fue mi ultima exclamacion a su persona. Acto seguido; lo empuje contra el pavimento pretendiendo terminar con su inservible andanza en esta triste y pequeña esfera.

Hace más de 2 años

0

0
#8

Sucedio lo inevitable... ya no tenia pulso ni respiracion y sus ojos seguian fijos hacia mi, con desconcierto y ansias de comprenderme.
Era un camion. El conductor se comedio en socorrerlo, descubriendo al igual que yo que el alma de aquel muchacho ya se habia escabullido para dirigirse quien sabe a donde. El buen hombre no logro ser espectante de mi crimen atroz, por lo cual el tragico desenlace paso como un simple accidente.
Trote hasta mi hogar pretendiendo que nadie supiera siquiera que me encontraba cerca suyo a la hora del incidente. Tan solo me dirigi a gatas a mi cuarto y me encerre. No volvi a ver su cuerpo ni a saber de su paradero.

Hace más de 2 años

0

0
#9

...Desperte...
La banca dura y helada acompañada por el otoño, se habia convertido en un calido y reconfortante lecho. La noche cubria con su manto de lejanos cuerpos celestes a la ciudad, ya con sus faroles encendidos para enfrentar la inquieta y juguetona oscuridad. El parque se hallaba mas silencioso y solitario que al momento de llegar, pero ya no tenia miedo, ni inseguridad, ni inquietud.
Era apenas un recuerdo que llevaba consigo casi un año. Desde ese dia no he vuelto a dormir en paz conmigo misma, no he vuelto a sonreir ni a ver el mundo como antes lo veia con curiosidad y esperanzas de una vida plena y duradera. Solo me quedaba una supervivencia miserable sin rumbo, ni amor. Hasta que finalmente comprendi las vueltas del destino... ¿Quien lo diria? Tanto victima, como victimario. Sus vidas fueron extintas por un pedazo de metal, la muerte ideal. Sin embargo yo si era digna de ser nombrada de aquella manera, la peor de todas. Yo era una autentica asesina...

Hace más de 2 años

0

0