AlexaNDRA
Rango9 Nivel 44 (4093 ptos) | Escritor autopublicado
#1

Sofia tenía 33 años cuando mucho, un pequeño departamento en la ciudad y un gato gordo que maullaba cada noche que esta llegaba.

Se quitaba la ropa ella solita o alguien más la ayudaba, mientras que Remmi, el gato, veía todo desde la ventana. Sofia gemía una y otra vez, pero ella misma sabía que aquello era mentira. Todo lo fingía.

Una tarde de verano hacía calor, ella dejó la ventana semi-abierta y se sentó con las piernas en alto mientras que el ventilador le daba aire a su entrepierna, que se sentía sofocada.

Sofia había olvidado que sus sobrinos vendrían el viernes a cenar en su casa, esa era la noche de Sergio. Pero Sergio le daba tan duro y le pagaba bien, que dejó una hora a Marco y Andres en las escaleras mientras que ella se vestía.

Sofia no sabia nada de niños, de hecho los odiaba, pero a Sofia le agradaba los cuentos que tenían sus sobrinos sobre las vacaciones de verano.

-Tía y tú ¿Qué haces? Mamá dice que eres una puta.- preguntó Marco por ser más atrevido que Andres.

-Yo simplemente soy tu tía, a eso me dedico.- dijo ella dedicándole una sonrisa.

Hace alrededor de 3 años Compartir:

1

7
eleachege
Rango17 Nivel 82
hace alrededor de 3 años

Más atrevido lo narrado; pero te ha da do la oportunidad de ampliar el ambiente y los personajes. Un saludo @AlexaNDRA y nos leemos.