NoraCiliaste
Rango8 Nivel 39 (3041 ptos) | Poeta maldito
#1

Los escasos quince minutos a pie que separan mi piso de la facultad pueden convertirse en un tormento para la gente de provecho, para esos esclavos del reloj que resoplan en las eternas esperas de los semáforos en rojo, sin duda porque tienen un destino importante al que atender.
Pueden convertirse en un auténtico videoclip para los amantes de la música: “Here comes the sun” para los días en que el astro rey aporta su dosis de positivismo, “November rain” si el día llora.
Para los observadores, verbigracia, cotillas, fantasiosos o analizadores, el paseo estará lleno de lecciones. Como las de ese abuelo y su nieto que suelo ver y que vienen de la mano de la madurez o de la inocencia.Las mejores.
Para mí, que tengo días de todo y un poco de todo casi todos los días, que juego a mantener el equilibrio entre las anteriores categorías y algunas otras, esos vespertinos quince minutos son la normalidad en días especiales, y lo especial en días normales. En todo caso un momento con un encanto particular y fuente de experiencias, sorpresas o delirios que me encantaría compartir si así se me permite.

Hace más de 3 años Compartir:

13

37
eleachege
Rango17 Nivel 83
hace más de 3 años

Me gustó @NoraCiliaste Un placer pasar por tu perfil. Espero leer algo más de ti. Un cordial saludo.

NoraCiliaste
Rango8 Nivel 39
hace más de 3 años

Muchísimas gracias por tu tiempo y comentarios @eleachege , el placer sin duda es mío. Otro saludo para ti.

Lobodeaqueronte
Rango9 Nivel 41
hace más de 3 años

Convertiste la cotidianidad en poesía y belleza. Hermoso...
Tienes potencial sigue así.

Clashing
Rango13 Nivel 60
hace más de 3 años

Beatles contra Guns N' Roses. Qué difícil, pero me quedo con los primeros.

AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace más de 3 años

Creo que eres muy observadora.

JulesSchmidt
Rango12 Nivel 57
hace más de 3 años

@NoraCiliaste
Precioso comienzo, relatas con tanta belleza lo cotidiano, el pasar de los días, la naturalidad, lo obvio llevado a otro nivel.

oikosBsAs
Rango12 Nivel 58
hace más de 3 años

@NoraCiliaste Me sonás a argentina. Somos varios. Me recomendaron que pasara a verte..

NoraCiliaste
Rango8 Nivel 39
hace más de 3 años

Vaya! Es la primera vez que me dicen algo así @oikosBsAs , tanto lo de que sueno argentina como lo de la recomendación. No estaría mal jaja, pero la realidad es que soy española. En cuanto a lo segundo, no sabes cómo me alegra! Encantada de que te haya gustado y muchísimas gracias por tu comentario :)

LeonVillanova
Rango8 Nivel 38
hace más de 3 años

Como se saca tanto de los 15 minutos andando hacia la facultad?
Es muy agradecido de leer, me gusta las sensaciones que transmite :)

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 3 años

@NoraCiliaste Eso de "Los esclavos del reloj" me recuerda al anciano de una tribu, que visita Europa y exclama: "¡Para que querrán tantos relojes si no tienen tiempo!


#2

Ayer mi camino de vuelta de la universidad a casa me inspiró reflexiones sobre maldad y desconfianza.

Es cierto que nos movemos en una sociedad bastante enferma, en un mar constante de malas noticias que nos inundan al abrir un periódico o encender un televisor y que hacen que no queramos volver a casa solos, que llevemos la llave en la mano al recogernos a horas sin luz, que finjamos una llamada telefónica al pasar por ciertas calles o que aceleremos nuestros pasos si sentimos detrás los de alguien más. Realmente no sé hasta qué punto son necesarias o exageradas dichas precauciones, pero lo que me hizo pensar en ellas fue el hecho de que ayer, a eso de las nueve, mi camino se cruzara con el de dos ancianas que necesitaban ayuda y yo dudara en correr a prestársela.

Lo que ocurrió es que a esa hora, ya oscura incluso en mi ciudad, “donde vive el sol”, dos mujeres de las de canas, voz débil y tantas vivencias a las espaldas que las llevan a desplazarse con andador me llamaron por una calle desierta un par de veces (—Joven, ¡Joven!—). Se encontraban en un portal de la acera de enfrente y yo me quedé quieta, mirándolas, analizándolas. A dos ancianas con caras de agobio y que me hacían gestos con las manos para que me acercara. Tardé mucho más de la cuenta en decidirme a cruzar y sólo lo hice tras el pensamiento de “¿Qué es lo peor que me puede pasar? ¿Que me lleve un bastonazo?”. La luz del portal de esas mujeres se había fundido y su vista octogenaria no les permitía atinar con la llave en la cerradura, por lo que llevaban ahí esperando “un buen rato” a que pasara alguien que las ayudara para poder entrar a casa y a quien agradecérselo con cien elogios. Alguien a quien le faltó poco para no detener su paso ante la llamada por el simple hecho de tener demasiado arraigado en su ser el “no hables con desconocidos”.

Sí, es un caso ridículo y exagerado, pero sin duda me dio que pensar y, además, no fue el primero que se me planteaba ese día.

Esa tarde, mi mejor amiga llegó tarde a clase. El autobús que la lleva de camino a la facultad se retrasó. Me comentó que, estando en la parada, dos chicos (educados, sin “malas pintas”, aunque lo de los prejuicios ya es otro tema) que decían dirigirse a la universidad pasaron en coche por ahí y ofrecieron amablemente un viaje a ella y a otros jóvenes que allí se encontraban. Todos ellos dijeron que no, “pero gracias”. Probablemente más de uno se dirigía al mismo sitio. Seguramente yo, que dudo al acudir a la llamada de dos ancianas, también habría declinado la oferta. Y muy posiblemente mi amiga hubiera llegado a tiempo a clase, quien sabe si con algún euro más en el bolsillo y alguna charla entretenida durante el camino.

¿Cuántas personas habrían subido a ese coche? ¿Es racional el rechazo que nos provocan situaciones de ese estilo? ¿En el mundo hay más maldad que desconfianza o más desconfianza que maldad? Y eso que detesto las preguntas retóricas...

eleachege
Rango17 Nivel 83
hace más de 3 años

Vaya que describe muy bien el desasosiego y el temor ante la violencia urbana. Un saludo @NoraCiliaste.

AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace más de 3 años

En estos tiempos hay mucha desconfianza, eso está más que claro.

JulesSchmidt
Rango12 Nivel 57
hace más de 3 años

Eres un pedazo de descubrimiento, @NoraCiliaste . Disfrutando de esta lectura.
Grandes reflexiones.

JulesSchmidt
Rango12 Nivel 57
hace más de 3 años

@oikosBsAs...

Acércate...
Tengo que decirte algo al oído...

"En ocasiones... ¡Veo argentinos!"

Jajaja

oikosBsAs
Rango12 Nivel 58
hace más de 3 años

@JulesSchmidt Gracias, si el que conoces es argentino, espero que esté a la altura. Mírale la marca en el orillo, muchos dicen serlo y no lo son. Hay gallegos que se pasan de argentinos y son cutres, halagadores, liantes, como decís vosotros.

JulesSchmidt
Rango12 Nivel 57
hace más de 3 años

En ese caso, @oikosBsAs querido, debería hacer una serie de comprobaciones, no quiero que me engañen, ni gallegos ni argentinos. ¿Dónde dices que debo mirar?

oikosBsAs
Rango12 Nivel 58
hace más de 3 años

@JulesSchmidt Bueno es algo personal. No deberíamos contaminar las cajitas de esta dulce niña. El orillo de un argentino no son sus costillas, sino su humor, tomarte un café con él, conocerlo. Ver cómo reacciona el sujeto. Si ves que quiere hacerse el psicólogo, te mira de frente, y quiere que hables para ver tus gestos, : seguro que es argentino.

JulesSchmidt
Rango12 Nivel 57
hace más de 3 años

Lo tendré en cuenta, gracias @oikosBsAs. Y haré las pertinentes comprobaciones, no te preocupes.


#3

Hoy, de camino a la universidad, llovía, casi un milagro en el lugar en el que estudio, lo que provoca que la nostalgia típica que trae consigo este fenómeno sea superior en grado. Lo que provoca que las tres de la tarde, hora de bullicio y vuelta a casa, hora de normalidad absoluta en cualquier ciudad, tenga efecto de atardecer romántico. Y lo que también provoca que un sitio sin preparación alguna para cuatro gotas desorientadas que parecen haberse equivocado de lugar de aterrizaje se convierta en un encuentro de ríos más caudalosos que el local. Sólo una sinfonía de bocinas impertinentes ante el triplicado tráfico restan encanto a este paisaje, aquí tan escaso, pero nada que un poco de música no pueda contrarrestar. La triste dulzura de “Unintended” de MUSE creaba el ambiente perfecto.
Con el último “I’ll be there” del polifacético Matt Bellamy ha girado la esquina mi pareja habitual favorita para colocarse delante de mí en mi trayecto diario y, automáticamente, me he quitado un auricular.
—Deja ya de meterte en todos los charcos. Tu madre se va a enfadar y como te resfríes no podrás ir a fútbol.
— ¡No me meto, abuelo! Es que están por todas partes.
No le faltaba razón al pequeño.
—¡Pues para por lo menos de jugar con el dichoso paraguas y haz el favor de ponértelo encima de la cabeza, como un hombre hecho y derecho!
Con una formalidad que no acababa de encajar ni con la altura ni con el paraguas amarillo con orejas sobresalientes del “hombrecito”, los tres hemos continuado silenciosos nuestro paseo hasta el siguiente cruce.
—¿Cambio de paraguas aquí?
—¿Qué? ¡Ni hablar!
No sé si me ha hecho más gracia la imagen mental del metro de niño con el enorme paraguas-sombrilla negro de su abuelo o la del hombre con bigote y porte de teniente coronel jubilado, portando el artefacto pequeño y con orejas de ¿gato? de su nieto. En todo caso, el segundo ha debido imaginarse una escena similar a la mía para responder de esa manera tan cortante.

No he podido evitar pensar que mi abuelo me hubiera cambiado el paraguas todas las veces que hubiera hecho falta, o que hubiese sido mi capricho. Y no era el mío mejor que este, ni este mejor que el mío. Igualmente no sé si así se cura la tendencia infantil que la mayoría atesoramos de escoger la opción fácil, de pensamiento y de obra. “Seguro que mi abuelo no se moja porque su paraguas es más grande, le pediré que me lo cambie y así ya no me mojaré. Adiós a la bronca de mamá”.
Siempre nos gusta dejar la solución en manos de otro en quien confiamos, o en quien no, pero que igualmente nos puede librar de un plumazo de toda responsabilidad. La capacidad de decisión no abunda y ante cualquier situación de riesgo mínimo a la mayoría le encanta recibir órdenes, en lugar de pensarlas. Por eso hay veces que necesitamos aguantarnos con el paraguas que nos ha tocado y asumir que si nos mojamos posiblemente no sea culpa del tamaño del mismo, ni mucho menos culpa de quien no nos ha querido cambiar el suyo. Seguramente así aprendamos a llevarlo recto sobre la cabeza mientras esquivamos hasta los charcos más profundos.

Clashing
Rango13 Nivel 60
hace más de 3 años

Muse, qué genial. La música es mi punto débil, incluso por encima de la poesía.

NoraCiliaste
Rango8 Nivel 39
hace más de 3 años

Para mí sin duda el mejor grupo en activo. Verlos en directo es mi gran cuenta pendiente. La música es mi más auténtico punto débil. Y en ocasiones mi punto fuerte cuando saco algo de tiempo. Gracias por el tuyo @Clashing :)

Clashing
Rango13 Nivel 60
hace más de 3 años

Yo los vi el año pasado en el BBK Live, en Bilbao @NoraCiliaste. Desde un punto de vista basado en el espectáculo, son de lo mejor, pero desde el punto de vista conceptual, creo que les falta, necesitan discos completos, una obra magna. "Drones" es un gran primer paso, una buena continuación saltando desde "Black Holes and Revelations" que es quizá su obra más destacable.

Dentro del vanguardismo y de la propuesta, el rock está en decadencia. Los 90 ya fueron salvados por el britpop y el grunge ya a mediados de los 90. Los principios de cada década suelen ser decadentes sin embargo en el s.XXI esta decadencia se está prolongando (salvando, todo sea dicho, Radiohead que es herencia y algunas genialidades de Strokes, Arcade Fire, AM o los primeros Kings Of Leon).

Yo, para los próximos años tengo el ojo puesto en la neopsicodelia que está abriendo Tame Impalan en el southern rock de Alabama Shakes y en ese punk fresco de Savages.

No espero gran cosas de cara al futuro, la verdad. Vivo en mis eternos 70 del Pink Floyd de Gilmour, de Lou Reed, Bowie, Queen, Rolling Stones, el último Velvet Underground, The Clash (cómo no...), Sex Pistols, The Jam, Fleetwod Mac, Springsteen, Elvis Costello, Joy Division, Iggy, Marc Bolan, Electric Light Orchestra, los últimos Doors, Stevie Wonder, Jethro Tull, Eric Clapton, Eagles, Dire Straits, los primeros Cure, Allman Brothers...

Qué bonita la música. Es lo mejor de estar vivo.

Clashing
Rango13 Nivel 60
hace más de 3 años

Bueno, sobre gustos, no hay nada escrito jajaja. Si que me gusta la música en general (especialmente la música no académica desde los 50 hasta nuestros días) la tengo bastante estudiada, raro es el día que no escucho 3 o 4 discos.

De hecho, estuve pensando hacer unas cajas con los que considero los mejores discos de la historia y una review de ellos. Pero no me animé al final.


#4

Hoy (DE CAMINO A LA UNIVERSIDAD), me he cruzado con lo más parecido que he conocido nunca al amor platónico que me describen los poetas. Después de tantos años, por lo menos ocho (RECORDÉ), desde que nuestra romántica aventura infantil empezara sin que aún haya logrado averiguar cómo y acabara de manera más misteriosa todavía, ya no encuentro el más mínimo rastro de mariposas en mi estómago durante estos fortuitos encuentros. No hay nervios. No existen actitudes forzadas, saludos tímidos ni rubor en mis mejillas. Igual que, para mi sorpresa, no afloran en mí los celos cuando lo veo y otra lo acompaña.
Ya sólo recuerdo con alegre nostalgia los paseos por el parque, las mentiras a mi madre, la música y el primer beso de todos que fue para ambos, (LO BUENO). No sé si adolezco de memoria selectiva o en verdad no hubo más.
Me he dedicado demasiado tiempo a hacer eso que cualquier ridícula revista femenina te aconseja en sus primeras líneas que debes hacer (QUE ES QUERERTE) y la mayoría de veces comprendo que esa falta de respuesta ante el estímulo que su mera presencia debería suponerme se debe a la completa asimilación de que lo que no fue ya no será, ni falta que hace.
Sin embargo otras veces, las que menos, pienso que con lo fuerte (Y LO GRANDE) que es mi sentimiento no ha podido perder la batalla contra una resignación indiferente. Así, quizá haya ocurrido lo contrario, y justo lo que entiendo por asimilado es sólo lo que no acabo de digerir: que hubo final. Si nada me duele posiblemente sea porque yo pulsé pausa y no sé cuánto queda para los créditos.
Lo que ahora pretendo (QUE ES SABERLO) conlleva acabar la historia y así descubrir por fin si llevo demasiado tiempo en otro capítulo sin darme cuenta o anclada en un largo e imprescindible paréntesis.

BlackFoes_29
Rango2 Nivel 7
hace más de 3 años

Qué chulada el juego con los paréntesis!! Original. Y una historia que no acabo de saber si es triste o alegre...

NoraCiliaste
Rango8 Nivel 39
hace más de 3 años

Gracias @BlackFoes_29 :) . Espero que pronto te animes a escribir. Por aquí hay gente muy buena y yo, que también llegué hace poco, soy consciente del vértigo que puede dar empezar, pero te animo a que lo hagas ya que muchos estaremos encantados de leerte y apoyarte!


#5

Ayer, de camino a la universidad, o más bien entrando a ella, un chico que salía me sostuvo la puerta para que entrara. Me extrañó por no llevar yo las manos ocupadas ni nada por el estilo. Y por la falta de costumbre. Abrirme yo la puerta no me habría supuesto ningún tipo de esfuerzo y, de hecho, incluso tuve que acelerar el paso al ver la intención del chico, que esperó sujetando la puerta unos segundos hasta que llegué. Esos segundos fueron suficientes para una guerra de ideas en mi cabeza.

Mi primer instinto fue dedicarle una amplia sonrisa y un sincero “gracias”, pues me pareció un gesto agradable. Enseguida pensé que no soy manca y que me valgo sola para abrir cualquier puerta que se me ponga por delante, y que seguro que no habría hecho lo mismo de haber sido yo un hombre. — ¿Y tú qué sabes?— Me dije. A lo mejor entra en la educación que ha recibido ese joven abrir la puerta a todo el mundo y ceder el paso. O a las mujeres. ¿Y sería tan malo en ese caso? ¿Un machista sin remedio? Si yo me sentí bien, vete tú a saber por qué razón, no podía ser tan malo. O quizá debería ahora sentirme mal por haberme sentido bien ya que yo, mujer del siglo XXI, joven estudiante de la generación del 95, estaba ofendiendo a las feministas (a las del sentido auténtico de la palabra, a las que tanto admiro) con mi sentimiento positivo .
Tristemente no recuerdo el momento en el que crucé la puerta, ni si el agradecimiento llegó a salir de mi boca, ni qué mirada dedicaría a aquel chico porque mi cabeza estaba, desgraciadamente, lejos.

La realidad es que la peor sensación fue la de no saber cómo sentirme. Y no hablo de esa extraña mezcla de sensaciones y sentimientos que a veces se nos pelean dentro, sino del sentido literal de la expresión: no sabía cómo debía sentirme. No sabía cuáles eran los sentimientos correctos ni cómo debería haber reaccionado ante esa situación que repito, en un principio, me agradó.

Ayer, de camino a la universidad, a la única y pobre conclusión a la que llegué, fue a la de que si hemos dado lugar a tener que razonar y analizar minuciosamente lo que está "bien" y lo que está "mal" para decidir decantarnos por uno u otro sentimiento, se nos ha ido la mano con los prejuicios, los estereotipos, los tópicos y la gilipollez. Por mi parte y si hay una próxima vez, me aseguraré de agradecerle el detalle a quien me abra y sujete la puerta. Es posible que incluso comience a hacerlo yo...

NoraCiliaste
Rango8 Nivel 39
hace más de 3 años

Sí, ese gesto es algo más habitual que el que describo :)

NoraCiliaste
Rango8 Nivel 39
hace más de 3 años

Qué amable! Muchísimas gracias, de verdad, no me lo esperaba para nada. La verdad es que no suelo prestarle mucha atención al teléfono, pero tengo curiosidad por saber lo que se cuece por ahí, así que si me dices qué tengo que hacer será un placer unirme @alenora :). Y gracias otra vez por leer, por tus comentarios y por la oferta!

JulesSchmidt
Rango12 Nivel 57
hace más de 3 años

Me refiero, querido @GerGERTZEN al arte que tiene esta chica, @NoraCiliaste para representar lo que tiene en la mente a través de palabras. Y que se haya decidido a compartirlo aquí.

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace más de 3 años

Entiendo lo que dices. Yo también soy de esos que, a veces, mantiene abierta la puerta. A hombre o a mujer, me es indiferente, aunque no te negaré que es más grato hacerlo a una mujer, máxime si es guapa, imaginarás por qué jajaja También depende del día, por supuesto.
Una vez lo hice con una amiga. Me llamó machista, medio en broma y medio en serio, porque decía que ella misma podía hacerlo, que no era, precisamente lo que has dicho, manca. Sabía que bromeaba, porque era mi amiga. Pero al día siguiente, estando ella delante de mí, la adelanté corriendo, abrí la puerta, y la cerré antes de que ella entrara. Entonces se rió y me dijo que, quizá, no era machismo, sino educación.
No sé por qué te lo cuento... pero me ha parecido que venía a cuento jajaja

NoraCiliaste
Rango8 Nivel 39
hace más de 3 años

Muy a cuento, de hecho @Miguel_Otxoa . Ayudaste a tu amiga a darse cuenta rápidamente de lo que a mí me costó un rato de reflexión, me gusta la historia! Si algún día vuelvo a coincidir en la misma situación con el que me abrió a mí la puerta, muy posiblemente me haga lo mismo que tú le hiciste a tu amiga jajaja

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace más de 3 años

Jajajajaja perfecto !! Es lo que bien comentas, por no caer en el machismo, dejamos perder valores tan básicos como la educación. Y, más que nada porque, los que otrora eran caballeros, de esos con capa y sombrero... ahora serían machistas? O lo eran entonces solo que se camuflaba por un halo de "educación"? Prefiero pensar que es mera galantería...

NoraCiliaste
Rango8 Nivel 39
hace más de 3 años

Hombre que la sociedad antes era muy machista es un hecho, sin embargo quiero pensar como tú en cuanto a lo de la galantería.
En realidad, más que analizar si ese gesto es machista o no, lo cual me parece una nimiedad, lo que pretendía con el texto es "criticar" esa nueva tendencia de feminismo cuyas seguidoras se autodenominan "feminazis" y que a mi parecer hacen el tonto buscando machismo en este tipo de ridiculeces en lugar de luchar por una verdadera igualdad hombre-mujer.

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 3 años

@NoraCiliaste Yo sujeto la puerta siempre que veo a alguien que va a cruzarla también, en una u otra dirección. Me sale mecánicamente, sin tener en cuenta a quién le hago el favor, y sin pensar siquiera que se trata de un favor. Lo que sí me hace meditar en más de una ocasión, y me enfada bastante; tanto si lo hago yo como cualquier otra persona, es comprobar que a veces, cuando alguien sujeta una puerta, los que vienen detrás se apresuran a pasar, uno tras otro, haciendo que la amable persona se tire un buen rato manteniendo la puerta abierta. Sin que a nadie se le ocurra tomar el relevo.


#6

Hoy, de camino a la universidad, repasaba mi semana pasada. Mi lunes de perros, como suelen llegar estos días: pisando fuerte y sin avisar, por mucho que su llegada no sea sorpresa. El martes, cuando reaparecieron mis ganas de comerme el mundo. Estaba fuerte, insoportablemente leguleya. Mucho ruido (y pocas nueces) que la tormenta del miércoles se llevó. Y como siempre, me dejó como "souvenir" por su visita la nostalgia. Así, ese día fue de recordar y llorar, de recordar llorando y de llorar al recordar, y llover de esa manera con el día hasta que llegó el jueves. Y por el jueves se quedaban mis pensamientos al aparecer otro día más, en el cruce habitual, mi pareja abuelo-nieto favorita para acompañarme en el trayecto.
Bien podía haberse tratado esta vez de una reencarnación de mi padre y mi yo del pasado. De un pasado casi demasiado lejano.
—Algo te tiene que gustar además del fútbol — Iba predicando el mayor.
—Sí abuelo, pero yo voy a ser futbolista— Por supuesto, como no podía ser de otra manera.
—Vale, pero tendrás que estudiar una carrera además, ¿No crees? — Por supuesto segundo. La generación de los cuarenta y su fascinación por las carreras. E imposible culparlos.
— ¿Por qué?
— Porque no puedes ser sólo futbolista.
Y la expresión del pequeño en ese momento de la conversación yo ya la conocía, porque la tuve en mi cara. Intentaría describirla, pero no se puede comprender si nunca la has tenido en la tuya. En ese “sólo” también me maté yo.

¿A qué se querría referir mi padre con “sólo escritora”? Es decir, ¿Sólo? ¿Le parecía poco? ¡Pero si la profesión que había elegido era la más increíble del mundo!
Esa fue la patada al momento en el que nunca he tenido más claro mi futuro, y también a la “capacidad de decisión de qué voy a hacer con mi vida”. Yo iba a ser escritora como el niño va a ser futbolista. No era un sueño, era una certeza.

Con el tiempo fui entendiendo a mi padre, en cada etapa a su manera. Primero no podía ser sólo escritora porque ¿Cómo iba a escribir tantos libros como iba a vender? Tendría que ser también otra cosa para descansar de vez en cuando o me haría polvo la mano.
Después no podía ser sólo escritora porque al parecer hay que estar siempre triste, sobre todo para ser poeta, y yo sólo estoy triste a veces, como los miércoles cuando llueve. No hay más que ver a los nuevos pseudopoetas que andan triunfando, a los que escriben
Así
Y
Cualquier
Día
Se
Cortarán
Las
Venas
¡Joder!
(La palabrota era necesaria, porque al parecer la literatura y la imaginación no nos ofrecen suficientes recursos que expresen los sentimientos suicidas tan fielmente).

Más adelante no podía ser sólo escritora porque están todos locos, y yo soy una persona muy normal. Sí que mi jueves pasado fue de pasión, el viernes de destrucción, y el sábado me lo han censurado. Pero el domingo me dediqué a reprogramar esta semana, como las personas cuerdas.

Ahora creo que conozco los auténticos motivos que escondía el “sólo” de mi padre. Básicamente son las dos "des" que todo lo frenan: dinero y dificultad.
Supongo que en el futuro iré encontrando más razones, pero esta tarde, de camino a la universidad, me he dado cuenta de que el “sólo” que un día me deshizo hoy me consuela. No podré ser “sólo” escritora, pero siempre podré ser, “también”, escritora.

Clashing
Rango13 Nivel 60
hace más de 3 años

Una de mis partes favoritas @NoraCiliaste. Yo creo que soy un paeudopoeta también jajaja

En la inocencia de la frase "Después no podía ser sólo escritora porque al parecer hay que estar siempre triste, sobre todo para ser poeta[...]" (que encuadra genial en el marco nostálgico de la niñez abrazado por el binomio abuelo-nieto) creo que dices una verdad que siempre sostengo. Los autores escriben desde su trauma. Un trauma que o es real, o se crea él mismo. La literatura está llena de estos autores: Poe, Lovecraft, Whitman, Juan Ramon, Emily Dickinson, Lorca, Baudelaire y un amplísimo etc. Cada uno escribe solidariamente con su trauma, con su bestia interior.

NoraCiliaste
Rango8 Nivel 39
hace más de 3 años

Sí, pero no era hacia esos hacia los que iba dirigida la parte crítica del texto, y tampoco hacia ti! Jajaja no te considero un pseudopoeta. Hacía referencia más bien a esos que últimamente triunfan (y mucho) en las redes, especialmente entre chicas de mi edad, y cuya calidad literaria deja mucho que desear para mi gusto.
Desde luego, los buenos poetas son personas especiales... Por vivencias o por don natural... La tristeza sin duda es una buena fuente de inspiración, pero no creo que los acompañara en todo momento, ni todos sus textos son amargos. Muchas gracias por leer y por tu aportación @Clashing :)

Clashing
Rango13 Nivel 60
hace más de 3 años

Lo sé jajajaja pero me gusta mucho la caricatura y me gusta aceptar que yo también peco de ese melodrama novelesco. Es difícil no toparse con los lugares frecuentes, aunque se camufle @NoraCiliaste.

Yo también pienso que los grandes poetas son especiales, por eso hay tan pocos :)

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace más de 3 años

Me encanta tu estilo, sinceramente. Es una pena que no escribas más, porque, aunque al principio pensaba que serías una más (no me mates por ello), conforme más te leo, más me atrae tu escritura. Sencilla, pulcra, y sincera. De verdad, enhorabuena.
Por cierto... describes una semana... Tu universidad no será la Merced, no? *.*

NoraCiliaste
Rango8 Nivel 39
hace más de 3 años

¡Muchísimas gracias! Me encanta que te guste pero no dejo de ser una más.
¿Tienes superpoderes o alguien se ha ido de la lengua con mis raíces? :P jajaja me alegro un montón de leer por aquí a gente de la zona, y más si es tan buena. Encantada, @Miguel_Otxoa , saludos :)

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace más de 3 años

Bueno, una más, quizá. Pero en cuestión de gustos, quizá no. Me gustan las reflexiones, y, sencillamente, me gusta cómo las escribes. Directas, bonitas y sencillas. Quizá sea el hecho de que yo no escribo mucho de esto, pero no te he engañado en nada. Me gusta y te o digo jajaja
Y bueno... Superpoderes no. Pero super facebook sí, y el hecho de que tengas la misma foto de perfil en una y en otra me ha ayudado a identificarte jajajaja Eso y el hecho de que pasamos un mismo míércoles pasado por agua, la semana pasada. Qué curioso, quizá te haya visto alguna vez y no lo recuerde jajajaj
Igualmente encantado, @NoraCiliaste. Un saludo!

NoraCiliaste
Rango8 Nivel 39
hace más de 3 años

Es "e" lo que quería escribir, no es un error. Sé que no se debe escribir "y" (o "e", en este caso) después de un punto, pero a veces me gusta el efecto y me permito abusar. No obstante, no había pensado que podía verse aquí como un fallo al querer escribir "es", lo cual no me gusta, así que igual me planteo cambiar la frase.

Respecto a lo segundo, tengo en cuenta tu propuesta.

Gracias por pasarte @GerGERTZEN , tu ojo crítico no falla. Saludos!

NoraCiliaste
Rango8 Nivel 39
hace más de 3 años

Por supuesto, la única manera de no tener errores escribiendo es no escribir, y nadie en esta página debería estar dispuesto a pagar ese precio :)

PabloDV1979
Rango9 Nivel 41
hace más de 3 años

Otra caja que da gusto leer. Una de mis favoritas de esta historia. Lo mismo que la entrañable pareja abuelo/nieto. Me ha encantado @NoraCiliaste


#7

Hoy, de camino a la universidad, me he caído. —“Y encima vas y lo escribes”— dice la voz en off de mi compañera de piso. Y encima vengo, y lo escribo.
Pasa que era tarde, mal y nunca, y el suelo del jardín por el que cruzaba estaba mojado. Por la lluvia de los aspersores, supongo, porque la del cielo aquí es un bien escaso.
Pasa también que he decidido jugar, desde la soledad y la extraña sensación de anonimato o fantasmato que los auriculares me dan, con un niño que por ahí andaba. Ambos tratábamos de llegar primero a las hojas del suelo que tenían esa jugosa pinta de ser las que más iban a crujir al pisarlas. No había reglas y ninguno lo admitía, pero los dos sabíamos a qué estábamos jugando. Así como cuando se empieza una nueva relación de pareja. Y he perdido. He llegado a una hoja mentirosa que en vez de crujir me ha tirado.

Y con esa vuelta de golpe literal a la realidad se han sucedido las risas de los jóvenes esparcidos por los bancos y las amables palabras de mi digno rival de no más de ocho años, que seguramente se habrá sentido culpable.
—“¿Estás bien?”—. Bendita bondad innata que deben corromper las pipas que se comen después en los bancos del parque. Sí, perfectamente, muchas gracias.
—“Mamá, ¿has visto que tonta? Se ha caído”—. Bendita sinceridad que en algún momento indeterminado de la vida se pierde igualmente.

En el suelo he querido reírme yo también, porque ciertamente lo único dañado ha sido mi vergüenza, que ya a estas alturas de vida me escasea, pero me he acordado del doctorado honoris causa en “caídas con estilo” de mi madre y de su primera lección: “si te caes y se ríen de ti finge que te duele mucho, por lo menos se sentirán mal”. Bendita sabiduría de progenitora, que es para siempre. Otra opción era amenazar a los comepipas con una demanda por omisión de su deber de socorro hacia mi persona engañada por una hoja. Pero finalmente he decidido reírme, y encima tarde, porque a diferencia de mi agresora tengo la mala costumbre de no mentir.
Creo que dicha costumbre me quedó como recuerdo de un antiguo chico poeta con el que salía y que un día me dijo que

“La gente que escribe poesía
se encierra y se abre
siente y disiente
espera y no deja de caminar. Parece.

Y a veces vierte sobre el papel
un inmenso querer
que se dibuja, se diluye
nubla la vista, brota
y suavemente se apaga o con fuerza se enciende.

La gente que escribe poesía
no miente.”

Y esa fue la primera mentira que me contó.

A estas alturas la voz ya en on de mi compañera de piso, que es pseudomédico, trata de pseudodiagnosticarme mi trastorno diario. Hoy por acordarme de mi ex pareja ante esa situación. Así que antes de que lo consiga iré a decirle que es muy normal, cuando te caes, recordar tu último gran batacazo.

Hace más de 3 años

7

7
Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace más de 3 años

Bueno, no te negaré que me he reído y, como puedo medio imaginarte gracias a tu foto de perfil, aún me he reído más. No te ofendas, no es personal jaja Aunque ciertamente no puedo sino comprenderte. Lo mejor del otoño es pisar hojas, y, cuanto más secas, mejor.
Como bien dices, bendita bondad y bendita sinceridad, todo ello. Y, aunque no estoy de acuerdo en eso de que deben ser las pipas sentados en el banco lo que debe pervertir a la juventud, no negaré que es una hipótesis cuanto menos, curiosa.
Y respecto a lo último..., llámame como prefieras, pero no soy muy amigo de la poesía. Sé apreciarla, entiendo su dificultad y, en variadas ocasiones, hasta me maravillo de la belleza de sus versos, pero, si has leído El Nombre del Viento sabrás a qué me refiero, el padre de un gran hombre dijo una vez: "...un poeta es un músico que no sabe cantar. Las palabras tienen que encontrar la mente de un hombre si pretenden llegar a su corazón, y la mente de algunos hombres es lamentablemente pequeña. La música llega al corazón por pequeña o acérrima que sea la mente de quien la escucha”. Y aunque yo no sé ni de canto ni de poesía, siempre he preferido la música. Y aún menos amigo soy de los poetas mentirosos. Aunque, bueno, me gusta la reflexión final. Me gusta mucho.

En cuanto a narración y demás... Qué te voy a decir. Nada que criticar, y mucho que agradecer.
Un saludo, y espero que puedas seguir compartiendo tus anécdotas... De camino a la Universidad.
PD: A la velocidad que va mi ordenador, buscar la cita exacta ha sido todo un logro digno de mérito.
PDD: Era solo una información.
PDDD: Y así sucesivamente.

NoraCiliaste
Rango8 Nivel 39
hace más de 3 años

Jajajajaj @Miguel_Otxoa me estoy haciendo fan de tus comentarios. Encantada de verdad de hacerte feliz con mi desgracia... pero ojo con el karma.. :P

Claro que no son las pipas, pero era una forma rápida de salir del paso... la reflexión acerca de las causas corruptivas de los dones de la niñez se merecen una caja mejor que esta jajaja.

El balance música/poesía no sé a qué viene porque aquí no lo he sacado yo. Te perdono porque me consta que eres músico (y yo también) y supongo (y sé) que por eso te ronda siempre en mente. Estoy de acuerdo contigo y con el padre de Kvothe, la música llega siempre, o casi siempre. Pero por eso cuando la poesía llega quizá tenga más mérito. O no, no sé, pero en todo caso también se merece esa reflexión otra caja mejor que esta. Igualmente tampoco es la poesía ni de lejos mi género favorito, ni mucho menos los poetas mentirosos... pero qué le vamos a hacer, si antes me sacaré el máster en “caídas con estilo” que en “detección de mentirosos”. Hay hojas que parece que van a crujir pero luego resbalan.

En cuanto a lo demás... qué te voy a decir, aunque me pidas que no dé las gracias porque estamos aquí para leer, opinar y todo el resto, te las sigo y seguiré dando, porque me animas, me sacas unas risas y a veces como ya te dije hasta crezco, así que te las mereces mucho. Un saludo Miguel! :)

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace más de 3 años

Bueno, @NoraCiliaste, a mí me ha hecho gracia verte caer y que se rieran, el resto, pura casualidad.

Y ahora tengo miedo. ¿No eras matemática, qué haces ejerciendo de detective? JAJAJA Entiendo. No sabía que tú eras música, al contrario que tú, que sí lo sabías. Así que juegas con ventaja...
Las causas corruptivas de los dones de la niñez daría para más que una caja, podría dar hasta para una tesis, si sabes cómo enrrollarte.

Y respecto al balance música/poesía... No lo sé. En mi mente, venía a cuento. Tras releerlo, me doy cuenta que no mucho. Aunque ha servido para conocer que también eras música (alucinante) y que conoces a Kvothe (lo que me agrada enormemente mucho). Pero bueno, lo reiteraría de nuevo, porque siempre viene a cuento. La poesía está bien, pero lo música..., siempre será un mundo paralelo de ensueño.

Y en cuanto a lo demás... qué te voy a decir. De nada y poco más. Ya sabes que no es menester que agradezcas nada, por el rollo que ya te he dicho y que has tenido a bien repetirme, pero es que si encima a veces te animan, a veces te ries y ¡hasta creces!, ¿cómo no voy a comentar? Seamos sinceros, los comentarios molan más que los "me gusta". Porque un click es muy fácil darlo. Un comentario implica tiempo, y eso es algo más personal. En fin, te correspondo el saludo, (aquí iría tu nombre, y no sé si tengo que fingir que lo sé... o no) :P

NoraCiliaste
Rango8 Nivel 39
hace más de 3 años

@Miguel_Otxoa Jajajaja juego con ventaja casi siempre (con los niños del parque no...), tengo buenos contactos, parece. Además, visto lo mal que algunos ejercen de detective (¿matemática?¿de dónde te has sacado eso?) mejor me dedico yo a la labor. Sí, sé que eres músico, y aunque antes me he esforzado en callarlo deshago el esfuerzo y lo digo: ¿Que no entiendes de canto? Tengo pruebas en contrario jajajajaja.

En fin, por supuesto que los comentarios molan y más los tuyos, y poco más, que tampoco quiero demostrar aquí y ahora que tengo rollo para una y varias tesis. Con mi nombre... haz lo que te dé la gana, para algo que (quizá) sabes no te voy a prohibir utilizarlo :P

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace más de 3 años

JAJAJAJAJAJA Vale, ya, en serio, casi tengo miedito, @NoraCiliaste.

Fue en tu historia, cuando te comenté que qué clase de historia comienza con matemáticas... A lo que tú respondiste, muy sutilmente, "las mías, las mías... tiene que haber de todo" o algo así jajaja Y claro, pensé que tus historias empezaban con eso porque tú estudiabas eso, y tuve que morderme mis dedos para no comentar sobre eso jajajaja Maldita sea, menos mal que, por lo menos, sé tu nombre, si no, ya, me jubilaría de la vida de detective (al menos, creo saberlo, si no me ha engañado eso también).

Y lo del canto... Solo se me ocurre una ocasión en la que me hayas podido ver "cantar" y juraría que lo recordaría, así que no creo que tengas pruebas de nada... Más que nada porque, entonces, no preguntarías, y sabrías que digo la verdad JAJA

Y bueno, no quiero petarte esto a comentarios solo míos, que luego si alguien quiere comentarte y ve que te tengo esto petado, le da vergüenza realizar su comentario y no lo hace jajjaa Pero, sinceramente, no pensaba que sabías quién era... Tus contactos... Tengo curiosidad. Y mucha jajaja
...Alicia (no me digas que me he equivocado o me jubilo de la vida, en serio) jajajaja

NoraCiliaste
Rango8 Nivel 39
hace más de 3 años

Pues te aseguro que sí tengo pruebas tuyas, como bien has escrito, y yo exagero aún más, """"cantando""" jajajaja.
Con lo de "las mías" me referí a mis historias, las que escribo, no las de verdad. Tampoco te preocupes que no ibas nada desencaminado. No como con el nombre que... alicia? De dónde te lo has sacado?

Jajaj era broma, minipunto para ti.

No me extrañaría que, si alguien dice de pasarse por aquí se asustara con los comentarios... Me asusto hasta yo jajaja. Pero hoy sí que han sido unas buenas risas así que habrá merecido la pena aunque me cueste perder algún comentario
@Miguel_Otxoa , buenas noches!

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace más de 3 años

Pues nada, imagino que algún día sabré a qué pruebas te refieres, @NoraCiliaste, porque ahora mismo tengo poca idea jajaja Y bueno, si dices tener pruebas mías cantando... Seguro que a ti te sobran muchas comillas JAJA

En fin, sí que han sido risas, sí. Y más de una sorpresa. Pero bueno, brindemos por esos comentarios que nunca aparecerán por aquí gracias a nuestra amplia conversación jajaja

PD: Ayer era tarde y algunos teníamos intención de madrugar, así que, ya, buenos días!


#8

Hoy, he decidido regresar de la universidad a casa por un camino más largo. En concreto por el que pasa por el conocido Mundo de Yupi, que en mi tierra ubican “en la parra” y otros cerca de la Luna.
Mi desvío ha comenzado con un semáforo en rojo más largo que la vida de muchos insectos, en el que he tenido oportunidad de entrar en un letargo o “profundo empanamiento” mientras miraba el anuncio de la parada de autobús contigua: “Animales fantásticos y dónde encontrarlos. La nueva película basada en un libro de J.K. Rowling”.
—¿Otra? ¿Y también piensas ir a verla?— Vale mamá. No más preguntas trampa.
—Seguro que no vale nada. Estos ya saben que venden con cualquier tontería que hagan. Yo de ti iría a ver la de Tim Burton. — Vale, compañero de clase y experto de la gran pantalla en su tiempo libre. Dime a qué hora firmarás autógrafos por tu crítica.
—Ya puedes ir pensando a quién vas a arrastrar al cine, ¿Ves cómo un novio cubre una importante función social? — Vale, hemisferio romántico del cerebro, hasta aquí podíamos llegar. Le he tenido que volver a reñir por pasarse de irónico últimamente.

Y parece que ha servido de algo esta vez, porque me ha hecho volver al mundo real y fijarme, además de en que el semáforo ha cambiado a verde y de nuevo a rojo eterno sin que yo diera un paso, en una pareja joven que caminaba por mi anhelada acera de en frente. Ella hablaba entusiasmada; él, escuchaba embelesado. Caminaban uno al lado del otro por un estrecho espacio en el que parecía recomendable ir en fila de uno, y así ha ocurrido que ha pasado un vehículo peligrosamente cerca de la chica que, en su entretenido monólogo, ni se ha enterado. Al contrario que él, a quien le ha faltado tiempo para cambiar sutil y cariñosamente el sitio a su compañera para quedar al lado de la carretera, sin que tampoco haya dado ésta señales de percibir ese detalle. Quizá ni siquiera él lo ha hecho.
Es ahí cuando mi irónico hemisferio romántico del cerebro ha hecho ‘clic’ al conectar unas cuantas irónicas neuronas desorientadas para entender eso que el mundo se llena la boca diciendo de que “el amor está en los pequeños detalles”, que hasta hoy parecía no terminar de convencerle.

Esto se debe a que si pides a la gente que te rodea ejemplos de esos “pequeños detalles”, seguramente obtengas una lista parecida a la siguiente:

-Sorpresas que llegan en forma no material.
-Ayudarse mutuamente en el día a día.
-Un beso tierno e inesperado en la frente.
-Tapar al otro con una manta cuando se queda durmiendo en el sofá.
-...

Sin duda gestos bonitos. Entrañables. Envidiables.
¿Suficientes?
Si se hacen por amor, pero también por cariño, por agradar, por costumbre, por bondad; incluso y muy lamentablemente hoy en día, por aparentar; entonces no. No son condición ‘sine qua non’ de que exista el mismo.
Así que (pensaba yo) el amor hay que creérselo y no andar como un detective buscándolo en gestos grandes o pequeños que al fin y al cabo puede que no demuestren nada.

Ahora tras presenciar ese ejemplo tan claro de dar sin recibir, sin esperar, sin informar de que se ha dado, sin ni siquiera saber que se ha dado, quizá; me encuentro pensando que sí existen esos “pequeños detalles” completamente determinantes de la existencia de amor.

Y sin embargo yo preferiré siempre creérmelo sin pruebas, como quien se aferra a una religión. Y que los detalles de mi querer sólo los descubra algún distraído desconocido volviendo de la universidad a casa por el lejano mundo de la acera de en frente.

Hace más de 3 años

2

7
Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace más de 3 años

Cuántas cosas te dan tiempo a pensar mientras estás "empanada" en la acera. No sé si cumplirás tu promesa y dejarás de escribir tus caminos, pero si es así, será una lástima, porque casi siempre me río. Esta vez, ha sido la parte superior, antes de que tu hemisferio romanticón se apoderara del texto. Aún así, es una bonita reflexión. ¿Lo malo? No encuentro crítica. Tampoco es que me haya molestado en buscarla, ojocuidao, porque la primera parte me ha hecho reír, y la segunda... en fin, es un tema que descontrolo. Aunque estoy de acuerdo, muchas veces buscamos esos pequeños detalles, necesitamos pruebas fehacientes de ellos, y, no nos damos cuenta de que, normalmente, precisamente por ser pequeños no les prestamos atención. Y suelen ser los más importantes. En fin, no tengo mucho que aportar a la causa. A mí háblame de ficción, no de amor jajaja

NoraCiliaste
Rango8 Nivel 39
hace más de 3 años

Jajajaj sí... ya sé que te gusta reírte de (a) mi causa... Yo siempre cumplo mis promesas, pero en este caso no recuerdo haber prometido nada, así que ya veremos :P . Igualmente no hablé de dejar de escribirlos, sólo de darnos un tiempo.

Tuve que esforzarme mucho en sacar mi lado romanticón para poder escribir algo que te fuera difícil de criticar, ¡me alegro de ver que lo conseguí! Jajajaj En todo caso... ¿Alguien de verdad controla en este tema?

Saludos @Miguel_Otxoa . Un placer, como siempre, tu paso por mis cajas :)


#9

Hoy he vuelto a ti. Yo, que nunca fui de idas y venidas. Yo, que jamás supe de ideas claras.

¿Por qué? Si no eres el único, y ni siquiera sé si el mejor. Si nunca serás sólo mío. Ni mío sin “sólo”. Si no llevas tanto tiempo en mi vida como para que te sienta tan imprescindible. Yo, que solía decir que “imprescindible” no era más que una invención ficticia y traicionera del diccionario.

Quizá simplemente porque me gustas. Es más, me encantas. Aunque a veces me entristezcas, o incluso me enfades.

Ah, pero esto no es Facebook.

Así que también me hielas, me abrasas, me desesperas, me meces, me cuidas, me aburres, me enseñas. Siempre tan tediosamente igual. Siempre tan temerosamente impredecible.

Me encantaría poder decirte y que entendieras que me das la estabilidad que necesito. O me la quitas...
Olvídalo, prometí nunca volver a hablar de lo “estable” aquella vez que, sin querer, mentí al utilizar esa palabra. No descarto que la culpa sea del diccionario de nuevo y que, en realidad, tampoco la “estabilidad” haya existido nunca.

Perdón, que las cuestiones lingüísticas me dispersan. Empiezo otra vez.

Me encantaría encontrar la manera de hacerte saber cuánto te he echado de menos. En el sentido poético. En el que en mi cabeza tiene encanto aunque la mayoría de gente lo contradiga como pasatiempo favorito. Como cuando echas de menos algo que nunca has tenido, por el mero hecho de que siempre será algo “bueno”. Incluso como cuando es platónico, ideal. O más simple. Como cuando en todo momento sabes que va a haber un reencuentro. Aunque el cuándo ni siquiera tenga el valor añadido de la sorpresa, ni las circunstancias sean las que te gustarían. Como todo este tiempo.
En todo caso siempre será mejor que echar de más.

Cierto es que a veces el sentimiento puede ser duro incluso desde el encanto de una cabeza con el derecho y el placer de dárselo. Como cuando es unilateral. Como hoy. Y si nunca podrá ser de otra manera, ¿qué más da? Tampoco es algo que ni el diccionario ni yo podamos cambiar.

Y ya ni perdón pido, porque no lo merezco. La lengua me sigue dispersando y continuará haciéndolo mientras existan verbos como “merecer” para añadir a la lista de palabras que no deberían ni deben corresponderse con el mundo real. Amén de que las dedicatorias y las confesiones nunca se me han dado bien.

Así, prometo, seré breve esta vez:

Gracias por conducirme a mis sueños de hoy.

(Ni enseñanzas, ni metáforas, ni indirectas por aquí. Ni casi tampoco nunca en mi sitio. Sólo mi oda en minúscula para el camino que me lleva a la universidad, y para la magnífica ciudad que lo acoge. Porque hoy me ha llevado a mi primer examen, y me ha salido bien. Y quien quiera ver más... )

Continuará.

Hace alrededor de 3 años

6

5
Ichabod
Rango11 Nivel 50
hace alrededor de 3 años

Bueno, bueno, bueno... y yo sin leer estos pensamientos camino de la universidad. Mal por mi parte, aunque yo todo lo más que pensaba cuando iba camino a la universidad era en lo que faltaba para volver a casa, eso y si el mp3 (tela) ponía una canción interesante, imaginarme el videoclip de esa canción mientras miraba por la ventana del autobús y los vagones del metro después.

Te hablaría sobre la forma tan sencilla y a la vez bonita/bella que tienes para escribir, pero veo que nuestro amigo @Miguel_Otxoa ya lo ha dicho y repetir algo que es tan sumamente claro no va conmigo, así es que con su permiso (y sin él, que me debe 18 cervezas :P), hago mías sus palabras y espero más de estas cajas. Más risas, más pensamientos profundos, interesantes, más del abuelo y el nieto, más agua...bueno, esto último quizás es complicado en tu tierra y la mía :(

Un abrazo @NoraCiliaste . Nos leemos!!

PD. @Miguel_Otxoa yo también tengo pruebas de tu canto, muhahahahaaaaa!!

NoraCiliaste
Rango8 Nivel 39
hace alrededor de 3 años

Bueno, bueno, bueno... ¡ Lo que nunca hubiera esperado yo es enganchar a @Ichabod unos minutos con estas cajas! Al aire fresco, y tan alejadas de sótanos lúgubres... Jajajajajaja

Sinceramente, un lujazo que te hayan gustado. La idea con ellas, y creo y espero que por eso ««triunfan»» 😂 , era destacar un poco que de lo más sencillo y cotidiano podemos sacar algo. Pero vamos, que obviamente hay días de todo, y si el examen hubiera ido mal dudo que hubiera vuelto inspirada ni sacado nada bueno del camino jajajajaja. De verdad, muchas gracias por pasarte y por tus palabras. Así, desde luego, dan ganas de seguir.

PD: Oh no, has hecho muy mal invocando a @Miguel_Otxoa .Sabe que yo obtuve esas pruebas gracias a información por tu parte en su día jajajajaja. Y aún te guarda rencor por ello. Ahora, como castigo, te invitará a Cruzcampo :@

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace alrededor de 3 años

Desde luego tú sí has sacado de lo cotidiano y sencillo un párrafo estupendo, y lo has trascendido. Mucha gente quisiera que le dijeran cualquier cosa, con tal de que se la dijeran de este modo, @NoraCiliaste.

NoraCiliaste
Rango8 Nivel 39
hace alrededor de 3 años

@TinadeLuis creo que es el «piropo» literario más bonito que nunca me han dedicado, o el más 😳😳. Un millón de gracias!! Feliz de que te haya gustado :)

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 3 años

Oh, pardiez. Por un momento he pensado que te habíamos perdido. Y luego he temido que ya fuese tarde para avisar a los servicios sanitarios. Y luego he leído la última parte y lo he entendido todo JAJA Muy bien ha debido salirte el examen, para realizar esta oda con minúscula (aunque bien podría ser con mayúscula) a algo tan trivial como la cotidianidad de un camino amplias veces transitado. Aunque, por otro lado, no puedo estar más de acuerdo contigo en lo de "magnífica ciudad que lo acoge". Yo hubiese añadido un "y bella", pero eso es más cuestión de amor subjetivo hacia la ciudad que me ha visto nacer.
No me voy a reiterar en lo que ya te he comentado varias veces y lo que @Ichabod ha tenido a bien adueñarse sin previo consentimiento. Pero, aunque no lo diga, es como si lo hiciera.
PD: Sí, @Ichabod, ya estoy enterado de que fuiste tú el que le dio las directrices a @NoraCiliaste que casi me hacen temer ser víctima de acoso. Ni Cruzcampo mereces JAJAJA Pero bueno, tampoco dejaré pasar la oportunidad de brindar jocosos por nuestros pasados tiempos en el Pub.

NoraCiliaste
Rango8 Nivel 39
hace alrededor de 3 años

Sí, @Miguel Otxoa .De matrícula de honor. O de 8'5, que nunca se sabe. En todo caso suficiente para una escapada al mundo de yupi. Pero transitoria, no os ibais a librar de mí tan fácilmente. Los caminos han vuelto, y amenazan con quedarse. Gracias por acompañarnos una vez más.

PD: «bella» entraba en «magnífica». Es un adjetivo muy grande.

PPD (que no PDD): antes he errado. El piropo literario más bonito que me han hecho es dejar patente para mis lectores en una frase fácilmente malinterpretable que soy una casi acosadora. De verdad que no tengo palabras.


#10

Hoy, de camino a la universidad, tienes que pasarte por el taller (que no eres tú, que soy yo, pero así queda más artístico).porque algún alma desaprensiva ha tenido a bien pincharte las ruedas del coche este fin de semana. Para más alegría, hace un día de esos en que los pajaritos no cantan y las nubes en vez de levantarse se arrejuntan para calarte hasta los huesos, mientras que el viento tira árboles (que yo no he visto árboles caer, sólo ramas, pero así queda más apocalíptico).

Allí, el mecánico te dice que tiene que acabar unas cosillas antes de arreglarte lo tuyo, pero en ese preciso momento se encuentra en el despacho viendo un capítulo de la sexta temporada de la misma serie que tú empezaste hace una semana (well, this is Spain), así que te comes un spoiler que te quita el hambre de tres días, y así se lo haces saber.
Para compensar (o eso dice después) te cobra dos ruedas por el precio de una (o eso dice también, porque a ti te parece caro y no es por pensar mal, pero tienes una cara basada en hechos reales de que es la primera vez que tú, y no mamá o papá, vas al taller, luego puede que sepa que no tienes idea alguna del precio estimado de arreglar una rueda).

A todo esto no te queda de otra que ir a clase andando, pensando en la casualidad, causalidad o maldición que ha llevado a que el único día en años en que te ha hecho falta el coche para ir a la universidad... en fin. Del paraguas desistes y acabas por cerrarlo la cuarta vez en cien metros que tienes que pararte para darle la vuelta, debido a que una ráfaga de viento te lo ha dejado en un ángulo de cuarenta grados.

Cuando se está empezando a consolidar en tu cabeza la idea de que quizá las clases de esa tarde no vayan a ser tan trascendentales para tu vida profesional ni académica, la vida te manda un ángel en forma de compañero con coche y ruedas en plena forma que se cruza en tu camino, se maravilla con el ángulo de tu paraguas y debe recordar que, aunque no hayáis hablado mucho, eres buena gente y le has dejado alguna vez apuntes sin rechistar ni pedir nada a cambio, así que decide ofrecerte un viaje seco (a estas alturas, ya, relativamente) y seguro a la universidad.
Más tarde, dos de tres profesores pasan lista porque deciden que “van a tener en cuenta” la gente que ha arriesgado su vida hoy para ir a escuchar su sermón. Y, aunque ciertamente nadie nunca sabrá lo que significa eso en lenguaje de profesor, la satisfacción para el alumno que escucha esas palabras es inigualable.

Conclusiones a la carta:

(a. Efectivamente, no las hay, esto sólo es un absurdo desahogo personal así que ojo por ojo, y no sé si el mundo se quedará ciego pero el que me pinchó las ruedas sí porque como lo pille le partiré su cara de orco y le haré un mosaico en su coche por hijo de la gran P***eace and love.)

a.bis. No des lugar a que nadie te odie hasta el punto de que decida pincharte las ruedas del coche cuando se avecina el diluvio universal.

b. Cuando tus padres te digan que pierdes el tiempo viendo series, diles que lo estás invirtiendo para ahorrar en la factura del taller.

c. A veces todo parece alcanzar una perfecta armonía para entretejerte en exclusiva una serie de catastróficas desdichas y sumirte irremediablemente en una actitud derrotista. Pero, si no te dejas llevar por ella, el mundo te dará facilidades como un juego da pistas, y podrás ver cómo te elevas del fango a la cumbre en cuestión de minutos. Porque con buena actitud se sale. De un día gris, de un sabotaje a tu coche, de un batacazo sentimental, de un mal examen. Se sale de sitios muy oscuros, de depresiones y enfermedades. Y, aunque efectivamente el espíritu de Mr. Wonderful todavía no haya encontrado la salida de mi cuerpo, de todo se sale.

Hace alrededor de 3 años

7

4
Ichabod
Rango11 Nivel 50
hace alrededor de 3 años

La leche @NoraCiliaste ... menudo día. En estos casos lo mejor suele ser quedarse en casa pero entre el sabotaje ruedejeril (o ruedegeril?, bah... la palabra es inventada así es que da igual jajaja), la estancia en el taller (seguro que cobró menos no tanto por la pillada "in fraganti" de la serie como porque le pusiste cara de niña buena) y la sempiterna lucha entre el ser humano y el paraguas... Yo no hubiera ido a clase XD!! Eso sí, me hubiera perdido ese instante de enorme satisfacción, de sentirse como un Dios a la altura de Zeus al oír esa frase del profesor, aunque luego conforme acaba de decirla desaparezca en el olvido para siempre...

Total, el día pasó. Las ruedas se arreglaron, quizás el paraguas no pero es lo de menos, las clases fueron bien y el profesor se acordará de lo dicho ese día a la hora de revisar los exámenes y los 6'8 se convertirán en 7, los 8'6 en 9 y los 9'5 en matrículas. Lo de los 4'7 en cinco es más complicado pero no hay nada que una grabadora recordándole sus palabras en ese aciago, plomizo, lluvioso y ventoso día no solucione :)

Mr. Wonderful sal de mi cuerpo ya!!!!! Que necesito volver en mí para seguir con mis relatos de sangre y muerte y si me convierto en un oso amoroso poco se podrá hacer...mmm... Oso...garras, ataques a campistas, carne, sangre, muerte y destrucción... Me gusta, me gusta... jajajaja!!!

NoraCiliaste
Rango8 Nivel 39
hace alrededor de 3 años

Jajajajajajjaa sangre, muerte y destrucción. Pura esencia de @Ichabod . Menos mal que a las que sabemos poner cara de niña buena todos nos perdonan la vida!

La verdad es que hay días en que con sabotajes ruedenosequé o sin ellos, más vale no salir de casa. Pero una vez que lo has hecho... pues a por todas! (Mr. Wonderful style)

En el fondo, si no me pasaran estas cosas, a ver sobre qué escribiría yo jajajaj. Muchísimas gracias por leer!!

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 3 años

Bueno, no te engañes a ti misma. Pierdes el tiempo viendo series. Además, el mecánico no siempre te va a hacer descuento por ello, y si hubieses llegado hasta esa temporada, probablemente solamente hubieseis tenido una agradable, o desagradable, conversación sobre la serie, pero sin el descuento que lleva aparejado la ignorancia.

Y bueno, en cuanto a lo del Paraguas... La lluvia no siempre es mala. Pasear bajo la lluvia, al más puro estilo romanticón, pero sin el romanti y sin el cón a veces viene bien. Pero bueno, intuyo que estudiar en la ciudad te vuelve urbanita al más puro extremo.

Y en cuanto a tu última reflexión... Bueno, voy a ducharme en una bañera de arcoiris y luego te cuento.

Fuera bromas, me alegra que veas el lado bueno de las cosas. Y no solo la película, que sorprendentemente me gustó, sino en la vida real. Pura y dura.

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 3 años

PD: Debe ser el comentario en el que más veces haya empleado la palabra "bueno" sin motivo. Pero bueno, qué se ñe va a hacer.

NoraCiliaste
Rango8 Nivel 39
hace alrededor de 3 años

Vaya, descuento por ignorante. Me gustaba más lo de descuento por niña buena, pero no esperaba menos de usted.

Y sí, muy romántico-melancólico lo del paseo bajo la lluvia, hasta que tienes que pasar 5h de clase calada hasta los huesos. Que luego se te pone la garganta «como el cuello de un gitano cantaor», como dice un amigo que no conoces. Aunque ver el lado bueno de las cosas, también la peli, esté bien, hay que ser un poco realistas @Miguel_Otxoa .

Y bueno, aunque sea mayormente para criticarme, pues bueno, me alegro sinceramente de tu regreso a SB y de que me leas, porque bueno, de vez en cuando me viene bien que me hagas una cura de cursilería.

Jajajaja ya en serio, gracias por leer, Miguel, siempre es un placer. Saludos!

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 3 años

Vaya, pasé de la respuesta en su momento. ¿Por qué sería? No idea.

Lo de las cinco horas en clase es una escusa que ronda lo ridículo. Casi como mi capacidad de adivino. Hay que ponerse capas externas que absorban en agua para que no llegue a las capas más profundas del cuerpo. Hasta una jurista mediocre sabe eso JAJA Y buena metáfora esa, sí. Genio tu amigo.

Y nada, no es solo para criticar para lo que leo. Au contraire. Quédate con el lado bueno de mi comentario, no solo con el lado bueno de la vida JAJA

Por cierto, no lo dije. Impecable narración, como siempre.

NoraCiliaste
Rango8 Nivel 39
hace alrededor de 3 años

@Miguel_Otxoa Seguramente porque estarías haciendo cosas menos importantes que responderme. No tampoco idea.

Como jurista mediocre sé que el plazo para tu contestación había prescrito y obraba el silencio positivo. Pero bueno, como no ha estado del todo mal el comentario, haré una excepción y te responderé. Principalmente para aclararte que nada es tan ridículo como tu capacidad de adivino, me cuesta creer que sepas que este texto es mío aun poniendo el nombre encima. En segundo lugar para decirte que mi amigo no es ningún genio, sólo un poeta. Y en tercero, porque no pasa todos los días eso de que encuentres algo bueno que decirme, así que, como siempre, te lo agradezco mucho :)


#11

Hoy, de camino a la universidad, en la primera semana del segundo cuatrimestre de mi último año, la ansiedad y la incertidumbre se vienen conmigo, siguiendo esa mala costumbre que han adoptado últimamente. Hay cosas peores que no saber qué viene después.

Cruzo hacia el colegio de en frente que tan poco me gusta, y encima es hora punta. Me mentalizo para la avalancha de monigotes uniformados y madres desocupadas que les traen la merienda hasta la mismísima puerta dejando un reguero de papel de plata en el suelo. Sobre todo para eso último. Ojos en blanco y paso firme. La última vez que le hice ver a una de esas señoras con más piel de visón que humana encima que tenía una papelera a menos de dos metros me llamó maleducada. Esa batalla estaba perdida. Como la de mi madre a sesenta kilómetros leyéndome la mente y diciéndome que no sea prejuiciosa.

De alguna manera me convierto en cortafuegos de dos niños que revolotean indómitos (es mi palabra favorita de la semana) a mi alrededor, intentando uno alcanzar al otro como si le fuera la vida en ello. Y lo consigue, claro está, a costa de mi integridad física, que en esta zona cero a las puertas del colegio siempre es secundaria.

Su gozo en un pozo. En el momento en que por fin me esquiva y logra tocar a su compañero, una voz de señora-visón avisa de que hay que irse a casa con efectos inmediatos. No hay prórroga, pero ese proyecto de persona utiliza una regla del juego que yo ya no recordaba: el “te la quedas para mañana”. Ese niño no está dispuesto a que sus esfuerzos sean en vano. Le auguro un buen futuro. Al igual que a su digno rival, que lejos de discrepar acepta desafiante.

Al ganador de hoy no le preocupa lo que viene después. Qué suerte.

La filosofía del segundo, haciendo gala mi cerebro de su pasmosa facilidad para hilar cosas que nada tienen que ver para crear sinsentidos, me recuerda a la canción de la intro de la última serie que me ha quitado tiempo de vida sin hacer que me arrepienta. Si voy perdiendo ahora, pero gano después, es todo lo que quiero.

Hace ya tiempo que nos mostramos diáfanos, casi transparentes, dejando que ese casi bloquee el final de un destino de solo dos opciones.

Hace ya tiempo que algo está flotando en el ambiente, pero jugamos a ver quien respira más flojo. El que pierda tendrá que cargar con la culpa de quitarse la indiferencia antes que la ropa, siguiendo el orden de cosas más arriesgado.

Va siendo hora de confesar que mi indiferencia fue la que partió de menos, y que ese menos aún va a más. Y sigo sin hacer nada, esperando ganar después. Y si estoy eligiendo mal, no me importa en absoluto.

El juego de dos niños y la canción de una intro que nunca omití. Un carpe diem a contrario sensu. Reflejos de la abrumadora pasividad con la que me enfrento a casi todo en este momento. Y nada está tan mal. Como un mantra me repito que hay cosas peores que no saber qué viene después.

Hace alrededor de 1 año

0

2