Faycan
Rango6 Nivel 26 (870 ptos) | Novelista en prácticas
#1

, EN EL CASTILLO CIDNEO

Erase una vez, en un lugar del norte europa, un viejo castillo de la edad media. Imponente sobrastaba la ciudad. Sus torres fortificadas apuntaban a los cuatro puntos cardinales y por de bajo, al interior de las murallas, laberintos de pasajitos , galerías, cuartos secretos que un tiempo servían de almacenes, movimiento de tropas en armas, al abrigo del tiro enemigo. Fue un lugar de guerra , de ordenes, gritos de dolor, olor a sangre, a pólvora, explosiones, pero ya no. Los tiempos habían cambiado, los castillos ahora eran museos, centros de actividades culturales, sitios turísticos. Las guerras se seguían haciéndo, pero de otra manera. En salas de mando, con coetes atómicos, láser , botones y barbaridades siempre más bárbaras: el hombre y su devoción a la guerra!
Por el Cidneo, así se llamaba por vía del nombre de la colina donde lo habían edificado, el futuro de jubilado era de ensueños. En el surgía un zoo, un museo de armas antiguas, otro de historia natural y un jardín botánico. Encima lo cuidaban con muchos mimos,cariños, restaurandolo allí donde lo necesitaba

Hace alrededor de 3 años Compartir:

4

19
Romahou
Rango18 Nivel 89
hace alrededor de 3 años

Potente inicio

Saludos

Faycan
Rango6 Nivel 26
hace alrededor de 3 años

Gracias por seguirme, soy nuevo en esto. A ver.

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace alrededor de 3 años

Una buena introducción @Faycan para una buena historia. Dos consejos para socializar y darte a conocer por otros usuarios:
1. Valora a quienes comentan tu trabajo, pulsando la mano con el pulgar en alto de quien te comenta tu historia.
2. Etiqueta con @ a quien te dirijas, pulsando simultáneamente AltGr y @ para que le llegue la notificación (ver @Faycan) que aparecera en el perfil.
Espero te sirva porque yo también fue nuevo y la amabilidad de algunos me ayudó a defenderme en estas páginas.
Me haré tu seguidor para estar pendiente de tus trabajos. Un saludo.

Faycan
Rango6 Nivel 26
hace alrededor de 3 años

Gracias por tus consejos, me encorporé hace poco y todavía no he asimilado unos mecanismos. También yo estaré siguiendo te. Ciao. Un abrazote


#2

Ya le habían curado las heridas de las balas en piedra de los antiguos cañones, las arrugas del tiempo. Ya no habían rasgos de los incendios que lo habían azotado en pasado intentando en vano conquistarlo. Ahora los tilos y los rosales llenaban el aire de dulces perfumes y mirlos, palomas y golondrinas, alegraban el cuadro con sus imprevisibles vuelos .
Zumbidos de insectos, rellenaban el aire allí donde había un silencio, una pausa.
Todo era lleno de vida en el castillo. Así como lo eran los niños bajando festosos desde los buses escolares visitando la antigua mansión, lo zoo. Ya se podía escuchar con exitacion, los rugidos de los leones, de las tigres, el criterío de los monos y de los loros, de los pavos reales. Había un único e pequeño kiosco en un lado del gran patio central, la antigua plaza de armas y ahora con macizos de flores. Allí, los abuelos y los padres, compraban chucherías a los críos. Azúcar de algodon rosado, globos inciables que escapandose de las diminutas manos se quedaban atrapados entre las ramas de los árboles circostantes o directamente se subían al cielo, dejando bocas abiertas, lágrimas en los rosados cachetes . siempre había unas bombas de jabón flotabando al viento en todas direcciones, creando atmósferas mágicas, irreales, festosas.
Había tantos escondites y recovecos en el castillo , que no era tan difícil vislumbrar parejitas de adolescentes tocandose y dándose besos col miedo al ser vistos porqué se habrían fugado de clase.

Hace alrededor de 3 años

1

9
eleachege
Rango17 Nivel 82
hace alrededor de 3 años

Buena narrativa al describir el ambiente que presentaba el castillo, al ser restaurado para la recreación de los circundantes y turistas. Un saludo @Faycan


#3

LA LOCOMOTORA

Solo una cosa no pintaba nada en aquel sitio, en aquel castillo! En el medio del patio, en el bel medio de los jardines de flores, estaba ella: una gran, vieja y potente locomotora a vapor; una de estas del 1800 pa'riba , negra, maciza. Con su rostro alargado de alcantarillado, su ciminea arriba en el techo,con tanto de aquel acero y hierro en todas partes, que la hacían inamovible hasta por los vientos más huracanados. Descansaba sobre veinte metros de raíles; una nada, una chorrada en comparación a los kilómetros que había recurrido en su vida. Por sus empinados y estrechos peldaños, un mogollón de gente de todas edades subía y bajaba sin descanso, a veces cayendose por un empujón u por los peldaños de hierro, resbaladizos a veces, en las grises jornadas de nieblas otoñales.
Y fotos, y cicles pegados en el suelo, en el techo de la cabina. Y grafomanos escribiendo de todo, arañando su bella barniz negro brillante, con nombres, corazones, fechas,.... chorradas.
Se sentía querida, esto si!
Respetada, sea solo, por su mole, su talla fuerte y por su mecánica así primordial pero así eficiente, emocionante al fin. Así como el castillo, ella también era muy cuidada, mimada; no podía quecharse . La amaban, esto era seguro! Cierto!
Con la estación primaveral encima, después de las frías y oscuras jornadas invernales, llegaban los tiempos de los restauros, de los retoques, renjuveneciendola un poco por la nueva temporada, por el nuevo verano. Así que, una vez al año, estrenaba su nuevo y negro traje de frack y le gustaba mucho esto, coqueta como era!
También le pintaban las ruedas de rojo Ferrari y doradas, a lo mismo que hacian con otros detalles y remates. Guapa.
No! No se podía lamentar del trato recibido. Su jubilación, también, era dorada, pero, algo la intristia, dejándola como apagada, gris y no negra como en realidad era. A veces le gustaba pensar a cuando de joven corría por todas las direcciones. Por praderas y montañas, cruzando ríos sobre los puentes y pueblos, ciudades y países enteros. Cuanta gente ya había visto en pasado, esperando bajo los andenes a su llegada en las estaciones del ferrocarril. .
Cuantas lágrimas había visto en los despidos! Cuantos abrazos y sonrisas en las llegadas. Cuantos paraguas y paquetes olvidados!
Un poco carbón y agua, un fuego, la alquimia y la mecánica y se ponía en marcha, así, sin mas. Así, como por arte de magia. Humeando, silbando, rugiendo. Así potente, salvaje, agresiva.
A ella sobretodo le gustaba ir por allí de noche, a toda leche, bajo las estrellas. Con luna o sin la luna le daba igual, disfrutaba lo mismo.
Le gustaba ver las cispas del carbón quemándose, salir como corriendo por la ciminea y luego dar vueltas sobre si mismas antes de cojer carrerilla y volar siempre más alto, siempre más arriba, desapareciendo, confundiéndose con las estrellas en el oscuro universo infinito.
Era tan bello eso! Cuanto le gustaba! Emocionante!
Daba el ritmo de marcha a sus pistones de vapor. Como un latido de un corazón que ella però no tenía. Pero latía, fuertemente latía, en su grande pecho de hierro.

Hace alrededor de 3 años

2

6
eleachege
Rango17 Nivel 82
hace alrededor de 3 años

Dejas ver una gran expresividad, al comentar recuerdos de la movilidad de la locomotora icono de esta historia y su rostro presente añejo, pero remozado que reverbera añoranzas. Un saludo amigo @Faycan


#4

Que hacía allí? Que pintaba ella con el medioevo, el zoo? Quien quiso ponerla allí? Y sobretodo, PORQUE?
El tiempo transcurría a su ritmo, pero ella no se conformaba , no se acostumbraba al idea que aquel sitio,fuera pa' siempre su geriátrico. NO! Se sentía como un pez fuera del agua, como un barco en los Alpes, un avión bajo tierra!
Tanpoco podía recordar como había llegado allí, en este gran patio de armas, en el bel medio de un castillo. Sólo recordaba que empezaron a desmantelarla y todo de un rato se le izo como de noche, como durmiendo. Quando regresó en si, ya estaba toda de una pieza allí donde hacia años que ya demoraba. Fue un choque, pero, lo echo ya estaba..... No se podía hacer nada.
La pobre, no podía recordar de cuado la desmontaron toda. Cada tuerca, tornillo fue aflojado, quitado. Cada pieza numerada, catalogada y embalada en cajas de madera de diferentes medidas. Luego, las cargaron en carros trajnados por bueyes, subieron la colina del castillo y cruzaron el estrecho puente elevador de madera.
Una vez pasado el foso, solo quedaba, a mano izquierda, una pequeña rampa de adolquines en granito.
Necesitaron dos semanas para remontarla toda, y con ayuda de grúas encima, pero no sobró ni un muelle, una rondela.
Corría el año 1969.
Asi decía una placa de bronce atornillada en un lado de la locomotora.

Hace alrededor de 3 años

4

6
Ichabod
Rango10 Nivel 49
hace alrededor de 3 años

Me gusta mucho @Faycan :), pero dale un repaso ortográfico ya que he visto varios errores, acentos y tal... y alguna palabra donde te has comido alguna letra o has confundido con otra.

Bienvenido a SttoryBox!!

Faycan
Rango6 Nivel 26
hace alrededor de 3 años

Es que soy de nacionalidad italiana y para mi es todo un reto escribir en vuestro idioma, ya que tampoco tenia el corrector, intentaré hacerlo mejor, gracias por la crítica.

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace alrededor de 3 años

Excelente narración y rica en detalles para dar a conocer una efigie, de ol que me parece el Museo de las Armas en Brescia, que solo conozco por lecturas. Un saludo @Faycan


#5

Así pasaron los años. Ella, la locomotora, había empezado a contarlos mentalmente contando las traviesa de los raíles por de bajo de sus ruedas. Pero cabían pocas! En unos 20 metros cabían más o menos una treintena de traviesas y ella era muchos más años que se encontraba allí.
Sea como sea, un día se diò cuenta que alguien, un chico que el día anterior tocaba todo por allí o los de las limpiezas, habían dejado sus frenos abiertos, desbloqueados. Las ruedas eran libre, podían rodar.
No se lo podía creer. Sintió dentro de si un algo de estraño. Una emoción, una sensación de libertad le recuriò el chasis, haciéndolo crujir todo. Nunca había sentido algo tan fuerte, nunca. Surgió en ella un irresistible deseo de fugarse, escapar. Sentirse libre!
Todavía no tenía ben claro ni cuando ni como, pero esto ya le bastaba por sentirse viva otra vez y tenía que hacerlo pronto, antes que se desen cuenta del desbloqueo. Después de noches y noches de insomnio, finalmente habría podido descansar, dormir, soñar. Hasta su seria cara de hierro parecía sonreír.
El mañana habría sido distinto, nada habría sido igual . Mañana, habría sido un día esplendoroso,
también si no hubiese el sol.

Hace alrededor de 3 años

2

3
Faycan
Rango6 Nivel 26
hace alrededor de 3 años

Bueno,párese ke esa quinta parte no entusiasmó mucha gente. Entetaré hacerlo mejor

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace alrededor de 3 años

Se nota el tema del cambio de idioma y esos lectores.

Pero el fondo y sentido de la historia son buenos.

Saludos


#6

LA FUGA

Era el final de octubre,una espesa manta de niebla cubría la ciudad desde hacía días. Era una noche sin luna, la oscuridad se la podía cortar con un cuchillo tanto era espesa, negra. Estaba allí empapada de umedad, silenciosa en aquel escenario irreal, entre torres, antiguas y gruesas murallas fortificadas, grandes arboles con largas ramas desnudas abrazando la blanca y impalpable niebla.

Estaba esperando los toques de una campana desde campanario a lo lejos, en las verdes campiñas,. Un sonido especial, por ella. La que tenía aquel toque tan caliente, de hacerle vibrar sus viejos hierros. Le gustaba mucho escucharla por la noche, cuando la ciudad por de bajo al castillo dormía. Cuando los sonidos que de día no se podían oír, de noche se hacían claros, como si fuesen allí, a los afueras de los anchos muros, en el mismo castillo a veces Aquel sonido le conciliaba el sueño. Como una cancion de cuna,un arrorrò. Esperanba la medianoche y un minuto. Cuando el último toque habría ocurrido, inmediatamente después, habría empezado a deslizar, lo más silenciosamente posible, por los raíles, hasta salir de ellos, fugarse al fin, poner entre ella y la medieval manción, más tierra posible. Y así lo izo.

Visualizò sus muchas ruedas, pistones y intentó moverlos con la sola fuerza del pensamiento. Visualizò su caldera llena de negro carbón que al quemarse se volvía rojo, incandescente . Mentalmente viò los tanques de agua llenos del precioso líquido y transformarse en vapor, hacer mover turbinas, ingranajes....
No sabía más si era por la niebla o por los esfuerzos méntalales, pero se encontraba empapada, sudada. Visualizò el todo, como si estuviera ocurriendo de veras y, algo crujò. Otro crujido más seco y fuerte en la maquinaria, ruidos de hierros que rozan y, todas a la vez, las férreas ruedas empezaron a rodar, lentamente, poco a poco, pero se movieron. Así como los largos brazos de los pistones en sus lados, impujandola adelante.

Tenía miedo de ser vista, oída por alguien, enorme como era. Pero el primo paso estaba echo y el paso más importante en un viaje, es el primero. El primer metro y otro, otro más, partir, empezar. Todo lo que habría venido en el viaje tan solo eran ipotesi, ahora había que cruzar el antiguo puente elevador y era otro miedo inmediato allá,justo por detras de aquel rincón. Habría aguantado? Habría logrado salir del castillo. Una manera sola había por comprobarlo : cojer el toro por los cuernos y ver lo que iba a pasar, imprescindible era salir de allí a lo más pronto.

Hace alrededor de 3 años

0

4
#7

Le temblaban las rueda, el vejeo puente elevador crujía todo bajo su peso y si aguantó, fue gracias a que ya hacia tiempo que le habían reforzado con gruesas vigas de acero. Fuera como fuera, se encontró del otro lado del puente en un plís plas; al fin el puente no era gran cosa. Ella, por sus dimensiones era más larga del puente mismo, cuando su rostro estaba ya por el otro lado del foso, tenia todavia su parte trasera en el castillo. Lo cruzó en un parpadeo.
Ahora sí! Ya estaba hecho!
Había que seguir, nada y nadie la hubiera parada, Después de más de 40 años, había salido una vez para todas de aquel lugar y no se lo podía creer, le parecía un sueño, pero no, no lo era. Se había fugado, estaba libre. Un aire fresca de libertad la recurrió toda, se sentía como nueva, pa' comerse el mundo. Encima podía ir donde quisiera, no tenía que seguir obligatoriamente unos raíles. Libre, libre, libreree al fin!
Habría cojido dirección Estación Central, allí se habría sentido como en casa, junta a otras locomotoras como ella, vagones, carozas Ser de nuevo un tren finalmente.
Habría podido ver nuevos lugares, paisaje, nuevos pueblos, silbar al llegar a los pasos a nivel anunciando su llegada, con su mole, su velocidad, su fuerza.

Hace alrededor de 3 años

1

4
Romahou
Rango18 Nivel 89
hace alrededor de 3 años

Mucho mejor de ortografía y gramática esta parte.

Y también con un hilo esperanzador


#8

La niebla, se sabes, amortigua los ruidos, ocultando todo: las casas, las cosas, las calles, las plazas, monumentos, la gente. Ella, como un negro fantasma se deslizó por la colina del castillo sin ser vista por nadie. Tuvo que ir poco a poco,, despacito, tratando de hacer el menor ruido posible, como andando de puntillas, en puntillas de ruedas en este caso. Pasò por semáforos sin preocuparse que estaban en rojo, no había nadie circulando, jardines y parque donde no había ni siquiera un perro o un gato a causa del frío y por la fuerte umedad.....

. Cruzó la ciudad por delante de tiendas serradas, de las grandes superficie vacías a estas horas de la noche, de kioscos, fuentes y de golpe, se encontró a las afuera de la Estación de trenes más rápidamente de lo que había imaginado . Se relajó un poco. Ya había llegado a destino.

Alli si, que habia un poco de movimiento, de vida.
Había taxis saliendo y llegando, coches en busca de un aparcamiento temporal, personas con bufanda y maletas caminando rápidamente o despidiéndose con un abrazo de amigos y parientes. Desde la pequeña plaza en frente de la estacion, escondida entre arbustos y árboles de los jardines, ella podía ver todo sin ser vista, descubierta. Estaba excitada, emocionada. Decidió que entraría por una verja utilizada para la carga y descarga de mercancías. La entrada era lo bastante ancha para permitirle pasar y asomarse al primer andén, deslizarse sobre los raíles y empezar a rodar. Circular.

Desde aquel punto de salida habría podido dar la vuelta al mundo, así como una nave, un barco que, una vez en el agua, habria podido circumnavigar el planeta entero, cruzando todos océanos y mares . Ahora nada al mundo la detendría de su propósito y se fue, decidida, firme.

Hace alrededor de 3 años

5

4
Faycan
Rango6 Nivel 26
hace alrededor de 3 años

Sigo con bastantes errores de todo tipo @Romahou, unos ya los correji. Ciao

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace alrededor de 3 años

Ya te digo que si vas traduciendo de italiano a castellano, tiene mérito. Cuestión de tiempo práctica.

La historia sigue bien.

Saludo

Faycan
Rango6 Nivel 26
hace alrededor de 3 años

Es que los 2 idiomas son tan parecidos ke me lio todavía después de 20 años por aquí en Canarias @Romahou

Faycan
Rango6 Nivel 26
hace alrededor de 3 años

Es que los 2 idiomas son tan parecidos ke todavía me lio después de 20 años por aquí en Canarias @Romahou

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace alrededor de 3 años

Además en Canarias también se habla muy peculiar, estuve hace bien poco.

Y hay términos que la mente mezcla

Pero se entiende


#9

UNA TRISTE REALIDAD

Cuando asomó su rostro al andén, dando un vistazo a su alrededor, casi se muere por el gran susto que le dio una especie de cohete blanco que pasó a trescientos kilómetros por hora justo a dos dedos de ella, moviendo una enorme ráfaga de viento, un remolino y sin casi ruido. Pocos segundos y todo había pasado!
¿Que había sido? ¿Que era aquel monstruo pasando donde había tenido que pasar un tren?
¿Era un tren?.... No! Imposible!
¿Tanto cambiados eran los tiempos, la técnica, la prisa del hombre?
... sí que lo era! Le pareció ciencia ficción. Por dios! Un tren! Increíble! Nunca habría podido imaginarlo!
Se enteró poco después que lo llamaban AVE.

Dio unos centimetros por atrás, triste, descorazonada, gris.
No podía hacer aquel último paso, aquel salto a los raíles! Lo, tenía claro ella. Ella sabía bien, lo que habría provocado con su firme pero ya lento andar por las líneas férreas. Habría provocado retrasos insalvables en el tiempo. No, no podía! DEP!
En su corazón caldera, sintió que no podía. Se puso el alma en paz. Tenía que admitirlo. Los tiempos no eran más lo de antaños.Asi que dio marcha atrás, lentamente por atrás. Pero ella ya tenía algo en su cabeza, un fotograma ,una idea, una imagen arquetipica .
Una cosa tenía bien clara: nunca, nunca más habría regresado al Castillo,encima a la collina. Nunca más!

Hace alrededor de 3 años

0

4
#10

Dio la vuelta sobre si misma y se marchó, haciendo cispas en el suelo cada vez que sus ruedas en hierro rozaban el alcantarillados del mismo metal. Decidida cojio rumbo la pequeña plaza justo en frente de la entrada de la Estación. Allí donde había parado poco antes, le parecía un sitio digno, en el contesto. Se habría puesto justo a lado de los jardines, por delante de los árboles, arbustos, flores en primavera, así que le hubieran hecho de marco y sería aún más bella al verse.

Así lo izo! Allí se plantó con sus imaginarias garras en el suelo y, no hubo manera ninguna por sacarla de aquel lugar.
Antes lo ententaron con carros grúa, esto que sirven para remover coches, pero nada. Luego vinieron siempre más medio en el tiempo, por la noche, por no molestar el avisperado tráfico diurno. Un día, hasta llego un enorme camión grúa militar, con tanto de enorme focos a illuminare el escenario, pero tampoco esto lo alcanzó. Parecía soldada al planeta, no podían moverla tampoco de un solo centímetro.

Pasaron los meses y luego unos años. La gente había empezado a colgar folletos de apoyo a la locomotora testada y unos de protesta también, solicitando una solución rápida a las autoridades competentes. Alguien, pasando, depositada mazetas de flores, unas velas y siempre más flores, ocupando por completo todo lo largo de su tonelaje, hasta que una mañana aparecieron obreros del Ayuntamiento por obras de acondicionamiento del lugar y hicieron nuevos jardines a su alrededor. Pusieron también una nueva placa de bronce, donde se contaba la increíble historia de aquel marquingenio.

EPILOGO:

Ella ahora estaba feliz. Su fuga le había servido de algo. Un mogollon de personas y niños subían y bajabán sus peldaños, haciéndole visita. La cuidaban aún más que cuando estaba en el Castillo encima y, a quien sabía mirarla bien en su rostro, parecía que sonreía.

Se me olvidaba decir que aquella plaza que un tiempo se llamaba Plaza de la Estación, ahora se llama
Plaza de la Locomotora.

Fin

Hace alrededor de 3 años

4

4
Romahou
Rango18 Nivel 89
hace alrededor de 3 años

Gran historia

PedroSuarez_80
Rango12 Nivel 55
hace más de 2 años

¿Esa plaza existe, y si existe, en dónde? Soy de Venezuela, saludos.