Eliza
Rango6 Nivel 28 (1241 ptos) | Novelista en prácticas
#1

Denso el espacio, cargado, oscuro.
El paso por la vida lo cercaba, lo oprimía y le dolía con una intensidad que no imaginó antes.
Desde que estaba en el mundo de la tormenta, no sin cierto placer, se dejaba golpear por la explosión de luces y sonidos; rayos y truenos.
Su cuerpo, tan fatigado como su alma, anhelaba ya no estar, pero allí continuaba.
Los recuerdos estaban heridos por el ataque implacable de las vulgares y gruesísimas gotas convertidas en armas punzantes.
El miedo atravesaba el umbral y se convertía en peligrosa apatía invadiéndolo cada vez más intensamente.
La intención casi poética era la de abrirse en cruz sobre el piso curtido y resbaloso; dejarse llevar por las aguas acumuladas parecía lo mas sensato, el infame último recurso.
No había sociego, no había futuro cercano, el maldito momento parecía haber tomado la eternidad.
Tenía hacia tiempo los ojos cerrados y no pretendía abrirlos. Se negó a la estafa de la esperanza, el espacio con toda su densidad parecía no querer aclarar.

Hace más de 4 años Compartir:

1

5
G_Rurba
Rango15 Nivel 73
hace más de 4 años

"Se negó a la estafa de la esperanza..." esta frase me ha encantado-