Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53 (8295 ptos) | Artista reconocido
#1

Las lechugas vuelan celosas, como albaricoques enamorados. La tierra sostiene lo que los arboles dejan crecer, y los humanos no tardan en destruir. Una piedra florida que retumba en el vaivén del viento, que arrastra palabras sordas a un corazón marchito, con la pasión de una fresa amarga. Porque amargos son los días si queremos que lo sean, como cuando compras una sandía y no te molestas en golpearla, y quizá esté hueca, como el corazón de un almendro, que crece sin temer tempestades, huracanes o torbellinos, aún sabiendo que fácilmente estos lo pueden derribar. O no tan fácil, porque un almendro resiste lo que las raíces permiten.

Volvamos a las lechugas. ¿Por qué volaría una lechuga si no es para sentirse libre? Aunque es difícil que ella misma haya comenzado el recorrido. Al fin y al cabo, una lechuga no puede volar. Y tampoco aterrizar. Así que olvidemos a la pobre lechuga, que será una mera ensalada cuando haya caído, y pensemos en el almendro, que no sabemos si crecerá o morirá arrastrado pero que, mientras tanto, ahí está, creciendo sin miedo, como las pesadillas de un niño pequeño.

Hace más de 3 años Compartir:

11

18
lamusadepetrarca_95
Rango14 Nivel 65
hace más de 3 años

Me encanta, me encanta, me encanta! Tú no necesitas los dados para ser random jajajaja.
Me acabo de suscribir a esta publicación como lectora asidua ;).

Saludos!

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace más de 3 años

Jajajaja muchas gracias, @Laura_95 !! Ciertamente, este texto es el resultado de la aplicación de una técnica que aprendí por aquí. Consiste en escribir lo primero que te venga a la cabeza, sin orden ni concierto. Y, cuanto menos sentido tenga, mejor jajaja
En esta caja escribiré todo lo que se me ocurra, tenga más o menos sentido. Y si sigo escribiendo sin pensar... Aquí estará.
¿para qué queremos dados teniendo imaginación?
Un abrazo, asidua lectora!

Fenix
Rango4 Nivel 15
hace más de 3 años

Graciss a tu me gusta, he podido continuar el despertar de las plumas. Respecto a tu comentario, tienes razon, pero solo se me permitia publicar hasta donde se me permitido, cosa que no me agrada de esta web. Gracias y saludos.

Carlos_59
Rango14 Nivel 69
hace alrededor de 3 años

Me has hecho recordar que los vegetales también son seres vivos...
Cuando me coma una lechuga, lo haré con reparo. Jijiji
Creo que echandole imaginación, el desconcierto y desorden pueden tener sentido.
Un saludo @Miguel_Otxoa

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 3 años

Muchas gracias, @Carlos_59 !! Aquí trataba de aplicar una técnica consistente en escribir lo primero que te viniese a la cabeza. No sé por qué, solo pensaba en vegetales... Lo he probado otras veces, con resultados nefastos. La suerte del principiante, intuyo jaja

Secundo tus palabras, sí. Con mucha imaginación, puede haber sentido.

Un saludo, y gracias por tu tiempo!

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace 9 meses

Me siento muy identificado...

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace 9 meses

¿Con la lechuga voladora estrellada o con el título de la publicación, @Romahou ? Porque el segundo caso lo entiendo, y el primero lo comprendería... ¿Quién no ha querido alguna vez en su vida ser una lechuga voladora? Aunque con mejor culminación, desde luego

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace 9 meses

Con la Lechuga. Delirios he tenido siempre...

IndigoDolphins_73
Rango12 Nivel 56
hace 9 meses

Pues a mí me ha gustado la figura del almendro despreocupado. Al fin y al cabo robles, abetos y demás enormidades también son susceptibles de caer, solo crecen con una (falsa) sensación de seguridad. ¿Estás seguro de que esto que has escrito son delirios? @Miguel_Otxoa


#2

No éramos muchos, aunque éramos, al menos, dieciocho más de los que debiéramos. Y éramos dieciocho en la sala.

Estábamos en una habitación rectangular. Era casi un cuadrado, pero no uno perfecto. Las paredes eran nítidamente blancas. Impolutas, níveas, perfectas. Y, cuando hablo de paredes, me refiero a toda la estructura de aquella estancia, pues la única diferencia entre el suelo y el techo era, meramente, que sobre el suelo pisábamos, mientras que el techo estaba sobre nuestras cabezas.

No sabíamos cuánto tiempo llevábamos allí. El tiempo transcurría pausado, lento, cansino, como el movimiento de una ínfima gota de rocío sobre una gruesa hoja de helechos. Aunque de seguro ya habían pasado dos días, pues el hambre pesaba sobre nosotros.

Al principio, entre todos, habíamos intentado, sin éxito, hacer mella en nuestra blanca prisión. No parecía haber ninguna puerta, ni siquiera ninguna zona más endeble que la otra. Todo era perfectamente sólido, inexpugnable, me atrevería a decir. Así que, sin saber por qué estábamos allí, nos resignamos a nuestra suerte.

Intenté que alguno me contase su historia, pero nadie sabía nada, y nadie parecía dispuesto a hablar, ni siquiera en aquella situación. Y era comprensible, pues ninguno recordaba prácticamente nada de su pasado. Ni siquiera yo. Alguno conseguía evocar meros destellos de lo que, una vez, debió haber sido un bello recuerdo, y, por eso, uno de ellos lamía la pared.

Llevaba lo que, supuse, debían ser un par de horas chupando la pared cuando decidí acercarme a él. Era un hombre de mediana estatura, que no había mediado palabra en nuestra misteriosa estancia en aquél lugar. Llevaba, como todos, una túnica blanca y la cabeza rapada. Sus ojos, almendrados, estaban cerrados, mientras su lengua subía y bajaba, acariciando el blanco y sólido muro.

-¿Qué haces? – me atreví a preguntar.

-Lamo la pared – me respondió, sin cejar en su empeño.

-Ya, pero, ¿por qué? – seguí indagando.

-Me gusta lamerla, porque sabe como a huesos de pollo. Además, tampoco tengo mucho más que hacer. Al menos, hasta que abran el grifo y entre el gas.

Me asusté. Rápidamente, miré alrededor. Encima de mí. Y era cierto. Apenas perceptibles, entre las esquinas de la habitación, había unas pequeñas aberturas, que ninguno de nosotros podría alcanzar. Había cientos de ellas, tan pequeñas y ovaladas como una mariquita.

Y, entonces, decidí que tenía razón. Comencé a lamer la pared. Y tenía razón. Sabía a huesos de pollo, pero con polvo.

artguim
Rango13 Nivel 63
hace más de 3 años

Muy buen relato, @Miguel_Otxoa. Una curiosa manera de reflejar una situación mil veces relatada.
Un saludo.

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace más de 3 años

Me machacaste amigo

Gran relato

Abrazo

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace más de 3 años

No jugábamos en igualdad de condiciones, amigo @Romahou. La extensión de tu texto jugó muy en tu contra. Aunque agradezco el inmerecido halago sobre este relato.
A propósito... ¿Por qué escogiste ese relato en concreto teniendo otros más cortos? Tenía una explicación, si no mal recuerdo...

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 3 años

@Miguel_Otxoa Como agridulce lo definiría yo. Primero me ha provocado la risa, luego he sentido escalofríos.

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 3 años

Qué desfachatez por mi parte, @TinadeLuis, haber obviado un comentario. Y aún peor, más de uno. No fue adrede, eso te lo aseguro. Un despiste...

Sí, la sensación es, como bien dices/dijiste, agridulce. No puedo asegurarte lo que pretendía expresar aquí. Me vino a la cabeza, y lo escribí. Tampoco quería ubicarlo en la atrocidad de la guerra, así que lo escondí en un halo de misterio. Que el lector imaginase lo que quisiese.

Un abrazo, y, de nuevo, mis disculpas.

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace alrededor de 3 años

Disculpas de nada, @Miguel_Otxoa, es de lo más fácil que puede ocurrir. Lo sé, a mí a veces también me pasa, sin querer.
Un abrazo.

IndigoDolphins_73
Rango12 Nivel 56
hace 9 meses

Sensaciones contradictorias me ha provocado también. Risa, absurdo, supongo que porque lo que late de veras tras tu relato es el miedo, la impotencia o la incapacidad para controlar nada. Vacío, quizás? No sé por qué me ha venido esa palabra. En fin, un relato cojonudo @Miguel_Otxoa

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace 4 meses

Efectivamente, pese a que no la había pensado como tal, vacío es la palabra que puede expresar perfectamente lo que aquí se refleja. Y, cuando algo está vacío, puedes llenarlo de mil formas. Risas, miedo, impotencia. Cualquier cosa.
Gracias por leer, @IndigoDolphins_73 y por tomarte la molestia de comentar.


#3

Texto escrito para el II reto de @julesschmidt. El primer comentario recoge el enlace a la foto en el que se inspira el texto.

LA VIDA.

¡Baja de ahí, loco! – gritan.

Cierto es que comprendo sus palabras. Los cables que me sostienen gimen, en su esfuerzo por no dejarme caer. La verdad, nunca me había sentido tan vivo, tan cuerdo.

Tengo poco tiempo, así que dejad que empiece por el final.

Fueron sus ojos negros los que me impulsaron a esta situación. Sí, era hermosa, como una flor en primavera. Tan hermosa y sorprendente como un volcán en erupción.

Os ruego que me perdonéis. El amor y la poesía nunca han sido amigos míos, así que poco puedo decir para que lo entendáis. Sencillamente, era hermosa, y hay poco más que añadir.

Yo había salido por la puerta, como todas las tardes desde hacía dos años. Desanimado. Caminaba cabizbajo, circunspecto... Vamos, como siempre. Buscaba algo. ¿El qué? Ni yo mismo lo sé. Algo. Que deshiciera mi dolor. Ese que me atenazaba el pecho sin yo saber por qué. Esta vez, una sombra frenó mi caminar. Con pesar, levanté los ojos, solo para ver un madero ante de mí.

-Vaya, alguien se ha tomado en serio lo del impuesto al sol... – Sonreí ante mi inusitada broma. A veces podía ser gracioso.

Entonces, ella apareció.

-Sube – dijo.

Miré arriba, observando los cables que colgaban de la madera. La escalada se aventuraba difícil, y no había motivo para ello.

-¿Por qué? – pregunté.

-Tu cara. Pareces triste – dijo.

-¿Y subir me alegrará? – cuestioné, con sincera extrañeza.

Ella sonrió. Por algún peculiar embrujo, en ese instante me sentí como Aquiles. Invencible. Con un único punto débil.

-Subir solo, no. Cuando estés arriba, lee esto – sacó un libro de su chaqueta, que me tendió.

Ante aquella sonrisa, no pude sino obedecer. Subí, con más soltura de la que debiera. Sin darme cuenta, me encontré arriba, entre dos cables que se debatían por no perecer ante mi peso.

Miré hacia abajo. Ella ya no estaba, así que abrí el libro, antes de que Aquiles recibiese una saeta en el talón.

Solo una página.

"Es absurdo, irracional e increíble. Pero, de tanto que he caído, me encuentro en la cima de la vida"

Y sonreí.

****

artguim
Rango13 Nivel 63
hace más de 3 años

Muy buen texto, @Miguel_Otxoa. Oculto en el anonimato hasta los últimos instantes, además.

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace más de 3 años

Tiene tus trazas, pero no lo hubiera reconocido.

Gran historia, llena de ilusión.

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace más de 3 años

Lo sé, @SDA_love50, pero tengo poco tiempo, y el que tengo gira entre torneos amistosos e historias de mariposas y pistoleros. Quizá para nuevo año pueda estar más receptivo, tanto en lectura como en escritura.

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace más de 3 años

Muchas gracias, @artguim. Me alegra que lo califiques como tal, sobre todo viniendo de ti. Y lo del anonimato... bueno, ya comenté que no era del todo cierto jajaja Un saludo, compañero!

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace más de 3 años

Bueno, @Romahou, posiblemente yo tampoco me hubiese reconocido, así que no puedo decir nada jajaja me alegro de que te guste. Sinceramente, la escasez de caracteres me obligó a suprimir pequeños detalles y, aunque contento con el resultado, supongo que podía haber aspirado a más. En fin, al menos, como dices, me alejo de mi habitual toque unhappy, como diría mi hermana jajaja

NoraCiliaste
Rango8 Nivel 39
hace más de 3 años

Nunca está de más salir de la zona de confort. Deberías hacerlo más, a la vista está que te sienta bien. Muy buen texto @Miguel_Otxoa , como ya comenté. Impecable, completo y sentido.

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace más de 3 años

Bueno, aunque momentáneamente salir de la zona de confort pueda traer resultados decentes, no siempre que se sale, sucede lo mismo. De momento, realizo batidas controladas, no vaya a ser que el ansia me pueda JAJA

Muchas gracias por tus comentarios, este y los pasados, y también por tu exhaustivo análisis para averiguar la autoría del texto. Pasé tanto miedo como diversión.

¡¡ Un abrazo, @NoraCiliaste !!

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace más de 3 años

Muchas gracias, @TinadeLuis. Nunca he sido amante de los textos cortos. Quizá, por ello, buscaba huir del tópico. O quizá haya sido mera casualidad. En cualquier caso, mil gracias por tu tiempo!

IndigoDolphins_73
Rango12 Nivel 56
hace 9 meses

Evidentemente me pierdo mucho al no conocer el "objetivo" del relato, ni estar familiarizada con tu trabajo pero aún así me parece hermoso, tiene un cierto tinte de ingenuidad como si tu protagonista fuera, todavía y a pesar de los palos, un niño. Amarillo pastel, si fuera un color.

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace 4 meses

Creo recordar que había que escribir en pocas palabras un relato. Algo francamente difícil para mí, que tiendo a alargar, a veces innecesariamente, cualquier relato. Y sí, cualquier color "pastel" podría irle bien, @IndigoDolphins_73


#4

Hoy quiero lanzar una pequeña reflexión. Nada serio. Descuidad.

¿Nunca os habéis preguntado cómo de delgada es la línea que bifurca el posible comienzo de una amistad y el más que probable inicio de una gran condena social?

Pues la respuesta es muy sencilla: apenas una letra.

Sí, dejemos las cosas claras. Todos comentamos. En la vida, real y virtual. Todos, o casi todos, queremos acabar siendo educados. Posiblemente, la mayoría haya acabado sus comentarios alguna vez con "Un saludo". En ese caso, quizá entendáis a que me refiero.

En fin. Esta caja nunca fue interesante, siquiera digna de leerse. Pero hoy debía escribirlo, porque mil veces he estado a punto de traspasar esa línea, y me alegra que hoy no sea ese día. Sin más.

Un salido.

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 3 años

Jajajajá. Me has hecho pensar un buen rato y releer: ¿Va en serio y se ha confundido? ¿Es una broma con disfraz formal? Me he inclinado por esto último y me he partido de risa. Genial, @Miguel_Otxoa

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace más de 3 años

Fino y sutil, amigo
(malditos teclados y auticorrectores...?!?!)

NoraCiliaste
Rango8 Nivel 39
hace más de 3 años

"Pero hoy no es ese día"- Aragorn (El Retorno del Rey)

Lo siento, era necesario jajaja.

Confieso que me has pillado. No sé si hay sólo broma, o entreveo crítica. En todo caso la línea con que las separas es tan sutil como la que a veces distingue un saludo de un salido.

Para los salidos siempre hay salidas (de emergencia).

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace más de 3 años

Jajajajaja Es solo una broma formal, como bien dices, llevada a cabo por mi hastía de tener que borrar continuamente mi saludo, por... bueno, para que no se me condene socialmente jajajajaja
Gracias, de nuevo, por pasarte por aquí, @TinadeLuis

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace más de 3 años

Malditos teclados, @Romahou. Los autocorrectores son para gente con paciencia.
Más de una vez he estado a punto de despedir un comentario hacia ti como "Un salido". Creo que nuestra relación habría sido diferente, de ser así JAJA

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace más de 3 años

¿De Aragorn, @NoraCiliaste? Jamás hubiese pensado que recordases quién la dijo... O puede ser que alguien te lo recordara. Qué sé yo...

Bueno, solo se ha presentado como broma, en principio. ¿Crítica? Cosas de conspiranoicos. O, quizá, es que la criptocracia confabula contra nosotros... Todo puede ser, ¿no?

Creo que me iré. Pero por la puerta grande, no por la de emergencias. Ya sabes.

Un saludo, @NoraCiliaste (que no salido) !!

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace más de 3 años

Jajajajaja

Tienes la noche inspirada, yo escribiría algo más

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace más de 3 años

Jajajajajaja yo debería estar estudiando, @Romahou... Pero... las malas lenguas, que me llevan por el camino de la amargura. Si me pongo a escribir, miedo me da lo que pueda salir JAJA Las cajas de locuras son tuyas...

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace más de 3 años

La locura no tiene dueño

Y trabaja de noche

Con quienes pilla

Estás en su objetivo, amigo

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace más de 3 años

No sé qué le pasa a mi mobris, @Romahou, que deja de seguirte así porque sí.

Y sí, la locura no es patrimonio de nadie, pero tuve que resistirme a ella. Nada bueno podía salir de ahí... Y costó hacerlo.

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace más de 3 años

Entre seguirme o no, @Miguel_Otxoa, es mejor elegir No....

Jajajajaja

Imagino.
Es mejor dejarse llevar, sólo algunos días y noches

Carlos_59
Rango14 Nivel 69
hace alrededor de 3 años

"Tengo una pregunta que a veces me tortura: estoy loco yo, o los locos son los demás"
Albert Einstein

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 3 años

Pues si hasta el mismísimo Albert Einstein dudaba, @Carlos_59, me temo que no hay respuesta plausible a esa incógnita. No obstante, locura es sólo un término que no quiere reflejar más que el significado que nosotros le demos. @Romahou podría debatir largo y tendido sobre los conceptos de "locura" y "cordura". Pero no creo que sea necesario jaja

Muchas gracias por tu tiempo, @Carlos_59, y un saludo!

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace alrededor de 3 años

NO me tires de la lengua que me desenmascaro y vuelven a perseguirme @Miguel_Otxoa ...

Qué miedo...

Vate
Rango10 Nivel 47
hace alrededor de 3 años

@Miguel_Otxoa Me encantan. Sin más. Son fantásticas, de ese tipo de lectura que las lees en diferentes estados de consciencia, de ánimo o de atención y cada vez te cuentan algo diferente. Y todas incoherentemente lúcidas.

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 3 años

Muchas gracias, @Vate. Cada una tiene su sentido, por supuesto. Mayor, o menor. Alguna es tan absurda como la última, pero no las cuatro, y me alegro de que hayas conseguido apreciarlo.

Cada escritor tiene sus momentos de desvarío. Conseguir plasmarlo no siempre es sencillo, pero sí gratificante.


#5

-Eh, ¡eso es mío!
El hombre se da la vuelta, con parsimonia, extrañado.
-¿Me hablas a mí...? ¿El qué...? ¡Ah! ¿Esto? – señala el negro maletín que su mano derecha agarra.
-Efectivamente, eso. Lo he dejado un momento en el suelo y me lo has quitado, ca... – trato de controlarme, mientras la sílaba “brón” se escurre, inaudible, entre mis labios.
-Oh, perdona mi nesciencia. No sabía que esto era tuyo. En realidad, no sabía que estaba aquí, en mi mano. Lo juro. Debe haber llegado por propia voluntad – la voz del hombre, aguda y serena, me hace dudar. También su atuendo. Ataviado con un presuntuoso traje negro, no parece el típico señor mayor con apariencia de ladronzuelo. Pero, aunque no parezca tener maldad, no me gusta que me tomen por idiota.
-Las cosas inertes no hacen eso, ¿sabes? No se mueven por propia voluntad.
-Ah, tienes razón. ¿Y qué llevas aquí? – ante mi inquisitiva mirada, se apresura a responder – Curiosidad, nada más. Soy un hombre curioso – Sonríe.
-Pues mi portátil. Que actualmente es todo lo que tengo. Ahí llevo juegos, trabajos y conversaciones. Y algunos proyectos. Lo que viene siendo toda una vida.
-Ah, oh, vaya, y... ¿cuándo vives? Me refiero de verdad. ¿Cuándo vives de verdad? – el señor abre mucho los ojos, confuso.
-¿Cómo que cuándo...? Pues todos los días. ¿Qué tipo de pregunta es esa? – me estaba asqueando.
-Oh, nada. No. Ninguna – el hombre sonríe –. Qué inteligente eres, y qué ignorante. Pero tienes razón en una cosa.
Tras decir aquello, comenzó a marcharse.
-Eh, tú, vuel... – las palabras fenecieron en mi boca. Mis piernas no me obedecían. No podía moverme.
-Oh, perdona. Qué descuido más tonto – el hombre se da la vuelta, sacando un teléfono y, durante lo que parece una eternidad, teclea sobre él. Una flagrante sonrisa –. Ah, ya está.
Una vibración en mi bolsillo induce el movimiento a mis manos que, a pesar del miedo ante mi inexplicable parálisis, actúan solas, siguiendo un ritual que jamás olvidan.
Un número extraño me habla. “Sígueme, vamos.” Una foto, la del señor, aparece al lado del mensaje.
Mis piernas comienzan, entonces, a andar, obedeciendo la orden que les había dado. La sorpresa me hace trastabillar, y caigo al suelo de rodillas. Sin voz, solo puedo levantar la mirada.
El hombre me mira, tranquilo.
-Como decías, las cosas inertes no se mueven por propia voluntad.
Bajo la mirada, las mejillas coloreadas, solo para ver cómo los impolutos zapatos de aquél enigmático personaje se pierden en la lejanía, con el maletín bien sujeto en su mano derecha.

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace 9 meses

Al final, todos somos objetos inertes, con ínfulas de vida. Cómo se ríen las piedras de nosotros y nuestra falta de voluntad...

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace 9 meses

No todos, no siempre. Espero. Era solo una pequeña, ínfima y discreta crítica a nuestra falta de voluntad. Pero sí, las piedras se carcajean en nuestra cara, @Romahou

IndigoDolphins_73
Rango12 Nivel 56
hace 9 meses

Tu relato es una delicia aunque no ha quedado clara la postura sobre la voluntad (o su ausencia). Es sinónimo de deseo, de interés, de intención. La falta de voluntad solo existe porque pretendemos hacer cosas que en realidad no queremos hacer.

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace 4 meses

En realidad, es una forma poco convencional de mostrar la esclavitud a la que estamos sometidos, a veces por mera adicción. Muchas veces queremos algo, pero no nos sentimos capacitados para ello, y de ahí nuestra ausencia de voluntad. Como todo, meros puntos de vida.
Y gracias por los halagos, aunque no sean meritorios jaja @IndigoDolphins_73


#6

La soledad de aquella habitación lo abrumaba. Aunque había cuatro personas, estaba solo.
Recordó viejos tiempos, apenas unos años atrás, cuando todos se turnaban por tenerlo con ellos. Porque no era uno más, era el preferido de muchos. Incluso alguna vez su mera presencia había suscitado enfado por ver a quién le correspondía estar con él. Lo acariciaban, lo cuidaban con el mimo y el celo que a una mariposa, cuyas alas pueden quebrarse con el más mínimo contacto apresurado. Con exquisita delicadeza, como a un bebé prematuro.
Los hacía reir, cantar y les contaba los mejores cuentos que conocía. Muchos. Millares. En cualquier momento y situación y lugar. Siempre estaba preparado.
Y, aunque los demás habían ido cayendo uno tras otro, él permaneció allí para ellos; un leal servidor a la espera de ser llamado.
Pero solo el silencio le correspondía. Su presencia había sido ignorada demasiado tiempo. Su corazón ya se había marchitado. Y lo supo porque, conforme más se opacaba la chimenea, más se acentuaba el brillo azul que alumbraba el rostro de los jóvenes que un día fueron su familia. Esos que desde hacía tiempo solo callaban, reían y lloraban con los pulgares.
De repente, alguien lo izó. No con suavidad, sino con dureza, como arrancas la flor de la tierra. Su ilusión se tornó miedo cuando salió despedido y el fuego chisporroteó alegre con la presencia inesperada de su nueva presa.
-¡Eh!
Una leve protesta lo hizo reaccionar, pero poco duró su esperanza, y supo que había perdido cuando la respuesta llegó hasta él. “Tranquilo, lo tienes en el e-book”. Y con esas últimas palabras murió el corazón del último libro. Justo un instante después, su cuerpo. Pero no importaba. Ya hacía años que estaba muerto, aunque él no lo sabía.

SDA_love50
Rango19 Nivel 94
hace 9 meses

Bienvenido otra vez Miguel. Me alegro de verte.
Un saludo

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace 9 meses

Me invade una profunda tristeza...
La transposición de almas y esencias no puede funcionar aquí.
Cuando el mundo se hunda, quedará un Quijote a flote.

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace 9 meses

Muchas gracias, @SDA_love50. Con mucha precaución, espero mantenerme medianamente activo por aquí. Aunque ya adelanto que probablemente no lo consiga.
¿Qué tal por aquí? Me apena ver que ya no escribes con la presteza de antes

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace 9 meses

Siempre quedará un Quijote, aunque muy pocos sabrán admirarlo.
Gracias por leer, @Romahou, pero ahora te toca a ti escribir.
Sttory no es lo mismo sin tus historias, compañero.

SDA_love50
Rango19 Nivel 94
hace 9 meses

Lo siento Miguel que pienses así. Tengo obras nuevas que no sé si has leído o no y dos amagos de infarto en menos de un mes. De ahí mi ausencia hasta que escribí