ValentinBayonMuntaner
Rango11 Nivel 50 (6184 ptos) | Artista reconocido
#1
    Partes:
  • #2

Álvaro recibió orgulloso el premio que le otorgaron como empresario invidente por su promoción de programas culturales para ciegos en televisión, teatros y museos. Bajo el escenario le esperaba Elena, su pareja desde hacía dos semanas. Se conocieron en una fiesta en beneficio a discapacitados. Las malas lenguas decían que estaba con él por el dinero, pero ella enseguida se enamoró de la personalidad divertida y generosa del apuesto hombre.

—Esta noche nos han invitado una fiesta de Halloween —dijo Elena al entrar al taxi—, ¿te apetece?

—¡Buff!, que pereza me dan esas fiestas —contestó él—. Pero bueno, si a ti te apetece. ¿Te importa si vamos primero a que me duche y me cambie?

—Claro. Que aún nunca me has llevado a tu casa. Pero yo paso de disfrazarme, ¿eh?

—Ni de coña —se rio—. Si yo me disfrazo, tú también. Algo tendré por ahí para ti.

Al llegar a la casa, a Elena le llamó la atención que Álvaro entrara corriendo en el salón, cogiera un pequeño maletín de piel granate antiguo que estaba abierto sobre la mesa y lo escondiera en un armario.

Hace alrededor de 3 años Compartir:

4

9

#2

A pesar de la oscuridad, Elena pudo ver que estaba lleno de cintas de casete antiguas.

—Veo que te va lo retro —dijo sonriendo—. ¿Viejos clásicos musicales?

—No me gustan las chismosas —espetó torciendo el gesto de la cara y el tono de su voz—. Mis cosas son eso… mis cosas. ¿Vale?

—Perdona —dijo sorprendida—. No pretendía…

—No —interrumpió él—. Discúlpame tú. Siempre con la manía de que quieren cotillear mis cosas. —Le dio un beso en la mejilla—. ¿Te esperas mientras me ducho? —Señaló la cocina—. Puedes servirte algo si quieres.

—¡Vale! —dijo fingiendo tranquilidad, pues no le gustó nada la reacción anterior—. Me pondré un Martini.

Segundos después sonó el agua de la ducha mientras Elena hacía como si mirara la tele con su copa. Pero sus pensamientos no abandonaban el dichoso maletín, que no tenía nada de especial si no hubiera sido por la reacción del ciego.

Finalmente, la curiosidad ganó la batalla. Se levantó y se asomó al baño, Álvaro estaba enjabonándose. Sin perder tiempo, Elena sacó el maletín del armario y lo abrió sobre la mesa. Dentro descansaban una veintena de cajas de plástico con sus casetes. En el lomo de cada una había una fecha y un nombre de mujer. Por un momento Elena se ruborizó. Creía estar cotilleando las conquistas sexuales de Álvaro, pero la curiosidad pudo con ella y sacó una de las cintas que ponía: “Virginia: 13/07/14”. La puso en la minicadena del salón, bajó el volumen y le dio al botón de reproducción.

Las palabras miedo y terror se quedaron cortas al lado de lo que sintió al escuchar la cinta. Se quedó petrificada y se orinó encima. Le temblaban todos los músculos del cuerpo. La cinta reproducía la voz de Álvaro describiendo cómo torturaba a una mujer, sin omitir ningún detalle por cruel que fuera. Los desgarradores gritos de la chica maltratada inundaban la grabación por encima de la voz y las risas del ciego. A Elena se le antojaron gritos provenientes de animales o de demonios de una película de terror. Comenzó a sentir náuseas y casi se desmayó.

Cuando reaccionó y quiso salir de ahí se giró, pero se encontró tras ella a Álvaro completamente desnudo con un bastón en la mano.

—Te dije que no me gustan las chismosa. —Elena no pudo reaccionar ante el golpe que la dejó inconsciente.

Cuando comenzó a recobrar la conciencia el dolor de cabeza era desolador. Sólo veía una espesa neblina.

—Se irá disipado —dijo Álvaro riéndose—. Te inyecté suxametonio, una anestesia que no deja rastro, igualmente nadie te encontrará.

Elena estaba atada a una silla en el salón, todo cubierto por grandes plásticos. Él estaba de pie frente a ella, siniestramente disfrazado con una túnica negra con símbolos demoniacos, unas pezuñas de cabra y la cara de color marrón oscuro. Los ojos blancos le daban un aspecto más terrorífico aún.

—Espero te guste el disfraz que he elegido para esta noche —dijo sonriendo—. Como te dije, no me gusta disfrazarme, sobre todo por lo difícil que me resulta sin ver.

—Estás enfermo —dijo aturdida.

—No, que va —se rio—. Realmente es la primera vez que hago esto disfrazado y ha sido por la fiesta a la que tú me has invitado. Aunque la verdad, lo veo muy apropiado.

—¿Po… por qué haces esto? —preguntó llorando.

—¿No me conoces aún? —Cogió un cuchillo de la mesa—. Soy un férreo defensor de mis iguales. ¿Por qué un ciego no puede disfrutar igual que los que ven? ¿No podemos tener nuestro lado oscuro, disfrutar de él?

—No… te entiendo —dijo confusa—. ¿Qué tiene que ver esto?

—¡Todo! ¿No te das cuenta? —dijo acercándole el cuchillo hasta herirle el parpado—. Los que veis podéis disfrutar de lo que queráis, incluso de las cosas más crueles. ¿Por qué nosotros no? Sueño desde hace años con la muerte, con la crueldad. A todo el mundo le gusta. La gente disfruta con el miedo y algunos buscan situaciones más reales aún. Y ahí entro yo.

—¿Matando?

—No. Creando —se levantó eufórico—. Hace años que existen las Snuff Movies, la gente apasionada de las emociones fuertes las disfrutan. Pero son tan visuales. Nosotros no podemos disfrutarlas realmente porque se basan en la visión y no en el sonido del dolor, que es lo que podemos percibir.

—¡Dios mío! —exclamó— Estás enfermo.

—Sólo soy un visionario, Elena. Un creador. He reinventado un nuevo sonido, mas desgarrador, más real. —Le clavó el cuchillo en el muslo, retorciéndolo y deslizándolo hacia su ingle—. Las llamo Snuff Sounds —dijo sonriendo mientras ella gritaba de dolor—. Y te aseguro que tienen muchísimos seguidores.

Álvaro río a carcajadas mientras los gritos espeluznantes de dolor y miedo de Elena se registraban en el nuevo casete, su próximo éxito.

Hace alrededor de 3 años

9

10
artguim
Rango13 Nivel 63
hace alrededor de 3 años

Perturbador relato, @ValentinBayonMuntaner. No me esperaba que ese fuera el contenido del maletín. Suerte en el concurso.
Un saludo.

Saddist
Rango4 Nivel 15
hace alrededor de 3 años

haha hombre, tu universo se parece mucho al que estoy recreando, me gustó tu relato, espero y quedes en lo alto del top.

OliveGiants_65
Rango1 Nivel 0
hace alrededor de 3 años

Parece interesante. Ya dirás si se puede seguir.

ValentinBayonMuntaner
Rango11 Nivel 50
hace alrededor de 3 años

En principio termina así. Sonlas 1000 palabras del concurso. Final abierto jeje