Edivan
Rango4 Nivel 18 (327 ptos) | Promesa literaria
#1

El viento rosa mis pies, y con él viene el agua. Hay miles de estrellas a mi alrededor, corren niños festejando el año nuevo, la llegada del fuego. Ha valido la pena el viaje más largo de mi vida, llego a donde siempre quise, y me iré cuando quiera. Las nubes desaparecieron, estoy yo aquí, en medio del todo, sintiendo la tranquilidad de mis ojos, de mi mente, de mi cuerpo entero.
Debato con gente que no conozco, las cosas de mi interés. Algunos pensarán que estoy ebrio, pero no, simplemente estoy tranquilo y traigo dentro lo que siento, y sólo me gusta sacarlo de aquí. Hoy empiezan mis vacaciones y empieza la purificación de mi sentir.
Extraño la música, extraño la ciudad, extraño la gente que camina a mi alrededor, extraño pelearme, enamorarme, extraño sentir. Pero amo estar aquí solo, amo ver pasar el tiempo libre. Este es tiempo que no importa, pero vale de igual manera.
Visitaré lo que sólo podía visitar en sueños, comeré lo que las dietas prohíben, tomaré hasta quedar ciego, para que cuando regrese a casa, me sienta libre, y pueda regresar feliz, tranquilo y sin arrepentimientos.

Hace más de 4 años Compartir:

2

7
Benny
Rango7 Nivel 32
hace más de 4 años

¡Me gusta! Describes muy bien los sentimientos del personaje ;)

Edivan
Rango4 Nivel 18
hace más de 4 años

Gracias. Muchas gracias.


#2

Las guitarras lloran, pero pareciera de alegría. El mar se alborota porque parece nada importa. Las nubes se van. El sol me abraza. El viento me sacude el polvo y seca las lágrimas. La gente pasa y no deja de pasar, me rocían utopías. Los pájaros me traen cuentos. Esta habitación me trae recuerdos. El autobús me lleva a donde no sé qué esperar.
Nunca he sabido controlar los sentimientos, tal vez es porque me llegan tan rápido y después de tanto tiempo. Nunca he sabido contar las historias que tengo dentro, quizá porque he guardado tantas, que no sé volver a sacarlas a la luz.
No puedo explicarlo, pero en esta época del año, no me importa en lo absoluto el pasado, ni el futuro siquiera, sólo me importa pasarla bien, olvidarme de rencores, olvidarme de lo que no he podido olvidar, de todo aquello que me estorba.
He leído tantos libros aquí, nunca había leído tan cómodamente, nunca me había distraído tan poco. Es gracioso darte cuenta de que se puede vivir tranquilo. Que el estrés de la ciudad, no se compara para nada con la tranquilidad de un sol natural, un viento húmedo, y un verte absoluto.
Yo he dicho que soy feliz en aquella Ciudad intranquila, pero siempre se podrá cambiar un rato de esa felicidad por la tranquilidad.
Visito lugares no porque me gusten o sean de mi interés, es sólo para distraer mi mente, para poder contarle a alguien que vi un Zopilote atrapado en una burbuja de gel, y eso no tengo la menor importancia.
Viajo a lugares sólo para tener qué escribir, qué leer, qué escuchar, qué recordar, qué comer, qué descubrir, qué amar.
Me encuentro conmigo mismo cuando no estoy trabajando, cuando no me preocupo, cuando no hago nada más que comer, leer, caminar, escuchar música y soñar.
Sería tenebroso que hacer siempre lo mismo, tener que vivir lo que no quiero ni puedo vivir.
Para mí es mucho más hermoso tener que estar solo y vivir por cuenta propia.

Hace más de 4 años

0

1
#3

Gotas de lluvia y vientos de calor. Un cielo obscuro y una luz que da hacia mi mano y mi libreta. Un café muy caliente y con un sabor demasiado fuerte. Duraré una noche escribiendo recuerdos y pasando el rato. La cena no llegó, tampoco los muebles.
Estoy solo con mi cama y unos cuantos libros. Galletas de avena y café que me durará hasta la mañana siguiente.
Los ruidos aquí son tan extraños, las aves rondan por mi cabeza, los grillos viven en mi cama, el mar roza mis manos, arena incomoda mi cuerpo y voces molestan mi sueño.
Camino dormido hacia un patio vacío, me hinco y caen en mí cabellos de una rubia. Ella me pide no los deje caer y apresuro mi reacción para que ella no sufra más. Ella baja enseguida de donde se encuentra, me besa y comienza a agradecer, le comienzo a reconstruir su cabeza, le compongo su nariz y la hago un poco más delgada y más pequeña, también sus labios, los hago más pequeños y les pongo un poco de carne, aquella que sobra de sus párpados.
Ahora para mí ella es hermosa. Pero todos la miran como que fuera un monstruo. Huyen de ella, ella se esconde durante el día en mi habitación, llegan los muebles y los señores que los han cargado hasta aquí, me exigen que yo los acomode, porque los asusta la terrible persona que está acostada en mi cama.
Le construyo a ella un cuarto más, me pongo a sus órdenes y ella me dice qué es lo que quiere, cuándo y en dónde. Hago lo que ella dice. Estoy como cuando la conocí, de rodillas, rendido hacia ella. Lo sabe y toma eso como un estandarte. Quema mis labios, los convierte en agua, en lava, y después se sienten como una nube. Vacía mis ojos, cascada de lágrimas, brillo como el sol, esférica como la luna.
Me mata y me revive al mismo tiempo, consume mi cuerpo, nos acostamos y sólo me le quedo mirando, mientras ella está durmiendo.

Hace más de 4 años

3

0
Demer
Rango6 Nivel 29
hace más de 4 años

Muy bueno! Me alegro de que hayas retomado :D

Edivan
Rango4 Nivel 18
hace más de 4 años

Muchas gracias. Seguiré con esto, lo prometo.

CassandraBacchelli
Rango3 Nivel 13
hace más de 4 años

tienes una buena historia me ha gustado mucho espero que un día de estos te pases a ver mis relatos.