Urgeundiario
Rango8 Nivel 38 (2823 ptos) | Poeta maldito
#1

"Las brujas que desde mi infancia me han acompañado, me escoltarán hasta las mismas puertas del infierno."

Davina es una bruja Albanesa. Una Shtriga, puede pasar por humana y se alimenta de energia, toda su vida estuvo escondida en una aldea, donde le enseñaron su linaje y poderes. Cuando cumplió los 18 años, la aldea fue arrasada, siendo ella la única sobreviviente, cada bruja que moría, le daba su poder. Ahora cuenta con la magia de 20 brujas, y tiene que consumir más energía para estar bien. Es una chica con mucho ego y orgullo. Han pasado ya 4 años desde el incidente, años de descontrol donde la bruja pudo hacer lo que nunca le permitieron, pero algo la llevó a dejar esa vida, comenzó a tener fuertes dolores de cabezas, voces extrañas, sensaciones que su cuerpo no conocía, buscando respuestas llego a un pueblo llamado Parksley, donde hay muchos mitos sobre seres sobrenaturales... no solo encontrará respuestas, sino que comenzará a vivir realmente. ¿Sus hermanas están completamente muertas? ¿Buscan venganza acaso? ¿Qué hizo Davina que la culpa la está matando? ¿Es realmente una villana?

Hace casi 3 años Compartir:

1

13
ConnieHennig
Rango2 Nivel 6
hace casi 3 años

La ninja pasando por aquí para leer. 👀


#2

12 de Marzo del 2016

Querido Diario, si es que te puedo seguir llamando querido. Hace ya bastante tiempo desde la última vez que hablamos. Quisiera decir que no había tenido tiempo, pero, la verdad es que no tenía ganas de escribir. No quería dejar prueba alguna de mi comportamiento, de mi sentir. Quizá me negaba a hacerlo porque sé perfectamente que escribir me depura. Me introduce a alguna parte de mi inconsciente, en la que no puedo huir y no podía permitirme tal decaimiento. Así que deje las letras, y solo me comunique por otros lenguajes que no conocía, unos más divertidos. Viví mis primeros dieciocho años en un mundo tan distinto. Lleno de reglas y limitaciones. No sé si odio es el sentimiento correcto pero no encuentro otra definición, odiaba estar ahí, odiaba su educación, su manera de enseñar, por eso hice lo que hice… pero, no es momento aún de hablar de eso. Primero tengo que entender algunas cosas. El punto es que, no tenía ganas de pensar, por eso fue que solo me dedique a vivir, a vagar. Y qué fácil es matar en ese estado de libertinaje. Y que placeres se encuentran en las grandes ciudades donde no pasa nada si unos cuantos desaparecen. Donde todos viven de prisa, y son tan ciegos, negando cualquier cosa desconocida, creyendo que lo real es lo que conocen. Me hubiera encantado grabar algunas caras de asombro cuando les mostraba algo de magia. En sus pupilas se podía observar el asombro convertido en miedo. Incluso después, podía saborear en su sangre aquel conjunto de emociones. Pero de nuevo estoy desviándome del tema. Te preguntaras por qué he vuelto a escribir, he tenido que dejar esa vida por un tiempo, tampoco es que me moleste del todo. Tanto ruido, necesito paz para pensar. Además que, no debo olvidar que me he propuesto ser una bruja poderosa, conocida, necesito comenzar a practicar y estudiar más. Que mi nombre se escuche en todos lados, que me teman los chicos y grandes. Que, cuando duerman, su pesadilla sea mi rostro. Y para eso tengo que alejarme de esos humanos que no sirven de mucho. Intenté unirme a un aquelarre, pero, fue un total fracaso. Todas son una bola de estúpidas que les falto un poco de la rigidez de mi educación, incapaces si quiera de invocar a algún demonio o manejar a la perfección un elemento. Hace poco escuché rumores sobre un pueblo en Virginia, donde además de brujos hay sin fin de especies, es perfecto para comenzar a conocerme más, sé que las respuestas están dentro de mí, así que debo escucharme. Hoy es mi primer día aquí, mis cosas aún están en cajas. No me ha apetecido acomodar nada, tal vez salga un rato en la noche, debo saber si los rumores son ciertos, me tengo despedir por ahora, alguien toca a la puerta, puedo escuchar su corazón latir, quizá la diversión no se ha ido del todo.

#3

14 de Marzo

Confieso que de repente me dieron muchas ganas de venir a escribirte. Así que deje la taza de té en mi cama y fui corriendo a sacarte de mí escondite, lo cual es ridículo pues vivo sola, supongo que hacerlo me recuerda viejos tiempo, cuando tenía que cuidarme de que alguna de las brujas te leyera, no podía ni imaginar eso, leerte es como si pudieran conocerme, estar en mi mente, que pesadilla tan horrible. En fin, de todas mis adicciones, creo que eres la más grande… y después de tanto tiempo de no contarte mis cosas, volver a hacerlo, intensifica mi obsesión de narrar, de contarte cada detalle de mi vida, mis pensamientos y mi sentir. Los rumores son ciertos, este lugar está lleno de seres sobrenaturales. Algunos que solo había leído en viejos textos, y que por cierto, imaginaba más asombrosos, pero, la realidad siempre decepciona a la literatura. Aunque no es bueno hablar antes de tiempo, apenas llevo dos días aquí. Y me he pasado las horas enteras buscando un bar decente, alguno como en la gran ciudad que vivía, pero no hay nada de eso y comienzo a desesperarme, pero, regresar no es opción y menos ahora que sé que este lugar también está lleno de brujos, tendré que hacerles alguna visita, quizá alguno pueda ayudarme con mi problema, y creo que no te he hablado de él. Estoy enfermando, sino fuera porque sé que no puedo morir (Excepto con una bala de hierro) diría que me he contagiado de algo. De repente, este donde este me llega un dolor de cabeza que me atormenta, me manda a conocer el peor de los infiernos, no estoy hablando literalmente claro está. Pero si es un dolor que me impide pensar, encorva mi cuerpo, me da ganas de degollarme en ese instante, sino fuera una gran perdida por la belleza que me cargo. Ya, hablando en serio, comienzo a preocuparme, más porque no tengo a nadie, sabes… si me pasa algo, si de alguna manera me descompongo, mi legado está terminado, no queda nadie más, todos los secretos de las Hathaway se irán conmigo. Y la tranquilidad de este pueblo me recuerda tanto a casa, si cierro los ojos y tarareo una canción puedo escuchar pequeñas risas, están todas muertas sabes, se fueron, y es mejor así, nunca me perdonarían que las… mande matar. Y si, tú, pequeño bulto de papel tuvieras vida sabría que me odias con todas tus fuerzas. ¿Quién soy yo para asesinar a mis hermanas? ¨Nunca hagas tratos con un demonio¨, tantas veces me lo dijeron. Pero nunca me advirtieron las ganas de poder, la sed que ya no era saciada con ir a cazar cada fin de mes. Eso debió enseñarme, a controlar mis deseos y pasiones, una gran bruja siempre lo fui, eso no se aprende del todo. Pero controlarme, nadie me hablo de control. Y quisiera decir que me arrepiento, pero sé que no, pues al recordar aquel día el primer sentimiento que aborda mi alma es de libertad y no de lastima. Todo fuera perfecto, sino fuera por ella no debió morir, ella no estaba en el trato, y aun me cuesta formular su nombre en mi cabeza, aun sueño con su hermoso cabello rubio y su mirada cuando sabía que algo estaba planeando, mi hermana, la única que valía la pena, la que se salvaba de todo aquel cumulo de garrapatas… Zamira.

(Pueden visualizar a Davina como Bella Hadid)

#4

18 de Marzo

Hola diario, vengo a contarte de alguien que conocí, su nombre es Reiyi. Tiene el cabello verde, pero un verde causante de nauseas, de ese que estoy casi segura que brilla en la oscuridad. Y por una extraña razón, no me desagrado del todo, va bien con su personalidad. Lo conocí en una tienda para cosas del hogar. En algo tengo que utilizar mi tiempo así que estoy decorando toda mi nueva casa. En la aldea todo era igual, gris y gris, sin estilo ni glamour. Y si algo he aprendido en estos años además de lo que hace el alcohol, es sobre arte y buen gusto así que hago lo que puedo. Te decía, Reiyi, este chico de cabello extravagante, que de lejos puede parecer una chica, es un ángel, pero no uno normal, es caído. Imagínate que se tiene que hacer para que los mismísimos ángeles pequen. Primero no sabía que lo era, pero estoy tratando de conocer gente así que me presente y al tocar su mano pude sentir una necesidad de energía, inmediatamente supe que no era humano. Estando apartada del mundo, no soy muy buena identificando especies con tan solo verlos, supongo que es algo que tengo que comenzar a aprender, podría salvarme de meterme en algún lio. Como no sabía qué clase de ser era Reiyi, y como mi resistencia y control aún son nulos, robé su energía. No tanto como para desmayarlo, quizá solo le incomodo, aunque fue poco, me lleno absolutamente. Mi piel quedo radiante y suave, imagínate que pasaría si tuviera un ángel puro solo para mí. Solo pensarlo me hace sonreír, recuerdas que tenía un libro escondido, un libro con cuentos de ángeles. Un secreto que ni Zamira sabía. Bueno, después de llenarme del caído, algo en mi cabeza respondió mis dudas, se escuchó tan extraño como una voz en mi cabeza que no es la mía. Dime que me estoy volviéndola loca y eso me daría alivio. Pero algo no va bien, y tengo miedo, un sentimiento tan extraño…

Escribo esto dos horas después, perdona la escritura mi mano no ha dejado de temblar. Es que, quiero llorar. No es posible, no me puede estar pasando esto. La vi, y grite, una lágrima escurrió mi mejilla. Esta no soy yo. He visto una araña, y me ha dado un terror que ni siquiera conocía, pero se quien conocía. Debes de acordarte de Dibra, la más pequeña de mis hermanas. Ella tenía una extraña relación de pánico con esos animales que a mi incluso me parecían encantadores, no es coherente que yo tuviera esa reacción. En cuanto la vi, y sucedió todo eso que me da vergüenza decir. Nadie nunca debe saber que salté y grité tanto, que mi voz incluso suena más ronca. Cuando me di cuenta de lo inmaduro de mi comportamiento vino a mi mente Dibra, esa niña con dos pequeñas trenzas color rubio. Esa niña con la cual me divertía, hasta que la saque a escondidas a un pueblo, era su primera vez fuera de la aldea y bueno, nada salió muy bien, incendió medio pueblo al ver un grupo de arañas en una vasija. La cosa está en que si yo tuve esa reacción que no pertenece a mí, es porque se están apoderando de mi cuerpo poco a poco, es porque no solo me pasaron su magia, me han pasado sus recuerdos, sus características psicológicas, me quieren cambiar, adueñarse de mi cuerpo, no quiero eso, nunca quise eso. ¿Ellas estarán conscientes de lo que me hacen? ¿O al tener sus recuerdos en mi mente mi cerebro cree que son míos? Debo buscar respuestas, tengo que volver a mi cerebro normal. ¿Quién soy yo entonces si comienzo a pensar y sentir como ellas? Buscaré a ese demonio y va a pagar su traición.

#5

20 de Marzo

Parece que mis manos no son capaces de comenzar a escribir, llevo largos minutos frente a ti y no podía tomar la pluma. Los dolores de cabeza son más frecuentes, he buscado todo tipo de ayuda para calmarlos, pero, ya no son solo los dolores, ahora cuando todo está en silencio, escucho sus voces. Ya no cabe duda alguna de que ellas están dentro de mí. Y estaba furiosa, ¿Quién se creen para seguir con vida? No te lo voy a negar, he hecho una rabieta como cuando era niña. Esta vez no dañé a nadie, que recuerde. La verdad es que el alcohol ayuda mucho con los dolores. Y aunque lo dudes, aclaro mi mente. Hay algo bueno de todo esto, si estoy segura que Dibra está dentro de mí, las demás también tienen que estar. Y eso significa que Zamira lo está. Puedo traerla a la vida, regresar a mi hermana puede ser posible. Pero no puedo arriesgarme, tengo que antes hacer un experimento. Así que sacaré a mi hermana de 9 años como experimento. Después de saciar mi enojo, fui en busca de Reiyi, no termine de contarte, es una especie de médico, su casa está llena de cráneos y frascos con cosas extrañas, lo cual es fascinante, pero eso no es lo relevante. Se ofreció a ayudarme, me ayudará a sacar a Dibra de mi mente y pasarla a un nuevo cuerpo. Estuve vagando por las calles y encontré a la candidata perfecta, se llama Sophia. Es una niña de la misma edad que era mi hermana. La he investigado, nadie reclamaría su ausencia, es perfecto para no levantar sospechas. Mañana mismo haré todo el trasplante de cuerpo. Tengo que estar concentrada, así que me voy a dormir, será un día glorioso.