Jupyter
Rango12 Nivel 57 (11882 ptos) | Ensayista de éxito
#1

Esta todo oscuro.

Fue el único pensamiento que pude llegar a comprender en mi caótica cabeza, sin saber porque o donde me encontraba, solo podía ver negrura y espesura a mi alrededor.

¿Cómo había llegado aquí? No recordaba nada, solo pequeñas luces a mi alrededor y luego nada mas que esto, sentía mi cuerpo, cada extremidad y cada nervio en él, la sangre latir en mi corazón, mis pupilas expandirse para intentar captar algo mas de luz, mis pulmones agrandándose para almacenar y expulsar el aire dentro y fuera de mi, una vez, dos, tres....

¿Quién era y donde estaba?

Hace alrededor de 3 años Compartir:

0

8
#2

Poco a poco se va iluminando el lugar, aun con todos mis sentidos a flor de piel veo con nerviosismo el paisaje que va apareciendo ante mis ojos.

Un pequeño pueblo se puede visualizar a lo lejos , no parece el típico que encuentras, aunque en mi cabeza me pregunto como puedo pensar eso sin acordarme de nada antes de este instante, delante de mi un prado de unos colores brillantes y vivos, con luces parpadeantes de aquí para allá yendo de flor en flor, veo brillando en azul todo el prado y me extraño por ello, mi cuerpo reacciona con asombro y mi mente intenta descubrir porque no es normal para mi, ¿No son todos los prados azules?, observo el camino marrón amarillento un poco mas lejos y pienso que quizá tendría que acercarme a ese pueblo.

Con paso decidido voy para allá mientras observo las flores de tonos vivos: Rojas, amarillas, azules, granates y blancas, cada una con una forma y tamaño distinto, destacando todas por si solas y brillando con luz propia.

Llego al camino mas rápido de lo que había pensado por haber estado distraída con las flores y al pisarlo, por primera vez noto que estoy descalza, miro hacia mis pies y a pesar de haber estado caminando por un prado están limpios y sin rastro de barro o hierva, extrañada miro el resto de mi cuerpo y me doy cuenta de que lo único que tapa mi cuerpo es un vestido liso negro que me llega lo justo de largo como para tapar lo esencial, siento pudor en un principio pero ese sentimiento se difumina en mi cabeza en cuanto levanto la vista y veo un pequeño gato justo delante de mi.

Me lo quedo mirando durante un buen rato, observando sus ojos de tonos azules, lilas y negros, viendo su pelaje cambiar de color sutilmente mientras se lame una de sus patas, esperando alguna reacción de mi.

Me agacho para estar a su altura y poder ver bien si es real o simplemente me lo estoy imaginando, pero como es posible que algo dentro de mi me diga que no hay gatos del color del universo si nunca antes había visto un gato, o eso es lo que yo creo, como mi cuerpo puede reaccionar con asombro, ¿es por el hecho de ver un gato por primera vez en mi vida o por el hecho de que me parece raro ver un gato de esos colores?, quizá simplemente es por el hecho de que nada mas me levantÉ para seguir mi camino e ignorar al gato universo, él abrió su linda boca y me hablo.

-Bienvenida, te estábamos esperando.

Tonta de mi aun sorprendida le respondí:

-¿A quien? ¿A mi?

Hace alrededor de 3 años

4

2
Romahou
Rango18 Nivel 89
hace alrededor de 3 años

Transmite muy bien la saturación positiva de los sentidos

Hubiese incluso abusado algo más usando el gusto.

Saludo

Jupyter
Rango12 Nivel 57
hace alrededor de 3 años

@Romahou Despues de meses sin escribir queria hacer algo MUY lleno, que transmitiera totalmente lo que el personaje veia y sentia, supongo que poco a poco lo estoy haciendo, a ver como queda:)
Saludos Romahou

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace alrededor de 3 años

Queda bien

Se siente muy próximo, cercano

Jupyter
Rango12 Nivel 57
hace alrededor de 3 años

@Romahou Nunca antes he escrito algo asi, mas historia, así que poco a poco ire viendo como me va en esto jeje


#3

El gato se quedo estático un segundo mirándome a los ojos fijamente, parecía estar calibrando que contestarme, el poco viento que se había levantado mecía sus bigotes suavemente y su pelaje ya extraordinario de por si por los colores se movía de forma suave y mística, mirándolo mejor me di cuenta de las pequeñas estrellitas que brillaban en sus colores cambiando de lugar y de forma.
-¿Cuánta gente nueva crees que aparece en este pueblo, Yuls?
Pegue un salto por la sorpresa al ver que sabia mi nombre sin habérselo nombrado con antelación, este gato sabia mas de lo que pensaba y aun así aun no tenia miedo de el o de lo que podía representar en mi futuro mi encuentro fortuito.
Antes de poder responder el viento se intensificó haciendo que mi poca ropa fuera notoria para mi frágil cuerpo, aun si no recordaba mucho de antes sabia que no era precisamente una chica en forma, delgada, pálida y ahora mismo con la piel de gallina es como era yo, lo único notorio era el pelo largo aunque su color dejaba mucho que desear al ser un aburrido color marrón, dejando de lado mis pensamientos sobre mi aburrido cabello, sentí un escalofrió causado por el frio que se había generado en ese escaso lapso de tiempo y mi cuerpo, ya temblado, me recordaba que necesitaba algo con lo que taparme antes de que un resfriado fuera lo único seguro en mi futuro ahora mismo, así que olvidando la pregunta formulada por el gato decidí hacerle yo otra, con los dientes ya castañeando y mis brazos cruzados intentando general algo de calor.
-Por favor, ¿Sabe de algún lugar donde pueda conseguir algo mas de ropa?
Resoplando, supongo que por el hecho de que no respondiera su pregunta, se levanto moviendo la cola grácilmente, se giro mirando hacia el pueblo y se puso andar con gracia y estilo, mas de lo que yo podría imaginar nunca poder tener, supuse que ya que me había dicho que me esperaban ahora el intentaba que yo le siguiera sin mediarme palabra alguna, tenia que cuestionarme esa suposición, lo sabia, pero el frio era cada vez mayor y mi cuerpo quería tomar las decisiones por mi mente ahora mismo, así que decidí seguir al gato universo en su camino hacia el pueblo.
Sentía las pequeñas piedrecitas del camino en las plantas de mis pies intentando agujereármelas, sin conseguirlo a pesar de mi asombro, las pequeñas flores del camino me fascinaban de tal forma que intentaba no pisarlas para conservar su esplendor con miedo a que no volvieran a crecer por mi culpa, el ejercicio físico que estábamos realizando me hacía entrar en calor y había podido dejar de temblar de forma tan exagerada. Sin querer molestarlo pero con la necesidad de preguntar cosas abrí la boca, pero antes de que pudiera salir sonido alguno de mi, él se dirigió a mi persona.
- No necesitas preguntar nada, allí se te aclarará todo.

Hace alrededor de 3 años

0

2
#4

Mis ojos abiertos al máximo no podían creer que el gato supiera casi siempre que era lo que ella pensaba en el momento preciso.
-¿Como lo sabes todo siempre?
-No lo sé todo siempre, soy un gato.
Ahí ya decidí no volver hacer mas preguntas sobre nada hasta no llegar al lugar donde supuestamente iban a desvelarme todos los secretos o enigmas que ahora rondaban por mi cabeza.
Al cabo de un rato y después de caerme dos o tres veces por el camino llegamos a lo que parecía el mayor tronco que había visto nunca, se le veía antiguo pero sus colores estaban más vivos que nunca, brillaba con luz propia sin necesidad del sol que le daba con todo su resplandor, era el espectáculo más hermoso que podría haber visto.
El gato universo me dejo contemplar esas vistas un rato con paciencia pero cuando el pensó que nos teníamos que ir volvió a coger ese paso decidido de antes para entrar por la puerta de la gran tronco casa.
Le seguí con paso inseguro hacia dentro.

Hace alrededor de 3 años

1

2
Romahou
Rango18 Nivel 89
hace alrededor de 3 años

Me sigue encantando la historia