didacmarin
Rango6 Nivel 29 (1264 ptos) | Novelista en prácticas
#1

Ni el tiempo ni la ausencia son responsables de los silencios estridentes ni de las palabras sordas. Suenan Aquellas Pequeñas Cosas y Lucía recuerda que nunca llegaron a estrenar el programa de radio que siempre soñaron.

Ella pertenece al equipo que cambia las pilas del mando a distancia del plasma; que se olvida de los sueños a cambio de un porcentaje; que recalifica el paraíso para abrir una sidrería; que falsifica las verdades para esconder las mentiras; que vuelve al propio pasado por miedo al futuro ajeno.

Puente aéreo de urgencia. Se abrocha el cinturón y recuerda aquella última frase antes de huir donde hoy regresa: nadie sabe al día siguiente lo que hará. Promesas, preguntas, confesiones, esquemas, peticiones, demandas, violencias, ternuras, eternidades, compromisos, temores, jamases. El avión despega camino de aquel tiempo que el viento arrastra allá o aquí; camino de aquel programa de radio nunca emitido; camino de llorar cuando nadie nos ve; camino del tiempo y de la ausencia. Camino del Breve Espacio En Que No Estás.

Hace más de 4 años Compartir:

2

9
Demer
Rango6 Nivel 29
hace más de 4 años

Me ha gustado mucho, espero que sigas adelante con ella porque está muy bien escrita :D


#2

En el preciso instante que los decoradores del barrio de Salamanca tomaban medidas para cambiar las cortinas de Moncloa, Lucía oyó por primera vez la canción que siempre le recordará que no es cierto que sólo sabe lo que quiere cuando lo pierde.

Han pasado los años y Contigo se ha convertido en la banda sonora de su vida. Los acordes de las lágrimas de su madre a la vuelta del mercado y de la huida de aquel amor tan civilizado; los muchos febreros sin catorce y los pocos abriles con veinte y tres; las velas sin pastel y los bisiestos sin febrero; las maletas perdidas y las mudanzas con las manos en los bolsillos; los brindis sin sol y los lunes sin domingo; los finales de mes en soledad y las manzanas podridas a las puertas del paraíso; los zurcidos en las cicatrices y las ciudades perdidas; los paseos desde Luna Park a San Telmo y los últimos besos a la puerta del juzgado; los tiempos pasados en balde y las explicaciones innecesarias.

Aterriza y coche de alquiler. Se seca las lágrimas en el retrovisor y recuerda las veces que ha resucitado de los amores que matan. En el mismo instante que arranca suena en la radio la melodía de su vida entera.

Hace más de 4 años

2

1

#3

Fue el amor de la vida entera, de los juramentos sin en vano, de los versos sin Judas, de las confesiones sin arrepentimiento, de los pecados sin confesiones, de los descubrimientos sin alcohol, de los pretéritos sin pluscuamperfecto, de los engaños sin mentiras, de las verdades sin certezas, de los finales sin remedio, de los cafés sin azúcar, de los vestidos sin novia, de las novias sin amigos, de los panes sin penas, de los boleros sin pareja de baile, de las coplas sin embargo, de los besos sin sal, las embajadas sin fronteras, de las banderas sin mástil, de los antídotos sin veneno, de las calles sin melancolía, de los embargos sin hipotecas, de los Serrat sin Sabina, de los finales sin contar.

Se conocieron en el vestíbulo del hotel con la licenciatura recién acabada. Pertenecían a cada uno de los equipos respectivos. Se enamoraron entre pacto y pacto, mientras Pujol y Aznar compartían ensalada. Eran demasiado jóvenes para saber que aquel primer beso no era lo más importante que sucedió aquella noche en la terraza del Majestic, cuando aún no éramos independentistas.

Las escaleras del aparcamiento llevan directamente al vestíbulo. Lucía mira los monitores. Sala siete. En el hilo musical del tanatorio suena Y Sin Embargo.

Hace más de 4 años

2

1
PhoebeCaulfield
Rango11 Nivel 51
hace más de 4 años

¡Es tan Joaquín Sabina! tanto en las referencias a sus canciones como en tus magníficas frases... ¡me encanta! tu forma de escribir es hipnótica, atrapa. Sigue escribiendo por favor...quiero leer más :-)