YessGuill
Rango12 Nivel 58 (12824 ptos) | Ensayista de éxito

Estaba sobre mi cuerpo, mientras mis latidos iban a mil por hora. "¿Qué le sucede?" Se acomodó rozando su sexo al mío. "¡Oh Dios!" Bailó sus caderas una y otra vez. Había cruzado el límite fundamental que me definía, pero una vez de aquel lado, no sabía quien era yo.
-Dime si te gusta -solicitó.
-Por favor... Detente... -dije temblorosa.
-Daniela, deja el miedo... -aproximó sus labios a los míos y sacó su lengua acariciando la comisura de mis labios.
-Oh... Por favor detente.
-¿Segura?, ¿Quieres que detenga mis movimientos? -meneó de prisa sus caderas, excitándome. Arrastrándome al mismísimo infierno de pasión.
-¡Basta! Ah... -solté un gemido y el miedo me invadió. La empujé quitándola de encima de mí y me levanté- ¡Aléjate lesbiana! -Juliette hizo caso omiso y me estampó un beso al que no pude negarme. La tome por el cuello y metí mi lengua hasta el fondo- Mmm... -solté de placer. Recapacité y la empujé para luego abofetearla- ¡Estás enferma! -salí corriendo del baño como si hubiese visto un fantasma.
-Daniela, ¿qué sucedió? -me preguntó Cristóbal, mi novio.
"¿Qué acaba de pasar?"

Hace más de 2 años Compartir:

7

62
SilverPigs_77
Rango4 Nivel 19
hace más de 2 años

Owaooo! Me encanta eres buena @ YessGuill

HernanACalvo
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

Amiga @YessGuill escribes muy bien y estas haciendo una descripción perfecta de como una mujer pasa a ser lesbiana.

YessGuill
Rango12 Nivel 58
hace más de 2 años

Gracias @HernanACalvo me alegro te haya gustado. Te invito a leerla completa. Saludos.

HernanACalvo
Rango13 Nivel 64
hace alrededor de 2 años

Amiga @YessGuill no hay un ser más delicado para una mujer que otra mujer. Los hombres somos muy burdos.


#2

Me sobresalté al escuchar su voz.
-¡Oh Dios! Me has asustado... -anuncié colocando mis manos en mi pecho.
-Lo lamento amor. ¿Por qué estás así? -se acercó.
-Eh... ¿Así cómo? -dije temblorosa peinando mi cabello.
-Estás muy sonrojada... -agarró mis manos- Estás fría y vibrando... ¿Te sientes bien?
-Sí, por supuesto -sacudí mis manos- Debo volver a clases. Luego te escribo -me di la vuelta y continué mi camino. Tenía miedo de lo que había sentido en el baño.

Durante el resto de la clase no presté atención, solo repetía en mi cabeza el beso que nos dimos Juliette y yo.
-Dani, ¿nos vamos en el metro o trajiste tu auto? -preguntó Franchesca, mi mejor amiga.
-Claro... O sea... Sí, en el metro... -tartamudié.
-Estás pensativa... ¿Pasó algo con Cristóbal? -preguntó curiosa.
-¡No! Él es un encanto... Tuve otra discusión con Juliette... La golpeé.
-¿Qué? Muy bien Daniela... Se lo merece por abusadora -Juliette es de un semestre más adelante, pero reprobó Estadística II y la está viendo con nosotras. Al principio pensé que quería ser mi amiga porque me apartaba el puesto y me prestaba los apuntes. Luego pensé que me envidiaba o quería ser como yo, porque solía observarme mucho y decir que mi cuerpo "es una obra de arte". Insistís en que yo merecía a alguien mejor que Javier, mi ex, pero al enterarse que estaba saliendo con Cristóbal, comenzó a molestarme con comentarios y actitudes, de las que pronto se arrepentía y disculpaba. Luego de eso, me habló sobre la atracción que siente hacia mí, y desde entonces se ha propuesto seducirme. Lo extraño es que no me incomoda demasiado, quizás hasta me gusta un poco. Lo que sé es que ella me está metiendo en algo peligroso.
-Si... Bueno, te cuento en el camino. Vámonos -Franchesca no sabe la verdad.

Ese viernes por la tarde preparamos la exposición que teníamos pautada para el lunes a primera hora, y así yo pudiese pasar el fin de semana con Cristóbal, con quien llevo dos meses.
Aunque me esforcé en no pensar en lo sucedido con mi compañera, ese beso me había gustado muchísimo. Al regresar el domingo en la tarde, recibí un mensaje de Juliette por WhatsApp:
*¿Podemos hablar?*
*¿Sobre qué?* le escribí.
*Estoy afuera de tu casa. Sé que acabas de llegar. Por favor sal y conversemos* Los nervios me atacaron de nuevo. Accedí y fui al encuentro. La vi sentada sobre el capot de su auto, portando un short negro alto, una chaqueta negra y unas botas marrones. Se ve muy bien.
-Hey... -dije levantando mi mano sutilmente.
-¿Damos una vuelta? -señaló el coche.
-No. No... Juliette, no quiero que te acerques a mí por favor... Estás loca... ¿Qué te pasa? -solicité molesta.
-Ay Daniela... Tampoco es que para mi sea la cosa más fácil de aceptar, pero me gustas... De verdad me gustas y quiero saber qué sucedería si lo intentamos.
-¡¿Qué?! ¿Te estás escuchando? ¿Intentar qué? ¿De qué hablas? Tengo novio, tú tienes novio... Soy hetero... O sea... Dios... ¿Sabes qué? Fuera de aquí -señalé la calle que baja.
-Antes respóndeme algo. Sólo dos cositas, y me voy,¿si? -la observé fijamente unos segundos y asentí con desánimo.
-Dime...
-¿Qué sentiste cuando nos besamos? ¿Cuándo me moví encima de ti? -se baja del capot y se coloca justo en frente permitiéndome oler su delicioso perfume. No respondí- Contesta por favor... Y con la verdad.
-¡Nada...! No sentí nada. ¿O sabes qué? Sentí asco -Juliette abrió sus ojos con sorpresa y decepción.
-Bien... -bajó su mirada- Algo más... ¿Te gustó?
-No -afirmé.
-Bien... Entiendo... ¿Entonces por qué me correspondiste? -abrí la boca para proferir alguna frase, pero no funcionó.
-Yo... Oh... Ah, porque...
-Por favor Daniela... No tenemos 12 años... -tomó mi cintura para acercarme a su cuerpo. Comencé a mirar a los lados para verificar si alguien estaba espiando- Te gustó tanto o más que a mí. ¿Sabes por qué me atreví a decirte que me gustabas? Porque lo vi en tus ojos el día que dormí en tu casa, cuando me desnudé. Tus ojos me desearon, como ahora lo hacen tus manos -sonrió y noté que mis manos estaban en su cadera. Se acercó más y pasó su lengua sobre mis labios. "Oh, que rico". Coloqué mis manos en sus glúteos y los apreté- ¿Ves?
-No... No, no, no... Vete ¿qué me haces?
-¿Yo? Nada... -sonrió y se subió a su auto. Me quedé a mitad de la calle viéndole alejarse.

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Muy bien llevada tu historia. muy bien desarrollado los encuentros, los diálogos. te sigo @YessGuill.
Arriba hay un largo pensamiento que creo debería ir entre comillas.

SergioPR
Rango12 Nivel 55
hace más de 2 años

Me gusta bastante como escribes. Ya te diré algo más adelante. Saludos

HernanACalvo
Rango13 Nivel 64
hace alrededor de 2 años

Amiga @YessGuill sigue el acoso de su amiguita. Cada vez esta más cerca de caer en la trampa o en un mundo nuevo. Muy bien escrito.


#3

No puedo permitirme tener estos pensamientos inconclusos y confusos con respecto a Juliette. "Un beso no significa gran escándalo: hoy en día muchas amigas se besan en la boca al saludarse, y algunas enseñaron a otras a besar. ¿Por qué hago el escándalo? ¿Por qué me ando preguntando si soy o no lesbiana? Tengo la respuesta: esa chica está loca y yo he estado sensible por el cambio de anticonceptivos".

Durante toda la semana me alejé de esos recuerdos y me concentré en mi novio, en la universidad y en mi familia. El viernes en la noche hicimos una reunión en mi casa para planificar las vacaciones de navidad. Invité a unos amigos, y a Cristóbal para presentarlo con mi familia. Sin duda es un hombre que inmediatamente es querido y aceptado. Más a allá de su físico, la personalidad de Cristóbalse convierte en una gran una virtud; con buen sentido del humor, buena disposición para ayudar, inteligente, humilde y respetuoso. Un encanto.
-Muy bien Daniela, éste sujeto si me gusta para ti. No como el imbécil aquel... -soltó mi primo Federico entrando a la cocina.
-No me gustan esos comentarios Fede... -le guiñé un ojo con complicidad. Sin duda Javier se comportó como un idiota. Me timbra el celular y al revisar noto que es una llamada de Juli. La ignoro y continúo mi plática. Vuelve a timbrar y contesto.
-Hey Juliette, ¿cómo estás?
-Bien Dani. Eh, oye, ¿puedes salir un momento?
-¿Salir? -dije abriendo los ojos y subiendo la voz. Federico alza sus cejas con sorpresa y me hace un gesto como diciendo "tu sabrás"- Pero estoy con mi familia... -permanecí en silencio- ¿Estás afuera?
-Sí. Es un segundo, y te dejo continuar con tu familia. Por favor... -pidió.
-Vale. Ya salgo -colgué y golpeé sutilmente a mi primo- Tonto, es una amiga. Ya vengo -salí y le lancé un beso a mi novio que está conversando con mis tíos. "Ya se ganó a mi familia". Salí de la casa vi el auto de Juliette aparcado dos casas arribas. Al acercarme, ella bajó el vidrio y me pidió que subiera al coche un momento. Acepto.
-¿Qué sucede? -dije al entrar.
-Vi que estuviste full en la semana, y yo también. Sergio estuvo súper cariñoso y quise darle su...
-¿Qué quieres? -interrumpí. Sergio es su novio.
-Ay... Pero que odiosa te pones ¿sabes? -dijo en tono burlón.
-Me quitas tiempo... -abrí la puerta para salir.
-Vale. Te traje esto -señaló un ramo de rosas y unos chocolates que se encontraban en el asiento trasero. Estaba precioso.
-Oh... Gracias... Pero, ¿por qué? No entiendo.
-Bueno... Porque... -tomó una rosa y acarició mis labios con ella- me gustas... Me pareces súper interesante... ¿Puedo?
-¿Qué cosa? -tenía dibujada en mi rostro, una sonrisa tonta.
-Besarte... -el estómago me saltó y la ansiedad se disparó.
-No...
-Uno rápido...
-Entiende... No me gustan las mujeres. Tengo novio. Y tu también.
-¿Y? Tu y yo somos otro tema. Podríamos saberlo solo nosotras... Por un tiempo -bajé del auto mientras ella hacía lo mismo. Me detuvo del brazo y tomó mi rostro en sus manos- Daniela... Yo no se, no entiendo qué me pasa contigo, pero tu te me haces espectacular. Me gustas... Y sé que a ti también te gusta esto... -se acercó más- No me rechaces... Dani... Yo no te haré daño, solo quiero no apartarme... -pasó la punta de su nariz por mi perfil. Sus labios se posaron sobre los míos y succionó cada uno.
-Mmmm -ella besaba muy rico. Me gustaba lo que escuchaba. Abracé su espalda y continuamos besándonos. Mi vientre se tensó y mi corazón se desesperó. Mi lengua invadía su espacio con dulzura, mientras ella enredaba sus dedos en mis cabellos color café- Juli... No me beses más... No quiero que me gusten tus besos...
-Pero ya me has dicho que te gusta -sonrió- Anda. Ya te he quitado mucho tiempo -me besó de nuevo.
-Vale... -nos abrazamos, tomó el ramo y le di un beso de despedida en la mejilla.
-¡Juliette! ¿Qué haces aquí? ¿Y ese ramo? -preguntó Cristóbal mientras caminaba para aproximarse. Comencé a temblar.
-Cristóbal... -dije nerviosa.
-¡Mi vida! !Qué bello te ves! -exclamó Juliette en tono seductor. Se abrazaron y pude detallar a mi "alocada nueva experiencia", vistiendo un short blanco y una camisa de seda. Unos pendientes largos, unas sandalias de corcho y unas pulseras doradas. Empieza a gustarme más de la cuenta- Pasé a pedirle un favor a Dani; que me guarde el ramo porque me lo ha dado un admirador y voy a ver a Sergio ahora...
-Ahh ¡qué mala!, después dicen que los hombres -reímos- Te ves muy guapa.
-Ay gracias. Yo te dije que aceptaba ser tu novia y tu la preferiste a ella -reímos nuevamente, pero mi risa era forzada.
-Porque es perfecta para mi -sentí un vacío en el estómago.
-Es verdad, es perfecta... -dijo Juliette.
-Ay, tan lindo mi novio -me acerqué y le di un tierno beso.
-Bueno, los dejo. Hablamos mañana amiga. Nos vemos Cris -subió a su coche y se marchó. Cristóbal me abrazó y besó, mientras yo no entendía como un chica me estaba gustando.

DandA21
Rango5 Nivel 20
hace más de 2 años

Wooow interesante)

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Envidiable tu capacidad creadora y tu narrativa cautivante. Saludos @YessGuill


#4

Al volver a la reunión, actué lo más normal que pude. Coloqué el ramo en mi cuarto y luego volví con mi familia, fingiendo que nada había sucedido. Al culminar la reunión, Cristóbal se quedó en mi alcoba. Mis padres no ponen peros en que él se quede, solo me piden que me cuide y no haga ruido. Ellos son "algo modernos".

Nos metimos a bañar y Cristóbal comenzó a tocarme, a encenderme. Con el agua mojando nuestros cuerpos comenzó a hacerme sexo oral, pero mientras más me acercaba al clímax, más imaginaba que era Juliette quien lo hacía. Supongo que gracias al licor, no estaba poniendo tantas barreras para imaginar una posibilidad con ella.
Volvimos a la cama y luego yo le correspondí a él.
Al amanecer decidí ir a trotar a la plaza pero no tenía quien me acompañara. Cristóbal debía ir a práctica con el equipo de fútbol de la universidad, y Franchesca estaba en casa de su familia, en la ciudad de Valencia. Mamá no trota hace mucho, y papá prefiere ir al club a jugar tenis.
Al terminar mi rutina de ejercicios, reviso mi celular y veo un WhatsApp de Juliette:
*Hola hermosa. Si no estás ocupada hoy, ¿te gustaría venir a ver películas? O si quieres vamos a otro lado* El estómago me dio un brinco.
*Estoy trotando en la Plaza* le envié.
*Entonces pasa por aquí, estás cerca. Anda, prometo no hacer cosas que no quieras* sus mensajes son tentaciones disfrazadas.
*Vale. Voy subiendo* "Que fácil me ha convencido".
Al llegar al edificio donde reside, la veo esperándome en la entrada. Nos abrazamos y luego subimos hasta el último piso.
-Nunca había venido -le dije- Es muy lindo tu depa.
-Gracias. Arriba queda mi habitación. Ven. Vamos -subimos y al entrar en su alcoba, me quedé pasmada al ver la vista espectacular de la ciudad.
-Wooow... Que belleza. Una vez vi tu foto en Instagram, y pensé que la habías exagerado -reí.
-Ya ves que no. Anda, toma -me lanzó una toalla- Ve a ducharte mientras coloco unas cotufas en el microondas -salió de la habitación y entré a ducharme. Creo que duré más de lo normal porque mis dedos se arrugaron. Al salir vi a Juliette en ropa interior. Abrí los ojos como platos, y no pude dar un paso más. Se levantó de la cama y caminó hasta mí. Me quitó el paño y comenzó a secarme el cabello. Yo no podía dejar de ver su cuerpo. Me sentía caliente y sonrojada. Se agachó y comenzó a secarme las piernas. Luego se puso de pie y me abrigó de nuevo- Ya estás seca -sonrió. Se dio la vuelta y se acostó boca abajo en la cama. Parecía que me invitaba.
-Eh... ¿Me prestas algo para colocarme? -se notaba mi incomodidad.
-Por supuesto. Toma lo que desees del closet.
-Vale... -saqué un short y una camisa. Me los coloqué y luego subí a la cama. Nos miramos un par de segundos.
-Me gustó verte duchar... Tu cuerpo mojado se ve delicioso... -puso su mano en mi pierna y comenzó a subir. El miedo me invadió de nuevo y de jn salto me puse de pie.
-¿Me espiabas? -pregunté molesta.
-No. Sólo me deleité un segundo, quizás un par de segundos...
-Fue un error venir hasta aquí -salí a la terraza de su habitación. Ella vino detrás y me tomó por la cintura.
-¿A qué le tienes miedo? Yo también estoy asustada, pero no voy a mentirme... Ni a ti. Daniela, me estás gustando demasiado... Y sucede desde que te vi la primera vez en la uni... Cuando me quedó estadística, y supe que la vería contigo, me dije que no podía desaprovechar la oportunidad. Y aquí estamos. No estaba equivocada.
-¿Por qué estás en ropa interior? -bajó la mirada y rió.
-Porque así me siento mejor... Así recuerdo cuando me quedé en tu casa. Recuerdo como me veías... Así como hace un momento -me sonroje más y la abracé. Volví frente a ella y me estampó un beso largo y apasionado.
-Debo irme ahora... -solté en un suspiro.

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

¡Vaya! Reprobadas Dani y Juli. Tarea inconclusa y hechos no realizados. Debo conformarme con dictados del pensamiento. Saludos @YessGuill Esperaré por la continuación de tu interesante historia.

YessGuill
Rango12 Nivel 58
hace más de 2 años

Jajajaja, ya veremos si es amor o simple ganas de experimentar algo nuevo @eleachege

DandA21
Rango5 Nivel 20
hace más de 2 años

Wow seguire esperando la continuacion

byrondepoe
Rango8 Nivel 35
hace más de 2 años

Muy buena historia, sensual y ardiente. Felicitaciones.


#5

-No tienes que hacerlo Daniela -manifestó Juliette.
-Sí, si tengo... Esto va muy rápido y no he tenido tiempo de pensar bien las cosas... Yo... No puedo seguir con estos encuentros... -nos vimos con tristeza- Hace nada te golpeé y ahora acabo de besarte de esa forma... No. No estoy pensando bien. Discúlpame -regresé a la habitación por mis cosas mientras Juliette me seguía para colocarse una bata y acompañarme a la salida.
-Vamos -invitó.

Al volver a casa llamé a Franchesca para contarle, pero no contestó. Me metí en la cama intentando mantener la calma pero recordé el día en que Juliette se desnudó frente a mi. Ese día había llovido tanto que ella no pudo regresar a su apartamento y preferimos que se quedase a dormir aquí. Luego de ver una película comenzamos a jugar "Verdad o reto", y después de varias verdades decidió tomar un reto.
-¡Reto! -metí la mano en el bol de cristal y tomé un papel- ¿Cuál es mi reto? -preguntó.
-Eh, desnudarse... ¿Qué? -solté una fuerte carcajada. De todos los retos justo tomé ese al azar.
-De acuerdo -rió- no es difícil. ¿O te molesta? -reí con vergüenza.
-Para nada, si a ti no te da pena -hice un gesto con mis hombros.
-Exactamente. Lo haré tipo streptease... -se puso de pie sobre la cama y comenzó a bailar sensualmente al ritmo de la musica de fondo, alguna electrónica. Se sacó la camisa y luego el pantalón. Pensé que no continuaría pero se giró y me mostró su cuerpo. Se quitó el sostén y luego la pantis. Se puso frente a mí y se mordió los labios mientras tocaba sus senos. Yo estaba paralizada. Ha sido la escena más erótica que he visto. Con su cuerpo precioso y su actitud extrovertida, hubiese causado la erección de todo un estadio lleno de hombres, pero solo estaba yo para verla. Me excité tanto que me reí por un tiempo muy alargado- Daniela -también reía- ¡ya! Te toca un reto.
-No... Estoy muerta de sueño -ella se desanimó y me lanzó un cojín- Toma una pijama del closet y vamos a dormir -declaré mientras me tapaba con la almohada.

El lunes al regresar a la universidad me encontré a Javier que iba en dirección contraria a la mía. Desde aquella tarde en la que terminamos, no nos habíamos hablado, pero antes de ser novios fuimos amigos. A veces me hacía falta hablar con él.
-Javier...
-Daniela... -se detuvo frente a mi.
-¿Cómo estás? -pregunté un poco cabis baja.
-Bien... Y veo que tu también -metió sus manos en los bolsillos del pantalón que llevaba- ¿Tienes clases?
-Eh, no... Bueno, si... Pero no tengo ánimos de entrar, iba al cafetín... ¿Y tu?
-Tengo clases. -anunció con rapidez, y un silencio tenso se apoderó del momento. Pero nuestras miradas se mantuvieron hablando. Él me extrañaba pero seguía molesto conmigo por no aceptar sus excusas en el pasado.
-Entiendo... -me di la vuelta para coger en dirección al salón.
-¡Dani! -giré- ¿Quieres un café? -Sonreí y regresé con él.
-Siempre.
Desayunamos en la plaza de comidas de la universidad, mientras conversábamos de nuestras vidas y algunos recuerdos de nuestra relación de tres años. Decidí contarle lo que me pasaba. Necesitaba desahogarme, y algo que Javier tenía es que sabía aconsejar y guardar secretos.
-Javi... ¿Conoces a Juliette, la novia de Sergio? -pregunté tomando un sorbo de mi café
-Sergio, ¿el presidente del centro de estudiantes de Ciencias Políticas?
-Si...
-¿Qué pasa con ella?
-Eh... Prométeme que no dirás nada, pero necesito soltarlo -tomé su mano y la besé.
-Te lo juro. Habla.
-Nos besamos... -Javier abrió los ojos y se inclinó para acercarse más.
-¿Besaste a Juliette? -susurró. Asiento con la cabeza- ¿Por qué?
-Me gusta...
-¡¿Qué?! ¿Estás segura Daniela?
-No... Por eso te cuento... Ella me dijo que le gustaba hace unas semanas, y luego tuvimos una discusión en el baño, que terminé agarrándola del cabello, y ella sobre mi... Meneándose... Excitándome...
-Mierda... ¿Eres lesbiana?
-¡Por supuesto no!
-¿Entonces?
-No se qué me pasa...
-¿Y Cristóbal?
-Me fascina, pero ella... Me encanta... Sus besos, su cuerpo... Como me hace sentir...
-Mierda Daniela...
-¿Te refieres a mí? -dijo Cristóbal apareciendo detrás de mi.

DandA21
Rango5 Nivel 20
hace más de 2 años

Zaaas comienza el drama OwO

Denielys_Rs
Rango10 Nivel 47
hace más de 2 años

Buenísimo. Estoy enganchada jaja


#6

-¡Mi vida! Por supuesto -me puse de pie y le regalé un beso- Que pena que hayas escuchado...
-Pues me encantó escuchar eso mi amor -me rodeó por la cintura. Noté que Javier se incómodo. Me alejé de Cristóbal y los presenté mientras ellos estrujaban sus manos.
-Eh, Javi. Gracias, te adoro, no lo olvides. Te escribo en la noche -me acerqué y lo abracé.
-Vale -me abrazó fuerte- Cuidado con lo que haces -me susurró al oído, me separé de él y asentí con la cabeza.
-Un gusto bro... -extendió su mano para estrujar la de Javier. Lo abracé por la cintura y caminamos sin rumbo- Que rico escuchar lo que dijiste... ¿Tienes clases?
-Si, pero no entraré. Hoy solo quiero estar contigo -Sonreí con picardía. Necesitaba enamorarme de mi novio, o iba a terminar involucrada con Juliette.
-Mmmm... -sonrió en mi boca- ¿Puedo secuestrarte?
-Sí -mostré toda mi dentadura en una perfecta sonrisa.
-Vamos a mi casa. ¿Trajiste el coche?
-Luego vengo por él -sonreímos y corrimos hasta su camioneta. Entramos y condujo de prisa hasta su casa, en una hermosa urbanización en San Antonio de los Altos. Al llegar, subimos de prisa a su habitación. Las ansias y las ganas ya nos controlaban. Nos desnudamos rápidamente, y entre besos y abrazos nos perdimos hasta que la noche cayó. Estaba enrrollada entre sus sábanas y piernas, jugando con mis dedos en su pecho, mientras él besaba mi oreja. Ese simple gesto me hacía soltar gemidos involuntarios de vez en cuando. Pasamos un día delicioso, y funcionó para no pensar en la chica que comenzaba a despertar sentimientos en mí- Es tarde... Debo ir por mi coche, y volver a casa. Tus padres deben estar por llegar.
-Cierto. Déjame llevarte a la universidad -asentí y nos metimos a la ducha para alistarnos. Volví por mi carro, pero no agarré a mi casa sino a la de Javier. Le marqué para avisarle y llegué casi inmediatamente después. Salió y subió a mi auto.
-¿Cómo te fue? -preguntó con pocas ganas de saber la verdad.
-Bien... Sé que te dejé un poco preocupado, y creeme yo también lo he estado... Y ahora que lo sabes es como que... Quiero hablar y buscar una solución contigo.
-Entiendo... Estuve pensando en varias cosas, pero no se... ¿Qué te gustó en ella? Podría ser una deficiencia en tus relaciones pasadas. O eras lesbiana pero no habías tenido oportunidad de experimentar.
-Quizás... Pero no quiero ser lesbiana... Recuerda que soy homofóbica.
-Ya no creo eso -nos reímos algunos minutos, y luego nos miramos fijamente. Me gustaba verlo reír porque en sus mejillas se marcaban unos hoyitos muy lindos- Lamento haber sido un idiota contigo en aquel momento.
-Perdóname tú a mí... Se que piensas que me metí en otra relación muy rápido, pero Cristóbal fue tan atento, y yo te extrañaba tanto, pero estaba tan dolida... No pensé que ibas a engañarme, y menos con Saraí...
-Lo sé... No capté las señales que me dabas, suplicándome más atenciones... Fui un idiota... -puso una mano en mi mejilla- Aún te amo Daniela, todavía lo hago -permanecí en silencio mientras él despacio se acercaba a mi boca- ¿Puedo? -Javier y yo tuvimos una linda relación, pero en el último año de ella, él había sido un completo idiota.
-Javier... No me enredes más... -puse mi mano izquierda sobre su mano. Él se detuvo rozando mis labios, esperando a que yo accediera a sus besos- Javier... Yo también te sigo amando... -nos miramos unos segundos. De alguna forma él me suplicaba amor, y yo suplicaba no enredarme más. Con Cristóbal y Juliette, mi mente ya estaba trabajando lo suficiente.
-Daniela... Si tu y yo aún nos amamos... ¿Por qué no estar juntos? Recuerda nuestro primer beso, nuestra primera vez, todos los momentos que hemos vivido juntos. Quizás yo sea la solución a esa confusión... Déjame besarte por favor -mi corazón se aceleró y mi mente me llevó al pasado.
-Javier, por favor, no ayudas diciéndome eso...
-Yo te busqué para pedirte perdón... Yo nunca he desistido de tenerte de vuelta... Vuelve a amarme, y te juro amarte toda la vida -sus ojos se humedecieron. Sentía un nudo en la garganta y una emoción embriagante.
-Puedes... -musité. Él poseyó mi boca con tanta dulzura. De alguna forma sentí un peso irse de mi cuerpo. Saber que ambos nos seguíamos amando era algo importante para mí. Javier ha sido el sujeto más importante de mi vida- Te amo... -continuamos besándonos- Ayudame a entender... -él me abrazó con fuerza.
-Te amo mi vida... Te extraño... Vuelve -decía en mi boca. Comencé a botar lágrimas de alegría y confusión. Estaba más enredada que en la mañana. Ahora Cristóbal y Juliette no me importaban. Sólo Javi.
-¿Qué hago ahora...?
-Déjame amarte... -arrimé el asiento de piloto hacia atrás y él hizo lo mismo. Me subí sobre él y continuamos acariciándonos y besándonos.
-Debo irme... -sonreímos. Sonó mi celular y al revisarlo vi que era Juliette- Es ella...
-Atiende... -contesté y puse el alta voz.
-Dani, ¿cómo estuvo tu día? No te vi en la uni... Estuve buscándote.
-Juli... Quedamos en tomar distancia...
-Daniela... Lo que sentiste ayer te asustó, y te asustó porque habla de un sentimiento que no quieres aceptar...
-Tengo novio Juliette.
-Pero no lo quieres. Sólo te gusta estar con él. Fácil podría ser un amigo -Javier afirmaba con la cabeza- pero esto que está naciendo entre las dos, es distinto... ¿Acaso no te gusto...?
-Juli...
-Dani... Tu cuerpo se me entrega solito cada vez que estoy cerca de ti... Tu miedo es lo que nos impide vivir esto. Yo estoy dispuesta a dejar a Sergio por ti, pero tu no quieres dejar de ser la popular perfecta, con novio guapo, la chica hetero ideal. Pura mierda... -se escuchaba molesta- ¿Podemos hablar en tu casa? ¿Puedo ir?
-No estoy allí ahora. Pero voy para allá... Aunque mejor mañana, en la uni platicamos, ¿si? -supliqué.
-Vale... Entonces te dejo para que lo pienses. Me gustas mucho Dani... Hasta mañana preciosa. -colgó. Yo me quedé inmóvil y pensativa.
-Lamento enredar más la situación- me acomodé en mi asiento, pero no solté su mano.
-Tranquilo... Yo tengo que pensar... Pero no olvides que a pesar de todo, te amo.
-Y yo a ti... Toma el tiempo que necesites para poner en orden esta cantidad de sentimientos, que de cierta forma yo te llevé a experimentar. Perdóname -se acercó y me dio un largo beso- Mañana hablamos mejor. -se bajó del coche- Aunque si deseas experimentar con ella, yo las acepto a las dos -rió y yo lo empujé con mi pie.
-¡Fuera! -reí- Descansa.
Lo vi alejarse e ingresar a su casa. "¿Y qué se supone que debo hacer?"

DandA21
Rango5 Nivel 20
hace más de 2 años

Maldición /-\ en que momento Jajajaja 😉 muy buena idea quedarse con las 2


#7

Mi mente y mi corazón estaban revueltos luego de hablar con Javier.
Fuimos novios por un largo tiempo y yo estaba muy enamorada de él. Durante el último año de nuestra relación, ambos desarrollamos gustos y pasiones distintas que se alejaban de las del otro. Sin embargo, yo me resistía a pensar que la solución era terminar nuestra relación y aceptaba sus condiciones, incluyendo su desinterés por quererme y compartir conmigo. Se alejaba cada día más, mientras su trato se volvía distante y grosero. Hasta que una tarde decidí ir de sorpresa a su casa, y al llegar lo encontré teniendo sexo con "nuestra amiga" en la piscina. Desde entonces nos distanciamos y no volví a acceder a sus súplicas.
Durante ese tiempo conocí a Cristóbal en la biblioteca de la universidad y con sus atenciones y buen humor, poco a poco me hizo decidir empezar de nuevo. Pero entonces apareció Juliette proponiéndome algo que iba en contra de las normas no solo sociales sino naturales.
"¿Qué hago?, ¿dejo a Cristóbal y vuelvo con Javier, o dejo a Cristóbal y acepto que me gusta una chica? En conclusión lo mejor es dejar a Cristóbal".

Al salir de clases fui por Juliette para conversar como habíamos quedado en la última llamada. La encontré en las canchas de fútbol sentada en las gradas mientras leía un libro. Se veía muy linda con el cabello recogido en un moño alto despeinado, un top hasta la cintura y una maxifalda blanca.
-¡Hey! -anuncié mientras subía los escalones.
-Hola preciosa... No viniste ayer... ¿Todo bien?
-Oh, si... -me senté junto a ella- Mmm, pasé el día con mi novio -tomó una postura de molestia, pero luego de relajó.
-Claro... Eh... Daniela, estoy esperando por ti. Estoy esperando que me digas qué vamos a hacer; si nos arriesgamos, o si aceptamos que esto está mal y entonces tú por tu lado y yo por el mio... -suspiró- Sé que es difícil, pero tengo un plan -sonrió y tomó mi mano. Sacó de su bolso una cajita y me la entregó. No dije nada, solo la tomé y la abrí para saber su contenido; una gargantilla de plata que dice "Déjame entrar" y le guinda un corazón con una llave- Cuando aceptes me das la llave -sonrió. Guardé mi obsequio en el bolso y tomé su mano para besarla.
-Gracias Juli... Está lindísimo... Pero creo que lo mejor es que seamos amigas... Amigas de verdad -me quitó su mano y se puso de pie.
-Entiendo... Entiendo... ¿Ni siquiera lo vas a pensar? -chilló.
-Voy a separarme de Cristóbal, pero no quiero... Eh... No soy lesbiana -noté que se molestó de nuevo.
-Ok. No insisto más, está bien. Seremos amigas -me puse de pie y la abracé. Quise besarla pero me detuve y ella se alejó de mi. Llamé a Javier para que fuese hasta allí y mientras llegaba pensaba en lo malo y lo bueno de tener algo con Juliette.
-Mi amor -dijo Javier mientras se acercaba. Me puse de pie para recibirlo.
-Javi, terminé lo que sea que tenía con ella -lo abracé- Creo que se molestó.
-Bueno, vamos a ver como fluyen las cosas con ella ahora. Pero... ¡Uff! No puedo controlar las ganas que tengo de besarte -me apretó a su pecho, a la vez que me guindé de su cuello y lo besé- Ahora habla con Cristóbal...
-Sí. Hoy mismo lo hago, pero tenemos que darnos un chance, un tiempo para poder anunciar que regresamos, y eso... -lo besé de nuevo.
-Vale, pero hoy vamos a la fiesta.
-¿Fiesta? ¿Hoy martes?
-Sí, adelantaron la bienvenida a la temporada de parciales finales. Va a ser en el salón de conferencias de Humanidades.
-Mmmm... Bueno... Está bien, pero antes hablo con Cris.
-Perfecto, pero por favor, te quiero libre ya, ya -volvimos a besarnos.

Al terminar el día de clases, Franchesca y yo fuimos a casa de una amiga a que vive frente a la universidad, para alistarnos e ir a la fiesta. Todo mundo solía asistir pero la fiesta era programada por el centro de estudiantes (ellos solían estar en todo), por lo que unos cuantos eran los que podían entrar. Al volver a la universidad la fiesta ya había empezado. Apenas entré vi a Juliette con Sergio. Franchesca y Vívian fueron por unos tragos y un par de amigos con los que habíamos quedado. Le envié un texto a Javier, cuando Cristóbal me tomó de la cintura.
-Mi amor, pensé que no venías... -me besó.
-Las muchachas insistieron -Juliette me clavó su mirada como esperando ver qué hacía Cristóbal- Así que acepté.
-Que bueno... ¿Bailamos?
-Sí -Sonreí y comenzamos a movernos al ritmo de la música entre la multitud. Juliette parecía molesta. De pronto se bebió su trago de un sorbo y tomó a Sergio de la mano para comenzar a bailar. Él estaba embelesado por sus movimientos, mientras ella rozaba su paquete una y otra vez. Sus manos se paseaban por su cuerpo, haciéndome sentir incómoda. La gente les abría espacio y ella seguía conquistando la pista. El DJ puso reggaeton y eso le sirvió para seducir a aquel y todo aquel que estuviese mirando. Cristóbal y yo dejamos de bailar sólo par observarlos. Sergio se recostó de una columna y dejaba que Juliette se le pegara y arrimara a cada segundo.
-¡Ufff que rico! -se escuchó de entre la multitud que miraba. Juliette se agachó y subió completamente pegada a Sergio, levantando su pene por debajo del pantalón. Él la nalgueó y la besó como si fuesen a cojerse allí mismo. Todos nos quedamos quietos y luego comenzaron a aplaudirles. Fue un acto excitante. Sentí tantos celos, que salí del salón y fui hasta los baños de frente. Me encerré y al recordar todo lo que ella ha hecho, me bajé los jeans y comencé a masturbarme. Estaba deseosa y ansiosa.
-Ah... -solté, cuando escuché que entraban. Guardé silencio y me acomodé.
-¿Te gustó? -dijeron. Al asomarme vi a Juliette. Sentí que perdía el control de todo y me le lancé encima para abofetearla, y luego besarla- ummmm... -metí mis manos por debajo de su camisa, abrazándola. Nuevamente mi boca estaba inundada por su lengua. La mordía cada que podía- ¡Ahhh! Ummm... -me apretó los glúteos y me acercó a su cuerpo curvilíneo y delgado de mujer. Tomé una de sus manos y la llevé a mi cremallera. Ella se metió por debajo de mi ropa interior y comenzó a tocarme. Yo le correspondí haciendo lo mismo- Ummm... ¡Ahhh....! -quiero hacerla mía.

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Entregaría no se qué porque me leyeras. Me gustan tanto tus escritos. Esta la he leído a la ligera y esta fenomenal. Te invito con "Patrixia, Una razón para su infidelidad" Saludos @YessGuill y mi aprecio de siempre por tus letras.


#8

Me empujó y regresó el golpe. No pensé que sucediese eso.
-¡¿Qué te pasa?! ¡Estúpida! -gritó Juliette histérica- ¿Quién te crees que eres? Un día te levantas y me tienes miedo, al otro te provoca besarme, luego me dices "seamos amigas" -dijo imitando mi voz- ¡¿Y ahora esto?! ¿Qué te pasa? No soy tu juguete o tu experimento -yo permanecía en silencio. Juliette se acercó- Define qué quieres y con quién quieres estar... Entonces me avisas a ver si aún deseo arriesgarme por ti -me miró de arriba a bajo y se limpió la boca con la manga de su blusa.
-Juli... Discúlpame... No me había dado cuenta de... ¡Pero tu también has hecho eso -señalé a la puerta refiriéndome al baile con Sergio- con la intención de darme celos!
-Daniela... Tu pretendes que sea yo quien te persiga, quien te conquiste. Y estás equivocada -se lavó las manos y la cara- Tienes razón, es mejor que estemos lejos -se dio la vuelta y salió. Lavé mis manos y luego mi rostro. "Tiene razón... No se qué quiero". Llamé a Cristóbal para vernos en el jardín, y al llegar allí, él ya me esperaba.
-Te me perdiste... -dijo tomando mis manos y acercándome.
-Eh, sí. Salí a tomar aire... Cris, ¿damos una vuelta? -señalé las caminerías detrás de mí, que conducen a los laboratorios de química.
-Claro mi vida -tomó mi mano y enredó sus dedos con los míos- ¿Todo bien? -permanecí en silencio hasta que nos alejamos lo suficiente para estar solos. Él me tomó el rostro, regalándonos un beso muy delicioso.
-Mmm... Cristóbal, eh, yo quería hablar contigo...
-Dime mi amor.
-Mmm... -tomó mis manos nuevamente y las besó.
-Vamos, suelta lo que traes guardado.
-Quiero que terminemos -anuncié en un segundo. Su rostro palideció y se tornó confuso.
-¿Terminar?, Daniela, ¿terminar? ¿Por qué? -me soltó.
-Porque estoy confundida... Porque me importas, de verdad, y no quiero meterte en este rollo... Yo...
-Confundida ¿por qué...? ¿O por quién?
-Ay... No se... Hablé con Javier, y se me removió todo... Yo no se si quiero estar ahora con alguien o no... Pero se que no puedo involucrarte. Perdón. -puso sus manos en su cintura y me miró decepcionado. Dio un giro para irse pero regresó.
-Entiendo. Tu "novio" de toda la vida... Él te metió esta idea Daniela, y tu caíste en su juego otra vez. Espero que no te estrelles. -se alejó. Sus palabras se sintieron como cortadas en mi estómago. Me arrodillé para componerme pero el vacío en mi barriga no me dejaba levantar. "Juliette tiene razón. Cristóbal también. ¿Estaré haciendo lo correcto?"

Volví a la fiesta para buscar a Franchesca y despedirme, y al salir me encontré con Javier.
-No te ves bien, ¿trajiste tu coche o te llevo?
-Javi... Llévame... Quiero desahogarme... -asintió y nos alejamos del bullicio. Tenía ganas de llorar. Al subir a su auto, llamé a mi padre y le avisé que dormiría en casa de Franchesca. Llegamos a la casa de Javier y subimos hasta su habitación. Buscó una botella de vodka y dos vasos.
-Me sentí horrible Javier... ¿Será que esto es lo correcto? -tenía ganas de llorar.
-No lo se... Pero te sirve para pensar -se arrastró hasta mi y me rodeó con sus piernas- si esto es lo mejor para los dos. Yo, particularmente, estoy feliz que hayas terminado con ellos, pero me preocupa verte así. No se si de verdad sientes algo fuerte por esa caraja -tomó mi mentón y lo levantó- Yo de verdad te amo y extraño... No quiero perderte otra vez -me dio un beso cálido en la frente.
-Yo también te amo mi amor, de verdad. No lo digo porque sí... Lo digo porque lo siento, y lamento haberme apresurado a tener algo con otro hombre... Pero lo de Juliette me da miedo... Me asusta...

-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

-¡Ah Sergio! ¡Dame duro! ¡Ahhh! -me sentía llena por dentro, y a la vez vacía por las acciones de Daniela- ¡Dale bebé uuuuhhh! ¡Más rápido! -Aunque estaba allí con su miembro dentro de mi ano, estaba en otro lado pensando en Daniela, es su boca, en su miedo de sentir. Ella sabe poco de mí, y me asusta que no me acepte. La he querido desde que la vi.
-¡Arg...! -soltó un grito ahogado viniéndose dentro. Me daba besos en la espalda mientras restablecía su respiración- Ay Juli... Me fascinas bebé... Me encantas... Por eso te adoro -me abrazó.
-Y yo a ti... Ahora me voy, tengo otra reunión -me puse de pie y tomé papel para limpiarme.
-Que bella eres... -me admiró- ¿Hoy a dónde vas?
-A donde siempre bebé. Hay una amiga nueva que van a presentarme. Luego te la presto -Sonreí. Solía irme de fiesta a una discoteca "de ambiente". Sergio y yo tenemos dos años juntos pero antes fuimos compañeros de antro. Él se hacía pasar por gay pero buscaba tríos.

Me subí al coche y conduje hasta el antro. Me bajé y saludé a mis amigos. Entramos y me presentaron a esa chica "nueva", una morena curvilínea de cabello rizo y ojos marcados. Un espectáculo. Comenzamos a bailar pero Daniela seguía presente. Me agarré de las caderas de la chica y comencé a bailarle muy pegado.
-¿Nos vamos ya? -preguntó la señorita.

#9

-Claro... -"¿qué rápida esta chica? " tomé su mano y salimos para ir hasta mi auto. Nos subimos y arranqué en dirección a un motel. Al llegar a la recepción pagué la habitación y subimos. Una vez a solas comencé a besarla y desnudarla. Es una chica preciosa con curvas perfectas. Huele delicioso. Las mujeres son un "capricho" para mí, pero Daniela es distinta a todas. Su miedo me mantiene al margen, pero también me tiene amarrada a ella. No se con exactitud qué siento por ella, pero lo sucedido hoy me afirma que lo mejor es mantenernos alejadas. Ella no aceptaría mis gustos; a diferencia de Sergio, que al principio me pidió cambiar mi forma de ser, pero con el tiempo llegamos no al trato en el que compartíamos las chicas pasajeras, pero no nos dejaríamos. Daniela aún es muy pura para este estilo de vida.
-¡Aahhhh! -soltó la chica mientras mi lengua invadía su sexo. Unos segundos después se vino para mí.

Me duché y alisté para volver a casa. El reloj marca las 4 de la mañana y tengo clases a las 10am. Salí y me despedí de la chica con un beso.
-Gracias por la noche, la pasé muy bien.
-¿Nos veremos de nuevo?
-Si te gustan los tríos, sí -sonreí.
-No lo he intentado, pero por otro orgasmo como el que me diste, acepto lo que quieras, preciosa -nos besamos.
-Perfecto, te escribo en la semana para vernos. Debo irme, ¿tienes para el taxi?
-Si. Ve, linda -fui por mi auto y me encaminé a mi casa, pero me desvié y aparqué afuera de la casa de Daniela.

_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*

Desperté en los brazos de Javier, y de pronto viajé al pasado cuando solo éramos nosotros dos. Me levanté y fui al baño para arreglarme y volver a casa. Ese día tenía clases a la 1pm, pero Javier debía estar allá a las 7 de la mañana. Volví a la cama.
-Javi... Mi vida... Debes ir a clases -le decía mientras llenaba de besos su rostro.
-Si mi vida... Estoy despierto. Y debo llevarte a tu casa -me besó en la frente y de un brinco se puso de pie y entró al baño. Me asomé a la ventana y vi la piscina de la casa y la rabia me subió a la cabeza de solo recordar el engaño "¿será que voy a recuperar la confianza en él?". Unos minutos después salió del baño y sacó del closet su ropa. Se echó perfume y se aproximó- ¿Todo bien? Estás allí pensativa y observadora...
-Recordaba... -bajé la mirada- Me dolió tu engaño... Mucho...
-Lo se Dani... Y sé que voy a demorar en recuperar tu confianza, pero que te quede claro. No voy a perderte ésta vez -nos besamos apasionadamente.

Javier me dejó en la esquina de la calle que sube a mi casa. Mientras me acercaba veía un auto aparcado en frente,"Juliette". Pensé en regresarme o ignorar el auto, pero preferí averiguar qué hacía allí y tan temprano, son las 6:20am. Toqué el vidrio de la puerta del piloto y de pronto se abrió la puerta.
-Buenos días Dani -salió del coche y se posó frente a mí- Disculpa que venga a esta hora pero es que no he dejado de pensar en ti...
-Yo quiero disculparme por lo de ayer... No se... Yo no soy así. Discúlpame -nos tomamos de la mano y un grito nos arrebató el momento.
-¡DANIELA! ¡ENTRA YA! -gritó mi madre en la puerta de la casa.

PedroSuarez_80
Rango12 Nivel 55
hace más de 2 años

En espera de nuevas partes, pero solo cuando hayas escrito al menos 3 partes, y que quiero disfrutar más tiempo de la lectura. Sigue tu historia, me gusta tu prosa en el erotismo

PedroSuarez_80
Rango12 Nivel 55
hace más de 2 años

YO TENÍA HISTORIAS ERÓTICAS AQUÍ, PERO LAS QUITÉ Y LAS MUDÉ PARA UNO DE MIS BLOG


#10

Mi madre seguía de pie en el umbral de la casa esperando a que fuese hasta allí. Juliette soltó mi mano y subió a su coche.
-Nos vemos más tarde en la universidad, ¿quieres?
-De acuerdo -me acerqué a mi madre, quien furiosa me dio un empujón para que entrara de prisa- ¡Mamá, ¿qué rayos te sucede?! -grité molesta.
-Muy bien niña, explícame ¿qué "rayos" es lo qué te pasa a ti, ah? -inquirió tomando mi brazo y sentándome de empujón en el sofá.
-¿Qué te pasa? ¿De qué hablas?
-¿Por qué estás llegando a esta hora? ¿De dónde vienes y con ¡quién estabas!?
-Ay, mira mamá, no soy ninguna niña. Basta de tratarme como tal, ¿Además cuál es tu problema? No entiendo... -me puse de pie.
-Cristóbal vino anoche un poco borracho, queriendo hablar contigo. Nos contó que lo cambiaste por Javier... ¿Pero en qué cabeza cabe eso? ¡Ese muchacho te engañó! Se burló de ti. Entonces ahora te veo afuera con esa muchacha, que se desnudó y se te insinuó... -su tono era irritante.
-¿Qué te pasa? ¡No tienes derecho a hablar así de mi vida, de mis amigos! No tengo 15 años para qué me digas quien es bueno para mí... Además, Juliette no "se me insinuó" ¿ok? Estábamos jugando, era un reto... Tu no entiendes, Franchesca no debió decirte nada... -puse mi mano en la frente y me senté de nuevo.
-Sigues siendo mi hija, viviendo bajo mi techo, comiendo de lo que traemos tu padre y yo... -interrumpí.
-Ah, muy bien, perfecto ¡sácame en cara todo lo que te debo! ¡Muy bien! Por eso odio hablarte de mí vida, porque no comprendes... Juliette es mi amiga. Dejé a Cristóbal porque sigo enamorada de Javier y hemos arreglado las cosas...
-No quiero a esos muchachos contigo... ¡Te prohíbo...! -me levanté y subí a mi habitación. Me encerré y llamé a Javier, pero no atendió.

Volví para desayunar y mi madre ya se había ido a trabajar. Ella siempre ha tenido un carácter difícil, y ha sido muy dura conmigo. Mi padre es todo lo contrario. Me hice unas arepas para luego ir a la universidad. He tenido unos meses estresantes. Aunque en la mañana quería hablar con Juliette, ahora no tengo ánimos. Durante la tarde estuve concentrada en las materias, y el primer examen de la temporada de finales, en psicología general.
-¿Qué tal te fue en el examen? -preguntó Franchesca.
-Bien, realmente no me pareció tan difícil, pero ya sabes como es Domenico, a lo mejor me pone un 10 -dije en tono pesado.
-Es posible, yo creo que igual me fue bien. Ya veremos. Oye, ayer no te veías muy bien cuando volviste del baño, ¿qué sucedió? Víctor me dijo que Cristóbal se bebió todo en la fiesta, ¿pelearon?
-Terminamos...
-¿Qué, por qué? -me tomó del brazo- Daniela, ¿qué te está pasando últimamente?
-¿Por qué lo preguntas? -soné extrañada.
-Ya no me escribes para contarme tus cosas. En clase siempre estás distraída, ¿has tenido algún problema? Soy tu amiga, ¿si lo sabes, no?
-Franchesca, terminé con Cristóbal porque hablé con Javier. Arreglamos las cosas. Creo que vamos a volver... Y...
-Ehh... Bien... ¿Estás segura? -sonó preocupada.
-No... Porque hay otra persona...
-¿¡Qué!? ¿Quién?
-Creo que me gusta una chica...

Carol_6
Rango2 Nivel 9
hace más de 2 años

Esperando lo que sigue 😍


#11

Se alejó de mi como si quisiese reconocerme. Soltó un bocanada de aire, y se acercó para hablarme en tono muy bajo- ¿De qué coño estás hablando? ¿Me estás tomando del pelo?
-Franchesca, o sea, no te imaginas el embrollo en el que estoy metida. Te pido como la amiga que considero, eres para mí, que no me juzgues por favor... No sabía como decírtelo.
-¿Quién es...? ¿Es serio?
-Es Juliette...
-¡Lo sabía maldita zorra! -gritó dando un medio giro y colocando sus manos en la cintura. Se notaba molesta- Esa tipa lo tenía calculado... Creeme... Ya va... Explícame por favor... No entiendo...
-Ay Franchesca... Es una larga historia, pero en resumen, me gusta tanto que me da miedo... Cuando se me acerca se me eriza la piel
-Por Dios...
-Estoy aterrada... Pero no se si es alguna etapa sexual, o algo que me atrae solo para experimentar. O sea, no se... Yo he intentado ver la situación de un punto "psicológico", pero se me escapa de las manos, o sea... Yo... No se... Es más sencillo que yo aconseje a alguien en el tema, cuando no soy yo misma... -tomó asiento en un muro junto a nosotras y yo le seguí- Franchesca, me le fui encima para besarla porque sentía muchos celos de verla con Sergio...
-Esto es serio... No se que decir... ¿Y Javier?
-Él ya sabe... Me dijo que me tomara el tiempo que necesite para aclarar mi mente, pero que él no va desistir ahora que arreglamos todo.
-Cielos... Entiendo ahora tus gestos, tu actitud. ¿Qué harás?
-No lo se... Te juro que no tengo idea. Yo estoy tan confundida... Tan confundida -me dio un abrazo.
-Calma amiga... Vamos a ver que hacemos... -Juliette interrumpió.
-¡Daniela! -gritó a la distancia.

-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Caminé hacia ella pero no quise acercarme demasiado porque Franchesca estaba con ella, y realmente no nos llevamos bien. Ambas giraron y me detallaron algunos segundos. Luego se despidieron y Daniela me acompañó.
-No me escribiste -susurré. Tenerla cerca me ponía nerviosa, y a la vez excitada.
-Tuve un encontronazo con mi mamá... No se... No quise empeorar las cosas... -Caminábamos en dirección a las canchas de fútbol.
-Entiendo...
-Debo alejarme de ti. Definitivamente es lo mejor, o sea... Tu me has confundido mucho, no se si solo me gustas o si solo te sigo la corriente
-Ay no Daniela -nos detuvimos- Tienes 21 años de edad. Has hecho mundo viajando y aprendiendo... Ahora estás aquí, estudiando algo que has elegido tu misma. En pocas palabras, tu sabes lo que quieres, lo que no sabes es si vas a pasarla bien conmigo... -la empujé delicadamente caminando hasta la pared. Verifiqué que nadie nos viera- Lo que me hace distinta de un hombre, es que sé perfectamente lo que nos llena, lo que nos da placer y los que nos hace feliz. Dame la oportunidad de hacerte sentir completa. Déjame desenredar este conjunto de sentimientos -me aproximé a su boca y comencé a subir mis manos por su cintura. Daniela comenzaba a calar muy adentro de mi. Por primera vez estoy evaluando la idea de renunciar a mi vida y a Sergio, para hacer las cosas correctamente con ella. Nuestros cuerpos se atrajeron como imanes. Ella me abrazó y me dio un dulce beso, que contrajo las paredes de mi estómago.
-Mmm... Juliette...
-Daniela... -nos abrazamos y permanecimos así varios minutos.

Manu3la_Rios
Rango6 Nivel 29
hace más de 2 años

Esta muy intenso lo empece a leer aproximadamente a las nueve y media y ahora voy en el ultimo pero la curiosidad me consume no tardes mucho porfavor.
Gracias y muy buen trabajo

DandA21
Rango5 Nivel 20
hace más de 2 años

Estoy igual que lavender esperando por cada actualizacion jaja

Malu
Rango11 Nivel 50
hace más de 2 años

Juro que me enamore de Juliette


#12

Llegué a casa esa tarde y me puse en los libros y textos de la carrera. Mi vida sexual y amorosa, podían ser un desastre, pero de resto era muy aplicada en mis cosas. Soy Técnico Superior en diseño gráfico. Suelo hacer uno que otro trabajo cuando tengo tiempo, pero no seguí la licenciatura porque mi padre insistió en pagarme la carrera de psicología, así que accedí.
Sonó la puerta de mi habitación y di un pequeño salto cuando la escuché.
-Oh Dios... ¡Adelante! -entró la esposa de mi padre, Zulay.
-Hola bella, quería ver como estabas, vi que la lugar seguía encendida y bueno... ¿Estudiando?
-Si -cerré el libro que tenia en mis manos- Habías estado de guardia todos estos días, ¿cierto? -afirmó. Ella es médico. Luego de un año de la muerte de mi mamá, ella y mi papá se volvieron muy cercanos. Nunca pude oponerme a que él rehiciese su vida- Tienes ojeras... Te ves tan cansada...
-Lo estoy. Voy a dormir. Mañana estoy libre, ¿te gustaría ir al cine?
-Si, no hay problema.
-Perfecto, no lleves el coche, yo te busco a la universidad y que Sergio te lleve en la mañana -afirmé- Bueno... Me voy nena, descansa.
-Tu igual -cerró la puerta y me quedé perdida observando la puerta. Ella es genial, pero siempre extraño a mamá. Cuando ella murió comencé a ir al antro, casi todos los días. Eso me hacía olvidar. Por eso me preocupa lo que suceda con Daniela, "mi Daniela..." Vi el reloj que marcaba las 11:23pm. Me levanté del escritorio y fui hasta la ventana, tomé mi celular y comencé a ver la cuenta de Instagram de Dani. Es preciosa "no se qué me pasa con ella". Con el pelo largo y castaño. Esbelta, un poco más pequeña que yo. Con senos pequeños y un rostro angelical increíble. Me gusta demasiado. "No se qué hacer con Sergio". Le escribí un texto:
*Espero que tengas una noche placentera, y que en tus sueños, esté contigo. Me encantas.* Al cabo de unos segundos ella contestó
*Qué voy a hacer contigo Juli... Me tienes enredada y me gusta... Descansa* " ¿Me estaré enamorando de ella?
*Oye, ¿podrías venir por mí mañana, no llevaré el auto? Así contesto a tu inquietud* le envié.
*Perfecto, yo empiezo a las 9 ¿y tu?*
*¿Podrías venir a las 7?* en lo que contestó
*Ahí estaré*.
Desperté feliz y me alisté temprano, para que a la hora en la que Daniela llegara, no la hiciera esperar. Bajé y la encontré en la entrada del edificio. Subí a su auto y comenzamos a andar. Se veía tan atractiva, hoy llevaba un vestido largo y una chaqueta.
-Oye, ¿estacionas en la parte de abajo del estacionamiento?
-Ay no... Eso es muy solo allí, y más a esta hora.
-Anda... -me miró poco convencida pero accedió. Al llegar estaban un par de carros más y nadie cerca. Al detenernos tomé su mano y la besé.- No quiero bajarme sin darte un beso... -me sorprendí al ver que ella se inclinó para besarme. La tomé del rostro y comencé a acariciar sus labios, a pasar mi lengua por el borde de su boca. Ella se sacó el cinturón de seguridad para estar más cómoda, y besarme mejor. El tono fue cambiando y le saqué la chaqueta, me fui a su cuello para besarlo y olerlo "Oh, su perfume delicioso". Ella se apretó a mi y me presionaba con sus uñas. Me salí del asiento y golpeando todo me subí a ella como en el baño. Metí mis manos en su espalda, y comencé a sentir su cuerpo caliente y desesperado. Mis manos se pasearon por su cuerpo, mientras ella parecía una niña asustada. Me detuve -Puedo parar.
-Oh... Eh... Ay Juliette, no se... -decidí inundar su boca, encendiéndola y comencé a moverme. Ella me apretaba los glúteos, y sentí que debía parar, aún no era el momento ni el lugar. Pero no pude. Bajé la parte superior de su vestido y vi su busto. Halé el sostén, me acerqué para chupar sus senos, pero al hacerlo ella se desmoronó- ¡Detente! ¡Quítate de encima! ¡QUÍTATE LOCA DE MIERDA, QUÍTATE!

DandA21
Rango5 Nivel 20
hace más de 2 años

Lloramos amargamente en espera de otro bloque


#13

No entendía su reacción. Su rostro estaba muy ruborizado- ¡Quítate! ¡Quítate! -no me moví de prisa, así que me golpeó. Abrí la puerta del piloto y descendí de prisa para darle su espacio, mientras ella se arreglaba el sostén y el vestido. Respiraba aceleradamente, parecía que iba a desmayarse, pero yo estaba inmóvil solo observándola. Se bajó temblorosa y caminó hasta el otro extremo del estacionamiento, tambaleándose. Reaccioné y comprendí que parecía estar experimentando un ataque de pánico. Subí al auto y tomé mi bolso, su celular y sus llaves, para ir con ella. Se veía desesperada y me estaba poniendo nerviosa. Es la primera vez que me pasa algo así. Me acerqué y le extendí mi botella de agua, pero no podía ni abrirla, estaba pálida.
-¿Quieres que llame a alguien?
-No quiero que me toques más nunca... No te me acerques de nuevo... ¡Me das asco, miedo! ¡Te detesto! -sus palabras parecían puñaladas en mi estómago. Asentí con la cabeza y con el llanto a punto de aflorar. Ella continuaba hiper ventilándose.
-Está bien... -musité- Pero siéntate por favor. Ven -abrí la botella- bebe un poco y respira despacio... Yo voy a llamar a Franchesca, o a tu casa... ¿Te parece?
-¡Dame mis cosas y vete! -las tomó y me miró con tantos sentimientos en sus ojos. Pero sin duda era miedo lo que la atormentaba ahora- ¡VETE!
-Lo haré... Pero por favor avísame que estás bien... -me alejé y vi que le marcó a alguien y entonces comenzó a llorar desesperadamente. Quise volver y acurrucarla, pero era yo la razón de su reacción; "no quiero hacerle daño, pero pareciese que es lo que le he hecho".

La tarde continuó entre una clase y otra, en la que divagaba por largos minutos entre los recuerdos de lo sucedido con Daniela. Nunca imaginé que le produjera tanto miedo, pero hoy pude sentirlo de verdad, ver en su mirada el terror que le da experimentar esto. Asomé mi vista a la ventana y la vi caminar con Javier en las caminerías. "¿Fue a él a quién llamó? Pero si no se tratan". Los celos se apoderaron de mi razón y salí del salón disparada a los jardines para alcanzarlos, pero al llegar vi que sus manos iban entrelazadas.
-¡Dani! -su mirada guardaba cierta tristeza melancólica.
-Juliette, ¿no? -dijo Javier. Asentí- Por favor, respeta la decisión de Daniela -bajé la cabeza y di la vuelta para volver al salón. Sentía como si me hubiese reventado el mundo en la cara. "Terminó con Cristóbal pero no lo hizo por mí".

Zulay me marcó para ir al cine, pero le rechacé la invitación. Hoy quería desconectarme, pero no quería ir al antro otra vez. Llamé a Sergio para ir a su casa, y aceptó animado, guardando un misterio. Llegué a su casa y había preparado la cena, y la mesa de forma muy romántica.
-Mi amor, que bonito todo esto... ¿Y eso? Tu no eres romántico -enuncié mientras él sonreía con picardía.
-Juliette, mi amor... Hace unos días que me venía preguntando hace cuánto tiempo nos conocemos, cuánto llevamos, lo que hemos vivido, y pensé en que deberíamos celebrarlo -me entregó una copa llena de champán mientras me acercaba a su cuerpo. Su sonrisa me hacía gracia.
-Ay Sergio... Siempre celebramos... No entiendo. Estás muy misterioso -le di un beso en los labios- Me gusta, ¿lo preparó usted señor político? -reí.
-Por supuesto. Un político también debe mimar a su prometida -" ¿prometida?" me separé para entender por qué sonreía así, y vi que en el fondo de la copa había un anillo. Sentí que iba a vomitar, lo miré con cara de confusión- ¿Te casarías conmigo? -¡¿Qué?!

Malu
Rango11 Nivel 50
hace más de 2 años

¡ME ENCANTA!

Petite_Juje
Rango7 Nivel 33
hace más de 2 años

Solo puedo decir que me encanta la historia, amo como describes todo. Me enamorado con lo que has escrito.

anais_roa_ar
Rango7 Nivel 33
hace más de 2 años

Gracias por avisarme siempre, :) @YessGuill con cada caja me quedom cada vez mas enganchada, jajaja pero estoy molesta con Daniela.

Denielys_Rs
Rango10 Nivel 47
hace más de 2 años

Quééééé. Con cada caja me quedo :O


#14

-Sergio... -el aire abandonaba mis pulmones y mi diafragma, dejándome vacía. Se arrodilló- Oh Dios...
-Sé bien que nuestra relación es particular. Con características poco usuales, pero no significa que no tenga valor igual o más que las relaciones comunes. Juliette, yo estoy seguro que no encontraré mujer tan espectacular como tú. No suelo decirlo, pero no significa que no lo sienta, te amo princesa, y es contigo con quien quiero hacer mi vida -me senté de golpe y bebí el champán de un sorbo, rescatando el anillo. Él me lo quitó y lo colocó en mi dedo- ¿Me vas a decir algo o aún estás procesando? -carcajeó. Estaba asustado.
-Woow, es que... Bebé, me has tomado muy de sorpresa, no se... Yo no -aclaré mi garganta- quiero decir nada que no sea lo mejor para los dos, pero sé perfectamente que tu eres el único que no me juzga y me acepta tal y como soy... -sonrió.- Yo pensé que no me amabas lo suficiente para esto...
-Creo que el hecho de aceptarte tal y como eres, es una muestra de mi amor. Además de que no todas las mujeres, es más, ninguna hubiese aceptado vivir todas las experiencias que hemos compartido... Tu eres todo lo que quiero, y lo que necesito. Ahora bien, ¿tu me amas lo suficiente para dar este paso?
-Eh... Otra pregunta importante... -"no puedo creer que él me esté proponiendo matrimonio, justo cuando pensaba dejarle por Daniela"- Yo te quiero, de verdad, pero tu me conoces... Le temo a los compromisos -Sergio se puso de pie levantándome también. Me abrazó por la cintura y me acarició el borde de mi cara.
-Mi vida, yo espero todo el tiempo que desees. Si crees que no es el momento, de acuerdo, me disculpo por esta incomodidad -negué con la cabeza y le abracé del cuello regalándole un beso- sino, pues será un placer que ahora seas mi prometida -Sergio me fascina, pero nunca imaginé este paso con él.
-Acepto. Prometido... -Sonreí y me cargó dando vueltas.
-Te amo -me besó como nunca. Se me hacía extraño escuchar esas palabras en su boca.- Vamos despacio, así no te asustas tanto. Yo se que somos unos "carajitos" pero yo voy a cumplir 25, y me gradúo este año y a ti te falta poco para graduarte. Así que yo creo que vamos bien -Sonreí y asentí. En unos minutos ya estábamos desnudos poseyéndonos. "¿Esto es a lo que le dicen 'hacer el amor' ?"

-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

He llorado como nunca en mi vida recordando la cara de Juliette mientras intentaba quitármela de encima. Ella sentía verguenza y culpa. El miedo que me produce estar en su completo dominio me descoloca. ¿Cómo se supone que se debe actuar ante una situación así? Tomé mi celular y le envié un texto a Juliette para avisarle que estaba bien, y pedirle reunirnos al día siguiente para platicar sobre lo sucedido. En el fondo yo sentía que no había actuado bien, pero tengo miedo, terror de enamorarme de ella. Hoy estuve a punto de cederle todo mi ser, y de alguna forma siento frustración por no haber completado el momento.
Luego de que Juliette se alejó, llamé a Javier y le conté lo que sentía, y luego de un rato, apareció ante mí con sus perfectos ojos marrones, calmando en un abrazo la angustia que sentía. Fui a clases y al salir, él me acompañó a dar vueltas en la universidad y hablar. Sin duda su compañía me es gratificante. Luego de unas horas, Juliette se apareció pero no pude mirarla más de un minuto.

#15

Desperté ese viernes con la imagen del rostro de Juliette en mi mente. Hoy solo tenía un parcial a las 10 de la mañana. Me alisté y preparé desayuno para ir a la universidad. Javier y Cristóbal me han escrito. Franchesca me pide que le pase buscando, notificaciones de Instagram, facebook, grupos en WhatsApp pero no tengo mensaje de ella. Le marqué y no atendió. "Seguro sigue molesta conmigo y con toda razón".
Al terminar mis actividades pasé por el salón de Juliette y la vi concentrada hablando con el profesor. Como de costumbre luce radiante, con unas bailarinas doradas brillantes, un Jean blanco, una camisa blanca por los hombros, con accesorios a juego dorados, y su cascada de ondas también doradas. Me gusta detallarla, y eso parece ser un hobbie ahora. Esperé a que saliera para platicar, pero Sergio se apareció junto a mi y entró a buscarla. Ella le regaló una sonrisa de oreja a oreja, y luego de intercambiar palabras ella le mostró su mano al profesor. "¿Qué le muestra?" Sus compañeras saltaron y otras le miraron con envidia. Decidí entrar cuando vi un anillo de compromiso en su mano.
-¿Te vas a casar...? -solté sin importar lo que pensaran. Sergio me miró extrañado.
-¿Es tu amiga? -le preguntó en casi un susurro a Juliette y ella asintió.
-Sí, iba a ir a contarte -sonrió animada. Me quedé inmóvil y Sonreí.
-Felicitaciones chicos -me giré y me fui de prisa sintiendo un vacío inmenso en el pecho. Javier me tropezó al salir de un salón, y al verlo, por impulso me lancé sobre él para besarlo.
-Dani... -parecía sorprendido. Saraí apareció detrás de él cruzando los brazos molesta.
-Discúlpame... Quedamos en que seríamos cuidadosos... Lo sé...
-¿Es Juliette otra vez? -preguntó respondiéndose a la vez.- Esto que has hecho está mal... Queda claro Daniela, que tu no estás enamorada de mí, sino de ella...
-Va a casarse. Y yo necesito que tu me enamores de nuevo... -Javier me tomó del brazo alejándome del salón.
-Esto no se trata de ti... Tu no eres la única que sufre y siente. Me confundes... Y lamento haberme metido en esto también... Pero no es lo correcto. Hacemos las cosas mal así... Yo te amo, pero si tu no aclaras tus sentimientos de inmediato, me voy definitivamente -se alejó caminando el pasillo mientras Saraí me veía con odio y le seguía los pasos a Javier. Yo me quedé pensando en sus palabras y en el hecho de que ella va a casarse.

Papá asomó su cabeza al abrir la puerta de mi habitación.
-Lala, ¿estás bien? -entró y tomó asiento en la cama.
-Si pa... ¿Por qué lo preguntas?
-Últimamente te has comportado muy extraña. Teodilia me comentó que discutieron el miércoles.
-Ella siempre discute papá... Estoy bien... Sólo un poco confundida...
-Ummm... ¿Qué tal si hablamos eso luego de que se vaya la visita? -sonrió.
-¿Visita? -asintió. Se puso de pie, y abrió la puerta haciendo un gesto con la cabeza, entonces mi chica apareció tan preciosa como de costumbre.
-Hey... ¿Estudiando?
-Les dejo platicar. -Juliette entró y la puerta se cerró detrás de ella. Me puse de pie y caminé a la ventana para cerrar las cortinas.
-¿Qué haces aquí? -pregunté
-Tu querías hablar. Aquí estoy...
-Te vas a casar.
-Volviste con Javier.
-Ibas a dejarlo por mí.
-Me golpeaste y me pediste que me alejara de ti.
-Estoy confundida... -me senté en la orilla de la cama.
-Pues no parece...
-No quiero que te cases...
-Tu no decides eso... -soltó un suspiro.
-¿Lo harás...? -nos miramos con tristeza. Me levanté y fui con ella- ¿Me quieres? -ella hizo puchero y bajó la mirada. Con el terror de tocarla, tomé su rostro y lo besé.

-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
La tomé de la cintura y la abracé. Ella me rodeó por el cuello con sus manos, mientras suspirábamos amor en cada inhalación. Solté mi bolso en el piso y me ceñí más a su cuerpo. Daniela puso sus manos en mis nalgas y las apretó con fuerza, mientras yo mordía sus labios. Subió sus manos a mi camisa y la desabotonó con cuidado, metiendo sus manos y soltando mi sostén. Yo aceptaba lo que hacía sin presionar su decisión.
-No quiero que te cases sin antes hacerte mía... -sus palabras me aceleraban la respiración y las ganas de cumplir su deseo. La tomé de la cintura y la llevé a la cama mientras dejaba mi pecho al descubierto. Me miró y no hizo más. Cuando pretendía alejarme, ella se acercó y metió mi seno en su boca.
-Ahhh... Mmm... ¿Estás segura? -pregunté en un hilo de voz.
-No... Pero sí quiero... Te deseo... -mordió mi pezón y me apreté a su cuerpo. Comenzamos a desnudarnos por completo. Ella temblaba un poco, pero cuando metí mi boca y comencé a besar sus piernas, se relajó. Las acaricié y las llené de besos, mientras ella enredaba sus dedos en mi cabello. Le practiqué el mejor sexo oral que pude, consiguiendo que se viniera para mí en un gemido ahogado y un terremoto que derrumbó su cuerpo.

DandA21
Rango5 Nivel 20
hace más de 2 años

Juliette......

Malu
Rango11 Nivel 50
hace más de 2 años

Me encanta

anais_roa_ar
Rango7 Nivel 33
hace más de 2 años

Aunque no me gustan las mujeres bisexuales @petite_juje , pero la historia de @Yessguill me encanta y si existe Daniela jajaja pues voy por ella. En que parte del mundo vive.


#16

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-
-¡Ahhh! ¡Oh...! -tomé una bocanada de aire- Ah... Juli -tomé su rostro y la jalé para besarla. Ella se fue a mi cuello y con destreza lo besaba. La abracé clavando mis uñas en su espalda. Introdujo sus dedos dentro de mí, y me hizo gritar de placer en su boca. Nunca había sentido eso en mi vida- ¡Ah, ah, ahhh...! Jul... Juliette... Ahhh...
-Dime si te gusta
-Me... Ah... Me encanta... Oh, Juli -me aferré a su boca y olvidé por completo donde estaba. No me importaba si alguien entraba, si se iba o no a casar. Juliette me hizo cruzar el limite por completo, pero ahora, de este lado, me siento plena.
-Te quiero... -jadeaba excitada. Con sus palabras me dejé ir en otro orgasmo inimaginable, arqueando la espalda y ahogando mi gemido. Caí agotada en la cama. Quería corresponderle pero estaba muy cansada. Ella me llenaba de besos la cara, el pecho y el cuello. Yo tenía una sonrisa en el rostro que a pesar de querer quitarla, no podía. La abracé y ella se incorporó.- Daniela... Me has enamorado.
-Y tú a mí -rió y sus ojos se llenaron de lágrimas. Comencé a peinar su cabello- Me encantas... Me gustas... ¡Ay qué bien se siente decirlo! Te quiero, te quiero, ¡te quiero! -ella reía a carcajadas mientras lloraba de felicidad. Duramos acariciándonos y mirándonos por una media hora más.
-Debo irme... Tu papá seguro ha escuchado... Qué vergüenza... -"Oh, papá ".
-Cierto... Vamos a ducharnos... -salimos disparadas al baño y mientras el agua nos cubría, correspondí a Juliette. Al salir de la ducha, nos alistamos y bajamos a la salida, pasando frente a la oficina de Papá que está junto a la entrada.
-Buenas noches señor -dijo Juliette.
-Buenas noches bonita. Hasta luego... -la acompañé al auto y regresé, para encontrar a papá esperándome en la escalera. Sentí un calambre en el estómago.- Así que... -señaló la puerta- Se gustan.
-¿Quiénes? -intentaba ocultar lo evidente.
-Oh, por favor Daniela... ¿Me crees imbécil? Te he visto afuera con ella, besándose... Aquella vez del ramo, era para ti. Y bueno... Con el concierto de hace un momento... Supongo que la has pasado fenomenal... Habla con la verdad hija.
-Eh... -me sonrojé hasta las manos- Ay papá ... Yo no sé que me pasó con ella... Solo te puedo decir que me siento enamorada... Muy enamorada de ella... Y confundida. Lamento el espectáculo de hace un rato... Que pena contigo... -tapé mi cara- No pensé que se escuchaba... Lo siento... Que vergüenza.
-Me impresioné la primera vez que las vi... Pero hoy, las escuché decirse cosas y... Es que ustedes hicieron mucho ruido. El caso es que entiendo que realmente te gusta... Pero, es una chica... -puso cara de desagrado.
-Por Dios papá... Lo sé... Por eso hemos tenido tantos problemas...
-¿Terminaste a Cristóbal por ella...?
-Si papá. No quiero hacerle daño a nadie... Pero ella... Ella me tiene tan ilusionada... Yo nunca imaginé algo con una chica... Jamás. Pero Juliette tiene algo distinto... Ella... La quiero, no solo de querer... La quiero conmigo... Quiero andar de la mano con ella.
-Oh cielos... Dame tiempo para procesar todo lo que has dicho... -se levantó del escalón y subió.

*Estoy enamorada de ti* le envié.
*Te quiero preciosa... Te quiero desde que te vi* contestó.
*Papá escuchó todo...*
*Ay, ¡Qué vergüenza! ¿Qué te dijo?*
*Me pidió tiempo para procesarlo todo...*
*¿Qué irá a decir tu mamá?*
¡Oh no, mi mamá!

CelestialSoul
Rango7 Nivel 33
hace más de 2 años

Quedé con la respiración contenida. Es fabulosa la manera en que narras.

YessGuill
Rango12 Nivel 58
hace más de 2 años

Gracias @CelestialSoul . bienvenida a leer siempre que desees. También hay otros historia que podría gustarte (Bésame te lo suplico)

Malu
Rango11 Nivel 50
hace más de 2 años

@YessGuill creo que me haré lesbiana para ver si así consigo una Juliette

DandA21
Rango5 Nivel 20
hace más de 2 años

Presente..... jajaja creo que me he enganchado de nuevo

andres24
Rango6 Nivel 28
hace más de 2 años

Me dejas siempre con las ganas de saber la continuación del relato. 😔

DandA21
Rango5 Nivel 20
hace más de 2 años

Yesi cásate conmigo ok no jajaja en espera de otro bloque 8)

YessGuill
Rango12 Nivel 58
hace más de 2 años

Jajajaja quéee??? @DandA21 no me mencionaste pero lo leí jajaja

Denielys_Rs
Rango10 Nivel 47
hace más de 2 años

Me morí al leer lo del papá. Nonononono. ¡Me encantaaaa!

DandA21
Rango5 Nivel 20
hace más de 2 años

@YessGuill no te habian pedido matrimonio por lo bello que escribes ?? >_< estoy pensando en ir a Venezuela jajaja :v

mpshh
Rango10 Nivel 47
hace más de 2 años

¡Esta ha sido mi caja favorita de esta historia! Qué manera tan espectacular de narrar. Me metí de lleno en la narración.
Felicidades, esta historia me ha gustado muchísimo.


#17

Me despertó el golpeteo en la puerta.
-¡Pase! -mi papá entró con una bandeja en sus manos.
-Es sábado. Pensé que irías a correr.
-Oh, me he quedado dormida...
-Lo supuse. No quise despertarte, además de que quiero hablar contigo de lo que me has dicho... -tomó asiento junto a mí y me pasó la bandeja con mi desayuno.
-Ay papá... Me da mucha vergüenza...
-¿Qué van a hacer? -dijo.
-No sé... -recordé a mi madre- No le digas a mi mamá, por favor. Yo no me siento preparada aún para eso. Tengo que organizar mis ideas. Además, las vacaciones de navidad ya llegan, y no las quiero estropear.
-Bueno... Tienes razón. No diré nada, pero debes ser cuidadosa porque si yo las he visto, tu madre bien podría hacerlo también. -escuchamos el cerrojo de la puerta principal- Ya llegó. Bajaré. -me acarició la mano, y se alejó. Comí el desayuno y le escribí a Juliette para vernos esa tarde.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Iba camino a casa de Sergio, para acabar con nuestro noviazgo, cuando recibí un mensaje de Daniela. Estacioné el coche y entré a la residencia, mientas él me esperaba en la entrada.
-Buenos días muñeca -tomó mi cintura, y me besó con mucha pasión- Que rico que hayas venido tan temprano... -susurró seductor, besándome de nuevo, pero terminé el beso, y me alejé.
-Podemos entrar... -Sergio puso cara de confusión. Fuimos hasta la sala, coloqué el bolso en la mesa, y me quedé de pie. Sergio se aproximó pero no me tocó.
-Parece que algo te traes... Cuéntame. -era obvia su preocupación.
-Sergio... Tu para mi mí eres... Wow... Ehh... Yo, te quiero. De verdad. Pero sigo pensando sobre la decisión de casarnos y no... No puedo.
-Juliette, te dije que no es necesario colocar fecha aún. Podemos seguir así un tiempo si deseas.
-No... Es que algo ha cambiado -me miró con miedo a lo que continuaba.
-¿Y qué ha cambiado?
-Estoy enamorada de una mujer. Quiero hacer las cosas bien con ella... -su rostro se llenó de rabia, y me tomó de los brazos.
-¿Qué has dicho...? -dijo controlando su rabia- ¿Qué significa eso?
-Sergio... Quiero terminar nuestra relación -anuncié con seguridad.
-¿Terminar conmigo...? -rió a carcajadas- No puedes hacer eso... Lo sabes... Nadie aceptará tu "secreto"
-No lo hagas... -si me sacaba en cara las cosas, esto iba a terminar muy mal.
-Juliette Boccani, yo te amo. Nunca había hecho esto en mi vida... Yo te quiero como eres... Recapacita -acarició mi mejilla- Juli... -me abrazó por la cintura y para luego besarme- No me hagas esto... -susurraba en mis labios- Por favor...
-Sergio... De verdad no quiero hacer esto más difícil...
-Así que es difícil para ti. Imagina lo que es para mi... Te he pedido en matrimonio, Juli. Estoy perdido sin ti, sin tu cuerpo, sin tu compañía...
-No... Sergio no... -me besó el cuello apasionadamente, mordiendo y chupando, de una forma en la que estaba dispuesta a todo- Ah... Ser... Gio... Ah... No hagas esto... -musité y me guindé en sus hombros.
-Te conozco bien... Sé cómo cambiar tu decisión... -continuó.
-No quiero sexo...
-Ni yo. Voy a hacerte el amor, y te recordaré porqué estamos juntos -me acorraló con la pared.
-Sergio... Estoy enamorada de ella. La quiero. Hicimos el amor... -se detuvo y me miró con tristeza. Sus ojos se enrojecieron por las lágrimas que rogaban salir.
-¿Por qué me haces esto Juliette...? Yo te pedí que conmigo fuese distinto. Te he pedido tu amor y tu te negabas... Me estás rompiendo por dentro... -me soltó y se sentó en el suelo. Verlo así me rompe el alma.
-Sergio... Perdóname... Por favor perdóname. Yo no quiero perderte... Eso si que no
-¡¿Por qué estuviste conmigo todo este tiempo, si no me amas?! -gritó y se levantó.
-No se... Porque te quiero... Porque...
-Sólo fue el sexo... Lo sabía... Por eso te pedí que cambiaras... Pero no... Entonces por ella sí lo harás... ¡Eres una maldita lesbiana! Ahora sí te lo digo.
-Sergio... No cruces la raya... Estás dolido y lo entiendo... Mejor me voy -tomé mi bolso, y coloqué el anillo en la mesa. Sergio corrió a abrazarme.
-Muñeca, no me hagas esto, te lo ruego Juliette... Yo lamento todo lo malo... Yo de verdad te quiero -comenzó a llorar, así que lo abracé y metió su cabeza entre mi cuello y mi hombro.
-Lo lamento... -de pronto ya lloraba a mares con él, y sentía como si estuviesen picando en trozos mi corazón- Ay... Sergio, lo lamento. Lo lamento. -tomé su rostro y lo besé. Este beso fue distinto, estaba lleno de muchos sentimientos. Parecía ser la primera vez que lo besaba por lo diferente de su boca. Me abrazó tan fuerte que no podía moverme.

DandA21
Rango5 Nivel 20
hace más de 2 años

Juliette boccani.... pobre bro

andres24
Rango6 Nivel 28
hace más de 2 años

Y ahora ¿Qué pasará con Daniela, Sergio le contará sobre las aventuras de juliette?¿Daniela aceptará aquel pasado? Y la mamá de Daniela ¿Qué opina ella? ¿Qué ocurrirá durante las vacaciones? Vaia que hay muchas cosas por aclarar todavía... Jummm otras 17 cajas harán falta... 😊

Manu3la_Rios
Rango6 Nivel 29
hace más de 2 años

Por dios esto es adictivo una vez q empiezas no puedes parar,me encanta, puedo sentir lo mismo q los protagonistas al leerlo. Mis sinceras felicitaciones por tan exelente trabajo


#18

Nunca imaginé que él me quisiese tanto. En un momento de nuestra relación, pensé que solo el sexo nos unía, pero hasta ahora me doy cuenta que pensaba sólo por mí. Era mi opinión. No hice la tarea de consultarle sus sentimientos, y ahora, cuando nuestra relación marchaba bien, le hago esto.
-Juliette... -se alejó y limpió sus ojos. Luego me miró, aclaró su garganta, limpió mis mejillas con sus dedos e hizo un gesto de dolor- Vete por favor. -asentí. Me acompañó a la puerta y luego se quedó parado en el umbral. Volteé y noté que me observaba alejarme; eso me rompió el llanto. Regresé corriendo y lo besé de nuevo, aún con más sentimiento.
-Te quiero. No lo olvides Sergio, porque eso no es mentira... Lamento haberme dado cuenta de todo, tan tarde...
-Vete Juliette... O no voy a permitir que lo hagas... -sus palabras se clavaban en mi estómago. Giré, y continué mi camino.

Estacioné el auto y me quedé sentada recordando toda la relación con el que ahora es mi único ex. Evitaba los noviazgo hasta que Sergio me lo propuso, y ahora no entiendo por qué acepté y por qué me enamoré de Daniela. "Daniela...". Revisé el móvil, y tenía tres llamadas perdidas, un SMS, dos mensajes en WhatsApp de ella. Me bajé del auto y subí al ascensor. Al abrir en mi piso, encontré a mi chica en el sofá de la sala principal.
-Hey... Lamento no haberte contestado, estaba resolviendo unas cosas...
-Supuse que estabas ocupada, así que decidí venir a visitarte -sus ojos brillaban mientras me hablaba. Algo destapé en ella, y me parece increíble- ¿Todo bien?
-Emm, sí. -Zulay apareció con dos tazas de café.
-Juli, princesa, ¿quieres café? -le entregó una taza a Daniela.
-No bella, tranquila. Buscaré un vaso con agua -dejé mis llaves y mi bolso en el sofá y fui a la cocina, mientras escuchaba que ellas conversaban sobre la vida y la situación de salud en el país. Estuve con ellas, pero mi mente divagaba en los recuerdos.

Daniela tenía el cabello totalmente liso. Se ve muy linda. Tiene un jean alto verde aceituna, con un top y un cardigan blanco, que combinan con sus accesorios y sus sandalias. Luego de un rato de plática, Daniela y yo nos quedamos a solas.
-Te noto pensativa. ¿Todo bien? -la miré y me levanté para sentarme junto a ella.
-Si, pero quiero que me mimes hoy -Sonreí.
-Ay, que tonta... -rió- Ven -me abrazó y me llenó de besos el cabello y la cara. Luego me dio un beso muy sutil, delicado y tierno en los labios.
-Gracias. ¿Qué quieres hacer hoy? -pregunté animada.
-De todo -soltó una carcajada.
-Ahhh, qué osada -reí- Te ves hermosa. Salgamos, mmm, al cine, al teleférico, a comer, "de compras" -abrió sus ojos y sonrió de oreja a oreja.
-Pues vámonos ya -rió- me gustó mucho la última.
-¡Súper cliché! -reí. Nos pusimos de pie, tomé mi bolso y salimos.

Nos marchamos de la tercera tienda del centro comercial y Daniela ya tenía dos bolsas, yo aún no encontraba algo que me gustase. Entramos a todas y cada una de las tiendas del segundo piso. Accesorios, zapatos, pantalones, camisas, chaquetas, maquillaje. Luego de un rato nos detuvimos a comer sushi en un restaurante reconocido.
-El chico de la tienda de zapatos estaba que te pedía el número -me dijo Daniela.
-Ah si, y yo viéndolo con cara de "ubícaté" y él allí detrás de mí. Además de que no es nada mi estilo -continuamos riendo. Trajeron nuestro pedido y almorzamos platicando.- Dani, nunca te pregunté ¿volviste con Javier?
-Eh... Si, pero solo para empezar de nuevo... Él sabe lo que me pasa contigo... Así que... Entenderá cuando hable con él.
-¡Hola guapa! -escuché. Levanté la mirada y vi a la morena de rizos con la que fui al hotel, luego del antro- Me quedé esperando tu mensaje -perdí todo el color en mi rostro. Daniela puso cara de no entender.
"¡Oh no!"

andres24
Rango6 Nivel 28
hace más de 2 años

😰😰😰 Y ahora que paso... No lo puedo creer. Al parecer no escribiras unas cuantas cajas más. Necesitarás una trilogía... 😄😄

DandA21
Rango5 Nivel 20
hace más de 2 años

Lo más difícil es la espera de otro bloque jajaja gracias por continuar la historia:)

Ecm
Rango7 Nivel 31
hace más de 2 años

Excelente!!!! Espero la siguiente parte.

Denielys_Rs
Rango10 Nivel 47
hace más de 2 años

Tremendo rollo para Juli jaja.
Saludos!


#19

Los nervios me produjeron temblores en las manos.
-¡Hola! Eh, yo... Te escribo hoy y te explico cómo vas a hacer en diseño. Te presento a mi novia, eh... Daniela, ella es una amiga. - el rostro de la morena cambió, y parecía no entender mi reacción, pero me siguió el juego.
-Isabella, un placer conocerte -extendió su mano y Daniela la tomó, respondiendo al saludo.
-Igualmente para mí.
-Eh... Bueno... Me retiro para que continúen su platica... Eh, Juliette, me escribes y me cuentas, ¿vale? -asentí y se marchó. El alma volvió a mi cuerpo.
-Bueno... ¿Nos vamos? Quiero ver cómo te queda lo que compramos -sonrió alegre.
-Si. -nos pusimos de pie y salimos del restaurante.

Colocamos las bolsas en el piso, junto a la puerta y entre abrazos y besos, nos perdimos enamoradas. Su piel es tan suave, como su cabello ondulado. Nos quedamos tumbadas en la cama, con la luz de la habitación apagada, viendo como se presentaba la noche en la ciudad.
-De verdad me gusta la vista de tu habitación. -dijo en mi oído, con su brazo izquierdo abrazando mi cintura, y regalándome una caricia de vez en cuando.
-Me gusta que te guste. Eres bienvenida.
-Me presentaste como tu novia... -el corazón se me aceleró. Me giré para quedar de frente a ella.
-Si... Fue algo que me salió... No es una propuesta... No aún... Pues, apenas hemos dejado nuestro pasado... -ella asintió y me dio un beso en los labios.
-Tranquila. Debo irme a casa, hermosa.
-Quédate otro rato. Me gusta tenerte aquí -metí mis piernas entre sus piernas quedando debajo de ella. Estiré sus brazos y nuestros pechos se juntaron quedando ligeramente aplastados.- No te vayas... -pasé mi lengua sobre sus labios una y otra vez.
-Es tarde... -sujeté su rostro con mis manos y comencé a morder sus labios. Amarré mis piernas dejándola atrapada. comenzó a bajar sus manos a mi cintura y metió su lengua en mi boca hasta el fondo. Estaba deseosa de hacerla mía de nuevo. "Prometo que no voy a engañarte, te lo prometo. Seré solo tuyo. Haz conmigo lo que quieras" las palabras que Sergio me dijo, el día en el que accedí ser su novia, aparecieron en mi cabeza, haciéndome un "Stop" de lo que hacía.- ¿Qué pasó...?
-Eh... Si es tarde... Te llevo a tu casa. -le di un beso, y me levanté para ducharme. Unos segundos después de llegar, Daniela apareció. Salimos del baño ya vestidas, y la llevé a su casa. Llamé a Sergio apenas Daniela bajó del auto. Fue un impulso o algo así, y antes de atender, colgué. "¿Qué me pasa?" Llamé a la morena del hotel.
-Juliette -dijo al contestar.
-¿Podemos vernos?
-Si tu novia no se molesta...
-De eso quiero hablarte.

-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Mi mamá estaba en la cocina cuando bajé a comer algo. La vi animada revisando su celular.
-Hey...
-Hola -dijo a secas. Cuando estuve frente a ella, me dio una fuerte bofetada, entonces noté que no era su celular sino el mío. "¿Qué?"

mpshh
Rango10 Nivel 47
hace más de 2 años

Llevaba días esperando esta nueva caja. Esta historia me tiene enganchado completamente.
¡Muy buena!


#20

-Eres una ¡mentirosa! -me quedé atónita por el golpe- ¡Quiero que te vayas de mi casa! -papá apareció unos segundos después, corriendo a mi rescate. Me tomó entre sus brazos y objetó el anuncio de ella.
-¿Te has vuelto loca Teodolia? ¡No vas a echar a mí hija de MI CASA!
-¡NO LA QUIERO AQUÍ OCTAVIO, ES MÍ DECISIÓN! -papá me liberó y continuó discutiendo.
-¡Basta mujer! He dicho que no se va, ¿qué te sucede?
-Yo no crié una lesbiana, mentirosa y faltona... He visto sus mensajes con esa zorra que metió aquí como su amiga... ¿Desde hace cuánto tienes sexo con ella, eh? ¡Seguro a la vez que lo tenías con Cristóbal!
-¡BASTA DE INSULTOS, TEODILIA! -gritó papá. Yo permanecía inmóvil con la mirada en el suelo, mi mano en la mejilla golpeada y el corazón apretado.
-Siempre he sido abierta a recibir en mi casa, a tus amoríos, que los dejes dormir aquí. ¡Que te los cojas aquí!, pero no a una mujer... Me has decepcionado niña... ¡SAL DE MI VISTA! -tomé mi celular y salí de la cocina. Subí corriendo a mi habitación y agarré mi cartera, y las llaves del carro. Bajé ignorando los gritos de mis padres y abandoné la casa. No sabía a quien llamar y realmente no quería ver a Juliette, por los momentos. Javier seguro no quería verme ni en pintura. Llamé a Franchesca.
-¿Alo?
-¿Pue... Puedo quedarme en tu casa...? -esnifé. Tenía un nudo en la garganta.
-Amiga... ¿Qué sucedió...? -sonaba preocupada.
-... No... Puedo hablar... No me salen las palabras... ¿Por qué siempre...? -comencé a llorar, con indignación- ¿Por qué es así conmigo...? Me ha puesto por el piso.
-Ehh... No entiendo Dani... Vente a la casa...
-Voy en camino -aceleré. Mi celular iba en alta voz.
-Vale... ¿Quieres que te prepare algo?
-¡No! Quiero llorar... Quiero gritar... -golpeé el volante, mientras intentaba apaciguar la rabia que sentía.- ¡AAARGGG!
-Calma... Respira Daniela... Calma... Vamos. Respira conmigo... Seguro estás conduciendo. Piensa en... En que pronto nos graduaremos y viajáremos ha hacer la especialización. Piensa en el departamento que vamos a comprar, en qué debemos organizar los papeles...
-No tengo cabeza para todo esto... Mi vida ha cambiado tanto... -pasé por la avenida que sube a la casa de Javier, y al detenerme en un semáforo, lo vi cruzando el rayado tomado de la mano con Saraí "¡¿Qué?!"- ¡Maldito sucio! -la rabia se apoderó de mí, y me bajé del auto para gritarle a los dos- ¡RAMERA QUITA NOVIOS! -ambos viraron con miradas desconcertadas. Me paré frente al capot- ¡Tu eres un asco Javier!, ¡PREFIERO SER LESBIANA PORQUE UNA MUJER ME HA HECHO SENTIR MÁS HEMBRA DE LO QUE TU HAS HECHO! -Javier se regresó, pero entonces el semáforo cambió y los carros detenidos, yo tocando corneta, cruzaron la avenida. Esperé a que ellos pasaran, y me acerqué a Javier.
-¡Estás loca Daniela! ¿Qué coño te pasa?
-Vámonos mi vida... -dijo Saraí tomando la mano de Javier.
-Déjame -se zafó de su agarre- Daniela por Dios, tu no eres esto -lo empujé.
-Eres un mentiroso, asqueroso, ¡mal hombre! ¡Imbécil! -me di la vuelta y crucé sin darme cuenta que un motorizado venía hacia mí.
-¡Daniela!

andres24
Rango6 Nivel 28
hace más de 2 años

😯😟 No puede ser. Por que siempre nos castigas así. Esperando con ansias la continuación.

mpshh
Rango10 Nivel 47
hace más de 2 años

@Ecm No pude evitar reírme, lo siento. Soy una mala persona.

DandA21
Rango5 Nivel 20
hace más de 2 años

Valiendo cheto la vida toritooo,

PinkBats_98
Rango2 Nivel 5
hace más de 2 años

Que historia tan buena, ¡DIOS MÍO! He quedado atrapada aquí, quiero seguir leyendo porfa, no tardes al escribir la otra parte 😭

Malu
Rango11 Nivel 50
hace más de 2 años

Esta demasiado buena la historia, por dios sube otra caja

Manu3la_Rios
Rango6 Nivel 29
hace más de 2 años

Me lo espere sin embargo aun me sorprende!


#21

La moto se deslizó por el asfalto hasta chocar con la acera del otro lado de la avenida, mientras que el conductor deslizaba hasta llegar a mi coche. Vi todo en cámara lenta. Javier me había tomado de los brazos, halándome hasta él.
-¡MIERDA! ¡MIERDA DANIELA! -me soltó y corrió hasta el chico en el suelo. Yo no podía mover un solo músculo. Saraí se había alejado mucho de nosotros, cuando vio al motorizado acercarse.- ¡Amigo! ¿Estás bien?
-Me duele la cadera y las piernas... ¡Chamo, la moto! -dijo el sujeto al ver que su moto se había despedazado con el roce del pavimento- ¡Maldita sea!
-Oh... Dios... ¿Está bien? -pregunté acercándome temblorosa.
-¿Qué no viste que el semáforo estaba en verde?, ¡¿Estás loca?! -gritó furioso.
-Lo lamento... Por favor, vamos... Llamaré a tránsito... Yo cubrieré los gastos, señor... No presente cargos, yo... Yo... -comencé a marearme.
-Tranquilo mi pana. Tengo un taller mecánico, así que le arreglamos la moto sin costo esta misma semana. Pero vamos a llevarle al hospital, ¿puede caminar? -preguntó Javier mientras se ponía de pie junto con el sujeto.
-Hermano, estoy bien. Me preocupa la moto... Apenas la estoy pagando...
-Tranquilo, te la dejaremos como nueva. -calmó las tensiones.

Pasé varias horas detenida luego del levantamiento del siniestro, mientras atendían al hombre en el hospital. Luego de que Javier hablara con él, no presentó cargos, así que a la mañana siguiente podía irme a casa sin el vehículo, que aún permanecía retenido. Javier había pasado la noche afuera esperando que me dejaran salir. Yo no tenía cabeza para nada más, que en el accidente.

El papá de Javier le regaló, al cumplir 18 años, una gran cantidad de dinero para que iniciara su propio negocio, y decidió montar un taller mecánico y de auto lavado.
Al salir me recibió con los brazos abiertos y dándome un beso en la boca, que acepté sin reclamar.
-No me des esos sustos... -susurró.
-Lo lamento... Es que no sé... Sentí tanta rabia de verlos juntos... -anuncié.- Y había tenido un pleito con mamá...
-Luego hablamos eso. Pagué la multa. Y llamé a tu padre... Se preocupó y dijo que vendría a verte, pero le calmé y le dije que me encargaría de todo.
-¿Y el motorizado?
-Le dieron de alta hace una hora. Tuvo quemaduras leves y heridas poco profundas, un esguince en el pie, más los golpes cuando dio con el coche... Pero está bien. Le transferí el gasto facturado en la clínica. -lo miré apenada- Tranquila. No fue tanto...
-Javier...
-Daniela, yo de verdad te amo. No me cuesta nada hacer esto... Además, tengo para cubrir todo, gracias a Dios. Y estás bien ahora... No te pasó nada -acarició mi mejilla con mucho mimo- y te tengo aquí conmigo...
-Javi... -aproximó su boca a la mía, y la besó. Sentí un calambre subir desde la parte baja de mi vientre, hasta la boca de mi estómago.- No sigas... Estoy con Juliette ahora...
-Pero no la amas como a mí... Es solo un capricho... -musitaba en mis labios, con su mirada clavada en mis ojos.
-¡Daniela! -gritó mi mamá. Se vino encima de mí y papá la tomó de los brazos deteniéndole.- ¡Qué vergüenza!

-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
“¿Por qué no me atiende” Le he marcado a Daniela toda la noche y no responde. Llevaré a Dante, mi pastor alemán, a correr a la plaza para distraerme un poco. Nos alisto y salimos. Al llegar a la entrada del edificio, encuentro a Franchesca esperando a alguien. Se pone de pie cuando me ve.
-Hola Juliette.
-Epale... ¿Y eso, tú aquí?
-Pues... Vine a hablar contigo.
-¿Conmigo? ¿Sobre qué? -estaba intrigada al verla. Nunca nos hemos llevado bien.
-Sobre Daniela. Aléjate de ella...
-¿Perdón? -pregunté con tono de burla, mientras reía entre sílabas
-¿Cuándo vas a decirle que ella solo es un pasatiempo para ti? -se acercó sensualmente “¿qué rayos?”
-Estás loca niña... -caminé calle abajo con el perro, pero ella nos siguió, y continuó su discurso.
-Te vi anoche en el bar de Quinteto Rivera, con Isabella, mi prima -me giré de inmediato- Hablé con ella... Me contó sobre esa “costumbre” que tienes de irte de fiesta, y “estrenar” mujeres que quieren experimentar algo distinto. No te gustan las lesbianas, sino las "hetero" que buscan diversión. Me contó lo que le hiciste -se paró frente a mí. Franchesca es una catira de cabellos batidos hasta los hombros, con una figura casi exacta a la de una guitarra. Alta. Con ojos rasgados azul zafiro, labios carnosos. Colocó su mano encima de la mía.- Y aunque sonó delicioso, me hizo preguntarme si eres la persona correcta para mi amiga. Así que fui a hablar con tus amigos de la disco, y me contaron de Sergio quien estuvo anoche allí, bebiéndose hasta el agua de los floreros. Solo. Ahora sin novia... ¡Qué pena dejarlo así! Así que... -aproximó su rostro al mío. Por un momento pensé que me besaria- lo consolé... -Se alejó- Juli... Ahora ese hombre es mío. Y hablaré con Daniela, para que sepa la clase de fenómeno que eres...

mpshh
Rango10 Nivel 47
hace más de 2 años

@Ecm No se la llevó al final, jajajaja.

DandA21
Rango5 Nivel 20
hace más de 2 años

Ahora yo saldré a correr para no pensar que faltan las bloques etc Jajajaja yessi gracias por seguir escribiendo

Ecm
Rango7 Nivel 31
hace más de 2 años

@mpshh No se la llevo jajja. Pero esto se esta poniendo muy interesante.


#22

“¿Qué le pasa a ésta desubicada?”.
-¡¿Perdón?!, ¿qué es lo que te pasa? Ubícate niñita, no me estés hablando así... -interrumpe.
-¡No, no! Ubícate tú... Es que no sé ni como llamarte, si lesbiana, o loca, o “zorra”. Por tu culpa mi amiga casi se mata... -se quedó en silencio. No comprendía absolutamente nada. “¿Con qué fin está aquí?”
-Mira niña, anda de vuelta a tu preescolar y déjame en paz -me coloqué los audífonos y empecé a trotar mientras Dante corría a mi lado. Ignoré si me siguió o no.

Abrí la laptop y comencé a redactar un informe que debía entregar, pero no conseguía concentrarme rebobinando las palabras de Franchesca, y marcándole a Daniela, quien aún no atendía. Luego de un rato la puerta zumbó, y apareció Zulay.
-Hola nena...
-Llegaste al fin.
-Sí. Oye, tu papá y yo vamos a salir... ¿Te traemos algo de comer? -pregunta curiosa, pero guardando algo más.
-Si, porfa... ¿Todo bien?
-Sergio está abajo -me puse de pie en un brinco. Zulay sonrió, y entró completamente a la habitación bajando la voz- ¿Y Daniela?
-Tranquila Zulay. Yo sé lo que hago... Tú me conoces... -asintió y salimos de la habitación. Papá estaba en la sala charlando con Sergio mientras se servía un trago de whisky.
-... Y por eso te digo que es complejo comprenderlas... Oh, hija, vamos a salir.
-Sí, no se preocupen. -papá se tomó de un sorbo el licor y salieron tomados de la mano. Sergio parecía apenado.
-Hey... Ya me enteré que rumbeaste con Franchesca... -bajó la mirada.
-Sí, pero no estoy aquí por eso... -se levantó del sofá manteniendo la distancia- No quiero darme por vencido Juli... Yo te conozco, sé quien eres... Sé que te gusta esta chica porque si no fuese así, no me habrías dejado pero... Yo te amo. -solté un suspiro ahogado.
-Sergio... Ya hablamos...
-No Juliette. No. Yo te respeto, pero no puedo dejarte ir así porque sí. Anoche estuve con esa chica...
-¡Es una carajita Sergio! Va a cumplir 18 años, apenas dejó el bachillerato...
-Si pero es mujer, y seme insinuó... Y el caso es que, no fue lo mismo. Me di cuenta que después de conocerte y compartir lo que hemos compartido, el placer del sexo no me lo da otra... Eres tú. Eres tú quien me completa, y va más allá del sexo bebé, yo no sé por qué pensabas que no te quería... -me acerqué a él y lo abracé.
-Perdóname... Lo lamento, de veras... -me apretó a su cuerpo y besó mi frente. Permanecimos así varios minutos, meciéndonos de un lado a otro lentamente, como quien quiere que ese momento no se acabe.
-Perdóname -tomó mi rostro y acarició con su nariz la mía, erizando mi piel, acalambrando mi estómago. Mis labios se secaron y parecían sedientos de los suyos. Inhaló profundamente- Ay mi vida... ¿Cómo es que quieres estar con alguien más...?
-Calla... -después de dejarlo lo he extrañado mucho. Siguió dibujando caricias en mi rostro. Se detuvo en mi boca, y sonó el intercomunicador.- Oh... Dios... Un segundo -caminé hasta el teléfono y al atender, el guardia de seguridad me dice "Señorita Boccani, su amiga Daniela va subiendo en el ascensor". Colgué de golpe “Por Dios”.

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 2 años

Veamos que es lo que quiere Daniela, @YessGuill. La ha pillado de sorpresa.


#23

-Eh... Daniela está aquí... En el ascensor... -Sergio bajó la mirada, y luego caminó hasta la salida deteniéndose a junto a mí.
-Juliette, voy a esperar un tiempo. Solo mientras evalúo nuestra relación. Luego no te recibiré... Espero que estés en lo correcto. -El ascensor se abrió y Daniela apareció, por primera vez, desaliñada. Parecía cansada y traía consigo un morral. Al verme con Sergio, permaneció quieta y cautelosa. Sergio la miró y con un gesto, la invitó a bajar. Ella accedió y él se marchó sin voltear; sentí un vacío en el corazón. “Entoces, ahora que lo dejo ¿me doy cuenta que lo quería más de lo que pensaba?”.
-Dani, ¿qué ha pasado? -la abracé y ella se refugió en mis brazos. Tomé su rostro para evaluarlo y ella solo me miró.- ¿Estás bien?
-Quiero que me beses sin preguntar. Quiero hacerte el amor sin decir nada más... -sus palabras se hicieron deseos por cumplir para mí. Un sentimiento distinto me abarcó. Tomé su bolso y lo guindé en mi hombro, mientras su mano agarraba la mía para entrar. Subimos a mi habitación y ella comenzó a desvestirse, dejando un camino de ropa hasta la terraza. Me quedé admirándola desde una esquina, viendo como la brisa batía su melena y sus curvas armonizaban el paisaje. Se giró, me miró y caminó hasta mí, para desvestirme sin quitar su mirada de la mía. Parecía guardar algo detrás de sus ojos, pero no quise dañar ese momento. Una vez desnudas, paseó sus manos por mi cuerpo, como familiarizándose. Me llevó hasta la ventana, y colocó mi pie sobre el muro de la puerta corrediza. Sus labios se estamparon en los míos y sus dedos viajaron para acariciar mi clítoris con una fuerza lenta, que me acalambró de inmediato. Su lengua comenzó a jugar con la mía, y entonces la chupó y la mordió.
-¡Ujmm! -clavé mis uñas en su espalda, al momento que introdujo sus dedos dentro de mí, con un movimiento violento que me revolvió. La brisa fría de la lluvia se hizo presente pero no lo suficiente para apagar el incendio que permanecía dentro de mí. Daniela se arrodilló y aún con sus dedos dentro, lamió mi clítoris con destreza. Un terremoto se apoderó de mí- Uhhhh... ¡Aaahhh! ¡Ah!
Su cadera se meneaba y ambas gemíamos de placer. Ella llevaba un arnés ajustable para sujetar el consolador realístico doble, de 44.5cm de largo y un diámetro de 4cm; no pensé que llevaría algo así en su morral. Ella llegó primero al orgasmo, y al verla y escucharla, llegué también. Caí agotada junto a ella, y después de varios minutos comenzó a peinarme con los dedos.
-¿Todo bien con Sergio? -un nudo apareció en mi garganta.
-Si. -contesté a secas.
-Parecía molesto cuando llegué...
-Quizás aún no se hace la idea. Vino por el anillo... -quedamos en silencio. Me giré y la miré a los ojos- Franchesca estuvo aquí. Me exigió que me alejara de ti. Habló acerca de que "casi te matas" ¿a qué se refería, preciosa? -se tensó y se alejó un poco. Se sacó el arnés y se acomodó de nuevo.
-Pasé la noche en la delegación de la policía. Tuve un accidente... No pasó a mayores, pero mi madre... Teodilia sabe de lo nuestro y... Me echó de casa... Y, Javier se ofreció a darme asilo y... -aclaró su garganta- Nos besamos. -la miré enfadada y me puse de pie.
-¿Y entonces...? -ella se cubrió con una de las sábanas y se acercó tomando una bocanada de aire como si quisiese agarrar fuerzas.
-Vine a despedirme. -la rabia se subió a mi cabeza, y le di una bofetada. Me miró con tristeza y se metió al baño.

andres24
Rango6 Nivel 28
hace más de 2 años

¿Cómo? no puedo creerlo. ¿se va a si no mas?

Malu
Rango11 Nivel 50
hace más de 2 años

¿Cómo que a despedirse? Exijo una caja que me explique porque tomo esa decisión.
PD: ME ENCANTA LA HISTORIA

DandA21
Rango5 Nivel 20
hace más de 2 años

Ven a mi Juliette yo te consuelo


#24

“Me siento usada por Daniela”. Al salir del baño traía los ojos enrojecidos.
-Me voy...
-Lárgate. -comenzó a llorar y me partió el alma. Se dio la vuelta y salió de la habitación. Luego escuché la puerta principal, cerrarse. “¿Qué desastre es éste? ”.

-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Llegué a la casa de Javier y me recibió con un fuerte abrazo, invitándome a pasar y hablándome sobre su plan de convivencia conmigo. Yo repetía en mi cabeza las palabras de mi madre en la policía "¡Ramera asquerosa! ¡Yo no crié esto en lo que te has convertido! No quiero volver a verte. Ya no eres mi hija... Me avergüenzas". Los ojos de mi padre que guardaban una profunda decepción, tanto por el hecho de que estuviese con Javier, y por las palabras tan duras de mi madre. Mi vida ha dado un cambio inesperado y no estaba preparada.
-...Si no te sientes cómoda, pues te habilito la habitación junto a la mía, o la del frente, la que tu elijas. Dúchate, descansa mientras preparo algo de cena, ¿quieres...? -me observó distraída, y tomó mi mentón- No has prestado atención... -me abrazó y comencé a llorar. El rechazo de Juliette me causa un dolor distinto. Nunca imaginé que todo esto iba a sucederme. Quisiera irme a vivir con ella, pero mi madre no me lo perdonaría. Quisiera saber qué es lo que me sucede con ella y con Javier- Date un baño y vuelvo enseguida. -asentí y subí a su habitación mientras él se quedaba en la cocina.

Volvimos el lunes a la universidad, y parecía que todos se habían enterado de mi fin de semana " caótico", porque me miraban y cuchicheaban entre sí. Javier y yo entramos tomados de las manos y su tacto me regalaba algo de seguridad. El semestre acabó y ahora tendré que pagarme la universidad, porque dudo que mamá continúe haciéndolo. Caminé a mi salón para buscar mis notas y me topé con Cristóbal.
-Daniela.
-Eh, hola...
-¿Cómo estás? -tenía esa sonrisa que en su momento, alegraba mis mañanas.
-Ay Cris... No estoy bien. Nada bien... Vine por mis notas y me iré a casa...
-Claro. Escuché que tuviste un fuerte problema en la policía... A pesar de que no terminamos muy bien... Yo te aprecio Dani -tomó mi mano- y que estés bien, es algo que me preocupa, ¿me explico?
-Si.
-Si estuviésemos juntos, quizás nada de esto habría pasado... -solté su mano y lo miré con gesto descolocado.
-Cristóbal. No se trata de ti... Si estuviésemos juntos, te... -interrumpió.
-Javier no es un buen sujeto... No para ti. Pero entiendo... Y quizás las cosas habrían terminado igual, pero quiero que sepas que cuentas conmigo -asentí y se acercó dándome un beso en la frente y en la mejilla.
Franchesca me hizo señas detrás de él, y me alejé.
-Debo irme. -Franchesca me tomó de un brazo, y entramos al salón.
-Daniela, debemos hablar.
-Dime...
-Juliette te ha utilizado... Me enteré de algo que no va a gustarte... -Franchesca me habló sobre su prima y sobre el extravagante gusto sexual de Juliette- Se acercó a ti sólo para tenerte por ser "virgen" con las mujeres. No está enamorada, solo fuiste la de turno... -sus palabras me cortaban como dagas en el pecho.
-No... Por favor amiga... Llevame a hablar con tu prima... Debo saber la verdad...

Salimos de la universidad, luego de buscar nuestras notas, y por suerte no me quedó ninguna materia, pero la mayoría de mis notas fueron pésimas. Esperamos a Isabella en un café cerca de la uni, y al cabo de diez minutos llegó con otra chica.
-Hola "primis" -saludó a Franchesca.- Daniela, ¿no? -estrechamos nuestras manos y presentó a su acompañante, quien resultó ser amiga en común con Juliette.- ...Yo accedí porque nunca había estado con una chica, y me comentaron que era excelente haciendo sexo oral, entonces acepté. Varias amigas me comentaron sus experiencias con ella, y realmente llamó mi atención.
-Ella y Sergio solían compartir mujeres. Primero uno se acostaba con ella, luego el otro, o hacían tríos u orgías. Ellos son como un "equipo", y llevan años haciendo esto. Yo los conocí en el antro, y también fui "desvirgada" -rió- por ese par. Una amiga también tuvo su relación de tiempo con Juliette, y le causó problemas en la relación con Sergio, porque ella se obsesiona con una por un tiempo, y luego la cambia -las náuseas comenzaron a hacerme sudar frío- por una nueva cama. Alguien "dificil" de cojerse, y parece que esta vez te tocó a ti. -me levanté de la mesa y me alejé. “¿Cómo pudo hacerme esto?”.

Petite_Juje
Rango7 Nivel 33
hace más de 2 años

Soy tan Daniela en la vida :(

andres24
Rango6 Nivel 28
hace más de 2 años

Llevaba algun tiempo sin retomar historias, pero solo me tomo el tiempo de releer unos cuantos parrafos y recapitulé toda la historia. Parece que en adelante se vendran muchos cambios. =/


#25

Durante las siguientes dos semanas no supe de Juliette. El semestre había culminado, y por fin las vacaciones navideñas has llegado. Me había resignado a no viajar con mi familia luego de la discusión con mamá, pero ella misma vino a buscarme para darme una segunda oportunidad, donde me exigía alejarme de Juliette y de Javier. Luego de conversar lo con Javier, decidimos que lo correcto sería separarnos, de igual manera luego de enterarme la verdad sobre los gustos de Juliette, había caído en una depresión donde no podía soportar ni los besos de Javier. Parecía que mi subconsciente estuviese bloqueando el agrado por ese tipo de gestos.

Javier había aceptado porque consideraba que yo necesitaba tiempo para mí, y él también quería definir si Saraí era o no importante en su vida. Así que me marché, y regresé a mi casa. Junto a mi familia viajamos una semana a Margarita, otra a Mérida, y finalizamos recibiendo el año nuevo en Toronto. Esos viajes me regresaron algo de paz interior, la calma que había perdido. Justo una semana antes de iniciar las clases nuevamente, me reuní en una disco con Franchesca, pero al llegar, ella me tenía una sorpresa.
-¡Dani! Me alegro de verte. Te ves radiante. Espero no te molestes pero adivina quien ha venido también -decía en mi oreja, ya que la música no nos permitía hablar en tono medio.
-¡Gracias amiga hermosa! ¿Quién vino? -ella hizo un gesto y al girar vi a Cristóbal con dos copas y me extendió una.
-¡Hey Dani! Me alegro de verte. -se veía muy apuesto.
-Gracias... ¿Y eso tú aquí?
-Franchesca y yo hablamos esta mañana y me comentó que ya habías regresado, así que me autoinvité. Además quería bailar un poco, antes de volver a la política -rió. Miré a Franchesca y entendió por mi mirada que quería asesinarla. Ella me guiñó un ojo y se adentró en la pista para bailar con dos chicos.
-Bueno, eso sí es cierto.
-¿Quieres bailar? -accedí con una enorme sonrisa. Sentía como poco a poco recuperaba mi identidad, que estuvo perdida con la presencia de Juliette y el regreso de Javier. Para ese instante tenía dos cosas claras: “No volveré a hablarle a Juliette. Y no volveré a tener una relación con Javier, distinta a una amistad”.

La semana transcurrió muy rápido, mientras que Cristóbal y yo nos gustábamos de nuevo. El domingo antes de iniciar las clases, él fue a mi casa y pidió ser mi novio nuevamente con toda mi familia reunida, quienes desconocían el desastre del trimestre anterior. Sin dudarlo dos veces, acepté e inicié con el mejor de los ánimos, el nuevo semestre.

Salí de mi primera clase y fui al baño para retocar mi maquillaje. Metí todas las materias en la mañana, ya que comenzaría a trabajar con mi madre como traductora. Estaba emocionada por iniciar. Escuché una puerta abrirse y al voltear, Juliette apareció abrochando su jean. Sentí que mi estómago se estremecía y las náuseas se abrieron paso, otra vez. Nos miramos fijamente un par de segundos, y luego ella caminó hasta el lavamanos. Limpio sus dedos y luego salió. La calma volvió y de inmediato trabajé en no pensar en nada relacionado a ella.

-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Volví al salón de clases y comencé a impartir la práctica del día. Acepté ser "preparadora" de los nuevos ingresos. Haber visto a Daniela, me había estremecido. Supe que había dejado a Javier, pero no me sentí capaz de escribirle, luego de esa última vez que hablamos. Sergio volvió un tiempo después para pedirme regresar, pero no acepté. No quería dañarlo y no creo que todo lo sucedido pasase sin una razón de peso. Seguimos hablando a menudo, pero sin duda no es lo mismo.

Al terminar la clase, todos los estudiantes salieron menos una chica muy simpática que me observaba.
-¿Tienes alguna duda de como vamos a trabajar?
-No.
-¿Y por qué sigues allí? -tomé mi bolso y los libros y fui hasta ella.
-No soy de irme "por las ramas". Me preguntaba porqué no he dejado de mirarte desde que apareciste... -“wooww ¡qué directa!”.
-Vaya... No sé si yo debería contestar eso...
-Si me aceptas un café, podrías ayudarme a contestar me. -sonrió.

Malu
Rango11 Nivel 50
hace más de 2 años

Llego alguien nuevo y me sigue encantando tu historia, continua por favor.

DandA21
Rango5 Nivel 20
hace más de 2 años

Como siempre esto ha dado un giro inesperado, pero después de todo el remolino parece que tendrá un final bueno...

andres24
Rango6 Nivel 28
hace más de 2 años

Y eh aquí a juliette una vez más haciendo de las suyas. =D


#26

Su invitación me había dejado sin palabras.
-Quizás más adelante acepte, ahora debo marcharme a clases -me puse de pie e inmediatamente ella me copio. Es un poco más baja de estatura que yo, de cabello rojizo y lacio. Se ve mucho menor que yo, pero no negaré que me parece atractiva.
-Bueno... -extendió su mano y la tomé- Soy Claire, un placer, Juliette. -se aproximó y me dio un beso en la mejilla, muy cerca de mi boca. Mis sensores de alerta se activaron y me alejé rápido de ella, mientras que Claire sonreía con picardía y salía del salón. Esperé unos segundos y emprendí mi camino al salón de neuropsicología.

Salí de clases y fui por mi carro al estacionamiento trasero, cuando vi a Sergio recostado den coche.
-¡Épale! -saludé con agrado. Él no contestó, caminó y me tomó en sus brazos robándome un beso. Peleé contra su abrazo y lo golpeé- ¡¿Qué coño te pasa? ¿Te has vuelto loco?
-Te extraño... Perdóname... -asentí y subí a mi coche dejándole atrás. Volví a casa y terminé unos detalles de un pequeño proyecto de diseño en el que estaba. Envié los resultados por correo y me metí a la cama intentando olvidar el alocado primer día de semestre “Dios, si así fue el primero, no quiero imaginar los demás... ”.

Transcurrieron un par de meses, antes de volver a tener un encuentro con Claire, quien era la más sobresaliente de mi clase. Sergio no volvió a hablarme, y a Daniela la veía en los pasillos desbordando amor por Cristóbal, pero sé que me extraña porque su mirada evasiva me lo dice. No volví a los antros, no después de Daniela; algo cambió en mí.
-Entonces pueden descargar las guías en el link de dropbox, y la próxima clase debatiremos sobre el tema. Ya pueden irse. -el bullicio invadió mis oídos mientras borraba lo escrito en el pizarrón. Las voces se iban alejando y al girar vi a la pelirroja viéndome.
-Me encanta verte Juliette...
-Claire, la clase se terminó. Es viernes, no tienes más actividades pero si mucho que leer... -me senté sobre el escritorio.
-Quiero leerte a ti. Quiero que me saques de dudas.
-¿Dudas? ¿Cuáles dudas? -se acercó y acomodó junto a mí.
-Sé que no andas con Sergio, porque lo han visto con varias chicas pero más con Francisca.
-Franchesca...
-Ajá... Y no te he visto con novios... O algo en plan "raro"...
-Me observas mucho, ¿no? -me giré un poco para quedar más cómoda frente a ella.
-Un poco... Ok. Mi duda es ¿te gusta o sales con alguien?
-No.
-Oh, pensé que demorarías... Bien, ehh, ¿has besado chicas? -la miré fijamente- Es obvio que me gustas Juliette... Y quiero besarte ahora...
-Eres muy directa Claire...
-Siempre...
-¿Qué edad tienes?
-19, pero no significa que soy una "niñita". Significa que me gusta seguir mis corazonadas, y tu eres una. Algo me dice que tu también quieres probar un beso mío... -solté una carcajada.
-¿Por qué crees eso? -puso su mano sobre la mía.
-Por como me miras en clases. -su mirada se clavó en mis labios.
-¿Y cómo te miro...? -pasó su lengua por sus carnosos labios y mordió uno.
-No sé explicarlo... Pero me gusta... Juliette, soy menor que tu, y soy mujer y todo eso pero, no consigo dejar de pensar en ti. -bajó del escritorio y se metió delicadamente entre mis piernas guindando del mesón, para colocarse muy cerca de mí.- ¿Y entonces...?
-Ay Claire... Es mejor que me vaya... Es tarde para mi clase, y pronto deben llegar a ver clases aquí...
-Sabes que somos los últimos en ver clases en este salón, los viernes.
-Acepto el café... -ella sonrió, pero ya estaba muy excitada, porque respiraba de prisa.
-Perfecto... Pero antes dame un besito... -Sonreí y escuché que alguien se aproximaba. Me levanté y me alejé de ella, tomando mis cosas. La puerta se abrió y entró una pareja al salón pensando que estaba vacío.
-Eh... Disculpen... ¿El profesor Alfonzo?
-Ajá... Debe estar en el aula 18 -caminé a la salida, y los chicos asintieron marchándose. Claire tomó su bolso y salió antes que yo.
-Me debes el café -gritó mientras se alejaba.

DandA21
Rango5 Nivel 20
hace más de 2 años

O Juliette, has cambiado pero te sigo esperando


#27

Salí de la biblioteca y me despedí de mis compañeras de clases, para subir al ascensor. Al salir en la planta baja, vi a Franchesca saliendo de la papelería. Se detuvo al verme, y yo continué ignorándola, entonces vi escuché que sus pasos se apresuraron y me alcanzaron.
-Juliette, ¿podemos hablar? -me extrañaba completamente que ella se me acercara nuevamente.
-Ay no niñita... Ya te regalé a Sergio, no busqué más a Daniela, o sea... Es obvio que no quiero hablar con ninguno de ustedes...
-Te entiendo... Pero hay cosas que debes saber...
-No quiero... -me giré y tomó mi brazo.
-Él te extraña muchísimo... Y ella también.
-¿Y qué quieres que haga? -coloqué mis manos en la cintura.
-Yo cometí un error... Estaba celosa... O sea, mi mejor amiga había cambiado mucho por ti, y ya no me hablaba y la notaba deprimida, y luego el más guapo de los chicos de la universidad, y uno de los más importantes estaba a mi disposición, pero por el hecho de estar despechado... Y no sé... Yo quería a ambos solo conmigo... Pero creo que forcé las cosas...
-Cállate ya Franchesca...
-Isabella habló con Daniela, y también tu amiga, o una de esas carajas con las que ibas al antro... Les hablaron sobre tus gustos... Daniela te desprecia -“ahora comprendo el por qué de su actitud evasiva, y sus miradas resentidas”.
-¿Y tú fuiste quien planeó eso...?
-Sí...
-Te la comiste carajita... -quería golpearla- No sé cómo es que Sergio está saliendo contigo...
-Terminamos. Dijo que va a concentrarse en su proyecto y en las actividades de la última parte de su año universitario... Tiene pensado hacer un postgrado en el exterior, una idea que tu le diste -asentí.
-Bueno... Entonces Franchesca, ¿por qué me dices esto?
-Porque quiero que luches por la persona que quieres... Sea mi amiga, o Sergio -me reí a carcajadas y ella me veía desconcertada.
-¡Qué descarada...! Adiós niña, ocúpate de tus cosas. -me alejé y no volteé a mirarla. Llamé a Zulay para encontrarnos e ir a comprar la torta y el regalo de cumpleaños de papá. Quedamos en vernos en el Centro Comercial Ciudad Tamanco.

Luego de la reunión se presentó una emergencia de cirugía en la clínica, y Zulay tuvo que retirarse, así que papá y yo nos quedamos en la terraza bebiendo brandy. Hablamos de muchas cosas, y por primera vez le conté sobre mi vida amorosa, y su rostro y palabras me sorprendieron.
-Hija mía... Te conozco muy bien... Ya sabía la mitad de las cosas que me has contado. Siempre me preguntaba a dónde ibas, y un día te seguí... Supuse que era tu manera de lidiar con la muerte de Eleonor... Entonces me preocupé porque enfermaras contrayendo alguna ETS, hasta que conocí a Sergio, un buen muchacho, e inteligente. Hablamos de tantas cosas... Él me comentó muy sutilmente sobre sus excentricidades en el sexo, y dijo “me alegra haber encontrado a alguien que las respete y las comparta”. Me hubiese gustado que se casaran... Ya es hora hija. Debes abrir tus alas y volar, sé que continuas viviendo aquí por el tiempo que paso solo, con Zulay trabajando tanto. Cuando conocí a esa chica, tu amiguita -bebido un sorbo.
-Daniela...
-Sí. Me preocupé... No es tan sencillo pensar que no serás abuelo, o por lo menos no de forma natural, además de que "tu hija tiene una novia", ¡vaya!, pero entonces Zulay me dijo que era una buena chica y que te hacía feliz... Y entonces entendí que tu eres dueña de tu vida, y yo no tengo voto en ella... No ahora... Solo puedo darte mis consejos, e intentar guiarte hasta el fin de mis días... Pero eres tu quien decide, y mientras estés feliz, yo lo seré también. Ya eres una mujeres con una carrera encima, otra en aprendizaje y con muchos talentos. -lo miré fijamente y comencé a llorar. Lo abracé muy fuerte y él me estrechó.
-Me dolió que te casaras con Zulay... Pero luego me di cuenta que era la mejor decisión, y que tu también tenías derecho de rehacer tu vida... Te amo papá.

Pasé el fin de semana recordando a Franchesca, y las palabras de papá. Claire me llamó sorpresivamente invitándome a ir al cine el domingo en la tarde. Accedí. Luego de salir, la llevé a su casa.
-Entonces ¿para cuándo el café? -sonrió.
-Otro día... Ya es tarde... Nos vemos mañana -le di un beso en la mejilla, pero ella permaneció cerca. Me tomó la mano, la besó y entonces se acercó para besarme- Claire...
-Juliette... Tú no eras así, o al menos eso me han dicho... Es decir, ¿por qué te has vuelto tan cerrada y reservada? Quiero besarte...
-No te gustaría cómo soy...
-Muéstrame... -apagué el coche, y tomé su rostro para besar su boca con desespero y pasión.

DandA21
Rango5 Nivel 20
hace más de 2 años

Excelente....


#28

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-
Acompañé a Cristóbal, hasta la entrada de la casa para despedirnos, y al cerrar la puerta, mi padre estaba sentado en la escalera como aquella vez cuando le hable de Juliette.

-Padre... Me has asustado.
-¿Cómo estás? -se puso de pie y me llevó hasta el sofá.
-Bien... ¿Por qué haces esa pregunta? -me miró decepcionado.
-Hija, ¿realmente por qué has vuelto con Cristóbal...? -su pregunta me tomó por sorpresa ya que nunca me lo había cuestionado.
-Eh... Yo... No sé papá... Porque ¿me gusta...? -contesté mientras me lo preguntaba a mi misma.
-No Daniela, no es por esa razón. Han pasado casi tres meses desde que regresaron. El tiempo ha pasado de prisa, pero no olvido haberte escuchado con aquella muchacha, y haber agradecido que Javier haya estado contigo en diciembre...
-Papá...
-Hija, evalúa el daño que podrías hacer no solo a otros, sino a ti, por tus decisiones espontáneas. -sentí que con ello me regañaba- Teodilia es tu madre, le dueles y realmente quiere otros resultados de ti, pero no es dueña de tus sentimientos... ¿Me contarías por fin, por qué dejaste a aquella chica, Juliette? -me enfurecí solo de escucharla.
-Porque me usó. Me engañó. Me dañó... La detesto papá, y no quiero explicar nada más. Buenas noches -me levanté del mueble, y subí a mi habitación.

La semana inició nuevamente con parciales a montones. Franchesca y yo fuimos a desayunar, luego de la primera clase. La noté distraída y poco arreglada.
-¿Estás bien? -pregunté, mientras un grupo de compañeras pasaron junto a nosotras y nos saludaron con sus manos. Yo les sonreí y vi a Javier en una mesa alejada con Saraí.
-Si... No... -volví a mirar a Franchesca- Sergio no me quiso recibir este fin... No quiere saber de mí... Dijo que en parte, yo soy culpable de que él no esté con Julitte -me mofé.
-¡Dios! Pero qué intenso... Julitte lo dejó porque ella quiso, no por tu culpa.-me miró de una forma, que parecía decir que si- ¿O sí...?
-Noo... O quizás un poco... No sé... -las carcajadas de Javier y Saraí, nos hicieron voltear- Ay, tan chistosos... Javier es un cretino, y esa quita novios, aún más... -sonó mi celular, y vi que era Crsitóbal. Le hice un gesto a mi amiga, para pedirle un permiso, y atendí.
-Cris...
- Mi amor, ¿estás en la uni?
- Si.
- ¿Puedes buscar unos papeles que tiene Germán, en la oficina...?
- Claro bebé, ¿Ya mismo?
- Si, y te llamo para que me dictes algo.
- Vale -colgué- Ya vengo Franchis, no te vayas -me levanté y fui hasta la oficina. Al pasar frente a un salón, vi a Juliette con una chica pelirroja muy simpática, tanto, que me hizo detallarla. Por impulso entré- ¡Juliette! -ambas me miraron con desconcierto, y entonces el gesto de Juliette fue de desencanto.
-¿Qué pasó? -no movió otro músculo. La chica estaba con la mitad de su cuerpo sobre el escritorio, frente a Juliette, y ella en la silla. Parecían cercanas. Dudé en lo siguiente.
-Necesito preguntarte algo urgente... A solas... -Juliette levantó una ceja, y una ligera sonrisa se dibujó en su boca.

Petite_Juje
Rango7 Nivel 33
hace más de 2 años

Me encanta el cambio que ha dado todo.

DandA21
Rango5 Nivel 20
hace más de 2 años

Daniela tu vida es un completo torbellino ahora...


#29

Se levantó y caminó hasta mí, halando mi brazo y alejándonos de la puerta y de la vista de la chica. Sentía náuseas solo con su tacto, y a la vez, se me erizaba la piel. Entramos a otro salón vacío y me miró. Juliette se ve distinta este semestre. Ha cortado su cabello y ahora lo usa con ondas sobre sus hombros. Siempre está muy bien vestida, parece docente, sin perder ese toque juvenil. Lleva un jean azul rey hasta la cintura, un crop top blanco, un cardigan tipo kimono blanco con un sutil estampado, unos zapatos de tacón alto y una gargantilla muy delgada a juego.
-Dime, ¿qué quieres preguntarme? -aún tenía esa ligera sonrisa. Dudé en qué responder, pues había sido dominada por mis celos.
-Ehmm... Yo quería saber si... Eh... Yo... -tartamudeaba. Su cercanía me desorganizaba. Se acercó más, miró a la ventanilla de la puerta, y me tomó de la cintura.
-¿Crees que soy idiota Daniela? Sé que te mueres de celos... Sé que me extrañas y sé que estás molesta conmigo, pero solo te diré una cosa; yo nunca jugué contigo. Nunca te mentí... Yo hice el amor contigo... Eso no lo hacía con nadie, ni con Sergio aunque hoy sé que le quería más de lo que pensaba. Pero tú... -el corazón me iba a saltar del pecho, y mi miedo volvía lentamente. Me apretó más.
-Aléjate de mí... -logré componerme- Eres una falsa...
-Y tu, una persona cómoda y conformista... Has hecho todo este desastre solo porque temes sentir algo que es distinto a lo que tu madre te dice y te ha inculcado. Tu me quieres, y siempre has cohibido tus sentimientos hacia mujeres, solo por temor. Estuviste todo ese tiempo con Javier, porque fue "tu primer amor", un apego a lo que te ofrecía sexualmente, y con el tiempo, obviamente lo amaste. Pero sabes que esto es distinto... -me pegó de una pared y volvió a mirar a la puerta- Te preguntas a cada rato, ¿y si te gusta más de lo que pretendes?, ¿y si te gusta una mujer? -comenzó a susurrarme al oído, y a veces pasaba su lengua por mi lóbulo- ... ¿Y si te gusta que te complazca, que te bese, que te toque...? -ya estaba desbordando excitación. Las náuseas habían desaparecido- Asúmelo preciosa, asume que soy lo que buscas... -bajó su mano y la metió entre mis piernas. Sentí que iba a caer porque mis piernas temblaban, pero ella me apretó con su cuerpo.
-Juliette... -continuaba jugando con su lengua y mi oreja- Ahhhh... Juli... -me miró.
-¿Y si te gusta esto...? -comenzó a tocar mi sexo, y no pude contenerme más. Salté sobre ella y la besé con mucha pasión. Podía escuchar sus gemidos ahogados en su garganta, mientras que nos tambaleábamos de un lado a otro, buscando donde apoyarnos. La empujé al final del salón, hasta un escritorio y me subí a ella. Nuestras lenguas no se detenían, entonces escuchamos la puerta y al voltear, vi a Cristóbal. Ahogué un grito de dolor, mientras que su gesto era de repulsión a lo que veía.
-Cris... -se alejó sin decir nada. Juliette se levantó, y me miró.
-Vaya... No debí hacer eso... Olvidé que tu ya has elegido... -se sacudió y arregló sus ropas y también salió. “Dios... ¿Qué hago? ¿Qué hago?” Llamé a Cristóbal y lo alcancé en su auto.
-¡Cristóbal! -se giró y sin dudarlo me abofeteó con fuerza. Mi mente iba a mil por segundo. No podía creer lo que acababa de hacer. Lo miré con desconcierto y con rabia, entonces lo vi llorando y con una decepción en su mirada, muy grande.
-No quiero saber más de ti... ¡Maldita puta, asquerosa! -se limpió la nariz conteniéndose- No voy a pedirte disculpas por eso... Porque tu ¡te has burlado de mí varias veces! Con tu ex, y con la mujer de Sergio... Quien se supone, es mi pana... ¡Qué absurdo! Debería excitarme por lo que vi, "dos mujeres intimando", pero no, porque una era mi novia y la otra mi amiga... Y mi novia se "supone" es ¿homofóbica? -rió. Yo no podía moverme, tenía las manos en mi mejilla- ¡Falsa es lo que eres! ¡Ramera! -escuché los pasos rápidos de alguien y vi a Javier como se le lanzaba a Cristóbal dándole un puñetazo. Comenzaron a forcejear y escuché las voces de la gente como se acercaban. De la multitud, que rápido se aglomeró, salió Sergio y Germán, separándolos- ¡Suelta a ese maldito "mamaguebo"!
-¡No la vuelvas a tocar infeliz! -gritó Javier lanzando una patada.
-¡Nunca más...! Te la regalo... Aunque depende de ella si continúa su aventura explorando con mujeres, -todos se sorprendieron y me miraron. La vergüenza me había colorado el rostro- con amigas... Con tu jeva Sergio -Sergio no entendía y su mirada no se alejaba de Cristóbal y su revelación.
-¡Cállate imbécil! -grité desesperada.
-Cuéntales a todos como te gusta ¡cojerte a Juliette! -todos me miraron con repudio- ¿Cómo te gusta que te 'eche dedo', que te haga el oral? -Sergio lo empujó y me miró con ganas de asesinarme. Javier se zafó del agarre de Germán y me tomó por la cintura- Das asco Daniela... Seguramente hacen un trió ustedes tres... -Sergio le dio un puñetazo, y lo tumbó.
-No te pases fresa... No te pases... ¡Se acabó el show! -la gente murmuraba cosas mientras se alejaban. El rostro me ardía de la bofetada.

-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Estaba en el baño calmándome, cuando unas chicas entraron y al verme comenzaron a decir “ésta es la tipa del peo”. No entendí su comentario así que salí. Cuando iba camino a clases, el profesor Almeida, me llamó a la oficina. Accedí a acompañarlo y apenas entré, vi una carta en la mesa.
-Juli, hija. Has tenido un desempeño excelente en el puesto de facilitadora de la cátedra, pero estás suspendida has a que se aclare la situación.
-¿Perdón? ¿Qué situación?
-La alumna Claire Dasuagner, ha venido a mi oficina hace un momento, para decirme que la acosas.
-¡¿Qué?! -no comprendí.
-¿Es cierto eso?
-¡Obvio no! -estaba exasperada.
-Entiendo, por favor tranquilízate y firma aquí...
-¿Qué es eso? -tomé la hoja que me presentaba.
-Es tu renuncia al puesto...
-...renun... Pero me había suspendido...
-Aclaremos esto, y luego te postulas de nuevo... -su rostro era impasible. Agarré su hoja con mucha rabia, la firmé y salí sin girar, hecha una furia a buscar a Claire.

DandA21
Rango5 Nivel 20
hace más de 2 años

Rayos yessi pensé que era el final me he dado un susto.... aunque se que se terminará pronto esta historia


#30

Le marqué y no atendía. La busqué en los salones de primer semestre y no estaba. Ni en los baños, ni en los jardines, ni en los pasillos. Fui hasta la plaza de comidas y una compañera de Claire se acercó a mí.
-Juliette... Yo le dije que no mintiera, pero estaba furiosa.
-¿Dónde está? -señaló a los jardines externos que daban al estacionamiento trasero.
-Iba a esperar que la recogieran. -le agradecí con un gesto y corrí a buscarla. La vi sentada junto a un árbol y caminé despacio para que no huyera, hasta que estuve frente a ella.
-Me explicas ¿qué coño hiciste? -solicité histérica.
-¡¿Cómo te atreves a preguntar eso...?! Me dejaste esperando en por ti, y al volver me dices "Debo irme... Esto fue un error", y te marchas sin dar explicaciones. Llego hasta los jardines y todo mundo habla de un peo, donde un tal " Cristóbal" dijo que su novia y tu tienen intimidades... Entonces pregunto quién es esa mujer, y sorpresa, es la tipita que llegó al salón antes. Y averiguo más y resulta que el carajo acabó de encontrarlas en pleno apogeo...
-Pero la manera de hacer las cosas no es metiéndote en mi trabajo, niña... Y sí... Te has comportado como una niña... Debiste esperar a que yo estuviera ¡lista para hablar! Si reaccioné yéndome, es porque aún tengo sentimientos por esa chica... Y no quería, de alguna forma, dañarte...
-Ay Juliette...
-Si no fuese así, hubiese regresado contigo sin problema... Pero olvidalo... Ha quedado claro que no debo estar contigo... -di tres pasos y me giré- La cagaste... -“ahora bien. ¿Qué problema hubo luego?

Marqué al celular de Daniela el resto del día, pero no atendió. Fui a su casa pero su madre armó un escándalo para que me fuera; no estaba allí. Sergio se apareció en mi casa justo cuando acabé de llegar.
-Sergio...
-Supongo que ya estás enterada del show que hizo Cristóbal y la novia...
-No, no lo sé. Le he llamado y no atiende... -vi mi celular que lo traía en la mano, y me senté en el sofá de la terraza. Sergio me siguió.
-Juli... Desde que te enfrascaste con Daniela, te veo triste... -le miré melancólica.
-Un poco... ¿Qué sucedió al final? -mi curiosidad no me dejaba en paz.
-La golpeó en la cara. Una bofetada con puño cerrado. Tuve que intervenir para detener una riña que se armó entre Javier y él.
-¿Javier?
-Estaba defendiendo a Daniela. -lo miré con una mezcla de sentimientos, entre rabia, pena, tristeza- Él la quiere Juliette... Yo hubiese hecho lo mismo por ti... -tomó mi mano. Me zafé de su agarre y volví a marcar a Daniela.
-Estoy preocupada...
-Yo estoy aquí, mi vida -agradecía su presencia. Le extrañaba y no podía negarlo. Me acurruqué en su pecho.

Volví a la universidad al día siguiente y de inmediato me topé con Javier.
-¡Hey! ¿Y Daniela?
-No la busques más. Ella está mejor sin ti, y lo sabes...
-Yo no la busqué esta vez... Ella vino a mí. Quiero saber si está bien.
-Lo está, la dejé en casa -cerró la puerta de su coche y se marchó. Me quedé inmóvil en el sitio un par de segundos, entonces volví a mi auto, y emprendí mi camino hasta la casa de Javier.

Toqué el timbre y ella apareció tras abrirse la puerta, pero al verme, dudó en salir.
-Hablemos por favor... -asintió y abrió. Me invitó a pasar hasta la sala, donde ella parecía estar haciendo algún trabajo o estudiando- ¿Cómo estás?
-Estoy bien Juliette. ¿De qué quieres hablar? -dijo en tono cortante.
-Vale, baja la guardia que yo solo quiero resolver todo el desastre...
-Yo no. Tu has sido un completo error.

DandA21
Rango5 Nivel 20
hace más de 2 años

A una caja del bello final...


#31

-Vale, vale. ¡Dime todo lo que quieras! Empezando por esto, de que otra vez estás con Javier.
-¡No! Por tu culpa tuve problemas con mis padres, mis amigos, mi novio. ¡Arruinaste otra vez mi relación con un hombre perfecto! -entre la rabia y el dolor que sentía por sus crueles palabras, mis ojos se llenaron de lágrimas- ¡Me das asco! Me da asco tu historia, tus gustos. Me da asco la forma como me hiciste caer... Siendo simpática, sensual hasta que quise tenerte... ¿Con cuántas “hetero” te has acostado? ¿A cuántas desvirgaste? ¿Cuántos tríos hiciste? ¡Eres una maldita ramera asquerosa y sucia! -le di una fuerte cachetada.
-¡No tienes derecho de juzgarme...! Tú no. Quien ha jugado con todos, incluyéndome. Acostándote con Cristóbal, conmigo con Javier...
-Oh, sí... Cierto que aquí tu eres la víctima...
-Yo quería arreglar las cosas... Luchar por ti. Pero veo que realmente, tu no vales la pena ni el sacrificio. Me arrepiento de haber dejado a Sergio...
-¡Pues yo no quiero arreglar nada! Aquí no hay nada qué arreglar. Y si mucho te arrepientes, entonces vuelve con él. ¡Y lárgate ahora de mi casa, maldita lesbiana! ¡FUERA! -salí como alma que lleva el diablo, llena de ira. Conduje hasta casa de Sergio y esperé a que saliera por mí. Cuando se asomó parecía sorprendido, abrió las rejas y me permitió entrar. Caminé hasta la sala y coloqué mi chaqueta y mi camisa sobre la mesa donde le dejé el anillo, aquella vez. Entró y puso cara de tonto.
-Pero... ¿Qué... Qué tu haces? -se aproximó.
-Quiero que me enseñes a hacerte el amor. Quiero volver contigo -me solté el brasier- si me lo permites. -me bajé el jean- Quiero que retomemos nuestros planes -me desprendí de mis bragas-. Perdóname -me observó en silencio, y luego de unos largos segundos, se apoderó de mi boca suspirando y jadeando de inmediato. Me tenía recostada en sus brazos, y en unos segundos, y con mi ayuda, se desvistió y se introdujo de prisa. Comencé a recordar mi discusión con Daniela.- ¡Ahhh! -parecíamos fieras, moviéndonos muy rápido y con mucha fuerza. Yo estaba decidida a ser destruida por él. Cuando miré sus ojos veía rabia. Me tomó del cabello de forma dominante causándome mucho dolor- ¡Aaargss! Dame... Mucho, más, duro... -parecía disfrutar de lo que hacía y yo quería dejar de pensar en Daniela. Mis uñas rasgaban su espalda y mis gritos eran combustible para él. Sentía como todo dolía dentro de mi cuerpo. -¡Más...! ¡AAAHHH!

Pasaron cinco años desde aquella noche de extremo descontrol. Sergio y yo salimos del aereopuerto con sonrisas contagiosas, y felices de regresar al país. Mi padre y Zulay nos esperaban con los brazos abiertos; no les veía desde la boda, hace un par de años atrás. Luego de botar algunas lágrimas abordamos la camioneta, y fuimos a la nueva casa de mis padres. Decidieron mudarse a algo más pequeño pero con jardines y piscina.
-Suegro, me encanta la casa. Está bonita -comentó mi esposo, ingresando a la sala.
-Gracias hijo, me alegro que te guste. Mañana tenemos la firma de la compra de su casa. Tuve que negociar mucho -rió, mientras me tenía abrazada.
-Sergio quería una más grande papá, y yo peleando con él "que no, que no". Le convenciste tú, no yo -todos reímos. Sergio se agachó frente a mí y me dio un sutil beso.
-Yo quiero lo mejor para ti mi vida, entiéndeme -me regaló una bella sonrisa.
-Tan bello Sergio. Me alegro verlos felices y enamorados -dijo Zulay viéndome a los ojos. Parecía que me decía algo. Todos sonreímos y Sergio me besó la mano.

Luego de almorzar y recoger todo para ir a nadar a la piscina, Zulay me llamó a parte. Le seguí hasta la cocina- Daniela vino un tiempo después de que se fueron. ¿Has vuelto hablar con ella?
-Nunca más. Zuli, ¿y qué dijo?
-Pues que te amaba y no sé qué... Quería verte... Pasó casi una semana después de que ustedes llegaron a Madrid, pero tu padre me prohibió contarte. Y te lo digo ahora porque, ha pasado mucho y tu estás feliz con tu esposo quien es un tipazo. Me acordé porque la vi ayer en el supermercado. -Luego de aquella noche de discutir con Daniela, metí una solicitud para terminar la carrera en una universidad convenio en España, que fue aceptada misteriosamente rápido. Sergio me acompañó para hacer sus estudios. Ambos terminamos ese semestre y nos mudamos. Cada uno hizo sus postgrados y maestrías. Nos casamos y decidimos regresar a nuestro país. Realmente había aprendido a amar a Sergio de una manera muy profunda. Estaba muy agradecida con él, y pocas veces recordaba a Daniela. La bloqueé en todas mis redes sociales y no volví a saber de ella.
-Bueno, gracias por contarme. Pero vamos a nadar ahora.

Nos mudamos a nuestra nueva casa y pronto encontramos excelentes empleos; Sergio en la gobernación y yo en la embajada.

-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Dejé a Patricia en la escuela y fui a trabajar en la clínica. Al salir fui a mi entrenamiento en el Gym y luego volví a la casa. Javier ya había regresado y jugaba con nuestra hija.
-Buenas noches mis amores -les regalé muchos besos.
-¿Qué tal tu día?
-Agobiante. El caso del Sr. Vizcaya, empeoró. Pero ya me Inventaré algo... ¿Y tú?
-Todo bien. Oye, hoy vi a Sergio... -sentí un hueco en el estómago.
-Eh, ¿Sergio? ¿El esposo de Juliette?
-Sí. Trabaja en la gobernación... No pensé que regresarían...
-Ah, ni yo... Pero bueno... ¿Qué quieren de cenar? -el corazón me iba a mil por salir por la boca. “Volvió. Hace tanto que no la veo... ”.

Pasó una semana de eso, antes de ponerme a averiguar la ubicación de Juliette. Luego de ubicar a Sergio en la gobernación del estado, le pregunté a un integrante de su equipo, donde podía encontrar a Juliette. Me presenté en la embajada y esperé en un restaurante hasta que la vi salir a almorzar. Salí de prisa y la alcancé en la calle.
-¡Juliette! -giró y su rostro parecía asombrado, un poco abrumado. No respondió y demoró en volverse a mí. Yo la admiré mientras se acercaba. Su cabello ha crecido otra vez, quizás más largo y más rubio. Es más voluptuosa que antes. Es una mujer.
-Daniela... ¿Cómo has estado?
-Muy bien... Muy bien... Oye, tenía que verte y diculparme contigo...
-Disculparte ¿por qué? -estaba intrigada.
-Pues... Por cómo terminó todo... Yo te insulté de una forma tan cruel y egoísta... Y nunca pude hablarte en la universidad... No sabía como acercarme y cuando el semestre acabó, fui a buscarte, pero era tarde... No sabía de tus planes... -miró a los lados y luego su reloj.
-Emm... Daniela, ¿qué te parece si pautamos un almuerzo otro día y platicamos? -me avergoncé mucho. El brillo que tenían sus ojos cuando me hablaba, ha desaparecido.
-Oh, sí. Disculpa... Estoy interfiriendo con tu, labor... Eh, discúlpame si he sido inesperada -mis manos temblaban y ella lo notó. Tomó mis manos y sonrió.
-Esta acción habla muy bien de ti, Daniela. Nos vemos luego. -me guiñó el ojo y se marchó. Fue una despedida con un perdón de fondo.

No volví a buscarla ni a saber de ella. Nunca imaginé que una mujer iba a voltear mi vida de forma tan profunda. A pesar de haber continuado mi relación con Javier, nunca olvidé a Juliette. Siempre fue como una sombra detrás de mí.

-Hola... Lamento haberme demorado pero ha llovido mucho -dijo Juliette sentándose a la mesa. Sergio ahora es consejal del municipio, y Javier está trabajando con él. Hoy están de aniversario Juliette y Sergio, y han hecho una cena al que he sido invitada, por ser esposa de Javier.
-Mi vida -Sergio le dio un beso a Juliette y se sentaron. Yo no podía dejar de verla. Mis mejillas se coloreaban de rosado debido al vino que estaba bebiendo, y de recordar mi pasado con esa espectacular mujer.
-¿Estás bien mi amor? -preguntó Javier, susurrándome al oído. Asentí- Tus mejillas se han colorado mucho... Quizás no debes beber más...
-Si... Tienes razón. Iré al tocador -mientras me alejaba escuché a todos reír y hablar con el Alcalde, quien se ha hecho íntimo de la pareja. Me lavé la cara, y volví a colocar maquillaje para cubrir mi vergüenza. Descansé unos minutos y justo antes de salir, Juliette entró. Me miró con esa sonrisa pícara que ya conocía, y se recostó de la puerta para observarme.
-Parece que se te han subido un poco las copas, ¿no? -rió y yo asentí apenada- No hay problema, así es mejor.
-¿Mejor? -me abordó tomándome de la cintura.
-Sé que siempre has querido esto otra vez. Y sinceramente hoy, estabas que lo decías allá afuera... Entonces he querido darme un regalo de aniversario. Y si te gusta, ahí vemos como lo manejamos... -su boca se estampó en la mía, y de inmediato nuestras lenguas se desnudaban. Mis manos recorrían sus curvas, que ahora eran más atrevidas.
-Juliette...
-Calla.

mpshh
Rango10 Nivel 47
hace más de 2 años

"Y si te gusta, ahí vemos cómo lo manejamos..." Ay, Juliette... ¿No te has dado cuenta que desde el primer día le gustó?
Una historia con muchas vueltas y muchas emociones fuertes. Fue interesante de principio a fin.
Felicidades, @YessGuill. Saludos.

DandA21
Rango5 Nivel 20
hace más de 2 años

Ha llegado el momento de hacerse bolita en un rincón, por este final

DandA21
Rango5 Nivel 20
hace más de 2 años

Gracias yessi

TanHorses_JR
Rango12 Nivel 59
hace más de 2 años

Me encantó tu historia, narrativa y giros tan inesperados que le diste. Muy buen trabajo.

YessGuill
Rango12 Nivel 58
hace más de 2 años

Gracias @TanHorses_JR me alegro que te haya gustado. Bienvenida a leer mis otras historias.

Jajajaja @anais_roa_ar @DandA21 bueno llegó la hora de leer otras historias, o esperar la próxima que cree. Gracias por ser constantes.
@mpshh totalmente siempre le gustó. Gracias :)

YosoyCurtis
Rango9 Nivel 40
hace más de 2 años

ME ENCANTÓ!! Me leí esta historia desde el principio y fue increible.

YessGuill
Rango12 Nivel 58
hace más de 2 años

Gracias @HolasoyFloyd me alegro que te haya encantado. Gracias por tus like, nunca faltaron. :)

CelestialSoul
Rango7 Nivel 33
hace más de 2 años

Aplausos!! Me encantó de principio a fin, te felicito.

YessGuill
Rango12 Nivel 58
hace más de 2 años

Gracias @CelestialSoul me alegro que te haya gustado, bienvenida a leer mis otras historias.

Ecm
Rango7 Nivel 31
hace más de 2 años

Excelente definitivamente, un final inesperado pero satisfactorio. Felicidades @YessGuill

Denielys_Rs
Rango10 Nivel 47
hace alrededor de 2 años

¡Quéééé, No me esperaba este final!
Me fascinó totalmente la historia. :')

Malu
Rango11 Nivel 50
hace alrededor de 2 años

ME ENCANTO, AME EL FINAL, AME TODA LA HISTORIA💕💕💕

YessGuill
Rango12 Nivel 58
hace alrededor de 2 años

Gracias @Malu Bienvenida a leer las. otras historias