Eliza
Rango6 Nivel 28 (1241 ptos) | Novelista en prácticas
#1
    Partes:
  • #2

Las cosas se dan porque sí; en su preciso momento, ni antes ni después.
Buscar es entorpecer.

A una batalla de resistencia, sin armas y con un ideal dudoso, el día a día le mostraba que lo más sensato era dejarse llevar, soltarse al acontecer nunca preciso y, cerrar de vez en cuando los ojos para soñar sin pretender.

Temprano como de costumbre, el café con poca azúcar la levantó al nuevo día. Ordenó la cocina a medias y salió de la casa, impecable de pies a cabeza, como solía hacer.

Su convulsa manera de pensar las cosas sin descanso, comenzaba a ceder, a sosegarse y de a ratos, hasta se permetía tararear alguna melodía. Esa mañana sentía que poco a poco sentía menos.

El recorrido hasta el trabajo, aunque corto, se extendió tediosamente por el tráfico. Cuando logró estacionarse, se sorprendió de su novedosa calma, comenzaba a gustarle su nueva manera de asumir.

Un golpe repentino, seco y preciso a la puerta del auto la sacudió intempestivamente mientras el fuego de la indignación se hizo físico y el sociego referido se retiró bruscamente...

Hace más de 4 años Compartir:

2

8
Benny
Rango7 Nivel 32
hace más de 4 años

Buena primera caja, la historia pinta interesante. Espero leer pronto más :D

Eliza
Rango6 Nivel 28
hace más de 4 años

Muchas gracias @Benny, pronto la termino ;)


#2

-Cabrón!! No miras cuando parqueas? Donde tienes la cabeza?.... Me hiciste el día.

En medio del disgusto, una discreta y gentil presencia, testigo del incidente, se hizo cálido eco al tratar de auxiliarla. Su voz y sus amigables manos inmensas le devolvieron inexplicablemente la despreocupada melodía de un rato atrás.

El impacto y su caliente molestia se diluyeron delante de un tímido arcoíris que asomaba desde el nublado cielo, quedándo ambos, sin motivo aparente, atrapados entre las puertas del espacio luminoso y posible.

Mientras el conductor infractor reputeaba, ellos se soltaban a la corriente de las posibilidades soñando ahora con una colorida pretensión.

-No fué nada, deja que te ayude, estas un poco muy alterada….
-Si, el golpe fué muy leve…. Pero que rabia! Tan de buenas que comenzaba mi día…
-Anda tomemos algo y te tranquilizas, por suerte ó por coincidencia yo estaba aquí…Nos vendría bién un café, para recomenzar tu día, mi día….
-Por que no? que sea con poca azúcar….

Un conveniente roce precedido de un golpe inesperado y el amargo café le insinuaban que el día levantaba en cada pequeña coincidencia. Las cosas se dan porque sí, en su justo momento. El presente, sin buscarlo, descartó el antes para convertirse en futuro.

Hace más de 4 años

2

1
SeleGR
Rango7 Nivel 34
hace más de 4 años

Me ha gustado mucho y la narración es genial :)