PaulinaRCP_0731
Rango9 Nivel 43 (3837 ptos) | Escritor autopublicado
#1

Su último recuerdo fue sobre estar dormido en un campo que quedaba cerca de su hogar, una pelea familiar y quedarse dormido con los ojos llenos de lágrimas.

Al despertar se halla en un lugar imposible de imaginar rodeado de criaturas humanoides que hablaban en una extraña lengua.

Estando más claro en su mente se da cuenta de la situación que está viviendo y tendrá dos opciones, resignarse o pelear.

Este joven se verá envuelto en una aventura por el turbio mundo de la prostitución y venta de especies en una galaxia a millones de años luz lejos de la suya.

/ Aviso: La pareja de protagonistas son dos hombres, es decir será homosexual, si no te gusta este tipo de relato te invito a dejar de leer a partir de este punto. Además me inspire después de ver una serie animada y novelas ligeras ambientadas en estas circunstancias Titulada Ai no Kusabi. Espero la disfruten. /

Hace alrededor de 3 años Compartir:

0

16
#2

Capitulo 1: Despertar en Condiciones Extrañas.

Mis ojos se abrían suavemente al sentir el impacto de lo que era el brillo de una luz blanquecina. Tras unos segundos de haber aclarado mi vista, varias siluetas se podían percibir al fondo, se notaban todavía difuminadas por la fuerte luz que había en la habitación.

¿Quiénes eran?, ¿qué harían conmigo?, todas esas preguntas abordaban mi cabeza mientras uno de ellos se acercaba. Un ataque de pánico me invadió y por el miedo empecé a temblar como un animal en cautiverio escuchando el sonido de las cadenas de un collar atado a mi cuello, aquel ser se acerco mas a mí y coloco su mano suavemente sobre mi cabeza.

Fue ahí donde levante la mirada y descubrí a lo que parecía a simple vista un joven extremadamente alto pero mirándole detenidamente note su piel casi blanca en su totalidad, sus ojos rubí casi cristalinos por el brillo inusual que tenían, su cabello verdoso pálido y largo llegándole a la altura de la espalda baja, pero lo que más me desconcertó fue su modo de hablar, no era español... no era ingles... estoy seguro que no era ninguna lengua hablada en cualquier parte del mundo...

En mi cabeza un recuerdo cayó casi como un rayo... yo hace poco estaba en el campo cuando una luz me cegó... ¿Dónde estoy?...

Hace alrededor de 3 años

0

1
#3

CCapitulo 2: Viajes y Lenguas Extrañas.

Aquella caricia había logrado tranquilizarme un poco, pero la confusión todavía reinaba en mi cabeza, el claro recuerdo de una enorme luz que rodeo todo el campo de trigo donde me había recostado a escuchar música con mi reproductor mp3, para poder despejar mi mente sobre la absurda idea de mi familia de arreglar un matrimonio para mí con alguien que ni siquiera conocía... Si me hubiese quedado en la casa de mis padres... ¿Habría podido evitar esto?...

Preguntas como esas seguían abordando mi mente, pero las voces de esos humanoides me sacaron de trance. Todavía no podía entender ese extraño dialecto, pero el que se acerco a acariciar mi cabeza estaba sereno mientras que otro de la misma fisiología pero de cabellos violetas y ojos amarillos le reñía, se veía molesto, pero al otro ni se molestaba en escuchar, no le interesaba en lo más mínimo y volvió a acercarse a mí, hablando en ese extraño idioma.

Creo que mi expresión de desconcierto le transmitió que no entendía nada de lo que él decía pues se alejo en dirección a lo que era una extraña mesa de cristal, presiono unas partes de esta y de la nada, en un rayo de luz, apareció algo parecido a un aparato para la sordera pero más complejo. Se acerco nuevamente y me coloco el aparato, ese ser me demostró que no me haría daño por lo que solo le deje colocármelo.

El noto que mis temblores habían cesado y en respuesta esbozo una suave sonrisa, presiono un botón del aparato y volvió a hablar.

-Mucho mejor, ¿verdad?- Dijo el ser con una gentil sonrisa mientras volvía a acariciar suavemente mi cabeza.

Solamente pude asentir mientras mis ojos quedaban abiertos como platos ante el asombro, el ser en respuesta a mi expresión soltó una leve risa.

-¡Girtab!, ¡Deja de estar jugando con el cargamento y programa el curso para volver de una buena vez!- Exclamo el ser que estaba discutiendo antes con el que me puso el aparato.

Por lo que recién había escuchado el ser amable se llamaba Girtab... bueno eso era lo de menos para preocuparme... ¡Me llamaron cargamento!, Girtab tomo camino hacia otra habitación, no sin antes volver a acariciarme la cabeza al notar que la palabra "cargamento" me había puesto nervioso, el otro ser del cual desconocía su nombre se fue con los que parecían ser sus compañeros, dejándome solo en esa extraña habitación.

Me quede meditando durante unos instantes sobre mi situación actual mientras observaba detenidamente la habitación en donde me encontraba... a parte de la cadena no había otra cosa reteniéndome, por lo que aproveche el que nadie me vigilara y me levante acercándome hasta donde la cadena me permitiera caminar, no llegue ni a la mitad de su largo máximo cuando una extraña barrera me bloqueo el paso...

¿Cómo?... si Girtab acaricio mi cabeza como si nada... ¿Por qué yo no podía atravesarla?... no me quedo más remedio que sentarme con la espalda pegada a la pared, a esperar que llegara al destino de estos seres... ¿Qué será de mi cuando llegue a ese lugar?...

Hace alrededor de 3 años

0

0
#4

Capitulo 3: Un Puerto de Otro Mundo.

Sin darme cuenta me había quedado dormido, no estoy seguro de cuanto tiempo paso pero un sonido estridente me despertó de manera precipitada, sacudí la cabeza y me incorpore como pude, trate de acercarme al límite donde se ubicaba esa extraña barrera y lo que vi me heló la sangre rápidamente...

Estaban empezando a desembarcar "el cargamento"... Criaturas de distintas formas, tamaños, especies... criaturas que ni siquiera lograba concebir ni en mis sueños más alucinantes habían empezado a salir de sus "jaulas", controlados con esos extraños collares... Me fije detenidamente y mi collar era el único con nada más que una cadena para controlarme... ¿tan débiles somos los humanos ante los ojos de estos seres?

Las criaturas seguían bajando de sus jaulas unas tras otras hasta que mi turno de salir llego, no vi a Girtab por ningún lado, el sujeto que me sacaría de ahí seria el mismo que estaba peleando con Girtab antes. Tenía la misma expresión de mal genio que tenia después de la discusión, ningún buen trato podría venir de alguien con tan mal genio. Se acerco hacia la barrera y con una especie de tarjeta logro removerla, se aproximo a mí y tomando de la correa me levanto para hacerme caminar, el sueño y el hambre no eran muy buena combinación, mi cuerpo no reaccionaba ni a la mitad de mi capacidad física por lo que la única alternativa que tenia era obedecer.

Al bajar del transporte voltee levemente a ver de lo que estaba bajando y simplemente no podía creer lo que mis ojos presenciaban... Desde pequeño pensé que solo eran algo de ciencia ficción, sacado de las películas de Star Wars o esas franquicias sobre viajes por el espacio exterior, o eso era lo que creía...

Lo que se alzaba ante mi vista era una nave espacial real y no era la única… habían muchas más en lo que parecía ser un puerto, de todas ella estaban bajando cargamentos de todo tipo, miles de cosas extrañas subiendo y bajando, lo que parecía ser el cielo estaba iluminado entre una mezcla de luces de colores jamás vistos por mis ojos y las estrellas en esa atmósfera eternamente oscura. Los edificios abstractos ante mis ojos casi rozando ese cielo estrellado mientras varios vehículos que flotaban se movían entre ellos...

Todo parecía una escena sacada de las películas de viajes interestelares con las que solía enviciarse mi tío, pero todo era muy real, estaba en un profundo trance estudiando hasta el último milímetro de todo lo que alcanzaba a ver con mis incrédulos ojos, pero tuve que despertar por el jalón de la cadena que había hecho el pelimorado, poniendo de nuevo en marcha a lo que parecía ser uno de esos extraños puertos que siempre aparecen en las películas. En ese momento supe que mi imaginación empezaba a volar demasiado, solo era un ascensor súper avanzado a la época de lo que estoy seguro era m minúsculo planeta, eso si... no tenía ni la más mínima idea de cómo se movía tan rápido y sin emitir los molestos sonidos de los ascensores en la tierra...

Pero bueno, entre las pocas y casi nada cosas que podía entender del pelimorado que me llevaba a quien sabe donde fue... "Asignar", "Pet", " Saiph", "Jefe", "Apartado" y "Marca"... Realmente no tengo un buen presentimiento de esto... y cuando tengo un mal presentimiento, las cosas no terminan muy bien para mí, solo miren en que quedo el asunto del matrimonio arreglado que planeaba mi familia… creo que me adelante a los hechos…

Hace alrededor de 3 años

0

0
#5

Capitulo 4: Una Marca llena de Malas Noticias.

En este lugar me sentía diferente que en la tierra, mis pasos eran casi etéreos, pero los demás caminaban como si nada, era obvio que la fuerza gravitatoria del planeta era menor en comparación a la de la tierra, mis pasos eran prácticamente pequeños saltos tratando de no elevarme más de la cuenta.

Después de varias horas caminando que se me hicieron nada por la poca fuerza que ejercía al caminar, llegamos a una enorme puerta metálica, el que me escoltaba saco una extraña tarjeta transparente con unos símbolos que me resultaban imposibles de leer, al pasarla por una especie de escáner la puerta se abrió y me dio la orden de entrar. Al pasar no pude observar mucho, las luces eran más oscuras que las del pasillo, tuve que guiarme por lo poco que podía ver sin evitar chocar con algo o alguien de vez en cuando mientras me empujaban levemente para seguir adelante.

Cuando por fin mis ojos se acostumbraron a la penumbra, me dio un fuerte escalofrió, lo que me encontré, aquello con lo que estaba chocando constantemente, otras criaturas con los mismos collares cada una siendo ubicadas en distintas áreas, todas tenían cerca de sus manos los mismos símbolos que los de las tarjetas, cuando ya eran puestos en un área les despojaban de las ropas que llevaban y eran llevados a otro lugar en el ascensor de dicha área. En ese momento me quede estático pensando en que sería de mí cuando mi turno de ser marcado llegase, en ese instante recordé una de las pocas palabras que logre entender del tipo pelimorado que me escoltaba después de entrar al ascensor... "Pet"… Pet… significa mascota…

Sin darme cuenta de a donde caminaba choque con el que me estaba escoltando, al parecer mientras pensaba y analizaba el lugar habíamos llegado a una extraña maquina, parecía una enorme caja metálica con un orificio lo suficientemente grande para que entrase nada mas una mano, al costado tenía una especie de teclado holográfico con los mismos extraños símbolos... El solo verlo me daba escalofríos pero debido a un empujón del tipo que tenia atrás no me quedo de otra que acercarme a esa máquina.

No conocía a estos seres... por eso realmente temía de lo que serian capaces de hacer conmigo si no cooperaba, lo menos que quiero en este instante es morir de forma desconocida sin saber aunque sea un poco mas donde me encuentro. Acerque mi mano derecha temblorosa en esa extraña maquina y la metí por el orificio, este se hizo más angosto sujetándose alrededor de mi muñeca, tras esa acción de la maquina, el que me escoltaba presiono unas teclas y la maquina empezó a emitir una serie de raros sonidos, después de eso... Dios... sentí el dolor más terrible que jamás pude haber sentido en mi vida... era... era como si un millón de agujas inyectaran un liquido corrosivo en mi piel y esta comenzara a arder, gritaba desesperado mientras trataba de zafar mi mano de esa tortura...

Fueron 5 minutos lo que tardo esa infernal maquina en marcar mi mano, después del segundo minuto no pude sentir más la piel alrededor de la marca que estaba haciendo, en el tercer minuto cesaron los gritos empezando a gimotear, ya del cuarto al quinto minuto quedaron solo jadeos, deseando que terminara de una vez, la maquina volvió a ampliar el orificio a su tamaño normal, dejando salir mi mano, la sostuve con fuerza de la muñeca mientras caía de rodillas jadeando, la mire fijamente y ahí estaban los símbolos que veía en todas partes, ¿será este el idioma que se usa en este lugar?, me quede pensando en ello cuando escuche un agudo sonido.

Provenía del aparato que tenía en la oreja, tras unos segundos de ese agudo sonido, en mi visión pude distinguir un tipo de estática, como la que aparece en los televisores cuando hay interferencia. Entre esa borrosa estática aparecieron unas letras en mi idioma que decía "Actualizando a Idioma del Usuario". Tras esas palabras mi vista se normalizo y lo que vi ya no eran símbolos extraños, ante mis ojos estaban palabras que yo podía leer, todo estaba claro ahora, el aparato que me habían colocado era un traductor que actuaba por inteligencia propia para el uso fácil del usuario.

Ese pensamiento me mantuvo alejado de mi realidad actual por unos segundos. Lo que leí en mi mano estaba a punto de acabar con todas mis esperanzas de libertad en este lugar: "Código de Pet M-86574; Poco Común".

Así que... a eso se referían con Pet, había sido atrapado por cazadores, y por lo visto, los humanos entraban en la categoría de mercancía poco común... ¿qué será de mi... cuando "mi dueño" me ponga las manos, tentáculos, o la cosa que tenga encima?...

#6

Capitulo 5: Escape de la Zona de Selección.

No quiero... No quiero esto, no voy a permitir esto, ya no me importa morir en el intento, ¡No dejare que me rebajen a una maldita mascota para quien sabe que me toque a su antojo! Solo tendré una oportunidad para escapar y la voy a aprovechar.

El pelimorado volvió a jalar de la cadena para que me levantara del lugar donde estaba arrodillado sujetándome la mano donde estaba la marca de Pet, al parecer Pet era una forma de decirles a las mascotas en ese planeta ya que el traductor no cambiaba la palabra, me levante con las piernas algo temblorosas, estaba fingiendo debilidad para que los que me escoltaban bajaran la guardia y funciono, por su manera de mirarme era obvio que ante sus ojos era un criatura frágil y fácilmente manejable.

Me guiaron a una de las estaciones de transporte para los Pet, estas estaban separadas mediante la marca en la mano, al no ver a otras criaturas en ese puerto supuse que era muy rara vez usado. Lo más seguro es que me desvestirían para luego accionar el puerto, para eso primero tendrían que quitarme la cadena, mire fijamente al que me quitaría la cadena, espere pacientemente, me la quito y... ¡Ya!, le di un fuerte codazo al abdomen y salí corriendo lo más rápido que pude.

-¡Detengan a ese Pet!, ¡Cierren la puerta!- Había exclamado mi escolta, pero a los dos segundos de terminar la exclamación, ya me había alejado lo suficiente para perderme de vista, obviamente mas allá de la puerta, aun a la distancia en la que me encontraba pude escuchar claramente su grito de furia.

Era increíble, jamás había ido a tanta velocidad en mi vida, mis pies prácticamente volaban sobre el suelo mientras huía lo más rápido que me permitieran mis fuerzas, y al no ser tan pesado por la poca fuerza gravitatoria del planeta podría correr lo suficiente como para que esos cazadores no me hallaran.

Los frenazos eran lo más complicado pero después de un largo rato corriendo, ya podía dominar el moverme entre esos pasillos, frenando cuando veía a otros seres al final del pasillo donde estaba corriendo, para ser sincero no tenía ni la más mínima idea de a donde me estaba dirigiendo ya en ese lugar todos los pasillos eran blancos, pero mientras no me encontraran esos cazadores estaba bien, me permitía aunque sea observar un poco más el lugar.

Me encontraba corriendo a esa gran velocidad cuando de repente un ser apareció saliendo del pasillo de la derecha, el choque fue inevitable, ¡Dios!... ¿Era un muro de ladrillos andante?, ¡Que golpe tan duro me he dado!, levante lentamente la vista y por lo visto yo fui el único en caer, mi vista seguía alzándose... la criatura era extremadamente alta, si Girtab y mi escolta median 1.89 m, este ser media claramente 2.20 m y yo al medir 1.65 m me parece algo… de hecho muy intimidante...

A diferencia de los cazadores, su vestimenta era realmente formal, parecía uno de esos caballeros que aparecían en los cuentos que le leían a mi hermanita menor, pero... con un toque estelar, su piel... era blanquecina, como si jamás en su vida hubiese recibido los rayos del sol, se veía tan tersa y tan firme, como si hubiese sido hecha con marfil... sus ojos, azules como el mar más profundo, brillantes, pero con un aire de seriedad desolador... aun así algo en ellos me tranquilizaba profundamente, su cabello era largo, llegándole hasta la espalda baja como a Girtab pero el de este ser era de un dorado platinado tan hermoso... no podía parar de examinarle con la mirada maravillado en mis adentros por tanta belleza, pero en el exterior mi expresión de confusión seguía reinante como si se hubiese quedado trabada desde que baje de esa extraña nave.

Aun cuando yo fui el que choco contra él, aun cuando no he dicho ni media palabra, ese ser me ofreció su mano para ayudarme a levantar, medite un segundo antes de aceptar y con su ayuda pude ponerme de pie, al parecer el me miraba con la misma curiosidad con la que yo le miraba a él, pero él la disfrazaba con un rostro serio, yo estaba a punto de decir algo, cuando de repente sentí el golpe de un collar metálico impactar contra mi cuello, al parecer los cazadores habían dado conmigo por quedarme mucho tiempo en el mismo lugar, y antes de que pudiera reaccionar a eso una descarga eléctrica producida por ese collar invadió todo mi cuerpo, todo se volvió negro y bloqueo todos mis pensamientos...

Hace más de 2 años

0

1