HernanACalvo
Rango14 Nivel 65 (21143 ptos) | Best seller del año
#1

Voy caminando por la ruta que conduce al pueblo, ese que quedó impreso en mi mente. Es seguro de un sin número recuerdos que uno guarda de su niñez.
Sin duda será por algún motivo desconocido, al menos para mí.
La cuestión es que ingreso a un bosque enorme que termina en un riacho. Siempre entro por el mismo sitio.
El lugar preciso, es una curva del camino, justo donde hay una cruz. Se trata de la cruz de madera que le pusieron al niño que fue encontrado muerto en dicho lugar.
Todos aseguran que fue enterrado en el mismo sitio donde fue hallado . Cuentan que su cuerpito fue cubierto únicamente con una manta, y fue depositado en un pozo que hicieron los lugareños.

Hace más de 3 años Compartir:

1

10
HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 3 años

Hagan comentarios por escrito. Hagamos que la comunidad sea más interactiva. Solo de ojito no sirve. Se reciben criticas y halagos. Estamos en un a comunidad de escritores. Ya la gente no lee libros, que pasa ustedes tampoco. Vamos escritores a comentar lo de todos. Gracias.


#2

Todas las noches la misma pesadilla, es como un imán que me atrae sin poder hacer nada para evitarlo. Ni bien entro en sueños, me chupa y lo malo es que se me repite todas las noches el mismo sueño.
Meditándolo digo: ¿Estaré buscando cosas pérdidas o remedio a alguna frustración o problemas de mi vida sin resolver?
Algo que quedó por algún motivo colgado, de lo cual no tengo idea. Otra posibilidad no cierra en mi mente.
Constantemente pienso y trato de encontrarle explicación, todos los días de mi vida, pues no la encuentro y sigo metido en la misma encrucijada.
Al principio del sueño, camino y camino por un bosque hermoso, lleno de árboles altos y escucho ruidos, del ir y venir de los pequeños animales que allí habitan y en las arboledas oigo una música que alegra mis oídos. Es el canto de los pájaros, que aunque no los veo, sé que están allí escondidos en la inmensidad de tanta naturaleza.
Continúo internándome y es cada vez menor mi visión, debido a que el sol no llega a traspasar tanto follaje.
Sigo andando un tiempo sereno, por una pequeña huella, mientras todo se mantiene en armonía, en paz y se huele una mezcla muy agradable que me embriaga por la fragancia que despiden los árboles y las flores.
De repente, la senda se ensancha un poco y en un punto se bifurca y me da dos posibilidades. Tomo el camino de la derecha que aunque un poco más oscuro no tengo dudas que me llevará, por mis cálculos, al arroyo que debiera estar, justo al terminar el bosque.
Pienso para mí mismo, entre sueños: ¡Es más densa la vegetación, es un hecho que esta espesa humedad me lleva a la proximidad del arroyo!
Por tal motivo tengo la tranquilidad de que es seguro el camino que he elegido.
Pasan unos diez minutos de caminata y me encuentro con un árbol imponente, con un cartel clavado en su tronco, en el que se lee: “Llegó el momento más importante de tu vida, de acuerdo al camino que tomes, será tu destino: Seguro y victorioso o incierto y escabroso.

Hace más de 3 años

3

5
Romahou
Rango18 Nivel 89
hace más de 3 años

Laberintos, decisiones y destinos.

Entre lo salvaje

Cómo no gustarme

Saludos

HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 3 años

Gracias por tu comentario amigo. A mi tambien me gusta todo lo que no sea estructurado, si es un bosque, en montañas solitarias, en un desierto (con un poco de agua) o leer tus cuentos que me llenan por la imaginacion y libertad que pones al escribirlos. Suerte amigo.


#3

Digo cavilando: Este cartel es especial para ti, no creo que sea para todos los caminantes o tal vez, en realidad nos ocurre a todos. En base a nuestros hechos, será lo que lograremos como destino.
Por delante tengo tres pasillos... el primero al frente, uno a la derecha y el otro a la izquierda.
Me intento tranquilizar, para lo cual me siento un rato en el suelo, cuando estoy más relajado pienso: ¿Al centro, a la derecha o a la izquierda?
La incógnita que me surge es: ¿No será una jugada del destino y en realidad los tres me llevan a un escalofriante final?
¿Pero cómo saber, si no es así, cuál es el buen camino?
“Ni a la izquierda ni a la derecha”... elijo hacia el centro, al parecer es un poco más amplio que los dos restantes.
La ansiedad me invade, me da miedo y sin darme cuenta, camino más y más rápido, comienzo a transpirar y lo noto cada vez más estrecho y oscuro.
Pienso: Ya pasará, ya pasará y en unos metros vendrá nuevamente la luz. Intento serenarme. ¡Pero no!
Se me hace eterno, entro en estado de pánico.
Volver hacia atrás sería una locura y además ¿Dónde me llevaría cualquier otro camino?
¡No, no!
Me sigo apurando, troto, corro, mientras van apareciendo hacia mis costados pequeñas sendas laterales. Se me cruzan unas lagartijas y cada vez se oscurece más el trayecto.
Así y todo, intento seguir avanzando, a cada instante se me hace más dificultoso. Me voy golpeando o rozando con los arbustos; es casi imposible seguir por el poco espacio que me da la pequeña huella y las ramas que me impiden el paso.
Aguzo mis sentidos, igual pierdo el aire, me corre un sudor frío por todo el cuerpo. Ya no soy dueño de mis actos, estoy aterrado, encerrado y sin salida.
En medio de mi locura creo distinguir una figura que va adelante mío en el camino. Apuro el paso para alcanzarla, y más que acercarse, veo que se aleja.
En un momento mira hacia atrás. Quedo paralizado al ver que soy yo mismo, pero cuando era aún un niño.
Es imposible. Corro y corro para alcanzarlo o alcanzarme. Al fin logro quitarme la duda, debido a un pequeño rayo de sol que ilumina su rostro.
Me descoloca ¡Sí soy yo mismo, pero cuando era mucho más chico!
Lo identifico por antiguas imágenes que me vienen a la mente de recuerdos de mi infancia y de pequeñas fotos mías que tengo en las repisas de casa.
Me sigo apurando para acercarme pero, es imposible alcanzarlo. La figura se aleja y poco a poco se esfuma hasta perderse definitivamente de mi vista.
Éste es el sueño recurrente, que me tiene atrapado y me acompaña como una pesadilla todas las noches.
Por eso antes de irme a acostar me pongo a hacer puzles, ordenar las cajoneras, estanterías o leer libros, hasta que por fin me vence el sueño, aun así: ¡Tengo pánico de dormir!
No creo que todo esto haga que sea o se me considere un demente.
Anoche, ingresando en el sueño nuevamente, al entrar al bosque, por primera vez se produjo un cambio. Cuando iba caminando se desabrochó un cordón de mi calzado. Pisé el pilar donde está soportada la cruz y me agaché para atarlo.
Entonces, se dio algo inesperado. En la base que soporta la cruz, cosa que nunca había notado, leí una pequeña placa que me impactó. Allí estaba impreso mi apellido, que no es para nada común, afortunadamente con otro nombre. Seguí leyendo y sugestivamente también estaba impreso el día, mes y año de mi nacimiento.
Por algún mecanismo mental, en ese momento se me cortó el sueño.
En realidad, al ver y leer esa bendita placa, mi situación empeoró.
Estaba nervioso y confundido, lo que hizo que casi no duerma nada, por todo el resto de la noche.
Estuve pensando el porqué de esa placa y no encontraba explicaciones, del mismo modo se me mezclaba lo vivido en los sueños y la situación de verme a mí mismo en ese laberinto, siendo aún un chico.
¿Qué tenía que ver esa placa y los sueños con mi persona?

Hace más de 3 años

1

4
HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 3 años

Les pediría que escriban comentarios. Esta es una pagina de escritores o tienen miedo. Critiquen o digan lo que tengan que decir pero escriban. Voy a pensar que no tienen cabeza a no ser para mirar.


#4

Esa misma mañana, después de pasar toda la madrugada pensando ya tenía pergeñada una idea, para tratar de salir de la telaraña.
Mi realidad era la de no tener padres, por haberlos perdido hace muchos años, en un acto delictivo o secuestro, que nunca se esclareció.
Con los años de búsqueda la policía dio por concluida la causa y la justicia cerró el caso y los dieron por desaparecidos.
Todos concluían que con el tiempo transcurrido sin novedades los habían matado, no pudiendo encontrarse los fundamentos de semejante barbarie, y hasta el día de hoy nunca más se encontraron sus cuerpos.
Tengo muchas cosas olvidadas, en mi mente de aquellos tiempos, de lo que en realidad paso con ellos; les cuento que en el momento de aquella tragedia yo solo tenía seis años.
El único recuerdo que guardo de ellos, es que habían salido a realizar unas compras al pueblo. Esa fue la última vez que los vi.
Luego vinieron llantos y el luto de mis abuelos, los que luego me tomaron como si fuera su propio hijo y me criaron.
Lo único que escuchaba de ellos, aparte de sus llantos, en aquellos tiempos, era: ¡Algún día aparecerán! ¡Algún día volverán!
Ya hace años, mis abuelos fallecieron.
Esa misma mañana, pensé: Le tengo que poner un final a tanto sufrimiento y recordé unos tíos viejos que aún vivían.
¡Fue una gran idea la que me surgió!
Al buscar, por suerte, los encontré en una agenda vieja de teléfonos. Los llamé y me contacté con ellos. Al instante me recibieron y al escuchar lo de las pesadillas que me ocurrían todas las noches, me contaron toda la verdad.
Cosa que hasta su muerte no habían hecho mis abuelos, Mis tíos dijeron que ellos quisieron ahorrarme el dolor de la verdad, que si me contaban todo, igual no se lograría nada
Me confirmaron que el sitio de la cruz no era parte de un sueño, sino que era real. Que ese era el lugar donde los secuestradores, con saña, mataron de un balazo a mi hermanito y sin más ni más lo tiraron, quedando su cuerpito en el sitio donde luego lo enterraron.
Al poco tiempo los parroquianos del lugar le hicieron la cruz de madera.
Me contaron que en esa salida de mis padres, yo no los acompañé de casualidad, porque me quedé para hacerles compañía a mis abuelos. Así fue como salvé mi vida.
Que el muertito se trataba de mi hermanito mellizo y que seguro yo por el trauma vivido por el secuestro y el posterior asesinato de mis padres y mi hermano, lo tenía bloqueado u olvidado, como mecanismo de defensa.
Después de esta visita a mis parientes me fui caminando hacia casa mucho más tranquilo, casi diría feliz, sabiendo que por algún motivo estaba todo unido.
Ahora sé que todas las noches me acostaré tranquilo y seguiré visitando el mismo bosque. Ya se me hizo una necesidad y esto, les comento, no es una enfermedad y si lo fuera no tiene cura.
El cambio producido a partir del conocimiento que me brindaron mis tíos, fue y será muy importante para mi vida.
A partir de esta noche, al menos para mí, los sueños serán una alegría.
Espero que una de estas noches, por fin mi hermanito se detenga y me hable y tal vez me cuente como están todos por allá, tanto él, como papá y mamá.
Y es un hecho que en un tiempo los cuatro nos vamos a reunir...

Hace más de 3 años

6

4
HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 3 años

Les pediría que escriban comentarios. Esta es una pagina de escritores o tienen miedo. Critiquen o digan lo que tengan que decir pero escriban. Voy a pensar que no tienen cabeza a no ser para mirar. Hagamos que esta comunidad sea más interactiva. Gracias

mariana_gutierrez
Rango8 Nivel 38
hace más de 3 años

Maravilloso @HernanACalvo. El universo de los sueños esconde y devela infinitas cosas: sensaciones, emociones, anhelos, recuerdos. Freud decía que ciertas experiencias, deseos o emociones enterradas en el inconsciente podían manifestarse a través de los sueños, de ahí el poder de los mismos. Es genial como la peripecia de la voz narradora se da al interpretar su sueño. Y como la última oración propone esperanza. Te felicito.

HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 3 años

Muchas gracias compañera de letras. Veo que hay gente viva en la comunidad y esto no es un sueño. Dios quiera que los demas tambien sean humanos y escritores y hagan sus descargas y no fantasmas que estan hurgando lo que hacen los humanos. Gracias compatriota. Nos leemos y espero con criticas o comentarios que todos los demas dejen de jugar a la miradita y se jueguen. Somos los ultimos escritores y tal vez los últimos que vayan a leer algo. Gracias amigos.

HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 3 años

Mariana, por otro lado te comento que escribes muy buenas poesias, pero por tu comentario no tengo dudas que serias fantastica como cuentista. Espero en estos dias leer algun cuento tuyo o algun relato. No tengo dudas que por tu cultura y forma de narrar será algo sobresaliente. Te deseo lo mejor.

Sweetdreamsbaby
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 3 años

Aunque pierdas la memoria, hay recuerdos que jamás se podrán borrar ya que hay momentos que no están guardados en el subconsciente sino en el corazón.

Sweetdreamsbaby
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 3 años

Pdta: muy bueno, te seguiré leyendo ♡