jrodriguezl
Rango8 Nivel 35 (2445 ptos) | Poeta maldito
#1

Le contaré a mi esposa lo que he hecho. No seas tonto. ¿Como le vas a decir? Le dices y te aseguro que no te vuelve a hablar en la vida. Tengo que decirle. No puedo esconder esto más. Le fui infiel. Tantos años de matrimonio y le fui infiel. Ella con tanto amor me recibe todos los días. Y antes de darle un beso ya había adulterado con otra. Tengo que hacerlo. ¿Ya has pensado en lo que dirán tus hijos? ¿Qué dirá la gente?¿Tus amigos? Todo se vendrá abajo. Tu reputación se verá manchada. No le digas. Es un riesgo que voy a correr. Ya no voy a esconder nada. Tengo que decir la verdad aunque me cueste la vida.
Es un lindo día. El sol calienta con fuerza hoy. Vas a cometer el error de tu vida al decirle a tu esposa que andas con otra. ¡Ya basta!. Le diré. No ha sido fácil dejar a mi amante. Ya he llorado. Aun no entiendo porque lloro a una mujer que en realidad no es mía. Y mi esposa esperando en casa. Tengo que admitirlo. El placer era perfecto. Pero ya no más. Disfrutaré con mi esposa. ¿Crees que te va a perdonar?.Ni lo pienses. Vivirás solo toda tu vida. Ha llegado el momento.

Hace alrededor de 4 años Compartir:

1

10
morocha_67
Rango6 Nivel 29
hace casi 4 años

Me ha gustado mucho este relato. Creo que eres un buen escritor. Felicitaciones.


#2

Parece que el viento me empuja a la puerta. Hoy es un lindo día. ¿Por qué he de arruinarlo?. Tengo mucho miedo.
—Hola mi amor. ¿Como te ha ido en el trabajo? — dijo mi dulce esposa.
—Bien amor. Pero tengo algo que decirte.—contesté.
Ha llegado el momento. No le digas nada. Si le diré. Piensa en tus hijos. No le digas.
—Ven amor. Sentemonos aquí—Le dije mientras la tomé de la mano.
Una sonrisa se dejo ver en su rostro. Es tan bella. No se porque le hice esto.
—Mi amor. Quiero pedirte perdón. No se como decirte esto. Has sido una gran mujer todo este tiempo. Una gran madre. Una excelente esposa. Perdón— No pude contenerme empece a llorar. Mi esposa se ve asustada. Lagrimas empiezan a recorrer sus mejillas. Creo que se ha dado cuenta. Le he fallado. No sigas. No le digas inventa algo. —Tengo que decirte que te he sido infiel.—Callé. Ella empezó a llorar desconsolada. Ves lo que has hecho idiota. Le has roto el corazón a una gran mujer y esposa. No puedo creer que lo has hecho. Bueno ya lo hice. No puedo seguirla engañando. Me levanté. Fui de nuevo a mi oficina. Cuando llegué no había nadie. Estaba solo. Me embriagué como nunca. Ese día no fui a casa.

Hace alrededor de 4 años

2

3
DreamxAlchemist
Rango13 Nivel 64
hace alrededor de 4 años

Una pequeña corrección, "Sentémonos aquí conmigo" la tilde, y umm no estoy muy seguro de que la expresión sea válida. Quizá quisiste escribir "Siéntate aquí conmigo" en fin, terminaré de leerlo para darte mi opinión general. ¡Saludos! :)

jrodriguezl
Rango8 Nivel 35
hace alrededor de 4 años

Correcto ha sido un error. Gracias por corregirme.


#3

Al día siguiente me dolía mucho la cabeza. Tenía un dolor en el cuello insoportable. Me levanté tarde. Me había quedado dormido. El día era diferente. Sentía que la gente me ignoraba. Con justa razón. Había cometido algo muy malo. Seguro mi esposa ya había conversado con alguien de la oficina. Sin hablar me fui a casa. Tomé el auto. Y llegué más pronto de lo que imaginaba. Fue como si hubiera llegado de inmediato. No pensé que esto me afectara tanto. Entré a mi casa. Mi esposa estaba llorando. Mis hijos sentados en el sillón también lloraban. No se como explicarles. No tengo nada que decir. Subí a mi habitación a tomar ropa. Me vi vestido de inmediato. Mi traje era negro, con una corbata color azul brillante. Era la misma con la que me había casado. Me estoy preocupando. Esto no tiene sentido. Debo hablar con alguien. Bajé. Me acerqué a mi familia. Les dije hola. No me respondieron. Siguieron llorando.

Hace alrededor de 4 años

0

2
#4

Mi hija abrazó a su madre para darle consuelo. No tuve valor para volver a decir una palabra. Me dirigí de nuevo a la oficina. Me encontré ahí de inmediato. Mi oficina estaba cerrada. Había gente adentro. Creo que era la policía. Que extraño. No creo que me lleven a la cárcel por ser infiel. ¿Qué es esto?. De pronto me vi en un funeral. Habían muchas flores color crema junto a otras carmesí. La Gente hablaba y contaba anécdotas de aquel muerto. Pobre desgraciado. ¿Quién habrá sido?. No me invitaron a darle la despedida. Vi a mi esposa. Estaba junto a mis hijos. Siguen llorando. Soy un desgraciado. Siento mucha pena. Ya nadie quiere hablar conmigo. Bueno, es lo que merezco. Me dirigí a ver quien era. Cuando me acerqué a aquel ataúd, café, vi al difunto vestido. Un traje negro y una corbata azul muy brillante. Se me hacía conocida la corbata. Subí la mirada. Vi mi rostro. De inmediato empezaron a llegar recuerdos. Fui llevado a mi oficina. Vi un hombre colgado. Estaba de espaldas. Me acerqué a ver quien era. Me vi. De inmediato salte del susto.
—Tranquilo mi amor. Es solo un sueño.—Me dijo mi esposa, mientras me acercaba a su pecho para darme consuelo.
Desde ese día no me volví a quitar el anillo que me une al recuerdo de que soy un hombre muy feliz y casado.

Fin

Hace alrededor de 4 años

3

3
DreamxAlchemist
Rango13 Nivel 64
hace alrededor de 4 años

Muy bueno, me gustó especialmente el soliloquio del principio, y por supuesto el giro abrupto del final :) ¡Saludos!