Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53 (8295 ptos) | Artista reconocido
#1

Abro los ojos. El parón seco de un coche, acompañado del gemir de los perezosos frenos, me saca de mi inesperado trance.
Parpadeo repetidas veces. Multitud de imágenes se cruzan ante mis pupilas, que no terminan de asimilar ningún tipo de información. Mientras, el sonido excesivamente alto de la televisión comienza a agolparse en mis oídos.
No recuerdo haber encendido el televisor, ni tampoco haber subido el volumen.
Con cautela, como si temiese que un movimiento inesperado pudiese hacerme caer, me incorporo sobre el sofá. Con otro esfuerzo, consigo levantarme.
Mi salón tiene una ventana, que da directamente al exterior. Digo esto porque es allí hacia donde me dirigí. Tenía una vaga premonición en cuanto al dueño de ese vehículo, y debía constatarla.
Es tarde, muy tarde, pero aún no es noche cerrada, y una vistosa luna sonríe, radiante, recostada sobre un manto de estrellas. Ojalá supiera cuánto la envidio. Su soledad, su tranquilidad, su belleza.
Corrijo mi mirada, bajándola hacia el coche.
En efecto, allí está ella. Y yo, como siempre, observando desde lejos, amándola en secreto.

Hace alrededor de 3 años Compartir:

4

18
TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace alrededor de 3 años

Supongo que sigue, porque han quedado muchas puertas abiertas y da que pensar. A menos que quieras que las rellenemos con finales sugeridos por nuestra imaginación. Buena historia, @Miguel_Otxoa.

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 3 años

Por supuesto que continúa, @TinadeLuis. Esta vez he tenido la deferencia de pensar un principio, un nudo, y un desenlace. Así que prometo intentar terminar este pequeño relato jaja
Muchas gracias, amiga!

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 2 años

Oh, vaya... Hacía mucho tiempo que no pasaba por aquí, @MartaGuinart17 . Muchos meses. Demasiados. De hecho, solo venía a rescatar mis olvidados y empolvados textos, y no esperaba encontrarme esta grata sorpresa.

Desconocía que aun permanecías por estos lares. Y qué agradable sorpresa. Yo también la he echado de menos, capitana.


#2

Es curioso, porque esa es la forma más popular de amar entre los perdedores. Y no es que yo haya creído ser un perdedor, es que siempre he estado absolutamente seguro de serlo.

Me despego de la ventana para ir a recoger mis exiguas pertenencias. Mi llave, solo una. Mi móvil, anticuado y sin saldo. Posiblemente, ni siquiera funcione, pero me gusta llevarlo encima. Hace poco se me escurrió de los dedos, cuando admiraba una foto que, a escondidas, saqué de mi vecina, cuando se bajaba del lujoso automóvil de su pareja. Ahora, me carcajeo diciéndo que la pantalla tiene un efecto “telaraña”. Pero lo cierto es que está rota, y ni siquiera puedo permitirme cambiarla. Y, por último, mi cartera. Aunque también está anticuada, y cualquier persona diría que es del medievo, lo cierto es que fue un regalo de mi difunto padre, y, para lo que tiene que sostener, es bastante eficiente. Hoy creo que llevo dos euros y algunos céntimos. Este fin de semana ni siquiera me han llamado para trabajar. Probablemente, si mi padre no me hubiese dejado la casa en herencia, ahora dormiría en la calle. Supongo que, para algo bueno que hizo conmigo, debería estarle agradecido.

Una vez las he tomado, las guardo en su lugar. La llave, en el bolsillo de atrás. La cartera, en el de la izquierda. El móvil, a la derecha... No. Bufo, exasperado ante mi olvido. Saco la llave y la guardo junto a la cartera, dejando libre el bolsillo de atrás, para el móvil. El de la derecha ya está ocupado.

Por fin, después de apagar manualmente el televisor, me dispongo a salir.

La calle es fría, aunque quizá sea porque solamente me guarda de esta frigidez una delgada camisa blanca de algodón. Pero tampoco necesito nada más.

Allí sigue ella, dentro del coche. La despedida está siendo particularmente larga esta noche.

Cierro la puerta de mi casa y, después, aguardo. ¿A qué? No lo sé. Una sonrisa, un destello en la mirada, una imperceptible alegría al verme.

Por fin, ella baja del coche. Sus ojos miran en mi dirección, con repentina seriedad. Su mirada resbala sobre mi rostro, como si estuviese untado en aceite. Debe adoptar esa misma postura al observar un poste, o una farola. Y eso no me deja indiferente. Duele.

Mientras se dirige al portal de su casa, vuelve la cabeza para despedirse por última vez de su amado. Su rostro, entonces, se ilumina con una sonrisa fulgurante, perfecta, capaz de rivalizar con la hermosura de la luna. Una sonrisa que incita a sostener el sol entre los brazos solamente para ponerlo a sus pies, solo por complacerla, solo por verla feliz. Una sonrisa que invita a matar por ella.

Y yo, al menos, me siento dispuesto a ello.

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace alrededor de 3 años

Un perdedor de toda la vida. Y consciente de ello.

Entrañable

Como le pase algo malo...

Aunque ese bolsillo de la derecha, me asusta...

NoraCiliaste
Rango8 Nivel 39
hace alrededor de 3 años

¡ @Miguel_Otxoa Nueva historia en estas fechas! Qué sorpresa. Y qué alegría.

Sinceramente, pinta muy muy bien. Me ha gustado tu manera de introducir la ambientación y la personalidad del protagonista con tantos, pero tan simples detalles que, sin hacerse pesados, dan verosimilitud al relato.

Verosimilitud que por otro lado se me hace rara leyéndote por estas tesituras, así que espero sorpresas. Todas buenas.

¡Saludos, Miguel! :D

Ichabod
Rango11 Nivel 50
hace alrededor de 3 años

Bien, bien... Ya estaba esperando ese toque, ese cambio oscuro que se augura.

Te leo ansioso mientras me sirvo una cerveza... bueno, quizás sirvo algunas más que seguro que alguien se apunta jajaja!

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 3 años

No me hago responsable de lo que le ocurra, @Romahou. Cada uno es dueño de su vida. Yo solo la plasmo en el ordenador y la comparto con quien quiera leerla...
¿El bolsillo? No sé de qué me hablas.
Un abrazo, amigo mío!

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 3 años

Muchas gracias, @SDA_love50, por tu tiempo y tu entusiasmo. Espero no decepcionar.
Un abrazo!

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 3 años

Lo que hace uno por no estudiar, ¿eh, @NoraCiliaste? jaja

Me alegra la impresión que te ha causado. Y también que los detalles no abrumen demasiado. Quería introducir medianamente al personaje. Uno de los problemas de muchas historias cortas es que no te da tiempo a conocer nada de la vida del protagonista, y así, pase lo que pase, ni te alegras ni sufres por él, porque no has terminado de conocer nada de su historia. Y, como esto no es una novela, tampoco puedo expandirme mucho con esos detalles jaja

Lo de las sorpresas... bueno, tampoco me hago responsable de ello. No me he manejado mucho por estas tesituras, como dices, así que no sé qué puede salir.

¡Saludos, Alicia!

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 3 años

¿Cambio oscuro, @Ichabod? Yo nunca he escrito nada que acabe en algo oscuro, no sé por qué piensas que puede ser diferente... jajajajaja

Sirveme a mí otra, por favor. O un par. O dieciocho. Necesito tragos para inspirarme y para aguardar tus historias, que se echan de menos !! jaja

artguim
Rango13 Nivel 63
hace alrededor de 3 años

Cuantos detalles dejas caer, que tanto pueden influir en el futuro de esta historia, @Miguel_Otxoa. De momento, ya has logrado intrigarme. Descubramos qué viene a continuación.

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 3 años

Me alegra la intriga, y me alegro de que hayas apreciado los detalles, @artguim. Esta historia no pretende ser (y seguramente no será) mucho más larga, pero espero poder ceñirme al guión. Y siempre es un placer contar con el apoyo del lector.
Muchas gracias por tu tiempo, compañero!

Ichabod
Rango11 Nivel 50
hace alrededor de 3 años

18 te preparo pues jajaja...

Se echan de menos? No me seas Pinocho @Miguel_Otxoa ... De momento es probable que lo próximo que leas mío sea lo que escriba en la antología, aunque no me he olvidado de mis "niños" que no he terminado de pulir aquí.

Quien sabe...

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace alrededor de 3 años

Todo un acto de coraje. Eso es amor bien sentido, bien llevado y bien descrito por ti, @Miguel_Otxoa, de una forma exquisita.

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 3 años

Pinocho, dice... JAJAJA No tendría necesidad de mentirte, @Ichabod. Ni siquiera para quedar bien. Te recuerdo una historia en la que te dijeinsinué que un niño sería un traidor... Hace algún mes de eso, y aún tengo la curiosidad. Que yo también soy de los de dejar a medio, pero a veces uno necesita un irrespetuoso empujón jajaja
Lo de Antología perfecto. Estoy a la espera de que me metan en el correo, y aparcao.


#3

Cuando ella entra en la casa, esbozando un último adiós antes de cerrar la puerta, el automóvil avanza, pasando frente a mí. El hombre que lo conduce ni siquiera repara en mi presencia. Es de noche, pero no estoy oculto entre las sombras, precisamente, y, además, la luz que una farola cercana proyecta consigue hacerme nítidamente visible. Pero él no me ve. Está claro que soy casi invisible para él, tanto como lo soy para ella. Ni se molesta en fingir una mirada. Simplemente pasa, altivo, orgulloso, sabiendo que ha conseguido atrapar algo tan fugaz como un sueño. Lo ha aferrado y no va a soltarlo.

Resulta extraño ser vecino de una persona y no jugar el más mínimo papel en su vida. Ni siquiera un papel secundario. Ni un extra. Nada. Es tanto mi infortunio, que estoy seguro de que ella no sabe ni mi nombre... Aunque, claro, tampoco puedo juzgarla. Nunca he sido un hombre muy sociable, y jamás tuve el coraje de acercarme a ella.

La calle está silenciosa. Con el final de las vacaciones, la vida vuelve a su cotidiano devenir, y la ciudad nunca ha estado muy transitada un miércoles por la noche. Así, cuando las luces traseras del coche no son más que unos lejanos reflejos rojos hendiendo la quietud del horizonte, me aproximo a su casa.

Las piernas me tiemblan salvajemente, pero aún me obedecen. En mi mente se cruzan cientos de pensamientos, y la mayoría me impulsan a salir corriendo. Consigo contenerlos, con dureza. Es ahora o nunca.

Estoy frente a la puerta. Nervioso. Las manos me sudan, así que me las seco concienzudamente en los pantalones, con vehemencia. No debería mostrar indicios de nerviosismo, del miedo que me atenaza.

Mi mente me azuza, cada vez con más fuerza. Debo escapar. Tengo que hacerlo.

Con cautela, doy un paso hacia atrás. Y parece que me he rendido cuando, proveniente de la casa, escucho un golpe, una puerta cerrándose con poco cariño. Me desespero. No puedo dar tiempo a que se cambie o se bañe. Necesito realizar lo que tanto me ha costado convencerme de cumplir.

Por fin, mi brazo me obedece, y mi tembloroso dedo acciona el botón del timbre, que suena como un agudo grito en mitad de la calma.

Ahora, solo queda esperar con aplomo.

Hace alrededor de 3 años

8

9
artguim
Rango13 Nivel 63
hace alrededor de 3 años

Esperemos, pues...

Nocleido
Rango6 Nivel 27
hace alrededor de 3 años

Al menos aplomo estará acompañado de nuestra compañía esperando la próxima caja de esta historia ja ja ja

Fuera de risas, magnífico relato cae ante nuestros ojos. Me postro ante usted, maravillosa lírica que une amor y desesperación, muy acorde con los sentimientos que pueden experimentar algunos sociópatas, como lo que aparenta ser este individuo.

Fantástico, amigo.

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace alrededor de 3 años

Y tanto que solo queda esperar con aplomo. Y con los nervios a flor de piel. Es un momento crucial para él. Está tan bien narrado que casi puedo sentir su nerviosismo, su desazón, su palpitar. Qué bien va la historia, @Miguel_Otxoa.

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace alrededor de 3 años

Tensa espera

En tus historias, me haces temer por todos, todos los personajes...

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 3 años

Chistaco en la cumbre, @Nocleido, que no puedo sino decir que, por otra parte, yo también había pensado JAJA Y no me honra reconocerlo...

Muchas gracias por tus observaciones. Veremos si tienes razón o no.
Y gracias por el inmerecido halago. Siempre está de más.

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 3 años

Muchísimas gracias por la parte que me toca, @TinadeLuis. Toca esperar un poco más para conocer los acontecimientos venideros, y la recepción de la dama al caballero.
Me alegro de que te guste la historia. Eso solo me pone en la tesitura de poder decepcionar. Espero no hacerlo, francamente.

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 3 años

En tus historias, @Romahou, tú me haces temer por mí. Y también por tus personajes. Es lógico que lo devuelva en la medida de mis posibilidades... jajaja

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace alrededor de 3 años

Yo???

Daño a mis personajes....???

Qué me dices....???


#4

Tarda en abrir. Casi he perdido todo el aplomo que tanto me había costado reunir cuando, de repente, escucho las llaves girar sobre la cerradura. Doy un respingo. No he sentido sus pasos acercarse, pendiente como estaba de no salir corriendo. Es ella, por supuesto. Sus padres aún tardarán en llegar, si es que lo hacen hoy.

La puerta se abre, con ímpetu. Observo en su cara el inconfundible esbozo de una sonrisa alegre, que rápidamente se congela cuando me observa. Parece que, en su nube emocional, esperaba que su pareja hubiese vuelto a besarla por última vez. Lo sé por su mirada, que deja entrever cómo se esfuma la esperanza, dando a paso a la opaca y condescendiente lástima con la que nunca ha dejado de mirarme. Las pocas veces que se ha dignado a hacerlo, por supuesto.

Debo llevar un rato en silencio. Recuerdo que sus labios han dibujado en el aire unas palabras, pero deben haberse disipado conforme salieron porque no han llegado a mis oídos.

Pronto se decide a cerrar la puerta, con más impulso aún que cuando la ha abierto. Atravieso mi pesada bota para impedirlo, mientras intento, con desesperación, emitir algún sonido coherente. No lo consigo, para mi desgracia. Las palabras se atoran en mi garganta, y de ella no salen más que secos carraspeos que bien podían ser confundidos con los gruñidos de un perro salvaje.

Pero mi acción la coge desprevenida. Vuelve a abrir la puerta. En su rostro se mezclan la sorpresa y el enojo. Es comprensible, aunque no puedo evitar volver a caer prendado. Es mucho más hermosa cuando se enfada.

Pero me sobrepongo. Debo actuar, y debo hacerlo ahora.

Me acerco a ella, lentamente, y es entonces cuando da el primer respingo. En sus ojos aprecio algo que antes no estaba: miedo. Tenue, delicado, sutil. Apenas un breve reflejo de la grandeza de esa emoción. Es una pena, aún así. No debería tenerlo.

La tomo de los hombros, con fuerza. El corazón me late con odio en el pecho, como si desease fracturarme las costillas, pero no dejo que eso influya en mi conducta, que se revele en mis facciones. Con vehemencia, la arrimo hacia mí.

Me observa, paralizada, con los ojos muy abiertos. Quizá he sido demasiado directo, demasiado rápido, demasiado brusco. Pero ya no puedo echarme atrás, y, antes de que consiga proferir una sola palabra, cierro su boca con la mía.

Por un fugaz instante, siento sus labios secos, agrietados, acariciar los míos. Es solo una fracción de segundo, quizá menos, pero no puedo evitar cerrar los ojos y dejar que me llene por completo.

Esta vez, el miedo, la rabia y la impotencia la hacen actuar. Se desembaraza rápidamente de mí, e intenta cruzarme la cara de una feroz bofetada, que esquivo, con gentileza, dando un paso hacia atrás.

Aprovecho ese instante para meter la mano en mi bolsillo derecho. Mi mano acaricia levemente una caja de pequeñas proporciones, lo suficiente para corroborar que sigue ahí, y que me insufle el ánimo que necesito.

Mi amada vuelve a intentar cerrar la puerta, mientras que, ahora sí, su boca prorrumpe en sonoros aullidos que claman ayuda. Suspiro, deshecho.

No quería que esto acabase de este modo.

Hace alrededor de 3 años

9

10
Nocleido
Rango6 Nivel 27
hace alrededor de 3 años

Quienes vamos a acabar mal vamos a ser tú y yo como esto no acabe dentro de poco...

¡Qué tortura! ¡Qué sin vivir! Qué manera más formidable de describir los acontecimientos, @Miguel_Otxoa, como siempre, fantástico.

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace alrededor de 3 años

Dolorosa esa primera mirada de decepción, de no ser quién esperas, no estar a la altura, nunca poder aspirar a estarlo...

Cómo se esquiva una bofetada con gentileza...???

Ese bolsillo derecho...

lamusadepetrarca_95
Rango14 Nivel 65
hace alrededor de 3 años

No puedo imaginarme cómo salvar a la pobre muchacha de esta situación. Le entiendo, puesto que he sido no-amada. Pero buff, ¿qué culpa tiene ella de no corresponderle?
Un saludo! Espero la próxima caja ;)!

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace alrededor de 3 años

Yo tampoco deseo que esto acabe de este modo. He releído para ver si se me había pasado algún detalle acerca de ese bolsillo derecho, pero solo obtengo que estaba ocupado ya. ¡Dios mío! qué intrigante se pone. ¡No nos saldrá un maníaco! Por unos momentos me lo he temido. Maestría con el suspense, @Miguel_Otxoa

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace alrededor de 3 años

Por cierto, ese título "El último grito"... Uyy, uy, uy...

NoraCiliaste
Rango8 Nivel 39
hace alrededor de 3 años

La verdad es que ahora que quizá debería predecir mejor lo que viene estoy más perdida que al principio, así que enhorabuena porque sí, la sorpresa está servida!

Miedo me das, al habernos hecho a un "malo" protagonista y humano. Me encanta, pero cuídate, que es arriesgado.

En el primer párrafo, yo cambiaba "pendiente en" por "pendiente de". Aunque tampoco tengo claro que sea correcto o no jajaja sólo se me ha hecho la frase rara. Por lo demás, y como siempre, la narración envidiable. Brilla con luz propia.

Saludos, @Miguel_Otxoa ! :)

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 3 años

¿CUlpa, @Laura_95? Ninguna, por supuesto. El amor no es patrimonio de nadie, pero, precisamente por eso, también lleva a hacer grandes locuras. Una pena, o una suerte. Según qué caso. Según qué persona. Cuestión de pareceres, supongo.

Mil gracias por leer, compañera. Tiempo ha que no te recibía por estos lares jaja

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 3 años

Gracias por tu avispada sugerencia. Lo he cambiado. Tampoco estoy muy seguro de que esa sea la forma correcta, porque me sonaba mejor la otra, pero es cierto que "pendiente de" tiene más sentido JAJA

Quizá "malo" es decir demasiado. Inconsciente, tal vez. Impaciente, desde luego. Loco, es posible. Pero "malo"... En fin, ya lo sabes jaja

Saludos, @NoraCiliaste, y gracias por leer!

lamusadepetrarca_95
Rango14 Nivel 65
hace alrededor de 3 años

Sí...este semestre está siendo horrible. No tengo tiempo ni para leer ni para escribir...pero en cuanto tenga un minuto me pasaré por aquí e intentaré ir al día. Un saludo!


#5

Esta vez freno el golpe de la puerta con mi brazo izquierdo, mientras me preparo para embestirla con el hombro derecho. Necesito hacerlo pronto, pues sus gritos bien pueden alertar a oídos extraños, y no puedo consentir que nadie se presente de improvisto en la casa. Al menos, no de momento.

El impacto sacude la madera, que choca contra ella con fuerza, cortando sus gritos y haciéndola caer. Se recupera pronto, alzándose. Su mirada, empañada en lágrimas de terror, se posa brevemente sobre mí. Dios, es tan hermosa... Después, corre por el pasillo. Se dirige a la última habitación, la del fondo. No es un trayecto muy amplio, así que lo alcanza en seguida y, de un portazo, obstruye la única vía de acceso.

Con suavidad, cierro la puerta que da a la calle tras de mí. Luego, voy en su búsqueda. Camino tranquilo, pausado. Con ligereza. He ensayado esto muchas veces, aunque el sólido miedo que he visto en sus ojos me avisa de que opondrá resistencia. Supongo que cuando mi madre decía que "quien algo quiere, algo le cuesta", no hablaba en broma. Aunque yo estoy sufriendo ya demasiado.

Por fin, mi mano acaricia el metálico pomo de la puerta. Lo esperaba frío, seco, cortante. Pero está húmedo, mojado. Supongo que no soy el único que está nervioso.

El manillar gira con sorprendente delicadeza. La madera no está atrancada, pese a lo que esperaba. De hecho, me he provisto de unas botas recias por si debía forzar la entrada a alguna estancia. Como un caballero salvando a su damisela en apuros. Solo que... yo no pretendo salvarla a ella, sino a mí.

La puerta se desplaza con cadente desparpajo. La habitación permanece a oscuras cuando entro, pero no tardo en quedarme maravillado.

Ella está ahí, de pie frente a una ventana, en el extremo contrario a donde estoy yo. La luz diáfana de la luna, que se proyecta sobre la estancia atravesando cristal y oscuridad a partes iguales, muestra su perfecta silueta. Seria, solemne. La clara y fantasmagórica iluminación acentúa su palidez, la pulcritud de sus rasgos, la perfección de su rostro.
Ni siquiera el temblor de su cuerpo es capaz de suavizar su belleza. La belleza de una diosa.

Me acerco con lentitud. Sé que está hablando, pues vagos sonidos llegan a mis oídos, acompañando el tenue vaivén de sus labios, pero no escucho sus palabras. En este momento no tengo más sentidos que la vista, clavada en sus profundos ojos negros, que, aunque rebosan un pánico inconcebible, también reflejan la verdad de sus sentimientos, de sus emociones, de lo que desea. Y ni siquiera la pistola que sostiene entre sus manos me hace dudar. Sé que no sería capaz de disparar. Al menos, no a mí. Lo veo en sus ojos. Lo siento en su mirada.

Estoy ya solo a unos pasos de ella. El movimiento de sus labios se ha vuelto frenético, y los incoherentes rebuznos que bufan en mis tímpanos me avisan de que, posiblemente, intente alertarme con falsas amenazas. Sus resbaladizas manos intentan afianzar el arma que sostiene ante mí, pero su fingida serenidad no consigue engañarme.

Y, por fin, ha llegado el ansiado momento.

Mis manos se mueven, raudas cual melaza, hacia el bolsillo trasero, mientras mis labios consiguen esbozar un amago de sonrisa. Una sonrisa que se congela en mi rostro cuando no siento más que aire en su interior. Mis sentidos, antes mustios, se disparan sin control, mientras mis labios, sellados hasta entonces, sueltan un improperio indigno de la situación. Entonces, sin previo aviso, llega el sonido. Un sonido que penetra en mi mente, escarbando en mis más firmes y sentidos anhelos. Después, llega el dolor. Agudo. Lacerante. Inesperado.

Mis manos vuelan hacia mi vientre justo cuando la sangre, que mana a borbotones de la herida, comienza a empañar mi sencilla camisa. Curiosamente, no puedo evitar que este detalle me entristezca. Había ahorrado tanto para adquirirla, tanto para poder llevarla en esta ocasión, que es una lástima que acabe así.

El impacto me hace tambalearme hacia atrás. Mis piernas me sostienen. Uno. Dos pasos. Después, mis fuerzas flaquean y caigo al suelo como un vulgar fardo de arpillera.

Inconscientemente, en el suelo, mi temblorosa mano se adentra en las profundidades de mi oscuro bolsillo. El derecho. En mis labios vuelve a asomar esa lánguida sonrisa que me caracteriza. Todo ha sido un error. No lo había perdido.

Una pequeña cajita. Un ínfimo maletín que guarda lo único de valor que poseo. Incluso más que mi propia vida. Mientras rezo para que mi entereza no se disipe completamente, mis manos, torpemente, consiguen abrirla.

La luna, cómplice, ilumina el fulgurante resplandor de un diamante que, engarzado en un anillo de oro, se erige como el astro naciente. El anillo de mi madre. Mi bien más preciado. Mi mayor regalo.

Mi mirada resbala hacia el rostro de mi amada, que observa la escena mientras gruesas lágrimas ruedan por sus mejillas. No puedo evitar sonreír, mientras mis exiguas fuerzas se escapan por la herida de mi abdomen.

Y es irónico. Por la tristeza de su mirada, hubiese jurado que ella habría aceptado. Y quizá esa certeza sea lo más bello que la vida me ha regalado. Morir en un sueño.

Y, con un gemido, el amor lanza su último grito.

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 3 años

Bueno, hasta aquí llega mi aventura. Quizá esta última caja ha quedado un poco larga, pero no quería cortarla de nuevo. Creo que ya han sido suficientes.
Quería agradeceros a todos los que habéis llegado hasta aquí vuestro tiempo y vuestras generosas palabras. Hacía tiempo que no conseguía escribir un relato del tirón, en unos pocos días, y, aunque sé que podía haber sido infinitamente mejor, me siento bastante orgulloso del resultado.
Y, sin nada más que añadir, os saludo a todos.

Nocleido
Rango6 Nivel 27
hace alrededor de 3 años

Tremendo final. Un poco diferente, quizá, a lo que tu público se esperaba que, por mi parte, era más sangre y más pasión en la toma de decisiones. El giro que le has dado me ha gustado mucho, desde luego, te has quedado con una servidora. Reto conseguido

Por otra parte... me resulta curioso remarcar que al final la mala ha sido ella, ¿quién lo diría?¿tanto miedo se le tiene al amor cuando cae, literalmente, a tus pies?

(Aunque quizá tenga algo que ver que sea el loco de tu vecino el que se dirige a por ti, cegado por su ansia de pasar el resto de su vida contigo.)

Muy bonito, por cierto, el detalle del anillo. Ayuda a transmitir la pasión del hombre, al conseguir separarse de su bien más preciado.

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace alrededor de 3 años

¡Dios mío! Me ha tenido en vilo. Ha sido genial. Cuando ya esperaba la fatalidad de un perturbado, ha resultado ser una víctima. ¡Qué triste final y qué bella historia de amor! Lo que está claro es que el pobre no supo esperar a conseguir su anhelo con paciencia y con astucia. A la fuerza no se toma nada. Relato magistral, @Miguel_Otxoa.

artguim
Rango13 Nivel 63
hace alrededor de 3 años

Muy buen relato, @Miguel_Otxoa. Increíble giro final, cuando ya nos tenías a todos encaminados hacia la masacre. Pero no por inesperado deja de ser bueno, sino todo lo contrario. ¡Felicidades por el relato!

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace alrededor de 3 años

Malvado
Muy malvado...

Sabía sin saber

Entramos dentro de cada palabra y acompañamos la historia mientras cambia nuestra opinión y el temor por uno pasa a ser temor e injusticia por el otro

Me ha sorprendido
Y no debería sorprenderme que me sorprendas...

Abrazo

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 3 años

Respondiendo a tu comentario anterior, @Romahou... ¿Nunca han querido darte un golpe que de antemano sabías que se produciría y te has apartado hábilmente antes de tiempo? Para mí, eso es gentileza. Para nuestro protagonista sin nombre, supongo que también JAJA

Me alegro haberte sorprendido. En un principio, esta historia iba a acabar como todos esperábamos. Al final, el protagonista ha decidido que no era lo propio para su final. Yo no he tenido nada que ver... Bueno, quizá algo sí.

Abrazo, amigo mío

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 3 años

Muchas gracias por tus palabras, @Nocleido. Estaba pensando una respuesta a tu comentario del miedo al amor cuando cae ante tus pies, pero lo que has subrayado después entre () es tan esclarecedor, que creo que no es necesaria mi respuesta jajaja

En cuanto al final diferente... Bueno, por azar o por ventura, ha sido improvisado sobre la marcha. El resultado, mejor o peor, es diferente, en gran parte, o en su mayoría, gracias a vosotros (vuestros comentarios), que me hacían temer demasiada predecibilidad en el relato. Además, uno acaba congiéndole cariño a un pobre perdedor como el protagonista. Acaba siendo entrañable, como me dijeron en la segunda caja.

Mil gracias por leer y un abrazo!!

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 3 años

Muchísimas gracias por tu tiempo y tus comentarios, @TinadeLuis. También por la sorpresa. Es agradable. Aunque... En cierto modo, el hombre es un poco perturbado, ¿no crees? Quizá no del modo en que se pensaba, pero tampoco es lógica una acción así. Como bien has dicho: A la fuerza no se toma nada. La muerte, como mucho. Y, a veces, ni aún así...

Un abrazo, amiga mía.

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 3 años

Muchas gracias por tus amables palabras, @artguim. Como he dicho en algún comentario anterior, la sorpresa ha sido hasta para mí.

Todo un halago haberte sorprendido, sobre todo porque tu imaginación, a tenor de tus múltiples historias que cada día van apareciendo en la caja "historias de un suspiro", es una maquinaria que nunca deja de trabajar. Y, si no esperabas un final así, algo he hecho bien jaja

Un abrazo, y gracias por tu tiempo y tus comentarios!

artguim
Rango13 Nivel 63
hace alrededor de 3 años

Gracias a ti, @Miguel_Otxoa. El sorprenderme a mí no debería ser garantía de nada, pero sí el lograrlo con todos (o casi todos, @Romahou siembra cierta duda), pues demuestra la precisión del relato a la hora de ocultar la verdad hasta el final.

lamusadepetrarca_95
Rango14 Nivel 65
hace alrededor de 3 años

Yo que te decía en la caja anterior que seguiría el hilo y esta ha resultado ser la última jaja. Yo pensando que la iba a matar...nos has tomado el pelo a todos, ¿Eh? Igualmente había cierta locura en sus actos: la idea de poder pasar del Hola, me llamo Luis al cásate conmigo solo encaja en un entorno Jane Austen jajajaja. Me ha gustado mucho el relato, enhorabuena. ¡Nos leemos!

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace alrededor de 3 años

Estamos entre caballeros entonces, muertos, desenamorados, desencontrados, pero caballeros...

Así que "nada que ver" eh???