TealTigers_9597
Rango6 Nivel 26 (938 ptos) | Novelista en prácticas
#1

Borealis un mundo que esta siendo destruido por sus propios habitantes, tiene varios reinos, los mas conocidos son los que están en la parte norte, donde se encuentra el reino de hielo, lugar donde mandan a todos los criminales de los demás reinos, El reino del aire que gobierna a todos sus súbditos con mano dura, también tenemos el de la oscuridad caracterizados por su sigilo y estrategas y por ultimo de los mas conocidos esta el reino del bosque gobernado por hadas y druidas estos no hacen daño a nadie son todo armonía y paz.
Pero la gran guerra entre el reino de la oscuridad y del aire se acerca
Pero un grupo de chicos intentara poner fin a esto, intentaran traer paz a la oscuridad que se cierne sobre todos ellos, el amor como siempre jugara un papel esencial en todo esto

Hace alrededor de 3 años Compartir:

2

16
eleachege
Rango17 Nivel 82
hace alrededor de 3 años

te sigo en tu narrativa @TealTigers_9597 para conocer el desarrollo de la trama de esta guerra y la participación de los chicos, que buscan la pacificación. Un saludo y nos leemos.


#2

SELENE
-estaba sentada en una mesa de la taberna esperando al hombre que me había enviado la nota, no tenía ni la más mínima idea de quien podría ser , la nota solo decía que me pagaría bien y que ofrecía un trabajo, al final de la nota solo estaban las iniciales A.B pedí una jarra de hidromiel a la camarera mientras miraba constantemente la puerta , entro alguien tapado con una capa, creo que era un hombre por su complexión se dirigió a mi mesa y se quitó la capucha de la capa a lo que yo hice lo mismo dejando mi cabellera de un color violeta oscuro a la vista-
-Usted debe de ser la señorita Selene Ness –tomo mi mano y la beso a lo que a mi dio a entender que era un noble, ningún hombre de los que conocía se les pasaría por la cabeza hablar de forma correcta y caballerosa- Yo soy Azael Blair
-Si me dijo que tenia un trabajo para mi –apoye mi cabeza sobre mis manos mirándole- cuénteme de que se trata
-He escuchado señorita, que usted es una asesina profesional –dijo bajando un poco el tono de voz- ¿No es así?
- Si, lo soy ¿Por qué? –Digo a la vez que alzo una ceja- ¿Quiere que mate a alguien?
-Nada de eso –ese hombre me sonrió de manera un poco siniestra- quiero que enseñe a mi hijo a defenderse
-¿Y alguien como usted no puede contratar a alguien de mejor reputación que yo para hacer eso?
- Si, si que podría hacerlo, pero creo que usted es la mas indicada para hacerlo –me miro- por favor llámame Azael –dejo un saquito con dos mil boreals (las monedas del país)- eso es un adelanto, ¿Acepta el trabajo o no?
-Lo acepto Azael –le sonreí- además últimamente parece que la gente no quiere ver la sangre correr, un poco de dinero no me vendrá mal
-Me alegra que lo haya echo –asiento- por supuesto tendrá una habitación propia en el castillo y un plato de comida caliente del que comer todos los días
-Por favor no me trate como si fuera mendiga, cama y comida lo tengo todos los días –rodé los ojos-
-Perdón señorita no fue mi intención hacerla sentir así
-No importa, dígame cuando tengo que estar en palacio
-¿Qué la parece hoy mismo?
-Genial, en dos horas me presento allí –le pague a la camarera la cerveza de hidromiel y salí por la puerta de la taberna tapándome con la capa- malditos ricos –murmuro dirigiéndome a mi casa (bueno habitación) recogí mis pertenencias y me dirigí al armero para comprar un arco de madera arce y fibra de ballena, era uno de los mejores arcos que había probado-
-Es de los mejores que nos han llegado –me comento el armero- lo malo es que es muy caro, ¿Tienes el dinero?
-Le di el dinero que valía- Ten, me podrías hacer rebaja me conoces desde hace años –le mire con el ceño fruncido-
-Sel querida, sabes que estamos en un mal tiempo, no me pudo a hacer rebajas y menos con armas como la que tienes en las manos, son obras de arte de los seres del bosque, me costó un ojo de la cara conseguirlo
-Vale, vale no me vengas con tus penas viejo –Reí viéndole y el hizo lo mismo- además tu me enseñaste a disparar desde que era una mocosa berreante
-Una encantadora niña aficionada a las armas –me sonrió- y mírate a hora toda una mujer hecha y derecha igual de aficionada a las armas
-Y tú eres cada vez más viejo que debería dejar ya este negocio ¿no crees?
-Cuando la nieve arda dejare esto –rio- además si lo dejo no tendría donde caerme muerto
-Bueno Damien me tengo que ir, suerte –me despedí de el y eche a correr hacia el castillo, cuando llegue estaba Azael en la puerta junto a una mujer alta de pelo negro y ojos azul profundo tapada con un manto azul y a su lado había un niño de unos ocho años delgado, con el pelo igual a su madre pero los ojos eran de su padre-
-Selene –estrecho mi mano- estos son mi esposa Elvia –dijo señalando a la mujer- y mi hijo Dan –El niño retrocedió un poco y se pego mas a su madre, al ver la actitud del niño me acerque un poco a el- Tranquilo no te haré nada, ya veras como nos lo pasaremos genial
-Pero tu haces daño a gente –me dijo-
-Solo hago daño a la gente mala, a los niños encantadores y tan hermosos como tu jamas les haría daño –le sonreí y mire a Elvia- tranquila no dejare que nunca le pase nada en los entrenamientos, empezaremos suave, con espadas de palo y cuando sea lo suficiente mayor empezaremos con las de metal, también le enseñare a ser sigiloso
-No se confunda Selene no quiero que mi hijo sea como usted –Hace una mueca de asco refiriéndose a mi profesión-
-¿disculpe? Enseñar a alguien a usar armas y ser sigiloso en lo que hace no se va a convertir en asesino para eso y si lo dice por mi no le voy a meter ideas raras , si es lo que usted piensa –dije algo enfadada con los brazos cruzados- y si se refería a mi profesión es como otra cualquiera
- Claro que no –sonrio falsamente- se ve que usted se toma enserio su trabajo así que no hay de que preocuparse ¿seguimos? –se aparto de la puerta dejandome pasar- usted se alojara en el primer piso, con el resto de sirvientes –dijo abriendo la puerta de una habitación con paredes blancas y el techo negro con el emblema de la familia un Irbis con un arco de estrellas a su alrededor- espero que este a su gusto, el patio de entrenamientos esta en la parte trasera del castillo, creo que tendréis sitio de sobra
-Mañana a primera hora, le parece bien que empiece a entrenar con Dan?
-Usted es la maestra empiece cuando la plazca –se fue dejándome sola en la habitación-

Hace alrededor de 3 años

0

2
#3

Katty
Amanece un día soleado en la ciudad de Raikedem más conocida como la ciudad de los ladrones una niña corretea por las calles llenas de gente los puestos de comida y ropa eran globos aerostáticos que estaban anclados a las calles pero sin tocar el suelo, la niña paso frente a uno de estos puestos y vi un precioso vestido negro con rallas rojas, ingenua se subió al globo cuando estaba a punto de tomas el vestido el dueño de la tienda la tomo por el pelo con fuerza haciendo que esta callera derrumba en el suelo
-¿Pensabas robarte ese vestido? –Con un cuchillo la hizo un corte detrás de la oreja-
-N…No señor –Katty le miro con los ojos rebosantes de lágrimas y este acerco el cuchillo a su cara haciendo que el filo roce contra su mejilla- por favor no me haga más daño…se lo suplico
-Ni se te ocurra pasarte por aquí o tendrás mas recuerdos míos –la empujo fuera del globo-
La niña se quedó de rodillas en la calle llorando y con la herida que no dejaba de sangrar, todo el mundo pasaba por su lado y no se dignaban en ayudar a la pobre criatura
-¿Catalina Sabbatelli? –la niña le miro con sus ojos grises llenos de lágrimas,era un hombre alto, joven, de unos veinticinco años, cabello negro oscuro, una cicatriz en su mejilla que si no te fijas bien no la verías-
- ¿si? –le miro con algo de temor, no quería que la volvieran a hacer daño-
-Ven –el hombre la ofreció su mano y Katty la tomo- Vamos, aquí no estas a salvo –Tomo la mano de Katty con fuerza y la saco fuera de allí mientras se tapaba la cabeza con la capucha negra de la capa que llevaba, se metió por un callejón y se paro frente a una puerta dio tres toques y después de unos segundos dio dos mas, la puerta se abrió y detrás de ella una mujer alta de pelo rubio, un vestido algo provocativo y unos ojos de un tono violeta miraba con el ceño fruncido al hombre-
-¿Otra vez? Te dije que no puedes estar, acogiendo a todo niño vagabundo que ves en la calle –se cruzó de brazos-
-Esta será la última te lo prometo Vivian –la mujer suspiro y se acercó a la niña- ¿Cómo te llamas preciosa? –Se agacho hasta su altura para mirar a la niña con una gran sonrisa en la cara-
-Me llamo Catalina, pero me dicen Katty –dijo tímida mientras se escondía detrás de la pierna del hombre-
-Tranquila Katty, soy una amiga, no te hare daño –tomo la mano de Katty con delicadeza- Vamos a curarte esa herida de la cara, una niña tan hermosa como tu, no debe de estar marcada –entro con ella dentro-
-¿Cómo se llama ese hombre? –dijo Katty a la vez que se sentaba sobre el taburete que la Vivian la ofrecía-
-¿Eses estúpido? Se llama Sebastián, si fuera por mi ya estaría fuera de esta casa –alzo una ceja al ver que Katty reía- ¿Qué pasa?
-No le vas a echar, tu le quieres, se te nota en la mirada
-Estúpida niña…-rio- lo peor es que tienes razón, le quiero demasiado –sonrió- quiero que sepas, que aquí estarás a salvo nadie te hará daño, te enseñaremos a ser una ladrona profesional
-pero…yo no quiero ser una ladrona… -su cara cambio a temor y seño la herida que la hizo el vendedor- eso me paso por intentar robar un vestido, no quiero que me vuelva a pasar
-Pero es lo mejor, para mantener tu vida a salvo Katty, con nosotros no tendrás que mendigar, y cuando crezcas ningún hombre desalmado te cogerá para venderte a un burdel como casi hicieron conmigo –Dijo Vivian en un hilo de voz-
-Está bien… me quedare con vosotros –mostro una leve sonrisa intentando animar a Vivian-
-----------------------------------------20 años más tarde-----------------------------------------------------------
-Salí de la casa de Vivian y Sebastián, iba con un vestido largo rojo, escotado y el pelo recogido en un trenza larga, atado a la pierna llevaba un pequeño cuchillo, Me dirigí a uno de los bares de alta clase de la ciudad, en la entrada había un hombre alto y musculoso- Maldicion…-masculle-
-No puede pasar señorita, es te bar está reservado para gente respetable y de alta clase
- ¿Seguro que no puedo pasar? –le hice ojitos y baje un poco la manga del vestido haciendo que se viera más mi pecho-
-El hombre se rasco su nuca y yo me acerque más a el- Bue..Bueno puede pasar…-le di un beso en la mejilla y el mordí el cuello- gracias, sabía que con usted no habría ningún problema –sonríe mientras me colocaba de nuevo el vestido bien y entre en el local-
-Los guardias no tienen demasiado dinero… a ver lo que me pueden servir con esto –saque un par de billetes que le robe al guardia-
-¿No te han dicho que robar está mal preciosa? –Alce una ceja al escuchar al desconocido que estaba sentado a mi lado sentado en la barra-
-Yo no he robado a nadie este dinero lo gane con el sudor de mi frente y ahora si me disculpas mis padres decían que no debo hablar con desconocidos –le guiñe un ojo al muchacho-
-¿Qué padres? –Rio- tu eres una huerfanita con buena suerte –siguió riendo, note que me estaba paralizado por su comentario-
-¿Perdona? Yo soy descendiente de una familia muy importante –intente mantener la compostura-
-Claro y yo soy hijo del rey… -sonrió- preciosa vamos a hablar claro –señalo la cicatriz de mi cara- Katty así te llamas ¿verdad? No se si recordaras una mañana de verano en la calle del comercio una niña ingenua se intentó robar un precioso vestido –bebió un trago de su cerveza- pero el vendedor se dio cuenta y la hizo eso –le tome por la camisa- cállate, no sabes nada de mi, nada…
-Vamos no seas así… -seguía sonriendo- empecemos bien, yo soy Rob –beso mi mano- ¿dulce señorita me acompaña a tomar algo?
-no me interesaba mucho el chico pero por curiosidad le seguí el juego-
-Claro caballero, yo soy Katty un gusto el conocerle –me pare a mirarle bien tenia ojos color miel casi dorados, estatura media, no muy fuerte y pelo castaño-
-¿Qué quiere tomar? –Ya me estaba cansado del juego-
-Ya, vasta de juegos, como sabes todo eso de mí
-está bien, está bien…soy un hechicero, cuando te vi en la puerta hablando con el portero me diste curiosidad y me metí en tu mente para hurgar un rato en tu pasado –le di un golpe en la mejilla que le deje la marca de mi mano-
-Auch…mujer al menos déjame terminar ¿no? –se sobo la cara- lo que te paso de niña no fue porque me metí en tu mente, vale si, lo confirme cuando lo hice, pero yo te había visto era un niño que caminaba de la mano con su madre cuando vi el jaleo que montaste –rio- y ese pelo negro azabache y esos ojos ojos grises como la luz de luna no se olvidan fácil –sonrió-
-No me interesan tus pajas mentales –me levanto de la barra para salir del local pero Rob toma con fuerza mi mano-
-Espera un momento, necesito tu ayuda preciosa, unos amigos y yo necesitamos a alguien como tú en nuestro equipo –alce una ceja-
-¿para qué me necesitáis?
-Acompáñame y lo sabrás –tomo mi mano y me saco del local-

Hace alrededor de 3 años

0

1
#4

Raven

Chica de pelo negro normalmente lo lleva lo lleva recogido con una diadema de diamantes, ojos de un color violeta claro

Siempre lleva vestidos que realzan sus virtudes, la mayor parte del tiempo esta en el castillo Darkness ya que sus padres son consejeros del rey Cyro

Desde pequeña conoce a Alexis, ninguna de las dos se consideran amigas, solo se agradan, aunque delante de sus padres ambas tengan que finjir que son mejores amigas

Tiene un carácter tranquilo y un muy alto interés por el sexo masculino, de pura tiene poco, perdio la virginidad en uno fe los jardines del castillo con un caballero que paso de visita

Su objetivo ahora es Dan, la da igual que Alexis le ame, ella quiere conseguir que Dan la mire con deseo y así que la folle duró contra la pared del castillo

Hace alrededor de 3 años

0

1
#5

Reim

Mejor amigo de Dan, es un chico bastante alto y
musculoso, sus ojos son verdes oscuros y su cabello es turquesa. Nacido en flarier una de las ciudades de los reinos desértico, a los diez años sus padres le vendieron como esclavo a Azael rey que gobierna el reino de aire, el en cambio de ponerle como sirviente, le puso a entrenar con su hijo Dan , Azael le cogió bastante cariño a Reim hasta el punto de quererle como a un hijo mas, cuando Reim tenia 14 años le ascendió de puesto a escudero de Dan.
Le encantan las mujeres, a tenido tantas "novias" que no las puedo contar con las manos, aunque claro eso le a traído muchos problemas.
Su sueño es convertirse en un gran guerrero y luchar por el bien en el mundo
También es un chico a alegre y bromista se pasa todo el día gastando bromas y hablando, hablar le encanta si le pagaran por ella ya seria millonario

Hace alrededor de 3 años

0

1
#6

Era el día del ángel Haztive, era el ángel protector de la ciudad por lo tanto se celebra una gran fiesta en su honor, yo me estaba preparando para la lucha en la arena, venían los representantes de todos los reinos, estos días de fiesta se intentaba que hubiera los menos conflictos posibles.
Ya preparado con la armadura y dos espadas cruzadas a la espalda me encamine a mi destino, el anfiteatro que habían preparado para las luchas y demás espectáculos, véase bailes, juegos y varias cosas más… Se dividía en dos partes, en la parte de arriba de las gradas se colocaban las familias de alta estirpe y en la parte de abajo la gente más pobre.
-Ten cuidado Dan –dijo una voz a mi espalda-
-Selene, todo está controlado, sabes que todos los años es igual –sonrió- y sabes que no son luchas a muerte
-Lo sé, pero este año va a ser distinto o no notas el ambiente, están tensos –dice mirando a mi padre y a Cyro-
-Oh vamos Cyro está así por la “muerte de Alexis” y mi padre… mi padre siempre esta así, no te preocupes todo estará bien –la sonreí y corrí a la arena- ¡PREPARADOS PARA VERME GANAR! –El público estallo en vitoreos, de verdad se esperaban que lo hiciera, desde que comencé hace tres años lo llevaba haciendo-
-Calla la boca y lucha –dijo Reim apoyado en una de las paredes jugando con un pequeño cuchillo entre sus dedos, sonreí, por una vez la lucha iba a ser entretenida-
-Luchemos pues, tengo ganas de patearte el trasero y humillarte ante las miles de mujeres que te están viendo –rio-
-Cuidado, no seas tu el que muerda el polvo –se lanzó hacia mí con su cuchillo directo a la yugular, lo esquive sin ningún problema y cogí una de las espadas- Amigo ¿enserio te vas a enfrentar a mí con ese cuchillito tenido yo dos espadas?
-No importa el tamaño, lo importante es saber cómo utilizarlo –de la nada saco otro cuchillo y me rasgo un cacho del pantalón-
-Eso se atribuye a más cosas que a lucha eh –alce una ceja divertido mientras con mi espada le rasgue completamente la camisa sin llegar a tocarle la pie, el muy loco se puso a luchar sin armadura-
-Que idiota eres corazón, ya sabes como la uso yo –alzo las dos cejas y aprovechando que el muy imbécil no estaba centrado le empuje pero cuando estaba a pocos palmos del suelo le tome por la mano, aun no quería que se acabara la pelea-
-uf porque poco –me tomo de un brazo y lo retorció hasta que hizo que tirara la espada- ves ya estamos iguales
-Aun así ganare –sonreí y seguí luchando-
Varios minutos después ambos estábamos sudados y cansados, en el recinto solo se escuchaba el ruido de las armas ya que el público estaba callado y expectante, dio una estocada que Reim esquivo pero ya sabía que lo haría aprovechando de eso me coloque detrás de él y le hice empuje haciendo que perdiera el equilibro y callera cuan largo era al suelo-
-Buena pelea amigo –tome su mano y le ayude a levantar-
-Has ganado porque te deje –sonríe levantándose y alza mi brazo- ¡aquí tenéis a vuestro campeón! Llenarle de glorias, mujeres es todo vuestro es soltero pero no le perviertan demasiado –le lance una mirada asesina, él sabe que amo a Alexis-
-Reim, ya –susurre-
-Bueno, ahí os lo dejo yo tengo más cosas que hacer –me dejo plantado en medio de la arena y el camino hacia una de las puertas mientras se quitaba la camisa-

Ya habían pasado varias horas de la pelea, la tarde estaba muy avanzada, hace una hora había ido a avisar a mi padre que no se olvidara de su discurso, como siempre estaba borracho y si de normal lo está estos días lo está el doble, me lleve un golpe de su parte y que me recordara que mi madre murió, era una gran mujer…pero una dura enfermedad se la llevo, estuvo meses sufriendo, mi padre no se separaba de su cama, busco los mejores médicos, pero ninguno pudo hacer nada por ella….
Me puse mi mejor traje para ver el discurso de mi padre, camine hasta la sala del trono y me coloque al final, mi padre estaba hablando mentiras, cosas que no estaban pasando ni iban a pasar, no aguantaba mas escuchando eso, Salí del público y me enfrente a el
-Eres un rey pésimo padre –subí hasta su altura- Os está engañando, el reino está decayendo, cada vez hay más pobreza, no esperéis que un ángel venga y os salve –dije casi gritando para que todo el mundo me escuchara-
-Dan no sabes nada cállate –dijo alterado, pero eso fue lo último que hice- Se acerca una guerra, todos lo sabemos
-Fuera de aquí y no regreses nunca, ya no eres mi hijo –dijo azael fuera de si-
-Claro que si padre, ya he dicho lo que quería ahora sí que me voy –camine hasta la salida y Selene me arrastro fuera de allí- date prisa Dan, tu padre envió sus guardias a por ti
Eche a correr y de bruces me di contra Reim, iba uniformado y con una espada en la mano, sin previos aviso me la clavo en el estomago
-Huye –susurro- la herida no es profunda, yo te hare de infiltrado aquí
Corrí como pude hacia un portal que me llevo hasta el reino del bosque, olvide que el reino estaba en su época de lluvias y nada más llegar acabe empapado, no importo demasiado e intente acelerar mis pasos hasta llegar a la casa de Alexis, me estaba desangrando y mi vista nublándose, me apoye en el marco de la puerta para no caerme y llame a la puerta
-¡¡Dan!! –Me miro- que haces loco, quítate esa ropa te vas a refriar –reí nervioso ya apenas conseguía forzar mi vista para verla nítidamente-
-Creo que me tendrás que ayudar a eso preciosa –quite mi mano de la herida y lo último que escuche fue un grito de parte de Alexis después todo se volvió negro-

No sé cuánto tiempo llevaría dormido pero cuando desperté estaba en una cama, vestido solo con unos pantalones y la mitad de mi pecho vendado, me sonroje al ver que Alexis estaba durmiendo a mi lado…bueno en realidad estaba enganchada a mí, la tenía tan cerca… cerré los ojos intentando no pensar en eso, pero era imposible, cada vez me estaba poniendo más sonrojado
-Oh ya despertaste –dijo ella con una voz tan dulce que me lleva al paraíso-
-Si –sonrió- ¿y tu estas cómoda? –alzo las cejas mirándola mientras sonrió de lado, ella al ver como estaba tan cerca de mí se apartó un poco avergonzada-
Iré a hacer el desayuno, se levantó corriendo y yo me quede mirándola sonriendo muchisimo

#7

EMMA ROYALE

El bosque estaba más ajetreado de lo normal, había salido a cazar algo para cenar como siempre espere paciente, pasaron unas horas y regrese a casa con mi madre, conseguí cazar un par de conejos para nosotras dos nos sobra, deje los conejos encima de la mesa de la cocina y con ayuda de mi madre les comencé a desollar, la piel la puse a secar, en buenas condiciones me podría sacar un poco de dinero por ella y la carne la guarde mezclada con especias para que no se estropeara
-El bosque está muy ajetreado, eso es malo –dijo mi madre mirando por la ventana-
-Lo he notado madre –me dirigí de nuevo a la puerta y me dispuse a salir-
-No te acerques a los portales ni a los guardias, sabes que son fáciles de comprar
Asentí y salí de casa cerrado la puerta tras de mí, me subí a uno de los árboles y camine por la rama con sigilo hasta otra rama que me daba una primera vista del portal a Demia la capital del reino de la oscuridad, el portal empezó a crepitar y de él salieron tres siluetas un chico que sostenía a una chica aparentemente desmayada y un chico de pelo turquesa, el chico de pelo moreno dejo a la chica en el suelo y empezó a discutir con el otro ,una corazonada me decía que algo no iba bien, tras unos minutos me decidí a salir de mi escondite entre ramas y me acerque a ellos
-Hola ¿necesitáis ayuda? –me fije en ellos y aprecie detalles de los que antes no me había percatado, tenían las capas medio quemadas y la chica estaba cubierta de ceniza y tenía la mayor parte de la ropa quemada, en las manos tenía una pequeña cajita que agarra como si toda su vida se fuera en ello-
-Los chicos se miraron mutuamente hasta que por fin el moreno hablo- necesitamos ayuda para ella, nosotros estamos bien –me quede unos segundos en silencio meditando y les lance una mirada profunda- seguirme –emprendí el camino hacia casa y me pare en la puerta- esperar aquí
-Emma que es esto –mi madre me zarandeo- te dije que no te acercaras a extraños
-No se si son o no mala gente, solo se que están desesperados y necesitan tu ayuda –la mire- si no quieres ahora mismo les digo que se larguen
-mi madre suspiro profundamente- diles que pasen, voy a ver que puedo hacer –Salí y les hice una señal para que entraran-
-Gracias –murmuraron y siguiendo las indicaciones de mi madre dejaron a la chica en la cama- ¿Qué la ha pasado? –un silencio profundo se apodero de la sala-
-¿Os habéis quedado mudos de repente? –Dijo mi madre seria- soy la única persona en kilómetros que puede ayudar a vuestra amiga –alce una ceja, mi madre mintiendo eso es nuevo, este es el reino donde hay más gente con actitudes mágicas de sanación-
-Hubo un incendio –hablo el chico de pelo turquesa- eso es lo que debes de saber y nada mas de momento
-No ¿enserio? Pensé que se había ahogado –rode los ojos- por la ceniza y vuestro ropaje quemado no lo habíamos supuesto genio
-Perdona nuestros modales...el es Reim, la chica Alexis y yo soy Dan –murmuro el otro chico estaba extremadamente más afectado que el tal Reim, tenía los ojos húmedos y estaba luchando porque las lágrimas no salieran de ellos-
-Tranquilos es una leve intoxicación de humo, una ducha fría y reposo hará que se ponga bien –les sonrió mi madre- por favor salir todos de aquí
Asentimos y salimos de ahí, estaba intrigada por estos chicos, Dan se alejó y me quede sola con Reim no sabía como iba a sonsacarles algo
-hey tu Reim –me acerque a el-
-¿si? –se paró pero ni se giró a mirarme-
-Se que no me conoces de nada, ni yo a ti tampoco –suspire- pero creo que necesitáis hablar de lo ocurrido
-Se giró y me miro- he visto cómo te mueves, sigilosa, atenta –paro la vista en mi arco- seguro que sabes defenderte –sonrió- te voy a proponer un trato, mira nosotros tres ya nos hemos metido hasta el fondo viniendo aquí y metiéndonos en tu casa –alce una ceja escuchándole-
-¿Qué es lo que quieres?
- A eso voy, te cuento lo que nos pasó y cuando acabe te propongo algo –asentí algo desconfiada mirándole-
-Vale, Alexis es la princesa del reino de la oscuridad, Dan, yo y otro reducido grupo de personas decidimos fingir su muerte, el plan era quemar el ala del castillo donde ella se alojaba y así sacarla de allí sin mayor complicación, pero las hubo cuando estaba bajando por las enredaderas de su alcoba al suelo recordó que se dejaba el cofre donde tenía los últimos recuerdos de su hermana, sin dudarlo ni un momento trepo de nuevo hacia arriba pero era muy tarde en su alcoba había estallado el fuego y como puedo se hizo paso entre el humo y el fuego cuando consiguió lo que quería se dirigió hacia la ventana de nuevo pero al llegar a bajo se derrumbó, parece que había tragado demasiado humo y eso hizo que se desmayara, la cogimos como pusimos y la sacamos de ahí
-Vale, suena lógico todo eso –le mire- ¿para qué me quieres?
-se nuestra espía aquí –me miró fijamente, su pregunta me pillo muy por sorpresa- ¿Qué porque haría eso? –de repente señalo mi cuello, en el tenia grabado a fuego el escudo de azael dos espadas cruzadas con una aureola por encima de ellas- odias a Azael, fuiste su esclava, presa, sirvienta –suspiro- no sé lo que serias de el, pero Azael siempre marca sus cosas
-Ladeo su muñeca y me enseño el mismo sello- por su "Piedad" llegue a ser caballero pero él me compro para ser esclavo -me miro- impidamos que mas niños sufran lo que nosotros
-Acepto el trato, pero mi territorio será este, solo informaré de lo que pase por aquí
-me parece bien –asentí sonriendo- y de nuevo gracias por todo

#8

AOKI /PARTE 1/

Elvira estaba apoyada en una de las columnas de piedra, se la veía muy hermosa, el cabello plateado la caía por la espalda haciendo ondas, sus ojos azules brillaban bajo el reflejo de la luna, sin dudarlo me acerque a ella y la tome de la cintura

—Aoki...no nos deberían de ver así -dijo ella sonrojada-

—Soy tu protector recuerdas te estoy protegiendo -Sonreí de lado y la bese-

—Varius nos puede ver -dijo sería- y no quiero causarte problemas -di un puñetazo a la columna y baje la cabeza-

—¿porque tiene que ser todo tan complicado? Yo solo quiero hacerte feliz...formar una vida a tu lado

—Yo también lo quiero, pero sabes que estoy comprometida...si con alguien que no amo y que ni siquiera conozco -bajo la mirada- nadie me hará sentir lo que tu, no amare a nadie como te he amado a ti Aoki -murmuro- y ese tal kein no va a esperar nada de mi

—Vas a tener hijos con el Elvira, tu padre te obligara a tener un hijo como descendiente -la mire a los ojos- y si no quieres tener relaciones con el te forzara -mis ojos se volvían oscuros con cada palabra- tu no sabes de la información que puedes llegar a oír en las calles, y Kein Restel no es un santo, a violado y matado a muchas mujeres -dicho eso me aleje de ella, no podía seguir haciéndola daño, no podía permitir que la dañaran por mi culpa-

Camine por la calle yensey, era una calle comercial normalmente de joyas y telas de calidad, normalmente estaba abarrotada de gente y no solo de personas de este reino, a estas horas de la noche no había casi nadie, entre en la taberna del viejo Fen para mi sorpresa y desagrado estaba llenas de gente, me abrí paso entre la muchedumbre para llegar a la barra

—Keyla -dije a la joven dama que estaba detrás de la barra, era joven y bonita, tenia el cabello lacio de un color cobrizo, su tez era morena y sus ojos de un verde profundo, a ser sincero tenia mis sospechas de que fuera una hija bastarda del Varius-

— ¿Que deseas Aoki? -su voz sonaba cansada-

— Licor de Rubinaria -dije mirando las botellas del estante, eran de un color azul claro y casi hipnótico-

— ¿Seguro? Sabes que con ese licor en dos copas estarías desmayado y mas tu a ser ángel, los licores elficos no os sientan bien

— Entonces tomare seis a ver si con suerte me muero -dije con la mirada sombría, hasta que sentí un golpe bastante fuerte en la mejilla... Espera...¿Keyla me había pegado?-

— ¿Eres imbecil o que te pasa? -parecía un pequeño demonio enfadado- Aoki -a pesar de ser bajita con cada palabra que decía parecía crecer un palmo- No pienses en estupideces porque enserio seré yo quien te mate -de verdad que acojonaba-

— Mocosa endemoniada -refunfulle- sirveme la puñetera copa -me senté en el taburete, me sentia un niño regañado ahora mismo, ella de mala gana saco una pequeña copa de cristal y sirvió una copa-

— ¿Me vas a decir que pasa? -me dijo alzando una ceja- Somos amigos me merezco una explicación

— Mal de amores -me limite a decir- y no preguntes mas -Murmuré dando un trago a la bebida, si que era fuerte sentí como ese liquido me quemaba la garganta-

— Idiota -paso el trapo por la barra- el amor es cariño y comprensión -me miro- y eso no lleva a la muerte, si ella no te quiere alguien lo hará -se abrió la puerta de golpe y por ella entraron tres caballeros, eran Kein y sus esbirros-

—Eh tu encanto, sirvenos una botella de tu mejor licor -dijo sentándose a mi lado y apoyo su mano en mi hombro, de la cual me libre con un movimiento de este- Amigo Aoki -dijo acercándose a mi oido- ¿has visto a Elvira? ¿Ese fantástico cuerpo? -se mordía los labios- las de cosas que podre hacer con el, tomarlo una, otra y otra vez haciéndola mía -mi mano se encontraba empuñando la espada con fuerza- ¿y sabes que es lo mejor? -río- que ella sera mía y tu ni la podrás tocar, esos sentimientos hacia ella, todos esos pensamientos sucios y pervertidos que tienes con mi futura esposa no los podrás realizar porque todos los haré yo -esa fue la gota que colmo el vaso ahora Kein se encontraba clavado en mi espada agonizando-

Hace alrededor de 2 años

0

0