leo1
Rango12 Nivel 57 (11055 ptos) | Ensayista de éxito
#1

Servio sudaba sangre cuando dejó el estrado. Tenía todas las miradas puestas sobre él. Las palabras habían hecho gala de su carestía en aquel recinto desmembrado por el horror. Servio pateó la puerta y salió tironeado por la furia para nunca más regresar.

Así comienza esta historia de “El Centinela”

Hace más de 2 años Compartir:

4

12
TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 2 años

Interesante comienzo, @leo1. A partir de aquí cualquier cosa es posible. Quedo pendiente.

Ichabod
Rango10 Nivel 49
hace más de 2 años

Roma? Gladiadores? La sangre del historiador que llevo dentro comienza a fluir ansioso ante lo que espera.

Sigamos atentos. Una cosa @leo1 , no sería más bien "pateó la puerta"?

Abrazos :)

leo1
Rango12 Nivel 57
hace más de 2 años

Gracias compañeros de lectura @TinadeLuis y @Ichabod por su interés...y si es pateó... jajaja gracias y seguimos: )


#2

Servio huía de sus propias huellas cementadas en la arena, era como si el tiempo aún contra su voluntad quisiera dar testimonio de lo que allí había ocurrido. El Centinela ocultó la espada en la espesura de una maleza salvaje que devoraba todo lo que es tocado por ella. Se libera de los últimos remordimientos que su casco reverberante de pasiones multiformes desata tormentas hasta casi desquiciarlo. Camina y es poseído por el soplo de la incertidumbre del mañana. Sus pasos tienen el peso de una sucesión cuasi infinita de multitud de generaciones todos centinelas, todos guardianes de un camino misterioso que aún hoy resulta indescifrable.

A lo lejos se escuchó una trompeta que marcaba el avance de la línea enemiga. No se inmutó. Tampoco hizo el menor gesto de dar aviso como era lo que estaba previsto. Ignoró su propia batalla interior. Avanzó como si quisiera olvidar sus objetivos y entregarse a una muerte segura a manos de un ejército cruel y demoledor. Quería desaparecer o tal vez desvanecerse, era la encarnación de la propia contradicción. Haciendo uso de un mayor aplomo cruzó el río crecido que separaba los dos territorios enemigos y en el cobijo de la noche llegó a su nuevo destino.

Lo recibieron los “sin cuero” una tribu casi extinta que sobrevivía afuera de los márgenes de toda cordura. Al principio causó recelo y desconfianza su inserción como “mensajero” cuya misión era entregarles el cordón de oro para sellar la gran Alianza que llevaría a la paz.

Hace más de 2 años

2

6
TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 2 años

Muy bueno el relato. Todos los caminos y posibilidades abiertas, @leo1. Iremos avanzando por los que tú nos ofrezcas.

Carlos_59
Rango14 Nivel 67
hace más de 2 años

Interesante relato y estupenda descripción de detalles @leo1. Sigo intrigado


#3

Servio procura recordar, pero había perdido la razón. Oyó un estruendo que hizo rechinar todo el cuerpo adolorido por la tensión paralizante de cada músculo inmovilizado y detenido por completo.

Los ojos se llenaron de tristeza y desazón cuando los posó en la insignia de la familia, leyó el lema familiar “honor y virtud”, se sintió caer por un inconmensurable abismo , venía como flash el “arca perdida” . No podía creer que después de tantos años de servicio impecable, un pequeño descuido, un cerrar de ojos, un leve voltear de cabeza, significaría perder de vista la custodia del objeto más valioso que se le había conferido. Había fallado en la misión más importante de su vida. Lo único que hizo para perderla fue dejarse llevar por la rutina, el fastidio, la desazón. La falta de interés lo hizo sucumbir en el más denso estupor, ese que lo envolvió y durmió los sentidos, ya cuando despertó el arca no estaba. Había destruido la orgullosa fama que todos los hombres que le precedían construyeron con tanta devoción, esfuerzo y prestancia.

No podía colocarse el casco. Estaba ensordecido por los murmullos provenientes de una lejana memoria que eran lanzados por el padre reprobando la ignominiosa acción.

¿Cómo has podido romper la milenaria reputación de nuestra honorable orden? ¿Cómo has podido perder el único baluarte capaz de mantener la paz”. La guerra llega por ti, por un descuido.

El Centinela agotado en sí mismo y en su ausencia de cuidado, se desvanece, cae en la arena. Repasa los hechos. Se ve a sí mismo.

Es atravesado por la lanza. Miró sus pies cansados. Tanteó las huellas que desaparecían en el camino. Se esforzó por ver alguna, pero era tarde, todas se habían borrado. Se declaraba oficial y solemnemente un hombre despojado de su historia. Herido por el olvido y la maledicencia de sus predecesores.

Todavía aturdido por la muerte en la arena, despierta en otro tiempo. Los “sin cuero” lo miran e interrogan con la mirada. Él, les suplica no le arrebaten el manto del olvido. Necesita no recordar.

El jefe de la tribu se acerca, le quita la piel, al tiempo que los “Centinelas de todos los tiempos” la reciben. Está convertido en un amasijo de heridas, cicatrices bordadas en pundonor que dejan estelas de dolor. Depositan la piel en una vasija, que mujeres sin rostros luego vacían. Salen centenares de hilos de oro, que las mujeres juntan y forman el gran cordón dorado que las lleva al arca…El hombre sin piel renace de sus heridas, ha consumado su misión con su propia vida.

El Centinela se queda con esa tribu que no sólo está al margen de la razón humana, sino del tiempo y el espacio convencionalmente concebido para la vida.

Se queda y se viste con la piel de guardián de la Paz, ya no tiene que regresar, ha restaurado el honor de los suyos.

Se oye un canto...son las voces que se apagaron en algún tiempo por cada Centinela que perdió de vista su misión...se oye una voz que dice "todo se ha consumado" descansa ya no tienes que mirar.

Hace más de 2 años

8

6
leo1
Rango12 Nivel 57
hace más de 2 años

Dedicado a todos aquellos que a veces perdemos de vista la misión y necesitamos vestirnos de nuevas pieles para recordar de dónde venimos y a dónde vamos.

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 2 años

Un simbolismo genial con un gran mensaje, @leo1. Una transmutación la del centinela introducida y dirigida con progresión y habilidad. Buen relato. Un abrazo.

leo1
Rango12 Nivel 57
hace más de 2 años

Gracias @TinadeLuis transmutación del personaje y que también recibe el autor. Un abrazo.

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace más de 2 años

Bien narrado y mejor dedicado

Me sentía parte

leo1
Rango12 Nivel 57
hace más de 2 años

Gracias @Romahou en algún momento muchos somos parte: )

Carlos_59
Rango14 Nivel 67
hace más de 2 años

El infortunio de un instante, ensombreció el prestigio de tantos años de sus antepasados. El centinela pagó con su vida y renació como "ave fénix" en otra dimensión.

Simbólico y bien contado @leo1

leo1
Rango12 Nivel 57
hace más de 2 años

Gracias @Carlos_59 me complace que me acompañes con tu lectura comentarios y, un abrazo: )

mpshh
Rango10 Nivel 47
hace más de 2 años

Una historia bien estructurada y con un gran mensaje. ¿Hay o no hay segundas oportunidades? Es un poco -bastante- relativo. Lo importante es que todo sea aprendizaje...
¡Felicidades!