eleachege
Rango17 Nivel 82 (48269 ptos) | Maestro de la ficción
#1

PROLOGO
El amor aparece en la vida juvenil, en principio como una manifestación social de pertenecer a un determinado grupo de amigos, presumiendo de que también se tiene noviazgo. Más tarde, al encaminarse esa relación, se convierte en una expansión de sentimientos y emociones que provocan afinidad, adoración, disfrute, desconcierto y también la búsqueda de respuesta ante las dudas sobre el sexo. Estas experiencias, por lo general, se constituyen en una huella imborrable, que a veces perduran para toda la vida. Es así, que llegada la madurez, el amor es la vía para convivir en pareja y en este punto, al principio también se vive la magia. Aunque a través del tiempo, es insalvable que lo biológico, que lo genético llegue a privar sobre el amor.
Pero quién, pasado los años, no busca a veces un espacio íntimo para recordar ese primer beso, esa primera emoción, ese primer amor. Eso pasa, y cuando se relata, tal vez no todo sea cierto. Solo tal vez, y es porque a veces los recuerdos e ilusiones van más allá de lo olvidado.

Fueron dos amores que estremecieron los sentimientos de Luigi en esa etapa escolar. Y es que cuando Helena Berrizbeitia Lozada, voló tempranamente al infinito del cielo, desde ese mismo cielo surgió Paola, su querida e inolvidable Pao, a quien Luigi amaría y recordaría por siempre, al hacerse compañera inseparable de sus quijotescas aventuras de comunista, líder estudiantil y guerrillero.

Hace más de 2 años Compartir:

27

93
TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 2 años

¡Qué bonita frase: "los recuerdos e ilusiones vuelan más allá de lo olvidado."
Vamos a ver qué fue de esos dos amores, @eleachege. Evoca nostalgia.

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Gracias @Nina y me alegra que te guste. Te haré una Notificación cuando la continúe.

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Esa frase son cosas de la imaginación. Al respecto tengo un relato "Tu, mi inspiración" Pronto la publicaré. Un a breve espera y continúo con estos amores de estudiante. Un afectuoso saludo @TinadeLuis

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

La lectura constante es básica @AzureElephants_32. Actualmente estoy leyendo a García Márquez, Isabel Allende, Laura Esquivel y Laura Restrepo, que te las recomiendo. La lectura de poesía es imprescindible para conjugar metáforas. Un saludo y gracias @AzureElephants_32.

Somnus
Rango9 Nivel 42
hace más de 2 años

Me ha molado mucho el mensaje @eleachege, muy certero y concreto, pero cálido y agradable. Resalto tu buen uso de los adjetivos, es algo que yo tengo que mejorar todavía. Espero las próximas, un abrazo ;)

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Leer y leer @Somnus y poco a poco notarás los cambios positivos. Un saludo

Carlos_59
Rango14 Nivel 67
hace más de 2 años

Una descripción muy certera de las fases amorosas en la vida de las personas. Todas son importantes y es un proceso natural. Quizas la más amable, que no más satisfactoria, es la de juventud. Esos amores nos marcan para siempre, y creo que es la constante en alguna de tus historias (Años de amor, pasión y soledades).

Un saludo amigo @eleachege

HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 2 años

Amigo @eleachege estoy de acuerdo en que de acuerdo a la edad el amor va cambiando de formas. Al principiode un torbellino, se va aplacando de a poco con la llegada de los hijos y estos quitan gran lugar al amor. Pasados los años todas las parejas que realmente se quieren intentan aunque sea en forma más apaciguada recordar ese amor juvenil. Muy bien amigo.

HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 2 años

Amigo @Carlos_59 no habìa leido tu comentario y creo es bastante similar al mio. Lee "Tonito y Clara" creo que te va a gustar. Gracias.

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Gracias @SDA_love50, @BlackChickens_6@Bella_skyler15, @Nina,
@JulesSchmidt, @Dream_writer,  @SergioPR, @TinadeLuis, @alenora,
@ValdiviesoDaniel3264, @mpshh, @GeorgiSilva,  @LuFer_galaxy, @Liv_MR, @MintgreenWhales_92, @YessGuill, @Ailen7n7, @Somnus, @Carlos_59,
@WriterOftheNight,  @TanFishes_78, @isabel38 por la lectura a este prólogo de "Me gusta, pero tengo novio". La tengo en proceso de revisión del narrador. Por eso tuve que bajar su continuación "Rumbo a las guerrillas". Un saludo y mi agradecimiento para Ustedes. Mi gratitud también para ti @HernanACalvo que creo no marcaste el like, pero leíste y comentaste.

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Pronto sigue @BarbaraContreras. Mientras lee las primeras cajas de "Rumbo a las guerrilla". Es la despedida de su novia Paola Benedetto protagonista de "Me gustas, pero tengo novio"

Ocean
Rango6 Nivel 27
hace más de 2 años

¡Impaciente por ver cómo continua!

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Gracias GreenSorcerors_50 espero tengas el tiempo para seguir el curso de esta historia.

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Gracias @JulesSchmidt. Es una presentación de los personajes. Pero el contenido varió en mucho en relación con el bosquejo que alguna vez te mostré. Un caluroso saludo para ti y de nuevo gracias.

Luce_
Rango5 Nivel 24
hace más de 2 años

Parece hermoso pero siento que al leerlo voy a llorar (buen trabajo :-) )

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Gracias @Luce_ espero me sigas en las siguientes cajas. Un cordial saludo para ti.

Sweetdreamsbaby
Rango11 Nivel 53
hace alrededor de 2 años

Parece interesante, vamos a darle una oportunidad <3


#2

1. Luigi Bounichelli.
A raíz de sus amores colegiales con las también adolescentes Helena y Paola, Luigi Bounichelli, parece haber superado su complejo edípico, de enamorarse y relacionarse con mujeres mayores y casadas en la búsqueda inconsciente de la imagen una madre amorosa. Carencia que sufrió desde temprana edad, cuando sus padres lo dejaron bajo la tutela del abuelo, por tener ellos que continuar estudios universitarios en la capital. Es así, que en plena pubertad de cambios hormonales a sus trece años, Luigi se envuelve en las formas y olores con aroma de mujer ajena de Nancy y Lucinda y más tarde en su adolescencia con la muerte de Helena cae en una conmoción depresiva que le hace rodar en brazos de su madrina Loira y la esposa del profesor de inglés.

***
…Ahora, vuelve a la realidad con el final de su ruta al Liceo, en el preciso momento que se divisa la imponente Iglesia Santa Inés, cuyas escalinatas parecen desbordarse sobre la calle. Frente a la Iglesia está el Liceo Modesto Silva. Al llegar, sube algunos peldaños de la basílica, desarma el paraguas y lo introduce en el morral y sacudiendo un poco la zamarra, el uniforme y los zapatos, se dirige hacia el Liceo. Pero al bajar el primer escalón divisa a las puertas del liceo a un grupo de lindas muchachas que alborozadas se abrazan y comentan entre ellas. «Es lo natural en un primer día de clases después de vacaciones» Eso piensa al encaminarse hacia las puertas del Instituto.

Entre las adolescentes entusiasmadas, que en ese instante se saludan y hacen su entrada al centro de estudios para comenzar el nuevo año escolar, están: Helena Berrizbeitia, Karem Ballester, Katherine Biosca y Penélope Buitron, más conocidas por la comunidad estudiantil como el clan “hight society B” en correspondencia a su status social y apellidos. Ellas aún son unas extrañas para Luiggi Bounichelli. Pero con las mismas llegaría a relacionarse estrechamente, en las aulas y pasillos del Liceo y en su rutina citadina. Helena sería su primer amor, en tanto que con Karem, Penélope y Katherine consolidaría una sólida y estrecha amistad, que lo llevaría conocer de sus íntimos problemas de miedos al amor, la drogadicción, el contagio venéreo, amor y locura por un profesor, aborto y suicidio por incomprensión, lebianismo y bullyng, machismo familiar y otras generalidades de la vida.

***
Helena Berrizbeitia representó para Luigi en su adolescencia, la más hermosa carta de amor colegial jamás escrita. Pero con su muerte cae en una conmoción depresiva, que lo hace rodar en brazos de su madrina Loira y luego de Nathali, la esposa de su profesor de inglés. Bajo ese dopaje, aparece Paola Oropezco para suturar las heridas y brindar paz a sus emociones y sentimientos. Aún hoy, Luigi se mira en los ojos azules de cielo de Pao, mientras ella ríe y juega con los hijos que procrearon. Aún hoy, Luigi escucha y atiende su llamarlo al igual que ayer cuando ella tenía diecisiete abriles, al decir con voz amorosa: —Ven Luigi, bailemos. Ven Luigi pégate a mí un poco más—, mientras ven rodar a los pies de ambos, las flores de un cerezo muy cercano a la terraza. Un cerezo que vive para adornar el jardín la vivienda.

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 2 años

Nostálgico, muy nostálgico y tierno al mismo tiemo. ¡Ay, esos amores de la adolescencia, de la juventud y de la vida misma, que dejan en nosotros una profunda huella, se perpetúan o se anclan para siempre. Bonita, @eleachege.

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Esa es la palabra @TinadeLuis: Nostálgico, tanto en su clemencia como en su crudeza. "Vivir para contarla" escribiría García Marquéz.

Carlos_59
Rango14 Nivel 67
hace más de 2 años

Que bellos esos recuerdos del primer amor. Tienes razón @eleachege, no se olvidan. También hago alusión a esos recuerdos en algunos versos de mi "Romance de los 5 sentidos".

Muy entrañable y nostálgico. Un saludo, amigo.

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Pronto miraré tu letras que tengo pendientes amigo @Carlos_59. Gracias amigo. Nos leemos.

HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 2 años

Amigo @eleachege tanto tiempo, todos pasamos de jovenes situaciones amorosas que muchas veces se transforman en un cavario. Que pena la muerte de Helena y es logica su depresión por suerte dos mujeres experimentadas lo ayudan sexualmente para que salga de la depresión. Por suerte aparece pao y es la que realmente lo ayuda a curar todas sus heridas.

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Jajaja @HernanACalvo que gusto saber de ti. Yo andaba enconchado escribiendo. Pronto me acercaré por tus escritos. Un afectuoso salo amigo. No olvides likear.


#3

2. Helena Berrizbeitia.
Antes de ir a la cama, la señora Andreina le comentaba a Helena —Tu no me engañas hija, ese Luigi te gusta más de lo que crees. No comí ese cuento del chiste. Con seguridad te estaba piropeando. Aún tenías la cara rojita como una manzana y llena de goce cuando te acercaste. Es posible que Joao no lo notase, pero era evidente tu felicidad. Ese Luigi “te está moviendo el piso” haciendo que tu corazoncito se acelere y vaya de un lado a otro. Por una parte me alegra porque te noto feliz y por otra me da miedo. No sé cómo pueda reaccionar tu padre al conocer de tus sentimientos. Es celoso, machista y segregacionista en cuanto a la posición social y económica de las personas. Él está entusiasmado con Aldo Rizzutti para hacerlo tu prometido porque es hijo de familia adinerada, me lo ha comentado.

—Discúlpame mama, no quisiera hablar aún sobre mis sentimientos. Sólo te puedo decir que es la primera vez que me embargan estas emociones. Me da una necesidad loca de estar a su lado, de abrazarlo, de besarlo sin aún saber hacerlo. Me da un cosquilleo en el estómago y fluye corriente por mi cuerpo cuando se me acerca, cuando de lejos me sonríe. Se me aparece en sueños y en mis pensamientos al tardar tiempo sin verlo. Los celos me atormentan al mirarlo al lado de otra chica en el aula, en los pasillos o en las graderías del campo de deportes. Al decirme algo bonito las piernas me flaquean y temo caer, pero a la vez me siento morir de felicidad. Son miles de cosas que coinciden con lo que llaman amor. Tiene las cualidades del chico de que te hablaba en la cocina al regresar de la casa de Paola. Buen humor y eso me gusta. Me hace sonreír, me alegra la vida. Esta mañana cuando estudiamos aquí todo el grupo, me sentía contenta al pensarlo como mi novio y oírlo hablar con soltura y convicción sobre cualquier tema, contar chistes, anécdotas, cantar, bailar. Pero algo ensombrece, algo como un miedo, un temor, que puede ser producto de mi inexperiencia o subestimación ante su locuacidad, su conocimiento de la vida. Lamento no haber experimentado con otros chicos sobre el cortejo, estaría más preparada. Pero también, para el amor no existe el pasado, sólo el presente pensando en el futuro. Esa experiencia me la puede trasmitir él. Estoy desvariando mamá. No me digas nada ahora y déjame a solas por favor. Tranquila Jajaja, no voy a enloquecer y menos suicidarme. Quiero estar física y mentalmente preparada para atender a este amor que está tocando a mi puerta. Duerme bien, que yo estaré bien. Te quiero. Un beso para ti. Buenas noches.

***
… Ella contesta: —Que detalle tan romántico Luigi— y se acerca con la idea de darle un beso en la mejilla, pero vacila cuando le surge otra idea, que Luigi adivina y le sustrae, atrayendo su rostro para mirarla fijamente, mientras rodea su cintura y susurra a su oído “Me fascina tu hermosa sonrisa y esa mirada tímida y cautivante”. Luego besa con suavidad y ternura sus ojos y los obliga a entrecerrarse, recorre con el mismo beso sus mejillas y busca su boca. Ella ladea su rostro y le coloca sus manos a ambos lados de la cara, ofreciendo sus labios, que Luigi acaricia con sutileza para con prontitud presionarlos un poco y soltarlos. Ahora la mira enamorado y le confiesa —Te amo mucho Helena desde aquel primer día de clases que robé tú mirada y tu asustada me golpeaste el corazón— Helena suelta unas dulces lágrimas de felicidad que son despejadas por la boca de Luigi: —Yo también te amo y te quiero Luigi con todo mi corazón. Con un abrazo se atraen de nuevo. Ella ahora le cuelga sus brazos al cuello mientras ladean sus caras. Él le acerca los labios entreabriendo la boca y ella se guía entregando su boca ligeramente expandida. Con el contacto entreabren aún más la boca para la filtración del aire al respirar, momento en que Luigi le succiona el labio inferior y lo lame para luego deslizar su lengua en la boca de ella con suaves y lentos movimientos, mientras ella le abanica el labio superior con su lengua, que inmediatamente contacta con la de él.

***

«Que rico se siente el estar enamorada y recibir caricias y besos de su pareja, percibiendo esos constantes latidos del corazón. ¡Wow, mola de verdad! Lo difícil es cuando el corazón se acelera por las caricias y le cede sus encantos a cerebro. Peligroso… peligroso de verdad es el deseo. Sé que Luigi respetuoso hacía desplazamientos de piernas para evitar el contacto de los sexos; pero en un movimiento involuntario de ambos, capté el bulto hurgando en mi entrepierna y un corrientazo escalofriante recorrió mi cuerpo acalorándolo y sintiendo perder el control de mis sentidos… Bueno, mejor lo sucedido, mi primer beso de amor además de rico, fue una gran experiencia a futuro. Ya conozco sobre la necesidad de controlarme, cuando la intensidad del amor se desborda hacia la pasión y el deseo. Jajaja, la consigan es: Rendirse al amor, pero resistirse al deseo. Mi entrega a Luigi espero sea algo planificado por los dos, aunque sea bueno lo sorpresivo, hay que pensar en las consecuencia: el embarazo no deseado»

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Gracias @SDA_love50. Espero dejar con ella un mensaje. Los tiempos, sentimientos y emociones evolucionan muy rápido. Ahora, trece años ahora parecen muchos.

Nina
Rango8 Nivel 38
hace más de 2 años

Un historia bellísima.

Carlos_59
Rango14 Nivel 67
hace más de 2 años

@eleachege un amor apasionado el de Helena Berrizbeitia Lozada. Me gusta. Y no sólo porqué su segundo apellido coincide con el mio, sino por la inocencia de ese amor puro de juventud. Quien no ha sentido "un corrientazo escalofriante" "sintiendo perder el control"

HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 2 años

Claro amigo @eleachege cuando el amor es tan grande es dificil contener algo tan sencillo como la concresión de ese amor. Me impacto lo del corrientazo en su cuerpo.

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Gracias @HernanACalvo. Sólo estoy haciendo una presentación de los personajes. La historia aún no comienza. Nos leemos amigo.

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace más de 2 años

Definitivamente, hay que pensar en las consecuencias. Hoy en día, supongo, las personas caen rendidos ante el deseo y no miden la magnitud de sus actos...Hasta que es tarde.

Muy buena tú historia, cautivante. Sigo leyendo.


#4

3. Paola Oropeza

Ante la muerte inesperada de Helena, se convirtió en el amor de Luigi, haciéndose la compañera inseparable en sus quijotescas aventuras de comunista, líder estudiantil y guerrillero.

***
…Se levantaron dejando los libros y cuadernos sobre la mesa. Paola le mostró su biblioteca y luego se dirigieron hacia la colección de discos. Ella encendió el MP3 y tomando a Luigi de la mano lo invitó a bailar. Empezó a sonar Yesterday y recuerdos muy ajenos a Paola iluminaron a Luigi: . Más tarde, baladas de Joan Sebastian . Y luego… luego otras canciones, y bailaban y bailaban. Tan cerca se miraban que sus ojos presurosos se decían, “tan cerca para verse y el amor sigue sin verlos”. A veces ella le acercaba su boca al oído y sin voz tarareaba la canción. Ahora Luigi la bailaba y la dirigía con el ritmo de un bolero latino. Era una balada gringa, pero bailaban apretaditos con ese quedo sonsonete latino en la cintura. Danzaban con las piernas casi entrelazadas y despacito como si se movieran sobre un solo azulejo de la sala. A veces al danzar los cuerpos se soltaban y de nuevo se unían. Y en el envión para empalmar de nuevo, surgían momentos mórbidos. Eran momentos en Luigi percibía cierta avidez y voracidad en su cuerpo y tenía ganas de robarle un beso. Momentos en que a su mente llegaban las rimas de aquel inmortal verso de Gustavo Adolfo Becker: “Por una mirada, un mundo. Por una sonrisa, un cielo. Por un beso… ¡Yo no sé qué daría por un beso!”

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Gracias @SDA_love50, te quiero.
@Loki_Good un sapito ha saltado al regazo de tu vestido.No temas, sólo tiene la intención de despertar tu ausencia para que lo leas. Para ti mi recuerdo de siempre.

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Gracias imdanygodoy pronto pasaré por tu perfil. Para ti Lizzie115 mi afectos por tu constancia al leerme. Saludos.

Carlos_59
Rango14 Nivel 67
hace más de 2 años

!!!Oh¡¡¡ Que pena de Helena. Este Luigi parece que olvida pronto. Es "un picaflor" @eleachege

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

No @Carlos_59, lo de Paola surge después de la muerte de Helena. Hasta ahora, es una presentación de los personajes. La historia en detalles viene después. Saludos amigo.

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Gracias @alenora. Viendo de ti, tus palabras son un halago, pretendiendo conocer de tu sensibilidad como mujer por tus escritos desde hace mucho tiempo, cuando me inicié en TusRelatos.com. Un cordial saludo.

HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 2 años

Muy bien llevada la relacion con Pao @eleachege estando solos y con ese baile que los hacia volar a los dos. El tenía ganas de todo, no tengo dudas que ella tendría las mismas intenciones.

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

A ti @JulesSchmidt espero que el ruido de la copa al caer de mis manos no haya crispado tu silencio. @JulesSchmidt, hermanita del alma, no sé cuándo, cómo y por qué se soltaron nuestras manos y nos envolvimos en un tumulto, en un tropel de silencios y vacíos. Te estimo y no olvidaré lo mucho que me ayudaste a crecer en esta página. Un afectuoso saludo para ti.


#5

4. Karem Ballester.

Karem, Karem, alegre, casquivana y mejor fiel amiga. Cuanto de su cariño brindó a Helena y a Luiggi para hacer florecer esa relación. Karem, una niña hecha tempranamente mujer por su destino. Extrovertida, sagaz, sincera, de un gran corazón, pero muy contaminada por la falsedad de su relación familiar. De tanto andar en busca de placer, diversión, aprendizaje y hasta de una correspondencia en el verdadero amor, cayó en manos de un desalmado delincuente juvenil, que la contagió de una enfermedad venérea: la sífilis, postrándola para siempre en una silla de ruedas en plena juventud. Gracias a Dios no murió, pero la llevó al desencanto por la vida. No pudo recuperarse aún con los tantos tratamientos médicos y espirituales. Sus grandes amigos siempre la recordaran con lágrimas en los ojos, al reencontrarse la memoria con sus alegrías de compañera de estudio y luego con su largo padecimiento.

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

No fue algo buscado por Karem. Los avatares de la vida son imprevisibles y a veces dañan a quienes menos lo merecen.

HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 2 años

Amigo @eleachege pobre Karem amiga de Helena que por su personalidad y su mala relación con su familia hizo pareja con un mal tipo que le trasmitió la sífilis y quedo postrada en una silla de ruedas para toda la vida. Siempre quedó en la memoria de todos sus compañeros que por lo ocurrido la recordaban con lagrimas en sus ojos.

Carlos_59
Rango14 Nivel 67
hace más de 2 años

@eleachege Una desgracia tremenda la de Karem. Quedó postrada y relegada a la invalidez por un desaprensivo delincuente.


#6

5. Penélope Buitron.

Penélope coqueteaba con la idea de llegar a enamorarse de un chico lindo, al igual que lo hacían sus amigas de colegio. Sin embargo las circunstancias la llevaron a una encrucijada y tomó por un sendero inexplorado cuando se enamoró de la persona no esperada. Elizabeth le atraía despertando un descontrol sobre en sus sentimientos y emociones.

« ¡Es inconcebible! como era posible que la mirada de Elizabeth clamara por mi atención y me sedujera hasta el punto de hacer latir con fuerza mi corazón, sudar mis manos y sentir un cosquilleo en mi estomago. Aquello era como una obsesión a manera de sentir un vació. Al terminar las clases, me iba a casa para abrocharme en una soledad de ausencias penando por verla de nuevo. Tenía un descontrol sobre mis emociones, los pensamientos me enloquecían y se hacía imprescindible abreviar distancia y buscar la forma de tener encuentros con Eliz fuera del colegio para desahogar mis sentimientos»

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

No me es fácil desarrollar este personaje de Penélope. Espero no fallarles.

HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 2 años

@eleachege las personas no somos todos iguales y se ve que penelope que buscaba un gran galan terminó poco a poco sintiendo una atracción sin limites por Elizabeth. En todo momento quería estar con ella. Que pensará Elizabeth de una posible relación con Penélope...

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Gracias Che @Heracles. Siempre pendiente de tus aportes para mi crecimiento en estas lides. Un abrazo hermano. Luego pasaré por tu perfil en SB y TR.

Heracles
Rango11 Nivel 50
hace más de 2 años

sabes que gozas de mi admiracion plena estimado y querido @eleachege

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Igual @Heracles. El afecto se acrecentó al saber que eras el creador de "La comezón del séptimo año", que fue el punto de partida para mi entusiasmo por escribir. Un saludo amigo.


#7

6. Katherine Biosca.

Para Katherine su profesor resultó un amor imposible y angustiante. Luego de practicarse un test con un resultado positivo que revelaba su embarazo, Kathe le comunicó su estado de gravidez al profesor y éste entre enamoramientos y sexo, le prometió que renunciaría a su labor de docente en el liceo y juntos se irían a otra ciudad para legalizar su unión. Efectivamente él renunció cuando ella tenía dos meses de preñez, pero se fue dejándola con su problema. Engañada y sintiéndose sola ante el miedo de sincerarse con sus padres, Katherine comenzó a caminar al borde de un precipicio. Lo inició auto medicándose fármacos para provocar el aborto. Al no obtener un resultado efectivo y tan sólo hemorragias internas, a los tres meses se sometió a un aborto con éxito. Más tarde, al no poder superar el trauma tomó una decisión devastadora. Su determinación fue producto de un estado depresivo por el desamor y la incomprensión. Pero noches antes, invitó a Luigi para ver en You Tube el documental "Grito silencioso" de Bernard Nathanson. Al observar los primeros trailers, Luigi le recomendó no verla por la crudeza de la película y el estado anímico que ella presentaba. Mostraba la forma de como se consuma el aborto, producto de la irresponsabilidad en la práctica del sexo por ingenuidad, confianza o violencia..

HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 2 años

Amigo @eleachege siempre en un grupo de chicos de escuela secundaria, comienzan ese tipo de problemas. En este caso por el angaño y el alejamiento de su pareja en este caso su profesor que se escapó dejandola sola. Ella llega a lo peor que es hacerse un aborto. Queda en la mente para toda la vida. Por otro lado gracias por los corazoncitos de mis cuentos.

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Es preocupante el desmadre que se esta produciendo en los institutos educativos en relación con la sexualidad. Un saludo @HernanACalvo y gracias por tus lecturas. Espero no sigamos leyendo.


#8

CAPÍTULO 1

No obstante la corta distancia que separan las casas de sus familias, una vez terminada la visita de Helena a su amiga Paola, ésta la acompaña en el coche familiar para dejarla a la entrada de su vivienda. La casa de Helena Berrizbeitia Lozada se adorna con un inmenso y hermoso jardín, defendido por un dragón, que de bruces sobre una fuente marmolada gargajea un chorro de agua en vez de fuego, al mantener la boca inclinada sobre una alberca. Al final y serpenteada a ambos lados de chaguaramos enanos, una “caminería” conduce a la edificación de dos plantas, terminadas en puertas de madera maciza, grandes ventanales de vidrio y un largo balcón con mirada al mar, que da cobijo en la planta baja a un amplio pórtico de entrada al chalet. Un palacete sembrado en una urbanización, que sirve de refugio a gente adinerada y miembros de la aristocracia citadina. Es la visión ilegitima de una sociedad homérica que cierra sus círculos, ante la odisea de un bardo adolescente como Luigi, dispuesto a defender su amor por Helena ante las imperfecciones de la vida.

En su despedida, Helena y Paola quedan en encontrarse al día siguiente para asistir juntas a sus respectivos colegios, luego de unas prolongadas vacaciones escolares. Al entrar a su casa, Helena atraviesa la gran sala-comedor donde destaca una colgante araña de cristal de impactante efecto luminoso. En su andar se dirige a la cocina después de revolotear el cabello de Georgina su hermana menor y dar un beso en la mejilla a su padre, quienes ven televisión en el pequeño salón de estar, el cual simbolizaba un anexo con acceso hacia una terraza y la piscina.

—Hola mami, Paola me invitó a cenar, pero no acepté a sabiendas de que estabas preparando para la cena, esa paella de arroz con calamares y gambas que tanto me gusta —dice Helena al mismo tiempo que toma la barbilla de su mamá y le deposita un beso en la frente —La pasé bien con ella, teníamos una semana sin vernos y sin conversar de nuestras cosas.

—Me contenta por ti Helena, por cierto que hace poco pasó por aquí a visitarnos, el hijo del Dr. De La Fuente, y te dejó saludos. Es un muchacho muy respetuoso y buen mozo.

—Jajaja. ¿Te gusta él, mami? mira que papá se va a poner celoso

— ¡Niña, que falta de respeto! Es por ti. Me dijo que estudiaba en el Colegio de los Padres Paúles y yo pensaba que recibía clases en tu mismo liceo. Me parece un buen partido, deberías tomarlo en cuenta para una sólida amistad.

— Jajaja, mami, ¿Ahora en el papel de casamentera? Yo apenas en noviembre cumplo diecisiete años. Primero he de enamorarme y luego el sapito que se convertirá en mi príncipe azul, debe esperar por un largo tiempo de noviazgo.

—Mi adorada Helena y sus sueños. Hablando de otra cosa, como mañana reinicias clases, Casilda lavó y planchó tus jumpers y blusas, que vas a utilizar durante la semana. Están sobre la cama. Encárgate de guardarlos en el closet cuando te vayas a acostar.

—Sí, mami, que fastidio tener que empezar mañana clases, aunque es la ocasión para compartir con mis compañeras de aula, que no he visto en estos días de vacaciones. Pero también será una oportunidad de pretender relacionarme por vez primera con un chico interesante. Creo que ya es hora. Bien sabes que no trato o no me hago acompañar en mucho con jóvenes del sexo opuesto y tal vez esa es una de las causas por la cual nunca he tenido novio y… y tampoco sé o sentido lo que es un beso de amor. ¿Seré lesbi o es que…?

—Niña tonta, olvida eso. Pero en cuanto a una relación ¿Es que acaso los hijos de familias que forman parte de nuestro circulo social, no son interesantes y formales? Allí están Joao y el joven Rizzutti que estudia en Italia. Eres injusta Helena.

—Hablo de algo distinto, mami. La mayoría de los jóvenes de la alta sociedad con quienes me relaciono, me parecen inmaduros, solo hablan de deportes, de música pop, rock, hip-hop, reggae, de videos juegos y siempre con el móvil a la mano y los auriculares pegados a los oídos para vivir desconectados. Yo me refiero a un joven que además de ser alegre, divertido y hacerme reír, que cante bien o mal y le guste bailar. Quiero que sea algo independiente, extrovertido, mundano, con ideas claras sobre el porvenir y que sin importar su ascendencia o linaje, me hable de idearios, de realidades. Además ni Joao, ni Aldo me generan ninguna emoción cuando los veo o están cerca de mi. Dicen mis amigas que uno siente cosquillitas en el estómago cuando se enamora o un muchacho nos gusta. Mami, tu sabes que no soy novelera, pero siento que más allá hay un mundo muy distinto del que estoy viviendo. También, todas mis amigas ya hablan de pretendientes, de enamoramiento, de manitas agarradas, de visitas, de besos.

—Te entiendo, hija, estás en la edad del desarrollo y los cambios hormonales y físicos de la pubertad, despiertan sentimientos que originan el interés por el sexo opuesto. Pero me preocupa la posición de tu padre, él aspira para ti, alguien formal y de buena posición social.

— Sí, mami, ya sé que eso de formal y buena posición social, significa que debo sacrificar mis sentimientos para darle gusto a mi padre.

—Shhhh, mi niña, baja la voz que tu padre puede oírte —le dice su madre, abrazándola y dándole un beso en la frente— bien sabes que cualquiera sea tu decisión, me tendrás a tu lado para apoyarte.

—¡Wow! Que genial tener una mami cool como tú. Te quiero eres un amor. Muaksss —y Helena le da un sonoro beso en la mejilla. —Es lo trendy mami, sólo que papá está desfasado y también es demasiado machista.

— ¡Ja! mi niña uno aprende y es que siendo bloguera aficionada a las redes, me siguen unas cuantas frikis y todo ello a disgusto de mi querido maridito, que…

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Tengo problemas con los tiempos verbales. Agradecería cualquier corrección al respecto. Estimado @GerGERTZEN ¿Dónde andas? Sé que no he sido lo suficientemente consecuente contigo; pero si puedes hazte presente. Un saludo.

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Jajaja amigo @GerGERTZEN un placer. También estoy por tomar unas largas vacaciones en SB. No tengo prisa puede ser todo. Es un ensayo tipo Wattpad romántico, pero para aprender y asimilar hay que probar. “Escribe que algo queda” Un afectuoso saludo

HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 2 años

Amigo, @eleachege no tengo tecnica pero ho he visto problemas verbales. Sigue muy bueno y estamos llegando a una edad en las chicas y más de sociedad en la cual ya le van preparando los candidatos. El mundo hoy día esta cambiando. Veamos.

Carlos_59
Rango14 Nivel 67
hace más de 2 años

@eleachege Perfecta complicidad entre Helena y su madre. Tiene todo su apoyo. Diferente postura la del padre...

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Gracias @GerGERTZEN no sabes cuanto valoro tu gentileza. Debo abocarme con prontitud a tomar unas clases para mejorar esos defectos al narrar. Mientras, y siguiendo tus observaciones releeré de nuevo todo lo escrito. Un abrazo amigo.


#9

Al terminar de cenar y luego de pasar un rato familiar viendo en una vieja video casetera Ice Age “La Era de Hielo 1”, muy del gusto del papá para complacer a su hija menor, Helena se levanta de su asiento para retirarse a su dormitorio, dando los besos de buenas noches a todos.

—Hasta mañana me encerraré en mi habitación para chatear y cotillear un poco con Penélope. Ella me pasará los datos sobre el horario de clases y aprovecharé para ponerme al día con mis cuadernos y libros, además del vestuario para asistir mañana al liceo.

Al entrar al cuarto pasó a la sala baño para cepillarse los dientes, desvestirse y ponerse el pijama. Miró al espejo y le sonrió antes de tenderse en la cama para encender su móvil donde ya tenía dos mensajes de Penélope. Helena escribió: «Ya estoy aquí ¿Podemos chatear?» Y esperó mientras entraba a y salía de otras aplicaciones apps. «¡Hola bonita! Aquí te anoto para que transcribas el horario de clases. ¡Ah! Helena recibe saludos de mi hermano Raúl que creo anda colgado de ti. Jajaja. Tengo mucho sueño. Mejor hablamos mañana». Helena responde: «Eres niña mala Penélope. También te dejo. Tengo mucho que hacer antes de rendirme en brazos de Morfeo. Te quiero»
Penélope, la dulce y servicial Penélope, que bajo su adorable rostro pretendía esconder el secreto de su condición sexual.

Cuando la débil luz solar empezaba a filtrarse por las cortinas a primera hora de la mañana, el sonido musical del iPod Touch con “Buscando l' amor” del dueto italiano de rock pop Sonohra, despierta a Helena del sueño profundo en que se refugiaba. « Guardo il cielo che non ha colore Non può più vedere il sole ed i fiori sono di colore grigio Il mio solo i tuoi occhi sono veramente profondo dentro di me….»

Helena había pasado una noche feliz y serena. Sin embargo, ya despierta recordó algo de un sueño que la intranquilizó. Era un joven de mirada penetrante que se le acercó; pero no era Joao, con quien su mamá le bromeó antes de la cena. Era un desconocido y su rostro no podía precisarlo. Al sentir nuevamente los latidos acelerados de su corazón, evocó que en sueños había sentido lo mismo. No dejaba de sentirse inquieta. Él no la importunó, no habló, de eso estaba segura al pretender reconstruir su sueño mágico.

Para salir de su hipnotismo de somnolencia y abreviar su trajín para llegar temprano al liceo, tarareaba la estrofa en español de Buscando l' amor, melodía que le alegraba la mañana:
«Miro el cielo que ya no tiene colores. Ya no veo el sol y son grises las flores. Mi única verdad son tus ojos muy dentro de mí. Dos fotografías tan sólo han quedado que sobre mi cama el tiempo ha dejado. La distancia que nos divide me duele también. Si no te vas mi amor tendrás. Eres viaje que no tiene meta no busca un destino. Eres tierra de nadie donde me quedo contigo ahí. Y me siento yo solo pero se como tu amor encontraré. De ti no sé nada tan solo tu nombre y tu voz la escucho tan sólo en canciones. Son las emociones que hablan de los dos…»

Al cantar y tararear, Helena calzaba sus sandalias para dirigirse al baño a lavar su cara y cepillar los dientes, al mismo tiempo que giraba la ducha de la regadera controlando los grifos del agua fría y caliente. Luego, se descalzó las babuchas y se desprendió de su pijama y ropa intima para recibir la tibieza del agua que le reembolsaba vigor a su cuerpo. El agua, el gel aromatizado, champú y acondicionador hicieron su labor de refrescar a Helena. Al terminar tomó una toalla para secarse y luego ajustarla al cuerpo dándole una vuelta sobre borde superior de sus senos. Con otra toalla secó y envolvió su cabello. Calzó de nuevo las pantuflas para caminar con rumbo al cuarto. Ahora sonaban las letras finales de “Despacito” en la voz de Luis Fonsi «…Quiero respirar tu cuello despacito. Deja que te diga cosas al oído, para que te acuerdes si no estás conmigo…» Ella escuchaba y la susurraba. Mientras, completaba el secado de su cuerpo, abría una gaveta del chifonier para tomar el brazziere y la braga que cubrirían su intimidad, además de las medias largas y blancas de colegio. Se paró de frente y dio una vuelta para mostrarle su trasero al espejo, quien le regaló una pícara mirada. Luego procedió al ponerse el uniforme colegial y calzar sus Converse All Star. Ya vestida, Helena apagó y colocó su iPod en la mochila y bajó las escaleras para dirigirse al comedor a tomar el desayuno. Al pie de la escalera, se encontró con su padre. Ella aún no salía de su retraimiento.

—Helena estás algo distraída, pensativa. Tienes algún problema o sólo es cuestión de tu primer día de clases. Anda sonríe y dale un besito a tu papi —Su padre le tomó el morral, colocándolo sobre una mesa, y pasando un brazo por su cintura caminaron hacia el comedor.

—Jajaja papi, ves que ahora sonrío. Es que a lo mejor aún estaba soñolienta.

Saludó con todo afecto a su madre —Hola mami, buenos días. Te quiero— Al recibir respuesta procedió a degustar de su taza de cereal y un vaso de yogur descremado con frutas. Para terminar colocó los cuencos en el fregadero y subió de nuevo a su cuarto. Se hizo un rápido maquillaje en los ojos, labios y mejillas usando corrector, rímel, delineador y algo de brillo labial, más un suave toque de perfume con aroma dulce. En volandas bajó de nuevo para despedirse y salir a la puerta en espera del bus del liceo. Bien podía disponer de carro y chofer como lo hacía su hermanita, pero ella prefería compartir la ida en bus con compañeros liceístas y regresar de nuevo con ellos a pie desde el liceo. Con la espera del autobús, el pensamiento a la joven se le hizo obsesivo y se preguntaba “¿Por qué?” No era enamoramiento, ni siquiera recordaba su cara, su cuerpo.

Carlos_59
Rango14 Nivel 67
hace más de 2 años

@eleachege EL sueño con ese joven la ha dejado inquieta. No lo recuerda con precisión, pero un sentimiento raro la embarga.

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Cuando el amor se hace presente, es como una gota de agua, como una espiga de luz. Un saludo amigo @Carlos_59


#10

Al igual que Helena, su madre Andreina, que en ese momento peregrinaba de la cocina al comedor y viceversa, se sentía muy inquieta. La conversación con su hija Helena sobre el enamoramiento y el primer beso no le dio paz para conciliar el sueño.
Esa misma noche en su lecho y mirando el rostro dormido de su esposo, un recuerdo le perturbaba obligándola a dar vueltas y vueltas en la cama. Aquello fue cuando era una adolescente de 18 años. Se enamoró perdidamente del tímido Ryan un compañero de aulas, con quien pretendía dar riendas sueltas a la evolución de su alborozo hormonal que se manifestaba en una constante taquicardia vaginal. Y fue aquel día cuando le aplicó una zancadilla para tumbarlo en césped del campus universitario y luego montársele encima para robar y probar la miel del primer beso. Fue un beso de lengua exquisito tal como lo había visto en una telenovela. La lectura que hizo, previa a ese día nunca la olvidó: «Primero bésale el labio inferior con delicadeza. Así tu pareja respira mejor y puede controlar el beso. Cuando notes que su excitación va en aumento, tócale ligeramente la punta de la lengua con la tuya y de forma gradual mueve la lengua con mayor intensidad, aunque con delicadeza…».
Pero todo lo relacionado con ese amor quedó allí. Encuentros furtivos que no llegaron a su culminación. Con el tiempo la calma volvió y la serenidad cubrió las emociones de Andreina a la espera del momento adecuado. Y es así, que dos años después se casó con Pablo mucho mayor que ella. De la unión nació Helena y luego Georgina. Sin embargo, hacía ocho años atrás Ryan convertido en un apuesto hombre, reapareció momentáneamente en su vida, en ocasión de una fiesta de fin de año celebrada en un lujoso hotel de la ciudad. El matrimonio pasaba por una crisis porque su marido andaba prendado de otra mujer y no se había presentado a celebrar la llegada del año nuevo con su familia. Andreina con unas cuantas copas encima, cedió a remembranzas y requerimientos de aquel primer amor y bastó sólo con un baile, un contacto de cuerpos y una conversación para revitalizar aquel deseo frustrado por la inexperiencia de Ryan, quien se había hospedado en dicho hotel. Ella buscó la excusa necesaria para abandonar por poco tiempo el festejo y se dirigió a la habitación donde la esperaba Ryan. La locura hizo alarde de la pasión reprimida de aquel primer e inolvidable amor y fue suficiente apenas una hora para saciar el apetito. A los días regresó el esposo para quedarse definitivamente. Y así nació Georgina considerada como fruto de la reconciliación. Pero no imaginaba Andreina, que el acontecer de un fatal suceso que pondría en peligro mortal la vida de Georgina, sería la circunstancia que la obligaría a confesar y poner al descubierto ante Pablo y sus hijas, aquella fugaz infidelidad con las consecuencias de una reproducción generativa.

Carlos_59
Rango14 Nivel 67
hace más de 2 años

@eleachege La conversación que tuvo con su hija helena, a Andreina le hizo rememorar su pasado. Amor, infidelidad, reconciliación...

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Alguien @Carlos_59 que leyó el borrador, me habló de una película creo "Mi hija debe vivir" o algo así, que trata de un casi similar. "


#11

Tampoco imaginaba Helena, la sorpresa que se llevaría ese día al encontrarse en la puerta del B-6 su salón de clase del año anterior y dirigir sin destino sus ojos hacia su nueva aula la sección la B-2. La percepción era la misma que había visto en sus sueños. Era él, ese desconocido que incursionó en sus sueños y ahora estaba allí, con esa sonrisa pícara de labios apretados, de guiño hablante en sus parpados. Fue tanta la emoción, que el haz de su mirada hacia el joven se quedó paralizado, y por instantes sintió que él le robaba la desnudez de su inocente extravío. Pero reaccionó a tiempo y halando a la compañera con quien cotilleaba, se introdujo en esa aula. Notó que su corazón palpitaba aceleradamente y se sintió un poco mareada. Pero había algo que la hacía sentirse feliz. «—Jajaja será ese mi sapito ¡y es guay porque seremos compañeros de aula!» —se dijo.

A sabiendas de que el profesor de matemática de esa sección no asistiría a la primera hora de clase, entró arrinconándose en una esquina al fondo del salón, colocó sus codos en la mesa-pupitre y llevó sus manos a ambos lados de su cara, en forma pensante. «Es lindo mi sapito y príncipe azul, parece un italianito con ese pelo claro y abundante, su nariz respingada y su cara blanca, blanca como nácar que hasta parece de leche. Jajaja ya veo a mi minina Catgirl en su regazo lamiéndole la cara creyendo que se está alimentando de leche. Pero sus ojos ¿de qué color son? No pude distinguirlos. ¿Serán azules, verdes, grises o almendrados ¿Y si tiene novia y me estoy haciendo de tontas esperanzas? ¿Será esto ilusión o amor? Y yo que pensaba enamorarme cuando tuviera dieciocho años».
Ignoraba Helena, que el destino cruel, le tenía montada una celada y que jamás cumpliría los dieciochos años, si acaso unos meses más allá de sus diecisiete primaveras.

Capitulo 2

Carlos_59
Rango14 Nivel 67
hace más de 2 años

Se materializó el sueño de Helena. Tuvo una visión, y no era sueño. El joven de sus sueños aparecía en su campo de visión en su primer día de clase. Una fantástica coincidencia @eleachege


#12

Capitulo 2
Luigi Bounichelli tenía unos diecisiete años y a pocos días de su regreso de USA, se traslada a la ciudad de Cumaná para continuar sus estudios de tercer año de bachillerato. Sus padres habían tramitado la inscripción en una institución privada y a la vez contrataron una residencia estudiantil, que para comodidad incluía comida y lavandería. La residencia se sitúa entre las calles Salom y Ribero a la subida de una loma que conduce al castillo San Antonio de la Eminencia y desde allí para encontrarse con el centro de la ciudad, se baja por el frente del Colegio San José de los Padres Paúles con dirección hacia la plaza Pichincha.

Hoy lunes, es el primer día de clases y la parte central de la ciudad amanece vestida de una incipiente y tímida llovizna, que cual escoba barre con suavidad el polvo acumulado en las calles.

— Buen día niño Luigi. El desayuno está servido.

— Buen día Doña Josefa. Enseguida estaré con ustedes en el comedor.

Es la Cumaná de esos días, la ciudad del encanto, de vida estudiantil y también de los primeros amores juveniles. Después de un ligero desayuno, Luigi abandona la residencia y se encamina con dirección a la plaza Pichincha para tomar la calle Sucre, que está poblada por una alameda de acacias floreadas de morado y cercada a los lados de casas coloniales con altas paredes y techos rojos, que lucen puertas en madera gruesa y grandes ventanales. Al avanzar ese día por la que sería su ruta diaria de ida y vuelta al liceo, no deja de pensar en algunas cosas sucedidas a raíz de su expulsión del colegio Pio XII y su estadía en el Contado de Berkeley. No fue fácil superar estándares y limitaciones para el uso de horarios, comidas, estudios, diversión, dinero y otras expectativas en USA. Inolvidables los recuerdos con los esposos Hudson y sus hijos Freddie y la encantadora Rossemary. Que de dolores de cabeza le producían las insinuaciones de Rosse ante su recalentamiento hormonal por la llegada intempestiva de su adolescencia.

Ahora, vuelve a la realidad con el final de su ruta al Liceo, en el preciso momento que se divisa la imponente Iglesia Santa Inés, cuyas escalinatas parecen desbordarse sobre la calle. Frente a la Iglesia está el Liceo Modesto Silva. Al llegar sube algunos peldaños de la basilica, desarma el paraguas y lo introduce en el morral y sacudiendo un poco la zamarra, el uniforme y los zapatos, se dirige hacia el Liceo. Pero al bajar el primer escalón divisa a las puertas del liceo a un grupo de lindas muchachas que alborozadas se abrazan y comentan entre ellas. «Es lo natural en un primer día de clases después de vacaciones» Eso piensa al encaminarse hacia las puertas del Instituto

Entre las adolescentes entusiasmadas, que en ese instante se saludan y hacen su entrada al centro de estudios para comenzar el nuevo año escolar, destacan: Helena Berrizbeitia, Karem Ballester, Katherine Biosca y Penélope Buitron, más conocidas por la comunidad estudiantil como el clan ”hight society B” en correspondencia a sus apellidos. Ellas aún son unas extrañas para Luigi Bounichelli, pero con las mismas llegaría a relacionarse estrechamente, en su vida cotidiana y vivencial durante su estadía en la ciudad. Helena sería su primer amor, en tanto que con Karem, Penélope y Katherine consolidaría una sólida y estrecha amistad, que lo llevaría conocer de sus íntimos problemas de miedos al amor, lebianismo, contagio venéreo, machismo familiar y otras generalidades en sus vidas.


Ciudad nueva. Liceo nuevo, nuevas amistades y nuevos amores. Las entradas al Instituto y a la dirección están colapsadas. Luigi busca un rostro agradable a quien preguntar por el aula C-2. Ya ubicado, al penetrar al salón, pide permiso de entrada dando los buenos días. Al mismo tiempo que observa al profesor de inglés, que escribe en la pizarra, una de aquellas frases que ha estado copiando y desaprendiendo desde primaria: I´m working in the Factory.
Es el primer día de asistencia en el nuevo Liceo. Aquel Liceo situado al frente de la Iglesia Santa Inés, cuyo caracol de escalinatas era un sitio de reunión de la juventud, porque hasta allí concurrían las jovencitas más lindas de la sociedad y por supuesto los galanes que las querían enamorar. Por ello, la iglesia Santa Inés siempre será testigo espiritual de amores y desamores juveniles.

Luis toma asiento, sacando del morral el libro guía y un cuaderno, para pretender tomar apuntes desde el pizarrón del Present Progressive Tense.

De repente, en un desbalance de tiempo y espacio, Luiggi estaba otra clase de inglés y oía al representante del rectorado:

—The professor Peter is having a lot of trouble with his divorce. Then he is leaving us and somebody else will replace him. Today we haven´t English.

Fred voltea la mirada hacia Luigi y le dice:

–Era cierto el rumor acerca de la esposa del teacher Peter. No me equivoqué cuando me pareció verla hace como un mes, besándose con otro profesor a las puertas de uno de los restrooms del colegio.

Todo el alumnado abandona el salón de clase y luego de guardar algunas cosas en sus school lockers, Fred, Rosse y Luigi, atraviesan jugueteando el campus escolar y finalmente corren a tomar el bus escolar de vuelta a casa en la ciudad de Charleston del condado de Berkeley.

De un progresivo regreso al futuro, Luigi se da cuenta que su profesor de inglés del nuevo Liceo lo apuntala con una mirada inquisidora, más bien acusadora. Entonces se da cuenta de un peligro. Lo presiente por los reflejos de percepción extrasensorial que rebasan su lógica de pensamiento, y se ve ligado en un futuro próximo con la esposa del profe de inglés, quien esperaba por su marido a las puertas del salón. El profe le dirige la palabra y mientras Luigi se pone de pie, sacudiendo la cabeza para despejar esa estela de alucinaciones que le dejó Lucinda, al girar en ese infinito lleno de cielos y lunas, cuando apenas contaba entre trece y catorce años. Ahora, esas premoniciones esotéricas inculcadas por el abuelo, pretendiendo analizar sus relaciones amorosas con señoras de edad, lo ponen nervioso al sentirse observado inquisitoriamente desde la puerta del salón de clases por la señora del profe de inglés. « ¿Me acecha otra aventura con una mujer casada? ¿Por qué siempre yo? » Segundos antes de ponerse de pie a requerimiento del profesor, un compañero sentado a su espalda le comenta:

— Atención camarada, quien está en la puerta del aula y no te quita la mirada de encima, es la esposa del profe de inglés. Ten cuidado que es muy celoso y anda armado porque fue capitán del ejercito.

Luigi aún no ha tomado conciencia de la figura en la puerta y de las siniestras palabras del otro alumno, cuando:

—What´s your first name?
—Luigi and yours?
—Ronald. Do you understand what is written on the blackboard?
—Yes I understand.
—Do you speak English?
—Yes I do
—Where did you study it?
—In the United States of America
—All right, But don´t bother.
—Don´t worry. Thank you.

De nuevo toma asiento y al sentarse al lado de la ventana, siente en la espalda y lado derecho de la cara, las miradas de los compañeros de clases. En esa posición, le robaba tiempo a la movilidad del profe de inglés, aprovechando para desplazar los ojos hacia el pasillo central. Buscaba algo en que ocupar la mente. Veía a otros chicos y chicas en su peregrinar de ir y venir sin una dirección de origen y destino para orientarse. De repente, hacia el final de la galería, una risa cristalina e inocente alumbrada de sobriedad, lo aísla del bullicioso ambiente. La curiosidad encamina la mirada hasta la entrada del aula B-06, donde una chiquilla envuelta en su falda verde de tablones y blusa blanca, de cabello castaño cenizo atado en una tirante cola de caballo, parecía mirarlo de reojo mientras platicaba con otras compañeras. Pero fue suficiente un parpadeo en busca de mejor posición de observación, para que la jovencita al sentirse sorprendida escondiera su rostro en la nada.

De repente y saber por qué Luigi la vio de cerca. La jovencita estaba entrando al salón. Era la misma que le robó la quietud. Ahora realzando el lienzo de su altivo rostro con la hermosura mutante de unos ojos color de miel acaramelada.

Yosoydanygodoy
Rango11 Nivel 50
hace más de 2 años

Normalmente odio este tipo de temática... Sin embargo, tu historia es muy buena y engancha demasiado yay!

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Por igual @imdanygodoy no es mi estilo de escribir. Pero ante la crudeza de algunos casos que conocí como estudiante de secundaria y que aún persisten ante la influencia de las TIC´s y la pérdida de valores en el hogar, me llevaron a incursionar en esta temática. Un saludo y nos leemos.

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Gracias amigos @Carlos_59 y @imdanygodoy aprecio mucho su lectura. Esto para mi es un reto. He pensado hacer una novela corta o un cuento enlazando mis publicaciones de: 1. Años de aAor, Pasión y Soledades, 2. Amores Colegiales, 3. Rumbo a las Guerrillas y Patrixia, una razón para su infidelidad. Un saludo

Carlos_59
Rango14 Nivel 67
hace más de 2 años

Estaría bien @eleachege. Calidad de sobra tiene esos relatos. Tienen todos los ingredientes para entretener y apasionar al lector. Conmigo lo has conseguido.

Adelante y suerte, amigo. Saludos...


#13

De repente y saber por qué Luigi la vio de cerca. La jovencita estaba entrando al salón. Era la misma que le robó la quietud. Ahora realzando el lienzo de su altivo rostro con la hermosura mutante de unos ojos color de miel acaramelada.

— Disculpe profesor. No pude hablar con el profesor de matemática porque no se ha presentado a su clase. Pero estaré pendiente de solicitarle prestado el libro del que le hablé.

— Gracias Helena. Por favor de pie Luigi Bounichelli. Para que todos conozcan a su nuevo condiscípulo de aula. Muy bien, ahora Helena y Luigi pueden sentarse. A propósito haremos un time para que tomen nota de los cuatro trabajos de inglés que deben presentar en este periodo de clases. Como su profesor guía les participo, que los equipos quedan organizados por orden alfabético, de acuerdo con el listado de alumnos y serán válidos por todo el año y en todas sus asignaturas, tanto para sus tareas en clase como para sus homeworks. Fue lo acordado en el Consejo de Profesores con la Dirección. Por ahora me retiro para que ustedes deliberen, se distribuyan sus tareas y aprovechen de nombrar a quien tendrá la vocería de la sección ante las autoridades docentes. No olviden pasar por Dirección a retirar las llaves de sus casilleros.

Helena fue sentarse en las últimas mesas-sillas al lado de otras compañeras de clase, quedando detrás de Luigi Bounichelli. Ellas formaban el llamado grupo hight society B integrado por Karem Ballester, Helena Berribeitia, Katherine Biosca y Penélope Buitron. Algunas de ellas, las típicas colegiales pija y sifrinas. Karem reconocida por ser ligera de cascos y en pleno florecimiento de su cosecha hormonal, no pierde tiempo. Llama la atención de Luigi y le guiña un ojo a tiempo que le coquetea diciendo —Tu eres Luigi. Eres lindo, guapo y apuesto. Me llamo Karem, ¿Quieres ser mi crush?

Luiggi voltea sonriente prestando atención al grupo y no deja de notar un disimulado y suave codazo que Helena da a Karem en su costillar

—Gracias chica. Eres muy linda y atractiva. De tu proposición hablaremos después

Helena no reprime su desencanto y le dirige una mirada desilusionada, al mismo tiempo que baja sus preciosos ojos acaramelados de tímido cervatillo.

— Y tu tranquila Helena sólo fue una respuesta a Karem por su saludo de bienvenida.

— Pareces un chico muy fresco. Yo ni siguiera he abierto mi boca para hablarte.

— Helena a veces las miradas dicen más que las palabras y sin aviso traicionan nuestro sentir. Discúlpame fue sólo que advertí tu enfado al dirigirme a Karem.

— Lo que me faltaba un lector de mis percepciones y pensamientos. A ver si te ubicas. No estoy disponible para gilipolleces y asunto terminado.

Helena se había puesto roja como una cereza. El chico a primera vista le gustaba, se sentía colada por él. Notó un mariposeo en su estómago, cuya existencia negaba cuando sus compañeras le hablaban sobre ese cosquilleo. « ¡Por Dios! Que sólo ayer tarde hacía referencia por vez primera a un novio y ahora siento que el mundo se me viene encima con la aparición de este chaval»
Helena no conocía ni tenía experiencia en cosas del amor, pero ahora podía asegurar que se había enamorado de Luigi desde el mismo momento que llamó su atención, cuando lo vio desde las afueras del aula B-o6 a primera hora de esta mañana. « ¡Mi Dios por favor que no tenga novia! Lo quiero para mi solita. Es mi primera oportunidad de amar y ser amada. ¡No me mates esta ilusión! »

En ese instante de pensamientos, Karem se levanta y expresa blandiendo al aire entre sus dedos índice y pulgar el papel sobre el grupo de estudio asignado por el profesor de inglés:

— ¡Sorpresa! Ahora el grupo B tendrá en sus filas a un hombre es Luiggi Bounichelli. Ya les contaremos que tanto satisface nuestras apetencias cognoscitivas y de sex…. —Karem calló cuando una mano de Helena tapó su boca.

— Por favor Karem sé más discreta en tus expresiones —le increpa Helena ruborizada —y tu Luigi acércate, que no queda otra solución que trazar las estrategias de estudio de nuestro grupo.

El resto del día en el Instituto transcurrió de manera normal. Era el primer día de clases por lo que la asistencia era débil. Una parte de los estudiantes no asiste en la primera semana, porque intuyen que no se pasará asistencia, que será una jornada de presentación de nuevos profesores y alumnos, así como de organización de equipos para elaboración de proyectos de estudios.

A la una del mediodía sonó el timbre de salida. Helena recogió sus bártulos que distribuyó en su mochila. No tomaría el autobús del Instituto. Se iría a pie con sus amigas, con la idea de acercarse al Colegio de las Hermanas Carmelita donde cursaba el bachillerato su amiga Paola. El colegio de las Carmelitas quedaba a dos cuadras del Modesto Silva. En la mañana apenas si se saludaron y entre gritos lejanos, acordaron verse al mediodía para rutear juntas hasta sus casas.

El cotilleo de las amigas fue aprovechado por la impetuosa Karem para hacer referencia a lo guay e interesante que le parecía el nuevo alumno Luigi, de su entrada al grupo de estudios de ellas y su desencuentro con Helena. Risas y parloteos acompañaron el tema, mientras que Helena sin querer, involuntariamente se desconecto. Sintió que corazón le palpitaba con aceleración, su alma levitaba y su pensamiento se negaba a la razón. Sólo Karem que era muy perceptiva comprendió el estado dubitativo de Helena y para sacarla del trance al final sentenció:

— No te enfades conmigo Helena, pero dicen que “del odio al amor solo hay un paso” y te conozco tan bien, que estoy segura de que aunque lo tuyo no es odio sino miedo, ese primer paso para un encuentro entre ustedes lo vas a dar tu.

Las demás callaron esperando la reacción de Helena. Pero ella silenció su parecer y padecer, porque no quería contradecir sus sentimientos y las amigas respetaron su mudez y cambiaron de tema, logrando que Helena al final y ya repuesta de sus penas se integrara al parloteo.

Karem, Karem, cuanto de su cariño brindó a Helena y a Luigi para ver florecer esa relación. Karem, una niña hecha tempranamente mujer por su destino. Extrovertida, sagaz, sincera, de un gran corazón, pero muy contaminada por la falsedad de su relación familiar, que de tanto andar en busca de placer, diversión, aprendizaje y hasta de una correspondencia en el verdadero amor, cayó en manos de un desalmado delincuente juvenil, que la contagió de una enfermedad venérea: la sífilis, postrándola para siempre en una silla de ruedas en plena juventud. Gracias a Dios no murió, pero la llevó al desencanto por la vida. No, no pudo recuperarse aún con los tantos tratamientos médicos y espirituales. Sus grandes amigos siempre la recordaran con lágrimas en los ojos al reencontrarse la memoria con sus alegrías de compañera de estudio y luego con su largo padecimiento.

Carlos_59
Rango14 Nivel 67
hace más de 2 años

@eleachege, Karem, obligada por las circunstancias familiares, se convirtió en "la niña que quería crecer" antes de tiempo. La relación con ese delincuente,y la mala fortuna, hizo que una enfermedad venérea la dejara postrada en una silla de ruedas. Su gran generosidad y derroche de amistad, hizo que entre Helena y Luigi surgiera una relación amorosa.


#14

CAPÍTULO 3

El resto de la semana transcurrió de manera normal, sin nada digno de contar. Pero la segunda semana… fue otra historia. La primera sesión de trabajo escolar fue programada para inglés: “Reglas para el uso del gerundio” y se acordó celebrarla en casa de Helena. El primero en llegar fue Luiggi, que al identificarse y ser recibido por la señora Andreina, lo conminó a sentarse en el ambiente estudiantil que tenían preparado al borde de la piscina. Luego hizo presencia Helena que vestida con unos leggins en estampado floral y una blusa blanca ancha de estilo romántico. Al saludar a Luigi se entabló entre los dos una amena conversación, que se complementaba en la medida que hacían acto de asistencia los demás del grupo. Primero Penélope, luciendo un ajustado short jeans de tiro alto terminados en flequillos al estilo Daisy Duke, que dejaban al descubierto la inmensidad de sus muslos y bien torneadas piernas, además de su bonito y alzado pompis. Un escultural cuerpo de escándalo que no dejaba nada a la imaginación. Su presencia arrancó de la señora Andreina un silbido ¡Fuiiiiit Fiuuuuuuuuu!. Luego apareció Karem muy sexi vistiendo una falda plisada en azul celeste muy corta y con vuelo. Una ligera banda del mismo color rodeaba la línea de la cintura haciendo resaltar sus caderas. Por último Katherine que muy recatada al igual que Helena, presentaba un pantalón blue jeans con una holgada blusa manga larga a lunares. Al llegar, todos iban colocando al borde de la piscina, sus cuadernos, libros y apuntes en una mesa de fibra sintética con sombrilla incorporada y rodeada de sillas para sentarse el grupo. Las jóvenes visitantes portaban además, morrales donde guardaban trajes de baños y prendas para cambiarse. La idea era estudiar, tomar un baño en la piscina y luego ir al cine.

Al entrar en materia, cada uno hizo su exposición del tema, procediendo a las exposiciones y discusiones para el enfoque y cuadratura del tema, acordando presentar al profe el proyecto cuyo contenido en síntesis hacía referencias y ejemplos sobre la aplicación del gerundio “ing” para: 1.- Los verbos que terminan con la vocal e, 2.- Los verbos terminados en vocal seguida de una doble consonante o una doble vocal seguida de una consonante, 3.- La duplicación de la última consonante para los verbos que tienen solo una vocal y terminan en consonante, regla aplicable a aquellos verbos terminados en consonante, con la condición de que la sílaba tónica del verbo se encuentre al final y 4.- la aplicación para los verbos terminados en ie, que son cambiados por "y" seguido por "ing".

El trabajo se facilitó por los conocimientos del inglés que dominaban Helena y Luiggi y con cierta periocidad, una mesa adicional se llenaba de confiterías y bebidas refrescantes, que concluyó con el servicio de un ligero almuerzo al concluir la faena. Luigi como recién llegado a la ciudad y novel en el Liceo y en el grupo, fue ametrallado de preguntas por las jóvenes durante la jornada.

—Luigi entiendo que dominas el inglés al igual que Helena, pero sabes, Helena es buena en también en matemáticas y física, Penélope en literatura y deportes, Kaherine en biología y química y yo algo en geografía e historia. Ahora ¿En qué materia podemos contar contigo además del inglés?

—Las tres Marías: Matemáticas, Física y Química y su relación con el Arte del amor —aventura Luigi

— ¿Y eso que significa?

— En Matemáticas he leído por Internet muy a la ligera las teorías de Hannah Fry y a Peter Backus acerca de la ecuación para encontrar nuestra media naranja o a cuantas jóvenes es necesario abordar para conseguir una cita con la pareja ideal. Natural se necesita un conocimiento más avanzado de algebra y análisis matemático para mejor entender. En Química, el enamoramiento y su causal del deseo carnal hace que el cerebro libere una serie de sustancias químicas, como la monoamina que produce el sudor en las manos y mariposas en el estómago, además de otras ya conocidas por ustedes como la testosterona, el estrógeno, dopamina, etc. En Física podemos parafrasear la primera Ley de Newton o Ley de Inercia “Si sobre un cuerpo no actúa ningún otro, este permanecerá indefinidamente moviéndose en línea recta con velocidad constante, incluido el estado de reposo”, diciendo: Una pareja puede mantener por mucho tiempo su rutina de a veces, en besarse, acariciarse y hacer el amor, todo rapidito, con la idea de tomarse la noche para descansar y prepararse para atender la siguiente mañana sus diarias ocupaciones laborales o domesticas. Todo ello, sin una comunicación corporal, mental o espiritual, que permita, la sorpresa, la animación, la alegría, el humor, a manera de estrangular la aparición de la monotonía. Situación que permanecerá estática por años, hasta la aparición de una fuerza externa, representada por una tercera persona revitalizada, que ante una debilidad, va romper ese uniforme aburrimiento, formándose el consabido triangulo amoroso de la infidelidad. Ahora… disculpen si les parezco pedante o anormal.

—Deja de hacerte el chistoso Luigi. Aunque tu enfoque tiene sentido. Pero ¿Qué sabes tú en materia del amor? Si apenas eres un imberbe sin experiencia como nosotras —Dice Karem

—Jajaja Karem, el amor no necesita de experiencias, sino de valores y normas que desde la niñez se reciben en el seno familiar y la escuela. Ellas van a orientar nuestro comportamiento personal y social como por ejemplo: responsabilidad, respeto, sinceridad, honestidad, comprensión, tolerancia y otros. El hecho de que un joven haya tenido diez novias o visitado una decena de prostíbulos, no es garantía para conservar una primera o nueva relación en pareja de noviazgo o matrimonial. Los principios inculcados sirven también para mantener en alto la autoestima y confianza en sí mismo, sobre todo en la mujer, que es la más propensa a recibir maltratos psicológicos y hasta físicos. La autoestima es básica para tomar decisiones ya por infidelidad, abandono, rompimiento amoroso, divorcio, para no crearse traumas que pueden conducir a la depresión. Eso de que “te sigo amando aún cuando ya tú no me quieras”, es algo fatal y lamentable para quien lo piensa o más allá, lo dice.

— ¡Wow Luigi! que guay eres. Parece que lees mucho para tener esa elocuencia. Te encargaremos de los trabajos de Psicología. Si al conocerte me gustabas, ahora te amo. ¿Tienes novia? Aunque me he dado cuenta en esta mañana, que tu mirada se parece al de un espectador en ping pong, va del rostro de Helena a las piernas de Penélope. Pero no pierdo las esperanzas. Aunque si tienes que decidirte por una de ellas, va a ser una difícil decisión. Sin embargo, todo quedaría en familia —dice Karem.

Helena sintiéndose aludida responde

—Si te gusta Luigi porque me utilizas a mí como carne de cañón. Ubícate Karem

—Como si no te conociera Helena. Has cambiado mucho en estas últimas dos semanas. Lo que te hace falta es valor para reconocer ese nuevo sentimiento que se ha apoderado de ti. No te preocupes que si Luigi está destinado para ti nadie podrá quitártelo. Jajaja presiento que él también está colado por ti, miren como su cara cambió de blanca a roja como un tomate.

—Ya Karem dale respiro a tu lengua. Platicas tantas tonterías que mareas. Anda Luigi complácenos con una canción. Sé que tocas guitarra y cantas, te vi haciéndolo en la sala múltiple de deportes. Helena porfa trae la guitarra de tu mamá —concluye Penélope.

Mientras Helena se comunica con su madre por el Cel, Katherine que en ese permanecía absorta y entretenida, oyendo la música instrumental que acompañaba la velada de estudio, se levanta entusiasmada e invita a Luigi a bailar al borde de la piscina. Al desplazarse juntos hacen bonita pareja porque Kathe es alta y de la misma estatura de Luigi.

—Ven Luigi bailemos esta balada, que guarda el secreto de un sismo que hace poco aceleró mi corazón y movió el piso de todo mi cuerpo. Y tu Karem permanece callada y no entres en especulaciones por mi comentario.

—Que animal te picó Kathe, lo que yo y todo el mundo sabe hasta ahora, es que Ivan es el único que socaba tu corazón a menos que…

Katherine deja con la palabra en la boca a Karem y le saca la lengua mostrándole el dedo medio en alza, al tiempo que toma a Luigi de la mano para alejarse y enlazar muy pegaditos sus cuerpos siguiendo la cadencia de la canción. Las demás miran y sonríen siguiendo el movimiento de los cuerpos. Al terminar Kathe le coloca un beso en la mejilla, dándole las gracias y remata para que la oiga todo el grupo:

—Luigi me gustó la forma de guiarme al bailar, trasmites confianza. Un día de estos me gustaría salir contigo e ir a un pub o discoteca, pero solos los dos.

La señora Andreina irrumpe en el escenario, al presentarse con el instrumento de música y diciendo que también le gustaría escuchar a quien iba a tocar y cantar con la guitarra.

—Les dedicaré sólo una canción porque son las dos de la tarde y debo cumplir un compromiso familiar. La canción es bastante antigua, pero con una letra amorosa, se llama Madrigal y su compositor Felipe Rosario Goyco —dice Luigi mientras afina la voz, la guitarra y toma un sorbo de agua: