eleachege
Rango17 Nivel 81 (47959 ptos) | Maestro de la ficción
#1

PROLOGO
En La Montaña Mágica de Thomas Mann, Hans Castorp dice a Madame Chauchat “Para vivir hay dos formas, dos caminos: uno es el común, el directo y correcto. El otro es tremendo, conduce a través de la muerte y es el camino genial”.

Fue una forma para Luis de curar su sarampión marxista, actuando como guerrillero alzado contra el gobierno, en las montañas del cerro El Bachiller… La misma montaña que ahora gime, la montaña que ruge y grita su ausencia…

… La marcha se reanuda y siente su cuerpo invadido por una abismada ineptitud, que se sufre cuando a cada paso se hace duro el andar porque las piernas tienen una tirantez leñosa, los hombros y la espalda se entumecen, se encorvan con el peso. El cuerpo tiende a rendirse ante un agotamiento transido y progresivo. El viento espeso que acompaña la pertinaz lluvia dispersa cualquier signo de palabra alentadora. El comandante se coloca delante de la cuadrilla junto con el guía, seguidos de los nuevos que van a incorporarse al Frente guerrillero y los tres sub-comandantes, que se colocan a la retaguardia de la columna guerrillera. Cobijados por una pertinaz llovizna, la columna emprende la travesía hacia arriba, hacia la montaña, hacia la Fila de Chaguaramal. En la medida que avanzan, la arboleda acalla la lluvia, pero ahora una fría neblina acompaña la entrada nocturnal. El jadeo de la brisa mueve las ramas de árboles, arbustos y cortinas de matorrales que llenan las vacías tinieblas, rasgando con crueldad los cuerpos. El aire húmedo, espeso y frío obstruye la respiración de Luis que le ronronea como un silbido asmático. La silente peregrinación se acompaña con el crujir de las botas sobre el fango y el ruido impreciso de las aves y otros animales que buscan cama. Para no dejar rastros, ascienden en fila por el borde de una quebrada de río, guardando corta distancia unos de otros y tratando de ajustarnos a la luz de la linterna del guía. A la distancia y en soledad, por el color blanco se distinguían figuras de algunas aisladas casas, mientras se oye el ladrido de perros.

Hace más de 2 años Compartir:

16

57
Mary_hope94
Rango11 Nivel 54
hace más de 2 años

Una descripción fascinante, la verdad es que es muy visual y dan ganas de leer más. Espero la continuación @eleachege :3.

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Gracias @Mary_hope94, me contenta que te haya gustado el prólogo y espero, que la continuación sea de tu agrado. Esta historia es una adaptación en el tiempo para hechos sucedidos y vividos en los años de 1.960.

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 2 años

Este prólogo es sencillamente magnífico. Unas figuras retóricas bordadas en una ambientación visual, @eleachege. Muy bueno.

JulesSchmidt
Rango12 Nivel 57
hace más de 2 años

Ambientación sublime, como siempre. Cuando sea mayor quiero describir como tú, @eleachege. Me falta mucha lectura y mucha escritura para acercarme!

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Mi siempre estimada y apreciada @JulesSchmidt, para tratar de escribir y si se tiene el imaginario y talento natural, solo se necesita ser Organizado Y Metódico. Esto último me lo enseñó mi abuelo. Desde niño andaba con una novela y un diccionario en mano. No escribía, sólo tomaba apuntes de hechos. Mi primera incursión de escribir relatos y novelar lo hice en Julio de 2.015 en Tusrelatos.com. Otra cosa al abrir esta página para escribir o comentar, lo primero que hago es abrir WordReference sinónimos y disponible páginas de Internet para consultar. Por ejemplo Nina escribió "Diario de un no invisible" que trata sobre no género o agénero. No había leído en serio sobre ese tema. Consulte y le hice un comentario. Eso no es ser erudito, más bien metódico. Jajaja @ no asistes a mis clases últimamente y esas inasistencias cobran. Mi caluroso saludo para ti.
Al igual que le solicité a @TinadeLuis, te agradezco la atención que puedas prestar en esta lectura, sobre cualquier desliz o ruptura, tanto en el tipo de narrador como en los tiempo de la narración. Soy prácticamente nuevo en esto de escribir y me falta ese dominio. Un cordial saludo y eternamente agradecido de ser consecuente lectora de esas locuras que escribo.

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Corrijo porque no salió el indicativo de usuario: @Nina escribió "Diario de un no invisible" que trata sobre no género o agénero. Recomiendo su lectura.

HernanACalvo
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

Amigo @eleachege muy buena tu descripción del avance del grupo guerrillero a las montañas Cerro Bachiller. Por lo que leo en tus comentarios esto data de 1960. Ahora dejando que esto es un cuento o una novela, que pasó en más de 56 años que el pais sigue inmerso en la guerrilla. Te pregunto porque desconozco totalmente el tema y las cuestiones politicas, economicas y sociales de Colombia

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

En Venezuela no hay guerrilla armada desde desde principios de los años 70, cuando la mayoría de los Frentes guerrilleros, se acogieron al proceso de pacificación liderado por el gobierno del Dr. Rafael Caldera. Lo de ahora es una guerrilla política por el poder. Saludos amigo @HernanACalvo

HernanACalvo
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

Te agradezco tu explicación @eleachege fuiste muy claro en tu explicación. Pensé que los acontecimientos se producian en Colombia. Los de Venezuela es mimilar a la argentina por un lado esta la sicial democracia (en Arg. Justicialismo o Peronismo) y el liberalismo hoy día Macri. Siempre vamos repitiendo la misma historia. Por dicho motivo nunca avanzamos.

Carlos_59
Rango14 Nivel 66
hace más de 2 años

Este prólogo presagia una interesante historia @eleachege sigo su desarrollo con interes...

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Así parece ser amigo @Carlos_59. Pulsa bien ese corazón que no funcionó el "like" Espero me acompañes en esta nueva aventura. Un saludo y nos leemos.

casandra
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

Formidable descripción!! Enhorabuena por ser top semanal, campeón!!

NoahLoran
Rango9 Nivel 40
hace más de 2 años

Vaya, qué bien escribes.

Enhorabuena, seguiré leyendo.

NoahLoran
Rango9 Nivel 40
hace más de 2 años

Vaya, qué bien escribes.

Enhorabuena, seguiré leyendo.


#2

Son las siete de la noche y llegó la hora en que Luis debe partir. Partir en busca de ese sueño adolescente, de subir a la montaña a luchar. De subir con un morral a la espalda, el fusil terciado al hombro y el alma cargada con las ilusiones de regresar. De regresar al lado de Paola y volverla ver, para entregar a la suerte de ambos, las ilusiones de construir un país más igualitario.

Salen del área de residencias de la Universidad. Salen y Luis lleva el brazo izquierdo enlazado a la cintura de Paola. Se enrumban por las caminerías para tomar el largo pasillo que conduce al estacionamiento y allí se entregan quizás al último beso. Un último beso cuyas huellas se confunden con el sabor de alguna lágrima que corre por la cara de Paola. Luis la abraza y la mira a los ojos, y puede leer tras tu cortina lluviosa de lágrimas contenidas, la fe que tenía de que volverían a verse. La fe que él necesita para valorar que su partida era como una brizna fugaz. Que su partida era como un pasado que se haría de nuevo presente. Tratan de sonreír y es una risa seca, era una risa paralitica, una risa llena de nervios.

—Se fuerte, que yo te quiero y cuando regreses de tu odisea, viviremos si no la misma historia, quizás otra historia — fueron sus palabras de despedida, palabras que se ahogaban por el sentimiento. Palabras que se quebraban en la garganta.

En la solemnidad del momento, se desglosa ante la mente de Luis parajes de la Odisea. Aquella excursión fantástica e irreal de Odiseo, que resultó una lucha de la inteligencia y la astucia contra la fuerza, Fueron veinte años de la partida a Troya y regreso de Ulisas a Itaca. Y ya casi sin esperanza en esa leyenda perdida, aparecen los ruegos de Atenea a Zeus para la liberación de Odiseo de los brazos de la ninfa Calipso.

« ¿Cuánto tiempo estaré perdido en esa montaña? ¿Cuánto tiempo será suficiente para el regreso? ¿Tendrá Paola la misma paciencia de Penélope? … Coño, que aún no arranca la ausencia y ya estoy pensando en un vacío tiempo de regreso»

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 2 años

No es extraño que las dudas lo atormenten, @eleachege Su vida va a pegar un giro total y absoluto. Visión fatídica de de futuro.

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Gracias por la corrección @TinadeLuis. Te agradezco la atención que puedas prestar en esta lectura, sobre cualquier desliz o ruptura, tanto en el tipo de narrador como en los tiempo de la narración. Soy prácticamente nuevo en esto de escribir y me falta ese dominio. Un cordial saludo

HernanACalvo
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

Muy buen escrito amigo @eleachege describís una despedida entre Luis y Paola muy realista. Ese tipo de alejamientos es muy traumático, ninguno de los dos sabe que les depara el destino. Te sigo

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Gracias amigo @HernanACalvo. Cierto en una despedida que puede ser sin regreso, las emociones son indescriptibles. Un saludo.

Carlos_59
Rango14 Nivel 66
hace más de 2 años

Espero, por el bien de Luis y Paola, que esa "Odisea Homérica", no dure los 20 años que tardó Ulises en regresar a Ítaca, para reencontrarse con su amada Penélope y su hijo telémaco (poema épico del S. VIII a.C).

@eleachege Me encantan esas referencias a la historia. Le da más dinamismo e interes al relato.

Un saludo y sigo.

casandra
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

Qué bonita la alusión a Penélope, me gusta. Qué ilusa es la juventud!!

Roger
Rango10 Nivel 49
hace más de 2 años

@eleachege felicitaciones! Tu y yo estamos en los 3 primeros puestos del Top Semanal:D

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Gracias @casandra. A veces en en esa etapa es bueno experimentar, lo malo es que es que en esa aventura la muerte se movía muy cerca. Un saludo.


#3

Uno que otro de sus acompañantes de aventura también se despide de su novia. Eran seis camaradas integrantes de la guerrilla urbana, de las Unidades Tácticas de Combate (UTC). Seis estudiantes que se entregaban en ese momento a un ideario, a un destino casi incierto. Pero no conocían entre sí de sus nombres, de sus zonas urbanas de operaciones. Era lo deseable. Solo se presentaban con sus “alias”. Seis estudiantes para reforzar a un frente guerrillero. Las tres mujeres acompañantes sólo hasta la entrada de la montaña eran de la juventud comunista, quizás también estudiantes de la universidad o preparadoras o profesoras o trabajadoras del Aula Magna, pero Luis no las conocía o no las recordaba.
«Ellas solo colaboraban para despistar. Nadie podría sospechar de un grupo de jóvenes que iban a tomar un baño o a divertirse en la playa o en un río. Que iban a disfrutar, que iban a un no sé qué. Y llevábamos ropa playera de colores, los bolsos, los trajes de baño, las cámaras y llevábamos las carpas, las sombrillas, hasta una tabla de surf y un botiquín de primeros auxilios. Pero también y muy adentro se anidaba en nuestros corazones las ilusiones de pelear por una patria nueva»

Las nueve personas con sus equipajes se distribuyen en dos carros. El encargado de la operación entrega a los choferes los papeles de propiedad y circulación en regla, asegurando que no habría problemas, que los carros habían estado en el taller para el chequeo mecánico correspondiente. Que gracias a Dios todo iría bien. En el Opel Corsa se coloca en la parte de atrás el equipaje y se sientan adelante, Mario, el chofer que luego serviría de guía para subir, también Margarita que así dijo llamarse y Luis al lado de la puerta. Todos los demás y la otra parte del equipaje en la Toyota Hilux, que por razones estratégicas, se mantendría en el trayecto a cierta distancia, se mantendría a ciertos minutos del Opel, y

Eran Paola y Luis, que se separaban por vez primera desde aquel día en que se conocieron hacía seis años atrás, cuando estudiaban en el Liceo y el comienzo en la Universidad. Y no esperó Paola a que arrancara el carro, envuelta en llanto se alejó. Desde la ventanilla del carro Luis la vio que se alejaba. Se alejaba con un profundo dolor, con el mismo dolor de amor que los envolvía ante el emprendimiento de la aciaga aventura. El dolor por el temor a perder al ser querido y no estar cerca para evitarlo. En su andar ligero se perdió ante sus ojos, se perdió de vista ante un adiós sin olvido.

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 2 años

Muy sentimental esta despedida. Sigue manteniendo un épico interés, @eleachege.

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Así es @TinadeLuis La adolescencia como primavera de la vida adornada con amor. Saludos.

HernanACalvo
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

Amigo @eleachege salen para reforzar la guerrilla seis estudiantes universitarios y tres chacas del partido comunista para despistar, por si los paraban. Nadie conocía al otro a no se por el alias. Luis se despide y se va en el vehiculo que los despide con llantos en sus ojos.

Carlos_59
Rango14 Nivel 66
hace más de 2 años

Momento crítico el de la despedida @eleachege . Dos almas gemelas se separan con la incertidumbre de volverse a reencontrar.

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Así es amigo @HernanACalvo. Una aventura enfrentar a un ejercito bien entrenado y bien armado. Saludos.

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Se deja novia, familia, amigos, estudios y sin ninguna seguridad de regreso porque la muerte hace ronda. Saludos @Carlos_59

casandra
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

cuanto peligro acechándoles, a ver qué pasará...

LizH
Rango8 Nivel 39
hace más de 2 años

Admiro, indudablemente tu forma en la que haces, creas e inventas, un momento con tal delicadeza, más, tratándose de decir adiós. @eleachege felicidades!

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Gracias mi estimada @casandra No es fácil el tomar esas decisiones. Aunque en la adolescencia todo se hace posible. Un saludo.

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

También admiro tu creatividad @LizCruiseH. Algo similar en otro sentido, recordaba en los dos primeros párrafo de tu "Teoría del cielo" y fui a tu perfil para ello: "Lo último que vi antes de ir al quirófano, fueron sus ojos azules, líquidos, tristes". "Hay cosas que no puedes detener, conocer a las personas, por ejemplo, siempre es inevitable. Somos dueños de nuestras decisiones, podemos decidir qué tanto estamos dispuestos a sufrir, y cuando seremos felices, pero irónicamente no podemos decidir ser o no alguien en la vida de una persona" Un saludo y pendiente de tus publicaciones.

LizH
Rango8 Nivel 39
hace más de 2 años

@eleachege Si no te lo han dicho antes, eso es saber tocar el corazón, gracias, en verdad.


#4

Al rato el carro se enrumba saliendo de la ciudad universitaria y rueda por distribuidores y autopistas para escapar de la Capital y dirigirse hacia la zona extra-urbana que conduce al oriente del país, en busca de punto estratégico para subir a la montaña. Al comienzo el Opel absorbe y va dejando atrás el carnaval de luces que alumbran la zona urbana. Luego toma por largo tiempo una carretera angosta y sin alumbrado que serpenteaba cerros, obligando al Opel a destrozar con sus faros encendidos la oscuridad de la noche. Obligando a tres pares de ojos a mirar todo el tiempo hacia adelante, a no tratar de pensar, a no tratar de recordar y solo auscultar la oscuridad de las sombras que embriagaban la noche.

En esos momentos, Luis no quería pensar o recordar. Era que no debía pensar o recordar, que no podía distraerse. Pero una nube preñada de añoranzas se estacionó en sus recuerdos y para sentirse vivo pasó su brazo sobre el hombro de la compañera que llevaba al lado. Si, sobre el hombro de Margarita, que así dijo llamarse. En instantes, Luis percibió a Paola, para recibir una mirada de reproche Pero él solo quería sentir el calor de la piel de Margarita, que así dijo llamarse. Quería sentir ese calor porque quería asegurarse de que no estaba soñando dormido. Que estaba soñando, pero no estaba dormido, al momento en que ese oleaje de melancolía lo envolvió y sus aguas se deslizaron hacia los recuerdos, evocando pasajes de esos días en el Liceo. De esos días en que se enamoraron con la promesa de que sería para toda la vida. Y eso fue a principios del cuarto año de bachillerato en el Liceo, y…

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 2 años

Sigue manteniendo la misma línea de pulcritud descriptiva-narrativa, @eleachege.

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Se viven momentos intensos cuando la inspiración fluye. Al escribir y luego revisar uno se siente realizado. Un saludo @TinadeLuis

HernanACalvo
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

Amigo @eleachege parece que nuestro amigo Luis es un ser que se la mete de lleno, perdon que se mete de lleno a la nueva vida que comenzó. Inmediatamente ya estaba haciendo buenas migas con Margarita y mientras juega con ella recuerda los ultimos años de liceo

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Jajaja amigo @HernanACalvo, me lanza puro strike(en beisbol). A pesar sus experiencias con Nancy y Lucinda, lo de Katty o Margarita (su alias de guerrillera) fue un amor de miradas en misa o en los ensayos de las bandas marciales a las que pertenecían. El beso único y fugaz fue algo circunstancial. Un saludo

Carlos_59
Rango14 Nivel 66
hace más de 2 años

La melancolía se apodera de Luis en esos primeros instantes del alejamiento de su amada, y trata de revivir momentos anteriores, cuando su brazo se apoyaba en el hombro de Paola, pero ahora en Margarita.

Muy buena descripción exhaustiva, con todo tipo de detalles sobre los personajes y su circunstancia.

Sigo amigo @eleachege

casandra
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

Qué bien describes las situaciones y los sentimientos.


#5

De repente, la carretera dejó de serpentear y el coche baja a velocidad moderada por una cuesta que se convirtió en una recta. Una patrulla policial que viene de frente, hace un cambio de luces y como pudo dio la vuelta colocándose detrás del Opel. Se oye el ulular de la sirena para obligar a detener el coche, que se orilla en la angosta carretera con las luces intermitentes encendidas. No hay miedo, salvo que fuera una delación. Un oficial de policía se acerca y pide los papeles del carro y documentos de identidad de los tres ocupantes, mientras alumbra los rostros con una linterna. Se puede observar a otro agente policial que se queda tras el Opel con un revolver 38 en una mano. El oficial pide y revisa la documentación, al mismo tiempo los conmina a salir del auto para requisarlos. Luego revisan el equipaje y otean la maletera del auto. En ella solo descansan el caucho de repuesto y una caja de herramientas. Al terminar la requisa, hacen entrega de la documentación con la señal de que se introduzcan de nuevo al auto. Los policías se colocan hacia el lado contrario del chofer y uno de ellos, asoma la cara por ventanilla y cerca del rostro de Luis, con aliento de perro callejero ordena la prosecución.

—Disculpen, todo bien. Que tengan buen viaje

Eso dijo, en el momento, que de la oscuridad que baña la carretera, surgen las luces de un Fairlane 500 que viene en sentido contrario. El carro acelera y al pasar al frente del Opel, se nota el asomar por la ventanilla trasera, la punta de un arma.
Se oye una voz —Policías, hijos de puta— y luego el ruido de metralla que descocía la parte baja de la carrocería de la patrulla policial. Los pasajeros del Opel bajan las cabezas y se acurrucan uno sobre otro, esperando un posible regreso. Mientras, desde su radio portátil, los agentes agachados se comunicaban con la Comandancia. Parecía solo un acto vandálico. Pero el carro ametrallado empieza a arder —Abran la puerta, párense sobre el estribo y se agarran como puedan —les dice Mario— y rueda el carro unos cien metros, justo en el momento que el carro policial explota y se desintegra en llamas. Los policías caen y se reincorporan.

—Arranquen y piérdanse

Mario, Margarita y Luis continúan su ruta con el silencio de canto en la voz

—Mal augurio, mal presagio. Han podido pensar en una conexión de nosotros con el hecho y retenernos para averiguaciones —murmura Mario el chofer— y siguen con el mutismo a cuesta, los pensamientos en quiebra y una hoguera de impaciencia por llegar a la playa.

Pasada dos horas caen en una carretera extraurbana que conduce hacia el oriente del país. Es una carretera plana y ancha que corteja al mar atrayendo su olor salobre y alumbrándose con luz de luna llena. El coche se desvía para tomar una de las calles engranzonadas que conducen a la playa. Están llegando a la playa de Machurucuto, la playa en donde iban a acampar, la playa que estaba diagonal al lugar por donde subirían como guerrilleros a la montaña. La montaña llamada “El Bachiller”. La montaña de sueños, la montaña mágica.

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Hay que vivir esos momentos para albergar esas sensaciones, que luego resultan inolvidables y se pueden escribir.

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 2 años

No me extraña en absoluto que esas vivencias sean inolvidables, @eleachege. Son situaciones impactantes. Imaginarlo es duro, pero vivirlo... Se nota el dominio de la situación, @eleachege. No había oído nunca la palabra "engranzonadas" y no sé con exactitud su significado.

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

engrazonada se refiere a una cama de piedra molida que baña una carretera, antes de proceder a hacerle los drenajes para luego cubrirla de asfalto. Gracias @TinadeLuis. Un saludo.

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 2 años

Muy curioso, otro término aprendido.

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Gracias @Brando_Ballantine para alguien que ha vivido cerca del mar, hasta el sabor del agua salada siente al pasar cerca de una playa. Un saludo.

HernanACalvo
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

Amigo @eleachege pasaron una situación super tragica. Primero que en ese camino perdido aparece la policía, los para, les pide documentos y revisa todo su equipaje. Al parecer quedan conformen y los dejan continuar. Mientras viene un fairlane del sentido contrario cuando llega al movil de la policia le dscarga tremenda ondanada de disparos. El coche de la policía se incendia y los policías salvan sus vidas. Ellos continuan hasta llegar a la playa donde harían campamento para a la mañana siguiente subir a la montaña "El Bachiller". Muy buena tu descripción, me pareció que los estaba acompañando.

Carlos_59
Rango14 Nivel 66
hace más de 2 años

Empiezan los sobresaltos para Luis. Me imagino que esto es minucia con lo que está por venir. Gracias amigo @eleachege por esas referencias al mar. Yo que vivo alejado de él, me resulta gratificante su mención y descripción tan sensorial...

Un saludo y sigo.

casandra
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

Qué emocionante!!


#6

Son ahora las once de la noche y mañana empieza el pedregoso encuentro con la montaña, que ya revelan cautos pasajes de incorporación y estadía de la lucha armada, Se instalaron las carpas y Luis se excusa de compartir. No es que quería dormir, no tenía aún sueño solo quería soñar, quería soñar despierto y recordar cosas. Soñar y recordar despierto aquello que quería soñar y recordar dormido. Traer parte de su pasado y vivirlo ahora, vivirlo en este momento de su existencia como si fuera el presente. Recordar con nostalgias y alegrías, trazos de cosas y situaciones especiales de la adolescencia. Pero se durmió y sucedió. Se durmió y sucedió que recuerdos brotaron de su memoria y vivió lo que pudo recordar como si lo estuviera viviendo ahora. Evocó a sus padres, hermanos, amigos, a Paola y también a su querido abuelo, aquel pedazo de vida, que cual torrente de luces y saberes, le sembró la semilla de la insurrección, de la rebeldía, del ser contestatario.

«Es un mal augurio, mal presagio, no olvidaba esas palabras. Y era mi otro yo, mi otro yo, que ahora jodiendo, me pintaba sobre la montaña, que me perfilaba en un lienzo pintado de muerto con un certero balazo alojado en la cabeza, o ya con el cuerpo ametrallado, desangrando, agonizante, muriendo sin la debida atención médica. Y ahora miro el rostro de mi madre lagrimeando su pena, su angustia. La miro y la veo con esa entereza que mostraba ante las dificultades, bebiendo alivio en las cartas. La miro que busca mitigar el dolor en las cartas del tarot de alguna gitana, de alguna adivina, que la consuela, alimentándola con los milagros de una estadía inquieta, aventurada, pero que estoy vivo. Y esa gitana le negaba la verdad, mientras me ahogo en los recuerdos y pensamientos con la tierra que palean mis camaradas. Tierra cayendo sobre mi cuerpo que yace en el fondo de una fosa. Una fosa que me recibe al pie de un árbol en la montaña. Esa montaña mágica que ahora me traga y no me devuelve»

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

El pasado intercediendo en sueños para negar una utopía de adolescencia.

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 2 años

¡Ay!, ese abuelo, que sembró la semilla de la insurrección. ¡Cuántas cosas sembró!
"Tierra cayendo sobre mi cuerpo que yace en el fondo de una fosa. Una fosa que me recibe al pie de un árbol en la montaña. Esa montaña mágica que ahora me traga y no me devuelve»" Un párrafo conmovedor, @eleachege, produce escalofríos. Buena historia.

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Gracias @TinadeLuis y @Brando_Ballantine. Tengo un borrador que he titulado "Mi abuelo, el andariego" mezclo andanzas de mis abuelos paterno y materno. Ambos trabajadores, pero también bohemios, cuenta cuentos y mujeriegos. Toda una caja de sorpresas que el destino me deparó.

HernanACalvo
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

Nuestro amigo Luis @eleachege no quiere dormir, se queda afuera de las carpas y empieza a soñar con su vida. Termina durmiendose y comienza un sueño en el que esta el abuelo, el cual le dejo muchas cosas, de ahí su personalidad y sus comportamientos. Tambien juegan en los sueños sus padres y hermanos y paola. Y le rebotan en la mente las palabras "Son un mal augurio" ...

Carlos_59
Rango14 Nivel 66
hace más de 2 años

@eleachege. Un sueño de pesadilla. Luis se ve ante su propia muerte, acribillado a balazos y cayendo sobre su cuerpo la arena que arrojan para tapar la fosa. El miedo siempre latente en el pensamiento del ser humano. Es inherente a él...

casandra
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

Qué buen relato!! da repelús y todo!!


#7

Al día siguiente en la playa, el grupo se levanta compartiendo una reunión como a las ocho de la mañana. Reciben algunas instrucciones para la sobrevivencia militar en la montaña, acompañado de la respectiva catequesis política. Más tarde, Caminan y se bañan en la playa sin agotar energías. Se acuestan por buen rato a la sombra y comen con moderación y sin probar alcohol. Agotan ese tiempo y ya es mediodía. Había llegado la hora de escalar la montaña y de montarse en el Opel Corsa los seis camaradas y el guía que hacía de chofer. Empiezan a despedirse de las muchachas que regresan a Caracas en la Toyota Hilux con toda la indumentaria playera.

Margarita la camarada que Luis llevaba al lado durante el trayecto de venida, y a quien en verdad no le había prestado atención alguna, se le acerca.

—Por favor camarada, es posible que allá arriba puedas encontrarte con Lino y quiero que le digas estoy bien y que lo quiero mucho.

— ¿Será Lino Andarcia?

—Sí, el mismo

—¿Y desde cuándo y de dónde lo conoces?

—De Puerto la Cruz, él estudiaba en el Colegio Pio XII y yo en el Colegio de monjas Nuestra Señora de la Consolación María Rosa Molas.

—Ahora que miro con atención tu rostro, entonces tu eres Katherine, Katty, aquella blanca y delgada lagartija de ojos azules, a quien en nuestra fiesta de graduación del segundo año, tomé de la mano y corrí para llevarla detrás de un árbol y estamparle un beso en la boca como regalo de cumpleaños y al mismo tiempo soltarla e irme sin palabra alguna.

—Bien que me recuerdas y no solo no fuiste a mi fiesta de cumpleaños esa noche, sino que no volví a verte por muchos años. Aunque luego supe que por la expulsión de ustedes dos del Colegio, a ti te enviaron de estudios a los Estados Unidos.

—Cómo no recordar. Fue mi primer beso de amor para una chica que me gustaba. Sé que es tarde para disculparme. El viaje a USA estaba previsto para el día siguiente, pero tuve que trasladarme a Caracas al atardecer de ese día. Entonces… Lino se apropió de tus encantos en la medida que te hacías mujer. No llegó a comentarme nada y eso que reanudamos nuestra amistad en la Universidad.

—Lino es un entrañable amigo y no tiene idea de que nos conociéramos. Ya sea Lino o cualquier otro, entiende que entre nosotros no había ningún romance, apenas teníamos trece años y si es cierto que se me aceleraban los latidos del corazón cuando te veía, ni siquiera llegamos a tomarnos de la mano, salvo ese día del beso.

— ¡Dame un minuto Mario! —Bueno Katty los caminos de la vida están abiertos, quizás nos volvamos a encontrar. Deséame suerte. Ahora te daré dos besos, uno de Lino y uno mío.

—Chao Luis, sigues siendo tan apuesto, jovial y locuaz. Confieso que te reconocí en la Universidad. Se de tus amores con Paola porque he compartido aulas con ella en la Facultad de Ingeniería. Aún me ronda el síndrome del primer amor que nunca se olvida y del que a mí solo me quedó el sabor de lo invisible. Suerte para ti y Lino.

—Te quiero Katty, quisiera no morir para volver a verte y que Dios decida si estoy destinado a curar ese síndrome. Por cierto que hace unos seis meses, me decía mi madre que entre su joyero encontró y volvió a guardar, un sobre con varios pliegues de fino papel rosado y escrito a mano con el poema “El seminarista de los ojos negros” de Miguel Ramos Carrión y firmado por Katty. Recordé entonces, aquel sobre que disimuladamente introdujiste en la bolsa donde yo recogía en misa las contribuciones de feligreses.

—Seis meses!, pues mira que yo conservo a diario y oculto en el paladar, el sabor inocente de tu saliva de niño y que otros besos no han podido borrar.

—Será por aquello de que el amor te rompe el corazón una vez, pero el recuerdo lo hace mil veces.

Sonrieron a la vez y levantaron la mano en señal de adiós

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Paola, Katherine. Un dilema amoroso a resolver, si Luis sobrevive a las operaciones militares del ejercito contra insurgente del gobierno.

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 2 años

Bonita y sabia expresión: "el amor te rompe el corazón una vez, pero el recuerdo lo hace mil veces". Un texto muy bien narrado, se ve que conoces bien el terreno que describes. Adelante, @eleachege.

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

La lectura permanente de la poesía, por ser expresión de sentimientos y emociones, resulta una fuente de inspiración para crear metáforas visionarias. Saludos @TinadeLuis y @Brando_Ballantine

HernanACalvo
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

Amigo @eleachege espectacularmente descripto ese amor, diría en la pubertad de los dos. Al descubrirse que eran ellos comenzaron a recordar cosas que se dieron y el beso aquel que a los dos les quedo sellado en el alma. Ahora ella era la pareja de Lino que estaba en la montaña. Le mando por Luis muchos cariños. Luis por último pidio no morir para que cuando vuelva poder volver a verla. Se sonrieron y despidieron con una señal de amor. Ella se fue con la camioneta y el se preparaba para ascender a la montaña

Carlos_59
Rango14 Nivel 66
hace más de 2 años

La llama de un fuego extingo, se ha reavivado de nuevo entre luis y katty. ¿su flama seguirá viva? o se apagará sofocada por misión...

@eleachege a ver que tienes pensado.

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Habrá que esperar @Carlos_59 si le es posible salir con la vida de esa montaña, que se mantiene asediada por el ejercito.

casandra
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

"el amor te rompe el corazón una vez, pero el recuerdo lo hace mil veces" A mi también me ha encantado esta frase.

LizH
Rango8 Nivel 39
hace más de 2 años

Luis y katty son... indiscriptibles, no hay amor totalemente apagado o totalmente muerto, casi nunca, @eleachege, un saludo!


#8

El guía toma su radio trasmisor portátil para comunicarse con el grupo armado que les espera al pie de la montaña. Recibe la contraseña “vía despejada” y el carro se desliza por la calle de granzón para retomar la carretera extraurbana y dirigirse al cercano poblado de Cúpira, buscando el punto donde deben bajar del carro para tomar a pie el curso de ascenso hacia el campamento en la montaña. El guía recibe instrucciones para estacionarse a orillas de la carretera y bajan del Opel vestidos de ropa común, un sombrero de cogollo y calzados con botas de plástico, que les entregan en el sitio. Toman el derrotero de una quebrada, que pronto abandonan para seguir por una pica poco trillada, a fin de no tropezar con pobladores campesinos de la zona. No convenía ese contacto por ahora.

Llevan aproximadamente cinco horas de mal camino y la tarde está por terminar de consumirse. El guía advierte que pronto acamparan para hacer contacto con el grupo armado que debe acompañarlos hacia el campamento. De repente, un grupo de la base No 2 los sorprende en un claro de la montaña y Luis observa que al mando viene un joven alto con rango de comandante, lleva espesa barba, traje y sombrero verde oliva. En sus manos porta una ametralladora Thompson calibre 45 con dirección de tiro hacia el suelo. Lo acompañan otros tres guerrilleros, un joven trajeado hasta con gorra de kaki y dos campesinos de la zona unidos a la guerrilla. Los tres van armados con carabinas FN 30. Luis distingue, que el joven trajeado de kaki es Lino, su compañero de aulas en la facultad de ingeniera. Se saludan con un efusivo abrazo, pero sin comentar el haber sido amigos en la infancia y que juntos cursaron la primaria en un colegio de salesianos en Puerto La Cruz, de donde serían expulsados al culminar el segundo año. Se habían separado en la secundaria, pero en la universidad haciendo tiempo, revivían las anécdotas del colegio.
El guía Mario se regresa, mientras el comandante dice que el camino había sido previamente peinado, a fin de evitar cualquier enfrentamiento armado con fuerzas del gobierno.

Para cambiarse en el sitio reciben el uniforme verde oliva con gorra y una pañoleta para cubrir el cuello, botas pantaneras de campaña, además un fusil FN30 con cincuenta balas, una cantimplora y una brújula. Luis recordó al instante, que hacía poco tiempo, había participado en una operación de asalto a una fábrica de uniformes y pertrechos militares, después de rondarla por semanas para observar y planificar el atraco con tres grupos. En la operación, logran inmovilizar y desalmar la custodia militar, mientras el personal obrero y administrativo de la fábrica yacía acostado en el piso. Al botín de vestimenta militar y rollos de tela para su confección, lo acompañan con unas pocas pistolas automáticas, subametralladoras y granadas fragmentarias encontradas en el lugar. Ese bastimento para aprovisionar la guerrilla rural, fue trasladad en un camión del ejército, que también aprehendieron y cuya entrada al taller fue la contraseña para iniciar el asalto.

Así mismo obtienen para el inicio de su estadía en la montaña, un pesado morral impermeable con una hamaca, una cobija, un plástico para la lluvia, un tazón de peltre para comer y una cuchara. Cada uno había traído su bolso con efectos personales de limpieza y aseo. Luis esta contento y feliz de verse como un auténtico guerrillero. En la oscuridad alguien, un campesino de la zona, se asoma con dos termos y sirven atol de harina de maíz y luego en el mismo envase el agua de papelón caliente. Los integrantes de la columna guerrillera se recuestan y dormitan con los ojos abiertos por media hora.

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 2 años

Me sigue entusiasmando ese dominio y conocimiento del ambiente y de la jerga propia de a situación, @eleachege. Nos haces vivirlo.

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

@TinadeLuis, además los apuntes de mi abuelo paterno, hice contratos con otros ex-guerrilleros sobre aspectos técnicos, para poder desarrollar el imaginario y la narrativa.Un saludo @TinadeLuis

HernanACalvo
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

@eleachege poco a poco Luis va acompañado por un grupo que los acompaña hasta que se encuentran con un comandante de guerrila con su uniforme verde oliva, una pañolera para cubrir su cuello y unas botas. Con él estaba con vestimenta color Kaki Lino su amigo de toda la vida y dos guerrilleros campesinos que los acompañaban. Le dan su uniforme, sus botas y su fusil, gorra, una pañolera, una cantimplora y una brujula. Por ultimo le dan de comer una comida en base a harina de maiz. Estoy entre ustedes. Me estas llevando.

Carlos_59
Rango14 Nivel 66
hace más de 2 años

Afectuoso abrazo entre luis y lino que se reencuentran después de mucho tiempo. seguro que les tocará vivir situaciones de alto riesgo que fortalecerán sus lazos de amistad. Estupendo imaginario y narrativa que has documentado con precisión.

@eleachege Sigo intrigado por el desarrollo...

casandra
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

Tus conocimientos son geniales!! Enhorabuena por los apuntes de tu abuelo!!


#9

La marcha se reanuda y Luis siente su cuerpo invadido por una abismada ineptitud, que se sufre cuando a cada paso se hace duro el andar porque las piernas tienen una tirantez leñosa, los hombros y la espalda se entumecen, se encorvan con el peso. El cuerpo tiende a rendirse ante un agotamiento transido y progresivo. El viento espeso que acompaña la pertinaz lluvia dispersa cualquier signo de palabra alentadora. El comandante se coloca al frente de la cuadrilla junto con el guía, los otros tres se colocan a la retaguardia de la columna guerrillera. Cobijados por una pertinaz llovizna, emprendemos la travesía hacia arriba, hacia la montaña, hacia la Fila de Chaguaramal. En la medida que la cuadrilla avanza, la arboleda acalla la lluvia, pero ahora una fría neblina acompaña la entrada nocturnal. El jadeo de la brisa mueve las ramas de árboles, arbustos y cortinas de matorrales que llenan las vacías tinieblas, rasgando con crueldad nuestros cuerpos. El aire húmedo, espeso y frío obstruye la respiración que me ronronea como un silbido asmático. La silente peregrinación se acompaña con el crujir de las botas sobre el fango y el ruido impreciso de las aves y otros animales que buscan cama. Para no dejar rastros, ascendimos en fila por el borde de una quebrada de río, guardando corta distancia unos de otros y tratando de ajustarnos a la luz de la linterna del guía. A la distancia y en soledad, por el color blanco se distinguían figuras de algunas aisladas casas, mientras oíamos el ladrido de perros.

Ahora siguen las huellas de una trocha, siempre en peregrinación por una empinada senda hacia la altura de la montaña. Diez hombres caminando cabizbajos y en silencio, en fila india, separados uno o dos pasos el uno de otro. Se siente sobre el cuerpo el chapoteo de la lluvia y se oyen los chillidos y gritos imprecisos de monos y pájaros sobresaltados por la invasión de sus predios nocturnos. A medida que avanzan se hacía más alucinante un juego de luces sobre el espacio negro que cubre la travesía. Por un lado los focos de las linternas de los guías que se encendían en forma intermitente para insinuar el camino y por otro brillaban las diminutas luces discontinuas de las luciérnagas. Termina el escalado hacia arriba y ahora caminan en sentido plano. Hacen un previo en el camino y el comandante hace correr la voz de que están por llegar a la base guerrillera principal. El comandante se acerca a Luis:

—Tenemos entendido dominas el inglés porque estudiaste por dos años en la Technical Charter High School en Carolina del Sur y con seguridad vamos a necesitar de tus servicios para algunas traducciones de material sobre estrategias y tácticas militares.

—Estaré a la orden mi comandante

No era el momento apropiado, pero al aminorar la marcha y por lo de estudios del English, Luis recuerda a Ronald su profesor de inglés en el quinto año de bachillerato. Un militar retirado, quien le pidió visitarlo con cierta frecuencia para ayudarle a traducir del inglés y transcribir a su computadora, sus clases de estrategia militar que dos o tres veces al mes exponía ante un destacamento militar, en una ciudad al sur oeste del país. Así el profesor Ronald brindaba a su alumno Luis con apenas 18 años, la temeraria impronta de acercarse a su linda y treintañera esposa.

SDA_love50
Rango19 Nivel 94
hace más de 2 años

No sé que decir querido @eleachege
Seguiré leyendo.
A la espera de la próxima caja.
Y a la espera de tus comentarios.

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 2 años

Manteniendo el interés la historia. La verdad es que debe ser muy duro y temeroso encontrarse en esa situación. "Seguiremos en la brecha", @eleachege. Saludos.

HernanACalvo
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

Se da lo logico @eleachege Luis no esta preparado para estos trotes (caminata suviendo una montaña) Una lluvia que despues se hace neblina los acompaña. Hasta que por fin el comandante les informa que estan a poco de llegar a la base principal. Se acerca a Luis y le dice que le comentaron que sabía ingles. Que estuvo estudiando dos años en EEUU. que les venían muy bien sus conocimientos porque tenian que traducir documentos. Luis mientras recuerda a un profesor Ronald que lo ayudo mucho en el aprendisaje y tambien recordaba como a un chico de 18 años le dejaba servida a su hermosa esposa treintañera. Me imagino lo que viene.

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Gracias @TinadeLuis Me cuentaban que lo duro de la subida (aunque había entrenamiento previo para ello) se compensaba con el entusiasmo. Lo difícil era la estadía cuando los acorralaba el ejercito por semanas y no tenían acceso al agua y alimentos. Suplían el agua masticando hojas y la comida era sapos, culebras y otros animales rastreros. Saludos @TinadeLuis extensivos a @HernanACalvo.

HernanACalvo
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

Si @eleachege ser guerrillero en las eliculas o en la ficción es genial. Lo malo es cuando hay que ponerlo en practica de verdad y en realidad el que siempre tiene toda la fuerza es el ejercito regular. Y claro cuando estan acorralados no hay agua ni comida ya tal vez una culebra es en festin. Siempre el ser humano estuvo metido en la guerrilla. En nuestro caso El Che Guevara en Bolivia. Que paso las mil penalidades hasta que los boinas verdes yankies lo mataron. Sera que ya me estoy volviendo mas viejo pero la forma de resistencia de un pueblo al liberalismo es cortar en forma pacifica con manifestaciones todas las entradas a las grandes ciudades pr seis a siete dias. No aguantan y se escapan. Estoy haciendo un curso de Ghandy o Mandella. Eso es revolución. Claro esto lo digo a mis 67 añitos y te comento que sali parecido a Luis respecto a lo que recibió del abuelo.

Carlos_59
Rango14 Nivel 66
hace más de 2 años

Luis, quizá por el temor o falta de entrenamiento, está sufriendo un bajón físico. Además la lluvia que hace más pesado el caminar. Sus conocimientos de inglés, creo que le van a permitir disfrutar de una situación privilegiada..

Está interesante amigo @eleachege


#10

En la primera semana de trabajo en casa de Ronald, Luis se sentaba ante el ordenador y mientras los veía ir y venir, no paraba hasta terminar. A la semana siguiente, ya conversaba con ellos y recibía invitación para acompañarlos a comer. El calor interno empezó a brotarle aquel sábado en la tarde de la tercera semana, cuando Ronald lo invitó para una de sus íntimas reuniones, donde ambos tomaban y bailaban. Apenas tomó un whisky, después de campanearlo hasta que el hielo se disolvió. Ese día al bailar, notó que lo hacían con recato; pero ya empezaba a pagar culpas al ver con disimulo, el movimiento sensual de ella cuando bailaba. Sin embargo, se disculpaba ante la invitación de sacarla a bailar.


La escena le recordaba al Padre Rosario, el Director Espiritual del colegio Pio XII cuando cursaba el segundo año de bachillerato: «Podemos leer en Job 31: que Job reafirmaba su integridad al expresar su pacto con los ojos para no mirar con lujuria a ninguna mujer» y a continuación «En Mateo 15:19 se expresa, que los ojos son la ventana del alma que alimentan la mente y aunque no lo crean, es el motor de nuestra sexualidad y si los ojos son esa ventana de entrada, entonces la mente es el reino de la fantasía y el deseo». Eran tiempos de asomo de los vapores de la pubertad en el cuerpo de Luis, cuando sentía que la sangre golpeaba su vientre con un revoletear de mariposas ante un pensamiento pecaminoso o un estímulo físico. El roce sensible con las sábanas, el sonido persistente de una gota de agua, la desnudez de las flores, las embestidas amatorias del gallo. Todas esas sensibilidades ávidas de repuestas y los escritos que le decomisaron junto a Lino Andarcia sobre putañerías bíblicas, causaron de su expulsión del Colegio Salesiano Pio XII.


En días subsiguientes, Luis observó una conducta poco usual en la señora del profesor Ronald, cuando se tendía en el gran sofá para leer. En momentos que Ronald salía a hacer alguna diligencia y estando Luis en el ordenador en posición diagonal al sofá, ella recogía los pies haciendo que las rodillas se levantaran y su vestido o falda se rodara, dejando al descubierto sus atractivas piernas y parte de sus no menos torneados muslos. Luis la miraba de reojo buscando alguna señal motivadora. Pero mientras Luis pincelaba bocetos en el lienzo de su mente, ella permanecía indiferente. Un jueves después del mediodía, Ronald lo llama urgente para ayudarle a pasar un trabajo. Luis nota su voz algo pesada y cuando llega, lo recibe muy tomado y riéndose.

—Vamos hombre, acompáñanos que la tarde apenas está naciendo. Es más, esta noche te invito a dormir en casa.

Con un vaso en la mano, le tiende el otro brazo sobre los hombros y se acercan a la mesa del comedor, donde la esposa de Ronald lo saluda y le brinda un vaso de vino, a sabiendas de que no toma licor fuerte.

—Sabes amor, ante la suspensión del visado para que me acompañes a San Cristóbal a dictar clases, he pensado que en esos días, Luis se quede a dormir en casa para que te acompañe y no te sientas sola.

Luego, toman asiento en la sala y ella queda al lado de su marido en el sofá, luciendo un corto vestido. Conversan mientras oyen el lento andar de música del ayer rebosante de boleros y baladas, al gusto de Ronald. En las voces inconfundibles del trió Los Panchos, se oyen los acordes de “Aquellos ojos verdes” de Nilo Meléndez “Aquellos ojos verdes serenos como un lago, en cuyas quietas agua un día me miré, no saben la tristeza que en mi alma dejaron, aquellos ojos verdes que ya nunca besaré”. Mientras Luis les presta atención, ellos hablan acerca de la historia del bolero, recuerdan que el primero bolero del que se tiene conocimiento es “Tristeza” en 1.895, cuya autoría se atribuye a José Sánchez nacido en Santiago de Cuba. Hacen mención de que ciertamente el bolero tiene su origen en manifestaciones de la danza gitana y al llegar a América, específicamente a Cuba, se fusiona con el ritmo africano de donde adquiere ese compás cadencioso.
En cierto momento, empiezan a sonar ahora las notas de bolero “Asi” de María Grever “Por qué al mirarme en tus ojos sueños tan bellos me forjaría, mira…mírame mil veces más…” y Luis observa que profesor Ronald atrae a su esposa hacia sí para abrazarla, comentando:

—Can we dance?

Pero lo hace con tal brutalidad, que ella se ve obligada a levantar las piernas y dejar al descubierto gran parte de sus muslos. Ronald se levanta tambaleante con ella de manos y comienzan a bailar en la sala. La confianza o la borrachera rompe la probidad y empieza a subyugarla, a manosearla, induciendo a su esposa a un rítmico movimiento de caderas, mientras la calza a su cuerpo. Ella cada vez que queda frente a Luis lo mira. Él la mira y cree adivinar en sus ojos, la angustia, el desasosiego y una casi imperceptible picardía en una sonrisa que perturba. Por el respeto a su profesor, Luis percibe el gesto de la señora, como una gracia del licor ingerido, como un desencuentro, algo pasajero y normal, pretendiendo olvidar las insinuaciones de su otro yo.

Después de muchas copas y bailes entre ellos, el cielo cierra sus párpados y la noche hace desaparecer esa larga tarde, que a Luis se le hacía interminable. Ronald se rinde, va a la sala de baño de la recamara y de allí se larga en su cama. Su esposa regresa luego de acompañarlo y Luis cree ver en su ardiente rostro, el misticismo del néctar deseado y no probado.

—Ronald se acostó. Eso le sucede cada vez que tiene que viajar. El pánico le hace beber sin medida como estímulo para calmar sus nervios. ¿Quieres que bailemos?

Luis se niega con un movimiento de cabeza y le miente diciendo que tiene sueño, queriendo disolver las huellas que lo niegan. Se dan las buenas noches, mientras él se dirige al cuarto que le han asignado. Más tarde, Ella toca a la puerta y al entrar, Luis la mira trajeada con una fina y transparente bata blanca de dormir, a través de la cual puede distinguir, los reducidos mantos que pretenden cubrir, arriba los contornos de dos redondos y turgentes diamantes y más abajo el cofre donde guarda su más preciada alhaja de placer.

—Disculpa Luis, es para decirte que no trasnoches, porque tenemos que estar en el aeropuerto a las nueve de la mañana y quisiera que nos acompañes. Si no se te ofrece algo, que tengas un buen dormir.

Luis no supo a qué hora de la noche o madrugada le asistió el sueño. Se debatía entre la fidelidad a su profesor que le brindaba su confianza o sucumbir ante las sutiles insinuaciones de su esposa, que suponía se podían materializar al quedar a solas ese fin de semana. Si tal supuesto se hacía realidad, no podía hacer el papel de tonto y negarse. Su abuelo materno Carlo no lo querría ver cuando le tocara ir al cielo. En algún momento, pensó en conversar esa situación con su novia Paola y dejar esa pasantía del inglés. Pero no tenía ninguna seguridad de que estuviera en lo cierto.

Al concluir el desayuno se dirigen al aeropuerto a despedir a Ronald. Dos horas más tarde, del aeródromo la acompaña al supermercado para hacer unas compras. La nota alegre, pero sin recibir insinuación alguna. Luis le solicita llevarlo a casa de su novia Paola, quien debe viajar a Caracas para acompañar a su madre en el pre y post operatorio de una delicada intervención quirúrgica.

—Pasaré por su casa como a las seis y media, porque después de hablar con Paola, iré a la residencia para comer, asearme y dormir un poco.

Al despedirse de Paola después de una larga conversación, ella le hace una recomendación al momento del beso de separación.

—Sé que eres muy formal Luis, pero te pido que tengas cuidado. El profesor Ronald es hombre armado por ser militar retirado y además muy celoso. Su esposa Laura es una tentación, de rostro muy hermoso y cuerpo escultural. Es extraño que te haya brindado esa confianza de darte entrada a su casa. Bueno puede ser porque dominas el English. A nuestro compañero Juan le armó un lío a la salida del Liceo, por acercase a la ventanilla de su coche y preguntarle a su señora donde localizarlo.

De nuevo Luis intenta confesarse con Paola, pero esta vez era inútil. No debía causarle una preocupación adicional a la que tenía por su madre.

A la hora acordada se presenta en la casa de Laura. La esposa de Ronald lo recibe y la estadía transcurre de manera normal. Luis en el ordenador con las transcripciones y Laura en sus quehaceres hogareños. Cenan y más tarde se despiden y entran en sus dormitorios. Luis toma de la mesa de noche y de forma casual, la novela “Alfie” de Bill Naughton con la idea de provocarse el sueño. Debería ser tarde en la noche, cuando leía el capitulo XI. La puerta se abre y entra Laura, enfundada en una bata corta pero esta vez más discreta.

—Luis por favor acompáñame, tuve un sueño horrible y estoy asustada.

Luis se levanta y se deja guiar tomado por la mano de Laura, que lo conduce hacia su recamara matrimonial. Llegados al pie de la cama, ella sorpresivamente entrecruza sus brazos por el cuello de Luis y atrae su rostro. Él por reflejo, le rodea la cintura con su brazo izquierdo, mientras su mano derecha le entreteje su cabellera para aproximarla aún más. Luis se siente asustado y ella le da un jarabe de lengua para remediar el susto. El enjuague bucal continúa y las manos lo suplen para moldear las carnes. Él la toma en brazos y baja el cuerpo para tenderla sobre la cama. La ropa interior vuela y los cuerpos al descubierto se juntan. El estímulo enardece y la piel se eriza y sudoriza con el acto generativo.
Ahora los cuerpos que suspiran y caen en somnolencia. Cuerpos que duermen y sueñan. Cuerpos que despiertan con la mirada amorosa y la sonrisa en los labios. Y fue así, que con una fugacidad de tres meses, continuó aquel hard play, mientras el profesor Ronald traveling outside, hasta que una esperma nadando en el nimbo acuoso de su vientre atravesó el laberinto mítico del ovulo y un día cual brisa fugaz desaparecieron.

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 2 años

Pobre Paola, no parece que la quisiera demasiado. Estos no están en la crisis de los 7 años, pero si se pone otra por medio... siempre salta la comezón. Además, le preocupa más la infidelidad a Ronald que a su novia. Ahora el disparo..., cambios a la vista, @eleachege.

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Jajaja @TinadeLuis, me la pones difícil. Pero la repuesta sería: Lo que pasa es que la relación de Paola y Luis es en extremo sana (zanahoria), aún después de más de un año. Cuando la olla hierve, Paola le coloca hielo para enfriarla. Diría que es una relación amorosa. Distinta a la pasional que se le presentó. No hay infidelidad, ni traición. Pero que eso no lo sepa Paola. En "Me gusta, pero tengo novio" quizás aborde el tema. Gracias @TinadeLuis por ello comentar resulta interesante.

HernanACalvo
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

Creo que en tu comentario del capitulo fuiste muy exacto @eleachege, este muchacho Luis por sus conocimientos de ingles cayo en el lugar indicado con su profesor al que le daría una ayuda en sus trabajos. Lo pasa a hacer en a casa del profesor. Con los días se va haciendo la relación más amigable y él se comportaba como un monaguillo y ni quería mirar a la hermosa y sensual esposa del profesor. Al profesor le surge un viaje y le propone que se quede con su esposa para acompañarla. Ël acepto y despues se rompio todo. Por ejemplo su relación con Paola era idilica mientras con la mujer del profesor fue de una sexualidad contenida que se desato en la misma cama del profesor con su esposa. De repente Luis escucho un tiro...

Carlos_59
Rango14 Nivel 66
hace más de 2 años

Fue meter al lobo en el gallinero. O mejor, la gallina fue a la lobera. Jijiji. Parece que, como en patrixia, a Luis le pusieron el cebo y picó.

A ver como sigue amigo @eleachege

casandra
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

Ay ese Luis, cayó en brazos de la loba!!!


#11

Suena un disparo y Luis junto a sus compañeros se lanzan al suelo y ajustan sus armas en posición de defensa, en tanto que muere el pensamiento con el profesor Ronald y su esposa. Al no producirse más disparos, Lino y los otros dos guerrilleros de la retaguardia, los rebasan para conocer la causa del disparo. Al regresar, la información es que a un camarada de guardia nocturna se le fue un tiro y asustado trató de huir. Fue capturado y será fusilado sin contemplaciones. Era una seria advertencia a todos para evitar la deserción.

Más tarde, a la distancia se divisa lo que parece una disminuida pista de aterrizaje. Es una hilera de linternas acompañadas de cuerpos desfigurados por el espectro gris de oscuridad y la neblina. El comandante de la base 2 y su cuadrilla toman el camino de regreso. Lino se queda porque pertenece a esta base. Entrada la media noche, son recibidos por camaradas que conforman puntos de guardia y vienen a su encuentro, camuflados con las caras pintorreadas en oscuros y el uniforme embarrado de lodo adornados con hojas de ramas de árboles. El campamento de la base principal se encuentra estratégicamente oculto bajo una intrincada arboleda, constituido por unas barracas improvisadas, techadas de palmas y sostenidas con gruesos tallos de árboles. De una de ella salió el comandante de la base enfundado en una chaqueta muy parecida a las jackets usadas por los rangers del ejército norteamericano. Da la bienvenida y ordena un servicio de café para los recién llegados. Luego invita a hacer cama para dormir. Algunos veteranos indican la forma de guindar las hamacas en forma de literas y hacer el nudo fuerte, pero fácil para desanudarlo en caso de un escape de emergencia. Son las once de la noche y les advierten la hora de despertar. Con el cansancio en el cuerpo, Luis despeja toda imagen de la mente para descansar y no recordar para no soñar.

A las cuatro y cuarenta y cinco de la mañana, suena un silbato que trasmite la orden de levantarse al componente guerrillero de la base. El día amanece lluvioso y hacen una formación para la instrucción correspondiente. Empezan con ejercicios físicos y al finalizar, permanecen en posición de firmes para recibir una arenga política e ideológica. Luego se ordena la posición de descanso para retirarse a las actividades de aseo y necesidades fisiológicas. Hay dos letrinas y cada una dispone de un gran tambor de agua. Hacemos la cola que encabezan el comandante y sub comandante de la base. Hora y media más tarde, se observa alrededor de las barracas, una cocina techada al descubierto con un fogón. Un hombre y una mujer con una máquina manual muelen maíz para preparar una masa y hacer las arepas o telas, que tienden en una cazuela plana colocado sobre el fogón. Una joven campesina se encarga de buscar y llevar agua hacia la cocina. Mientras varios guerrilleros bajo una arboleda, se turnan para sacar y desgranar las mazorcas de maíz que la joven traslada hacia el molino. Después de tomar café, Luis se dirige hacia el borde de la colina, distante unos sesenta metros del campamento. Lino mlo alcanza antes de llegar y caminan juntos, en tanto hablan. Llegan al punto deseado y a lo lejos se avista un valle donde a esta hora, reina un silencio subyugante. Un valle enterrado profundamente entre el verdor de la montaña. De repente por una de las veredas invisibles, obstruidas por árboles y matorrales, aparecen dos campesinos, sudorosos por el esfuerzo de cargar cuesta arriba, vasijas de agua sobre sus cabezas que llevan a un centro de acopio cerca de la cocina.

Lino le conversa a Luis, que apenas tiene unas semanas en este campamento, que viene de un frente guerrillero de la zona centro occidental del país que sustenta el partido comunista. Allí hizo su entrenamiento político-militar y obtuvo el permiso de integrarse a esta Escuela que dirige el MIR, porque tiene conocimiento cierto que la cerraran para convertirla en un frente guerrillero que se llamará “Ezequiel Zamora”.

— ¿Luis, cómo obtienes la licencia del partido para integrarse a este frente que dirige el Movimiento de Izquierda Revolucionaria?

—Me entusiasmé con amigos de la Universidad integrantes del MIR, que me convencieron a que hiciera el curso aquí. Conversé con mi jefe inmediato de la UTC y él me gestionó el permiso para integrarme a este frente de la sierra El Bachiller.

—Tuviste suerte porque este que será el último curso y así harás tu grado de guerrillero rural en el Frente “Ezequiel Zamora”.

Lino cuenta entonces, que los campesinos metidos a guerrilleros son de esta zona. La guerrilla se aprovisiona de sus cultivos, que la conexión entre campesinos y guerrilleros se asemeja a una correa transportadora y la cercanía a la ciudad capital Caracas, permite mantenerse al día con los acontecimientos del todo el país. A unas horas de camino monte abajo, se llega a un trapiche primitivo que muele caña y lo convierten en melaza para hacer papelón y en las trincheras se transforma en guarapo de papelón frio o caliente.

—También, logramos subir un multígrafo y un equipo de transmisión radial que difunde consignas y partes de guerra por dos horas diarias y la frecuencia llega a varias zonas del país. A la caída de un abismo encontramos una cueva que acondicionamos, para evitar el rastreo de la emisora y hasta nos puede servir de refugio a unas veinte personas, en caso de un bombardeo explosivo de helicópteros o aviones.

Continúa su charla y le dice en forma confidencial, que los campesinos nos ayudan, en tanto que, los instruimos a ellos y a sus hijos en la lectura y la escritura, así como en las formas de cultivo y otras cosas. Pero ha observado, que no está clara la identificación de ellos con la ideología marxista y que una guerrilla no puede emerger hacia la revolución sin apoyo de un campesinado consciente de sus convicciones ideológicas. De allí la crítica, de que el marxismo puro y teórico que comulga y practica la oficialidad de la lucha guerrillera, suena muy ajena a la realidad del campesino venezolano. El problema es que la mayoría de los comandos están integrados por doctores y estudiantes universitarios, que como nosotros provienen de una clase aburguesada, acostumbrada a que le sirvan mientras dirigen. Coño, si esta revolución triunfa, creo que vamos a tener problemas de dirección en un gobierno socialista. Y continúa —pero que no te desanimen mis palabras, son solo reflexiones sobre las cosas que observo—

— ¡Mira! la jovencita se cayó.

—Otra vez con la jovencita. El verano sexual es peligroso para el guerrillero de montaña. Aquí no se puede ilusionar con mujeres. El Reglamento exige, bajo penas de expulsión y hasta de fusilamiento, el respeto hacia las jóvenes y mujeres campesinas, con igual pena para el consumo de droga e inclusive alcohol. También hay regulaciones en cuanto a las relaciones con mujeres combatientes por qué no pueden tener hijos y menos practicar abortos.

Llaman a desayunar y las nueve en una especie de salón a campo abierto y los bancos son unas rolas de arboles, que al final sólo sirven de espaldar porque las nalgas se entumecen y prefieren sentarse en el suelo. Reciben al igual que en los meses siguientes, la arenga político-militar, versada en ideología marxista, economía, política, geografía, análisis de coyunturas y redes. A continuación la teoría y práctica de sobrevivencia con la construcción de letrinas, trincheras, trojas, así como nociones para la prevención de enfermedades cutáneas e infecciosas. Además lecciones de cultivo y recolección de granos, tubérculos y otros rubros. Luego, van a campo libre para recibir instrucciones en el uso de armas, limpieza, montaje y desmontaje, su manejo en todas las posiciones posibles. Aprovechando que el ruido de la lluvia diluye el sonar de los disparos, realizan prácticas de tiro que se acompaña con demostraciones de asalto y defensa de posiciones de combate, simulacros de defensa y escape ante ataques sorpresivos del ejército.

Con esta práctica de tiro, el recuerdo de Luis vuela hacia la muerte de su amigo Pedro. Sucedió cuando una manifestación estudiantil que pretendía marchar hacia la Fiscalía General del Ministerio Público, fue bloqueada a la salida de la Universidad por cuerpos de seguridad del estado. Aprovecha la cercanía de Lino para referir:

—Dos horas permanece la revuelta alimentada de piedras y cohetones contra gases lacrimógenos y perdigones. Pero la policía y la guardia nacional reciben órdenes de entrar al recinto universitario y lo hacen a plomo limpio con la excusa posterior, de que dentro del recinto había francotiradores que les estaban disparando. Un contingente de estudiantes revoltosos que aún manteníamos el ánimo de recrudecer aún más la protesta, nos enfrentamos a la rígida formación al estilo hoplitas de la policía. Por táctica, nos replegamos hacia el edificio de Residencias Estudiantiles con la idea de conseguir armas para defendernos. En plena refriega y mientras buscamos otra salida de la Universidad, Pedro me entrega una Berreta calibre 9mm y con la balacera que se oía detrás, me impulsa a ir delante de él. De repente, hay un cese de disparos pero el cuerpo de Pedro me sobrepasa al caer de bruce y oigo el sonido aislado de una bala de fusil Fn-Fal 7.62. El impacto de la bala al entrar por la espalda lo lanza de bruce hacia el suelo. Su cuerpo queda tendido como si durmiera, pero al voltearlo su camisa adosada al pecho empieza a teñirse de sangre y a su lado queda la Glock 9mm. Lo lloré en el sitio y recordé aquello que una vez me dijo en tono jocoso “El sonido del balazo que recibas llegará después de que hayas muerto, porque la conciencia alojada en el cerebro tiene un leve retraso respecto a la realidad que es el estímulo. Primero llega la bala y luego el sonido del disparo. Pude averiguar después que era una teoría del neurólogo David Eagleman.

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Gracias @Ivan_Avitia por el apoyo que me brindas con la lectura de "Rumbo a las guerrillas" Un saludo

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 2 años

Un buen sprint final, @eleachege. Excelente narrativa y superlujo descriptivo. Nos has hecho sentir el frío, el miedo, la desesperanza, el desasosiego... de esos jóvenes y hombres a través de tus palabras. Saludos.

Nina
Rango8 Nivel 38
hace más de 2 años

Bueno, qué puedo decir, como siempre nos deleitaste con una tremenda historia, @eleachege una narrativa impecable. Un montón de emociones.

HernanACalvo
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

Ya dentro del campo de juego @eleachege la cosa toma las dimensiones reales y estas no son para nada divertidas. Una cosa es proponer una idea y otra con las mil desventajas y penurias ponerlas en practica. Otra cosa importante que me llamo la atención es la ideología marxista llevada adelante por los lideres, profesionales o estudiantes universitarios y que poco entendía y compartía la gente de pueblo o campecinos.

Carlos_59
Rango14 Nivel 66
hace más de 2 años

@eleachege, duro castigo para el camarada, si no hubiera huido le cortarían la mano para que no volviera a cometer el error. Me gusta "cuerpos desfigurados , por el espectro gris de oscuridad y la neblina", sublime. La mayoría de los integrantes de los comandos, pertenecen a una clase aburguesada elitista.Esto plantea dudas a Lino, en el caso que triunfase la revolución (Quien iba a ser servido o siervo).

Su lectura me ha traído recuerdos de cuando hice el servicio militar. Salvando las distancias, hay muchos aspectos en común...

LizH
Rango8 Nivel 39
hace más de 2 años

"El sonido del balazo que recibas, llegara después de que hayas muerto..."
@eleachege Con esa frase, despiertas sensibilidad


#12

Ese día, después de almorzar el contingente, se formaron las patrullas de reconocimiento de la zona, algo habitual del quehacer guerrillero durante el tiempo de estadía. Hacían croquis acerca de las filas geográficas y sus contornos, el curso de los ríos, los asentamientos y poblaciones campestres y otros detalles. En el recorrido de ida y vuelta caminaban de veinte a treinta kilómetros diarios. Esta ocupación del tiempo durante el día y la tarde, fue repetida por Luis con ligeras variaciones durante meses. La tarea era ubicar sitios para establecer nuevos campamentos guerrilleros y lugares para el almacenaje de excedentes de abastecimiento, ante el asedio del ejército. Toda la cartografía de esos terrenos para reencontrarlos la llevaban a punta de brújula no había otra forma. Eran tiempos en que muchas veces la profunda soledad de la montaña se hace dura, pesada, sofocante y los recuerdos perturban la mente.


Fueron un sinfín las escaramuzas con los cazadores del ejército, en que las balas silbaban muy cerca burlándose del cuerpo de Luis, no así otros que perdieron su vida en un sueño de ilusiones. Seis meses después, en un día cualquiera, coinciden Luis y Lino para tareas de exploración. Hacen el recorrido entre malezas y árboles. En un momento dado, que transitaban por una trinchera a campo traviesa. Fue en esa coyuntura que fueron ametrallados desde un helicóptero de reconocimiento artillado con una punto 50. Lino fue alcanzado, emitiendo un quejido —Madre mía, me dieron— como pudo Luis, lo sacó de la trinchera, lo desvistió del uniforme y se lo echó a cuesta, mientras se desangraba. Corrió y corrió hacia arriba a toda velocidad, sin sentir el peso de su cuerpo, solo tenía en mente llegar hasta el puesto de comando para prestarle los primeros auxilios. Lino estaba mal herido y había perdido el conocimiento, pero tenía signos de vida. En el campamento, le hicieron las transfusiones y cirugías que su organismo resistió. Su cuerpo joven y atlético resistió. Resistió unas horas, pero al final fue rendido por la muerte. Sus ojos sin vida se cerraron y así mismo se cerraron sus sueños de ver una patria liberada de la oligarquía financiera nacional e internacional y de dirigentes apátridas, que plagan de pobreza y humillación a la población de menos recursos y de clase media. Luis lo tomó en brazos y lo lloró, Lo lloró lcomo todo hombre debe llorar, con lágrimas volteadas hacia adentro, con el lamento ahogado. El cielo acompañaba el acto fúnebre en la montaña, a través una suave llovizna donde creía ver confundida, el caer de cada gota con las lágrimas de sus familiares, de sus amigos y camaradas. La montaña, la montaña mágica lo atrapó, se lo trago y se llevó a su grande amigo de una infancia compartida, llena de realidades, ilusiones y fantasías para contar. Al cavar la fosa de Lino, sentió que no enterraba su cuerpo, sino las quimeras de sus sueños, de su utopía socialista. Y como un rezo a su alma, leyó ante su tumba foránea las estrofas de “Amor América” del Canto General de Pablo Neruda.


Un año y cuatro meses tenía experimentando Luis con el sarampión marxista y de lucha armada en la montaña, lo que ya consideraba inútil. Una lucha basada en acciones efectista de hostigamiento, emboscadas, ataques sorpresivos y de retiradas para andar escondidos. Además de ser conducida por comandantes estudiantes sin una sólida preparación militar. Una tropa sin el armamento ni logística alimentaria adecuada, que debía hacer frente a un ejército regular organizado que contaba hasta con entrenamiento y asesoramiento del ejército norteamericano. No estaba Lino para discutirlo, pero consideraba que las condiciones históricas indicaban que la lucha armada era un fracaso, una equivocación política que estaba llevando a miles de jóvenes y dirigentes de izquierda a entregar su vida entre combates, torturas y desmanes del gobierno. Aunque en una relación de veinte a uno, también honor a policías y militares muertos en esa lucha fratricida. Ya no quería saber más ni de comunismo, ni de socialismo. Su operatividad como forma de gobierno sería un fracaso. Esta experiencia era aleccionadora.

Alegando motivos personales, Luis tenía licencia para abandonar en una semana el campamento. Sin embargo, ante la información de que se estaba planificando una gran ofensiva militar sobre las guerrillas del cerro El Bachiller, aquel día formaba parte de una patrulla de reconocimiento. Salían de la trinchera arrastrándonos, deslizándonos lentamente en un mar de fango y se dirigían hacia la ladera de un cerro tratando de detectar la presencia de algún puesto de avanzada del ejército. Aguardaban allí con absoluto silencio e inamovilidad y luego regresaban a la trinchera para darle el mando a otra patrulla que hacia el mismo recorrido de observación. De improviso se escucha el tableteo de metralletas desde helicópteros y detonaciones de bombas lanzadas desde aviones de caza. Con el ruido de la metralla, ya se escuchaban lamentos, gemidos y gritos que provenían desde otras patrullas. Luis y otros ante el ataque aéreo corren a buscar refugio en las trincheras, pero una explosión estruendosa resuena tan cerca que ve la tierra abrirse a sus pies. Cegado, sordo y asfixiado, se siente lanzado por los aires junto a la Madsen que portaba. Cae entre en un espeso matorral con un ruido infernal que lo estremece y su cabeza es invadida por una especie de radiación. Se siente morir sumiéndose en un estado de insensibilidad y de muerte.

Quizás ya levitaba en esa dilación temporal de vida después de la muerte. Quizás eran delirios de negación en que lo imposible puede hacerse posible. El instinto agónico le lleva una mano hacia la pierna derecha palpando la viscosidad de la sangre. Vuelve al estado de inconsciencia y es cuando se alarga su alma cargando con la conciencia, pero sin querer soltar la carnalidad del cuerpo. Entonces cree sentir el repique de ametralladoras y fusiles del ejército cazando y rematando cimarrones en la montaña.

Y más allá a lo lejos creía ver a Paola en una colina de la montaña. La misma montaña que ahora gime, la montaña que ruge y grita su ausencia. Veía a Paola vestida toda de blanco, vestida de blanco y con los brazos extendidos. Pero, ahora duda. Mira unos portales luminosos a lo largo del sendero que va a la colina y se pregunta « ¿Eres realmente tu Paola esperando mi regreso o es simplemente la Muerte esperando para conducir mi partida? »

Dos días duró el rastreo del ejército en la zona y dos días duró la agonía de Luis en ese matorral, hasta que aquella joven campesina enamorada, como pudo lo arrastró hasta una cueva donde le prestó los primeros auxilios para salvar su vida.

Luis se ha reencontrado con Paola. Y ocho años después de aquella odisea, estando cerca de ella, la mira y escucha junto a sus dos hijos, como juega entre canciones y se transporta entre los acordes de la música. Hoy la mira y la escucha al igual que ayer cuando tenía diecisiete abriles. Hoy se mira en sus ojos azul de cielo y escucha su voz cuando le dice –-Ven Luis, bailemos. Pégate a mí algo más –-
Es tarde de primavera y han aprisionado el tiempo para bailar, mientras ven rodar a sus pies las flores aquel cerezo que adorna el jardín.

FIN

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 2 años

Un broche final de oro, para una historia que, pudiendo haber haber dado más de sí, se ha resuelto con habilidad y maestría, @eleachege. Sorprendente, documentada, desgarradora en parte y alentadora a veces. Con los ingredientes precisos para formar un buen conjunto de narración.
Un abrazo.

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Tienes razón @TinadeLuis es un capítulo de novela que se extiende, pero le hice un corte para producir su final como historia en esta web. Agradezco como siempre tus comentarios y nos leemos.

casandra
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

Sublime el final!! Chapeau!! un relato impresionante.

HernanACalvo
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

Que me perdone Brando pero no comparto su comentario @eleachege creo que lo que escribíste es de una realidad absoluta. Incluso puse en el comentario de la caja anterior. Los dirigentes de la guerrilla, profesionales o estudiantes universitarios eran socialistas mientras el pueblo no comprendía ni creo estuviera de acuerdo con tal postura. Aca das muy bien a conocer cuando Luis pasa por el dolor de perder en esa lucha totalmente desigual a su amigo Lino. Al poco tiempo se da cuenta que esta lucha armada contra el gobierno era dessangrarse y perder a gran parte de sus compañeros de lucha. Pide una licencia, seguro hubiera sido para siempre, justo que la esta pòr tomar viene un tremendo ataque con elicopteros, aviones caza y muchos soldados del ejercito con armamento de avanzada y ademas ayudados por la Cia y el ejercito norteamericano. De repente cae pegado a el una poderosa bomba que lo hace volar por los aires y queda muy herido entre matorrales y no es visto de casualidad. Dos días despues una campesina le salva la vida. Cuando mejora vuelve con Paola. Creo que no hay que ser muy inteligente para darse cuenta la razon que esgrimías para pensar la locura de este tipo de revolución. Espectacular tu relato amigo. Creo que en un comentario anterior te puse que estaba haciendo un curso de Ghandy o otro de Mandella. No amo al imperio para nada, pero la forma es como expresaste utilizando la inteligencia y no la fuerza bruta que es lo que utilizan ellos. Suerte nuevamente y nos seguimos leyendo.

Mary_hope94
Rango11 Nivel 54
hace más de 2 años

¡Me gustó mucho! Y eso que no estoy acostumbrada a leer este tipo de historias, pero ésta de verdad que mereció la pena :3. Enhorabuena @eleachege por haber creado algo tan increíble a la par de hermoso. ¡Nos leemos!

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Amigos @Brando_Ballantine y @HernanACalvo, el tema del comunismo (como sistema político), el socialismo (como sistema social) y el marxismo (como teoría del valor- trabajo), es una materia de estudio, ensayo y aplicación, que tiene muchas aristas y su discusión resulta interminable. En el caso Venezuela, a causa del petróleo su economía se distorsionó convirtiéndose la actividad portuaria importadora, como sustituta de inversión en la actividad industrial, agrícola y pecuaria. Situación que gobierno anteriores, ni este que se dice socialista no han podido revertir. La clase media y empresarial con leyes e incentivos acordes, es un motor impulsor de la economía de un país. Ahora no creo en Estado benefactor porque la corrupción es mayor y es algo que estamos viviendo.
Agradezco @Brando_Ballantine por esta misma vía, hacerme saber los despistes que consideras cuando Luis cae en entre el matorral. La idea al publicar es recibir sugerencia y corregir. Por favor revisa la caja 10 @ no aparece evaluada. Gracias@HernanACalvo y al igual revisa la caja 12 de esta historia, no aparece evaluada.
La historia es un capitulo de novela y es mucho más amplia. Pero le hice recortes para adaptarla al gusto de otros lectores.

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Gracias @Mary_hope94 por tus conceptos y recuerdo que tengo pendiente a Kimana. Un afectuoso saludo para ti.

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

@casandra, a ti un millón de Bhats tailandeses en gracias. Estoy pendiente de Kanya. Un cordial saludo

Carlos_59
Rango14 Nivel 66
hace más de 2 años

"las balas silbaban muy cerca burlándose del cuerpo de Luis". Mala suerte la de Lino "Sus ojos sin vida se cerraron y así mismo se cerraron sus sueños de ver una patria liberada de la oligarquía". La montaña le arrebató a luis, su gran amigo de la infancia. Luis empieza a dudar de la eficacia de la guerrilla. No se obtienen resultados por la falta de formación militar en los mandos de jóvenes universitarios.

Estupenda esta última parte. Un final feliz para una historia que pudo acabar en tragedia. Una corta odisea, Que al igual que la de "Homero", tuvo buen final.

Muy bien documentada, estupendas descripciones y perfecto uso de recursos lingüísticos.

¡¡¡Excelente!!! amigo @eleachege

HernanACalvo
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

Nuevamente te pido perdon @eleachege estuvo tan interesante el capitulo o como lo llaman caja, que por hacer el comentario del tema me olvide de el corazoncito. Lo tenes ganado y con grado de excelencia. Ya te lo puse.

HernanACalvo
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

Aparte quería felicitarte @Brando_Ballantine por toda esta última explicación que diste. Me parecio super centrada, ubicada y sintética sobre hechos como tu muy bien dices muy complicados que se dieron y diría se siguen dando en nuestra america latina. Un gusto amigo y no te quepa dudas que más de una vez vamos a discutir por el estribo.

Carlos_59
Rango14 Nivel 66
hace más de 2 años

Totalmente de acuerdo @Brando_Ballantine. El apoyo mayoritario del pueblo, es crucial para que una revolución, en sus comienzos como guerrilla, tenga éxito. Si el pueblo no está del todo convencido, y actúa por temor a las represalias de esta, sin una determinación coherente a su pensamiento, el intento está predestinado a fracasar.

Un saludo...

HernanACalvo
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

Amigo @Carlos_59 nuevamente coincidimos, yo a Brando no lo conocía y respecto a un comentario anterior le puse que no estaba de acuerdo. Ahora lo felicite un minuto antes que tu por lo exacto de su comentario que en mucho tiene mucho que ver con lo que expresas de que si el pueblo no esta consustanciado y convencido toda revolucion tiende a fracazar. Por mi parte estoy haciendo un curso de Ghandy y otro de Mandalla. De esa forma no hay que matar a nadie y no se necesitan armas. Suerte amigo

Carlos_59
Rango14 Nivel 66
hace más de 2 años

Gracias amigo @HernanACalvo. Aprecio mucho tus comentarios en los que casi siempre coincidimos. Pero no pasa nada si en alguno discrepamos. Eso también nos enriquece.

Un saludo Pibe.

HernanACalvo
Rango13 Nivel 64
hace más de 2 años

Estoy totalmente de acuerdo @Brando_Ballantine Siempre las luchas entre la clase gobernante contra los profesionales. Triunfe uno o el otro siempre los pueblos siguen pobres. Otro ejemplo similar al que expresas fue la revolución rusa. Mataron Al Zar y a toda su flia y gran parte de la nobleza y los que se apoderaron del poder fueron los intelectuales que hasta se mataron entre ellos. Y el pueblo siguio como pueblo. Con los años me enteré que los integrantes del partido comunista tenian sus propias ciudades a las que no accedía el pueblo y de estas ciudades salían los nuevos dirigentes. Uno de los pocos momentos historicos que cambio bastante la sociedad fue en los sigloas 9 al 11 con la lucha entre la nobleza y la burguecia (comerciantes dueños del dinero) y en gran medida se fusionaron integrando a un noble con un burgues. Bueno nos seguimos leyendo. En definitiva al menos yo soy un escritor de cuentos y no un historiador

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

@Brando_Ballantine, @HernanACalvo y @Carlos_59, la lucha armada de Fidel era contra una dictadura y su triunfo en 1.959, llegó a contar con apoyo logístico y armamentista de sectores de EEUU y de la Unión Europea. Es en 1.961 que se produce su declaración como comunista. No existía el Comando Sur para entrenamiento de la lucha antiguerrillera. Cuba no era potencia económica, aunque su peligro radicaba en la cercanía con las costas de EEUU. La lucha armada en Venezuela era contra una “democracia” y sus dirigentes ya hacían declaraciones anti-imperialistas. Además por la potencialidad de sus reservas petroleras y mineras, estaba en la mira de la gobernanza política, militar, financiera, y comunicacional del mundo occidental. Su fracaso fue de carácter logístico y también influyó el culto a la Revolución Cubana, lo que impidió analizar con lucidez la coyuntura venezolana de ese momento, en búsqueda de alternativas sobre esa realidad. Mucho que coser y los rollos de telas interminables. Pero el destino es impredecible. ¿Qué hubiera pasado de triunfar esa lucha? ¿Qué actitud hubiera asumido los EEUU? ¿Invasión?
Añoro el modelo político-social nórdico de bienestar de los países escandinavos y el modelo económico-socialista de china. Mientras, seguiremos haciendo el papel de una sociedad de zombis, al respecto leer caja 4 de “solsticio z” de @Nina.
Por cierto, @ValdiviesoDaniel3264, @Salvizurano y @SergioPR les invito a leer esta última caja.

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Rememoremos @Brando_Ballantine, @HernanACalvo y @Carlos_59, esta visión de Simón Bolívar, cuando en carta dirigida al coronel Patricio Campbell desde Guayaquil el 5 de agosto de 1.929,expresaba:
«Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia a plagar la América de miserias en nombre de la libertad».

LizH
Rango8 Nivel 39
hace más de 2 años

@eleachege Lamento tender que hacerte esperar para poder leer esta maravillosa historia debido a mi falta de tiempo y organización, sin embargo, prometo que en la primera oportunidad que tenga, la leeré con toda la atención que necesita, lo mismo con Patrixia, un disculpa. Un cordial saludo.

eleachege
Rango17 Nivel 81
hace más de 2 años

Gracias a ti @LizCruiseH por la gentileza. No olvidaré tu gesto. Un saludo y éxito en tus labores.

LizH
Rango8 Nivel 39
hace más de 2 años

No puedo decir más... es una historia de fondos, no apta para descorazonados. Como Mencione antes, debía dedicarle tiempo a esta maravillosa historia, mis mas sinceras felicitaciones!