Roger
Rango10 Nivel 49 (5752 ptos) | Fichaje editorial
#1

1 PARTE
Recuerdo que una noche como ésta lloré amargamente... Era día viernes, hacía mucha brisa y el cielo estaba tan oscuro como lo que sentía por dentro. Tú te ibas, durarías algún tiempo fuera. Nunca me habían gustado las despedidas, siempre te lo dije... Pero parece que nunca lo entendiste. Tal vez ahora no lo creas, pero... mi cuarto, donde cada noche me acostaba a pensarte, me recuerda a ti. Y ahora que ya sé todo, no sé qué pensar, ni qué hacer, ni cómo sentirme.
Hace tiempo pedí ser libre de esto que siento. Pero ahora, que la nostalgia es lo único poético atrapado en mí... No sé si quiero librármela. Quizás la guarde como un libro ya leído...
...Que alguien me diga lo que no quiero oír.

Hace alrededor de 3 años Compartir:

4

19
Hada_SinAlas
Rango5 Nivel 20
hace alrededor de 3 años

Como siempre, tus historias me atrapan.

AdyLuna
Rango5 Nivel 20
hace alrededor de 3 años

Tu siempre atrapándome entre tus líneas... seguiré leyendo.

Roger
Rango10 Nivel 49
hace alrededor de 3 años

@Hada_SinAlas un abrazo amigaa! @Ady que bien que me sigas, lo tomo en cuenta, es gratificante como escritor, gracias!

Roger
Rango10 Nivel 49
hace alrededor de 3 años

@GerGERTZEN Gracias por tu aporte, me agrada ese tipo de opiniones constructivas, lo tomaré en cuenta y lo modificaré. Por otra parte, no me había percatado de cómo tenía escrito el título y lo pasé por alto, gracias por el dato, nuevamente!


#2

2 PARTE
“Quisiera poder decir, alguna vez en mi vida, todo lo que siento”. Anoté como premisa en la primera página de mi cuaderno. Nos conocimos desde muy niños. Siempre fuimos grandes amigos. Nos conocíamos como el mar a sus peces. Te encantaba dibujar. Era divertido verte trazar líneas que diseñaban rostros. También tocabas la armónica; me encantaba escucharte, me hechizabas. Tus dedos hacían magia. Siempre fuiste grande; yo siempre fui pequeño. Siempre seguiste adelante; yo siempre fui atrás. Y no me soltabas. A pesar de todo, sujetabas mi mano fuertemente.
Una noche tocaste la ventana de mi cuarto. Hiciste que me escapara, sólo para bañarnos bajo la lluvia. Salimos sin franelilla, con las tetillas al aire, brincando por la calle y corriendo. “Eso sí, sin hacer mucho ruido, porque si nuestras mamás se enteran nos matarán a palos”, me decías entre risas y susurros. Y yo reía. Bajito. Siguiéndote. Éramos como dos pájaros jóvenes que jugaban bajo la lluvia. Y brincábamos y corríamos, sin hacer mucho ruido, eso sí. Alegres, con la sonrisa de oreja a oreja. Como el preso que disfruta de una libertad a corto tiempo, aprovechándola al máximo. Corríamos por las calles, pisábamos con fuerza los charcos, nos mojábamos, y en un momento de esos me dejé caer; miré al cielo oscuro, mientras las gotas se resbalaban por mi cara y me pregunté: “¿Será que la lluvia son las lágrimas de las nubes...?”. Te acostaste cerca de mí en aquella calle solitaria, donde corría el agua empapando todo nuestro cuerpo y dijiste: “Tal vez sean las lágrimas de otras personas”.
Sin pensarlo, me acerqué a ti y te besé. Era un beso húmedo, caliente, suave y a la vez... complaciente. Solo tenía 9 años y había hecho algo indebido.
Parecías disfrutarlo, porque se prolongó un poco, pero luego tiraste bruscamente de mí y me insultaste. Gritaste tanto que todos los vecinos se despertaron y nuestros padres también. Recuerdo que esa noche recibí el mayor castigo de mi vida. Aún recuerdo que en mi cuarto lloraba con rabia. No sé qué me pasaba, no sé por qué todo me salía mal, y en parte... estaba confundido. Días después supe, irremediablemente, que había comenzado a quererte, y que esto que sentía apenas era la punta del Iceberg.

Hace alrededor de 3 años

5

7
AdyLuna
Rango5 Nivel 20
hace alrededor de 3 años

yo también ¡quiero más!, :D

AdyLuna
Rango5 Nivel 20
hace alrededor de 3 años

Eres un buen escritor! Tienes mi admiración y como ya mencioné, ya soy tu fan :D

Roger
Rango10 Nivel 49
hace alrededor de 3 años

@GerGERTZEN completamente agradecido con tus críticas, me han ayudado mucho, gracias! Ya las demás partes están publicadas, me gustaría que lo leyeses completo.


#3

3 PARTE
Me dejaste de hablar por más de un mes. En clases, no hacías más que ignorarme. Recuerdo que una vez la profesora había planteado, para un taller, que nos reuniéramos en pareja. Yo no pude hacer más nada sino mirarte, para ver si encontraba en tu mirada la aceptación. Pero volteaste y aceptaste la petición de una amiga del salón, Andrea, para unirte con ella. Muchos días en clases fueron dolorosos para mí. Me tratabas como si no existiera, como si nunca nos hubiéramos conocido. Era la primera vez que experimentaba algo así, y eso, eso dolía. Luego de varias semanas no soporté esa terrible sensación de impotencia e incertidumbre, hasta que me acerqué a ti y te pregunté: “Epa… ¿Será que me puedes perdonar? Es que yo no lo quise hacer; no sé qué pasó, de verdad. Entiéndeme. ¿Volvemos a ser amigos?”. Me miraste, me miraste directamente a los ojos y yo entré en frío. Estaba tan frío que casi podría congelar el momento. “Sí”, me dijiste sonriendo, con esa sonrisa que me decía que todo iba a estar bien. Seguimos hablando de las cosas que pensábamos el uno del otro mientras no nos tratábamos, y escuchando tantas cosas absurdas, empezamos a reírnos. Ahí, en ese pequeño instante de risas, supe que habíamos comenzado de cero. Eso me emocionaba.
Puedo decir libremente que este momento fue uno de los mejores en mi vida. Me sentía realmente feliz, durante mucho tiempo estuve radiante, alegre y divertido. En pocas palabras, me sentía como se debe de sentir un papagayo que se eleva para ver al sol. No lo supe sino hasta más tarde, que todo lo que sube, baja… Y mi alegría no sería una excepción.
Conocí a todos tus amigos y a todas tus novias. El tiempo pasaba y cada vez nos hacíamos más amigos, parecíamos hermanos. Hasta que de pronto, un día, te encontré llorando en mi hombro, porque la mujer a quien querías y a la que le habrías podido entregar hasta tu vida, te dijo simplemente: “Vete, ya no te necesito”. Me dolió tanto verte así que no pude más que acompañarte en tu pena. Te podrás imaginar el gran dolor que reflejabas en tus ojos; aun así no perdías tu hermosura. Eras como ver a un ángel llorando. Te consolé, y prácticamente fui para ti como un pañito de lágrimas. Y no me molestaba, más bien, me favorecía. Porque sabía que en el fondo empezaba a sentir algo por ti, y me convenía ser tu soporte emocional. Yo sí sabría cuidarte. Pero eras terco, porque mis consejos eran como gastar saliva. Lo que no debías hacer, lo hacías.
Al pasar de los años, me di cuenta que lo que sentía por dentro había pisado tierra y necesitaba reclamar ese territorio, que eras tú. ¿Pero cómo te lo decía? Era algo tan delicado que decirlo sin pensarlo, sería bañarme con agua caliente, quemar mi piel y dejar ver todo lo que llevo dentro. Pero decidí callar... y sin saberlo, callar fue mi peor decisión.

Hace alrededor de 3 años

0

5
#4

4 PARTE
Nunca pude encontrar una oportunidad, estabas tan ocupado... O quizás no. No, no era eso. Sí he tenido la oportunidad, muchas, todos los días y a cada momento en que te miraba. Hemos estado a solas, me has abrazado y te consolado muchas veces. La noche se había prestado, tu amistad había sido mi puente y muchas cosas más favorecían a mi oportunidad. Pero ya veo que todo en esta vida no solamente es tener la oportunidad, sino también el valor. Sentía que podías insultarme, dejar de verme, de hablarme, de no necesitar, en fin, de mi amistad. Con sólo esos pensamientos mis esperanzas se desmoronaban como el papel mojado. Y si me pongo a ver, todo eso no era nada comparado con este puñal que ahora llevo en mi corazón, que parece eterno, porque pasa y pasa el tiempo y ésta herida aun llora, y el cuchillo se niega a salir. Está ahí, doliente. Entonces ya no pedía oportunidades para decirte lo que sentía, porque había muchas. Pedía valor, mucho valor, y eso era lo que menos tenía.

Hace alrededor de 3 años

0

7
#5

5 PARTE
Una noche te encontré con Andrea, nuestra amiga de escuela, ibas a salir con ella. Se había acercado a mí y me había abrazado, sonriente y carismática como siempre. Me decía que parecía cada vez más guapo, que si seguía estudiando, que cómo me encontraba, que le daba alegría verme después de tanto tiempo. Yo también, nunca pensé encontrármela durante mi vida; hablamos de todo un poco y luego, se fueron. Te deseé suerte, incluso te regalé dinero extra para tu cita. Aunque por dentro esto me destrozaba, lo hice. No sé si lo notabas. Debí haber puesto en algún momento un gesto que expresaba como me sentía, porque en varias oportunidades me dijiste que me sentías extraño. Yo sólo sonreía y te decía que no era nada, que no te preocuparas. No sé si sospechaste algo... Pero es difícil tenerte a un lado y no poderte decir nada. Y si de contarte pudiera, no sé cómo lo haría. Tengo tanto amor atragantado, tantas cosas qué decir... Nunca hubieras imaginado que yo, el que alguna vez te besó..., haya sentido tanto por dentro.

Otro día, en que andabas feliz y radiante, me pediste inesperadamente elegir un anillo de boda, porque le propondrías matrimonio a Andrea. Ella para ti era una mujer totalmente espectacular. Y lo era, no lo niego. Pero no sabía que te casarías tan rápido, todo me agarró de sorpresa. En ese momento, preferí mil veces ser sordo, que escuchar lo que me decías a cada momento. Algo de mí se rompió en aquel instante. Debí haberme puesto pálido, pues me mareé, pero aun así supe quedarme en pie.
Más tarde, sentado en mi cama, quedé pensativo. Durante varios días estuve raro, medio distante de todo. Creo que fue demasiado obvio que sospecharas, al menos, que era por tu boda. Me habías dicho que pronto viajarías a vivir con Andrea a Italia, que sus padres te tenían trabajo allá y que era una gran oportunidad. No supe qué decirte, quedé mudo. Sólo te dediqué una sonrisa desganada por la oportunidad de trabajo, y otra, por aquella oportunidad de tenerte que se me iba como la arena entre las manos.

Hace alrededor de 3 años

0

6
#6

6 PARTE
Durante esos últimos días te habías acercado a mí a preguntarme con la mayor inocencia del mundo: “¿Te pasa algo?” y eso fue como abrir el grifo del baño, mis ojos rojos lloraron y soltaron miles de lágrimas en forma de boca que gritaban: “Te estoy perdiendo, te estoy perdiendo. No sé qué hacer, no sé qué hacer. Vuelve. Vuelve.” Pero no te dije nada, solo callé. El hablar lo que sentía podría hacer perder nuestra amistad y hacerte alejar de mí para no hacerme sufrir. Sin preguntarme nada me consolaste con un largo abrazo que no sé cuánto duró. Tanto sentir junto no me dejó conciencia del tiempo y espacio. Confieso que estuve durante toda tu boda sosegado, atento a todo, pero distante a la vez. Nunca supiste nada mientras estuve en vida... y fue lo que más me dolió, que teniendo la verdad frente a ti, no la supiste leer, ni apreciar.
Estar enamorado y no poder mostrar tus sentimientos, y tener que enterrarlos en el fondo de tu corazón para algún día olvidarlos.

Nunca nadie supo de qué morí. Mi cuerpo al día siguiente lo encontraron sin vida en mi cama. Unos decían que, aún después de muerto, seguía llorando lentamente. Pero ya no importa. Nunca nadie supo de mi dolor. Excepto tú, que una noche borracho, entraste a mi casa y te acostaste en mi cama a recordarme; encontraste debajo de mi almohada el cuaderno que de pequeño había comprado, y con ello escrito todo esto que ahora vuelvo a contar. No sé quién sufrió más: si tú, que después que leíste todo lo que tenía guardado, te sentiste terriblemente mal de no haber escuchado lo que mis ojos decía a gritos, o yo, que después de muerto tengo el desesperado dolor de saber por tu boca esa noche, que gritaba una y otra vez, que por qué no te lo había dicho... que también sentías lo mismo...

FIN

Hace alrededor de 3 años

8

5
AdyLuna
Rango5 Nivel 20
hace alrededor de 3 años

Pero que tristeeeeeeeeeeee :'( pero era una difícil situación... Hablar y si luego te rechazan y lo pierdes Todo? Pero también si uno no lo hace jamas se sabrá si se podía o no, como en este caso :'( buaaaa

Roger
Rango10 Nivel 49
hace alrededor de 3 años

@SDA_love50 de verdad? Bueno, es un poco intensa, un poco nada más xD

Roger
Rango10 Nivel 49
hace alrededor de 3 años

@Ady dos situaciones mezcladas, y ninguna de las dos resueltas. La vida es algo injusta :C