AlPolvoVamos
Rango7 Nivel 30 (1507 ptos) | Autor novel
#1

Escribo esta historia porque ha llegado a mi, sin ningún otro motivo. Solo creo que las cosas buenas merecen ser contadas. Y esta es una de esas cosas, una historia que fue llegando a mi de una manera peculiar, algo enigmática y por lo tanto atrapante.
Espero, querido lector, que te suceda lo mismo, que ha medida que te adentres en estas páginas tu curiosidad fluya, tu intriga aumente y tu corazón vibre tan fuerte como el mío, cuando comenzo esto. Está es una historia común, de una persona no tan común, que empezó a llegar a mi por casualidad, quizá solo por estar en el lugar correcto, en el momento correcto, esperando que algo que tenía que ser contado se me revelará. Y por ende debía cumplir con eso.

Disfrútala pues es para ti, y quizás te recuerde todo lo que yo ya había olvidado hace mucho tiempo. Fue así:

Hace alrededor de 3 años Compartir:

2

11

#2

Viernes, 31 de Diciembre de 1999, buenos Aires Argentina.

Era de mañana cuando desperté, parecía que iba a haber una tormenta atroz, el cielo rebosaba de grises y brillantes líneas se dibujaban cada treinta segundos entre aquella nubes, seguidas por un estruendo aturdidor, ahora que lo pienso, es probable que me haya despertado por aquel sonido.
Era el último día del año, día de gran estrés si eres un adulto. Yo por suerte, o por la vida misma, en ese entonces tenía doce años, doce cortos años, y digo cortos por justa razón, pero eso es otra historia, que ahora no da a lugar. Fue una pésima mañana, como todas las mañanas en las que en casa se daba una fiesta, mamá, nerviosa, corría de acá para allá, papá aprovechaba cada momento para sentarse en el sillón y no hacer nada, mientras mi madre no lo veía, y yo… yo intentaba no cruzarme con ninguno de los dos. Es que prefiero evitarlos cuando están así, cualquier cosa es motivo de discusión, y si hay algo que odie son los gritos.
Así que decidí salir, a jugar, solo, al patio de la casa, y buscar el rincón más alejado de la casa, y quedar lo más oculto posible. Cuando lo encontré me senté, a esperar, a esperar la noche. No se cuanto tiempo pasó, ni hace cuanto estaba ahí, sentado sin hacer nada, cuando escuche un pequeño ruido que llamó mi atención, fue como una pisada, del otro lado de la cerca, me volteé no veía a nadie, me trepe con la ayuda de un tronco para ver del otro lado de la cerca, y tampoco nadie estaba allí.
Volví a mi escondite, me senté, respire, y me dije a mi mismo, que no era nada, que quizás fue algún pájaro que andaba por ahí o algún perro. De repente miré el césped, y lo ví, ahí estaba, la muestra de que lo escuche era real, estaba frente a mis ojos, y ahi si senti miedo, es que con doce años estas cosas, quizás, asusten más que a los treinta.
Estire mis manos para tocarlo, me temblaba absolutamente todo el cuerpo. ¡Ay! lo que fue ese primer contacto, no podría explicar cual fue mi asombro...

Hace alrededor de 3 años

3

8
Roger
Rango10 Nivel 49
hace alrededor de 3 años

Me generó intriga esta parte, voy a seguir leyendo el que viene. Pero lo único que te aconsejo es que: "me 'voltie'", quizás quisiste decir: "me volteé". Así es la manera correcta de escribirlo. Seguiré leyéndote!

AlPolvoVamos
Rango7 Nivel 30
hace alrededor de 3 años

ay! juraría que lo había corregido antes de subirlo! ya lo modifico muchas gracias!


#3

Me quedé un instante con ese objeto entra las manos, no, no era una persona, era un sobre, negro, con sello dorado. En el sello se distinguía un símbolo extraño, que no recordaba haberlo visto antes en mis doce años de vida. No entendía cómo llegó ahí, no sabía quién fue el que le dejo, si es que alguien lo dejo. Repasaba los hechos, primero escuche un ruido, después me volteé a ver que era, me trepe a la cerca y cuando volví me senté y al mirar el piso estaba ahí...
Todavía no me atrevía a abrirlo, pues claro era niño asustado, ahora escribo desde el perfil de un adulto, que recuerda las sensaciones de un niño, del que casi nada queda, o mejor dicho nada quedaba.
Respire profundo, miraba esa carta con asombro sin entender nada que lo que sucedía. De repente un el cielo se enfureció, las nubes se ennegrecieron, los relámpagos cegaban la vista de cualquiera, y rompió la lluvia, comenzó a caer de manera estrepitosa sobre mi. Corrí a la casa, lo más rápido que pude.

- ¡¿Qué hacías fuera?! no te das cuenta el diluvio que hay- dijo mi madre al verme atravesar la puerta de la sala de estar que daba al patio.

Corría hacia mí con una toalla a secarme la cara y el cabello, y regañarme.

- ¡Con todo lo que tengo que hacer hoy, vos te das el lujo de embarrarte y ensuciar toda la casa!

Siguió refunfuñando, mientras me secaba, y ahí me di cuenta yo seguía con el sobre oscuro en la mano. Mamá lo tomó, lo examinó con mirada atenta, me miró a los ojos, parecía que su mirada temblaba, y dijo:

- ¿De donde sacaste esto?- definitivamente le temblaba la voz.

- Lo encontré en patio- respondí. No entendía porque, pero me sentía como si me hubiesen encontrado algo malo, como una mala calificación debajo de la cama.

- ¡Te he dicho mil veces que no aceptes nada de extraños!

- Pero lo encontré en el patio - refunfuñe- estaba ahí tirada, así que ahora es mía.

- Esta carta no es de nadie, voy a tirarla a la basura, si llego a nuestra casa fue por error, y no corresponde leer la correspondencia ajena. ¡Ni si quiera tiene remitente!

- ¡Pero mamá, yo la quiero!- Le insistí, realmente me intrigaba la carta, era pequeño y quería saber que había ahí adentro.

Mamá no dijo nada más, agarró la carta, se dio media vuelta y se fue de prisa a la cocina, no llegue a ver si la guardo o la tiro, me dirigí a mi dormitorio lo más enojado que pude, y me quede ahí, toda el día…

No volví a saber de esa carta, nunca más, mis padres no hablaron más del tema. Yo pregunte, lo que me duró la intriga, dos o tres días más, después del sobre negro no quedó ni recuerdo en mi. Hasta hace algunos años...

Hace alrededor de 3 años

6

7
AlPolvoVamos
Rango7 Nivel 30
hace alrededor de 3 años

Gracias @SDA_love50 ! me alegra mucho ver la llegada de las historias a la gente! Saludos!

AlPolvoVamos
Rango7 Nivel 30
hace alrededor de 3 años

@GatoLector7 vamos a tener que esperar un poco jeje, con el trabajo y demás la voy subiendo de apoco, buscando cada momento en el que puede sentarme a escribir y continuar con esto. Saludos!

Mary_hope94
Rango11 Nivel 54
hace alrededor de 3 años

Está muy intrigante, espero leer más :33


#4

Martes, 2 de Marzo del 2010, Córdoba, Argentina.

Era mi cumpleaños numero 23, pero no es por esto que recuerdo aquel día. Me encontraba en la provincia de Córdoba, había viajado a celebrar mi cumpleaños con mi mejor amigo, a una cabaña en medio de la sierra, cerca de la región de “Nono”, era un lugar alejado, el pueblo quedaba a unos 22 kilómetros de ahí. Una pequeña cabaña con dos camas y un hogar a leña, el cual no pensábamos usar, hacía un calor infernal, de esos días en los que el verano sabe que se va a acabar pronto y lucha desesperado por darnos sus últimos calores, agobiantes, insoportables.
Estábamos tomando unas cervezas en lata, a la orilla del arroyo que se abría paso entre dos sierras, formando pequeñas cascadas. Sentado en la orilla contemplando la nada, me deje llevar en mis pensamiento… veintitrés años y nada… todavía nada… no sabia que quería de mi vida, ya había abandonado tres carreras universitarias, mi trabajo apestaba…

Hace alrededor de 3 años

0

0