Jose_Mierez
Rango13 Nivel 60 (14189 ptos) | Premio de la crítica

Había nacido en un mundo donde dominaba las historias cortas pero él solo escribía largas. Así que terminó su historia matándose.

Hace 8 meses Compartir:

2

54
Romahou
Rango19 Nivel 92
hace 8 meses

Es una verdad que predomina el consumo rápido

Jose_Mierez
Rango13 Nivel 60
hace 8 meses

La prisa de quienes olvidan que la meta es la muerte…


#2

Todas las noches soñaba que huía de algo que le perseguía hasta que despertó y deseó seguir en esa pesadilla donde por lo menos huía.

#3

Todos lo ignoraban hasta que pensó que era un fantasma. Sin darse cuenta que a quienes hablaba eran quienes no estaban con vida.

#4

Tenía tantos sueños en su cabeza pero en cuanto despertaba ellos desaparecían. Se evaporaban a la luz de lo que era la realidad.

#5

Era tan desafortunado que no podía ver lo afortunado que era.

#6

Cerró los ojos para encontrarse con miles de historias y una terrible verdad. A su modo todas eran ciertas.

#7

Su corazón latía a una velocidad inquietante mientras sus partes eran arracadas una por una. Contenía el llanto con una expresión de dolor apretada mientras en las miradas fervientes de la anonimidad de mascaras era mirado, el placer de una audiencia sin escrúpulo. Un final sin aviso que nunca terminaba.


#8

Una lluvia se llevó el calor de su cuerpo, incluso estirando su mano solo alcanzó agua. El cruce se llevó a su amada, ella fue atropellada… Un adiós que nunca concluyó.

#9

El reloj marcaba su tiempo. Las horas su ritmo los minutos sus labores. Los segundos sus sueños. Y en cuanto se quedó sin batería el murió en agonía.

#10

Un caballero pobre reinaba pero era tonto y sus enemigos aun más. Querían destruir lo que iban a conquistar sin mencionar que no sabían arreglar su propio mal. Se desplomó la ciudad como naipes, y volaron al viento aquellas cartas tontas que siguieron promesas rotas de espejos falsos. Alicia lloró en la sonrisa de un gato que ya jamás quiso sonreír.

#11

Lo desangraron, lo despellejaron, lo seccionaron y se lo comieron. Luego recordaron que era su hermano. Se ridiculizaron, se rieron y sollozaron. Pasaron al siguiente hermano.


#12

Yacía una maldición en su corazón, quien supiera de ella moriría en terrible dolor. Ahora también lo sabes…


#13

Cerró los ojos a la verdad y se entregó a la oscuridad. Cuando despertó todos quienes habían querido ya no existían. Les había dicho la verdad, que todo al final bueno o malo, es la muerte. Hubiera querido callar para siempre.

#14

Una oxidada reja se abrió chirriante para ofrecer a su vista un manto verde, el espesor de un bosque que dejaba entrar en pequeñas grietas, luz resplandeciente. El verde del moho se colaba en el marrón de los robustos arboles compitiendo con las enredaderas. Una brisa húmeda que mojaba los sentidos. La hierba se reclinaba a su presencia y crujía a su caminar. El chirrido lejano de un insecto y su vuelo quebrado. Lentamente se introducía en aquel bosque espeso para perderse en el laberinto verde de su jardín secreto. Allí dónde enterraría su cuerpo de su nueva obra para que reposase con las otras.

#15

Quedó encandilado e impregnado de su belleza. Le sedujo con todas su fuerzas en un deseo de poseer su cuerpo.
Resulto ser él quien terminó entregándoselo.
Descansa eternamente en partes en su sótano. Su lugar de «juegos»

#16

Una autopista se alargo en su visión hasta el horizonte. Cerró los ojos al chirrido de un frenar que nunca llegó.

#17

En cuanto se vieron el uno y el otro sabía lo que realmente eran. Sonrieron al son de querer devorar juntos a sus presas. La sangre y el dolor siempre estaría de por medio pero no la de ellos.

#18

En la oscuridad se encaminó con solo la lumbre de un encendedor…
Con cuidado subió escaleras y terminó en búsqueda de un ruido curioso en el ático…
Puntos brillantes le espantaron, ojos fríos le miraban…
Señaló con su encendedor aquello que le aterraba…
Resultó solo ser una muñeca con una mamila en mano…
Suspiró su tontería y se retiró…
Dejó entonces aquella muñeca la cual sonrió…

…Sus dientes brillaron en esplendor blanco con rojizo y sediento de carne…

#19

Minucioso, callado, admiró su cuerpo. Le acaricio de puntas de pie gordo hasta las raíces de sus cabellos. Lentamente se dejó llevar por el deseo. Le pintó de arriba abajo con esfuerzo. Su tono favorito carmesí exquisito.


#20

Fue a darse un baño para desprender sus penas...
Abrió la regadera y comenzó a fluir el líquido…
Su piel se arrugo hasta que empezó a transparentarse y a caerse…
Cayó a sus pies dejándole en los músculos que como finas cuerdas rojizas se desbarataron, se deshilacho como un muñeco…
Cayeron sus órganos y polvorientos sus huesos en el cristal de agua carmesí…

...Desapareció y antes comprendió, él era sus penas...

Romahou
Rango19 Nivel 92
hace 6 meses

Estupenda esta parte

Lo veo.....


#21

Un áspero sentimiento se apoderó de mí mientras veía al último hombre morir. Fantaseé con su destrucción y así pinte un cuadro etéreo en mi mente con pinturas de óleo extraídas de su sufrimiento. De sus pesares entremezclados con mi resentir. Una vez hecha la obra sentí desprecio por mis deseos que se rompieron al cristal de los reflejos en la rocosa verdad. Les odiaba pero no era lo suficiente para regodearme de su desaparición. Y ahora debía de soportar mi maldición en soledad y silencio atrapado en una armadura entallada a mi cuerpo con la figurativa metálica de dragones. Al mismo tiempo que lloré y reí. Estaba complacido aunque las espigas de la soledad se clavasen en mi cuerpo pero insatisfecho por haber sido quien cedió hacerlos desaparecer. Les di un fin… sin aviso.

#22

Indecoroso mostré mi cuerpo sin musculo, resaltando solo poca carne pegada a huesos. Frágil en la palidez de aromas de luna. Un centellar de estrellas vacuas mis ojos que habían dejado de brillar. Miré a quienes me miraban de vuelta y encontré un placer en sus almas ocultas. Cuchillas en mano perpetraron mi cuerpo sin sangre desatando mareas de oscuridad. Mataron para que callaran y cocieron entre rocas mi ser. Silencio para que no supieran lo que es.


#23

En crítica dijeron: «Nada de lo tuyo termina en feliz»
Con cuchillo en mano mas treinta y dos puñaladas al cuerpo completé. Con ello finalicé con una pregunta: ¿feliz?

teff_pg
Rango15 Nivel 72
hace 4 meses

O.O WHAT

ay chamo, ¿es muy perverso de mi parte el que me haya reído?

Jose_Mierez
Rango13 Nivel 60
hace 4 meses

Nah @teff_pg , solo significa que estas en el lado oscuro de la fuerza. jajajaja

teff_pg
Rango15 Nivel 72
hace 4 meses

Bueno, hay galletitas, ¿qué más puedo pedir?


#24

El fin de la humanidad fue la invención de un robot cuyo rostro era el reflejo de quien miraba. En su metálico espejo el placer de dar aflicción a los otros se repetía sin conclusión. Eterno.


#25

Hice una cita con el tiempo. Cuando llegué se había ido y solo encontré una nota. «Tenía prisa»

SMDavid
Rango8 Nivel 36
hace 4 meses

Cuando lo bueno es breve, es mejor.

teff_pg
Rango15 Nivel 72
hace 4 meses

Si tiene prisa, pos váyase. Todo lento, pausadamente, es mejor. Disfrutar el momento, saborearlo...

Saludos @Jose_Mierez


#26

Caminaban del revés por una calle larga, incluso si sus cuerpos apuntaban hacia delante sus pasos retrocedían y sus rostros doblados, obligados, se giraban a sus nucas a mirar su retro andar.

La moraleja infernal de la añoranza.

Chica_Purpura
Rango13 Nivel 62
hace 3 meses

Pues en mi mente se creó una imagen extraña, casi bizarra jeje


#27

El secreto del cielo es que se vuelve un infierno para aquellos que gustan de otros placeres.


#28

Sudoroso, ahogado se abrieron sus parpados pegados entre lagañas verdes y chorreantes, ojos inyectados en ríos rojos que supuraban lágrimas en un llanto sin boca. Yacía en su visión un juglar espantoso que recitaba profanas palabras que no podían repetirse. Su cerebro exprima químicos entre corrientes de luces formando galaxias de entendimiento que se volvía incomprensiones físicas de existencia matemáticas. No sabía, no entendía, no conocía. El arlequín engatusador y risueño reía entre las danzas funestas de pies de fuego. Brea ardía en el cuerpo que trasmitía inagotable dolor. Una muela que no era arrancada sino apaleada a entrar, a enterrarse mas. Emanaba sin aroma su propia pudrición que rellenaba cada aguada fosa nasal e impregnaba mas de muerte y desesperación.

El magna opera del infierno…

doscientos, quinientos incontables, arcaicos señores de fuego sellando bocas y bañando en derrota las almas que nunca dieron sus voces a su prójimo. Se amable.

Chica_Purpura
Rango13 Nivel 62
hace 3 meses

Leer este escrito fue como caminar sobre brasas ardientes y al final remojar los pies en agua fría jajaja no se me ocurre otra forma de explicarlo :p


#29

Tic tac, tic toc, al compases del reloj… La voz regreso, respira llamó… se despertó para verse en su cielo. Mares de sangre y pedazos de carne entre una maraña de pieles en enjambre. Sus alas desplegó era un ángel, sus plumas eran cielos de estrellas, vías lácteas enteras. Bailaban a su alrededor mujeres con mascaras hechas de animal, bestia que encarnaban la fiesta de un sentido amor. Tenía navajas, cuchillos, hojas con filo que enterraron en su cuerpo sin desatinos. Mareas oscuras de una sustancia nocturna, mas sin embargo el reloj no paro… tic tac, tic toc, envejeces la muerte se hace presente, sus órganos salieron en sus manos. Eran joyas hermosas que se restregaron en sus cuerpos sin ropa. Tripas en sus cuellos como bufandas de diseño. Huesos se desprendieron para hacerse un juego de armas.
Empezaron la matanza entre ellas. Se apuñalaban y sangraban en una risa desquiciada. Morían y se hundían en el agua escarlata y solo flotaban sus huérfanos órganos.

Tic tac, tic toc el reloj nunca se detuvo… la humanidad desapareció….solo los pocos rastros de aquel ángel quedó

SARACEN
Rango14 Nivel 69
hace 4 meses

Wow, lo increíble es que me lo imagine todo a la perfección!! Genial!!

Jose_Mierez
Rango13 Nivel 60
hace 2 días

@Chica_Purpura Gracias, debes haber pensado que te hacia Bully porque no respondí a la mayoría de tus comentarios pero ahora fue que los vi. No tengo nada en contra de las chicas purpuras (aunque prefiero las azules) jajajaja No me explico que paso... Gracias por leerme.


#30

Ella siempre te mira cuando duermes, bajo tu cama, en la ventana, en tu closet, le encanta verte dormir. Pero no vayas y la veas, gusta de ver pero quien mira… nadie sabe lo siguiente. Tenlo en mente.

#31

La televisión no calla y me mente hormiguea. Las paredes exudan lágrimas mientras me hundo más en el sofá. Canal tras canal me vende su verdad, la pintura se desprende y revolotea como mariposas de papel. Mis pies se mojan y naufrago en el suelo de cerámica que se hace charco de lava fría. Es el pantano de las agonías y todo se va en un chispazo electrificante que aúlla. No hay paredes y puedo ver el exterior muerto del presente y la oscura tv que ya no habla más del hoy, de lo que va suceder, de lo que sucedió… Un fin, sin aviso.

#32

¿La has visto? ¿Cuando estas a punto de dormir y viene una visión de ti en una silla, o en un columpio, al borde de caer y saltas despertando? ¿has visto aquella mano oscura que te empuja?


#33

No mires a los ojos de la gente sombra, incluso si sus rostros son vagas siluetas humanas, los tienen y en ellos encontraras la profundidad de lo que es el verdadero temor. Comprenderás entonces su propia existencia.

Chica_Purpura
Rango13 Nivel 62
hace 3 meses

La gente sombra me aterra, incluso desde niña cuando no sabia lo que eran.

Jose_Mierez
Rango13 Nivel 60
hace 2 días

Depende, este fenómeno tiene varias vertientes. Una es la constante presencia de las mismas y la otra por esporádicas situaciones. En la primera puede ser el acoso de "algo" y lo otro una falla temporal.


#34

Cargas una melancolía profunda en esos ojos. ¿Qué sería de ti si robara un beso profano de esos labios cereza? ¿Te enamorarías de mí en otra alegoría de reconocer y olvidar? O ¿terminarías odiándome por seguir y avanzar con un plan demencial? Mi dulce amor, cuanto veneno en tu cuerpo que desearía sorber para el mío. Si pudiera morir que fuera de ti amor mío. Así no odiarías, así no penderías de un hilo de mantener la calma y salir corriendo a cualquier dirección. Pero las palabras de sangre se escriben en papel de piedra. Tablas de una maldición que nunca termina, una promesa, un romance, un adiós…


#35

Cuando su belleza deslumbró su corazón se enamoró profundamente de ella y con ello despertó un poder que yacía en su interior. El de ver en el futuro. Su primera visión fue la de ella rechazándole… Cuando aquello se cumplió su poder acabó y ya jamás pudo ver el futuro.

#36

Despertó, desperté, ambos nos encaminamos al baño, me miró, le mire, hizo, repetí, se marchó, me quede a esperarlo, sería raro que no tuviera reflejo en su espejo.

#37

Fuimos desechados del mundo. Intentamos ser parecidos al resto y caminar con ellos a donde fuese que caminasen pero mirábamos atrás en medio de la fluyente multitud. Deseábamos ir en contra corriente para alcanzar nuestros sueños. Pero teníamos miedo. El futuro prometido esta delante de nosotros. Las cosas debían ser así y lo contrario solo era ímpetu infantil. Ya somos adultos debemos tragarnos nuestros pensares y continuar… En dolidos pasos que sangran nuestros planes, la rebeldía, la imaginación… un adiós a todo ello.


#38

Gotas gruesas caían sobre el cemento de la acera. Formaban cristalinos charcos que se filtraban en ondas circulares de colores en un mirar vacío. Un yo que esperaba un día que no iba a llegar y sonreía en los reflejos del tiempo. Tierras extrañas de reinos lejanos que solo existían a través de él. Aventuras de lo insólito en un jugueteo de sonrisas. Era más real lo visto que lo sentido por su cuerpo. Fluían con el golpeteo de gotas la música de una cascada perdida. El triunfo de la vida que danzaba con el viento que hacia bailar hojas de los árboles y la flexible hierba. Pelaje de su mundo. Uno de ellos. Uno de tantos...

#39

Cegado en un corazón que se pudre a comparación de una bolsa que se quema. Arde de manera tal que se achica volviéndose un carboncillo negro que expira un olor nauseabundo. Mi historia empieza con una muerte. Mi historia es de antiguo dioses oscuros que abrieron los ojos a la luz. Mi historia es de reyes que se pudrieron en sus reinos sin día. Mi historia no empieza ni termina. Un aviso del final.


#40

Se tumba en la hiedra y una risotada clásica de colmillos filosos. Carmesí pegado y aroma hediondo a cadáver. Le amo, es oscuro, es mi escudo para no odiar. Sus ojos son hoyos negros que tragan almas sin miedo. Se acumulan en flujos de sangre, cascadas que rugen en los odios cerrados. Tapados por las palmas de sus manos. Despedazar su carne, devorar su cuerpo, penetrar sus huesos. Se rompe en una entremezclada risa de llanto. ¿La demencia? ¿La locura? Es el final sin aviso del abismo.

Se traga a todos…

#41

Pasillos oscuros que se iluminan. Ajedrez en fila que se anima. Baila los cuadros negros y se levantan entre los blancos que también se alzan. Todo levita en la habitación del reloj sin tiempo. Detenido, parado y estorbado por la rabia. Grita en sin sonido, llama sin palabras. Escupe su saliva y indigna el corazón sin alma. Prueba a morir… estalla su corazón como una rosa que se abre y espina salen de su carne. Se retuercen de hambre. Dime, dime, dime… ¿El vocero del final eres tú?

#42

Se desploma la ciudad mi ciudad de gloria. Se retuerce y se reclina en temblor de cohetes. Destrozos de roca que caen enormes gotas. Sin respirar, sin esperar. No dejó de aullar. Soy la deshonra sin sombra. Despliega alas rojas de muerte. Es la misma mente que procura el referente. ¿Quién dice? ¿Quién habla? No para ¡no calla! Me hace desear arrancar su lengua para ya no escucharle hablar. Aviso sin final.

#43

Y, entonces le encadenamos. La bestia que con destreza se hacía de nuestra cabeza. La lluvia y la tormenta. El viento que arrancó nuestra piel es el mismo que provocó sus promesas. Nuestra espada sin filo se quebró y cayó en el abismo donde gritó. Ya no tenemos belleza. Ella se partió. Nos dejó y ahora sufrió. Y cómo cadáver en la tierra se hundió. ¿Por qué no terminó?

#44

Desperté en el sueño que dormí. Ligero como las plumas de un ave. Sombrío como el abrigo de negro alce. Eléctrico como un dragón del aire. Suspiré en el clamor de un temblor tormentoso. Relampagueante la neblina de mi amada base. Estiré mis manos suplicante, para comprender el desastre. Había sido poseído por Marte y ahora solo suplicaba matarte sin avisarte. Terminar contigo en desgaste. Aplastarte y rebanarte. Llegarte a desintegrarte.

#45

Una lluvia que rebasó su corazón. Todo se hundió en odio. Se ahogó incluso si nadó. Se rompió en el velo de su extremo. Se plantó en el suelo y lloró. Repitió sin palabras y se agotó. Susurró nombres de dioses pero ninguno oyó. No recordó que todo eran sordos y se desplomó en barro que lo formó. Nadie le avisó.

#46

Luces que se filtraban por entre las hojas. Una brisa delicada que acariciaba su piel canela mientras ella tarareaba una canción sin palabras. Pintaba un cuadro de amanecer en ruido de un bosque que no estaba allí. Mi querida amiga mujer quien sonrío en su luz de niña juguetona. En mi se esparcía la neblina de los lamentos y danzaban esqueletos. Yo sé reconocer…

Sarym
Rango12 Nivel 58
hace 26 días

Éste vislumbra detalles que me resultan atrayentes, me encantó.


#47

Yo no les quiero, a mis propias palabras porque todos dicen que se parecen a mí en cuanto yo veo que somos diferentes. Enmarcado en distintos dilemas. Distintos planos que se alejan de quien soy. ¿Para qué reflejar mi ser cuando estoy intentando escapar de él? Todos se equivocan o en una ceguera paradójica escribo sobre mi cuando deseo desvanecerme entre otra historia. Desvanecerme, permanecer en el eterno silencio alejado de los clamores de una vida solitaria. Yo el caminante que mira sus pies ocultando el rostro de una mirada asesina. Cuando creces en la reflexología te das cuenta… y darse cuenta asesina tu alma a niveles que deseas no haberte dado cuenta. Y temes hacerte cínico, tan cínico que al final todo se desplome y te dé igual.
«Y por eso creaste un mundo, dentro de un mundo, dentro de un mundo»
Si puedes formar una imagen clara de tus sentires los comprendes e intentas buscarle una vuelta en respuesta. Una noción básica.
«Pero se te escapo de las manos»
Si no sale mal algo, no sería una buena historia.
« ¿Y cuándo empezó a salir mal las cosas?»
Cuando él despertó, de su sueño, del que se suponía eterno.
Y despertó por mi arrogancia.

#48

« ¡El tiempo nos ha asesinado!»
El viento sopló arañando con el fino polvo su rostro. Sus ojos entrecerrados solo le dejaban ver una silueta que serpenteaba al cielo en llamas mientras las metrallas golpeaban todo su ser. Deslizó su mano en la arena para levantarse pero encontró algo familiar que impulsó su cuerpo a apegarse a ello. Una espada que resolvió el rompecabezas de su mente recordándole que era un caballero. Fungió como bastón para ponerse de pie mientras la silueta brillo en ojos rojos al mirarle. Las pesadillas de su cabeza se reprodujeron y azotaron como fantasmas en la oscuridad de su alma. El reclamo del fracaso le curvó a un destino a ser no más que un muerto errante. Nada había en él y en risotadas en un eco de demencia lo confirmó mientras aquello se abalanzó a comerle. A mordisquearle hasta que su carne se desprendiera de sus huesos.
«La muerte no te dará descanso, solo prologara tu sufrimiento»
Su cuerpo se movió por si solo agitando el filo de acero y canalete de la espada cortando a la bestia cuya imagen era confusa en sus ojos de aquella arena de oro ardiente.
«Lo que existe no muere, recuerdos espinosos que se vierten en malas decisiones, complejos»
Retrocedió en neblina, en su daño al hocico en forma de un cocodrilo hambriento entre manglares que ridiculizaba con su mirar a su presa.
«Pequeño hombre… desaparece»

#49

Un cuerpo flotaba suavemente en la corriente de un rió en el que los destellos lunares danzaban en un juego de luces. Suavemente se dejaba llevar por la fluyente cuando fue detenido por un grupo de rocas que hacia una pequeña cascada. Aquel cuerpo se puso de pie y miro hacia una ciudad de largos edificios con luces que jugaban a representar un tablero de ajedrez descompuesto. Con pies débiles y una cabellera abundante que caía a su espalda y rostro se movió suavemente hacia la orilla. Estiró su brazo de piel casi azulada en un intento fútil de alcanzar aquel cimiente de civilización. Y gruño en un pútrido aliento de una era de despertares de tumbas.

#50

¿Quiénes son ellos?
«Perdidos en la magnitud de un mar que jamás llegaran a reconocer, incluso si se ahogan en él»

#51

Durmiente, en los cristalinos y fortuitos mundos andante. La yesca de un fuego que no ilumina el camino pero en la ceguera de la ignorancia ocurre que el andar se hace tranquilo e incluso guiado por la mano de la oscuridad.
« ¿Qué viste?»
En un tono desfallecido la muerte armada con cuero oscuro y plata portando una hoz mortal. Su trono un árbol en forma de mujer cuyos brazos hacia de ramas. En una bienvenida calidad a los reyes pálidos. Estaba el gran duque de orejas en puta y labios rojizos. Las reinas, los consortes y los arlequines. Toda la mesa llena de majares de carne y podredumbre.
¿Oh eres el remplazo de quien se le mostró el arte de nosotros pero cuya razón solo sintió terror?
Y se me mostró lo hermoso, legitimas escenas de la tierra muerta. El punto de imploró del castigo eterno para con quienes son fuera de sí.
«El oro de quienes aman el resplandor de la verdadera naturaleza, encarnada en un sin igual de formas de consideración aberrante. A ojo que mitigo y faculto al hombre para que adorase algo a un gusto lineal»
No había más que encarnación de belleza. Incluso en sus faltas de rostros tenían un debut de integridad de poder. Los pecados yacientes en mi alma humana.

#52

El mundo se destruyó. Si, es mi culpa. Impedí que la tierra tuviera electricidad por un par de días y luego de unos cuantos progresos después entre alarmas y llantos la tierra acalló su chillido. Para siempre y en una progresiva agonía. Como conquistador deje que aquella carne ambulante fuera hecha trozos a manos de la tropa hambrienta que había formado para el placentero día del final. Tristes cielos grises quedaron a mirar restos de huesos. Calles llenas de autos vacíos desperdigados en ruinas de civilización extinta. Sin lucha, sin luz dándole bienvenida a la oscuridad.

La gloria de mi amor cumplida.

#53

Una mariposa abisal voló en fuego iluminando un rosal oscuro. Flotó suavemente hacia la rosa más frondosa del lugar encendiendo en una llama verdusca toda rosa de pétalo azabache. Ella en su vestido pálido fue despierta para mirar la luna rojiza llorar lagrimas carmesí ahogando el mar azulado.
Subió sus largos brazos hacia la reina de la noche y con dedos que terminaran afiladas estacas imploró por la visión.

“Remueve los cimientos de tu mascara en la tierra y dame… la luz de la eterna noche”

#54

El viento rugía en un eco silbante que arañando sus pulmones como una esponja cuando absorbía aquel aire. Sentía que aquello desprendía su piel a la par de un calor sofocante que ardía en invisibilidad. Estaba en una ciudad perdido entre temblantes edificios que se agitaban hacia el cielo. Padecían de una espiral en el cielo purpura que se los tragaba pero incluso en aquel habiente tan árido y de dolor, había personas con siluetas de rostro con hoyos que dejaban ver hacia el otro lado como espectros terribles de una verdad indescifrable. Correspondientes a palabras que se agitaban como moscas y miradas humeantes. Un sentimiento que calva hacia su espina dorsal crujiendo los anillos que ataban cada hueso. Su mirada se plantó en otra mirada de una pálida dama cuya vista parecía un panal de abejas de ojos. Labios carmesí que susurraba en palabras lentas y agónicas un rezo inaudible.