NelliEdhit_59
Rango7 Nivel 30 (1433 ptos) | Autor novel
#1

-¿La viste?- Pregunté a mi amigo. Él se limitó a una leve sonrisa que apenas pude ver bajo la escasa luz que la luna dejaba caer sobre la oscura noche.

La respuesta esquiva de mi amigo, me hizo repetir la pregunta apretándome a su brazo.
-¿Y qué?- Fue su respuesta.

Yo sentía la respiración entrecortada detrás de nosotros.
El camino de tosca y maltrecho, me hacía tambalear.
Mi amigo se mantenía inmutable; imaginé ver en su mirada azul, la más asombrosa calma. Por momentos me parecía oír el manso latir de su corazón. Caminaba sin apuro, como cuando éramos niños y me regalaba margaritas que cortaba al borde del camino, que llevaba a la escuelita del pueblo...

Hace más de 2 años Compartir:

3

15

#2

PARTE 2

No recuerdo cuanto tiempo hacía que no veía a Gustavo, muchos años, eso era seguro; quizás veinticinco, no recuerdo exactamente.
Malvados comentarios me habían hecho saber de su muerte inesperada, en una de sus aventuras de cacerías en los bosques salvajes del río Queguay. Cacerías, que más que eso eran para él un maravilloso contacto con lo que más le gustaba y conocía: la naturaleza.
Habíamos sido tan amigos que pensamos que viviríamos juntos toda la vida.
Él siempre me prometía protección, siempre estaba atento a mis desdichas de niña triste y solitaria.
Ya adolescentes, mientras viví en el campo, continuamos la amistad que más tarde seguiría, por misivas que nos enviamos por la única línea de bus que llegaba a la zona. Él permaneció en el campo, yo continué en la ciudad mis estudios, hasta graduarme.

Hace más de 2 años

3

7
Carlos_59
Rango14 Nivel 67
hace más de 2 años

Aparece Gustavo, un amigo de la infancia al cual no veía desde hace muchos años. Incluso no sabía si estaba vivo. A ver ese reencuentro como resulta @NelliEdhit_59


#3

PARTE 3

Esta noche debía cruzar caminando en terrenos sinuosos, para socorrer a la familia que me había hecho llegar su necesidad de medicina urgente, como a cinco kilómetros por entre los cerros, desde la casita de troncos donde vivía, hasta la aldea pobre del poblado indio.
Al llegar al cruce del camino que lleva a la ruta, él estaba esperándome.

Yo corría, huyendo de aquella sombra extraña, que en un momento se cruzó ante mí, queriendo detenerme y al encontrarme con él, se mantuvo detrás de nosotros.
Sentía su deseo de atraparme, era a mí a quien buscaba.
¡Algo me decía que era a mí!

Hace más de 2 años

4

7
NelliEdhit_59
Rango7 Nivel 30
hace más de 2 años

Muchas gracias por leer JulianCangrejo. ¡Ya sigue!!


#4

PARTE 4

Mi mano aferrada al brazo de Gustavo, era cubierta por la suavidad de la suya, tratando de mantenerme en calma. Como para darme ánimo, me palmeó dos o tres veces con ternura.
Ante mi desasosiego, optó por cubrirme con su brazo.
Insistí: -¡Viene detrás de nosotros!- Él no se inmutó, me apretó junto a su cuerpo mientras seguíamos bajando el camino de los cerros hacia el riachuelo. Elevé mis ojos al cielo rogando que ni una nube cubriera la brillante luna de esa noche. ¡Fue una fugaz tranquilidad, un deseo desesperado!

El camino se estiraba delante nuestro perforando las tinieblas y metiéndose sin piedad, entre los oscuros arbustos agazapados a su vera.
El cielo estaba limpio, las estrellas acompañaban a la luna. Recordé, en un chispazo de raciocinio, las veces que sentados frente a la casa de mis padres, jugamos a formar figuras con las estrellas; solo que esta noche yo no quería jugar a ver figuras formadas en rondas de estrellas.

Hace más de 2 años

2

6

#5

PARTE 5

Pisé un pedrusco y todo mi cuerpo se tambaleó amenazando caer, fue entonces que sentí en mi espalda su aliento frío, mientras la mano de Gustavo me sostenía con firmeza.
Él se mantenía tranquilo, seguía cuidándome como en nuestra infancia; sin emitir sonido alguno.
Quise volver la cabeza, me lo impidió tomando mi rostro entre sus blancas manos y viéndome a los ojos. En esos breves segundos en que nos detuvimos, sentí que algo rozaba mi espalda. Mi miedo fue tal, que un grito ahogado fue devuelto a mi interior por la mano de Gustavo, mientras tapaba mi boca.
Apoyó su cabeza a la mía y me susurró -¡No hagas, no digas nada! ¡No mires, no sientas, solo camina conmigo! Olvida el miedo. Acuérdate de mí.-
-¿Falta mucho?- Mi pregunta corrió por los oscuros rincones de la noche, deambuló entre cada arbusto y volvió a mí. Tuve la impresión de que nadie me había escuchado. ¡Solo “ella”!

El tiempo que siguió, no puedo descifrar si fue eterno o fueron unos pocos minutos.

Hace más de 2 años

3

5
Carlos_59
Rango14 Nivel 67
hace más de 2 años

Un ambiente temeroso, creado por los oscuros rincones de la noche...El miedo de ella iba en aumento. ¿Qué o quien será lo que tanto le asusta @NelliEdhit_59 ?


#6

PARTE 6.

El miedo saltó sobre mí como una bocanada de lodo, atrapándome y arrastrándome a las profundidades de un pozo interminable y vacío. Rodé dando tumbos por hondonadas negras. Vi en matices de negro y gris múltiples figuras deformes, se arrastraban hacia mí intentando devorarme. Sentí que mis pies se helaban, que el corazón se asomaba a mi boca. Un sabor amargo se apoderó de mi garganta y mis ojos, ya no cabían en sus cuencos. Sentí cómo la piel se me iba poniendo áspera, los músculos se tensaban cada vez más y mi cuerpo buscaba desesperadamente acortar distancia, que era frenada por la mano suave de Gustavo, obligándome a caminar a su mismo paso.

“Ella” me rozaba con su aliento la espalda, creí en algún momento sentir el frío de sus garras en mi hombro. Yo tropezaba a cada paso, “ella” flotaba en el aire, jamás un poco más lejos, siempre tratando de quitarme del nido que formaba el brazo de Gustavo a mí alrededor.

-¡Ángel mío!- Murmuré.
-¡Estoy contigo!- Fue la respuesta que salió de la boca de Gustavo.

No sé si fue la imprevista llegada del alba, el tibio abrazo o mi mano aferrada a la de Gustavo, o quizás un increíble desdoblar del tiempo. Aún sentía esa horrible impresión a mis espaldas. Clareaba.

Mi semblante entre las manos de Gustavo, estaba helado. ¡Lo sentía así! Por primera vez vi su rostro, sus ojos azules, un túnel de ternura y paz.
-¿Se fue?- Interrogué.
-No importa- Dijo. -Hasta aquí debías llegar. ¡Nadie te hiera, sigue adelante!
Quise abrazarme a él; sus manos dejaron mi rostro, no era él quien se alejaba, era yo. Le vi abrir sus blancas alas, elevarse o era yo quien me alejaba.
“Ella” estaba, su sombra se alargaba en el camino delante de los arbustos.
Ya no sentía miedo. Mi amigo sonreía a lo lejos, más alto que yo.
Comencé a caminar por el valle que llevaba al pueblo, mientras las estrellas terminaban de apagarse.
El arroyo se postró a mis pies. Vi a Gustavo elevar su mano en señal de saludo. Creí escuchar un grito de furia que se perdió en la noche pasada, mientras mis pies cruzaban las aguas tibias y una madre desesperada corría a mi encuentro: -Doctora, al fin ha podido llegar, el Gran Maestro agoniza. ¡Ha sido una horrible noche!
-Sí. ¡Ha sido una larga y horrible noche! -Apenas pude murmurar, pensando en “ella” rasguñando mis pasos.
Estaba a salvo, el riachuelo y la noche la arrastraron muy lejos.
Tomé del hombro a la mujer que sollozaba y comencé a caminar para cumplir mi misión.
Por un momento pensé en el camino de regreso. No. Al regreso ya no habría que temer, estaba segura de eso. ¡¡Porque nunca vuelve dos veces sobre la misma presa!!

Nelli Edhit González
9/12/2010.

Notas de autor
Cuando la imaginación vaga en las sombras, los más ínfimos movimientos se transforman en la mente derrotando la razón y arrastrándonos por oscuros laberintos.

Hace más de 2 años

6

5
Carlos_59
Rango14 Nivel 67
hace más de 2 años

Un espectro sombrío y frió. Una sensación de algo que no es físico pero se presiente. Cuando la imaginación no atiende a la razón, hasta tu propia sombra puede confundirse con un ente perverso y malvado.

Muy buena imaginación amiga @NelliEdhit_59, que me ha arrastrado por oscuros laberintos llenos de incertidumbre (realidad, sueño, fantasía...)

Saludos...

NelliEdhit_59
Rango7 Nivel 30
hace más de 2 años

Gracias Carlos_59 por leer, comentar y regalarme un corazoncito.

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 2 años

Fantástica historia, @NelliEdhit_59 Has sabido conducir a los lectores por la senda del misterio con maestría. Las notas de autor me encantan.

NelliEdhit_59
Rango7 Nivel 30
hace más de 2 años

Gracias TinadeLuis, por leer, comentar y dejarme un trocito de tu corazón. Me alegra mucho que la historia haya gustado. Todo comentario, me ayuda a ser cada día mejor como escritora y poeta (yo aún no me considero tal cosa!!) Gracias, muchas gracias.

NelliEdhit_59
Rango7 Nivel 30
hace más de 2 años

Gracias a todos por leer mi trabajo. Un abrazo. ValdiviesoDaniel3264, TinadeLuis, Carlos_59, JulianCangrejo. Y a todos los que me regalaron un pedacito de su corazón.