Ichabod
Rango11 Nivel 50 (6015 ptos) | Artista reconocido
#1

Una enorme quietud se había apoderado de la oscura sala donde me hallaba. Sentado en mi silla de oficina de cuero negro, leía apesadumbrado los comentarios que escribía la gente sobre mí. Todos y cada uno mostraban su apoyo y comprensión a las palabras que vertía el último inquilino hacia mí; unos con total y absoluto temor, otros con furia y odio. Estoy seguro que unos pocos también sentirían algo de admiración hacia mi persona, apoyo quizás, pues al fin y al cabo somos seres humanos y todo debe tener su opuesto, ¿no?

Un suspiro de desaprobación salió de mi boca al terminar de leer lo último que había escrito él. Me desafiaba. ¡A mí! A su camarada de cervezas y juegos en lejanos bares binarios. A su cómplice de conversaciones ajenas al reloj del móvil sobre cualquier tema que surgiera. A su compañero y amigo durante todo este tiempo… Incrédulo, me froté los ojos cansados de tanta palabra-puñal leída y bebí un largo trago del bourbon que cada noche me acompañaba buscando tal vez, en su interior, el alivio que no encontraba en esos unos y ceros.

Así pues, dejadme que os cuente una historia…

Hace casi 3 años Compartir:

14

39
TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace casi 3 años

Se levanta el telón. Aplausos, @Ichabod. Está en juego tu inocencia. :) Y ahora sabemos ponerte un rostro.

artguim
Rango13 Nivel 63
hace casi 3 años

¡Sí, sí y sí! Ya estoy en mi butaca de cine con caldero de palomitas y litro de refresco a mi vera, @Ichabod. Esto promete emociones fuertes, sucesos inolvidables, un antes y un después. Celebro que al final hayas decidido ofrecernos tu versión de la historia.

Un solo corazón más y esto está hecho.

SergioPR
Rango12 Nivel 55
hace casi 3 años

¡Y llegó! Cuenta, cuenta @Ichabod, ahora veremos quien de los dos dice la verdad. Jijiji.

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace casi 3 años

Ooowwwww

Sin duda tú eres el héroe y esa némesis traidora un malvado.....

Cuenta tu historia
Abre la verdad

OmDuArt
Rango14 Nivel 66
hace casi 3 años

:O Que ascuas :D . Dale @Ichabod ! demasiado bonito suena ya. Esto es como un mito se desvela la verdad... Bien seguro que @Romahou se buscaba el asesinato patatero. Irresistible para un señor del mal como tú Ichabod! Que empiece el espectáculo!

Ichabod
Rango11 Nivel 50
hace casi 3 años

Tendré que buscarme un cirujano para cambiar de rostro visto lo visto @TinadeLuis ...

Pasa y ponte cómodo @artguim , pero nada de traer comida de fuera que el dueño del sótano se ha tirado todo el día preparando unos buenísimos tentempiés para la ¿multitud?

¿Veremos, @SergioPR ? Yo digo la verdad, siempre la he dicho y siempre la diré... creo :D

Héroe de brillante armadura, musculatura que haría palidecer a Hulk, melena al viento heavy y barba a lo ZZTop @Romahou

Mucha presión cae sobre mi @OmDuArt ... esperemos que mi relato este a la altura...

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace casi 3 años

Jaaaaaaaa. ¿Además de los tentempiés contaremos con un probador (o verificador) de alimentos, como en los buenos tiempos de los romanos?

artguim
Rango13 Nivel 63
hace casi 3 años

¿Sabes qué ocurre, @Ichabod? Que desde hace unos días, por principio, no como patatas fritas. Llámame loco, pero por alguna razón ahora las veo con otros ojos y, no es por ser descortés rechazando las que (seguro) nos vas a ofrecer... pero no, gracias. Mejor me quedo con mis romas palomitas de maíz.

Eso sí, no pienso dejar de atender ni por un segundo a lo que suceda en tu soterrada morada.

G_Rurba
Rango15 Nivel 73
hace casi 3 años

Esto pinta bien. Voy por palomitas...

TealOxen_98
Rango12 Nivel 56
hace casi 3 años

@Ichabod, ya me has convencido, como parte del jurado dudo de tu culpabilidad. Sigue, te dejamos....


#2

Cuenta la leyenda… No, así no.

Corría el año… Tampoco.

Érase una vez… Menos aún. Demasiado típico.

Siempre he sido una persona normal. Corriente y moliente como se suele decir… Sí, esto me gusta más.

Siempre he sido una persona normal. Ese tipo de individuo el cual te cruzas cada día en la calle pero que nunca te acuerdas de él. Uno más de la masa gris de un planeta que pisa más y más a fondo el pedal del acelerador hacia su extinción. Tímido y callado, cuando hablo lo suelo hacer para “el cuello de la camisa”. No puedo mantener la mirada fija en alguien más de dos segundos y si lo hago, mi cuerpo comienza a delatar una profunda vergüenza interna cambiando mi clásico color blanco nuclear, o “nucelar” como diría el gran sabio Homer Simpson, de piel a rojo cangrejo, igual que si hubiera pasado un mal día de playa. Mi forma de vestir, de andar, gesticular… todo está dentro de los cánones estándares de la humanidad, entre el gris claro y el gris oscuro. Mis notas académicas siempre han sido normales, nunca altas, pero tampoco bajas. ¿Música? La típica de la gente de mi edad. ¿Deportes? Los clásicos. ¿Amigos? Unos pocos, los necesarios, si para ello existe una cantidad concreta.

En definitiva, soy una persona… normal. Entonces, ¿a qué viene tanta mala fama? Quizás pueda deberse al lugar donde vivo.

Es una de las pocas cosas que se salen dentro de mi anodina vida. Siempre he sido alérgico a esos edificios con tantos pisos, incontables ventanas y ascensores que tardan tanto en llegar de la planta baja al ático, que me daría tiempo a traducir al ruso El Quijote, y eso que no tengo ni idea de ese idioma. Por suerte, hace uno años recibí una herencia de mi tía Helena; una bonita casa de una planta a las afueras de un apacible pueblo valenciano. Os preguntaréis que dónde está lo extraño, ¿no? Esta preciosa casa de ajardinadas ventanas y amplias estancias, oculta debajo de ella mi patio de recreo, mi disfrute privado.

¿Habéis visto la primera película de Resident Evil? Sí, ya lo sé… No tiene nada que ver con los videojuegos, la historia es malilla, etc. A lo que vamos, os suena “La Colmena”, ¿verdad? Un entramado subterráneo lleno de túneles, oficinas, laboratorios… Primero lleno de investigadores, seguridad y luego… zombies, perros asesinos, bichos raros y el puñetero holograma rojo de una niña a la que me gusta encender láseres corta-personas en pasillos estrechos. Bueno, pues algo así escondía mi tía Helena debajo de su casa (quién lo iba a decir de la típica señora mayor de sonrisa dulce, ganchillo y telenovela), aunque sin tanto amigo come cerebros y niñas con ganas de acabar con la humanidad.

artguim
Rango13 Nivel 63
hace casi 3 años

Solo por confirmar, @Ichabod: se trata de hechos absolutamente reales como los de @Romahou, ¿verdad? Si es así, me parece un muy buen comienzo para la historia. Eso sí, todavía no hemos entrado al sótano. Todo parece indicar que es ahí donde encontraremos aquello que (inconscientemente) buscamos.

Espero desde ya la próxima caja.

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace casi 3 años

Jajajaja, @Ichabod. Un buen comienzo para la defensa, pero no te des por condenado ya. Eso está por ver. Es que nos vas a reblandecer el corazoncito y ¡a ver quién juzga!

ggg
Rango7 Nivel 34
hace casi 3 años

Esto promete...

G_Rurba
Rango15 Nivel 73
hace casi 3 años

Podrías poner al final de cada caja un "spoiler" de la siguiente...Jejejeje

JulesSchmidt
Rango12 Nivel 57
hace casi 3 años

Todo lo que escribas puede ser utilizado en tu contra, @Ichabod, piensa bien lo que confiesas y cómo lo haces.
Hay mucho en juego.

SandyTorres
Rango13 Nivel 63
hace casi 3 años

Ganas de saber en qué escalón del sótano tropezó romahou para dar contra el filo de la bolsa de patatas asesinas

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace casi 3 años

Esto ha sido mala idea....

Es como si regresare allí
La lectura me hace revivir esas oscuridades

Tiemblo a cada paso
Temo cada sombra

Está tras de mí
Me obligará a volver.....

Arendar
Rango12 Nivel 55
hace casi 3 años

¡Ay, ay! Siempre las misteriosas herencias. Qué le deparará al pobre Romahou.

Sevenfor
Rango11 Nivel 52
hace casi 3 años

Ese sotano me da a mí que esconde demasiadas cosas jajaj, inclusive patatas y otras que ni se sabrán. Voy bajando con ojos en las espalda, a ver que hay.

TealOxen_98
Rango12 Nivel 56
hace casi 3 años

@Ichabod, no me asustes mis vecinas son las típicas ancianas de un pueblo pequeño, de dulce sonrisa, con gatitos en las ventanas y ajardinadas casitas, que extraño no me han dejado entrar nunca a su dulce hogar!!!!. @Romahou, lo estamos juzgando tu estas en la cantina bebiendo cerveza " Mahou".


#3

Con un escueto: “Me voy a casa de la tía. Cuídate”, escrito en un post-it naranja que pegué en la pantalla del televisor, me fui dejando a mi madre absorta en sus cremas, pomadas y maquillaje para tapar el paso indeleble de los años. De liposucciones y botox mejor no hablemos o estaríamos aquí hasta que las ranas críen pelo. Me habría despedido de mi padre también, pero estaba/está/estará en su cuarta juventud, disfrutando en el Caribe con una puertorriqueña que conoció en uno de esos cruceros de divorciados. Así pues, cogí mis maletas y me encaminé hacia mi nuevo hogar, feliz como no estaba desde hacía mucho tiempo.

Los primeros días los pasé entre cajas de mudanza mientras guardaba con mimo (casi) todas las cosas de mi tía Helena, la única que se había preocupado de verdad por mí toda la vida. Una vez terminé comenzó el baile, corto, de amigos enseñándoles la casa, cenas, juegos de mesa, risas y buenas conversaciones hasta que todo volvió a diluirse en la grisácea monotonía de la vida y las noches acababan con mis huesos en el sofá de sky marrón, botella de bourbon cerca y videntes y teletienda como únicos acompañantes. Todavía no había descubierto el secreto que cambiaría mi vida…

Una de esas grises noches, un fuerte golpe me despertó haciendo que derramara parte del alcohol encima de una alfombra persa carísima que mi tía compró en uno de sus viajes de juventud. Maldiciendo en arameo, fui hacia la cocina para coger algo con que limpiar el estropicio cuando un segundo golpe, proveniente del estudio, paró en seco mis pies. Los nervios empezaron a aflorar poco a poco, pues estaba solo en casa y no tenía ni pareja (ojalá) ni mascota. Agitado, cogí una lámpara del pasillo, con intención de usarla en la primera cabeza desconocida que viera, y con paso lento marché hacia el origen de tan extraño ruido.

Con cuidado abrí la puerta. Todavía chirriaba un poco a pesar de haber cambiado las bisagras. Inspiré, acumulé la poca decisión y valentía que había en mi cuerpo, encendí rápido la luz y a voz en grito entré enarbolando la lámpara como si de la protagonista del cuadro “La Libertad guiando al pueblo” se tratara, pero allí no había nadie. Extrañado, miraba a uno y otro lado del estudio, pero nada, y entonces…otro golpe, más fuerte que los anteriores resonó intenso haciendo caer varios libros de una estantería de madera de roble negro. Si hubiera sido un gato, en ese momento estaríais viendo la imagen de un ser humano completamente asustando y subido a una lámpara mientras lanza bufidos de terror, pero esto no es ciencia ficción (¿o sí?) y, con más temblores que un flan en una competición típica americana de “a ver quien come más en un minuto”, me dispuse a saber que había detrás de esa estantería…

artguim
Rango13 Nivel 63
hace casi 3 años

Sigue genial, @Ichabod. Solo un pequeño detalle que me ha dolido como patata clavada en el ojo:
"A VER quien come más en un minuto"

Sigo impaciente por descubrir qué esconde ese sótano.

Ichabod
Rango11 Nivel 50
hace casi 3 años

Solucionado. He tenido que encender el PC porque no me dejaba hacerlo desde la aplicación jajaja!!

En la siguiente parte se sabrán más cosas... Espero no molestar con la lentitud narrativa, gajes del oficio de historiador jajaja!!

artguim
Rango13 Nivel 63
hace casi 3 años

Lo comprendemos, @Ichabod. Es necesario documentarse debidamente cuando se relatan auténticos hechos absolutamente verídicos del todo. No hay prisa.

JulesSchmidt
Rango12 Nivel 57
hace casi 3 años

En ascuas estoy, @Ichabod

Si me comiera las uñas (que no tengo ese hábito) no me quedaría ninguna, a estas alturas.

Tiemblo y me espero lo peor...

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace casi 3 años

No @Ichabod
no mires, retrocede
el monstruo está detrás
y te convertirá en el monstruo que eres ahora...
NO mires
No vayas
Corre....

Tranquila @JulesSchmidt , ya llego....jajajajajajaja

OmDuArt
Rango14 Nivel 66
hace casi 3 años

Un mundo mejor que Narnia se esconde detrás de la estantería. Un mundo oscuro, soterrado, misterioso, tuyo. Esta caja me encantó, dosis altas de vida. Gracias por compartirlo @Ichabod . Espero la siguiente :)

ggg
Rango7 Nivel 34
hace casi 3 años

No pero sí, mira y cuéntanos lo que hay.

TealOxen_98
Rango12 Nivel 56
hace casi 3 años

@Ichabod, que suerte saber arameo pues mira que es difícil, y lo más importante los insultos lo primero, por cierto en mi caso hubiera salido corriendo de tal modo que no hubiese parado hasta encontrarme en Yibuti, al borde del Mar Rojo y con suerte me zambullo y no me saca ni el que apunta, que eres tú.


#4

—¡Quillo, abre la puerta! —dijo una voz con un marcado acento andaluz desde detrás de la estantería.

Los golpes continuaron incesantes. Había algo, alguien al otro lado queriendo salir y a mi temor ante lo que estaba sucediendo se le empezó a unir un claro desconcierto. ¿Qué hacía una persona al otro lado de la pared? ¿Había emparedado viva mi tía a una persona?

—Señor Crane, sé que está al otro lado. Abra por favor.
—¿Quién…eres? —tartamudeé.
—Soy el ayudante de su tía Helena y ahora, a causa de su fallecimiento, Dios la tenga en su gloria, el suyo.
—¿Ayudante? —demasiadas preguntas comenzaban a aparecer en mi cabeza.— Mi tía no ha tenido nunca alguien así —repliqué intentando parecer sereno.
—Hay muchas cosas que no sabía de ella —repuso con una mezcla de tristeza y seguridad la voz.— Tengo una carta de ella para usted en caso de que falleciera. Abra la puerta, por favor.
—¿Pero de qué puerta me estás hablando? ¡Aquí solo hay una puñetera estantería! Dios, voy a tener que dejar el vaso de bourbon nocturno…
—Detrás de esa estantería, señor Crane, hay una puerta. Busque la figura de cerámica de Charles Chaplin y apriete el bastón, por favor.

Delante de mis narices, entre los libros “El nombre de la rosa” y “Los pilare de la Tierra”, la figura del actor me sonreía esperando a que apretara su grácil y desgastado bastón. Estaba empezando a ser una noche bastante extraña. ¿Qué pasaría cuando se retirara la estantería? ¿Habría de verdad una puerta? ¿Serían todo imaginaciones mías? Cerré los ojos e hice lo que la voz me decía. Una serie de sonidos metálicos comenzaron a sonar por toda la habitación, como un antiguo engranaje volviéndose a poner en marcha después de mucho tiempo parado. El mueble se abrió por la mitad y dejó al descubierto una puerta metálica gris, con remaches en todo su contorno y un pomo cobrizo.

—Muy bien señor Crane. —dijo la voz al otro lado.— Ahora ábrala, por favor.
—Un momento —no me terminaba de fiar de esa voz—, ¿cómo sé que es cierto todo lo que has dicho?
—Bueno… pues…— cierta incertidumbre se adueñó de él. Dudaba.
—Has dicho que tenías una carta de mi tía, ¿verdad? Pásamela por debajo y veré si abro o no esta puerta.

Un sobre blanco y rectangular asomó por debajo. Llevaba mi nombre escrito en el. En su interior, una hoja escrita mano por la inconfundible letra delicada y estilizada de mi tía:

“Querido sobrino.
Si estás leyendo esto es que ya no estaré más a tu lado y estaré haciendo un último viaje, sin aventuras que contarte a la vuelta, pero el más tranquilo de todos ellos.
Lamento tener que dejarte con esas dos personas que tienes como padres, pero sé que sabrás apañártelas bien. Eres un joven muy fuerte y sensato. Te he enseñado a poder valerte por ti mismo sin necesidad de depender de nadie, aunque de vez en cuando tendrás que ceder parte de ese peso que tienes por costumbre poner siempre sobre tus hombros. No lo puedes hacer todo solo, recuérdalo.
Como estarás descubriendo, tu tía Helena tenía algún que otro secreto más allá de la receta de sus galletas. Soy miembro de la SOFMO, Sociedad a Favor de los Monstruos. A pesar del nombre tan raro que tiene, nos dedicamos a cuidar de todas esas personas que el mundo ha rechazado por ser, pensar o vivir diferente. No todos los buenos son tan buenos, ni los malos tan malos. Mi ayudante Noel te ayudará en tu nueva tarea a partir de ahora, pues no solo te he legado mis bienes, sino también mi trabajo. Él es un sátiro encantador. Andaluz como él solo, le encantan las mujeres morenas y los juegos de rol. Es una mezcla extraña, pero te acabarás haciendo a él, además, hace el mejor pescaito frito del mundo.
Confío en ti, sobrino. Sé que eres capaz de seguir mi legado. Quizás te costará asimilar todo lo que te estoy diciendo, todo lo que verás a partir de ahora, pero no tengas miedo, eres lo único bueno que ha salido de esta familia. Solo una advertencia, cuídate de las sombras.
Un abrazo enorme,
Te quiere, tu tía Helena Crane.
PD. Coge un pañuelo antes de abrir la puerta.”

Mi cabeza estaba a punto de reventar. ¿Monstruos? ¿Sátiros andaluces? Seguramente mi tía había perdido la cabeza, demencia senil y esas cosas…

—Señor Crane, confíe en ella y abra la puerta.

No podía ser cierto. Los monstruos no existen. Esto tenía que ser una broma pesada de uno de mis amigos. Preguntas y más preguntas se agolpaban en mi mente mientras mi mano, como si de un ente aparte se tratara, cogió el pomo de cobre. Un par de agujas asomaron de repente rasgando mi piel haciendo brotar un poco de sangre encima de él.

—¿Pero esto que broma es? —grité retirando la mano ensangrentada mientras buscaba un pañuelo con el que tapar la herida.
—El sistema de seguridad de la puerta, señor. Solo la persona escogida por su predecesor puede abrir la puerta. ¿Ha hecho caso a su tía y cogido un pañuelo antes?
—No, no lo he hecho, Noel —respondí furioso mientras tapaba la herida.
—Pues debería. —rio la voz.— Y ahora, déjeme mostrarle un nuevo mundo. Su nuevo mundo.

La puerta se abrió de golpe y de su interior salió un pequeño sátiro sonriente de melena negra, cuernos marrones, vaqueros azules que ocultaban sus patas de chivo y descamisado. Se inclinó llevándose la mano al pecho y cruzando las piernas mientras se hacía a un lado. Detrás de él un largo pasillo se hundía en las profundidades. Una serie de antorchas en las paredes iluminaban el camino y, de paso, caldeaban el lugar.

—Lamento el frío, señor. Se nos ha estropeado el generador y estoy esperando a que los hombres topo terminen de arreglarlo.
—Eres…de verdad… —no podía ser cierto lo que veían mis ojos— ¿Hombres topo?
—Pronto lo verá con sus propios ojos, señor.— dijo sonriente.— Bienvenido al Sótano.

artguim
Rango13 Nivel 63
hace casi 3 años

¿Un sátiro andaluz? ¿Hombres topo que arreglan generadores? ¿Ahí es a donde has llevado a @Romahou, @Ichabod? Qué bien os lo habéis tenido que pasar. Me daría envidia si no supiera cuál es el fatídico desenlace. Ya estoy deseando descubrir cómo nos conduces hasta él.

Ichabod
Rango11 Nivel 50
hace casi 3 años

Ni los buenos son tan buenos, ni los malos tan malos @artguim ... Igual no fue tan fatídico el desenlace, sino una malinterpretación de los hechos. Recuerda lo que dice la tía Helena: "Cuídate de las sombras".

artguim
Rango13 Nivel 63
hace casi 3 años

Buen consejo nos das, @Ichabod, que nos cuidemos de las sombras después de habernos introducido en ¡un sótano!

En fin, seguiremos, pero visto lo visto, no nos podremos fiar ni de los pomos de las puertas.

P.D: En realidad, me parece magnífico que así sea, con peligros en cada esquina, pero eh, que nadie se entere de que te lo he dicho, ¿de acuerdo?

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace casi 3 años

Alucino

Como embaucas al personal
Qué dulces intérpretes en la obra.
Qué suaves y nobles las intenciones...

Os está poniendo cebos dulces de curiosidad. Para que acudáis por manadas

Yo recuerdo

Aunque no sabía de estos sorprendentes y magníficamente contados orígenes.

Avancemos, mejor, descendamos (en ese escalón tropecé)

Jose_Mierez
Rango13 Nivel 64
hace casi 3 años

« ¿Las sombras son las malas? Solo porque son perpetúas en la oscuridad y en la luz, ¡insultante! Si, son algo burlonas y con un humor de camionero de medianoche que aplasta a transeúntes despistados. Culpa de ellos por ser atolondrados. Pero son refugio digno de los caminares de un ser abandonado. Los hombres que se reúnen como polillas a bombillo, van dejado largas sombras, pasarelas de tranquilidad para quien vaga en la oscuridad. Ya dicho. Aunque haya luz, siempre sombras abra»

LeonVillanova
Rango8 Nivel 38
hace casi 3 años

La última vez que lo comprobé no tenía cuernos ni malformaciones, tendré que mirármelo, acertado en lo demás jajajaja

Es de esas historias que se disfrutan aun más (si cabe) con un buen bol de palomitas, 10 de 10 @Ichabod , has hecho bien en atender a la última voluntad del muertoporpatata @Romahou .

Me alegra salir en tu obra, aunque eso solo signifique dolor...

ggg
Rango7 Nivel 34
hace casi 3 años

Me gusta, me gusta... continuación porfiiii

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace casi 3 años

¿En qué subgénero de terror clasificamos este? Jajajaja

Ichabod
Rango11 Nivel 50
hace casi 3 años

En ninguno @TinadeLuis , voy a modificar los tags del relato y cambiarlos por fantasía y ciencia ficción...

Os llevo diciendo un tiempo que no doy tanto miedo como otros quieren hacer ver... jajaja

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace casi 3 años

Terror
Puro y duro
Lo garantizo

Yo sentí terror allí

SergioPR
Rango12 Nivel 55
hace casi 3 años

Sigamos ese pasillo iluminado por antorchas, pero tú primero @Ichabod, así nos cuentas que se esconde en "ese Sótano" de tu tía Helena. ¿No haréis experimentos ahí abajo? Me da la sensación que al pobre @Romahou no sólo lo mataste a punta de patata. ¿En que lo has convertido? Jejeje.

OmDuArt
Rango14 Nivel 66
hace casi 3 años

:O Esto era un poco previsible eh... jaja :D . Un sótano muy divertido, yo mismo entraría encantado, por ahora. Pensé que seguiría rozando la realidad ( o la posible realidad, o adaptada realidad) :D

Sevenfor
Rango11 Nivel 52
hace casi 3 años

SOFMO, andaluces, hombres topo...Super diver! Al abrir la puerta he creido ver al señor cabra de La increible pero cierta historia de caperucita roja, Jajaj.

TealOxen_98
Rango12 Nivel 56
hace casi 3 años

Yo quiero vivir en ese Sótano!!!!!. Soy muy rarita....

IndigoDolphins_73
Rango12 Nivel 55
hace 6 meses

Ichabod Crane!! No había caído.
Deberías dejar él bourbon nocturno? No, no lo creo; hasta yo me pasaré a él si me promete cosas como esta


#5

Conforme iba bajando por el interminable pasillo, iluminado por antorchas cada varios metros, hacia vete a saber dónde, el pequeño sátiro Noel me iba relatando un segundo testamento de mi tía Helena. En él, como heredero único, tenía que continuar su legado buscando y protegiendo a cualquier monstruo que habitara en el planeta. Además, el Sótano, ese lugar al que me estaba encaminando, pasaba a ser por completo de mi propiedad con todos sus beneficios (¿habría alguno?) y problemas (muchos, seguro).

Cuando ya tenía la sensación de estar llegando al centro de la Tierra, Noel se separó de mí sin mediar una palabra y se perdió en la oscuridad de lo que parecía una enorme sala de recepción. Podía oír el sonido de sus patas de cabra moverse de un lado a otro, como si buscara algo.

—Malditos hombres topo. Les dije que cuando acabaran la reparación dejaran cerca el mando.

La voz andaluza del sátiro reverberaba por toda la sala provocando un eco bastante gracioso y no pude reprimir una pequeña carcajada. Tenía pinta de ser todo un personaje.

—¿Le ha hecho algo gracia señor? —dijo sarcástico desde una esquina del lugar mientras se le oía revolver una serie de papeles.
—No. Nada Noel… —respondí algo avergonzado —-. ¿Encuentras lo que estás buscando?
—Mmmmm… ¡Sí! Ya lo tengo señor.

Raudo, apareció a mi espalda dándome un susto de muerte y me cogió de la mano llevándome al centro de la sala. La oscuridad era tan densa que si me hubieran tapado los ojos para no ver nada hubiera servido de poco, pues solo se podía distinguir el estrecho pasillo por el que había llegado por las cálidas luces de las antorchas. Al menos era bueno tener un punto de referencia por el que salir corriendo si la situación se ponía peligrosa. Noel me dio una especie de mando a distancia de pequeño tamaño para que pulsara el botón que había en él. Se le notaba nervioso y ansioso ante lo que estaba a punto de suceder, igual que un niño la noche antes de encontrar los regalos de los Reyes Magos.

—Señor Crane, es de recibo que usted tenga el honor de encender las luces del pabellón principal del Sótano.

Apreté con fuerza el dispositivo en mi mano. Una parte de mi mente se resistía a creer todo lo que estaba pasando. Lo más seguro es que me hubiera quedado durmiendo en el sofá, borracho como una cuba, pero… ¿y si no era así? ¿estaba dispuesto a descubrir lo que ese pequeño sátiro me había dicho? ¿lo que, supuestamente, mi tía Helena me había dejado escrito en la carta? Por más que intentaba agudizar la vista, no veía ni torta. No podía saber que tenía a dos metros de distancia, aparte de Noel, que había empezado a dar pequeños saltitos de los nervios que tenía. Si era un sueño, estaba siendo el mejor (y más raro) que había tenido nunca y si no lo era… bueno, no tenía nada que perder.

Pulsé el botón con decisión y al momento, el run-run de máquinas poniéndose en funcionamiento sonó en las profundidades de la oscuridad. Noel lanzó un pequeño chillido de alegría a la vez que me abrazaba más contento que unas castañuelas. Las luces comenzaron a encenderse por lo que me había parecido la típica sala de recepción de un hotel, pero la verdad siempre supera a la ficción. Estaba colocado en el centro de una estancia ovalada de apariencia clásica, griega diría, aunque mis conocimientos artísticos dejan mucho que desear, con altísimos muros lisos de granito negro. Una multitud de focos comenzaron a iluminarse a mi alrededor dejando al descubierto decenas y decenas de pasillos que comenzaban (o terminaban) en él. A la entrada de cada pasillo se podía ver una placa de plata con algo escrito en caracteres romanos en su interior.

—Son los nombres de cada una de las especies que tu tía salvó del terror de las sombras —explicaba Noel con cierto tono académico al ver mi cara de sorpresa.
—¿Especies? ¿Cómo perros, gatos…?
—No exactamente, señor. Mire, por este pasillo —dijo señalando el que teníamos justo enfrente— llega a las puertas de los Trolls, por este otro a la de los gigantes de hielo, más allá tiene a los ogros, hombres topo, morlocks… Si se da la vuelta un momento verá el pasillo de los hombres lobo, vampiros, súcubos e íncubos, sirenas, arpías, dragones… También tenemos todas las variantes de espectros que se conocen…
—Un momento —le corté sin dar crédito a lo que estaba oyendo —. Me estás diciendo que mi tía, ahora yo, ¿era la gerente de un hotel de monstruos y seres mitológicos?
—Mmmm… no exactamente. Acompáñeme un momento, señor Crane.

Estupefacto, me dejé llevar por Noel hasta un escritorio de acero cercano, donde momentos antes había estado revolviendo unos papeles, recogió una tarjeta de un frío y extraño metal negro (como no) y nos dirigimos por el pasillo que llevaba hacia las sirenas. Nada más poner un pie en él, nos empezó a llegar una suave brisa marina. A cada lado se veían multitud de puertas sin pomo ni cerradura. Solo un trozo de metal rectangular lleno de remaches por los bordes, igual que la puerta del estudio.

—Pase la tarjeta por delante de la puerta, señor —indicó con media sonrisa Noel.

Al hacerlo, la puerta co0menzó a abrirse y el sonido de las aves marinas el olor de la sal golpeó con fuerza mi rostro. No podía creer lo que estaba viendo. Delante de mí tenía una vasta playa de arena blanca, mar cristalino y… un grupo de tres sirenas sentadas en unas rocas cantando el Waterloo de ABBA.

—Noel… ¿qué narices estoy viendo?
—Yo diría que una preciosa playa paradisíaca y a tres hermosas sirenas morenas de ojos verdes con un cuerpo de escádalo… digo… y a tres bonitas sirenas cantando ABBA.
—Esto no es posible, no es…
—Sí que lo es, señor. Su tía, bueno, la corporación SOFMO, creó estos mundos para salvaguardar a todas estas especies de una más que probable muerte. Como miembro de SOFMO, es actualmente su guardián, su protector.
—Pero las sirenas no existen… —balbuceé
—Y los sátiros tampoco y lleva un buen rato hablando con uno, señor —respondió risueño—. En fin, dejemos a estas lindas señoritas seguir con su espectáculo. ¡Ciao bellas!

Cerró la puerta lanzando besos a diestro y siniestro y me llevó de vuelta a la sala principal. Me senté en el borde de la mesa intentando aclarar, encontrar un sentido a todo lo que estaba viendo, viviendo cuando algo llamó mi atención. Si bien todos los pasillos estaban perfectamente iluminados, impolutos y referenciados, había uno completamente oscuro, lleno de polvo y con la placa de plata vacía, sin nombre.

—Noel, ¿ese pasillo adónde lleva? —notaba algo extraño en ese lugar, como si algo me llamara— ¿Por qué no tiene luz ni nombre?
—Ese pasillo, señor… Era de uso privado de su tía Helena. Nadie más que ella lo usaba y solo en casos muy especiales.
—¿Especiales como cuáles?
—Cuando deseaba obtener información de algo o alguien a toda costa.

La sensación de que ese lugar iba a dar respuesta final a todas mis preguntas se acrecentó. Me levanté como un resorte y comencé a caminar hacia él.

—Acompáñame, Noel.

Ichabod
Rango11 Nivel 50
hace casi 3 años

No te fíes de las apariencias @SergioPR . La primera impresión puede ser mala, pero en el fondo...

SergioPR
Rango12 Nivel 55
hace casi 3 años

¡Si, si, al fondo vamos a ir! Jijiji ¿Quién se apunta? Por el momento me vas convenciendo, eso de seres mitológicos... ¡Mola! Jijiji. ¿Hay algún Ave Fénix?

LeonVillanova
Rango8 Nivel 38
hace casi 3 años

Hay que veh como zomo loh andaluze eh? To er dia de cahundeo y guaza jajajaja

Genial @Ichabod , me encanta la versión monstruosa y mujeriega que has creado de mí, me estoy riendo a carcajadas con cada párrafo.

Puedo imaginarme que puede haber al final de ese pasillo, quizá se me escapó alguna mirada inofensivo en los tiempos de tu tía Helena...

Ichabod
Rango11 Nivel 50
hace casi 3 años

Me da a mí que el Ave Fénix es demasiado... cuqui para estar ahí. Fíjate en el listado que digo y verás que todos suelen ser los "malos" del cuento, pero que haber, hay más seres en el Sótano aparte de los dichos. No lo dudes @SergioPR

Ichabod
Rango11 Nivel 50
hace casi 3 años

Se te escapó alguna, si... y me acompañaste a regañadientes por ese pasillo @LeonVillanova ... No querías, ir. Nadie asomaba la patita por ahí...

OmDuArt
Rango14 Nivel 66
hace casi 3 años

:O Que buenísimo final de caja! Deberías participar en la antología y lo sabes @Ichabod . Espero la siguiente, ya estoy enganchado :)

Ichabod
Rango11 Nivel 50
hace casi 3 años

Lo se y lo lamento @OmDuArt ...

Mañana la siguiente parte, si no me pierdo en los pasillos. El de las sirenas era muy sugerente, pero el de los súcubos...

OmDuArt
Rango14 Nivel 66
hace casi 3 años

Me gustan y me frustran por igual las sirenas :P

Ichabod
Rango11 Nivel 50
hace casi 3 años

Cantando ABBA o la temática musical te es indiferente @OmDuArt ?

Waterloo, I was defeated you won the war... :P

OmDuArt
Rango14 Nivel 66
hace casi 3 años

jajaja xD sii claro perdona. Es un puntazo xD. Desde luego me está encantando esta mezcla tan hermosa. La historia en sí contada por un inglés se volvería (con alta probabilidad) un tópicazo. En cambio por un español especialmente original como tú, se está desarrollando con mucho encanto y viveza :)

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace casi 3 años

Qué valor, amigo
Que fantasía y mundo(s) para perderse y encontrarse

Tengo ganas de reconocer a las criaturas...

Pero, como bien dicen @JulesSchmidt y @SergioPR, algo falla es este bondadoso relato...
Y los terrores.

Juega, cual prestidigitador, nos obliga a mirar donde quiere sin permitir ver el truco ni la oscuridad tras el telón...

Estamos en la punta del iceberg
Y hará más frío....

Sevenfor
Rango11 Nivel 52
hace casi 3 años

muy buena, la estoy disfrtando :D

TealOxen_98
Rango12 Nivel 56
hace casi 3 años

Una pregunta que no logro entender. Porque las Sirenas son morenas y no hay ninguna rubia, y son bellas e inteligentes o son bellas y con cabeza hueca???. Y habrá alguna que tenga un cuerpo de Sirena normal y canto que embelese, y por otra parte no hay ninguna de ojos pardos o azules???. Es decir, en la mitología las Sirenas no eran de escándalo pues nadie logró verlas, lo que llevó a los marineros a su fatal muerte fueron sus cantos, que por muy enrevesada que sea no son físicos, pero tal vez estas tendrían una dieta basada en brotes de soja....

TealOxen_98
Rango12 Nivel 56
hace casi 3 años

@Romahou estamos en la playa, que no en Siberia con el Yeti, ni en Lago Baikal, que a este paso nos vamos de excursión y nos traemos a un amigo de la tía Helena.

ValentinBayonMuntaner
Rango11 Nivel 50
hace casi 3 años

Realmente​ maravilloso y original

Perdón x tardar en seguir. Cómo siempre ando perdido


#6

Decidido a averiguar tanto el pasado de mi tía Helena como el legado que me había dejado, me adentré en el lóbrego pasillo, no sin antes recoger una de las antorchas que todavía iluminaban las escaleras por las que había bajado hacía un rato. Detrás, usándome de escudo ante lo que pudiera aparecer, el pequeño sátiro andaluz andaba con tanto miedo que le temblaban hasta los pequeños cuernos de la cabeza. No paraba de repetir que era un error el haber entrado allí y la verdad, es que yo también lo llegué a pensar.

Se notaba que nadie había pasado por él en años. A cada paso que dábamos Noel y yo, un ligero tufo a polvo y hierro se levantaba del suelo. Las paredes, cubiertas de telarañas y algo parecido a ceniza que se deshacía cuando pasaba la mano, eran del mismo granito negro que el resto del Sótano, completamente lisas y frías, muy frías. Al contrario que en los demás pasillos, no se veían ninguna puerta en los laterales y tenía la ligera sensación de que, poco a poco, se iba estrechando, aunque quizás fuera un efecto óptico por la escasa luz que daba la antorcha. En algún momento tuvimos que girar a derecha o izquierdas, pues la luz del salón principal desapareció a nuestras espaldas. Un manto de oscuridad y polvo nos rodeó a Noel y a mí. Unas tinieblas tan profundas que parecían ser capaces de sacar todos nuestros miedos y hacerlos realidad.

—Noel, ¿a quién traía mi tía aquí? —pregunté mientras intentaba aguzar la vista para ver algo más allá de la pequeña luz que otorgaba la antorcha.
—Pues…a gente, personas de carne y hueso —respondió algo dubitativo —. La verdad es que tampoco preguntaba mucho. La SOFMO tiene muchos enemigos.
—Cuídate de las sombras… —murmuré.
—Vosotros los llamáis héroes, salvadores, príncipes encantadores —continuó—. Para nosotros son simples asesinos que no ven más allá de sus ideales —noté cierto tono de dureza en la voz de Noel—. Buscan y matan a cualquiera de nosotros sin pensar en las consecuencias. En si pueden solucionar los problemas sin víctimas. Ellos ven un dragón y solo piensan en cortarles la cabeza. Se encuentran con un cíclope y le ciegan la vista. Ven a un vampiro y enseguida buscan mil maneras de acabar con él o ella.
—Bueno, Noel, reconoce que los antecedentes no son muy favorables que digamos hacia ellos.
—Sí, pero porque uno de nosotros haga algo malo, ¿tienen que pagar todos? Cada uno de los que estamos en el Sótano buscamos reformarnos y así poder vivir en paz con vosotros. Tenemos nuestras debilidades igual que vosotros tenéis las vuestras, pero tratamos de corregirlas y poder vivir en paz, en cambio, esos héroes nos buscan para extinguirnos. Tu tía vio que eso no era correcto, que éramos diferentes, pero no por ello teníamos que ser erradicados de la faz de la Tierra.
—Entiendo —la verdad es que si me paraba a pensarlo, no podía negarle a Noel su parte de razón—. Entonces, ¿a quien traía aquí era a esos héroes?
—Sí. Siempre procuraba evitarlos pues son extremadamente poderosos, pero no siempre podía y cuando los vencía los traía aquí para obtener información valiosa y así salvar a más de nosotros.

Los recuerdos de esos momentos hicieron brotar algunas lágrimas del rostro de Noel. Se le notaba muy afectado por ello y decidí dejar de preguntar y continuamos andando. De repente, una silueta rectangular familiar apareció iluminada por la tenue luz de la antorcha. No en los laterales como esperaba, sino delante, finalizando el camino. Una puerta de metal con remaches exactamente igual que las otras del lugar pero que, a diferencia de ellas, tenía el mismo pomo cobrizo que la del estudio y eso, solo podía significar una cosa.

Le pasé la tea ardiente a Noel y me quité el pañuelo que tapaba la herida de la mano. Cogí el pomo y noté como las agujas volvían a clavarse en mi mano haciéndola sangrar de nuevo. Anoté mentalmente que, si ahora era el dueño de esas instalaciones, tendría que cambiar ese sistema de seguridad. Envolví de nuevo la maltrecha mano en el pañuelo y cogí la antorcha que Noel me ofrecía de nuevo y empujé la puerta que me devolvió el saludo con un agudo chirrido oxidado.

Al entrar, tanteé la pared con la mano buena en busca de algún enchufe que iluminara la estancia y cuando lo encontré un chillido de terror salió de la boca de Noel. Yo me quedé petrificado. Era una habitación circular con baldosines blancos hasta la mitad de la pared, más o menos hasta la altura de un hombre adulto. Restos de equipamiento médico y quirúrgico estaba esparcido por toda la sala. Había jaulas de hierro oxidado de diferentes tamaños, cadenas sujetas a la pared esperando a su próximo inquilino, un horno apagado que la ceniza había cambiado de color por completo, hachuelas y cuchillos oxidados… y en el centro, un enorme plafón de plástico gris iluminaba una polvorienta camilla con tres pares de correas de cuero degastadas en los laterales y manchas marrones en unas sábanas amarillentas. A todo ello lo acompañaba de una pátina de sangre, sudor, gritos y horror que te calaba hasta los huesos.

Caminé por el suelo pegajoso estupefacto ante lo que estaba viendo. ¿Qué hacía mi tía ahí con esas personas? No podía ser cierto lo que mi imaginación de estaba diciendo. No, no, no…

—Señor Crane… —Noel me llamaba desde la puerta, pero yo estaba demasiado absorto ante los horrores que veía y que, por alguna razón, mi mente no apartaba, no juzgaba como malvados, sino como algo necesario —. Señor Crane, esto temo que será parte de su trabajo. No piense mal de su tía Helena, fue como una madre para todos nosotros. Nos ayudó, nos cuidó como si fuéramos de su familia.
—No te preocupes —respondí mientras acariciaba la raída sábana amarillenta de la camilla —. Ahora os cuidaré yo —volví mi rostro hacia Noel con una enorme sonrisa en él —. Pongámonos en marcha. El Sótano volverá a estar listo.

Sevenfor
Rango11 Nivel 52
hace casi 3 años

Preparada para la acción, ¿hay algo de arte culinario por ahí? :)

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace casi 3 años

Hay de todo, no se privan de nada. parece la cámara de los horrores. ¡Qué caña metes, @Ichabod!

OmDuArt
Rango14 Nivel 66
hace casi 3 años

Uff que bien suena. Yo también me pondría a favor de los monstruos sin dudarlo :P


#7

Así fueron pasando los años. Entre viajes y encontronazos con esos “héroes”, fui comprendiendo un poco más a mi tía Helena y, a la vez, abriendo mi mente a nuevas experiencias y formas de ver la vida. Aumenté el número de puertas-mundo del Sótano con un grupo de lamias acorraladas en una cueva del País Vasco, evité que un grupo de furtivos dieran caza a una pareja de basiliscos cerca de las ruinas de la Olimpia clásica, traje desde la India a un par de bebés mantícora que los lugareños estaban a punto de sacrificar (los cuales, con una buena educación, se han convertido en excelentes guardianes del Sótano), incluso viajé a los espesos bosques germanos para impedir la muerte de una Ondine sobre la que recaían las culpas del fallecimiento, en sus aguas, de varios jóvenes. La verdad era diametralmente opuesta. La estupidez humana mezclada con el alcohol en altas dosis había hecho que los adolescentes decidieran bañarse en el lago donde vivía. Debido a esa imprudencia y al frío del invierno, el resultado fue fatal, pero ¿a quién culpó la gente? A lo extraño, a lo diferente.

Conseguí salvar a muchos y más “monstruos”. Todos con una historia de sufrimiento detrás. Y con cada uno, me topé con “los salvadores de la humanidad”. En la mayoría de los casos conseguí salir airoso de los enfrentamientos gracias al entrenamiento al que me sometieron varios de los más antiguos y poderosos seres del Sótano; el cíclope Polifemo fue mi maestro en artes marciales y defensa personal. Adquirió un enorme conocimiento gracias a un viaje que hizo al templo budista Tsongkhapa en el Himalaya, como consecuencia de su enfrentamiento con Odiseo. La bruja Morgana le Fay fue mi profesora en artes místicas y alquimia (se cuida bastante bien a pesar de tener más de mil años) y Mushussu, un enorme dragón babilónico, ahora dedicado al estudio del mundo y la historia.

Intenté seguir las directrices de mi tía cuando me enfrentaba a ellos. Evitarlos siempre que pudiera, pero a veces eso era imposible y tocaba poner en práctica los conocimientos que había ido adquiriendo. La destrucción a nuestro alrededor era siempre el resultado final y, cuando conseguía capturar a alguno de los héroes, la visita a la Habitación, el destino último para ellos. Con el tiempo perfeccioné las antiguas técnicas para obtener la información necesaria y, así, salvar más vidas. También inventé otras nuevas. Remodelé por completo la estancia, la amplié y la insonoricé. Entraban dos personas en ella, pero siempre salía solo una. Yo. Obviamente, todo esto se tradujo en que los salvadores, esas personas que se ocultan en las sombras de la supuesta luz que llevan al mundo, pusieran precio a mi cabeza.

Intentaron por todos los medios darme caza. Redes sociales, televisión, agencias de inteligencia… Incluso incrementaron la dureza y la cantidad de búsquedas de monstruos para así llevarme al límite y cometiera algún error que les llevara hasta el lugar donde cuidaba de sus víctimas. Conseguí zafarme de todo, pero un día, una soleada tarde de domingo de abril fueron un paso más allá. Dejaron de buscar ogros, esfinges, gnomos… y comenzaron con mis amigos. No me enorgullezco de lo que hice ese día, pero fue la única forma que encontré en ese instante para salvarlo de algo mucho peor. Mucho más de lo que la gente se imagina.

Así comienza la aciaga tarde del 9 de abril. El día en que Romahou no-murió. El día de la Patata.

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace casi 3 años

Nos estás reblandeciendo el corazón, @Ichabod. ¿Para qué necesitas tú un abogado defensor con ese piquito que tienes, que dispara atenuantes como una ametralladora. :)

artguim
Rango13 Nivel 63
hace casi 3 años

Ahora va a resultar que @Romahou era desde el principio un despiadado cazador se seres fantásticos, @Arendar. Cierto que se ha enfrentado a mujeres expandidas, hombres retorcidos y otras criaturas de diferentes naturalezas, pero no creo que lo haya hecho por mero instinto cazador, ¿no? No me lo imagino dando caza, por ejemplo a Noel. ¿O tal vez sí? ¿Puede habernos tenido a todos engañados desde el comienzo?

Están surgiendo muchas dudas en mi interior, y no me gusta. Como tardes mucho más en aclarar lo ocurrido...

Sigo leyendo, por supuesto.

SergioPR
Rango12 Nivel 55
hace casi 3 años

Sigo diciendo como en la caja 4, ¿en que has convertido al pobre @Romahou? Seguro que es eso @Ichabod, jeje.

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace casi 3 años

Jajajajaja

Es genial!!!!!


#8

Realmente había quedado con él el día anterior, pero por motivos laborales –un viaje de última hora a tierras manchegas para darle cobijo al “Tío Camuñas” u “Hombre del Saco” en otros lares- me hizo tener que retrasarlo al día siguiente. A pesar del cansancio por el viaje y la huida, al más puro estilo Houddini, que tuve que hacer para evitar el enfrentamiento contra uno de los miembros más peligrosos de los Salvadores, la señora Schmidt, conseguí llegar a tiempo a la cita.

Tranquilo y relajado encontré a Romahou esperando mi llegada frente a una de las moles de hormigón más emblemáticas del levante peninsular. Un edificio que los más viejos del lugar comentaban que fue el lugar preferido de reunión de miles de personas para ver un antiguo acontecimiento deportivo basado en darle patadas a una esfera de cuero. Yo solo veía en él el declive de una sociedad de grandes genios e ideas, pero pésima planificación y actuación. Contentos de poder vernos, por fin, y tomar unas cervezas bien frías, fuimos a un bareto clandestino situado entre una galería de arte kitsch y un restaurante moderno. El ambiente era bastante distendido, la gente bebía y se reía mientras las pantallas retransmitían antiguos partidos de deportes ya extintos como el rugby o el baloncesto. La añoranza de tiempos pasados nunca abandona a ser humano…

Ya desde la primera ronda de cervezas (importadas del mercado negro, pues unas recientes leyes nacionales habían prohibido la creación, venta y consumo de cualquier bebida alcohólica), había algo a mi alrededor que no cuadraba. No le di mayor importancia y disfruté, disfrutamos, de la charla y la bebida, eso sí, el plato de cacahuetes que nos pusieron dejé que se lo comiera Romahou, sino habríamos tenido una “interesante” visita al hospital. ¡Muerte a los cacahuetes! Perdón, perdón… me he venido arriba sin querer.

Continuemos…

Con la segunda ronda de cervezas, la sensación de incomodidad inicial fue yendo en aumento. Comencé a notar un extraño picor en el dorso de las manos, como si me hubiera bañado en una bañera de frutos secos. Romahou me hablaba, pero mi cabeza desconectaba sin querer y se fijaba en una mesa cercana, donde una pareja estaba en silencio viendo la televisión. No habían tocado la cerveza que hacía rato les habían servido. Solo miraban la pantalla y, de vez en cuando, murmuraban algo al oído del otro. Algo no iba bien. El picor fue yendo más y más en aumento y yo me fijaba más y más en esa pareja extraña.

El camarero nos trajo esta vez, un plato de patatas fritas, en vez de cacahuetes, a petición mía. Dos pintas de cerveza sin tomar nada sólido no era una buena idea. La chica de la mesa de al lado se levantó para ir al servicio en ese mismo momento. Disimuladamente intenté ver su rostro cuando pasó cerca, pero al pasar a nuestro lado nos dio la espalda y continuó su camino. El chico, en cambio, sí que se giró hacia nosotros. Sonrió y levantó la cerveza como queriendo brindar desde la distancia. Romahou y yo, por mera educación, levantamos nuestras jarras y brindamos con él. Continuamos nuestra animada charla de palabras, relatos, libros y viajes acabándonos nuestras bebidas y pensando en una posible tercera ronda, cuando la chica de antes salió del cuarto de baño.

Esta vez no se ocultó de nosotros, de mí. Sonriendo como si hubiera ganado una cruenta batalla, comenzó a andar lentamente hacia nosotros. Sus ojos castaños brillaban de una alegría malsana, impía. El reflejo de una pequeña arma metálica colocada en su cintura, brilló cuando pasó delante de la máquina de pinball. El local entero se detuvo y enmudeció, pero el sonido de sus botas resonaba pesado y poderoso. Era una leona apunto de cazar a su víctima, y ese no era yo, sino mi acompañante. La señora Schmidt me había encontrado y estaba dispuesta a todo con tal de conseguir su objetivo. El Sótano.

artguim
Rango13 Nivel 63
hace casi 3 años

¡Uy, érais pocos y apareció Schmidt! Esto parece complicarse por momentos, @Ichabod. A saber hasta qué punto puedan llevar esta historia semejante trío de perversas mentes.

Deseo y no deseo averiguarlo.

Sevenfor
Rango11 Nivel 52
hace casi 3 años

Jajaj, bien narrada esa escena cotidiana convertida en fantástica

JulesSchmidt
Rango12 Nivel 57
hace casi 3 años

No sé qué pretendes @Ichabod.

Voy a vigilar de cerca este texto.

No insinuarás que tuve algo que ver en el no-asesinato de mi estimado @Romahou ???

No voy a perderte de vista.
Y además, quiero ese sótano.

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace casi 3 años

Amigo mio....

Esa genialidad va contra tus intereses
@Ichabod

Eliges malos enemigos....
Y acusaa a @JulesSchmidt????

No
No
No

Quiero saber más
Un poco más antes de volver a vivirescribir

ValentinBayonMuntaner
Rango11 Nivel 50
hace casi 3 años

Me encanta. Aunque fuera de colas la historia del sótano da para una buena novela epica

ValentinBayonMuntaner
Rango11 Nivel 50
hace casi 3 años

Fuera d colas = fuera de coñas jeje, el p**o corrector.
Ya irás informando

OmDuArt
Rango14 Nivel 66
hace más de 2 años

:O :O :O dios mio!! Una pregunta @Ichabod . ¿De dónde has sacado tanta info de monstruos mitológicos? Que bien sigue, que buenoo!! :D


#9

Tenía que actuar rápido. Sin dudar. Lo esencial era salir del local entablando el mínimo combate posible con Schmidt y su acompañante, el cual se estaba levantando para ayudarla. Cogí una de las jarras de la mesa y la lancé hacia él dejándolo inconsciente al estrellarse en su cara. Sin pensarlo mucho, arrojé la otra hacia Schmidt fallando por poco, aunque al esquivarla tropezó con uno de los clientes del bar que tenía detrás y cayó encima de él. Había que aprovechar el golpe de suerte.

—Mohd caleb sin turgis kisbe…

Las palabras comenzaron a salir de mis labios suaves y melódicas, sin pensar en las consecuencias. Un aura brillante nos rodeó a Romahou, estupefacto ante lo que estaba pasando, y mí. Continué recitando la letanía aprendida en una de las clases de Morgana le Fay, pero necesitaba un objeto para terminarla. Schmidt me miraba furiosa desde el suelo. Sabía lo que estaba a punto de hacer. Sin pensarlo mucho, cogí una de las patatas fritas para convertirla en un afilado punzón somnífero y agarré la cabeza de mi compañero.

—Espero que me perdones, Romahou.
—¿Pero qué coño…? — respondió intentando zafarse de mí. Veloz, introduje el punzón en su oído y se desplomó encima de la mesa, inconsciente. Un grito desgarrador sonó por todo el local. Los ojos de Schmidt se habían convertido en dos hogueras capaces de consumir a cualquier que tuviera delante. Estaba más que furiosa.
—¿Tienes la más remota idea de lo que acabas de hacer, Crane? —rugió de tal forma que sentí un miedo primitivo recorrer todo mi cuerpo.
—Lo necesario para que no acabara en vuestras manos —sonreí intentando aparentar la mayor de las normalidades—. Y ahora —continué mientras sacaba el móvil y cogía del brazo a mi dormido compañero—, nos vamos de aquí.

Pulsé el botón de la cámara en el instante en que Schmidt, que se había abalanzado a por nosotros, estaba a punto de alcanzarnos. Mantuve la sonrisa desafiante hasta el último momento. No siempre se sale victorioso, aunque sea por los pelos e improvisando, de un enfrentamiento con los Salvadores, tocaba disfrutar al máximo. En un abrir y cerrar de ojos, una densa humareda cubrió todo a nuestro alrededor y aparecimos en el salón principal del Sótano donde un asustado Noel no estaba ya esperando.

—¡Señor Crane! Menos mal que está a salvo. Pensaba que lo había capturado.
—Casi lo consiguen, Noel —respondí casi sin aliento mientras levantaba del suelo a Romahou—. Llévalo a la puerta de los tréboles y manda a las hermanas banshee Flannery que cuiden de él unos días. Será mejor que desaparezca del mapa durante un tiempo.
—De acuerdo señor.
—Que no le falte de nada, ¿vale? Si pregunta, que lo hará seguro, me mandas llamar e intentaré explicárselo todo. Ahora necesito descansar.

Subí renqueante por el esfuerzo mental, las escaleras del Sótano hasta mi casa y me lancé en el sofá de sky marrón del comedor. Había gastado demasiadas energías en los dos hechizos, sobre todo en el del teletransporte. Busqué a tientas la botella de bourbon que siempre tenía en la mesita del salón, pero estaba vacía. Bueno, dentro de todo lo que había pasado, que no quedara alcohol era un mal menor. Lo más importante era ver como se recuperaría Romahou y si recordaría algo. Si lo habían reconocido como amigo mío, estaba en un peligro mayor del que se imaginaba, pero bueno, ya arreglaría eso más tarde. Ahora, lo necesario era encontrar un modo de explicarle todo lo sucedido sin que se volviera loco en el proceso.

Bendita herencia me dejaste Tía Helena, bendita herencia…

JulesSchmidt
Rango12 Nivel 57
hace casi 3 años

No sabes lo que has hecho, @Ichabod

Mi venganza ya se está tejiendo. No puedes desvelar según que secretos y mantenerte impune, lo siento.

La verdad saldrá a la luz.

artguim
Rango13 Nivel 63
hace casi 3 años

¿Y nos dejas así, @Ichabod? ¿Qué pasa con @Romahou? ¿Se despierta? ¿Recuerda lo ocurrido? ¿Te perdona?

Dando por hecho que esta sea la realidad de lo ocurrido, necesita ser continuada. ¿Quiénes son esos Salvadores y por qué está Schmidt entre ellos? ¡Demasiadas incógnitas!

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace casi 3 años

Vaya
Vaya
Vaya

Casi me parece recordar algo similar....
Casi

Me convence esta fábula maravillosa

Pero yo me quedé sin cabeza!!!!!!!!
Inconsciente......
Seguro

Yo te cuento @artguim
Escapé
Perdono pero no olvido
Y sé qué más se esconde allí, en ese mundo
Donde tengo que volver

Para solucionarlo todo
Faltan verdades

Aunque temo que la muy estimable y salvadora @JulesSchmidt va a desatar sus irás y también tiene y tendrá mucho que contar

La oigo escribir desde el lugar donde me escondo

La verdadera batalla está por comenzar

artguim
Rango13 Nivel 63
hace casi 3 años

En tal caso, no tendría inconveniente en que, entre los tres, nos la fuerais contando a los demás, @Romahou. ¿Qué mejor manera de descubrirla? Tres puntos de vista para encajar y comprender. @JulesSchmidt, ¿algo que añadir desde tu perspectiva como Salvadora? ¿A quién salvarás, al menos?

Quedo a la espera de nuevas cajas que leer.

oikosBsAs
Rango12 Nivel 58
hace casi 3 años

@Romahou @Ichabod Ojo con la Jules que es una pilla de 7 suelas. Se las gasta en plan venganza cruel. Es una dura, a los Ph Marlowe. Es una Lisbeth Salander sin alcohol, mujer de las redes, y con esas armas de femme fatal, debajo de esa apariencia de mosquita muerta...jajaj!!! Calladita te clava la daga moruna, y hasta luego Lucas...siempre está de guasa, la joía. ¡Que arte tienes maja!

OmDuArt
Rango14 Nivel 66
hace más de 2 años

Hmmm debería haber terminado tu historia antes xD. Patatas traicioneras, nunca se dan menos si pueden darte mucho más. @JulesSchmidt qué clase de poderes nos ocultas? ¿Y que tiene que ver tu pez con toda esta, cada vez más enredada, trama? Que gozo descubrir tal cantidad de locura :P . Buenísimo @Ichabod :D
Ánimo @Romahou , bien seguro dejaras de tener pesadillas algún día, y luego volverán, para inspirarte un nuevo libro :D

rmonascal
Rango13 Nivel 60
hace más de 2 años

¡Maravilloso! Confieso que consumí este relato de un sólo golpe. No pude soltarlo hasta terminarlo. Qué despliegue de imaginación provocó el secuestro y asesinato tubercular de @Romahou.

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace más de 2 años

Muerte por patata @rmonascal

La peor muerte

Y aun no ha terminado
Quedan verdades por contar

Miguel_Otxoa
Rango11 Nivel 53
hace 8 meses

JAJAJAJAJA Qué tío más grande y qué buenas locuras os coceis. De verdad de la buena, soy fiel defensor de tu historia. No me sorprende que Roma trabaje para quien no debe. Quizá engañado...
Muerte por patata... Quizá la merecía JAJA

IndigoDolphins_73
Rango12 Nivel 55
hace 6 meses

Y ya? No hay más? Nadie va a dar continuidad a esto? No es justo, simplemente no lo es.