Alguien
Rango6 Nivel 25 (716 ptos) | Novelista en prácticas
#1

ARQUITECTO

Trazo sobre tu cuerpo
líneas invisibles
con mis dedos.
No necesito compás
tengo tus senos.
Me transporto a otra escala
al bajar por tu cintura
y perdido entre tus piernas
no hacen falta reglas.
Perdón si me equivoco
con lágrimas borraré todo.
Puedo dejar de diseñarte
pero jamás de amarte.

Hace alrededor de 4 años Compartir:

1

22
Alguien
Rango6 Nivel 25
hace alrededor de 4 años

Tal vez la etiqueta "poesía" le queda grande a tan simples líneas.


#2

MÚSICO

Cuando nos acostábamos
ponía mi mano sobre su vientre
y tocaba las líneas verticales
que se dibujaban desde su ombligo.
Las amaba.
Imaginábamos que yo era un músico
y ella, mi guitarra predilecta.
Cuando el tiempo pasó
comenzó a sonar más afinada
mientras las cuerdas se templaban.
O mientras ella y yo nos templábamos.

#3

DESEMPLEADO

Al tener dos monedas en el bolsillo
estaba seguro que me alcanzarían.
Y con ellas me entretenía
pasándolas entre mis dedos
confiando que no se perderían.
No las gasté
porque parecían de oro
pero ahora que las necesito
las busco en mi bolsillo
dándome cuenta que había un hueco
dándome cuenta que las he perdido.

Alguien
Rango6 Nivel 25
hace casi 4 años

Aquí no hay poesía.


#4

ALPINISTA

Te veo.
Parado ante ti me reto.
Parado ante ti me atrevo.
Eres la montaña imperfecta que encuentro.
Tengo miedo.
Recuerdo expediciones pasadas y flaqueo.
Me siento condicionado…
Me siento inseguro…
Pero con experiencia ganada me arriesgo.
Te trepo.
Preciosos montes, lindos valles…
¡Qué hermoso paisaje!
Quiero terminar de escalarte.
Ser el primero en alcanzarte
ser el último en pisarte.
Me entero…
Tus suelos ya fueron conquistados
esa cima fue alcanzada.
Que ya colocaron su bandera
donde quería poner mi asta.

Hace más de 3 años

0

1
#5

AVENTURERO

¡Vámonos a Paracas!
Escapémonos de Lima.
Refugiémonos entre la arena de La Mina.
Visitemos El Candelabro
mientras la fría brisa desaparece nuestro rastro.

¡Vamos a Paracas!
Que el pisco nos invada las venas
por haber gastado todas nuestras energías.

Ven conmigo a Paracas...
Visitemos Atenas
y que la Luna se ponga Roja
al ver cómo gozamos del Raspón.

Encontremos al elefante desaparecido
y bajo sus olas
cual aves sombrías devorémonos
sin dejar huellas.

¡Vamos! ¡Extraviémonos!
Entre los vientos de Paracas.

#6

PSICÓLOGO

Todos los días
cual mantra
repito esas once líneas.
Al llegar a las dos últimas
más que mi voz
escucho la tuya.
Te extraño.
Prometí no enamorarme
y lo he cumplido.
Hasta ahora
no me he enamorado
de mí.