bluesick
Rango6 Nivel 25 (753 ptos) | Novelista en prácticas
#1

Hubo una vez una chica que quería ser chico. Cuando se lo dijo a sus padres, creyó que tal vez estos se confundieron y escucharon que deseaba provocar atentados terroristas.

Parecía que hubiese hecho algo malo, pero cariño, tú puedes usar vestidos o camisetas de pana y pantalones de tu hermano. No le haces daño a nadie.

Hace casi 3 años Compartir:

0

20
#2

Alguna gente es rara. Mi mamá prefiere que mi hermano consuma drogas a que yo me vista como un chico. No lo dice, claro, porque según ella nuestra familia es ejemplar y Frank solamente tiene un problema con el OxyContin porque estudia demasiado y lo utiliza para deshacerse de sus dolores de espalda. En realidad él no tiene dolores de espalda y yo no tengo un novio. Él tiene una dependencia a los fármacos y yo fantaseo con besar chicas y ser libre.

Guardo silencio cada vez que papá comenta su repugnancia hacia la gente homosexual. Tengo catorce años y no puedo decir muchas cosas. Siempre dicen que vaya a estudiar o que me calle, porque nadie quiere oír mis comentarios sobre la comunidad LGBT. Dicen que las personas que se besan o comparten sentimientos con alguien de su mismo género están cometiendo un pecado. El pecado es malo y tú arderás en el infierno cuando mueras, porque no debes ser feliz si tu felicidad depende de un ser con vagina cuando tú también tienes una.

continúa

#3

Lo siento, no comencé esto bien. Iba a hablarles sobre mi familia, sobre la cena familiar donde papá se quedó callado, mamá fue a su habitación, mi hermano sonrió y mi perro fue el único que al parecer se compadeció por mí, porque estaba moviendo el rabo y lamiendo mi mano por debajo de la mesa cuando me quedé llorando solo, sintiendo que había matado a alguien, aunque en realidad, lo único que hice fue intentar conservarme vivo.

Mi madre sirvió estofado. Papá le preguntó a Fran cómo le fue en la escuela, él dijo que genial, aunque a mí me había confesado que reprobó el examen de cálculo por segunda vez y que no le gustaba su carrera universitaria. Parecía que lo había olvidado, pero seguido hacíamos eso, olvidarnos de nosotros mismos para que nuestros padres estuvieran orgullosos.

Yosoydanygodoy
Rango11 Nivel 50
hace casi 3 años

Te recomendaría aprovechar eso de hacer partes para no agotar al público teniendo partes tan largas...Recuerda, es internet, la gente ve cosas así de largas y se aburre ya que no hay imágenes...
Más allá de eso, ten cuidado con algún que otro error ortográfico, si no estás segura de como se escribe una palabra lo mejor es buscarla c:

bluesick
Rango6 Nivel 25
hace casi 3 años

Muchas gracias por los consejos, los tomaré en cuenta ♥


#4

—Me alegra escucharlo —dijo papá—. Qué bueno que tú no tendrás que hacer exámenes ordinarios, así podremos ir todos juntos a la boda de Erika en diciembre.

—Hablando de la boda de Erika —agregó mamá, tomando lugar en la mesa—, Emily y yo tenemos que ir de compras pronto. He visto unos vestidos preciosos que se verán divinos en ella.

Yo me mordí el labio inferior, le había dicho que no quería usar un vestido. Ya sé que la ropa solo es algo superficial y mínimamente importante, pero sentía que dejaba de ser yo cuando ella elegía esos vestidos con lentejuelas que odiaba.

Mi hermano me miró, porque se lo había dicho antes. Ambos íbamos a confesar. Yo diría que era transgénero y él que odiaba la universidad. Lo mío no era tan importante, ¿a quién le importa tanto el género con el que una persona se caracteriza?, ¿por qué es importante decir “vaya, tengo la anatomía de una mujer, pero mi mente es la de un hombre”? Para mí era común decir: “Ah, este chico tiene un novio” o “Rosa y Camila se ven lindas juntas”, pero al parecer, a nadie le parecía normal. Y Frank consideraba igual de importante cambiar de carrera que confesar tu verdadero ser. Me dijo que no toda la gente tenía la mente abierta y le parecía desagradable ir por allí cogiendo la mano de una chica. Así que acepté. Tal vez después de eso podría obtener un nuevo corte de pelo y comenzar a vestirme de la manera en que me sentía, pero no, eso no pasó.

—En realidad, papá, hay algo que debemos decirles —dijo Francisco, dándome una leve patada por debajo de la mesa.

continúa

#5

—Ah, sí… ¿de qué se trata?

—Pues, verás… —comenzó, alternando miradas entre ambos—. No me gusta mi ingeniería, siempre he querido algo relacionado con el diseño… y odio las matemáticas.

—¿Pero cómo, Fran? Si ya estás a mitad de la carrera.

—Sí, lo sé —dijo él—, aunque en realidad, no voy tan bien. Me he llevado cuatro materias.

Las miradas de ambos se profundizaron, fijándose solamente en él. Notaba que estaba a punto de comenzar con sus sermones de por qué estudiar eso estaba bien y por qué la cosa del diseño era una locura. Jugué con mi cuchara, moviendo la comida de un lado a otro mientras les escuchaba negociar sobre temas escolares. Frank dijo que no lo entendían y que odiaba estudiar eso, que él iba a estar haciéndolo el resto de su vida y que no le parecía bien que se tratara de algo que odiaba.

#6

—Bueno, yo no soy el único que quiere confesar algo —dijo de repente, cuando al parecer habían llegado a una conclusión. Me señaló con una inclinación de cabeza—. ¿Ems, en serio quieres…?

Le interrumpí, asintiendo y dejé el cubierto en su sitio. Ahora yo obtuve la mirada de ambos. Me aclaré la garganta, no iba a ser tan difícil, ya se lo había dicho a Frank, a Aurelia y a Víctor, y los tres lo habían aceptado con naturalidad.

—Mamá, papá… no me gusta ser una chica —dije.

—¿A qué te refieres, cariño? —preguntó papá, mirándome con confusión.

—A que quiero llevar el cabello corto, tener una novia y claramente no usar un vestido en la fiesta de Erika, ¿qué opinan?

Supe que me había equivocado cuando sus ojos se llenaron de decepción; mamá miró directo a su vaso y papá continuaba observándome.

Nadie dijo nada, parecía como si les hubiese confesado que tenía un cadáver escondido debajo de mi cama. Fran colocó una mano sobre mi hombro y apretó, otorgándome una sonrisa tranquilizadora.

#7

—Emily… ¿estás segura de esto? —preguntó papá, aclarándose la garganta.

—Sí.

—Pero si eres tan bonita —suspiró.

—¿Y eso qué? Las chicas bonitas pueden tener una novia, aunque Frank y yo concordamos en que me veo genial usando sus camisetas —Me alcé de hombros.

—No, Emily, no —regañó mamá, su voz sonaba tan seria y oscura que realmente consiguió desconcertarme—. No digas idioteces. Tienes catorce años, estás confundida. Ya te había dicho mil veces que dejes de juntarte con esa tal Aurelia, seguramente ella te está metiendo esas tontas ideas a la cabeza. Naciste siendo una mujer y vas a morir siendo una.

—Pero mamá, yo no quiero ser una. A veces siento que estoy en el cuerpo equivocado y es realmente horrible vestirme de esta manera cuando no puedo ser yo.

Dickinson
Rango5 Nivel 22
hace casi 3 años

Sinceramente, la historia es entretenida. Tu manera de narrar es amena y fluida. La ortografía impecable, algo que valoro mucho. Tratas el tema en su justa medida, ni demasiado dramático ni con poca seriedad. A pesar de ser sencilla, tiene profundidad. No puedo ponerle ninguna pega. Buen trabajo.

Un saludo.


#8

La mesa se quedó en completo silencio. Frank se aclaró la garganta, papá tomó un sorbo de agua y mi madre comenzó a llorar. Ella se levantó y abandonó el comedor. Mi padre me miró un par de segundos e hizo lo mismo, llamándola por su nombre y siguiéndola para probablemente tener una charla.

Francisco me sonrió de nuevo, intentando levantarme los ánimos, pero en verdad me sentía pésimo.

—Lo van a entender, Ems, solo espera. Eres el hijo favorito de ambos —Intentó consolarme. Se quedó en silencio unos segundos, hasta que se animó a continuar—. Dejamos pendiente la partida de Call Of Duty, ¿vas a venir? —Se levantó de su asiento y me acarició el cabello antes de marcharse.

—Sí, voy en un segundo —asentí.

Miré mi plato medio lleno con total tristeza. Jamás hubiera imaginado que obtendría esa respuesta. Me desconcertaba saber que un tema con tan poco interés les irritara tanto. ¿Qué había de raro en querer cortar mi cabello, usar ropa de hombre y actuar como uno? No era como si hubiera matado a alguien.

Fin.