NelliEdhit_59
Rango7 Nivel 30 (1433 ptos) | Autor novel
#1

Era lunes. El sol no se había despertado del todo.
Los pájaros comenzaban sus primeras melodías desde el árbol frente a mi casa.
A lo lejos se escuchaba el ladrido de algún perro callejero que correteaba a otro.
Las campanas de la Iglesia dieron las 6. Yo me revolví en la cama sin ganas de levantarme.
Si por alguna razón hubiese adivinado los derroteros de aquel día, allí mismo me hubiese quedado dormida.
Con desgano afronté la idea de empezar a moverme e iniciar el viaje a mi trabajo, luego de un largo trayecto en subte hasta la empresa en la cual trabajaba desde hacía más de 10 años.
.......

Hace más de 2 años Compartir:

7

17
NelliEdhit_59
Rango7 Nivel 30
hace más de 2 años

Gracias por leerme queridos amigos @TinadeLuis y @TinadeLuis. No les voy a contar la historia!! jajaja Tengan paciencia. Los abrazo desde Uruguay!!

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 2 años

Jajajajaja. Tendremos paciencia mientras tomamos un buen mate de la tierra.

HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace alrededor de 2 años

Amiga @NelliEdhit_59 tanto tiempo sin leerte. Bueno ahora aunque te lavantas muy temprano para mi gusto, te acompaño al trabajo y a tu día de hoy.


#2

PARTE 2.

Camino al subte, la calle se hacía pequeña por el mar de gente que se enganchaba en los paraguas tratando de evitar la llovizna que logró ganarle al sol esa mañana, de la cual no me había percatado.

Las baldosas flojas escupían chorros de agua gris al pisarlas.

Las escaleras de la parada, resbaladizas y cubiertas de mugre, parecían querer atrapar mis zapatos.

El ruido de las máquinas se hizo sentir inmediatamente. Salté dentro del primer vagón tratando de no llegar tarde o quedar atorada en las puertas que en cada estación iban devorando uno a uno los pasajeros.
Adentro olía a ropa húmeda y un hedor acre recorría los vagones. Los frenos chirriaban. Al cruzarnos con otro tren que volvía se producían sacudidas que me movían las vísceras de un lado a otro haciéndome sentir mareada.

Veinte minutos más tarde descendía de aquel medio de transporte que me asqueaba.

Al subir las escalinatas hasta la calle principal la lluvia intensa, cayó sobre mi rostro como pequeñas bofetadas transparentes. Un viento helado me despeinó.
Me apreté el abrigo tratando de no mojarme más de lo necesario.
A unos pocos metros mis zapatos dejaron de resistir el aluvión que a cada paso arremetía contra ellos.
El sobretodo tampoco resistió por mucho tiempo adhiriéndose a mi cuerpo. Las marquesinas no pudieron evitar que el agua fuera filtrándose en mis ropas. Despiadada y presta iba sintiendo como recorría mis cabellos y luego como una bestia fría se deslizaba por mi columna vertebral.

Cuando doblé la esquina de la calle Santa Fe, recordé que hacía unos días, había llevado del lavadero una muda de ropas que tenía para estas ocasiones y guardaba en mi casillero del vestuario del baño de mujeres.
Ya estaba en la puerta. Antes de seguir trastabillando en medio del chaparrón decidí entrar y ver cómo solucionar mi situación...

Hace más de 2 años

6

7
TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 2 años

Vaya, vaya. Sí que se le está complicando, @NelliEdhit_59. Veremos cómo se las arregla. Atrapada estoy.

NelliEdhit_59
Rango7 Nivel 30
hace más de 2 años

Gracias @Carlos_59 por leer y sobre todo imaginar tanto!! jajaja ¿Dónde dice que se mojó las prendas intimas? jajaja. Gracias, gracias .

Carlos_59
Rango14 Nivel 67
hace más de 2 años

@NelliEdhit_59 Tu fantástica descripción: "como una bestia fría se deslizaba por mi columna vertebral." hasta llegar a mis prendas íntimas, empapándose totalmente. Jijiji

HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace alrededor de 2 años

Amiga @NelliEdhit_59 espectacular descripción de tu viaje al trabajo, de la lluvia que a cada momento se hacía más intensa e iba llegando a mojar entre las ropas tu cuerpo. Suerte lo de la muda que tenias en tu trabajo.


#3

PARTE 3

Una compañera cruzó corriendo el pasillo central de baldosas brillantes dejando marcadas con agua sus pisadas.

Antes de llegar al vestuario resbalé sobre un charco que mi propio cuerpo formaba. Desde aquel piso mojado observé indignada a mis compañeros que asomados a la puerta de sus oficinas reían estrepitosamente. No era burla, yo lo sabía, pero mi carácter ese día no era el mejor.
Al levantarme ayudada por uno de ellos, volví a resbalar torciéndome el tobillo derecho, que crujió como si una rama seca se hubiese roto con el viento que estallaba afuera.
Me ayudaron a entrar y sentarme en una de las sillas del vestuario.
Mis ropas lloraban lastimosas, salpicadas de algún misterioso líquido oscuro, dejando una mancha en el piso.
Los zapatos habían tomado una rara forma de chalana antigua, cuyos tacos parecían remos.

Sentí mojados hasta mis propios pensamientos.

Intenté levantarme, el dolor del tobillo me aquietó unos segundos. Insistí arrastrándome contra la pared hasta alcanzar mi casillero. Al abrirlo solo encontré un buzo viejo y una pollera ajada y con dudosa higiene. Tomé las dos prendas y seguí apoyándome de la pared hasta el baño. Me saqué mis prendas mojadas. ¡Todas! No había nada que no chorreara agua. Sin pensarlo me coloqué el viejo buzo y la ajada pollera.
Arrollé la ropa mojada y la dejé en el casillero. Acomodé mis pelos que aún vertían agua, traté de secarles en el seca manos.

A esa altura mi paciencia estaba a punto de colapsar.

Así, descalza, con un aspecto deplorable y el maquillaje corrido me acerqué a mi escritorio y encendí la PC...

Hace más de 2 años

6

7
TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 2 años

¡Ay, pobre! Qué valor a pesar de todo.
Una frase muy bonita, @NelliEdhit_59: "Sentí mojados hasta mis propios pensamientos". Un beso.

Carlos_59
Rango14 Nivel 67
hace más de 2 años

Se le mojó hasta el orgullo. Vaya panorama se le ha presentado. A ver que pasa @NelliEdhit_59

Saludos...

NelliEdhit_59
Rango7 Nivel 30
hace más de 2 años

Si de verdad @TinadeLuis, me encantó esa frase. ¡¡A veces se me ocurren buenas cosas!! jajaja. Muchas gracias por estar.

HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace alrededor de 2 años

Amiga @NelliEdhit_59 te dije que te acompañaría en el viaje del día de hoy. Que mal día elegi, quedaste hecha sopa, pero te queda bien el buzo y la pollera. Lo estoy viviendo. Genial.


#4

PARTE 4.

Sentía que las miradas de mis compañeros caían sobre mí como rayos tibios.
Cuando abrí el programa para comenzar a programar, el sistema cayó por un momento. Escuché las quejas de todos. Sin dar importancia cambié de página y abrí mi correo.

Los últimos mails leídos databan de tres días atrás. No recuerdo por qué razón no había revisado mi bandeja esos días.

Una gota de agua que venía desde algún lugar del techo de la oficina, cayó justo sobre la pantalla del monitor. Recorrió la misma, descarada y sigilosa seguida de otra y otra, como si de pronto el monitor le hubiese dado un ataque de llanto al verme.

Sin acordarme de mi tobillo, me paré y arremetí contra el escritorio tratando de sacarlo del camino de aquellas gotas. Entonces sentí el dolor punzante que recorría no solo mi pie, sino hasta la ingle haciéndome doblar tomándome la pierna.

Los demás se habían marchado al comedor, olía desde mi escritorio el aroma de café caliente.

Mi actitud empecinada en que aquel era un día normal, seguía picaneando mi voluntad. Respondía por costumbre o quizás porque no quería que el tiempo me estropeara el día. Ni siquiera me daba cuenta de mi aspecto o de mi obstinación.

Al correr el escritorio la gota caía desconsolada al lado de mi silla formando un charquito y salpicando mi pie derecho...

Hace más de 2 años

6

4
TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 2 años

¡El colmo de las calamidades!, Y también del tesón, @NelliEdhit_59. Va muy bien, aunque mal...


#5

PARTE 5

Sequé con el brazo enfundado en mi buzo la pantalla.
Comencé a leer los mails. Uno me avisaba que era de vital importancia que el día lunes a las 12,30 am estuviese en la oficina central de la empresa- ¡En Córdoba!- Miré la fecha.-¡Tres días atrás!- Mi obstinación cambió a desesperación. Comprendía perfectamente que querían decirme cuando la orden “era de vital importancia”.
Sin seguir los pasos recomendados, apagué desconectando de la corriente la PC.
Me levante de mi silla y salí casi saltando en un solo pie. Desde la puerta de la sala de trabajo, giré mirando mi oficina. Observé mi escritorio en el centro de la sala con su charco de agua rodeándolo y otra gota cayendo sobre una pila de carpetas. ¡No volví!
Desde mi casillero tomé mi bolso e hice caso omiso a mi ropa mojada, cerré y tambaleante salí a la calle.
El aguacero era pertinaz. El viento gélido. Los árboles se balanceaban peligrosos sobre mí.

No era necesario pensar en cómo me veía después de media cuadra de camino al subte de regreso a casa, de donde debería volver para dirigirme a la Terminal o al aeropuerto a lo que me dejara llegar a tiempo a la reunión que me indicaba el mail.

Las palabras mojadas pidieron boleto para la línea B. Mi figura parecida mas a un fantasma que a una mujer que trabajaba en una oficina, atravesó la entrada a los vagones. Al ingresar al único lugar que me estaba esperando, un olor acre y sucio me tornó más hostil de lo que estaba. Mi estado anímico era tan deplorable como mi aspecto.

Al llegar a mi casa parecía haber vuelto de una batalla...

Hace más de 2 años

3

4
TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 2 años

¡Ufff! ¿Es que nunca mejorará? Pobre, pobre...


#6

PARTE 6

Tiré mis prendas mojadas en el baño. Presurosa mientras terminaba de secarme, me vestía para el viaje. Rengueaba mientras caminaba descalza por la casa.
Busqué mis maletas puse lo necesario, conocía el itinerario de esos viajes.
Cuando llegue al cajón de mis zapatos sentí que era mejor, dado el frió reinante, llevar mis botas y calzado de vestir para la reunión.

Casi corría, el tiempo volaba, solo me quedaban 5 horas para llegar a destino.

Llamé a la aerolínea, había un vuelo en 40 minutos.- ¡Nada!- Llegaría a tiempo.

Solo cuando me fui a calzar, me di cuenta que lo único que mi pie estaba en condiciones de tolerar, eran las pantuflas. No tenía opción, ni tiempo.
Llamé al taxi de mi confianza. La línea dio ocupado. Volví a insistir. La voz del otro lado me anuncio que en 5 minutos vendrían por mí.
¡Genial, todo iba bien!
Mis pelos aún mojados y despeinados caían sobre mis hombros provocando escalofríos.
Bajé por el ascensor.
Dos minutos después el coche estaba en la puerta parado en doble fila, esperándome. Miré mis pies, no estaba dispuesta a viajar con mis pantuflas mojadas. Me las quité levanté los ruedos de los pantalones y crucé por el agua helada que se recostaba a borbotones contra la acera.
Subí y me acomodé las mangas de los pantalones sin ponerme mis pantuflas.
El chofer me miró con curiosidad, le miré y dije lo único que diría en todo el viaje:
-Rápido al aeropuerto. Tenemos 10 minutos para llegar.
-¿Diez minutos?
Le respondí con la mirada. Sentía que mis ojos estaban rojos y que estaban desmesuradamente abiertos.
Hubo frenadas, chirridos y en algún momento escuche al chofer decirme que me pusiera el cinturón de seguridad.
Cuando le fui a pagar mis manos heladas desparramaron mis documentos en mi falda y algunos cayeron sobre la alfombra mojada del coche.
Después de juntar mis papeles y guardarlos en desorden, descendí y me dirigí a la ventanilla por mi pasaje. Solo había un lugar en aquel vuelo, eran las diez.-¿A qué hora llegaremos a Córdoba? –¡Una hora!- Bien todo genial. Al menos el día comenzaba a enderezar el rumbo a mi favor.
Mi pie a punto de explotar, dolía. Pero yo debía ir por mi trabajo.

El avión se movió lento primero, luego planeó y se incrustó en las nubes. Odiaba esos viajes con mal tiempo. Traté de dormir para no oír ni ver nada.

La persona sentada a mi lado olía a cerveza y sudor. Le miré de reojo, fastidiada.
El avión hizo un brusco movimiento que me acercó más al desconocido y el hedor a sudor me invadió las fosas nasales perforando mis pulmones...

Hace más de 2 años

3

4
Carlos_59
Rango14 Nivel 67
hace más de 2 años

Parece que el día se ha normalizado ¡de momento! Demasiado normal para ser normal...Jijijiji

El tufo embriagador del acompañante, la ayudará a coger el sueño.

Va bien amiga @NelliEdhit_59

TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 2 años

¡Cómo acabará ese tobillo! Baja laboral seguro. Esperemos que no sea definitiva, @NelliEdhit_59.


#7

PARTE 7

Cerré los ojos y me hice la idea de que viajaba en el mejor lugar de un jet de primer nivel, donde podía viajar y descansar tranquila. Mi pie dolía. Era lo que no me dejaba alejarme de este olor nauseabundo y rancio.
Dos horas después y con gran esfuerzo tomé el coche que me estaba esperando para llevarme a la empresa.
En vano traté de calzarme un par de zapatos decentes.
Entré a la oficina 10 minutos más tarde de la hora prevista. Estaba todo el Consejo Directivo y mi jefe. Sus miradas cayeron en conjunto sobre mis pies, con aire de reproche primero y con pena después. No di explicaciones. Ya estaba allí ¿qué mas podían esperar?
Comenzó su disertación el jefe de Negocios venido de USA. Mi Ingles no era malo, pero el hombre era realmente bueno con el suyo y hubo algún momento que el dolor de mi tobillo y su ingles distrajeron mi mente del hilo de su charla.
Terminada la reunión, quedaba bien claro que esa jornada, sería un constante ir y venir de una oficina a otra, que no habría tiempo para demoras innecesarias, que había que volar, que el tiempo de trabajo era escaso y el trabajo en sí mismo, era demasiado.
-¿Por qué hoy y a mí?- Pensé mientras salía al aire de la calle, donde soplaba un vientito fresco que revolvió mis cabellos tirándolos sobre mis ojos.
Por momentos, y pensando en todo el trabajo que tenía por delante, me imaginé caminando con un bastón.
Realmente fue así. El trajín fue constante. Gasté más de la cuenta en autos de alquiler y buses para evitar caminar, que lo que me pagarían por concepto de viáticos de aquel día.
A las 18 cuando volvía a la oficina para dejar mis trabajos en el escritorio del jefe, éste charlaba animosamente tomándole la cintura a la secretaria del representante en USA. Mi intromisión hizo que me reprendiera por tardar en traer las carpetas terminadas y casi me empujó fuera de la oficina...

Hace más de 2 años

5

4
TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 2 años

¡Ayyy! Qué momento para ir a entrar e interrumpirlos. Jijiji. Me ha hecho gracia la expresión "concepto de viáticos", no la conocía, @NelliEdhit_59.

Carlos_59
Rango14 Nivel 67
hace más de 2 años

Después de todo el esfuerzo y diligencia, que poca consideración @NelliEdhit_59 . Y eso que no se han enterado del remojón y la torcedura. Que momento tan inoportuno para entregar los papeles, interruptus en toda regla. Jijiji

NelliEdhit_59
Rango7 Nivel 30
hace más de 2 años

El "concepto de viáticos" es un plus que se paga por encima del sueldo y demás cuando en el trabajo te mandan a otro lugar por un día o mas. Se supone que ese dinero es para los gastos de comidas, transporte, hotel y gastos menores al tener que estar fuera de tu ciudad @TinadeLuis. En Uruguay se le llama de esa forma. Gracias por estar leyendo mi relato amiga. Abrazo.

NelliEdhit_59
Rango7 Nivel 30
hace más de 2 años

jajajaja @Carlos_59 tu imaginación vuela más que la mía!! Gracias por seguirme los pasos. Abrazo.


#8

PARTE 8

Caminé lento, crucé los pasillos dirigiéndome a la salida. Cuando llegaba al tarjetero y marcaba la hora de salida, mi Jefe salió desde algún lado de las paredes, para decirme: -¡No has visto nada nena, ojo con quien hablas! Mañana a las 7 en punto te quiero en la oficina, ahora márchate, tienes un aspecto terrible.
No contesté. Un fuego extraño cruzó mi mente y recorrió mi estomago, subió a mis ojos y sentí como quemaba mis pestañas-¡maldito día!-murmuré.

Finalmente había cumplido con mi trabajo a pesar de todo.
El piso estaba húmedo aunque no lloviznaba.
Mi hotel distaba solo dos cuadras de la oficina. Mi tobillo me martirizaba.
El viento no tan fuerte me revolvía los cabellos cubriéndome el rostro y deslizándose luego por mis hombros como un abrazo tranquilizador.
No estaba acostumbrada a caminar con tacos bajos, de modo que mi cintura también parecía estar protestando por hacerlo. Mi pantufla en el pie derecho estaba a punto de despegarse de la suela.
Casi sin ánimo entré al primer comercio que encontré abierto, me sentía cansada y hambrienta.
Por costumbre compré dos churrascos, un tomate y un litro de leche achocolatada. Después de pagar y cuando salía del comercio, tomé conciencia de que no volvía a mi casa sino a un hotel y que no podría cocinar. ¡No me detuve!
Entré al hotel con la bolsa transparente portando mi compra.
El conserje me miró y se fijó en ella-¡Por favor puede hacerme éstos con ensalada y llevarlos a mi habitación!-dije dejando la bolsa con el tomate y la carne sobre el mostrador y llevándome la caja con la leche.
Me abalancé sobre la puerta de la habitación y caí pesada sobre la cama.
Alguien llamó a la puerta. Me costó incorporarme y abrir. Allí el conserje portando una delicada bandeja, traía el plato que le había pedido.
Me miró:
-¿Se siente Ud. Bien señora?
-¿Qué hora es?-pregunté
-Las 24. Es la tercera vez que golpeo a su puerta señora. Realmente ¿Está Ud. bien?
En silencio y con los parpados pesados, tomé la bandeja y murmuré un -¡Gracias, ha sido muy amable!- casi inaudible. Cerré la puerta, dejé la bandeja sobre la mesa de luz con intención de comer, pero algo en mi ya no quería funcionar normalmente.
Abrí la cama y caí en ella lentamente, sintiendo que mi tobillo tenía agujas atravesadas en todas direcciones. Acomodé mi cuerpo bajo las frazadas.
Tal vez mañana…¡No! No podía pensar a esta hora…Mañana, tal vez…No sé…Quizás…Si, mañana…Hoy no…hoy ya terminó.
Sentí que mis ojos se cerraban y un cálido y amoroso abrazo de la cama me mecía lentamente, hasta que cada imagen de aquel día se borraba y una mezcla de gozo y alivio se enredó con mi sueño y me acunó suavemente con un susurro de la brisa que acariciaba suavemente la ventana de aquella bella habitación.

Nelli Edhit.
Marzo de 2011.
Derechos de autor reservados.

Hace más de 2 años

4

4
TinadeLuis
Rango13 Nivel 62
hace más de 2 años

Excelente historia de una situación extrema y desafortunada en la vida cotidiana. Muy bien escrita, @NelliEdhit_59. Ha sido toda una proeza y odisea para la protagonista, que se resolvió de forma heroica. Queda pendiente el tobillo, claro está, pero tendrá su arreglo (si no lo descuida mucho). Besazos.

Carlos_59
Rango14 Nivel 67
hace más de 2 años

Me ha encantado toda la historia, pero el último párrafo es pura poesía. Con que sutileza y esmero lo describes, amiga @NelliEdhit_59.

Por fin algo bueno. Cuanta amabilidad del conserje, no todos estarían dispuestos.

Excelente trama, con una prosa inteligible e inteligente, tierna y verosímil.

Esperando el próximo con impaciencia. Un cariñoso abrazo...

NelliEdhit_59
Rango7 Nivel 30
hace más de 2 años

Muchas gracias queridos amigos y seguidores y encima lectores de mis locuras, @TinadeLuis , @Carlos_59 , @ValdiviesoDaniel3264 . Ya vere que tengo por acá para compartirles. Mil gracias por leerme cada día. Un abrazo a Udes y a todos los que de a poco me van leyendo y dejando corazoncitos.