mandarina_77
Rango6 Nivel 29 (1292 ptos) | Novelista en prácticas
#1

Ojos amarillos, pelo rojo y algo despeinada se veía sentada en un café algo bohemio y un poco a aire perdido, esperaba algo o a alguien. Leía un libro que estaba roto como su mirada. Ella cada vez más perturbada del tiempo miraba el reloj como cual niño espera algo que perdió hace un par de días, ella perdió algo, su mirada lo dice, ¿que habrá perdido?. ... se le ve confundida. Llego la hora, levanto su mirada al horizonte y se detuvo el tiempo, en la mesa un vaso sin café roído por sus dientes en ese momento se posó una mano, el ruido de los carros ya no se escuchaba, era el. El es la razón de su alma rota. Así como el tiempo volvió a correr de nuevo, sus miradas lo dijeron todo, era un adiós o una bienvenida a medias. Ella roso su mano, el solo se limitó a verla a los ojos, allí en la misma desolación de sus almas estaba el amor y desamor puro.......

(ilustración de mi autoría )

Hace más de 2 años Compartir:

0

12
#2

ELLA- Como estas?.

EL- tan solo bien.
En ese momento su alma gritaba, cada vez más fuerte, hasta él la escuchaba, apago su mirada.

ELLA- ¿Y ahora?.
EL- Ahora no somos.
En ese justo momento ella solo tuvo miles de cosas por decir, sin importar el desamor se volvió un río de frases.

ELLA- Siempre que te miro veo esos grandes ojos cubiertos del amor que nos teníamos, el amor que no hubo, cuanto amor te tengo, pero cuanto egoísmo siento. No quiero compartirme en mi soledad, pero cuanto quisiera estar en la tuya. A veces siento que no te conozco, que eres el extraño mas cercano a mis pensamientos y sentimientos.

Hace más de 2 años

0

1
#3

EL- nunca lo entendiste, nadie lo hace.

ELLA- así que yo soy nadie. Reconozco tu olor, reconozco esa mirada de todo es un desecho humano, la cual tú eres el desecho y yo soy el humano.

EL- Y ahora?

ELLA- Ahora vienes con sus pantalones sueltos, tu cabello revuelto como tu cabeza. Ahora? Si me preguntas por el ahora, te contestare: ahora no hay tiempo ni lugar, te fuiste y seguirás desapareciendo, como desaparecieron las cartas o los mensajes que nunca escribiste, pero siempre los leí en mi mente, como lo hago en este momento.

Hace más de 2 años

0

0
#4

En ese momento ella cerro el libro y una hoja doblada en mil partes algo vieja pudo verse, decía: “TE ESPERO EN EL CAFÉ DE SIEMPRE A LAS 2 DE LA TARDE, pdt: tal vez no llegue”, miro el reloj como quien quiere otro café, mira su vaso y vuelve al reloj, eran las cinco de la tarde de un lunes vacío. Con otro café ahogo su mirada perdida y continua con su libro roto.

Hace más de 2 años

0

0