eleachege
Rango17 Nivel 82 (48249 ptos) | Maestro de la ficción

Estas historias no tienen intenciones de despertar excitación. Sólo mostrar la crudeza de lo erótico por medio del arte de la escritura.

LA VIRGINIDAD DE EVA (Cajas 1 a 5)
Código Safe Creative: #1702172……
Me llamo Eva y me encuentro orbitando como si estuviera rotando en el aro de una serpiente que se muerde la cola, creando círculos de ouroboros sin fin. Mis comienzos y mis finales siempre se encuentran y desencuentran, y no hay solución a mis desesperos. Lo menciono porque fueron retazos de mis últimas lecturas en el Convento, donde como novicia me preparaba para ser religiosa. Pero tuve que abandonar por las ataduras con mis karmas.
A todas estas, ¿Qué hace la virginidad aún prendada de mi? ¿Qué debo hacer para sacudírmela y dejarla en el camino? ¿Será la virginidad de mi adultez la causa de mis desgracias?
Entonces ¿Qué papel han jugado los novios de mi vida? ¿Sólo bucearme sin quitarse la escafandra?
Ya me harté del Prosac y el Libium que me recetan para el síndrome de inquietud que relincha entre mis piernas y muslos. Creo que mi psicóloga está más necesitada y solícita que yo. Me tiene en ascuas. He tomado una decisión. Al diablo los principios morales de la Creación y las leyes espirituales de la Naturaleza.

Hace más de 2 años Compartir:

16

66
eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Por fa´ @ SDA_love50 y @ Carlos_59, ayudenme a sorber el trago amargo de los 3 likes

Carlos_59
Rango14 Nivel 68
hace más de 2 años

Perdón amigo. La diferencia horaria me ha pillado durmiendo. Jijiji

Carlos_59
Rango14 Nivel 68
hace más de 2 años

Libertad para tomar una decisión como esta @eleachege. Pero me falta la edad de Eva. Jijiji

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Tranquilo pana(amigo en jerga venezolana). Lo invoque porque usted siempre esta allí codo a codo conmigo. Tendría unos veintidós o veintitrés. calzábamos la misma edad. Al final ella volvió al Convento.

Despeinada
Rango14 Nivel 65
hace más de 2 años

toma otro corazoncito, voy a seguir leyendo.

ladytenebrae
Rango6 Nivel 28
hace más de 2 años

El comienzo promete, así que estaré pendiente siempre que pueda ;)

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Gracias @ladytenebrae También estaré pendiente de tus publicaciones. Me anotaré como tu seguidor para no olvidarlo. Un cordial saludo.

HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 2 años

Amigo, @eleachege se ve que Eva ya estaba cansada de tanto peso como la virginidad. Para mal de males mal asesorada por una psicologa más necesitada que ella de pasar buenos momentos amorosos. Basta de Prosac y tantos principios religiosos y morales.

DaniaMaria_
Rango3 Nivel 12
hace más de 2 años

¿Cuando hablas de la serpiente qué se come su cola, hablas del uroboros?.

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Jajaja @DaniaMaria_, una palabra encontrada en Internet y que simboliza lo que quería expresar. En Wikipedia, la enciclopedia libre: El uróboroses un símbolo que muestra a un animal serpentiforme que engulle su propia cola y que conforma, con su cuerpo, una forma circular. El uróboros simboliza el ciclo eterno de las cosas, también el esfuerzo eterno, la lucha eterna o bien el esfuerzo inútil, ya que el ciclo vuelve a comenzar a pesar de las acciones para impedirlo. Gracias, un saludo y nos estamos leyendo.


#2

Pensé muy bien en las posibles consecuencias y le acepté la invitación a Luigi, quién me está cortejando y me parece un chico agradable. Hoy saldremos a disfrutar de una velada, según me prometió y yo me dije «y quién sabe, si llegar esta vez hasta donde Dios quiera» Es que es tan romántico, que cada frase suya llena de poesía, me enamora. Pero también del dicho al hecho hay mucho trecho. Hasta ahora, sólo tenemos roces que alborotan mis hormonas y siento maripositas en el estómago y más abajo. En pocas palabras, en principio es para cenar, tomar unas copas y conversar. Mi virginidad no estuvo muy de acuerdo. Pero por un por si acaso, me perfumé y me puse lo último en ropa íntima.

continúa

HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 2 años

Sale con Luigi esperandso pasar una gran velada pero que la cosa no quede alli solamente, que sea fondo. Por si se daba se puso algo muy fino como ropa interior.

HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 2 años

Perdón amigo @eleachege me olvidé de poner tu mail. ahí fue, siempre esto me pasa contigo, sera que quedo tan enganchado con el escrito que por contestar siempre me olvido del mail.


#3

La cena estuvo deliciosa y ni se diga del champagne. Él ordenaba y yo que me sentía muy feliz, seguía bebiendo. La conversación estuvo muy amena y salpicada algunas veces de un poco de sexo. Al levantarnos me sentía atontada y mareada. Al pretender salir fuera del local, si noté que habían puesto en el camino una alfombra de nubes, que estoy segura no había visto cuando entré. Pero caminé sobre ellas sin darle importancia.
Abordamos el coche sin dirección definida o con el deambular de mis sentidos por lo aturdida, no llegué a prestar atención hacia dónde pretendía llevarme Luigi. En todo caso, esperaba que a mi casa. Pero como ustedes saben, siempre se inventan cosas. Como ir a una discoteca a bailar o aterrizar en un pub para tomar y conversar.

continúa

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Eva, Eva, tanta inocencia e ingenuidad me confunde. Jajaja ahora con toda calma lo leo y no lo creo. Pero sucedió.

HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 2 años

Tomaron mucho @eleachege, ella iba como entre nubes y no tenía ni idea de donde iría a llevarla. Ante este estado hay que inyectarla de inmediato. Jaja.


#4

Con sinceridad diré que de regreso, notaba a Luigi algo acelerado, creí que era producto de las bebidas que tomamos durante y después de la cena. No me dirigía la palabra, sólo una sonrisa acompañada de una mirada, que ahora es que caigo en cuenta sobre la intención que llevaban. No pregunten en cuanto tiempo hicimos el recorrido, ni adonde llegamos. Pero el carro se estacionó de un frenazo. Sentí el aliento fogoso cuando tomó mi cuerpo y lo elevó en sus brazos. Admiré su destreza porque sin soltarme, abrió la puerta de su apartamento. La verdad no recuerdo habérselo pedido, pero al entrar a la habitación y sin previo aviso empezó a desvestirme. No entendía el por qué, no hacía calor. Confieso que batallé. Mi virginidad se asustó y también yo. Vi mi ropa interior que nadaba al ser lanzada y recogida por el piso. Me tendió en la cama. Yo me soltaba y me defendía. El sudor apareció en su cuerpo. No sé lo que hizo la otra Eva en el Paraíso, cuando el incrédulo Adán con el sofoco mordió de su manzana. Yo cerré mis ojos y mi virginidad tapó su cara para no ver la desnudez de aquel farol encendido, irrumpiendo en la semi oscuridad del cuarto.

Tampoco sé qué hubieran hecho o hicieron ustedes en esta misma situación. Yo sucumbí a la violencia. Apreté con fuerza mis ojos para no soltar lágrimas. Grité llamando a Jesús y a la Virgen María, pero el acto continuó y felizmente terminó. Gracias a Dios estaba viva. Pero en verdad, para después de esos momentos, no sé dónde fue a parar o se escondió mi virginidad.

Había gotitas de sangre en la sábana. Sólo recuerdo haberme preguntado extrañada ¿Y esa sangre?
FIN

Próximo:
EVA: MI PSIQUIATRA ME VUELVE LOCA
Código Safe Creative: #1702172……

Carlos_59
Rango14 Nivel 68
hace más de 2 años

La necesidad obligó @eleachege. Eva mordió la manzana y el "Paraíso" se tornó susto y dolor...

Muy buena, amigo.

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Jajaja @DayDreamingLastNight al fin recibo tu visita. Nunca es tarde cuando la dicha llega. Te admiro mucho por tus escritos. Eva... Eva... No era tan Santa, pero era Virgen. Gracias y un cordial saludo para ti

Sheila_Stv
Rango7 Nivel 33
hace más de 2 años

Wao! Sorprendente la verdad. Dejo es resto pendiente para leer mas adelante, porque me ha gustado tu forma de escribir y desarrollar todo, de forma directa y sencilla. Muy buen trabajo!

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Gracias @Sheila_Stv. Sabes que también admiro tu estilo de escribir. Lo bueno de integrarse a este tipo de páginas, es que resultan todo un aprendizaje. Saludo y nos estamos leyendo.

Sheila_Stv
Rango7 Nivel 33
hace más de 2 años

Totalmente de acuerdo, vemos diferentes estilos y aprendemos de ellos. Saludos.

HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 2 años

El amigo Luigi pateo al arco @eleachege y metió tremendo golazo, de mi parte no esperaba otra cosa de nuestro amigo y termino todo bien, la virginidad salió de paseo y en la cama solo quedaron dos gotas de sangre.

Mia_Garcia
Rango8 Nivel 37
hace más de 2 años

😮🤔🙄 no puedo explicar con palabras... me quedé ko


#5

EVA: MI PSIQUIATRA ME VUELVE LOCA (Cajas 5 a 12)
Código Safe Creative: #1702172……

Necesito examinar mi vida. Nada mejor para este momento que una retrospección psiquiátrica. Pero tengo dudas. Recién he leído Mas Platón que Prozac de Lou Marinoff y debo contarles que:

Me envuelve una permanente angustia, desesperanza y tristeza. Estos sentimientos afectan mi estamento biológico. Lloro y me da por comer chocolates y otros endulzantes. Me siento gorda. Mi novio Andrés el filósofo, me quiere preñar y eso me causa desvelos porque no promete nada. Gorda y embarazada ¿y si luego me abandona? Mi hijo será un acomplejado de un solo apellido. Andrés es moreno y peludo, quizás sea un buen padre y le entregue los afectos y las cosas materiales que necesite. Pero ¿Y yo? A veces en mis rabietas, le aborrezco y me dan ganas de matarle. No me queda más remedio que repetirle:

— ¡No te quiero! ¿Cómo repararás los destrozos que hiciste a mi viaducto?

Andrés va y viene y también sube y baja por la autopista con los faros apagados y sus gametos enceguecidos que no me atrapan.

comtinúa

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Está claro que no se llama Eva. Fumaba mucho en periodos de descanso. Pero usaba su spray bucal y el Hall mentolitus.

Carlos_59
Rango14 Nivel 68
hace más de 2 años

Está claro que necesita ir al psiquiatra @eleachege, y no por la halitosis a tabaco, si no por el lío mental.

HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 2 años

Ya superada la primer parte de la viginidad @eleachege con Luigi que al parecer lo hizo con gran tacto y delidadeza para un tiempito y aparece Andres que al parecer es un barbaro que va y viene con dudeza por todo su cuerpo.

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Y falta la apatición del psiquiatra @HernanACalvo. En esta historia el fianal parece bastante complejo.


#6

Por cierto, debo ocultar en mi visita programada al psiquiatra, que Miguel es un consejero filosófico y me ha convencido de que mis problemas no son cuestión de emociones por trastornos del pasado, sino de fe y confianza en mis valores actuales. Pero aun así, considero que su filosofía del pensamiento analítico no ayuda a superar mis turbaciones. En cambio el psiquiatra es un profesional con mayor preparación. Me llama la atención porque es rubio, ojos verdosos y destaca una pequeña mancha que tiene en la barbilla.

continúa

Carlos_59
Rango14 Nivel 68
hace más de 2 años

@eleachege ¿Pero no era Andrés el filósofo?
¿Quién tiene el lío mental? Tú, o como se llame. Jijiji

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

@Carlos_59 Te recomiendo leer "Más Platon y menos Prozac" de Lou Marinoff. Trata de la aplicación de la filosofía para resolver problemas de la vida cotidiana y que puede ser más efectivo que el tratamiento psiquiátrico o psicológico. Por eso, Andrés es el filósofo y el otros tratante de Eva, el psiquiatra. Un saludo mi estimado amigo. Lo puedes leer vía online en Internet. Interesante el libro.

HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 2 años

Amigo @eleachege tenía un consejero filosofico Miguel que le aconsejaba que tome unicamente en cuenta su situación actual que deje atras el pasado. Igual ella prefiere un Psiquiatra rubio de ojos verdosos, con una pequeña mancha en la barbilla. Supongo que esa mancha terminaría de formar un gra psiquiatra.


#7

Sigo obcecada en mi depre. Como siempre una cortina de lluvia nubla mis ojos y sigo fiel a mi infelicidad. Tengo 22 años ¿Estoy envejeciendo? ¿Le estaré ganando o perdiendo vida al tiempo? Urge verme al espejo, pero al hacerlo el maldito me guiña un ojo y sonríe. Será su gesto un aliciente o la simpleza de una burla. No hay peor celador que la propia imaginación. Siento la matriz llena y el peso me sustrae.


#8

Andrés se ha ido hace más de un mes y mi vida enviudó de su figura. Pero no me enlutó la obscuridad de su sombra. Sólo el gato que me regaló me alegra las horas con la majestuosidad de sus vivos colores. En verdad que sigo igual. Aunque no le guardo rencores para mí la ansiedad no descansa. Estaré mal de la cabeza. Será una vulnerabilidad genética, una frustración del pasado o una inseguridad reprimida. A veces siento pánico. Sufro de insomnio. Padezco de trastornos obsesivos en mi alimentación.

continúa

HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 2 años

Amigo @eleachege se nota que al irse Andres la dejo viuda, con un gato regalo de él y problemas en su mente sin resolver

JheanetE
Rango12 Nivel 57
hace más de 2 años

cuando leí "Andrés se ha ido hace más de un mes" pensé en que era su periodo y que si estaba embarazada xD

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Jajaja @JheanetE esa interpretación puede ayudar a descifrar o dar una opción, dentro de final que resultará algo enigmático, no claro. Saludo y nos estamos leyendo.


#9

Me urge de nuevo un diagnóstico y pienso en Miguel mi bello y querido psiquiatra. Quizás no deba, pero lo adoro. Me siento flotar cuando me miro en sus ojos marinos. La picardía en esos dos mares me desinfla. ¿Será que puedo ahogar todo mi cuerpo en ellos? Por favor, que por esas tentaciones no vayan ustedes a creer que son problemas de la líbido, pues siempre he tenido control sobre ella.

continúa

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

¿Qué significará tener problemas con la libido?

HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 2 años

Hay amigo @eleachege un gran encanto por los ojos del psiquiatra, nuestra protagonista hasta quiere todo su cuerpo en ellos. Solo por terapia.


#10

Hoy es otro día de cita con el psiquiatra. Pero también es fecha de mi cumpleaños. Sonrío a sus galanterías y le solicito un regalo. Mi psiquiatra me guiña un ojo y casi que me desmayo cuando oigo que me dice:

—Lo tendrás, no te preocupes

La hipnosis comienza. En mi narcosis debo estar hablando pero no me oigo. En cambio percibo la tibieza de unas manos que se deslizan sobre la piel de mi cuerpo completamente desnudo. Me opongo y forcejeo. Pero luego viene la calma y el éxtasis.

Me despierta el sonar del tac por contacto del dedo pulgar con el medio de mi psiquiatra. Deslizo mis piernas hacia el piso. Calzo mis zapatillas y me levanto del diván alisando mí traje para despejar las pocas arrugas. Miro al psiquiatra con inquisición y él solo sonríe, aunque algo extrañado.
Voy al baño y me palpo sin consideraciones. Todo está bien. Tan seca y salada como una galleta, sólo en espera del contacto para crujir.

—Pero coño que es algo insólito, juro que lo sentí —me digo—

continúa

HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 2 años

Amigo @eleachege esta chica debe tener algunos cables pelados o cuando va a tener una relación sexual es como que pierde los sentidos. Cuando despierta va al baño se palpa y se encuentra totalmente seca, le pareció muy raro, asi y todo se dice juro que lo sentí.


#11

Al regresar del baño a la sala, le escucho decir:

—Creo saber que tienes un deseo reprimido en el subconsciente, te medicaré el fármaco correspondiente. Mientras te prescribiré un examen analítico de la sangre. No vemos para el registro de resultados dentro de un mes y diez días.

contiúa

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Al respecto la teoría de Sigmund Freud: Las emociones relegadas en el subconsciente por años, pueden subir en momentos al consciente durante los sueños. Los sueños suelen ser la materialización de deseos reprimidos que incluso pueden conducir al desdoblamiento de la personalidad con actuaciones de la personalidades normal del consciente y el otro patológico incubado en el subconsciente. He allí el ser y no ser.

HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 2 años

Amigo @eleachege vuelve al consultorio, el medico le dice que le recetaría los farmacos correspondientes para tus deseos reprimidos. La despide hasta dentro de un mes que debe venir con los resultados de los analisis.


#12

Regreso para la fecha indicada y me adelanto al hablar:

—Aquí tiene doctor los resultados del análisis de sangre, pero también el de mi ginecólogo. Tengo un mes de embarazo.

Mi psiquiatra Miguel me dice pícaramente:

—Regresó Andrés o acaso cambiaste de modelo. En buena hora. Felicitaciones.

Y le respondo:

—Ni lo uno ni lo otro. Tiene que ver con las emanaciones de mi fantasía. El subconsciente me liberó del deseo reprimido. La preñez desencantó a mis pesares. Tengo días sin medicarme y me siento bien.

Le doy a mi psiquiatra Miguel un beso furtivo de despedida muy cerca de sus labios:

—Gracias Doctor. Mi hijo me hará recordarlo por siempre. Ojala y tenga sus facciones y sus lindos ojos.

Él me mira bastante extrañado con un gesto y me refiere:

—Insisto en que debes seguir tomando las pastillas y regresar a consulta. No te noto del todo bien.

Continúa con:
3. EVA: LA SOMBRA DE UN ABORTO

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Tan bella mi Eva. Siempre buscaba la forma de prescribirse a si misma o de que las médicas coincidieran con las que ella presumía.

HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 2 años

@eleachege vuelve al mes y le da el resultados de los analisis de sangre y uno de ambarazo. Cuando se despedía del psiquiatra le comenta que espera que su hijo nazca con sus hojos tan hermosos, le da un beso cerca de sus labios y se va. El medico le contesta no estas bien sigue tomando las pastillas.

JheanetE
Rango12 Nivel 57
hace más de 2 años

¿what? creo que necesito releer, me siento confundida


#13

EVA: LA SOMBRA DE UN ABORTO (Cajas 13 a 16)
Código Safe Creative: #1702172……

«Un sentimiento de culpa por algún suceso del pasado, es una turbación desbastadora y el querer mirar hacia lo sucedido aumenta la predisposición de sentirme culpable. Eso está afectando mi relación informal de pareja, porque a él lo considero el victimario de la pérdida material de mi niño Con lo sucedido ¡Oh mi Dios! Cada vez que pienso en esos detalles me electrizo y cada día me consume el deseo de abandonar su amor»

Hemos recorrido más de hora y media para llegar a un restaurant de carretera, mientras voy envuelta en la lectura de “Baila, baila, baila” de Haruki Murakami. Mi marinovio que es casado llama mi atención:

—Aquí hacen una comida casera muy exquisita. El sitio es modesto, familiar y cerca del canal de un río. Lo desagradable, es que debemos soportar sin protestar un calor avasallante que agobia la temperatura a esta hora del mediodía.

—Y se puede saber con quiénes y cuantas veces has visitado ese sitio

Despeinada
Rango14 Nivel 65
hace más de 2 años

Baila baila baila es un super libro. Me diò un poco de miedo el inicio, este corazoncito te lo ganaste con todos los méritos.

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Gracias @Despeinada. espero nos leamos con más frecuencia. Un cordial saludo.

HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 2 años

Amiga @eleachege me traes de aca para alla con esta chica que no sabe donde hace pie. Van a un Restorant piden su plato y ella le dice a cuantas personas has traido hasta ahora aca.


#14

El aire parqueado y sin movimiento, hace bostezar mi cerebro. Algunos juegan barajas en el portal del negocio. Más allá un niño en bicicleta pedalea contra la gravedad. Muy cerca está el río angosto, que discurre en silencio entre arboles carcomidos de parásitas y parásitos. Inesperadamente una camada de zancudos agresivos, caen como un aguacero sobre mi cara y mis brazos. Logro espantarlos y se van, después de amamantarse de mi sangre.
Una vez recibido el servicio y adentrados en sorber la bebida y degustar del plato de comida, de forma inesperada al cortar la carne, el filoso cuchillo infiltra mi mano. No, no, es a mis dos manos por la torpeza al recibir la primera punzada.

— ¡Mis manos. Mis manos están llenas de sangre!

Él se apersona y cobija mis manos con las suyas y trata de limpiarlas para curar las heridas. Pero siento que me extraña con su silencio porque presiente la histeria.

—Andrés tengo las manos llenas de sangre, el fluido no descansa

—Cariño tranquila ya dejará de brotar, no es nada grave

Entretanto, cancela y nos alejamos, pero insisto:

—Las manos me sangran

Debió ser rígida la expresión. Mi rostro estaba trémulo.

#15

Mi rostro tiene una rígida expresión cuando caminamos hacia el regreso. Pero él me halaga con sus brazos tratando de tranquilizarme y yo le niego la palabra hasta que nos infiltramos en el coche. Entonces irrumpo a llorar desesperada e histérica. El hace lo posible por calmarme sorbiendo mis lágrimas con sus labios.

***
Ahora recuerdo la entrada a aquella deprimente clínica de abortos en compañía de una enfermera, que me asignó el desgraciado para poner fin a mi embarazo, Me utilizó el miserable de mi marinovio, haciendo economías al contratar una clínica barata y con metodología anticuada.
Pero no imaginaba yo en esos instantes de cobardía y pánico cuando tocó mi turno de pasar, que el doctor solo me atendería detrás de una persiana y sobre una camilla para levantar mis piernas, lavar mi sexo e introducirme unas pinzas, que creo para reconocer y desarraigar el feto, mientras, me decía:

—Relájese y mantenga los músculos de su cuerpo en laxitud

Más tarde procedió a pincharme con una descomunal inyectadora provista de una gruesa aguja para una transfusión abortiva intrauterina. Al mismo tiempo, de sus labios y pícara mirada yo parecía leer:

«Si antes recibías inoculaciones por puro placer, ahora aguanta para que puedas esconder los resultados de aquellos disfrutes»

Al salir la enfermera me comenta:

—Ahora sólo hay que esperar por su expulsión

Y así pase unos dos días en franca agonía de parto psicológico. Sentía unos fuertes e intensos dolores acompañados con flujos de coágulos de sangre. Al fin y sentada en el retrete, me brotó un fermento fibroso cubierto de sangre que la enfermera removió con un madero y luego sacó para examinarlo bien y me dijo que era varón. Tampoco sé por qué tomé ese feto entre mis manos para llenármelas de sangre. Esa única escena se sembró en mi cerebro.


#16

La carretera y el desespero parecen no tener consumación. Estoy en el limbo y mi mente ignora su presencia ausente, porque él también recuerda y calla. Desde un infinito desconocido, regresa a mí, con su voz grave:

—No te ahogues en la desilusión. Fue algo doloroso, pero trata de olvidar. Sé que no es fácil robarle y esconderle al tiempo, lo que pasó. Pero Dios nos proveerá de otra oportunidad. No soy tan viejo y tú eres joven. ¿Recuerdas aquella canción de José José cuarenta y veinte?

—No te hagas el gracioso ahora. Claro que olvidar para ti es fácil —Ruge la fiera enjaulada en mi pecho— No fuiste quien lo sufrió, ni estuvo el niño sangrante en tus manos.

Rabioso y fuera de sí, me grita:

—Tienes razón. Es que yo no tengo sentimientos, soy un desnaturalizado. Sin embargo, olvidas que tengo hijos y una mujer que no piensan lo mismo.

Callo porque me siento sola y me da rabia que no me entienda. Voy meditando al lado de mi conciencia. Le disparo a los hechos acontecidos que vuelan y al caer sobre mí, los sorbo con ansiedad para razonarlos y al compararlos con sus palabras no me saben a nada, quizás a mierda

—Recuerda que en esas circunstancias era algo imposible. Tu estado físico y mental no lo permitía. Eras tu o él. Además… El escándalo… Tu familia.

Pero algo me condena y entonces la locura, la desesperanza, el desconsuelo y el arrepentimiento me estimulan. Se abren las heridas:

—¡Mi hijo, nuestro hijo yo lo maté! Mira como aún corre su sangre por mis manos

—Pues no estás tan loca que digamos porque en tu familia no montas esos shows, ya que dejarían al descubierto tu embarazo de soltera. Deberías volver a tus sesiones de psicología o de psiquiatría.

—Quizás tengas razón y también lo mejor sería no volver a verte, definitivamente eres mi karma y no en realidad mi amor.

Sigue:

4. CARICIAS TÁNTRICAS

#17

4. CARICIAS TÁNTRICAS (Caja 17)
Código Safe Creative: #1702172……

Resume La palabra tántrica proviene de una terapia oriental. Las caricias tántricas son caricias sensuales destinadas a prolongar el placer sexual. Pareciera fuerte el contenido del relato, pero no lejos de realidades.

Luis la mira desde la ventana con su vestido ajustado, cuando le conversa y ríe al verdulero, quien asiente con la cabeza.

Mientras ella habla, Luis la sueña con su figura de diosa. Adora la tersura, que lee en la envoltura de sus senos. Admira su abdomen plano y tonificado. Sin pedirle permiso, empieza lentamente a desandar sus prendas. Los dedos se entretejen en la blonda cabellera. La respiración husmea su cuello, y se detiene detrás de las orejas, posa sus labios donde duerme un aromático perfume.

Ella ya no habla, tampoco sonríe. Sólo entrecierra los ojos que reflejan el abandono a cualquier razonamiento. Su cuerpo va relajándose, la piel arde y las caricias tántricas iluminan los instintos. Las lenguas no tienen reposo y revolotean sorbiendo el sabor dulzón que fluye.

Con la lengua y la yema de los dedos, explora sutilmente la zona erógena de las axilas hasta los pezones. Luego masajea y succiona. Sin dar tregua, desliza el halago. El estímulo llega, la piel se eriza. Claman los quejidos que son audibles, clama la humedad que se palpa, clama el olor a sexo que embriaga. ¡Por favor! ¡Hazlo! ¡Me siento morir!

Sus cuerpos sudorosos y desbocados, ahora se cuentan entre millones de apareamientos que pecan de infidelidad. En ese momento, ya no importa la agonía o el deseo a morir de amor.

La mujer lo llama —el desayuno está listo— De su sueño despierta y asume la realidad. Pero aún tiene tiempo de contar.

«Ahora son millones menos uno» parece decir.

#18

NANCY (Cajas 18 a 20)
Código Safe Creative: #1702172……

—Buen día, patrón —saludó Nancy— ¿Usted me mandó a llamar?
—Buenos días, Nancy —le respondió el abuelo Carlo— necesito encargarte a mi nieto.
— ¿Y qué necesita el niño Luis?
—Los padres de mi nieto están en la Capital, pero todo niño, a temprana edad, necesita de la educación afectiva y amorosa de una mujer y he pensado en ti. A pesar de que aún eres muy joven, creo que en las noches podrías acompañarlo en sus momentos más inquietantes, que es a la hora de dormir.
—Uhm, jajaja
— ¿Y se puede saber de qué te ríes?
—Es que recordé unas palabras en boca de mamá, “Quien con niño se acuesta, amanece mojado” y disculpe usted, patrón, no era mi intención ofender.
—Tranquila Nancy que mi nieto no tiene esas mañas. Solo tienes que pensar la forma en que se duerma lo más rápido porque sufre de trasnocho —dijo el abuelo— mientras pensaba “Hay quienes se preguntaran si el colecho no es nocivo para el niño, cuando lo verdaderamente perjudicial al niño, son las consecuencias emocionales que acarrea el adoctrinarlos para que aprendan a dormir solos”.
—Será como usted mande, patrón
—Tú harás el papel de su nana y estarás pendiente todo el tiempo de su aseo, comida, juegos y de su buena relación con la peonada y sus familias. Para tus quehaceres personales, tendrás una habitación al lado del cuarto de Luis.
Pero Nancy con dieciséis años, le gustaba desnudarse toda para dormir y, a su edad, ya al niño lo atacaba el síndrome de fatiga a causa de sus desvelos e insomnios. No tenía una rutina para dormir y regular su ritmo de sueño. Ella, muy inteligente y atrevida, encontró el remedio. Le adosaba la cara a su cuello y le abría la mano para que con los dedos jugueteara con cualquiera de sus pezones. Enseguida, él, aún sin goce alguno, se dormía con placidez, mientras ella procedía a bajarle la mano y se volteaba para tomar su sueño. Con su viveza, una mañana le hizo levantar su mano derecha para que enlazaran ambos sus dedos meñiques, en señal de que sería un secreto bien guardado entre ellos.
Ese "piscolabis nocturno" le duró a Luis hasta llegar a los once años, cuando el negro Benito, que ya cortejaba a Nancy, la raptó y se la llevó a una de las cabañas de la Hacienda, para que lo acompañara a dormir en su hamaca, aunque ella conservaba su trabajo en la casa principal.
A pesar de su niñez, esas imágenes de formas y olores con aroma de mujer ajena, se le quedarían prendados a Luis en la piel, como las cicatrices que dejaban los brutales latigazos que recibían negros e indios en épocas pretéritas. Tres años después, Nancy, con marido a quien atender, haría realidad la primera fantasía sexual de Luis, poco antes de cumplir los catorce años.

#19

Un día cualquiera, el abuelo partió para realizar un largo viaje por mar y la mamá de Luis se encargó por cierto tiempo de la Hacienda Paraíso. Nancy que por ahora dormía en la Casa Grande, andaba realenga porque Benito su hombre, había decidido acompañar al abuelo en su travesía. Luis ahora con catorce años, transitaba por la edad en que el pensamiento no le pone freno a las sensaciones y aparecen las primeras fiebres del delirio y la excitación de una pubertad en declive. Entonces llegaba a sentir una sensación de calor entre las piernas, que iba invadiendo todo su cuerpo en forma de contracciones e impulsos eléctricos y se abandonaba al placer de mojar sus pantalones. La leyenda sobre el castigo de Dios a Onán por el desperdicio del semen lo confundía. Sentía temor y hasta terror de recurrir a la masturbación. Pero sentía curiosidad por lo del acto sexual, el acto generativo con una mujer. Fue entonces cuando un día temprano en la mañana, su mamá decidió hacer unas diligencias en la capital del Estado y le pidió a la ama de llaves que la acompañara, al tiempo que daba el día libre a las otras empleadas del servicio de la casa Grande. Como calculó que regresarían ya entrada la noche, dejó la encomienda a Nancy que ahora era la lavandera, de hacer la limpieza normal de la casa y además con ayuda de Luis, realizar la mudanza desde una habitación hacia otra, de muebles, baúles y armarios que contenían objetos en desuso.

Una mirada pícara se asomaría a los ojos de aquel atardecer decembrino, para purificar una velada con Nancy, que dejaría por siempre en Luis, un apreciable sabor inacabable de intimidad.

#20

Eran aproximadamente las dos y media de la tarde cuando al fin terminaron. Cansados y sudados se tumbaron sobre una colchoneta con la idea de descansar y dormir un poco. En la penumbra del cuarto y sin ninguna intención, Luis buscó con la mirada a Nancy y la distinguió con sus ojos mirando con fijeza hacia el techo, mientras en su mano izquierda sostenía el pichón de una perdiz. De pronto encogió sus piernas y al doblar las rodillas su faldita se corrió hacia la entrepierna, dejando al descubierto aquellos torneados muslos. El calor estival insoportable y el calor corporal de la excitación se juntaron al mirar la semi desnudez de la muchacha e ilusionó la oportunidad de acostarse por primera vez con una mujer para ahogar sus fantasías eróticas. Fue entonces, cuando inesperadamente, ella se puso de pie para quitarse no solo la blusa sino también la deslucida falda y se quedó en pañales con un sostén de tela que hacía notar los botones de sus senos y una enagua que por el sudor se plegaba a su esbelto cuerpo, dejando en evidencia unas bien moldeadas caderas. Ella se acostó de nuevo y con inocente indiferencia le dice:
—Quítate esa franela y los pantalones, no ves que te vas a cocinar con este intenso calor
—Me quitaré la franela, pero no los pantalones porque no llevo puesto calzón
Ella enmudeció y quedó en silencio con la mirada vuelta al infinito. Sigilosamente y con atino él levantó su enagua y la tocó. Ella le dijo “el coño de tu madre” y le lanzó un fuerte golpe a la cara.
—Ay niño Luis, ¿Usted cómo que quiere dejar de ser niñito?
Luego siguió acostada sin mirarlo y algo pensativa. Y sucedió que de repente tenían los cuerpos atados con sus brazos, y las manos de Luis se aferraban al fragor de las carnes de Nancy que hervían, en tanto se aceleraba el ritmo de los cuerpos. Dentro de ese paroxismo de querer morir de gusto y placer, un bramido reptiliano irrumpe en la habitación. Al regresar del letargo, Luis notó que Nancy aún gemía con los ojos cerrados, su corazón latía apresurado y en una de sus manos yacía la perdiz asfixiada. Luego, ella abrió sus ojos, lo miró y se sonrió.
—Muchachito del carajo, que ni el negro Benito carga al cinto un machete panga tan afilado, ni corta la maleza en la plantación con tanta furia.

#21

NANCY II (Cajas 21 a 24)
Código Safe Creative: #1702172……

En su letanía evocó a Nancy, la primera mujer que humedeció, al forjarse el dejo de su niñez. Nunca más supo de ella, aunque la reconocía por una historia sin destinatario del abuelo, al narrar que después de acompañarlo en un largo viaje por las Antillas, el negro Benito regresó adinerado y compró una casa para vivir con su mujer Nancy. Pero como todo no es perfección, además de dinero, el negro Benito adquirió el vicio del alcohol. Así fue que conoció a un amigo, a un perro realengo, callejero y sarnoso. Pero un perro de esos que asoman su inteligencia luego de que alguien les tiende la mano y los cuida.
Se conocieron por las andanzas de su ahora protector, en su sobrio ir al bar de Bartolo y de regresar borracho a casa. Siempre por esa calle empedrada y llena de perros vagabundos. Calle que los unió para convertir al Negro Benito y Mandarín en amigos fieles. A media noche, se les veía trajinar por el empedrado en ambigua confidencia. El hombre dando tumbos y relatando incoherencias. El perro apenado le miraba y a la vez oyéndole, movía el hocico en señal de afirmación.

#22

Nancy la mujer de Benito llena aún de carnes firmes, estaba harta de esperar para ayudarlo a desvestir y acostarlo, cayendo en la profundidad de un aletargado dormir. Pero desde un tiempo cercano, no le guardaba consideración alguna. Había encontrado tiempo y manera de revelarse a la amargura de un maridaje truncado por el alcoholismo. Al tenderse en el lecho matrimonial, ella se volteaba hacia la pared, y mientras se hacia la dormida, evitaba cualquier capricho de contacto carnal. Ahora Benito se acostaba vestido y siempre al pie de la cama se echaba su perro Mandarín.

#23

Un día cualquiera después de acostado, el Negro Benito por vez primera pudo oír los gemidos de su perro, que siempre lo llamaba después del anochecer para que mirara a su alrededor. Subestimando el quedo ladrido del animal, que cual persona desesperada le llamaba, al despertar, el hombre le dio un manotazo sobre el lomo para hacerlo salir del cuarto. Aun así desde la puerta entreabierta y todavía adolorido Mandarín seguía aullando y volteando hacia el pasillo, como instando a su dueño a seguirlo. El hombre sacudió las sabanas llamando a su esposa:
–Nancy, Nancy
Pero nadie le contestó porque no había más nadie en la cama.

— ¿Y qué se hizo esta mujer?
Y volvió a llamarla mientras se levantaba y salía al corredor en su búsqueda. Ahora Mandarín más alejado le llamaba moviendo la cabeza y el hocico de arriba a abajo.

— ¿Pero aún no amanece? ¿Dónde andará Nancy?
Dando traspiés siguió a Mandarín que meneando la cola lo conducía hacia el bar de Bartolo. Había luces y se oían voces. Empujo la puerta entre abierta y con sorpresa vio a su mujer Nancy sentada en una mesa y con un vaso en la mano haciéndole compañía a su compadre Bartolo. También pudo distinguir a una mujer de mala reputación y un desconocido vestido de marinero, que sentado al lado de su mujer, le pareció que le manoseaba los senos. Pero el compadre Bartolo le rompió los malos pensamientos y con un vaso lleno de aguardiente se le acercó diciendo:

—Brindemos por usted y la comadre Nancy. Beba compadre y no se preocupe por los tragos que la casa paga.
El Negro Benito apuro el trago y Bartolo le acercó el otro rápidamente.

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

El aguardiente es mal consejero. Mejor el vicio de estar enamorado e ilusionado. Aunque el aguardiente es un incitador para el amor y el sexo, pero puede llegar a ser trágico. Se puede tomar sin llegar a perder la consciencia. Hay quienes lo acompañan con "Mafafa" de la lexicografía carcelaria que significa droga.


#24

Faltando tres horas para el amanecer Benito era llevado en volandas por su mujer y el marinero que se sentaba a su lado y a quien Mandarín no dejaba de gruñirle. Al llegar a casa lo acostaron y apagaron la luz. Mientras, el perro levantaba una pata para adosarla al pecho de su amo, con la idea de contarle algo más que su amo no sabía. Ahora el perro ladraba quedamente tratando de despertarlo, pero con la resignación de no ser escuchado, se quedó dormido.

Después de un silencio, algo brillo en la oscuridad y se oyó un lastimero y ausente ladrido de Mandarín. Luego se percibió un ajetreo de raros movimientos y luces con linternas en mano, tanto en la casa como en el patio. Más tarde, un poco más tarde, flameaban los prolongados gemidos de placer en otra cama, sobornados con la promesa de una inminente fuga hacia otra ciudad. Pero como las sombras de tiempos perdidos, la infidelidad no es eterna y tiene sus días contados.
En pocos días, Benito que aún amaba a Nancy, sorbió el engaño y preparó su venganza. Degolló al marinero sobre el cuerpo desnudo de su mujer y luego la obligó a cavar un hoyo, para sembrarlo al lado de donde yacía Mandarín. La desaparición del desconocido marinero no llamó la atención. Dicen que Benito hizo propósitos de dejar la bebida y junto a Nancy se mudaron a un pueblo vecino. Nunca más el abuelo logró contactarlos.

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Eso sucedió haría unos seis años después de aquellos encuentros entre Nancy y Luis cuando el tenía unos trece y ella unos veinticinco. Así lo contaron los peones de la Hacienda y hasta el capataz.

Anngiels_54
Rango10 Nivel 45
hace más de 2 años

suele suceder dicen estas historias amigo


#25

LUCINDA (Cajas 25 a 30)
Código Safe Creative: #1702172……

En ocasiones, el padre de Luis se hacía acompañar de su hijo, cuando salía a trotar los caminos rumbo a algún lejano alberge de tolerancia. El más asiduo, era regentado por un amigo o ex compañero de trabajo. Una casa de frente muy largo que al lado izquierdo tenía la puerta de entrada y un callejón que recibía los carros de visitantes y los camiones para abastecer el negocio. Del lado derecho se corrían seis ventanas de madera grande y ancha, con postigos abiertos para ventilar un poco, la sudoración de los cuerpos que se revolcaban en cada habitación. El recorrido de aquí para allá y de allá para acá de esa fachada desnuda de movimiento, era una distracción al cansancio del joven Luis por hacer el papel de monje a la vera de su papa y sus amigos en el Bar.
El fin de semana anterior al encuentro con la humanidad de Lucinda, la llegada de ellos, fue recibida por las cortesanas del lugar con alegría y entusiasmo:
—Llegaron los petroleros de la refinería de Puerto La Cruz
Una vez allí ocupaban los rústicos bancos de madera al pie de la barra donde se servían las rondas. Al parecer había una especie de acuerdo porque las chicas no los acompañaban en la barra como se acostumbra. Se sentaban en unos muebles de madera en un pequeño salón que estaba separado del bar por una cortina de hilos coloreados por cuentas de plástico. En ocasiones, Luis se preguntaba ingenuamente el por qué a veces veía un hombre hablando con alguna de ellas y al voltear con discreción y regresar la mirada, habían desaparecido. Hasta que su viveza despertó. Sucedió, cuando le dieron para comprase un snowball o cepillado. Se encontraba con su vaso sorbiendo el hielo caramelizado cerca de la barra. Una de las chicas abrió la cortina, lo vio y se levantó su falda sin calzones abajo, diciendo:

— ¿Ese jovencito lindo no está listo para una mermelada como esta?

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Esa frase en palabras más y palabras menos, se la oí a otro participante en un torneo de Cuenta Cuentos. Me pareció genial y la ajuste a este relato: ¿Ese jovencito lindo no está listo para una mermelada como esta?


#26

El papá ignorante de que Luis ya había probado del néctar de esa flor, de lo caliente que estaba, tuvieron que retenerlo para evitar algo peor. Sin embargo, hubo un cambio de estrategia. Con el juego ya ganado, Luis cruzando las cortinas salió a sustituir a un centro delantero. Recibió un pase de feria y en un lance espectacular perforó la malla contraria. A la gritería de los hinchas, se unieron los aplausos en la barra del bar. La experiencia tomada de una mujer experimentada, le permitió responder a las señales en morse que trasmitía Lucinda, cuando preparando las rondas de cervezas en la cocina, percibía los impulsos eléctricos provenientes de sus palabras y roces.

Lucinda una descendiente de la tribu wayuu, era la esposa de Juan Cayupa, un obrero de la empresa petrolera, que cumplía trabajo en guardias diurnas y nocturnas. De unos veinticuatro años, Lucinda lucía un moreno azucarado, era alta y de rasgos finos, herencia quien sabe de un clan dominante. Una noche, Luis tradujo las señales que emanaban del par de luceros luminosos y de los pliegues que escondían la voluptuosidad de sus labios. Entonces, sucedió que como a la una de la madrugada, sin ser navidad se subió a un trineo desenfrenado, que en una loca carrera lo descarriló por lo infinito de los cielos.

continúa

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Lo que llaman en football una chilena o chalaca. Que me corrija algún incha del futbol. Yo soy más del beisbol.


#27

Casi todos los sábados, los más apasionados y fanáticos formaban las partidas de dominó en la bodega de los Silva. Pero era en la casa de Juan Cayupa, donde unos pocos compañeros de trabajo se citaban, más para ensalivar con la mirada a Lucinda, que por afición al dominó. Entre las incidencias del juego, se oían las chanzas, chistes y risas de “trancao”, “mataron esa cochina”, “mal jugador” “ahora viene el bonito”, “Lucinda, otra ronda de cerveza”. El papa de Luis más comedido por su fidelidad hogareña, se limitada a reírlos con serenidad y le decía a su hijo, que lo acompañaba a esas tertulias de juego —vaya y ayude a la señora con las cervezas— Hasta que sucedió lo que le dejaron al destino en sus manos.

#28

Esa noche del sábado, Lucinda siempre pendiente porque formaba parte de sus sueños, notó la curiosidad disimulada pero ansiosa, con que toda esa noche Luis la buscaba con la mirada. Mientras el joven acomodaba las botellas vacías en la caja, ella se asomó al porche y midió cada segundo, cada milímetro en tiempo y espacio de las posibles reacciones de los contrincantes. En ocasión de una jugada que requirió la atención de los mismos en el juego de dominó, rápidamente regresó a la cocina, le enderezó la posición inclinada que tenía Luis hacia la gavera de cervezas en el piso y lo abrazó para estampar en su boca un beso adulto, que le ensalivó el paladar con un sabor azucarado parecido al papelón. Pronto se retiró y con el aroma del pecado aún licuado en la boca, le pregunta:
— ¿Te gustó?
Con la angustia y el sofoco que le produjo con el beso la congelación del aire en la laringe, Luis atinó a decir con voz entrecortada:

—Sí, mucho
—Ahora finges que te vas a dar serenatas con unos amigos y le dices a tu papá que no te esperen en casa porque vas a amanecer. Pero estás pendiente para cuando todos se vayan, te metes por el patio de la casa y me esperas escondido, que yo te abro la puerta cuando mi esposo se duerma.

— ¿Y después de esta noche?
—Tranquilo, que yo me encargo de hacer los planes para cuando a Juan le corresponda hacer las guardias de trabajo de ocho de la noche a cuatro de la madrugada.

Chica_Purpura
Rango14 Nivel 66
hace más de 2 años

Mujer precavida y dada a las estrategias, me sorprendió :O


#29

Luis moldeo tantas veces y con tal afán el torso y espalda de Lucinda, que por muchos años llevó en la exudación de su cuerpo el aroma a caña dulce de su piel.
Al mes del primer encuentro Lucinda estaba embarazaba, pero lo supo a los dos meses en una consulta al hospital de la empresa. Un día, a los cuatro meses, extrañamente su esposo Juan había salido a realizar unas diligencias fuera del perímetro de la ciudad. En esa cita meridiana en casa de Lucinda, fue la primera vez que Luis pudo moverse alrededor de la cama sin temor a tropezar en la oscuridad. A lo mejor debió ser un acuerdo entre esposos, porque ella quería hacer partícipe a Luis de ver y sentir a la luz del día, los primeros movimientos fetales del bebe. La conexión con el feto reflejaron a su tacto un revolotear de mariposas. Una o dos veces por semanas desde hacía dos meses, él le transmitía sus afectos nocturnos en besos y caricias, a través de los pliegues de la barriga de Lucinda. Ella siempre le decía:
—No te encariñes ni lo asocies a tu proyecto de vida
y le recordaba:
—En cualquier momento desapareceré de tu vida, porque así está escrito

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Algo muy revelador "..fue la primera vez que Luis pudo moverse alrededor de la cama sin temor a tropezar en la oscuridad"


#30

No imaginaba Luis que ese preciso momento simbolizaba el borde del precipicio que lo separaría por siempre de ese su primer amor consumado, con solo una pizca de catorce años de vida. Al siguiente día, Lucinda despareció y lo supo al averiguar la ausencia de notificación de la pactada cita nocturna pendiente para esa semana. Más tarde se enteró que la casa estaba en proceso de entrega, porque a Juan lo habían transferido hacia una oficina petrolera en otra región del país.
Dos años más tarde, cuando Luis cursaba el segundo de secundaria, se presentaron a la salida del Colegio Pio XII, Juan y Lucinda. Ella llevaba cargado a un bebe de dos años. Se saludaron, mientras Luis expresándole la bendición, recorrió con su mano la cabellera, espalda y pantorrillas del niño. Juan, discretamente se alejó a cierta distancia permitiendo a Lucinda expresarse:

—Por favor no digas nada, tengo miedo de que tu voz que aún atormenta mis sentidos pueda quebrantar lo que entiendes es mejor para los dos. A pesar de tu edad, fuiste increíble para el amor y me llenaste de cariños y afectos.
Ella colocó su índice a mitad de sus labios en señal de silencio y continuó:
—Obedeciendo a mis Dioses y por voluntad propia, te quise mucho. Tu silente amor de ahora, estará conmigo eternamente, aún después que mi espíritu tome el camino de la eternidad. De nuestro hijo no te preocupes, el llevará y vivirá mis sueños. Juan le dará su apellido y quizás tenga hermanos. Será un buen padre. Tiene buenos sentimientos porque fue capaz de entender y aceptar mis premoniciones espirituales.
Se acercó le dio un beso en la mejilla y para reconocerlo, besarlo y bendecirlo, le tendió al niño. Al regresárselo, dieron la vuelta y se alejaron. Y así como llegó Lucinda a su vida envuelta en un soplo de brisa agradable, así entrañablemente desapareció de la vida de Luis, girando en ese infinito lleno de soles y lunas.

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Gracias preciosa @SDA_love50. Un halago de tu parte a mi escrito. Saludos y nos leemos.

Carlos_59
Rango14 Nivel 68
hace más de 2 años

Muy enternecedor. "Y así como llegó Lucinda a su vida envuelta en un soplo de brisa agradable, así entrañablemente desapareció de la vida de Luis". Una ruptura amable. Es lo mejor cuando el amor está ausente.

Anngiels_54
Rango10 Nivel 45
hace más de 2 años

me gustó la historia, y tiene ese lado de verdades que a veces nunca se dicen

Chica_Purpura
Rango14 Nivel 66
hace más de 2 años

Un final encantador y que deja una agradable sensación en los ojos y el corazón.
Saludos estimado @eleachege