Miguel_Ruiz
Rango10 Nivel 46 (4652 ptos) | Fichaje editorial
#1
    Partes:
  • #2

¡Hoy desperté con ganas de comerme el mundo!
Ese sentimiento hizo que Pedro se tirara de la cama, calzara las pantuflas y fuera en busca de Manuela.
Salió del dormitorio rumbo a la cocina. Preparó el mate, agarró el diario y leyó los titulares del 21 de Junio de 1984. Preocupado pero esperanzado en que las cosas se iban a acomodar ahora que su temor más grande había sido neutralizado. Ya nadie vendría por lo que era suyo, lo que había ganado con el sudor de su frente.
—¡Comunistas! —decía— no hacen otra cosa que buscar la manera de joder a la gente de bien.
Las manos de Manuela se posaron sobre sus hombros, con un beso le dio los buenos días.
—¿Tomaste la pastilla?
—No, todavía no, vieja. No me gustan esas cosas.
—Ya estás mejor, reconocé que no son malas, Pedro.
—Está bien, por vos lo hago nomás, porque esos botijas están cada vez más impertinentes. No sé que les dio por andar todo el día vestidos de blanco. Me molestan cada vez que pueden.

Hace más de 2 años Compartir:

1

9

#2

—Quedate tranquilo Pedro, vos sabés que están acá para ayudarte, teneles paciencia.
—¡Ma’ que paciencia me pedís! ¿A esta altura del partido?
Se levantó y fue hacia el jardín. Se sentó bajo su árbol favorito, en el banco de madera a charlar con los pajaritos.
–¿A vos te parece? Lo que uno tiene que aguantar estos días es inaudito. Mientras daba una vuelta al mate vio acercarse a Manuela con esa sonrisa que tanto amaba.
—¿Cómo te sentís hoy abuelo?
—De maravillas Fernanda. Contame ¿cómo están los nietos?
—Bien. Susana y María te mandan saludos, Pedrito vino a vistarte, está en la puerta, esperando. ¿Querés recibirlo acá?
—Sí. Pero si vino con ese amigo tupamaro* que tiene decile que ¡se vaya a la mierda!
—Siempre lo mismo contigo Pedro. El muchacho te quiere.
—Los tupamaros* solo quieren sacarme el auto y la casa en la playa para dársela a los atorrantes esos que no quieren progresar, ser alguien de bien. ¡No quiero asesinos cerca!
—¡Callate la boca que ahí viene! Tratalo bien.
—Hola, abuelo, ¿cómo estás? Traje bizcochos para el mate.
—¡No quiero nada de ustedes! ¡Váyase! Prefiero morirme antes de darle nada de lo que me gané trabajando. ¡Asesino! ¿Qué hizo con mi nieto? Lo secuestró para que yo les de plata.
Los enfermeros llegaron con una jeringa y con fuerza lo sostuvieron hasta que el sedante hizo efecto.
Pedrito, con lágrimas en los ojos, vio como se llevaban a su abuelo.

En su habitación, Pedro aún luchaba para escaparse de sus raptores. Antes de perder la conciencia notó que algo no andaba bien. No pudo hilar detalles y llevó los brazos detrás de la cabeza mientras Manuela leía “La casa de los espíritus” a su lado, sobre la arena de las Toscas.
—Esta novelista nueva es muy buena Pedro, cuando termine el libro te lo paso.
A él no le llamaba mucho la atención las novelas y no conocía a esa chilena que tenía el mismo apellido que el subversivo ese.
Pedro amaba a su mujer, ella era lo más importante en su vida.
Esa noche se acurrucó a su lado, disfrutando del aroma de su piel, de su pelo. Esperaba todo el día que llegara ese momento, pero nunca lo admitía. Se dispuso a abrazar a Manuela y notó que no podía mover el brazo. Su muñeca pesaba mucho. Extrañado intentó levantar la otra mano, tampoco la podía mover. Quiso levantarse de la cama y una fuerza enorme sobre su pecho se lo impidió. Abrió los ojos con un gran esfuerzo, vio una luz blanco-azulada que lo cegó. Vencido por el cansancio, hundió la cabeza en la almohada.

Despertó con la sensación que podía comerse al mundo.
Se levantó, fue a la cocina y junto al diario del 22 de Julio de 1983 estaba el libro de Isabel Allende y una nota de Manuela: “Dale una oportunidad, te va a gustar a pesar de todo.”
Ese día todo era diferente, él era más vital, más joven. Miró por la ventana y notó que estaba muy sucia. Pensó que Manuela se distrajo con eso. Afuera la vió, junto a Pedrito, conversando con el vecino nuevo. Escuchó que decían:
—Hace mucho tiempo que está así, solo podemos medicarlo y sostenerlo. Luego del último episodio no tuvimos otra opción.
—Pero es mi abuelo— dijo Pedrito.
—No m’hijo, el abuelo ya no está ahí— contestó Manuela.
—¿Cómo que no? Estoy acá ¿no me vés?— decía Pedro desde el interior, golpeando la ventana.
Pero la vida de afuera ya no oía la vida de adentro.

*Tupamaros es un movimiento político de Uruguay que tuvo una etapa de actuación como guerrilla urbana de izquierda radical durante los años 1960 y principios de los 70.

Hace más de 2 años

3

4
Purpura
Rango14 Nivel 66
hace más de 2 años

El final me impactó :(

Miguel_Ruiz
Rango10 Nivel 46
hace más de 2 años

Lo sé, me lo han dicho muchas veces, y siento que se afecten.
Este cuento fue inspirado en un video de la organización "Música para despertar", con sede en España. Hacen un trabajo hermoso. Ponen unos auriculares a enfermos de Alzheimer con su música favorita, la que marcó su vida. Y ellos responden casi mágicamente. Mientras escuchan, los síntomas desaparecen, fluyen en gozo, reconocen a sus familiares, coordinan su expresión...
De alguna forma parece que la emoción asociada a la música reconecta aquello que se deterioró, devolviendo la identidad al enfermo. Eso para mi es algo muy emocionante. Eso y el recuerdo de mi abuelo que se refleja en Pedro.
Un abrazo virtual y gracias una vez más.

Purpura
Rango14 Nivel 66
hace más de 2 años

¡Sorprendente! Y por supuesto, es que me imagino la emoción de los familiares al tener la oportunidad de recuperar aunque sea por un momento a su ser querido, y una vez más queda demostrado como la música es un puente infinito de conexión para el ser humano con sus emociones, recuerdos y sentimientos.
Por otra parte, admiro que desde tu experiencia personal logres trasmitir y plasmar lo hermoso, triste... sobre todo el amor que encierra una situación de la vida que si bien conlleva en su aspecto negativo una enfermedad que aqueja a un ser querido; deja traslucir toda la fuerza y la lucha que el ser humano puede emprender en sus batallas. (Independientemente de si las gana o no).
Un abrazo en la distancia @Miguel_Ruiz