Miguel_Ruiz
Rango10 Nivel 46 (4652 ptos) | Fichaje editorial
#1

Se preguntó cuando escuchó que los llamaban por su número. Recibió un duro golpe en la espalda y otro su esposa, tirándolos al centro del patio. Tomados de la mano (de esa misma mano que él aferró y prometió nunca soltar cuando casi cae del tren), se levantaron. Él había tenido de esos paseos antes; para su esposa era el primero. Estaba nervioso. La mano de Sara temblaba, húmeda y fría en la suya. Él la apretó tratando de transmitir seguridad.
El silencio era ensordecedor. Pisaba sin hacer ruido, para no llamar la atención, había visto las consecuencias. Sus ojos dolían ante el resplandor del sol. Mirando hacia abajo dieron treinta pasos. La columna se detuvo. Algunos fueron llevados hacia otro lado. David sintió a Sara desvanecer, la tomó del brazo con firmeza.
En las cortas correas, los perros se agitaban.
Fuertes ladridos precedieron la orden del soldado: —¡Adentro!
La oscuridad los rodeó. Un fuerte olor a gas los hizo toser. ¿Y ahora qué? pensó, aún tomado de la mano.

Hace más de 2 años Compartir:

3

7
eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

¿Auschwitz o algo similar? Bien logrado la exposición para crear la expectativa. Saludos @Miguel_Ruiz

Miguel_Ruiz
Rango10 Nivel 46
hace más de 2 años

@eleachege la foto es de allí. En el cuento tomé ciertas libertades históricas que hacían al relato pero que no sucedieron exactamente así. (en los campos solían separar mujeres, hombres y niños). Fue un ejercicio para usar el narrador equisciente, muy esquivo él, difícil de amarrar. Gracias por tus palabras. Comencé a leer tus historias, quiero comentar allí con propiedad. Estamos en contacto. Un abrazo.

eleachege
Rango17 Nivel 82
hace más de 2 años

Es claro. En la narrativa mezclamos realidades con imaginarios al encubierto. Un saludo @Miguel_Ruiz