Rjmc98
Rango11 Nivel 51 (7162 ptos) | Artista reconocido
#1

-¡Despierta!- se oye una voz en mi mente, me pide que reaccione, pero no quiero, estoy en un lugar escalofriante. De niño siempre tuve problemas mentales, no fue sino hasta de grande que me cure, bueno quizás no, no del todo, las pastillas me mantienen estable, pero extraño a las voces dentro de mi cabeza.

Hace casi 2 años Compartir:

6

19
DarioAkc
Rango6 Nivel 25
hace casi 2 años

sigue escribiendo, quiero conocer mas a William Parks y a sus problemas. tienes talento a pesar de ser algo corto.

Romahou
Rango18 Nivel 88
hace casi 2 años

Imprescindibles esas voces, contrastes y opuestos y sumas del Yo.

Saludos


#2

Cuando por fin abro mis ojos, todo está oscuro, tal vez sea de noche, me levanto con demasiada dificultad, tengo herida la pierna, parece una mordida, ¿Con qué me lo hice?, me apoyo en una pared, parece que este lugar fue cerrado hace mucho tiempo, las paredes están mohosas y sucias, el piso está lleno de cosas y cachivaches, hay carteles por todos lados, muchos eran para hacer conciencia: trata de no contraer el sida, ayuda a los niños con cáncer, tu puedes cambiar la situación, ese tipo de cosas nunca las he considerado serias. Respecto a dónde estoy y qué tengo qué hacer sigue siendo un completo misterio, estoy en el piso más bajo del edificio, me encaminó hacia la primera puerta que miro, arriba dice pediatría ,¿Estoy en un hospital?
- "Abandonado de seguro"- me dijo la voz dentro de mi cabeza-. Me hacía falta escuchar su voz, es como un consuelo en los tiempo de soledad, creo que no pudo haber sido más oportuna.

Cuando ya puedo estar bien parado, empiezo a mover todas mis extremidades, para comprobar que todo esté bien, solo mi pierna está dañada, pero no me dejo vencer por ello. Empiezo a caminar, sigo por un pasillo hasta que una puerta me detiene, no sé si abrirla, creo que lo mejor es hacerlo, volteó para asegurarme, se mira más feo desde donde estoy, parece que conforme me voy acercando se aleja más, es demasiado para comprenderlo, abro la puerta, la habitación está escasamente dañada, parece que es una de las pocas, entra bastante sol, empiezo a ver los muebles, viejos y corroídos por el tiempo, muchos están llenos de agujas, hay demasiada sangre en el piso, lo más curioso es un sobre que se encuentra sobre la mesa, no concordaba con el contexto, todo estaba más que dañado y el sobre parece recién puesto, cuando estaba a punto de cogerlo se oyó un ruido como de una persona que se cayó en el piso de arriba, salí de la habitación lo más rápido posible me dirigí al final del pasillo, busqué las escaleras, pero todos mis esfuerzos fueron en vano, me senté, por un momento quise llorar, la desesperación no me dejaba pensar bien, no tenía idea de cómo ni porque estaba ahí, quería gritar, pegarle a cualquier cosa que se moviera, pero ese era el problema nada se movía, no había nadie en ese momento conmigo, o al menos no en este piso.

Pablo_Gamonal
Rango5 Nivel 20
hace casi 2 años

Está muy interesante. Me gusta!! continua!


#3

Me quedé dormido después de haber estado luchando interiormente todo ese tiempo, cuando desperté me vi en un espejo, juro que ese espejo no estaba allí cuando me quedé dormido, - y ¿Que harás?- me pregunto de nuevo la voz, la quería ignorar, no quería seguir oyéndola, me irritaba pensar que cuando ella quisiera me podía manipular, no le haré caso- pensé-.

Recordé el sobre, me paré rápidamente, caí en la cuenta de mi pierna seguía mala, no tenía la misma capacidad para seguir mi ritmo normal, me había olvidado de dónde estaba el sobre, entré en los diferentes cuartos, había desde un cadáver de una mujer que había muerto por una herida grande en la cabeza, se le podía ver un pedazo del cerebro. Después de abrir y toparme con cosas tan desagradables, logré encontrar el cuarto donde estaba el sobre, ya no estaba allí, y volteé todo el cuarto, sin ninguna pista de dónde está el sobre, - Tal vez solo la imaginaste- volvió a decir la voz, pero ¿Es posible?, ¿Lo inventé?- me cuestionaba a mi sobre la verdad de este asunto.

En fin después de mis furtivos intentos por encontrar una puerta, lo encontré, estaba a un costado del pasillo, cómo nunca pegaba el sol nunca, lo había visto hasta que encontré una linterna, estaba en un cofre de madera debajo de una mesa que nunca le había prestado la suficiente atención cómo para notar lo que contenía debajo. Me costó abrirlo, tuve que recurrir a tener que tirarlo varias veces para poder quebrarlo, su contenido era una linterna, dos pares de baterías y un diario, donde he estado apuntando todo.

Me quedé dormido de nuevo, me hacía falta un buen descanso, creo que lo conseguí, mi pierna ya está mejorando, en el cuarto donde estoy, hay una cama, la cual cómoda no es. ¡El sobre!- me recuerda la voz, el sobre está sobre las mesa, ¿Cómo es posible?- me preguntó de nuevo la voz, ¡Tómalo!- ábrelo, me ordena la voz. Me levantó de la mesa, me apoyo en la pared, y lo tomó, está frio, cómo que haya estado ahí desde hace mucho tiempo

#4

y dice así:

Querido invitado.

Usted es parte de un experimento, se trata de saber cómo reacciona la mente humana ante la desesperación, quiero que olvide que alguna vez hubo una posibilidad de escape, quiero que lo anhele, no podrá salir, hasta que yo diga.

Le estarán llegando más cartas hasta que llegué el momento de nuestro encuentro.

-Su querido amigo, Anónimo.

#5

El impacto es tal qué me derrumbo y caigo con el trasero, el dolor fue demasiado, aunque no lo suficiente como para sacarme del trance, estuve tirado en el suelo casi media hora, lo apunté todo en el diario, por si se me olvidaba de algo importante más tarde, al salir de la habitación, me dirigí directo a el pasillo, en el fondo había una escalera de caracol, ¿Estaba ahí?- me pregunté- Claro que no- me dijo la voz, - ¡Súbela! - me ordenó la voz, me acerqué lentamente y empecé a subirla, cuando puedo divisar algo lo único que miro es un pasillo más largo que el de abajo, solo hay una puerta, está hasta al fondo del pasillo, terminó de subir la escalera, cuando volteó para ver, las escaleras ya no estaban.

Me senté en el pasillo a analizar qué haría, porque me toca esto a mí, siempre he pensado que la gente en los momentos de desesperación saca lo mejor y peor de sí, mi papa siempre me decía que tenía que controlarme, o tal vez era la voz, no recuerdo bien.

Psssshhhh.......... ese ruido proviene del cuarto del fondo, debo de investigar, es lo más apropiado- me dice la voz, ¿le hago caso?, en fin, no tengo nada que perder, si pierdo mi vida, ¿A quien le importa?- me da igual, ¡voy a ir!- ya me decidí, empiezo a caminar, puedo oír mi corazón latir, cada paso que doy es un reto, con mi pierna mala y mi miedo a lo desconocido, después de casi treinta pasos llego a la puerta, la intento abrir, antes de que ponga la mano ya se había abierto. La habitación no estaba ordenada, parecía que había pasado todo un ejército, en una esquina, sobre una mesa de madera, inerte y totalmente blanco había un sobre.

#6

Cuando lo abrí decía:

Querido invitado

Veo que no has muerto, no te preocupes, lo peor está por llegar, mañana por la mañana, usted estará deseando su muerte, pero no debe sucumbir ante ese deseo, su participación en este experimento está por llegar a su fin, no garantizo que salga con vida.

-Su querido amigo, anónimo.

Salí corriendo de la habitación, con la sensación de qué estaba siendo vigilado, no podía dar un paso sin dejar de sentir que sabían todo de mí, cuando llegué al pasillo decidí quedarme dormido, era lo mejor que podía hacer, si de todas formas me iban a matar, que me maten con dignidad.

Cuando desperté estaba en otro piso, en la pared había un letrero que indicaba que estaba en el piso 10, ¿Cómo llegaste aquí?- me pregunto la voz, esta vez ya no me quiero parar, pero mi decisión cambió en un segundo cuando vi el sobre pegado en la única puerta del piso 10, es el único piso qué tiene ventanas, eso me dio una idea, pero antes me dirigí hacia la puerta, tomé el sobre con cierto sentimiento de miedo.

#7

Cuando estuve a punto de tomarlo, cambié repentinamente de decisión, me alejé corriendo de la puerta, me senté en el lugar opuesto a la puerta, decidí ir a coger el sobre, me levanté con todas mi fuerzas de voluntad, mi pierna ya no me dolía, caminé lentamente esperando que algo macabro saliera de la habitación a atacarme, pero no pasó, cuando cogí el sobre y lo abrí decía:

Querido invitado

Entre por la puerta.

-Su querido amigo, anónimo

Dudé un momento antes de entrar, toqué la puerta, solo para asegurarme de que estuviera vació, la puerta era de madera, parecía muy pesada, no me equivoqué, era muy pesada. En la habitación no había nada más que un muy oxidado, pegado en su superficie estaba el sobre, lo peculiar de este es que tenía escrito: EL ÚLTIMO.

#8

Cogí el sobre en un último intento de valentía, la carta era de una página entera, y decía:

Querido amigo

Cómo podrá haber notado, esta es la última, también hoy es el día en el que se va.

Empecemos desde el principio, ¿Cuál ha sido su mayor duda?- mi identidad, es lo que, más quiere saber, no nos engañemos, se lo diré, pero seamos pacientes.

Regresemos al día que despertó, cuando no entendía nada, bueno en estos momentos tampoco, se lo explicare con más cuidado. La desesperación es la mayor asesina, nos lleva a pensar en el suicidio, que la vida no vale nada, aleja a nuestra mente y la manda lejos, y vera mi querido amigo eso precisamente es lo que he hecho con usted, le he dado algo un motivo por el cual desesperarse.

Quiero que piense que fue lo que notó de primero. - su pierna claro, vera yo lo hice, yo le dispare con el propósito de que probablemente eso lo detendría aunque sea un poco, y cómo se dará cuenta lo logré, ¿Qué pasó después?, ¿Te acuerdas, verdad?, - exacto, la primera carta, aún recuerdo tu cara, no parecías convencido de abrirla, pero lo hiciste, ¿Por qué?,- desesperación, nos motiva a hacer cosas que no queremos, y por eso estás aquí.

Sigamos, ¿Qué te dice tu memoria?, - las escaleras-¿Realmente estaban ahí?- si, solo que no estabas tan desesperado cómo para buscarlas, ¿Qué decía la segunda carta?- que desearía su muerte, ¿La deseas?-.

Lo que más quiero que sepas es mi identidad, honestamente lo peor del juego es cuando está por acabar, así que hagámoslo más largo, ¿Te parece?- de acuerdo, el tiempo junto con la impotencia es la mayor causa de desesperación, pongámoslo de esta forma, si te dejaba morir antes ¿Cuál sería el propósito de eso?- quería que sintieras el deseo de querer salir de cualquier forma, lo logré, verás detrás del espejo hay una ventana, la única de la habitación, tu deber es buscar una salida, sea cual sea la forma, - creo que ya entendiste que es lo que tienes que hacer- ¿No es así?.

Esta es la última línea de la carta, para saber mi identidad mira en el espejo.

Tu querido amigo, anónimo.

#9

Tardé un poco en entenderlo, me recosté sobre la pared, viendo al espejo atentamente cómo me había indicado, y en un ataque de ansiedad cogí el diario apunte algunas de las cosas más importantes, me levanté, con el dolor de la pierna aumentado por saber qué el me había disparado, y salté por la ventana....

#10

DIARIO DE WILLIAM PARKS

Aunque no se encontró evidencia sólida más que la última página de un diario, que dice así:

"Después de leer la carta de pies a cabeza, entendí que el que me había estado desesperando continuamente era el sujeto de las voces, ellas me decían que hacer porque querían que me suicidara, ellas me controlaron todo este tiempo, el espejo solo mostraba la persona exterior, pero quien de verdad tenía que ser fue mi persona interior: la voz, ella me llevo al punto de hacer lo que voy hacer.

Adiós, a quien lo lea. "

La desesperación es la mayor asesina, y el tiempo y la impotencia son las causas de ella. − Anónimo