Savel
Rango6 Nivel 26 (893 ptos) | Novelista en prácticas
#1

Nunca había vivido una situación tan apremiante.
Es una mañana de verano lluvioso, tan lluvioso que me desanima. Camino lento en la playa castigada por el intenso oleaje. Empapo siempre mis pies con el agua fría y espumosa del mar helado. Es una puta costumbre tomar mi desayuno mientras pisoteo la arena. Y hoy podría haber sido un día normal y sin complicaciones si no fuese por esa niña que se enreda en el salvaje oleaje de la pleamar.
Se está ahogando.
Mis piernas están tiesas; titubeantes. Miro a mi alrededor y no hay nadie más en la playa para que colabore en el salvataje. Sé que no tengo tiempo ahora de maldecir a los padres de la niña por tan tremendo descuido, pues siento miedo. Mi semblante luce tan pálido como un vampiro —supongo—. Empiezo a correr y me despojo de la mitad restante de mi desayuno.
¡Al diablo con tantas galletas dulces que solo han logrado arruinar mi salud! —exclamo—. Y sigo corriendo, adentrándome en la muerte segura.
¿Es la jovencita un espejismo? —me pregunto—. Podría ser (mi sospecha toma color a causa de lo que observo).

Hace más de 4 años Compartir:

16

49
Savel
Rango6 Nivel 26
hace más de 4 años

¡Gracias, Camelot!

Mar52
Rango7 Nivel 30
hace más de 4 años

Buen comienzo. Mucha suerte.

Lightning
Rango7 Nivel 30
hace más de 4 años

Excelente Savel, te dejo mi voto para que tengas 12, y bueno suerte, espero verte en la segunda ronda y claro espero también pasar a la segunda ronda, Dios te bendiga...

Camelot
Rango10 Nivel 48
hace más de 4 años

Yo te recomendaría que te despreocupases de ello Savel. Puede ser que dichos participantes avancen en las siguientes rondas, pero al final, queda un jurado que es quien decide, basándose en criterios estrictamente literarios, que textos tienen la calidad necesaria para elegir a los ganadores.

G_Rurba
Rango15 Nivel 73
hace más de 4 años

Bien por abandonar las galletas. Muy bien por mojarse en el rescate. Mejor aún por "Y sigo corriendo, adentrándome en una muerte segura. " Suerte!

DreamxAlchemist
Rango13 Nivel 64
hace más de 4 años

Qué bien pintaste la escena :) creo que hay mucha calidad no descubierta en este relato, y el título me da ya algún indicio de cómo irá desenvolviéndose la trama. Saludos. P.D. Te invito a pasarte por mis relatos

Savel
Rango6 Nivel 26
hace más de 4 años

¡Gracias Dreamx y a todos por ser tan amables. Es la primer vez que presento mis relatos en un concurso.

akisse
Rango9 Nivel 41
hace más de 4 años

lo prometido es deuda, te dejo mi corazón, suerte

Savel
Rango6 Nivel 26
hace más de 4 años

Tienes todo mi apoyo, Nikky

sinesand01
Rango10 Nivel 49
hace más de 4 años

Me gustó muchísimo, espero poder verte en la segunda ronda y leer lo que le sigue. Te dejo totalmente mi voto. Si quieres pásate por mi perfil y lee el que yo tengo para el concurso a ver si te gusta. Mucha suerte y éxito, un saludo. :*

MaarLopez
Rango9 Nivel 42
hace más de 4 años

Me encantó, sigue así que vas bien. Ya tienes mi votito =) Te espero en mi historia "Entre el bien y el mal"
Saludos y mucha suerte =D

Kicye
Rango8 Nivel 37
hace más de 4 años

Continúa así, el relato es bueno. Si deseas te invto un poco de patatas con manzana. Pasate por mi perfil. Me gustaría contar con tu comentario y corazón. Si lo merezco, claro.

OmDuArt
Rango14 Nivel 66
hace más de 4 años

Genial! realismo plasmado a la perfección. Me encantó. Estoy deseando ver la continuación :D


#2

La pelirroja no pide auxilio y parece flotar a gusto en la bravura del oleaje. O tal vez ella se ha ahogado, no lo sé aún. De todos modos, las olas más el viento, y también la mala suerte de siempre, me empujan a puntapiés hacia mar adentro. Además, mi cuerpo no se adapta a la circunstancia; pero no me sorprende lo que me ocurre. Nunca aprendí a nadar y mucho menos a tomar buenas decisiones.
¡Diego…, debiste buscar ayuda y no ser tan vulnerable! —me recrimina mi voz interior.
¡Al diablo con mi voz interior! Toda mi vida se ha ido al carajo y no tendré tiempo para acomodar mis desajustes. La niña y yo estamos en serios problemas y en manos del destino.
Confieso que con voluntad y sin fe, poco se puede hacer, y que con fe y sin voluntad, no se puede hacer nada. Y revelo que poco o casi nada hice con mi vida. Puedo narrar la vida en un poema. También puedo decir que siempre he sido una persona vulnerable por depender del apoyo de mis afectos. Aunque pensando un poco mejor, a pesar de estar en aprietos, creo que nunca seré del todo independiente, puesto que dependo siempre de algo o de alguien, del aire y del sol, o hasta de una decisión política. En fin. Puedo narrar mi vida en un poema. Pero la vida misma es diferente. Y también soy capaz de sincerarme. ¿Por qué callar ahora? Me haría bien comenzar a revelar la verdadera razón por la que estoy aquí, cabalgando sobre aguas turbulentas y teñidas en sepia. Siempre pensaba que era feliz, pero cada vez que salía a la calle, no era capaz de soportar ni a mi propia sombra. También tengo que convencerme de que ese eterno: “no podrás”, es siempre un código de barras impreso en mis genes, un estigma que me persigue cada vez que necesito cambiar algo en mi vida; y ahora resurge otra vez porque trato de echar a tierra este mi deseo de quitarme la vida, y también porque me atrevo o intento salvar a alguien en el mar cuando pocas veces he podido hacer pie en una simple piscina…
…¡Rayos! Y parece ser que las penurias continúan…ya no hay suelo firme bajo mis pies. Infortunadamente no hay ningún brazo salvador que acuda en nuestra necesidad. ¿Pero realmente necesito ahora ese brazo salvador? Quiero convencerme de que sí, pero la verdad es que la voz del suicidio me habla siempre y no me abandona. Es una influencia atroz que trata de desvanecer ese precario átomo de esperanza que siempre late en mí, aunque a duras penas. Y admito que esa voz me conoce muy bien. Hace algunos días atrás, pensaba en la posibilidad del suicidio. Sin embargo, mientras en el albor del día caminaba por las calles de la ciudad, hube tenido una claridad que nunca había obraba en mí en todos mis días confusos, embebidos en desesperanza. Mi deseo de vivir recobraba vida. Y pude convencerme de que aún me quedaba tiempo para mejorar; lo supe más aún en el preciso instante que vi a la niña en el mar. Es por eso que si logro rescatarla y vencer la voz del suicidio, me salvaré a mí mismo, sin embargo, creo que no habrá más tiempo para mí ni para ella.
La lluvia continúa. Es un chubasco bastante frío y molesto. La sal lastima mi estómago, y para mal en peor, mientras avanzo, trastabillo. Admito que no soportaría ver mi rostro en un espejo. Seguramente, mis ojos huyen despavoridos de sus cuencas, clara señal de que no se puede jugar con la muerte.
Se me ocurre vociferar algunas palabras que cierta vez hube plasmado en algunas hojas de papel, cuando en aquellos primeros tiempos trataba de escribir una canción:
“Ahora, buen hombre, buen anciano, buen perdedor arrepentido, ya le diste alcance a tu verdad. El océano es por fin el océano y la muerte comienza a ser la tuya”…
Estoy seguro de que en cualquier momento, mi estómago colapsará de tanta agua; y vendrán los calambres en mis miembros inferiores. No es que invoco ahora a esa mala onda omnipresente en mí. Lo digo porque tengo sobrepeso, artrosis, y altos valores de glucosa en sangre. Pero ya es demasiado tarde para “tirar la toalla”. Si decidiera regresar a la orilla, me resultaría tan trabajoso como seguir avanzando hacia mar adentro. Y si no lograra salvar a la niña, no me lo perdonaría. ¡Vaya situación!; y llega cuando mi deseo de vivir aflora.
Sigo avanzando. Me gustaría que todos mis afectos me viesen en este instante, enfundado en el mayor de mis corajes:
¡Ahí está Diego “El Rockero”, el más valiente; el mejor esposo y papá del mundo!
Abrazar otra vez a mi familia es lo que deseo. Es un deseo que toma vida debido a mi condición de desesperado, sin embargo, es mucho más que angustioso; es una utopía y presiento que jamás sucederá, porque he tenido la costumbre de mirar hacia atrás, mirar hacia el pasado, ese persecutor hostil que siempre maldice mis huellas.
La niña es el único motivo que me impide por el momento dejar de bracear y rendirme ante la muerte. Ojalá me quede tiempo para recuperar lo irrecuperable.
Lo que me importa ahora, es que soy la única opción que tiene la pelirroja. Y podría llegar a ser más sencillo salvar su vida que rehacer la mía. Solo tengo que bracear más aprisa para alcanzarla...

Savel
Rango6 Nivel 26
hace más de 4 años

¡Gracias por votar!

SEXYLOVER122
Rango13 Nivel 60
hace más de 4 años

! Magnìfica la parte nùmero 2 ! : ! Gracias por vuesto apoyor, Savel ! . " Me alegro que te haya gustado mi historia " ...

Savel
Rango6 Nivel 26
hace más de 4 años

¡Gracias, amigos! el placer es mío por leerlos

Irenessj
Rango6 Nivel 27
hace más de 4 años

Muy buena segunda parte!!

Savel
Rango6 Nivel 26
hace más de 4 años

¡Gracias, Irene!

sinesand01
Rango10 Nivel 49
hace más de 4 años

¡Hola, me he pasado a leerte! :3 Revisa en la primera parte la palabra "castigada", ya que en la segunda se entiende que es un Diego; me hizo contraste ya que cuando te metes en la cabeza el género de un personaje y luego lees otra cosa, pega. Me gustó como pasó de sentirse desesperado en la playa y de pronto empezó a reflexionar otras muchas cosas, como si le pasara la vida muy rápido por los ojos en ese momento apremiante, un "cámara lenta". Viaja a muchos lugares y luego está allí, diciendo que todo esfuerzo es por salvar a la niña. Bien. :) Te agradezco por haberte pasado por mi relato, también tienes mi apoyo. Un saludo. :)

Savel
Rango6 Nivel 26
hace más de 4 años

Hola Sinesand...¡Gracias por votar y comentar! Pero fíjate que "castigada" se refiere a la playa y no al personaje.
"CAMINO LENTO EN LA PLAYA CASTIGADA POR EL INTENSO OLEAJE"
Ahora si le hubiese colocado una coma, entonces ahí sí, tendría que corregirlo como tú dices.
"CAMINO LENTO EN LA PLAYA, CASTIGADO POR EL INTENSO OLEAJE"

NACSEQUAF
Rango7 Nivel 31
hace más de 4 años

Extraordinario. Me gusta cómo esos pensamientos afloran a borbotones mientras intenta llegar a la pelirroja. Espero la continuación!!

jlvq
Rango6 Nivel 29
hace más de 4 años

Diego, nada... nada, que llegarás a salvar a la niña peliroja o al espejismo que se a formado.... nada, nada! Excelente! Me gustó!

JavierPhoenix
Rango7 Nivel 33
hace más de 4 años

Buena intensidad y capacidad de permanecer absortos en la prometedora tercera parte! Me gusta!


#3

Otro inconveniente asoma. Mis piernas duelen y no puedo ver el panorama delante de mí, y mucho menos apreciar el sector de la explanada de arena. El oleaje se ensaña con mi silueta fofa y desdibujada. El mar empieza a divertirse y se ríe de mi rostro asustado: una pantomima del color de la noche; del color del miedo o de la mismísima muerte.
¡Vaya opción que tienes, niña!; soy una opción frágil, quebradiza, un pobre hombre en quien nadie, ni siquiera mi padre, pudo confiar. Pero te prometo que te sacaré de este lugar helado e histérico. ¿Me escuchas, niña? ¡No te rindas! ¡Lucha por tu vida! ¡Mantente a flote! ¡Lucha por sostenerte en la cresta de las olas!, ¿me oyes, niña? ¡Maldito espejismo, por qué no me respondes!

No sé cuánto tiempo podré soportar este molesto vaivén del oleaje: hacia arriba y hacia abajo, hacia arriba y hacia abajo, una y otra vez. Daría lo que tuviese a cambio de unas bocanadas más de aire, pero el agua salada me colma y mis pulmones comienzan a colapsar.
¿Dónde estás, niña? ¡No te veo! ¡Haz un último esfuerzo!
La he perdido —pienso—. Pero allí la veo. Aunque creo que ella no respira. Su figura se desdibuja en mis ojos porque el sol golpea mi rostro como una pedrada hostil. Me gustaría ver a la Pelirroja cara al cielo y haciendo un último esfuerzo por sobrevivir. Pero pienso que hubo muerto antes de que yo decidiera echarme en el agua. Y ahora ella sigue alejándose de mí un poco más. Creo que fracasaré en el intento de aferrarme a su cuerpo helado.
¡No te mueras, Pelirroja! ¡Déjame alcanzarte!
Y sigo avanzando. No siento mis piernas. Respiro con dificultad. No puedo nadar más. Estoy exhausto y amarrado a una última burbuja de aire. El miedo que habita en mí es atroz; me hace llorar. Sorpresivamente el viento cambia de rumbo. Mi cuerpo se sacude por lo que mis ojos ven. Tal respingo bien podría amedrentar hasta la mismísima bravura del mar. Me doy cuenta de que todo es un espejismo. La niña solo es un invento de mis ojos. ¡Y vaya qué perfecta ilusión! Nunca pensé que fuera capaz de confundir una niña con un trozo de tronco viejo y enmarañada madeja de raíces. ¡Maldita fortuna! ¿Cómo pude ser tan idiota? La ilusión de mis ojos no es más que una pequeña balsa de madera. Pero igualmente me aferro a ella como si fuera la niña, como si este espejismo fuera un salvavidas. Aunque ahora lo es, y debo tratar de salvar mi vida. ¡Vaya que experiencia más amarga!, o mejor dicho, es una sensación agridulce, puesto que este espejismo me permite mantenerme a flote y respirar un poco más de aire.

No sé qué puedo hacer ahora. ¿Pedir la ayuda de Dios? Creo que Él ya está aquí, preparando mi funeral. La desazón, como un puñal afilado, golpea mi corazón una vez más. Mi angustia logra desperdiciar las pocas lágrimas que me quedan. Ahora me doy cuenta de que el arrepentimiento es tarde en algunas circunstancias. Moriré solo, tan solo que hasta soy capaz de sentir la ausencia de mí mismo.

La orilla está muy lejos, pero ahora es visible. Puedo ver la bandera roja izada por la mala mar. Hay demasiada luminiscencia a pesar de que el sol parece descansar tras las nubes. Escucho el horizonte que ríe a carcajadas. Nadie me sacará de aquí, lo sé. El viento vuelve a su curso normal y a silbar con más fuerza hacia mar adentro. Por lo tanto, y en contados segundos, seré un monigote de sal que las aguas engullirán.

Siento mucho frío.
¿Es la muerte la que se disfraza de espejismo? ¿Es esto mi muerte?
No soy el único hombre fracasado al que la vida abandona y desprecia. No soy el único que no ha tenido algunas piezas favorables o comodines fortuitos. Soy el culpable de mi desdibujado final. Ya no tendré más excusas.

El trozo de madera ha absorbido demasiada agua. Ya no puedo sostenerlo y se escapa de mis manos. Las olas me zamarrean. Es todo muy oscuro; un abismo helado sin fin.
Mientras parece que muero, me hace bien pensar en mi familia; pero solo me llevaré los buenos recuerdos: cuando conocí a mi esposa—ella estaba tan hermosa aquella vez, que parecía caminar de la mano de Dios—; y el día que nació mi hija Julia; la alegría de mis padres en mi boda; y el éxito de mi primera canción, que deseo cantar ahora a vivas voz:

Estoy bien, amor…
¿Sientes tú mi despedida?
¿Percibes las memorias en sepia de nuestro amor destronado?
¡Debo cerrar esa puerta entreabierta,
para que puedas marchar y llevar esas preguntas al paraíso de las miserias!
¡No mereces saber cómo me siento!
¡No mereces saber de mi incipiente lamento!
Eres como un légamo intenso,
que penetra en mis huesos;
y hace de mí un numen con el arnés
que se clava en mi pecho.
No maltrates más esta llamita de vida;
solo soy un surco de arado,
que el aire suspira el recuerdo de la despedida.

Al fin muero. La parca llega y viene danzando en mi canción. Mi muerte es un juglar de ojos miopes y maliciosos, trae guitarra y armónica, más este mar: un corazón de plomo y lengua de látigo que sesga el fino hilo dorado de mi existencia.
Y ojalá que en ese lugar, en ese Cielo que me espera, haya otros libros que narren esta vida de una manera diferente; otras palabras en forma de poesía o versos blancos que echen a volar mi imaginación para estar más cerca del Sol y de la Verdad.

Ya escucho un dulce arrullo.
Ahora el mar no es tan helado y sus fauces no son tan oscuras.
Siento paz…, siento que navego en el cielo azul…
Y miro hacia el mar desde lo más alto…
Allí va mi cuerpo ahogado, danzando hacia el piélago entre olas quisquillosas…
¡Y puedo jurar que ahora veo a la niña pelirroja!
Ella canta mi canción y nada hacia la orilla.

FIN

Savel
Rango6 Nivel 26
hace más de 4 años

¡Gracias, Charlie! veremos cómo rematas esa historia...

SEXYLOVER122
Rango13 Nivel 60
hace más de 4 años

! Estupendo texto ! . ! Me encantó el final ! . ! Suerte ! ...

Savel
Rango6 Nivel 26
hace más de 4 años

¡Gracias, Sexy! ¡Un abrazo!

Robe_Ferrer
Rango7 Nivel 32
hace alrededor de 4 años

La segunda caja me dejó sin aire. Madre mía. La primera apenas me dijo nada, pero tras la segunda jnecesitaba leer más.
Bravo por tu relato.
Visita mi Biohazard y comenta qué te parece.

rosa_garciapalacio
Rango11 Nivel 50
hace alrededor de 4 años

Absurda historia con una redacción impecable. Haces de una tonta decisión algo realmente precioso!
me ha encantado. Tienes todos mis votos y mi apoyo
Suerte!

Savel
Rango6 Nivel 26
hace alrededor de 4 años

rosa_garciapalacio ¡muchísimas gracias! me gusta estar en este sitio...

escritora_8724
Rango8 Nivel 38
hace alrededor de 4 años

:(, me quedé con ganas de seguir leyendo.

HJPilgrim
Rango13 Nivel 60
hace alrededor de 4 años

@Savel me sorprendiste con este relato que no me creo que me haya podido saltar de esta manera! Invoco a @Charlie_GTP por si se perdió esta tercera parte! Mis votos son merecidos! Mucha suerte!

Savel
Rango6 Nivel 26
hace alrededor de 4 años

Gracias Pilgrim...le he echado una mirada a tus libros...

Savel
Rango6 Nivel 26
hace alrededor de 4 años

¡Gracias, escritora!

HJPilgrim
Rango13 Nivel 60
hace alrededor de 4 años

@Charlie_GTP jajaja. Por si acaso así no te enfadas conmigo si no te invoco! :P

HJPilgrim
Rango13 Nivel 60
hace alrededor de 4 años

Ahora que me fijo, estoy un poco ciego. Tu comentario era el primero! Como me cambiaste de imagen de perfil, me tienes confundido, ja! @Charlie_GTP

Savel
Rango6 Nivel 26
hace alrededor de 4 años

¡Síiii, Charlie fue uno de los primeros...