Dramaqueen
Rango7 Nivel 31 (1757 ptos) | Autor novel
#1

Escuchaba los latidos de su corazón en sus oídos, todo su cuerpo palpitaba al mismo ritmo.
Estaba nerviosa, tan acostumbrada a esa vida y a esos encuentros, pero esta vez estaba nerviosa. Muchas cosas podían salir mal.
Era el mismo trabajo de siempre, pero con alguien diferente.
La puta estaba triste porque no quería cambiar, estaba nerviosa porque tenía miedo.
Tal vez ni siquiera era puta, no se acordaba cuándo comenzó a llamarse así...
La puta triste estaba nerviosa, un encuentro nuevo con un desconocido.
Sentía los latidos de su corazón en la punta de sus dedos.
Se dejó ir.

Hace más de 2 años Compartir:

1

13
Bleuwave
Rango5 Nivel 20
hace 10 meses

Me revierta el título a Gabriel gracia marque creo que nada mas es por "puta"


#2

Estuvo hablando largo y tendido con su antiguo amante.
Hubieron compartido lecho más de una vez y muchas veces le rompió el corazón. Ahora él era el desdichado y ella le aconsejaba las mismas palabras que se dijo a sí misma tiempo atrás para olvidar a aquel que ahora lloraba en su hombro.
Recordó su último encuentro y una parte dentro de ella se encogió pues, antes de verse ella le había jurado su amor a otro hombre y él, había amado a la que ahora le hacía llorar.
El corazón de la puta se sintió triste, porque a pesar de ser puta tenía corazón.
El corazón de aquel estaba triste por la traición que ni él mismo sabía si cometió.

Sin embargo, ella era feliz pues a pesar de estar consolando a un antiguo amor, estaba segura de que el nuevo la esperaba en su lecho; mientras que aquel que lloraba dormiría solo, sin el calor de la que alguna vez amó.

Hace más de 1 año

2

5
Flaneta
Rango12 Nivel 55
hace más de 1 año

Qué mala persona.

Don_Diego
Rango13 Nivel 61
hace 11 meses

Buena historia. Todo ser humano tiene corazon. Aun que haga el peor trabajo del mundo.


#3

Un día, la puta dejó de sentirse así y se llamó a sí misma mujer.
Y fue feliz, ese día la puta sintió un amor con el que sólo se le permitía soñar, era esa clase de amor en el que te sientes casi un ángel de la creación, hasta volvió a sentirse virgen.

Hace más de 1 año

0

4
#4

"La mala mujer"

No sabía qué hacer, la pobre mujer estaba desesperada. "Se le juntó el mandado", dijo mi abuela.
Todo pasó muy rápido, me contaron que la vieron en la plaza tomada de la mano de alguien que no era su novio. He de aclarar que no la vi, pero todas las versiones de lo que oí fue que la vieron con otro en una plaza.
Se armó el pancho.
La llamaban "mala mujer", quizá en la sociedad en que vivió, mundo de hombres para hombres, si ella salía con otro pues sí estaba mal. Tal vez su liberalismo se volvió libertinaje... pero eso me lo contaron, yo no la vi. Me dijeron que le dolió, que estaba llorando.
Después de los días de repudio ella volvió a sonreír. Estaba sola, sí, pero estaba contenta.
Un día apareció una moto en su puerta, no recuerdo ni la marca, ni el modelo, ni el color... sólo sé que era una moto eso sí lo vi, era la de su novio, vi que la fue a buscar.
Conservó el despectivo de "mala mujer", no sé que le dijo, tampoco qué hicieron para regresar, yo sólo vi que la fue a buscar.

#5

Lo había estado esperando.
Contaba los meses, los días, las horas... cuando le atacaba la ansiedad contaba hasta los segundos.
Dicen que los únicos que cuentan el tiempo son aquellos que se sienten presos de algo. Ella era presa del aire, de la gente, del sol, de la luna y las estrellas... todo, todo le hacía sentir que la habían encerrado para siempre.
Esperaba la llegada de algo, ni siquiera sabía que esperaba, pero eso no la detuvo jamás.
¿Valentía? ¿Deseos? ¿Sueños?
Amor propio. ¡Estaba esperando amor propio y ni siquiera lo sabía!
No hay que sentir lástima por nadie, pero llegué a sentir pena por ella. Contando a diario el día en que se sienta menos puta.
No sé cómo, después de un tiempo dejó de contar, primero las horas, luego dejó de pensar en los días, después pasaron semanas, meses y ella dejó de contar.
Cuando eso pasó se apagó la luz y jamás se encendió de nuevo.

#6

Se enamoró más de una vez. Quizá más de las que quisiera admitir... y no todas fueron tan buenas como la última.
Para los demás estar con ella era una transacción de simple placer, sus encuentros empezaban siendo pasionales y emocionantes, sin embargo, terminaban vacíos con un simple adiós y un beso hipócrita en la mejilla.
Después de haber conocido su intimidad, la dejaban caminando sola por las calles de la ciudad, iniciaban juntos pero al final tomaban caminos separados, para él llenos de dicha, para ella de infelicidad.
Siempre terminaba con una sensación de despojo y se decía a sí misma que ya debería estar acostumbrada, pero uno nunca debería acostumbrarse a eso y ella jamás lo hizo.

La última vez que se enamoró fue distinta, ya no habían transacciones de placer, ya no había despedidas simples y vacías, ya no tenía que caminar sola, ya no se sentía despojada. Tal vez después de un tiempo de seguir repitiendo errores y patrones, encontró el amor propio que estaba buscando...
Ya no se sentía sola, alguien le tomaba la mano.
Ya no caminaba sola, alguien iba a su lado.
Ya no le quitaban cosas, alguien le daba todo.
La última vez que se enamoró, lo hizo de sí misma.
Y se reconoció mujer.

#7

Es difícil ser mujer en un mundo de hombres.
Quién sabe en qué punto de la civilización, nos separaron por nuestra diferencia biológica, con eso nos dieron en la madre a todos. Seguimos siendo animales a pesar de poseer "razón", pero somos los menos evolucionados. Los leones hembra (o las leonas para que nadie se ofenda) son quienes proveen alimento, ellas son las que cazan. Los pingüinos hembra (las pingüinas pues) son quienes salen a buscar pescado mientras que los machos se quedan en el nido encubando al huevo. Los elefantes viven organizados bajo un sistema matriarcal... ¿Por qué nosotros humanos no podemos? ¿En qué punto se decidió que el humano macho (porque somos animales y el hombre es macho por sexo y no por construcción social) no puede llorar? ¿En qué punto el humano macho es quien tiene que proveer y salir a trabajar mientras la hembra cuida a las crías? (Porque los humanos también somos crías). Hubo un punto en la historia humana en el que de pronto, ser mujer (o hembra de nuestra especie), se volvió sinónimo de debilidad, de pronto tener una hija era un castigo, eras menos hombre por no poder engendrar un hijo macho (o varón), PERO LA CULPA ERA DE LA MUJER, antes no se sabía que el sexo lo ponía el hombre con su esperma.
Es difícil vivir en un mundo de hombres si no eres hombre.
A pesar de los esfuerzos, la diferencia biológica aún nos hace menos.
La construcción social que se ha hecho al rededor del macho es lo que hace difícil nuestra estadía en la tierra.
Nos matan por ser hembras.
Nos matan por ser mujeres.
Desaparecemos, nos violan, nos matan, nos mutilan, nos venden... ¿sólo porque "no somos igual que ellos"?
Es difícil ser mujer en un mundo construido para los hombres.
Antes no podíamos ir a la escuela porque teníamos que cumplir con las labores del hogar. Ahora vamos a la escuela, PERO TAMBIÉN "TENEMOS QUE CUMPLIR" con nuestras labores del hogar, en algún punto de la historia se decidió que nosotras, hembras, mujeres, féminas, teníamos que estar limpiando, costurando, cocinando y que además teníamos la oportunidad de estudiar (aunque ahora sea derecho), a los hombres no les dicen "tienes la oportunidad de estudiar" NO, a ellos les dicen que tienen derecho, que es su obligación. Para nosotras es opcional, es casi un favor...
A demás de estudiar y trabajar, tienes que saber limpiar una casa, cocinar y lavar, y planchar, y después a arreglar coches, arreglar ropa. ¡Como mujer tienes que saber de todo!
Es difícil ser mujer en una sociedad de machos.
Todavía nos falta mucho para que sea una sociedad de humanos, pero estamos a punto de empezar.

#8

El despertador sonó
y como de costumbre
otros cinco minutos lo retrasó
su sueño estaba en su cumbre.
Estaba enferma con dolor de espalda
los pies fríos de bajo de las sábanas
y en el pulmón izquierdo le faltaban por salir algunas flemas.
Ya eran las 5:50 de la mañana
y ella aún quería dormir
no quería ser sol y salir
quería quedarse acostada, en su lecho banana.
Tenía una cita a las ocho y pasadas
una cita con sus esperanzas ya pérdidas, destrozadas
la noche anterior se había quitado hasta el último vello del cuerpo
para satisfacer a un hombre que no vale todo el esfuerzo.

Hace alrededor de 2 meses

0

0