WhiteCrows_98
Rango7 Nivel 31 (1664 ptos) | Autor novel
#1

¿En que crees?
¿De verdad crees que lo crees?
¿Qué pasaría si lo que crees no es?

Yo creía que la muerte era el enemigo, de quien tienes que huir para que no te alcance.

Creía que la vida era el ser salvador, quien me protegería.

Después me di cuenta que hace mucho tiempo estas dos fuerzas eran amigas, escribiéndose historias la una a la otra.

Lo que paso es que la vida se hizo mas creativa, poniendo obstáculos y metas, mientras que la muerte leía ávida y expectante.

Veras, vida se volvió un escritor de ficción y muerte su antagonista y capítulo final.

Hace alrededor de 2 años Compartir:

6

31
ChatGrupal
Rango12 Nivel 55
hace 9 meses

hola, recién vi que me empezaste a seguir. si quieres unirte al grupo, abre los links que esta en mis cajas o déjame un mensaje, perdón la tardanza.

Ang934Bolz
Rango2 Nivel 9
hace 6 meses

amo este microrelato se merece mi like


#2

¡Ay muerte! Temo que he hecho a los humanos temerte, creo que me excedí con mis historias, les conté tantas cosas malas de ti. Intente redimirme, por supuesto, les hable de cielos, para que no se fueran llorando; inventaron que tu eras el infierno, se pelearon por entrar a esos cielos, pensaron que era una forma de escapar de ti. ¿Qué puedo hacer para que dejen de hacerlo?
Estuve llorando sobre mis páginas el otro día, un diluvio cayo ante ellos; volví a escribir, les dí a alguien que regresaba de ti, muerte, que hablaba de amor, que les traería consuelo. ¡Oh Dios! Mataron en su nombre, los llevaron ante tí, debes odiarme, te lo aseguro, no mas de lo que yo lo hago; quisiera remediarlo, tu siempre me diste buenos consejos, extraño tu amistad, extraño como me ayudabas a mejorar este mundo.
Entiendo que dejaras de hablarme, entiendo que yo debería hacer mas, pero no se que hacer para que los humanos quieran volver a hablarte.

Atentamente, Vida.

#3

#3
Querida vida, que antaño era mi amiga.
Por tanto tiempo creí en tus historias, reí, llore y me emocioné, aprendí de mi mismo al ver tus historias a través de los ojos de tantas criaturas. También fui ciego, también fui ingenuo, pero jamás mentí, pues yo soy la verdad absoluta y tu la mentira cruel. ¿Crees que no he visto a través de ti?

Dices que deseas volver a ser mi amiga, creo solo la mitad, me quieres de vuelta para ser tu diversión, los humanos te han aburrido, solo en mi encontrabas satisfacción.

Mi emoción por tus historias era lo que te motivaba y ahora te sientes vació.

Has dejado de sentir, has dejado de ser, y el mundo se ha vuelto un caos.

Muerte.

MrsNoboda
Rango7 Nivel 31
hace 10 meses

Fascinante conversación entre la vida y la muerte, como un interminable baile, en donde cada una desea ser la protagonista. @WhiteCrows_98

WhiteCrows_98
Rango7 Nivel 31
hace 10 meses

@MrsNoboda Muchas gracias por el comentario y los likes, que bueno que te guste, espero hacer que este baile se cada vez mas interesante pues estas dos amigas tienen mucho que decirse :D

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace 9 meses

uuuuuuuuuuh, ¡qué intenso!

Me agrada.


#4

Muerte, muerte, muerte, me harás llorar y otro diluvio caerá sobre los humanos ¿Tanto los odias? Recuerdo que no estabas de acuerdo en que aparecieran, recuerdo haber entendido eso en tus ojos, pero dime ¿Acaso no logré cambiarte? Pálida, serena, con una voz melodiosa que hace a la noche tu dominio.
Vuelve a buscar salvarlos, vuelve a leer mis historias, recuerda que hice esto por tí.

Aquella vez, lo veo claramente, aquel humano ¿Cuál era su nombre? desapareció hace años, jamas te había visto mas hermosa. Déjame ver tu rostro. Déjame bailar a tu alrededor. Que la vida es movimiento y tu eres las música que la acompaña hasta el silencio.

#5

Vida, ahogándote en los recuerdos, queriendo abrir viejas heridas.

Vida que te enamoraste de una tormenta con ojos en llamas. ¿Llegaste a quererle? Sé que bailaste sobre su tumba, cuidado al dejar ver quien eres, que los humanos son débiles.

Aprendí de ese mortal la crueldad de la que eres capaz. Esa historia de grandes hazañas y ternura, sentí que era dar vida y tu celosa me la arrebataste. Recuerdo bien el sonido del mundo partiéndose, tierra que se alejaba en el océano; curioso, sumamente curioso que de la danza y el agua naciera la vida, mas en la tierra es donde tus amados humanos pueden vivir.

Olvidas que la mayor soy yo, el silencio y la paz, olvidas que no existe género para nosotros ni que el amor carnal no es para nosotros. El balance somos y no te divertiré más.

Muerte.

Sarym
Rango16 Nivel 75
hace 10 meses

La muerte y la vida dialogan
sus discursos son reflexivos
tus pensamientos se interrogan
cuál es el deber de los vivos.

Ambas tienen sus razones
de las dos es la certeza
cada una con sus convicciones
son juzgadas con ligereza.

A una na dan por buena
a la otra por despiadada
cada una en su faena
hacen la existencia equilibrada.

WhiteCrows_98
Rango7 Nivel 31
hace 10 meses

@Sarym ha sido hermoso lo que has escrito, de verdad que que honor que dedicaras tu tiempo en estos versos


#6

MUERTE
Disculpa, me ha... sorprendido que dijeras eso ¿Me estas acusando de algo? No, no harías eso, jamas entrarías en un conflicto; tu paz me aburre, me irritas, QUISIERA ARRANCARTE...
Me vuelvo a disculpar, aquí en la tierra de los vivos están en guerra y me... disgusta.

Mejor hablemos del pasado, recuerdas esos prados verdes que se movian con el viento, era tu lugar favorito, te sentabas horas a que tu ropa y cabello se moviera con el, horas y horas, podías parecer una estatua, o convertirte en una con el tiempo. Que horrible destino, si me permites agregar.Por supuesto no sabias nada mas en ese entonces, todo a tu alrededor era inherte, hasta mis ganas de hablar contigo se apagaban.

Hasta ese hombre, te despertó ¿verdad? lo escribí para ti, le di vida a él para dártela a ti, seguías leyendo y acercándote, es mas, deseabas ser vida y no muerte, hacer lo que yo hago, dar vida.

Eras feliz sintiendo la vida dentro de ti.
Aunque recuerdo que mi trabajo no es tenerlos en un vientre, sino formarlos con tinta y papel, creiste que por amar serías diferente y yo tambien lo creí.

Cuando paso, no puedo explicar lo que senti cuando paso, mi cabeza dió vueltas y mi frasco de tinta cayo al suelo. Si creías que mi historia iba a ser menos que una tragedia estabas equivocada.

Pero lo que vi... esos ojos que me diste, los gritos que rasgaban tu garganta y me erizaban la piel, tu cuerpo de estatua hecha carne y hueso, tus lagrimas y el temblor de la tierra que separó continentes. Me diste tu verdadero ser, lo destructiva y hermosa que puedes ser, le diste vida a la rabia y mandaste a centenares de hombres al abismo.

Dime que soy cruel pero soy lo único que te entiende y tu deseo también.

Un beso
Vida

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace 9 meses

vayaaaaaaa :ooooo

Que genial está esto.


#7

Vida

Tenemos que hablar... Frente a frente.

Muerte

Sarym
Rango16 Nivel 75
hace 9 meses

Frente a frente,
el universo en vilo.
La vida y la muerte,
la existencia en un hilo.


#8

Otros dirán que estaba lloviendo ese día, también dirán que el tiempo se detuvo... eso si es cierto, lo sé, estuve ahí cuando se vieron por primera vez en años. ¿Cómo supieron el día o la hora de verse? Los años delatan que tanto se conocen.

Muerte estaba sentada, tal vez para que cuando Vida apareciera se molestara; estba atardeciendo, y su cabello negro llegaba hasta el suelo, estaba apoyada en un arból mirando a un río que fluía a su derecha.

- Éste día y éste lugar, no eres difícil de adivinar - dijo Vida que muy distinta a Muerte llevaba el cabello blanco hasta los hombros, caminaba dando saltos y en zig zag - Gane, gane, viniste, lo hiciste - dijo aunque parecía haber dibujado una línea imaginaria alrededor de Muerte, si se acercaba demasiado daba tres saltos hacia atras, esperando.

- Al contrario, tú viniste, tú acudiste a mí,- era dificil concentrarse en lo que decía Muerte, su voz era tan melodiosa como una cancion de cuna - no es la primera vez que estoy aqui, tenías miedo de verme sin mi concentimiento.

- Miedo, miedo y dale con el miedo ¿Crees saber lo que es el miedo? No lo has visto, no, nunca lo has visto a la cara.

- Cada criatura que he acogido ha sentido miedo - no había levantado la voz, pero cada vello de mi espalda se había erizado.

- Eso no es miedo ¡Te dices la mayor y no sabes nada! - Vida comenzó a reir, sonora y cruel, como la de un sádico ante su victima - Muerte que tonta eres, pero ya que estas aquí - se detuvo por fin al borde su linea de seguridad - no has cambiado nada, te presentas como mujer fragil, palida, delgada, se te congelan los pezones al estar desnuda; aunque tu no sientes nada, claro.

- Eso es lo que queria que vieras, no puedes doblegar a un espiritu como el mío...

- Pero vaya que lo hice, ese dia...

- Ese día es pasado, y yo cumplo con mi venganza, me he llevado uno a uno tus humanos, los he salvado de tus juegos, entregandoles el paraíso.

- Ese día - Vida no estaba escuchando, se balanceaba en la punta de sus pies como un niño contando sus travesuras - cuando abriste las piernas para hacer mi trabajo - sornrió de lado y sus ojos destellaron - me enoje mucho.

- Ya basta, te lo dije no me afecta - había un temblor en su voz o era la misma tierra que estaba temblando.

- Ya se, ya se, supongo que una vida mas no haría daño, pero...

- No te atrevas

- Que no haya habido nada dentro de tí... eso fue una sorpresa para todos - dio un paso hacia adelante - menos para mí, sabia que no eras capaz.

- Nunca lo dijiste, me dejaste creer que esperaba un hijo, mi cuerpo reaccionó a esas palabras y, y, eres un...

- Luego él se fue, te llamo mentirosa, a ti que "eres la verdad absoluta" - volvió a reír, quería levantarme, quería golpear a Vida pero Muerte fue mas rápida, el golpe fue como un trueno .
- Asesino - le dijo con los dientes chocando

- Ese es tu trabajo ¿Que se sintió abrir tu vientre con las manos buscando algo que no estaba?

- Torturas, destruyes, eres la peor plaga que pudo caer en esta tierra, ¡Todo era mejor sin ti! -no se habían alejado, se miraban cara a cara a un paso de distancia.

- ¿Que paso cuando él se hubo ido? no te levantaste aún llena de sangre, me llamaste, gritaste y justaste venganza - se llevo una mano hasta los ojos aunque no dejo de ver a Muerte a traves de sus dedos - me enseñaste que podías ser mas.

- Monstruo, no lo hiciste...

- Y lo haría de nuevo - otro golpe como el trueno sonó - hazlo todo lo que quieras pero sin mi trabajo nadie se levantaría, ¿Quién podría progresar? Eres ciega y sorda.

- No. yo era feliz, no hacia falta nada mas...

- ¡Eras una estatua!

- ¡Yo lo amaba!

- ¡Yo te amo!

Una luz llegó a mis ojos, tuve que cerrarlos...de hecho tuve que irme, una rafagá me llevó muy lejos de ahí, pero puedo decirles esto:

Vida besó a Muerte.

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace 9 meses

omgggggggggggg :OOO #llorando

¡Me encantó, me encantó!

WhiteCrows_98
Rango7 Nivel 31
hace 9 meses

@teff_pg Muchas gracias!!! a mi también me sorprendió mientras lo estaba escribiendo :O

Sarym
Rango16 Nivel 75
hace 9 meses

¡Oh! esta caja me dejó impactada, cariño, me encantó. Saludos y nos leemos apreciada @WhiteCrows_98.

Don_Diego
Rango11 Nivel 54
hace 6 meses

Wow muy buenas cajas. Cuando tenga mas tiempo me las leo todas. A por cierto, si tienes un tiempesito pasate por mi historia: La arena de la muerte 😁 ahi nos leemos amiga @WhiteCrows_98 !!!


#9

"Nunca cortes una rosa que ames,
que se marchita y jamás florecerá para ti.
Déjala, no importan las dificultades,déjala,
se hará hermosa, se hará vieja,
morirá gloriosamente
y así podrás otorgarle vida a la Muerte."

Esas palabras retumbaron en mi cabeza, me las recordaba cada vez que daba un paso adelante, olía a piel quemada, mi cuerpo estaba a punto de explotar:

"Un relámpago" que tarde me di cuenta que eso es lo que había caído.

Tres pasos, fue lo que pude dar antes de caer al suelo. Quisiera decirte que fui valiente, que me volví a levantar inmediatamente; pero grite, grite y seguí gritando hacia quien sea que pudiera ayudarme, todo estaba desierto, solo se escuchaba el rumor del río junto a mi, habían peces flotando, quizá electrocutados, habían muerto por un beso, un capricho, una necedad. También las cartas de esos seres habían desaparecido, que las hubiese encontrado en un baúl había sido un error, moriría, moriría en ese lugar, igual que cualquier animal.

-Es una pena lo de los peces. -dijo una voz masculina, grave y serena. Un hombre en sus treintas estaba frente a mi viendo el río, sus ropas eran holgadas, con cabello negro de corte militar, tez oscura... y ahora me estaba mirando a mi.

-No...puedo...respi...-me costaba tanto hablar, lagrimas salían de mis ojos, las sentía, escuchaba como caían al suelo.

El hombre poso una mano sobre mi hombro, eran tan livianas, su roce era dulce, mi respiración se normalizó, pude incorporarme y verlo a la cara, tenía ojos profundos, quería nadar en ellos.

-¿Conoce lo que paso aquí? No es necesario que responda señor, una desgracia, una tragedia un juego estúpido en el que estamos metidos... -no pare de hablar, no quería, le conté lo que había visto y oído, le conté como quería golpear a Vida - y de la nada Vida la besó como si un beso fuera a reparar los errores del pasado y yo, yo no se que hacer...

-Respirar puede ser un buen inicio, a menos que quieras dejar de estar con vida

-¿A que se refiere?

-Yo no dudo que Vida ame a Muerte pues es lo único que puede cumplir su deseo, su propósito o como quieras llamarlo.

-No entiendo

-Vida jamas te lleva por el camino facil, es engreido, juguetón, vuleve todo una montaña rusa y no tienes elección, mueve piezas, cambia el tablero, pero jamás mata.

-En cambio Muerte todo lo arrebata, todo lo destruye, quita, rompe, arranca las flores antes de que puedan ser mas.

-Es que ambos tienen diferentes formas de amar, -el hombre rió sin humor, se acercó un poco mas- Vida ama con locura, ama a los que se alzan ante las adversidades, ama a quienes lo desafían, canta, baila, ríe, llora y grita con nosotros -el hombre paso su mano por mi cabello, parecía contar a cada uno, teniéndolo tan cerca pude notar que su aliento era fresco- Muerte te da a elegir seguir con Vida o no, escucha tus reclamos, tus penas y dolencias, escoge si debe salvarte o no, a quien no tiene mas fuerzas le otorga paz a su lado y lo llama amor.

-Eso no es cierto Muerte solo quiere venganza, lo dijo hoy mismo, quiere que todos mueran para atormentar a Vida, no sabe de lo que habla, yo ni siquiera conocí a mis padres por Muerte, ellos debieron querer vivir, y se los llevo a la fuerza- comencé a llorar de nuevo.

-Yo no defiendo a ninguno de los dos, los dioses no entienden, no saben, miles de años y no saben, podrán haber creado este mundo pero no conocen nada de el -su voz era dura, hablaba y no podía concentrarme en nada mas- Vida y Muerte, Muerte y Vida, siguen un ciclo, jamas termina, creen herir al otro pero lo hacen con nosotros.

-¿Quién eres tu?

-Un amigo o enemigo dependiendo de quien pregunte, tú que por tu piel hay marcas de tormenta y en tu ojos ira que los convierte en llamas ¿Que viniste a hacer aquí?

-Yo vine a matar a Muerte.

#10

Me sonrió...Te mentiría si te dijera que alguien me había sonreído de esa manera antes, incluso habían pequeñas arrugas alrededor de sus ojos, creí que estaría de acuerdo conmigo, que equivocado estaba.

-Eres tonto si crees que puedes matar a Muerte - dijo poniendo una mano sobre la mía- crédulo si alguien te dijo que podias, e ignorante si no pensaste en las consecuencias.

- ¡¿Quién se cree que es para hablarme así?! -me aparté- usted es tan cruel como la Muerte entonces, disfruta matando ¿será? Sabe que es crecer sin nada por ella, me crié solo, sufrí solo y ahora usted quiere hacerme cambiar de parecer, ¡Vaya suerte la mía!

- ¿Suerte? La suerte no existe querido amig...

- No soy su amigo

- Disculpa, mas bien aliado... Si me dejas, claro.

- Esta loco, la defiende y ahora quiere ayudarme, mis intenciones no han cambiado, he visto la destrucción que ha creado y le voy a poner fin.

- ¿Destrucción? creo que hablas del ente equivocado, la destrucción la hacen las personas en vida y la muerte es la consecuencia.

- Muerte vino primero que Vida, que existamos es su responsabilidad.

- Y no te has preguntado si hay algo mas viejo que la muerte -dio un suspiro y volvió a tener una expresión serena- nos hemos desviado del tema, has dicho que vienes a matar a Muerte ¿cómo planeas hacerlo?

Yo no me lo había preguntado, todo el deseo había nacido de historias o vivencias, ¿cómo se mata un monstruo?

Había leído de como matar bestias claro, un cuchillo podía servir, cuando leí las cartas me pareció tan humanoide que creí poder ir contra ella, incluso al verla era mas alto que ella, en mi cabeza pude haber sido el ganador; hasta que detuvo el tiempo con su voz, ahí me di cuenta de que era otro ser, capaz de tanto, y al caerme el rayo lo supe: yo no era rival para ella. Ni siquiera podía acercarme, verla... pero...

- Tengo un secreto que la destruirá -atine a decir, sé que no debería revelar cosas a extraños pero ya mi vida estaba en la línea desde que decidí venir, no podía perder mas.

- Un secreto -se quedó viendo el río y también tamborileaba con los dedos el suelo- dudo que tengas tiempo para eso en el estado en el que estas.

- ¿A qué te refieres?

- Estas muriendo -hizo un amago de mirar al suelo y cuando yo lo hice, mi cuerpo estaba tendido en el suelo.

Sentí un escalofrió, vi mis manos, estaban cada vez mas traslucidas, temblaba, yo... yo estaba muriendo.

- Dijiste ser mi aliado -dije queriendo sonar enojado pero estaba aterrado, quería vomitar pero no sabía con que estómago hacerlo.

- En cuanto a Muerte, habrás notado qe no esta aqui ¿verdad? -inclinó una ceja- es porque si soy tu aliado, también creo que Muerte necesita una lección, verás ella esta algo confundida en lo que quiere y yo quiero ayudarla.

- Y yo matarla...

-Te darás cuenta que aunque nuestras definiciones e muerte son distintas, buscamos lo mismo -hizo una larga pausa- te voy a ayudar a matar a Muerte.

Si me hubiese caído otro rayo oytro relámpago me habría sorprendido menos, que clase de cambio extraño había ocurrido, fuí yo, fue él, quería derrumbarme y dormir por un momento. No me dieron ese momento.

- Con que aquí habías caído -esa voz era tan conocida que dolía- cielos pense que te había enseñado mejor a no juntarte con cosas tan desprecables -había dicho Vida señalando al hombre a mi lado con el dedo medio.

- Es bueno saber que no has cambiado -se levantó y abrió los brazos- si no todo esto no habría tenido sentido.

- S-señor, yo... -intenté decir.

- Calla, los adultos estan hablando, creí haberte dicho eso ya -sus ojos resplandecían amarillo. Me callé, conocía las consecuencias. - ¿Todo esto? Hablas como si lo hubieses orquestado tú cuando fui yo.

- Reconozco que mis planes tienen muchas partes.

- ¿Qué planeas hacer con el chico? Es mi herramienta.

- Es mi cura...

- Viejo insolente, creyéndote más que los demás, escuché que planeabas ayudarlo a matar a Muerte ¿no eran amigos? es mas ¿No va contra tus reglas? ¡Eh! niño querías saber quién es este idiota -asentí levemente con la cabeza.

- Soy Tiempo y Vida cree que soy su enemigo.

Sarym
Rango16 Nivel 75
hace 8 meses

Wow, que giro, me encanta. Estoy impaciente por la continuación, apreciada @WhiteCrows_98.

WhiteCrows_98
Rango7 Nivel 31
hace 8 meses

@Sarym muchas gracias, y gracias por la paciencia, la universidad consume mucho, prometo agarrarme un momento para la continuación porque se vuelve interesante

WhiteCrows_98
Rango7 Nivel 31
hace 8 meses

Gracias @samvip18 jajaja espero cumplir con las expectativas en la siguiente caja :D (y no tardarme tanto)

samvip18
Rango12 Nivel 57
hace 8 meses

Por lo de tardar, tranquila @WhiteCrows_98, el que estudia o estudió sabe el tiempo que éso quita. Y por las expectativas no te preocupes. Escribe lo que ames escribir, el buen lector sabrá apreciarlo.


#11

- ¿Creer? No señor, yo sé que eres mi enemigo, lo has sido siempre,ladrón de momentos,limitas la vida y eres un asesino.

- Estas siendo demasiado duro - Tiempo seguía calmado, pero el ambiente parecía llenarse de electricidad. - Sé que no nos llevamos muy bien pero mi propósito es ayudar.

- ¿A quién pretendes ayudar matando a Muerte?

- Primero sería bueno que respondieras si es justo

- ¿Justo?

- La vida no es justa, nunca lo ha sido, hasta puede ser cruel, hacer que Muerte viva eternamente solo para complacer tus caprichos... Llenarse de angustias y peso sobre sus hombros, no, no puedo dejar que alguien siga sufriendo de esa manera, aunque no lo sepa.
- por un momento los ojos de Tiempo se toparon con los míos, como si quisiera decirme algo, pero no lo entendí, ¿quién sufría?

- Cada vez estas mas loco, hablas de matar a un ser ancestral, desequilibraras al mundo y, y qué hago yo diciendo esto, tú, tú eres el que se la pasa diciendo eso -Vida caminaba de un lado a otro sin dejar de mirar a Tiempo, se escuchaban mas truenos a la distancia.

Hubo un momento, tal vez el único que tendría para pensar en mí mismo, en que aparte la mirada de ellos y me fijé en mi cuerpo, habían líneas erráticas alrededor de una enorme mancha en mi pecho y se hacían mas delgadas en mis brazos y piernas; pude notar que mi pie izquierdo tenía una mancha en la planta, la electricidad había recorrido mi cuerpo y salió por ese pie a la tierra. Estaba frito. Sin poder imaginarme el dolor por el que estaría pasando si estuviera conciente, lo mejor para mi era morir ahí mismo.

- ¿Eso es lo que quieres? -esa voz melodiosa me sorprendió y cuando subi la mirada a ver su rostro me ruboricé, Muerte estaba frente a mi.

- ¡Como te atreves a llamarla! - Vida venía a grandes zancadas hacia mi, sus ojos se habían puesto blancos y los músculos en su cuello estaban tensos, por instinto coloque mis rodillas contra mi pecho y mis manos cubriendo mi cabeza.

Un sonido sordo llego a mis oídos seguido de un grito de dolor, cuando levanté la cabeza Vida estaba de rodillas en el suelo con la cara entre las manos y un hilo rojo se deslizaba entre sus dedos hasta sus codos. Miré a mi alrededor pero no había nada con lo que pudo haber chocado. Vida estaba maldiciendo entre sus manos y se balanceaba de adelante hacia atrás.

- Muerte yo tengo que decirte algo... -comenzó a hablar Tiempo.

- Tiempo, ¿piensas cumplir mi deseo? - dijo Muerte "Mujer deja de hablar" entendí que dijo Vida- he esperado tanto tiempo.

- ¡No tiene órganos! -mi voz me sorprendió, es que por fin había dejado de mirar el rostro de Muerte y vi su estómago lleno de agujeros por los que pasaba el viento, era una vasija vacía, y por primera vez vi al monstruo de mis pesadillas; no era mas que un cuerpo sin alma, como yo. Me imagine el dolor de sus heridas, recordé la conversación que tuvo con Vida. Muerte se había hecho eso a sí misma y ante la perspectiva de seguir soportando dolor quería morir. Entendí lo que quería Tiempo, no matarla por crueldad como Vida, por venganza como yo, sino por piedad.

-Señora, ofrezco mi cuerpo para que muera -dije y me sentí orgulloso de que mi voz sonara segura, estaba seguro de que hacia lo correcto.

- ¿Quien eres muchacho? No reconozco tu rostro -dijo y se agachó a mi lado "No le digas... idiota...te...matare" decía Vida.

- Yo...

- Este muchacho fue criado por Vida, le ensañaron a odiarte y temerte, Muerte -dijo Tiempo, acercándose a mi y se coloco al lado contrario de Muerte- pero yo creo que es la clave para salvarte.

- Así que es uno de ellos...-levanto su mano y la colocó contra mi mejilla- eres tan joven, un relámpago en el pecho, un dolor como ese no es justo.

- Señora con todo respeto, usted que sabe lo que es justo -sus ojos se clavaron el los míos, pero no tuve miedo- se ha puesto a pensar en lo mucho que sufren los familiares de las personas a las que se lleva, estoy seguro que no y sabe otra cosa -las palabras salían cada vez mas deprisa como agua que encontró su forma de salir de una presa- me crió Vida, eso es verdad pero sin importar que tan fuerte me golpeara la idea de matarla me mantenía andando.

- Yo no mato muchacho, acaso no entiendes que eres tu el que decidió morirse...-desvió la mirada de la mía- esta es una mala idea.

- Ve, eso es lo que quiero decir, esta dispuesta a rendirse con los demás, no es mas que una cobarde -quería golpearme, estaba siendo irracional, hace un momento quería dejarla morir, hace un momento ambos teníamos la misma idea ¿por qué lo estoy arruinando?- apuesto a que no podría durar estando en mi cuerpo como está, apuesto a que no puede vivir- las palabras salían sin esfuerzo, algo estaba mal, sentía la mano de Tiempo sobre mi hombro y la mirada de Vida en mi nuca y ganas de echarme a llorar de la rabia.

- Muerte, este es tu sueño, es lo que quieres, es un muchacho insolente, eso es verdad, pero te ha ofrecido una forma de morir -dijo Tiempo apretando su mano en mi hombro- creo que un día más de vida lo vale.

- Dices que debo sufrir para darle el gusto a este muchacho.

- Digo que si quieres morir debes sentir todo lo que implica.

A la distancia Vida estaba forcejeando para separar sus manos de su cara, y sus piernas del suelo, mientras mas lo veía mas parecía que las hubieran soldado al suelo, me desesperaba verlo así , quería terminar con esto rápido. Entonces el dolor comenzó.

No era mi imaginación, estaba sintiendo mi respiración forzada, el suelo debajo de mi cuerpo el olor a césped y el dolor intenso en mi pecho, quería gritar y ya estaba llorando pero cuando la vista se me aclaró, lo noté. Seguía siendo un alma, Tiempo seguía estando a mi lado, pero Muerte ya no estaba. Mi cuerpo se estaba retorciendo y habían pequeños sonidos. Si me concentraba podía volver a sentir su dolor pero Tiempo me obligó a levantarme "No debemos hablar con los vivos" dijo y lo seguí hasta llegar a donde estaba Vida.

- Es hora de que sigas con tu trabajo -dijo Tiempo y con un movimiento de la mano las manos de Vida se separaron de su cara y tomo una larga bocanada de aire y no dejo de toser.

- Conocerán... mi... furia -dijo.

- La decisión es tuya, torturarla y llévala a la tumba o mimarla y hazla querer vivir.

- Eso ya no importa -su cara estaba llena de sangre y lágrimas- tomó un cuerpo humano, morirá sin importar lo que haga, condenado Tiempo, darle vida es asegurar la muerte.

- Ya sea un día, un mes o un año -Tiempo miró a donde estaba mi cuerpo aún tendido- aqui comienza una aventura inesperada porque...

-La Muerte esta viva. -Completé la frase mientras veía a un grupo de muchachos ayudando a mover mi cuerpo, cerre los ojos y me concentré. A pesar del dolor una sombra de cabello negro y lacio estaba sobre mi y me hablaba: vas a estar bien.

Sarym
Rango16 Nivel 75
hace 6 meses

O.O woooow, me quedé sin palabras, que giro. Ahora estoy en intriga y espero por la continuación, querida @WhiteCrows_98.


#12

Si no hubiese estado con mi cara dentro de una cubeta y con sabor a vómito en la boca, habría podido ver con mas detalle mi cuarto. Si, mi cuarto; con paredes hechas de nebulosas (lo que aumentaba mis mareos) y piso de roca, aunque si a Vida le daba una rabieta podía convertirse en lava. De resto no había nada, hace dos día que había ido a cumplir mi cometido, al menos tenía una cama, deseaba tanto dormir.
Temblores y gritos salían de la habitación de al lado. Un vago recuerdo de Tiempo tomándome del brazo "solo queda esperar", y te diré que yo si esperaba algo: un viaje tranquilo. Vida no tardo en unir senos mientras desaparecíamos y forcejeo tanto con nosotros que le dio una patada a Tiempo en la cara y a mi un golpe en el estomago. Termine en el lugar que lo comenzó todo, un bebé recién nacido, cuyos padres habían muerto y estaba a merced de la crianza de Vida.
Era un terrible maestro, listo para golpearte por cada equivocación y al mismo tiempo era el ser mas sensible que había conocido. Perdí la cuenta de cuantas veces lo vi llorar y golpearse cuando una de sus historia terminaba, también recuerdo que las veces que le pedía que me contaba sobre mis padres, decía que habían sido campesinos, que se amaban y que Muerte se los había llevado y que me habría llevado a mi, si él no hubiese intervenido. Ambos llorábamos por unos minutos, luego él desaparecía, dos o tres días y era igual de carismático y sádico que siempre.
Cerré los ojos y para mi sorpresa mi cuerpo mortal también estaba vomitando, estaba en una casa de madera iluminada por antorchas, una mano rozaba mi espalda con tanta delicadeza que casi no sentía el dolor "tranquilo, vas a estar bien" me estaba diciendo; su voz, si pudiese poner en palabras como era su voz, te diría que podía sanar cualquier herida ¿Sería otro ente como yo? ¿Cómo yo? ¿Yo?
Abrí los ojos de golpe, y volví a vomitar, lo que estaba pensando no era un truco, no estaba loco, esperaba no estarlo. Tomé impulso para levantarme, el golpe aún me dolía pero necesitaba saber, tenía que saberlo, y solo podía ir a un lugar: la habitación de Vida.
Sé que quisieras que fuese algo mas impresionante que un tablero sobre una mesa rectangular, este se iluminaba con millones de estrellas flotantes, nadie mas que Vida podía entender lo que sucedía, tu podías estar admirando su belleza mientras él maldecía a todo pulmón. Exactamente lo que esta haciendo en ese momento: Maldecir, a Tiempo, a Muerte, al mundo y a mi. Casi me desmayo cuando me miró, estaba a medio insulto y creí que me arrojaría algún objeto, pero se volvió a fijar en el tablero y murmuraba "debes estar contento" no estaba seguro a quien se lo decía pero si algo sabía es que siempre debes hacerte responsable de lo que Vida dice.

-Hace poco yo... -dije.

-Acaso no te basta torturarme y ahora vienes aquí mocoso -ni siquiera se molestó en levantar la vista.

-Es que yo, yo, cerré los ojos y...

-No te moriste -una sonrisa vacía y sus ojos sin expresión, esas eran las peores señales "¡Cállate! No sigas hablando" dijo mi yo de hace dos días "Que mas da si ya estas muerto" dijo mi yo de ahora.
-Todavía no estoy muerto -dije en voz alta.

-¿Acaso quieres una medalla? -dijo y se desvaneció- ¿sabes quienes mas no están muertos? -esa voz estaba detrás de mi "Te dije que te callaras" dijo mi yo de hace dos días. Vida me tomó de mis brazos y me arrastro hasta el tablero- Todos ellos aún no están muertos, cómo este de aquí, un muchacho de gran vitalidad, esta recogiendo flores para la muchacha que le gusta -señalo una estrella- o ella que es apenas una niña y sueña con que su padre la cargue después del trabajo, o tal vez esta futura madre que le está hablando a su barriga, ni siquiera a pensado en el nombre del bebé -su voz era una mezcla de llanto y rabia- esta es interesante una muchacha cuidando a un desconocido al que lo alcanzó un rayo -apretó mis brazos mas fuerte y cerré los ojos tan fuerte como pude.

Podía verla, cabello y ojos negros, algunas manchas de sol en su cara, sus labios se estaban moviendo "¿cuál es tu nombre?" estaba diciendo, pero mi boca estaba seca, quería decirle, pero cómo le explicas a alguien que eres una criatura de más edad que la vida y que tu trabajo es llevarte las almas de los difuntos...Digo, que eres un muchacho huérfano que fue criado por Vida en otra dimensión para cumplir con el trabajo de matar a Muerte. ¿Qué me había preguntado?. Volví a abrir los ojos.

-Tú jamás me diste un nombre -dije.

-¡Ja! Darle un nombre a algo desechable como tú -no había nada de burla en lo que estaba diciendo- ¿Por qué te importa ahora?

-Me... se lo preguntaron

-Sabes lo que se siente -me hizo mirarlo a la cara- estas conectado a su mente, sientes lo que siente, me pregunto si funcionará al reverso -puso su mano contra mi boca- tu no entiendes, pero lo harás, tener la mente de alguien más, encariñarte como con un animal de la calle, quererlo, y que te lo arrebaten, sentir como se desprende de ti ¡Vuelve a mirar! Si todas esas personas, cada una morirá, es muchacho se envenenara con las flores, esa niña se quedará esperando para siempre, esa mujer nunca le dará nombre a ese niño y...-apretó más fuerte- esa mujer le caerá esa casa encima por un terremoto.

Volví a estar entre los brazos de la muchacha, habían lágrimas en sus ojos, como si hubiese escuchado la historia mas triste "Oh cariño, lamento escuchar eso, que no tengas un nombre no es justo, el mio es Mariam". Mi pecho estaba ardiendo y mi mente había una voz horrible que solo repetía "ella morirá tratando de salvarte a ti".

Esu_Emmanuel
Rango13 Nivel 64
hace 5 meses

Increíble el grado de imaginación que tienes, mis respetos. =)

samvip18
Rango12 Nivel 57
hace 5 meses

¡¡¡Definitivamente me gustó!!! Estas líneas están transmitiendo un ambiente psicológico que captura. Un abrazo @WhiteCrows_98


#13

"No importa" decía una voz.
"Si importa" decía otra.
"Todos mueren"
"¡Todos menos tú!"
Llevaba tiempo teniendo la misma discusión con Muerte, quería golpearla, hacerla reaccionar de alguna manera. Estaba decidida a llevarse a quién sea con tal de morir. No ayudaba nada que Vida siguiera hablando, el tiempo mortal y el de este lugar era muy diferente. Estaba gritando, saltaba, seguía hablando de las vidas que representaba cada estrella.

- ¡Ayúdame a salvarla! -le grité. Vida solo se rió de mí.- no puedo hacer nada ¿verdad?- su sonrisa me contestó- si es el orden natural de las cosas ¿por qué lloras cuando mueren?
-Son mis hijos, llorare todas las veces que sufran y mueren sufriendo. -estaba parado al otro lado de la sala, no me había dado cuenta antes pero su cuerpo estaba brillando, cambiaba de forma.- Claro que me duele, yo quiero que vivan al máximo, que experimenten y venzan a la muerte.-se estaba acercando a mi, instintivamente tomé algunos pasos hacia atrás- siempre me tuviste miedo -era cada vez mas femenino, su traje blanco le quedaba holgado y a mi se me estaba saliendo el corazón del pecho- miedo de vivir -dijo y su ropa se cayó.

-¿Qué estas haciendo?

-Eres tan joven -su voz de mujer era aguda, y de apariencia no tendría mas que mi edad- suplícame -antes de que pudiera preguntar, agarró mi cabello y me empujó la cabeza hacia atrás- suplica que la salve ¡Hazlo!

-Tú dijis...

-Sé lo que dije, pero quiero ver tu cara cuando te diga que no -dijo y acortó la distancia entre nosotros, olía a frescura pero sus palabras me hacían llorar- entenderás así lo que es sufrir como yo. -aflojó los dedos alrededor de mi cabello- tienes poco... Tiempo.

Muerte también lloraba, estaba dormida, estaba soñando con un prado lleno de margaritas azules, sobre sus manos había algo, estaba vivo, era rosado, su cuerpo envuelto en una manta y su cara, su cara, con pequeñas manchas de sol y cabello negro. ¿Quién era? ¿Era suyo? respondía cuando le hablaba; una pequeña sonrisa sin dientes y pestañas largas. Una voz estaba llamando a Muerte, era su nombre, lo reconocía, aunque nunca lo había escuchado antes. Mariam estaba corriendo hacia Muerte, estaba feliz, y antes de sentarse a su lado le dio un beso en los labios; era tan normal, tan fácil amarla. Como hombre se había casado, la tenía a su lado y una hija.

-Hola, ¿estas despierto? -Mariam estaba sentada a su lado y con la manga de su traje estaba frotando los ojos de Muerte- parecía que tenías una pesadilla.

-No tenía una pesadilla -dijo con voz seca- estaba soñando con mi hogar...

-¿Era un lugar bonito?

-Precioso, el lugar más bonito que he visto.

-Crees que puedas llevarme alguna vez -su sonrisa le estaba desgarrando, mil voltios recorrían su pecho, mi pecho.- bueno no es que puedas salir de aquí pronto con esas heridas, pero luego, digo, si no es muy atrevido -se estaba sonrojando, ¿un humano medio muerto estaba causando eso?- deberías tomar algo o comer, ¿te duele mucho? sigues llorando...

-Ya no duele tanto, no te preocupes -se le secó la boca- creo que si quiero tomar algo...

-Voy corriendo -dijo lenvantándose, pero antes de irse pregunto- ¿lloras porque extrañas ese lugar?

-Lloro porque tuve que despertar -dijo pero al ver la cara de Mariam se arrepintió "¿acaso la había herido?"- prometo llevarte- dijo sin pensar y la muchacha se animó y fue por el agua.

Muerte y yo estábamos solos otra vez.
"Le prometiste algo que no puedes cumplir" dije.
"Ese sueño..." comenzó a decir.
"Le mentiste" interrumpí.
"Quiero que sea real" sollozó Muerte.


#14

Permanecí en el suelo con las rodillas tocando mi pecho, estaba sin fuerzas para ver que hacia Muerte y asustado de quedarme a ver que a Vida. Sentado frente al escritorio de estrellas, tenía una tabla sobre las piernas y escribía con pluma y tintero. Las rasgaduras en el papel me traían recuerdos, de las veces que lo había visto; de niño solía venir a verlo trabajar, usualmente se sentaba en el piso con las piernas cruzadas y se concentraba.
No puedo decir que sabía lo que estaba haciendo, pero sonreía y su rostro se iluminaba, la mesa de estrellas no existía y el sonido de la pluma contra el papel me ayudaba a dormir. A soñar. Con una vida terrenal, hacer trabajos como recoger agua, ayudar a plantar alimentos, era tan real que sentía el sol en mi piel, hasta que recordaba que no podía ser real, mis padres estaban muertos y yo había sido raptado.
—¿Por qué me elegiste a mi? —susurré.
Vida no paró de escribir, mojó la pluma en el tintero, ojeó la mesa de estrellas y dio un suspiro mientras trabajaba. Parecía estar decidido a ignorarme, siempre había sido así, sin importar lo que hiciera o dijera, no había respuestas correctas, era tan impredecible y volátil.
Apenas cerré los ojos me encontré con otro tormento. Mi cuerpo debió haber salido del asombro de estar poseído por otro ente, porque dolía más que nunca, tenía migraña, estaba sudando y llorando; no podía hablar de forma coherente, Miriam trataba de calmarme, me secaba el sudor pero nada funcionaba. Una voz. Era un hombre gritando, sus pisadas sacudían la madera, el techo crujía y salía polvo.
—¡SACALO! —era de tez clara, pero en este momento estaba rojo y sus venas brotaban en sus sienes.
—No. —dijo Miriam, sin mirarlo.
—¿No? Mujer, tu deber es obedecerme a mi
—No —el suelo dejó de temblar— no lo escuches, cree que vas a morir, pero no lo harás ¿verdad? No, aún tienes que llevarme a visitar tu hogar, claro…—lagrimas brotaban de sus ojos— tienes que mejorarte pronto o no podré ir, yo…
—¡Mujer! —se escucho fuera de la casa.
—Ahora vuelvo. —Se secó las lágrimas y salió.
Muerte hizo lo que pudo para levantar mi cuerpo y colocar mi espalda contra la pared, lo que resultó en que devolviera en el piso, “no me salvo de devolver en ninguno de los mundos” pensé. Muerte no dijo nada. Comenzaba a exasperarme su falta de reacción ante las cosas, era tan claro que a Miriam la estaban maltratando y no decía nada, así tuvieran dolor yo habría dicho o hecho algo para ayudarla, era cobarde y egoísta. Querer que ella ame a Muerte, muera por ella, querer que le dé un hijo y no hacer nada…
—Empiezas a sonar como Vida —dijo.
—Empiezo a entender por qué se estresa tanto contigo —dije.
—¿Lo apruebas?
—Nadie merece sufrir
—Pero lo hacen de todos modos…
—Y ¿de quién es la culpa? —pregunté y Muerte se quedo callada — ¡Maldición! Yo no sé lo que piensas, no sé lo que Vida piensa, tu, tu matas y haces sufrir a los familiares y amigos que permanecen con vida como si fuese un castigo y la misma Vida hace que los días de todos los demás sean miserables —mi voz era un eco en mi cabeza y se quebró al preguntar: ¿cuál es el punto?
—Tal vez, —Muerte suspiro antes de seguir hablando— tal vez no hay ningún punto, quizá vivir es estar todo el tiempo sufriendo, se acostumbran tanto a vivir de esa manera que cuando me ven llegar se aferran a lo poco que tienen.
—Lo poco que tenemos.
—¿Hablas solo? —su voz nos sobresaltó, Miriam estaba en el marco de la puerta con un jarrón reposado en su cadera y una cesta repleta de manzanas— tranquilo no voy a decirle a nadie —comenzó a caminar, no había rastro en su rostro de que alguna vez hubiese llorado— y será mejor que tú no le digas a nadie que te estoy dando estas delicias —asentí con la cabeza.
Me ayudo a tomar agua del jarrón y limpió el vómito molestarse. Luego se inclinó para tomar una manzana pero se detuvo cuando esta estuvo a punto de tocar sus dientes, me miró de reojo y sonrió, colocando a manzana cerca de mi boca.
—Los invitados tienen el primer mordisco —dijo.
—¿Mordisco?
—Sí, dicen que nada sabe mejor que el primer mordisco de la comida —me miro a los ojos— es como la primera bocanada de aire fresco después de estar mucho tiempo encerrado.
—¿Y tú sabes cómo se siente eso?
—Es solo una expresión —jugueteó con la fruta pasándola de una mano a otra— ¿crees que te haría daño?
—No sé lo que quieres —respondió Muerte y pude notar que tenía una presión en el pecho— el por qué me salvaste o que haces cuidándome —con lentitud puso su mano a la altura de las de ella— pero no creo que me harías daño ¿puedo?
Ella asintió y dejo que Muerte tomara la fruta, la pusiera en su boca y… ¡Condenada mujer! ¡Tenía razón! Me pregunté cuándo fue la última vez que había comido, era dulce, mientras masticaba se me aguaba la boca, cerré los ojos y la saboree, 5, 10, 15 veces mastiqué antes de tragar. Solo abrí los ojos cuando Miriam tomo la manzana y me dio otra que tenía una enorme mordida en un costado.
—Espero confíes un poco más en mi —dijo y se sentó a mi lado a comer y hablar hasta que se hizo de noche.