MaryCielo
Rango6 Nivel 28 (1181 ptos) | Novelista en prácticas
#1
    Partes:
  • #2

Hoy me diagnosticaron “carcinoma epidermoide”, que no es otra cosa sino cáncer de pulmón. Dato curioso: jamás en mi vida he probado un cigarrillo.
Debo admitir que al principio no supe cómo sentirme. ¿Cáncer?, ¿de verdad?
- Jamás he fumado – repliqué.
- El cáncer de pulmón no sólo afecta a quienes fuman – contestó el médico.
Se quedó mirándome como esperando una reacción extraordinaria de mi parte; un reclamo, un grito, un golpe, un desmayo… cualquier tipo de reacción. Pero no, eso no pasó. Sólo me quedé ahí, reflexivo. Ahora que lo pienso, la idea de morir no me había parecido tan cercana en aquel momento, probablemente por ello no perdí el control.
Miento. En realidad esa idea siempre ha estado en mi cabeza. Constantemente la he visto como el final de un ciclo para dar inicio a algo nuevo… ¿la eternidad quizá? No lo sé. No me creo tan optimista. Lo único que sé es que ahora que me encuentro cara a cara con “esa de negro”, me doy cuenta de lo corta que es la vida, lo relativo que es el tiempo y lo poco que en realidad deseamos vivir.
- ¿Cuánto? – pregunté después de unos minutos.

Continuará

Hace 17 días Compartir:

0

4
#2

CONTINUACIÓN...

Negó con la cabeza. Puso sus codos sobre el escritorio, llevó sus manos juntas hacia la barbilla y me miró.
- No más de 6 meses.

¡Qué ironía! Empiezo a pensar en la vida cuando estoy a punto de morir.
El hecho es que todos vamos a morir. Sólo esperaba morir de una forma más digna pero, ¿cómo demonios puede ser la muerte digna? Más digno sería aceptar que en algún punto en el tiempo y en el espacio ya no tendrás cabida. Más digno sería vivir la vida dignamente y aceptar que la muerte es inevitable. La primera opción es subjetiva mientras que la segunda es simplemente escalofriante, por ello la evitamos.
Un mar de pensamientos pasaron por mi mente. En un segundo pensé en mi familia; ¿qué pensarán? ¿Qué harán? ¿Debo contárselo a alguien?
Un escalofrío me recorrió el cuerpo. Noté al médico mirándome fijamente, supuse que esperaba un comentario pero sólo logré negar con la cabeza, como si me hubiese preguntado algo.