Cinderink
Rango11 Nivel 51 (7194 ptos) | Artista reconocido

Y al momento de cerrar los ojos allí estaba otra vez. Le bastaba con escuchar el odiado graznido de la megafonía anunciando el cierre del parque para saber que estaba soñando.

Mantuvo la vista fija en el movimiento caótico de la gente que se arremolinaba a la salida, sin desear volverse y reencontrarse con la temida silueta de la gigantesca noria. Pero poco importaban sus deseos. Como una marioneta de trapo dirigida por manos inexpertas su cuerpo giró bruscamente, tumbándolo sin cuidado sobre el suelo.

Las luces y sonidos feriales comenzaron a desdibujarse, al tiempo que la quejumbrosa estructura metálica seguía dando vueltas sobre su cabeza de forma grotesca. Trató de levantarse torpemente, luchando contra la rigidez cadavérica de su cuerpo y la succión incomprensible de la tierra. Sin embargo, el firme se había vuelto inconsistente, transmutando la tierra en fango, la grava en arenas movedizas.

Arrastrado hacia el seno de la creación, desapareció bajo el pavimento, incapaz de apartar la mirada de la noria, que seguía girando con infernal cadencia contra el cielo rojo del ocaso.

Hace más de 2 años Compartir:

6

36
Nahir
Rango11 Nivel 52
hace más de 2 años

Muy intenso :o

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace más de 2 años

Vaya; impresionante como describes tan bien y con tan pocas palabras el entorno, los sentimientos. Un relato maravilloso, con un vocabulario excelente y muy cuidado.

Saludos, @Cinderink

Cinderink
Rango11 Nivel 51
hace más de 2 años

Gracias, @teff_pg! Los que me conocen siempre me dicen que abuso de las descripciones (sobre todo cuando se trata de escenas violentas), y me centro muy poco en el argumento. Pero cómo no hacerlo, con lo divertido que es decribir!! XD

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace más de 2 años

Describir es un arte que muy pocos dominan jajajaj; y a ti te queda de lujo todo el asunto. De verdad me has impresionado.

Grand_Barrio
Rango4 Nivel 19
hace más de 2 años

De súbito entras a la acción. A mí me cuesta trabajo hacer eso.


#2

Si Merridew era conocido por algo, seguro que no era por sus problemas para dormir. Siempre había sido de acostarse temprano y levantarse tarde, con la conciencia tranquila por un sueño profundo y reparador. Tanto era así que llevaba la palabra “marmota” tatuada desde hacía más de quince años y seguía esperando el día en el que le habían asegurado que se arrepentiría.

No había sorpresas ni complicaciones en su vida. Se ceñía a su rutina como a un salvavidas y no permitía que nada alterara su pequeño paraíso terrenal: ni asuntos personales, ni placeres, ni penas. Hacía lo que debía hacer porque debía hacerlo y solo en contadas ocasiones se permitía el pequeño lujo de hacer algo que no estuviera planeado.

Consideraba que la diversión era una emoción pueril, más destinada a niños y jóvenes que a un adulto respetable. Por lo que estaba seguro de que no había vuelto a poner un pie en un parque de atracciones desde que había cumplido la mayoría de edad. Por ello no había nada racional que explicara la extraña recurrencia de aquel maldito sueño.

Abrió los ojos con lentitud, encontrándose de frente con la oscuridad de su habitación. No debían ser más de las tres o las cuatro de la madrugada, pero el sueño era irreconciliable. Se incorporó lo suficiente para encender la lámpara sobre la mesilla de noche, siseando por lo bajo cuando la luz hirió sus retinas durante una fracción de segundo. Llenando el pecho de aire trató de tranquilizar sus acelerados latidos, convenciéndose de que todo estaba bien. Por supuesto que no era verdad.

Una suave caricia en su espalda le hizo dar un respingo de sobresalto, obligándole a buscar los ojos negros que acababan de despertar a su lado.

-¿Otra vez el mismo sueño? –preguntó una voz suave y amodorrada, abrazándose a su cintura.

-Siento haberte despertado. –confirmó, deshaciendo el abrazo para poder levantarse.

-No te preocupes, soy de sueño ligero. ¿Quieres hablar de ello?

Con la mano sobre el picaporte volvió la vista hacia la figura que seguía tumbada en su lecho. Aquellos ojos negros e inteligentes seguían cada uno de sus movimientos con especial atención.

-No ahora. –espetó con menor brusquedad de lo que en principio había pretendido.

Salió de la habitación cerrando la puerta a sus espaldas y se tomó un segundo para respirar con calma en medio de la oscuridad del pasillo. “¿Quién cojones es esta persona?”

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace más de 2 años

Ya va, YA VA. Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhh.

Ahora sí, bueno he de decir, que me encantó el avance. La forma en la que narras, creo haberlo dicho ya, es hermosa. Seguiré leyendo.

P.D.: Yo me hubiera muerto del miedo si hubiera estado en esa situación.


#3

Depositó con extremo cuidado el vaso vacío sobre la encimera, agradeciendo por un instante la fresca penumbra de la cocina. Nada cuanto sucedía tenía sentido. ¿Quién era el extraño que dormía en su cama? ¿Por qué no había podido plantarle cara? Casi podía asegurar que su cuerpo había actuado por cuenta propia, como si la conversación hubiera estado grabada en su memoria desde un principio. Un ligero roce en su hombro le hizo volverse sobresaltado.

Los inquietantes ojos negros le contemplaban ahora bajo una delgada línea de preocupación. Ni siquiera le había oído acercarse.

-Arthur.

Se estremeció al escuchar su nombre de pila en labios ajenos, sintiendo a su vez una punzada de dolor en el estómago.

-¿Seguro que estás bien? ¿Quieres que te prepare una infusión? –continuó con la misma suavidad que imbuía en sus medidos movimientos.

-No hace falta que te molestes. Estoy bien. –respondió su voz antes de que llegara a pensar las palabras, casi como en un acto reflejo.- Vuelve a la cama, es tarde.

Y contra todo pronóstico, su cuerpo se inclinó hacia delante, depositando un beso ligero como una caricia sobre la frente del otro. Cada fibra de su ser se encogió de pánico al hacerlo, instándole a huir. Sin embargo, como si no fuera más que una extraña marioneta, sus brazos rodearon la figura de dientes afilados, tratando de calmar cualquier duda que pudiera angustiar la mente del pequeño demonio.

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace más de 2 años

AVE MARÍA PURÍSIMA *se va a buscar el rosario, la biblia y una crucecita de madera*

Dios me libre...

Cinderink
Rango11 Nivel 51
hace más de 2 años

Jajajaja, hacía tiempo que no me reía así con un comentario @teff_pg. XD
Mejor tenlo todo preparado, porque las siguientes cajas van a ir escalando de intensidad. :D

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace más de 2 años

*Señor Jesucristo libranos del mal, amén*
;) jajajaja Esperaré con ansias O.O


#4

Estaba totalmente agotado. Se había dejado caer en el sofá, con los ojos cerrados, incapaz de volver a dormir, pero sin el valor de regresar al dormitorio. Sentía que toda la energía de su cuerpo había sido succionada hasta no dejar más que aquel doloroso cansancio. Pero el insomnio era preferible a las pesadillas.

La risa erupcionó de lo más profundo de su garganta, divertido por un repentino pensamiento. ¿Acaso podía asegurar que se encontraba despierto?

-¿Qué te hace tanta gracia?

El frío tono de la acerada voz le hizo incorporarse sin previo aviso, abriendo los ojos demasiado tarde para evitar el choque. Ahogados siseos de dolor llenaron la sala por ambas partes.

-¡Maldito cabrón! –insultó la dura voz, cubriendo con una mano el centro de su rostro, donde había recibido el cabezazo.- ¿Cuál es tu problema?

El pánico que sintió al contemplar los furiosos ojos ámbar le habría hecho aovillarse sobre sí mismo como un niño. Sin embargo, con horror e impotencia, fue testigo de la alegre y cruel carcajada que salió de su cuerpo.

Una mano de enjutos y afilados dedos se cerró en torno a su garganta, deteniendo al momento su risa, pero incapaz de apagar la sonrisa burlona que cruzaba sus labios.

-Merridew. –pronunció con ira contenida, helándole la sangre al momento.- Estás a punto de hacerme perder la paciencia.

Contra su voluntad, su sonrisa se ensanchó todavía más. El odio que llenó entonces la anaranjada mirada le hizo saber al menos que su muerte sería rápida.

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace más de 2 años

O.O ay, no, ay no. ¿QUE RAYOS LE PASA? ¿POR QUÉ SE RÍE? siento que voy a morir de la tensión.

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace más de 2 años

por cierto, has dejado un poco las descripciones pero sigue siendo muy bueno, muy bueno ;)

Cinderink
Rango11 Nivel 51
hace más de 2 años

Me alegro de que te guste, @teff_pg! Estoy intentando avanzar el argumento antes de que esto se convierta en un manual de paisajismo XD

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace más de 2 años

Oye, esa idea es buena. Deberías crear un manual de ese tipo: "Cómo describir la escena sangrienta perfecta" "cómo describir la forma exacta de los sentimientos de desdicha y soledad de un personaje"... Sería todo un éxito, yo lo leería ;)

Cinderink
Rango11 Nivel 51
hace más de 2 años

Oye, pues no es mala idea. Tal vez me animo y lo escribo. :D @teff_pg

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace más de 2 años

¡No olvides mencionarme en un comentario para ir a leerla! c: jajajaja ;)
Saludos @Cinderink

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace alrededor de 2 años

No me ignoreeeeeeen :p JAJAJAJAJAA obviamente no en exceso porque abruma, hay que buscar el equilibrio perfecto, el yin y el yang asnashjahs @gon_mirdon

Cinderink
Rango11 Nivel 51
hace alrededor de 2 años

Jajajajaja @teff_pg y @gon_mirdon. Un poco de todo está bien. Me encanta describir, pero a veces me extiendo tanto que llega un punto en el que me pregunto: ¿pero qué estaba contando?


#5

-Vamos, -se alzó entonces su ahogada voz, con una cadencia dulce y melosa que jamás se había escuchado.- debes reconocer que ha sido divertido.

Se revolvió en el interior de su cuerpo, tratando de comprender qué clase de resolución suicida le había llevado a pronunciar palabra. El agarre en torno a su cuello se cerró con mayor firmeza.

-¿Divertido? –siseó con escepticismo el extraño, estrechando los ojos.- ¿Qué parte exactamente te resulta divertida? ¿Aquella en la que te asfixio hasta perder el conocimiento? ¿O aquella en la que te saco a patadas de la casa?

De nuevo, incapaz de reconocerse, un inapropiado murmullo salió de su garganta como un provocador ronroneo. Sintió que un pedazo de su alma se agrietaba hasta quedar irreconocible. En aquel mismo instante hubiera deseado que las frías y dolorosas manos se hubieran terminado de hundir en su tráquea. Una señal de odio, de desagrado, de rechazo por parte del otro. Cualquier cosa que no hubiera significado lo que él sabía que significaba. Pero los ases no estaban de su parte.

La atmósfera se relajó notablemente cuando un brillo diferente cruzó las profundidades de los ojos ámbar. La presa en torno a su cuello se relajó, liberándolo de la presión incomfortable que lo estaba ahogando. Ahora fueron los labios del desconocido los que se curvaron en una siniestra sonrisa, erizando todo el vello de su cuerpo.

-Si eso era lo querías, solo tenías que pedirlo. –susurró la fría voz, inclinándose junto a su oído, llenándolo de un miedo y repulsión que crecían de intensidad conforme la situación escalaba de tono.

Y por extraño que pudiera parecer, por primera vez, su cuerpo hizo lo que le pedía. Su sonrisa se truncó en una mueca aterrada y la calidez de sus ojos se apagó para reflejar su confuso y asustado interior. Sintió el aire vibrar en sus oídos cuando el desconocido también pareció advertirlo, saltando fuera de su alcance, visiblemente alarmado.

-¿Merridew? –llamó en un tono bajo y precavido desde el otro extremo de la sala.- ¿Estás bien?

-¡Sí! –respondió de inmediato su otro yo, arrebatándole el control que había poseído durante apenas un miserable segundo.- Solo estoy cansado. Mucho tiempo sin dormir.

El tinte acuoso y anaranjado de los ojos del otro brilló con desconfianza.

-¿Estás seguro?

Un incómodo silencio enlutó la mirada brillante que tenía frente a sí.

-Escucha, Merridew, si está volviendo…

-¡No! –sintió su voz elevarse de forma dolorosa.- Por supuesto que no. La última vez fue la definitiva. Solo es el cansancio, estoy seguro. En cuanto pase la fecha volveré a estar mejor.

La oscura y fría aura del extraño hizo evidente que no confiaba en sus palabras, aun así inclinó la cabeza de largos y oscuros cuernos, dando su brazo a torcer.

-Está bien. –aceptó, sin volver a acercarse.- Intenta descansar.

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace más de 2 años

ya va... QUÉ

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace más de 2 años

Espera que lo lea de nuevo

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace más de 2 años

No chama no, no puedes hacerme esto, necesito saber más, lo ansío. ¿Por qué eres tan cruel? Aquí estoy yo, mendigando por otra caja que me explique que RAYOS está pasando, necesito RESPUESTAS, mujer cruel.

Amo la historia, la AMO.
Fin del comunicado.


#6

El chirrido cacofónico de la megafonía inundó el aire durante unos breves segundos, antes de que una voz femenina e impersonal ocupara su lugar. Una pequeña fórmula de cortesía dio paso a una escueta y sencilla orden:

-Diríjanse con calma hacia la salida del parque, por favor.

Merridew hundió la cabeza en el cuello de su gabardina, protegiéndose del enrarecido viento que arrastraba un intenso olor a muerte. Chascó la lengua con desagrado.

-Mierda. –maldijo por lo bajo, preguntándose en qué momento se había quedado dormido.

La marea de gente pasaba a su alrededor sin advertirlo, poco más que un remolino de colores y voces nerviosas. Los rostros desencajados no dudaban en embestirse unos a otros para llegar antes a su destino.

Un globo rojo escapó de las manos de una niña, perdiéndose en la inmensidad anaranjada del cielo. Un nuevo llanto se sumó al griterío de la multitud.

Incapaz de moverse de donde estaba observó impotente el caótico movimiento de la masa asustada, hasta que su cuerpo se volvió hacia la gigantesca imagen de la noria.

Pronto los largos chirridos de la estructura metálica silenciaron todo lo demás. Nada existía en el mundo, solo la noria, impasible e imparcial, y él.

La tierra comenzó a cubrirle, sus manos convertidas en garras, su garganta perforada por un borboteo asfixiante. Se agitó presa del pánico, con el peso de una culpa que no reconocía hundiéndolo más deprisa. Iba a desaparecer. Aquella vez de forma definitiva. Cuando una mano blanca como el marfil alcanzó a sujetarlo, deteniendo su descenso. La voz que llenó entonces sus oídos arañó lo más profundo de su alma:

-Percival. –lo llamó, haciendo que el nombre atravesara la barrera del tiempo, llenándolo de un reconocimiento extraño y desconcertante.- Percival Cotard.

Entonces sí, las lágrimas brotaron definitivamente de sus ojos.

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace más de 2 años

Vaya, vaya. Esto no me lo esperaba

Cinderink
Rango11 Nivel 51
hace más de 2 años

Jejeje, tal vez todavía sea capaz de darle una vuelta más a la situación @teff_pg


#7

Despertó sobresaltado con una mano sobre el pecho y un nombre en la punta de la lengua. La oscuridad solo parecía haberse vuelto más profunda durante aquellas horas que había pasado durmiendo, poniendo en duda que en realidad fueran las ocho de la mañana.

Suspiró profundamente, tratando de vaciar sus pulmones de todos los pensamientos que no podía sacar de su cabeza. Percival Cotard. ¿Dónde había escuchado aquel nombre antes?

Se levantó con torpeza, estirando sus anquilosadas y doloridas articulaciones.

La habitación a su alrededor parecía extrañamente silenciosa y tranquila. Hasta que se dio cuenta de que, por primera vez desde el comienzo de aquel extraño día, se encontraba a solas. Ningún par de ojos sin pupila seguía con atención sus movimientos, ninguna sonrisa de labios lívidos y dientes puntiagudos le daba la bienvenida al infierno.

Todo parecía haber vuelto a la normalidad. Su cuerpo volvía a comportarse como debía hacerlo: sin gestos ni palabras fuera de lugar. Por lo que el recuerdo de la noche casi podría haberse diluido en su memoria como un sueño. Si no hubiera sido por la súbita explosión de cristal contra el suelo, advirtiéndole de que había alguien más en la cocina.

Se aproximó con cuidado a la puerta entornada, manteniéndose oculto entre las sombras, con el cuerpo totalmente pegado a la pared. Agudizó el oído tratando de escuchar lo que en principio parecía una sucesión de siseos apagados y sin sentido. Hasta que logró reconocer las palabras susurradas entre las dos voces que ya conocía.

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace más de 2 años

Qué, que dijoooooooo.... NO ME HAGAS ESTO MUJER :OOOOOOOOO


#8

-¿Estás seguro? –escuchó decir a la voz de ojos negros junto a la que había despertado.

Su suave y rítmica cadencia le recordó el murmullo lejano del oleaje. El mismo murmullo pausado y sombrío que anunciaba tormenta.

El silencio fue más elocuente que cualquier palabra.

-Otra vez. –se lamentó con un cansado suspiro.

Aunque no pudiera verlo casi podía imaginar sus ojos negros, entelados de pena y hastío, con los labios apretados en una fina línea de disgusto.

-¿Qué vamos a hacer? –preguntó la suave voz, exteriorizando un pensamiento más que buscando una respuesta.

-Podemos llevarlo al principio. –respondió el tono frío y afilado del otro.- En cuanto vea lo que no quiere ver se calmará, como siempre.

Una risa cansada llenó el aire apenas una fracción de segundo, dejando en su lugar el amargo sabor de la derrota.

Hace alrededor de 2 años

1

11

#9

-¿Por cuánto tiempo más, Aqueronte? ¿Un lustro? ¿Un siglo? –arremetió sin poder evitar la angustiosa súplica que se destilaba en sus palabras.- ¿Es que no comprendes que no existe un final para esta situación?

-Ya conocías la situación antes de realizar el pacto, Leteo. –siseó con despiadada frialdad.

-Lo sé. –descendió el tono en busca de una calma difícil de reencontrar.- Pero nunca imaginé lo duro que sería mantener mi promesa. A veces… -comenzó, tratando de superar el nudo en su garganta.- A veces desearía volver atrás.

El silencio que causó aquella pequeña revelación pareció convertirse en una pesada losa.

-Nunca... -la voz acerada tembló de furia.- ¡Jamás! Vuelvas a decir eso en mi presencia. Porque te prometo que cumpliré tu deseo, con todas las consecuencias.

El aire pareció vibrar con la hostilidad que emanaba de la pequeña cocina, filtrándose a través de todos los poros de su piel como un potente veneno. Retrocedió rápidamente, alejándose de la sensación de vacío y angustia que había llenado su pecho. Entonces, sin ninguna explicación, sus labios se separaron para pronunciar una palabra que carecía por completo de contexto:

-¡Diez! –gritó en medio de la oscuridad, temiendo lo que podría suceder a continuación.

Hace alrededor de 2 años

1

12
teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace alrededor de 2 años

rayooooooooooooooooooossss


#10

Un dolor ardiente dobló su cuerpo sobre el suelo, arrebatándole el aliento. La habitación a su alrededor pareció convertirse en un confuso remolino de colores oscuros.

Casi parecía que el dolor hubiera estado esperando aquella señal para salir de su escondite.

Sus pupilas se dilataron de pánico al ser consciente de que no podía respirar. Luchó con todas sus fuerzas para tomar un aire que era incapaz de pasar por su estrecha tráquea. Ni siquiera podía pensar en nada más que no fuera aquella sensación asfixiante. Por lo que apenas advirtió la rápida llegada de ambos desconocidos en un intento de socorrerlo.

Unos brazos que no pudo reconocer trataron de tumbarlo sobre el suelo. Otro par de manos intentando detener sus manotazos y patadas, producto del terror y la desesperación.

Una voz suave como terciopelo negro murmuró algunas palabras que no fue capaz de entender, tal vez con el objetivo de tranquilizarlo. Pero, ¿cómo iba a estar tranquilo mientras se asfixiaba?

Dio un buen mordisco a la mano que trató de abrirle la boca, incapaz de hacer nada contra la que mantenía su frente contra el suelo. Y tuvo que reconocer que escuchar un siseo de dolor que no fuera suyo, fue, cuanto menos, gratificante.

Sin embargo, pronto vio todos sus movimientos reducidos y el límite de la inconsciencia aproximándose rápido cual tormenta de verano. Cerró los ojos, incapaz de comprender ninguna de las formas borrosas que tenía a la vista. Y habría jurado que se encontraba a las puertas de la muerte, pues lo único que pudo entender en medio del océano de confusión de su mente, fue la dulce voz de Leteo:

-Lo siento mucho, Arthur. Lo siento de verdad. –susurró a modo de disculpa y despedida.

Hace alrededor de 2 años

3

10
Sacra
Rango10 Nivel 47
hace alrededor de 2 años

Esto tiene buena pinta.

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace alrededor de 2 años

Vayaaaaa. De pana que eres magnífica escribiendo ;)


#11

Olía bien. Fue lo primero que pensó cuando recuperó la conciencia, todavía sin abrir los ojos.

Supo que se encontraba en una cama, aunque no la suya. Ni siquiera se molestó en preocuparse. Aquel olor fresco a lluvia reciente, a piedra mojada, acompañado por la suavidad y tibieza de las mantas envueltas a su alrededor invitaban al sueño.

Cambió de posición, acomodándose en la almohada, feliz por primera vez en mucho tiempo.

Su alma se agrietó al pensar en ello. ¿Por qué no había sido feliz? Tenía todo cuanto necesitaba en su vida: una pequeña casa, un rutinario empleo de turno de noche que le permitía dormir todo el día, una monotonía buscada y eternamente agradecida. Entonces, ¿por qué sentía un intenso vacío al pensar en ello?

Volvió a darse la vuelta, tratando de silenciar sus pensamientos para regresar al limbo de los sueños. Debía aprovechar ahora, antes de que una nueva alucinación o delirio volviera a tomar el control. Porque todo cuanto recordaba del día anterior no podía haber sido real, ¿verdad?

-¡Despierta de una maldita vez!

Y allí estaba la prueba de que había perdido definitivamente la cordura.

Hace alrededor de 2 años

2

9
Sacra
Rango10 Nivel 47
hace alrededor de 2 años

Mola. Realidades cambiantes que cabalgan entre lo onírico, lo psíquico y lo terrorífico. Desde luego, sabes despertar la curiosidad del lector.

Cinderink
Rango11 Nivel 51
hace alrededor de 2 años

¡Gracias, @Sacra! Solo espero que no se vuelva demasiado confuso, ni para el lector, ni para mí. :)


#12

Abrió los ojos de una vez por todas, incorporándose bruscamente para buscar el origen de la voz. Sin embargo, solo la penumbra le dio la bienvenida al modesto dormitorio.

Estaba solo.

Se levantó de la cama, descalzo, vestido todavía con el pijama que recordaba haber llevado el día anterior. Y con pasos tímidos, atraído por una curiosidad malsana, se acercó lentamente a la reja de la jaula.

Los barrotes ocupaban el espacio que debía haber pertenecido a una de las paredes de la habitación, separando el pequeño cubículo de una sala que parecía extenderse al menos diez metros más. Todo el mobiliario estaba, sin embargo, en su parte.

Al otro lado de la reja solo había colocadas un conjunto de butacas. Un escalofrío le hizo apartar la mirada. Incluso sin nadie sentado en ellas, se sintió observado como un animal de circo.

Se volvió en redondo, hundiendo la cara entre las manos para intentar tranquilizarse. ¿Qué había sucedido? Lo último que recordaba era haber perdido el conocimiento. La sensación de la falta de aire volvió a inundar su pecho al recordarlo. Y en aquel momento ambos demonios habían estado con él.

Por un segundo echó de menos su extraña compañía, pero rápidamente desechó esa idea.

Y ahora se encontraba encerrado. Incapaz de hacer nada más que no fuera mirar con desconcierto las palabras escritas en las paredes.

Hace alrededor de 2 años

4

8
teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace alrededor de 2 años

Dios mio, esto es enigma tras enigma. Misterio tras misterio. Suspenso para morirse.

Me encanta jajajaja.

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace alrededor de 2 años

Necesito maaaaaas de esta historia :c

Cinderink
Rango11 Nivel 51
hace alrededor de 2 años

Pronto, pronto. Esta noche subiré nueva parte.

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace alrededor de 2 años

yaaaaaaaaaaaaaaaaaaaay, me mencionas, por fa.


#13

“¿Quién es Arthur Merridew?” había sido grabado a tinta o a sangre hasta ocupar todo el espacio.

Retrocedió despacio, hasta dar con la espalda en los barrotes. Estaba confuso, asustado, nada cuanto sucedía tenía sentido. Sin embargo, poseído por alguna extraña duda, pronunció en voz alta lo que estaba obligado a leer:

-¿Quién es Arthur Merridew?

Una mano se cerró con fuerza en torno al cuello de la camisa de su pijama, atrayendo su vista más allá de la celda. Se encontró con una furia indescifrable en los ojos con tintes naranjas de Aqueronte, quien había aparecido de la nada.

-El hombre al que arruinaste la vida, Cotard.

Hace alrededor de 2 años

1

9

#14

Se alejó rápidamente de las barras, tratando de distanciarse tanto del temible personaje como de la situación. Y pese a haber recuperado la capacidad del habla, su mente confusa enredó su lengua y atascó las palabras en su garganta.

-¿Quién…? ¿Qué…? ¿Cómo…? –farfulló sin sentido, abrumado por las circunstancias.

La risa sutil de Leteo desde las sombras erizó todo el vello de su cuerpo. Se vio de pronto sumergido en un opresivo e inesperado abrazo, los blancos brazos envueltos alrededor de sus hombros y la afilada sonrisa a pocos centímetros de su rostro. Trató de zafarse del pequeño demonio, lo cual solo provocó una nueva carcajada.

-Relájate, ratoncillo. No es como si fuéramos a comerte. –puntualizó con un tono bajo y burlón que parecía prometer todo lo contrario.- Excepto que eso sea lo tuyo.

Los ágiles y afilados dedos recorrieron el tembloroso manojo de nervios que era su cuerpo, acariciando de forma sutil pero provocativa.

Hace alrededor de 2 años

3

9
teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace alrededor de 2 años

Quizás todo es una ilusión que su mente provocó porque "le arruinó la vida a Merridew" y está encerrado en una prisión o en un manicomio.

Esto me está sacando canas verdes jajajaj. Me gusta.

Cinderink
Rango11 Nivel 51
hace alrededor de 2 años

Pues no habría sido una mala idea @teff_pg, la verdad es que me gusta bastante ese planteamiento.

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace alrededor de 2 años

ah, viste. Después que la termines deberías hacer un final alternativo AJAJAJA, sería bueno :p


#15

Sin esperar un segundo más verbalizó su miedo con una rotunda negativa:

-¡No!

Y al momento las manos se detuvieron, dejando la exploración inconclusa y su piel ardiente y hambrienta.

El pequeño demonio retrocedió para concederle el espacio que no había pedido pero que tanto necesitaba. Sus escalofriantes ojos negros observándolo con cautela, como un depredador que evalúa una presa.

Incapaz de sostener su mirada por más tiempo se volvió hacia la otra figura, un inadvertido gesto de súplica en su rostro. Aqueronte le sonrió de vuelta, sentado en una de las butacas y claramente divertido por el desarrollo de la escena.

Incapaz de ordenar los pensamientos en su cabeza llena de preguntas, se dejó caer al suelo de rodillas. Las lágrimas se agolparon detrás de sus ojos cuando por fin reunió el tesón necesario para poder hablar:

-¿Qué está pasando?

Hace alrededor de 2 años

1

9
teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace alrededor de 2 años

Yo me pregunto lo mismo jajajajaja :p

Aqueronte, Aqueronte...


#16

Una risa ligera acompañó el modesto aplauso de Aqueronte desde su asiento.

-Excelente actuación, Cotard. –arañó el aire con su tono mordaz.- Incluso mejor que la primera vez. Ahora, si haces el favor de…

-Estáis equivocados. –interrumpió con rapidez, la incompresión esculpida en su rostro.- No tengo ni idea de quién es ese Cotard al que os referís. Yo soy Arthur Merridew.

El insoportable silencio y la serie de miradas escrutadoras que siguieron a sus palabras, le hicieron sentir la obligación de dar más detalles.

-Si me dejáis hacer una llamada podré demostrároslo enseguida. –balbució, temiendo la opresiva atmósfera de la habitación.- Soy guardia nocturno en una empresa. Os puedo dar el número. Podéis hablar con el jefe de personal. Se llama Andy… ¡Rover! –desenterró del cajón de su memoria.- ¡Andy Rover! Él me conoce, puede confirmar lo que digo.

Su extensa e innecesaria palabrería le dejó un sabor amargo en la lengua y la sensación de que nada cuanto dijera iba a servir de algo.

Hundió la cabeza, clavando la mirada en el suelo de tablas de madera, cuando la cruda voz de Aqueronte le hizo dar un respingo:

-Joder. Esta vez sí que la hemos jodido pero bien.

Hace alrededor de 2 años

1

9
teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace alrededor de 2 años

Ay chamo, qué habrán hecho...


#17

Aqueronte se volvió a Leteo, levantándose de su asiento para encararse al pequeño demonio que seguía dentro de la celda.

-¿Qué cojones le has hecho, enano?

La mirada de ojos sin pupila se entrecerró levemente, una sonrisa afilada en los labios, con la promesa de un puñetazo en los dientes si volvía a llamarlo enano.

-Lo mismo de siempre. –respondió desafiante.- Después de lo de la última vez esperé un par de días y le borré todos los recuerdos de Cotard. No hice nada diferente.

-Excepto que la última vez no fue como las anteriores. –contraatacó Aqueronte con frialdad, pasando por alto la mirada de advertencia de Leteo.- La hemos cagado. Ahora Cotard no recuerda quién es, no sabe nada de su pasado, y Arthur está atrapado dentro de un imbécil desmemoriado.

Se cubrió la ambarina mirada con una mano, suspirando.

Hace alrededor de 2 años

1

8
DanielTurambar
Rango10 Nivel 49
hace alrededor de 2 años

La que has liao pollito 🐣😂😂😂


#18

-¿Puedes devolverle la memoria? –preguntó con un hilo de voz, abriendo una rendija entre sus dedos.

-Sabes que esto no funciona así. –negó débilmente Leteo, los hombros hundidos y la cabeza gacha.

Desde su lugar en el suelo, ajeno a la conversación que se había estado desarrollando a su alrededor, Cotard sintió el cambio en la atmósfera de la habitación. Respiró la decepción, la rabia y la pena que habían llenado el aire. Y sabiéndose el responsable de la situación, pese a no comprender nada, sintió la necesidad de disculparse:

-Lo siento. –pronunció con suavidad, su voz convertida en poco más que un murmullo lejano.

Pudo sentir cuatro pares de ojos clavándose en su nuca, su intensidad casi dolorosa incluso desde la distancia.

Hace alrededor de 2 años

5

8
teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace alrededor de 2 años

aaaaaaaaaaaaahhhhhh, chamo, chamo.

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace alrededor de 2 años

no puedo seguir así, siento que me va a dar un patatús de tanto pensar que es lo que puede pasar

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace alrededor de 2 años

HASJAHSJASHAJSAHSJ, pero está genial. Una historia impresionante la que estás construyendo aquí.

Cinderink
Rango11 Nivel 51
hace alrededor de 2 años

Jajajaja, @teff_pg. Por lo menos no se lo van a comer, Leteo lo ha prometido. XD

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace alrededor de 2 años

Uf, menos mal. Estaba pensando en esa posibilidad JAJAJAJ


#19

-¿Por qué? –preguntó Aqueronte, claramente dominado por la ira.

Pero, sin encontrar la respuesta adecuada, no pudo sino ser sincero:

-No lo sé. –murmuró entre lágrimas, sintiendo una tristeza que sabía que no le correspondía.

Había algo en aquellos desconocidos, en aquella situación, en aquel lugar, que le resultaba extrañamente familiar. El dolor que no compartía, la confusión, la rabia, la angustia… Todos aquellos sentimientos le eran ajenos y a la vez lo suficientemente fuertes como para enraizar en el interior de su alma.

El amor que profesaban aquellos demonios hacia Arthur Merridew, un Arthur Merridew diferente, un Arthur Merridew que no había tenido oportunidad de conocer, era abrumador. Jamás había conocido algo así.

¿Había habido alguien que se preocupara por él? ¿Le había importado a alguien?

Hace alrededor de 2 años

0

9
#20

Se dio cuenta de que poco a poco había convertido su rutina en una fortaleza para sus emociones. Se había recreado en su soledad, en el tranquilo devenir de los acontecimientos, embalando sus sentimientos en las capas de la monotonía. Hasta que había dejado de sentir nada en absoluto. Y lo que era peor, se había sentido complacido por ello, viviendo una vida a medias, con el alma anestesiada contra el mundo.

Las lágrimas se deslizaron por sus mejillas, con un dolor que hacía mucho tiempo que había enterrado.

-¿Cotard? –empezó la preocupada voz de Leteo, una rodilla en el suelo para estar a su mismo nivel.- ¿Arthur? –titubeó.- ¿Qué sucede? ¿Sientes dolor?

Levantó la mirada anegada hacia la borrosa figura del demonio, asintiendo casi sin ser consciente de ello. Sentía dolor, pese a que no fuera físico.

No opuso resistencia contra la fuerza que lo tumbó sobre el suelo, reconociendo al momento el brillo anaranjado en los ojos de Aqueronte. Ni siquiera se preguntó cómo había cruzado el espacio que los separaba, sabiendo que aquel conocimiento estaba por encima de su comprensión.

-¿Cuánto? -inquirió la fría voz, tratando de ocultar un temblor fino pero perceptible.- ¿Puedes numerarlo del uno al diez?

Incapaz de encontrar su voz perdida en el angosto túnel de su garganta, levantó ambas manos frente a sí, con los diez dedos estirados.

Hace alrededor de 2 años

0

8
#21

No estaba mintiendo. Aunque su cuerpo estaba bien, algo no funcionaba en el interior de su mente. Era capaz de sentir su alma, su corazón, su memoria, siendo traccionados hasta el límite de lo imposible. Doblados, retorcidos, torsionados hasta dejar sendas grietas en su superficie. Y a través de esas grietas le llegaba el sonido apagado de la megafonía, el aire enrarecido del parque.

Cerró los ojos, perdiendo de vista el mundo un momento. Entonces, suplicó a cuantos dioses conocía que no le dejaran volver allí: al lugar que alimentaba sus terrores, al espacio que conformaba sus pesadillas.

Como siempre, los ases no estaban de su parte. Aunque esta vez las cosas iban a ser diferentes, prometió una voz desde lo más profundo de su ser.

Hace alrededor de 2 años

1

8
teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace alrededor de 2 años

Ajá, ajá. Aquí presiento que algo pronto saldrá a la luz c:


#22

El cielo se había convertido en un abismo sin fondo. Las pesadas nubes azotaban el horizonte con su vaivén informe, tan parecido y tan diferente al de las olas del mar. El sol había terminado de desaparecer tras la brillante línea que marcaba el límite del mundo, apenas una estela anaranjada como recuerdo de su radiante calor. Y el parque se presentaba ante su vista con los colores fríos y mecánicos de las pesadillas.

Suspiró de forma audible, la entrada firmemente apretada en su mano.

No había nadie a la vista, sin embargo la música y las atracciones creaban un extraño bullicio capaz de ponerle los pelos de punta. Aunque debía reconocer que habría estado mucho más asustado si aquella hubiera sido su primera vez.

Dio un par de pasos sobre la tierra desnuda, haciendo crujir la grava bajo sus botas. El viento arrastraba un intenso olor a óxido y sangre. Pero también estaba acostumbrado a aquel olor.

Lo que no se esperó fue la mano que detuvo súbitamente sus movimientos, cogiéndole sin previo aviso por el hombro.

Hace alrededor de 2 años

2

8
Sacra
Rango10 Nivel 47
hace alrededor de 2 años

Estoy más tonta... ¿Pues no estoy siguiendo tu historia con avidez y se me había pasado darle al "me gusta" la mitad de las veces? Perdona el despiste (aunque la culpa es tuya @Cinderink , que me distrae con la historia y se me va el santo al cielo, jejeje...), ya he solucionado el entuerto. Madre mía qué tonta estoy...

Cinderink
Rango11 Nivel 51
hace alrededor de 2 años

Jajajajaj, tranquila @Sacra, soy mucho más feliz con tu comentario. :D


#23

Se quedó tal y como estaba, demasiado sorprendido para volverse.

-Vamos, Percival. Esas no son formas de reencontrarse con un viejo amigo.

La voz alegre y jovial rasgó las cuerdas de su memoria, obligándole a encararse al hombre que lo retenía.

-Merridew… -susurró para sí mismo.

Sí. Podía recordar aquella sonrisa abierta y sin complejos, los ojos pequeños y oscuros del que ha conocido las sombras, el curioso tatuaje alrededor del cuello.

-Veinticinco años y todavía no me arrepiento. –rió alegremente al descubrir la dirección de su mirada.- ¿Qué pasó con el tuyo? ¿Lo tapaste al final?

-No. –se sorprendió, recordando de pronto el deforme tejón que llevaba tatuado en la espalda.

La carcajada de Arthur llenó el aire como una brisa estival.

-Deberías haberlo hecho. Muchacho, eso sí que fue una mala idea. –sonrió, secándose las lágrimas mientras le acompañaba a través del parque.- ¿Cuántos años dijo que tenía el chaval que te lo hizo? ¿Dieciocho?

-Sí. –recordó Percival con una sonrisa nostálgica.- Pero también me dijo que era el amor de su vida.

Hace alrededor de 2 años

0

8
#24

Arthur le dirigió a través de las atracciones, de forma que antes de que se diera cuenta, ya se encontraban frente a la noria. Percival tomó aire profundamente, sintiendo una oleada de tristeza.

-Te gustaba mucho venir aquí. –rememoró, habiendo recuperado parte de su memoria.- Cuando éramos niños te pasabas la mitad del tiempo hablando de lo bien que lo íbamos a pasar. –suspiró, entrando junto con Arthur en la cabina.- Siempre exagerabas. Pero merecía la pena solo por verte sonreír de aquella manera, como si no tuvieras ninguna preocupación en el mundo.

Su compañero rió ante su ocurrencia, acomodándose en su asiento mientras empezaban a elevarse.

-Por supuesto. Éramos niños, qué esperabas.

Percival bajó la mirada, ocultando una sombra de dolor.

Hace alrededor de 2 años

1

8
teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace alrededor de 2 años

ay, ay, ay, ay, lo percibo, lo percibo. Esta historia me gusta cada vez más.


#25

-Lo sé. Pero las cosas nunca fueron fáciles para ti. Siempre aprecié esos momentos en los que parecía que todo volvía a ser normal.

-¿Por qué lo dices? –preguntó Arthur llevándose una mano al mentón de forma pensativa.- ¿Por la condena?

Se estremeció al escuchar aquellas palabras.

-Por favor, no lo llames así.

-Pero es lo que es. –contraatacó con una sonrisa.- Puedes llamarlo don, puedes llamarlo talento, pero desde el momento en que supe que tenía la marca, para mí fue una condena.

-Nunca lo vi así. –reconoció Percival.- ¿Sabes? Yo siempre te tuve cierta envidia. La forma en la que conseguías atraer la atención de todos los maestros, incluso sin proponértelo. Adonde fuéramos siempre parecías ser el foco de todas las miradas. El brillante Arthur Merridew y su normal y vulgar amigo, Percival Cotard.

-Perci, yo nunca pensé eso de ti. –se sinceró.

-Lo sé. Pero a veces parecía que tuviera que ser algún tipo de ente especial para poder estar contigo. Alguna clase de elegido. Y luego, después de lo que pasó…

Hace alrededor de 2 años

4

8
teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace alrededor de 2 años

Ajá, empiezo a ver luz💞

Drakarfox
Rango5 Nivel 24
hace alrededor de 2 años

Vale, me lo he leído todo, creó que he comprendido la mayor parte, aunque las dudas siguen. Estaré al pendiente de la nueva parte.


#26

Podía recordarlo. Finalmente podía recordar lo que había sucedido el día que Arthur Merridew desapareció de su vida. Ni siquiera había tenido la bondad de dejarle sus recuerdos para pensar en él. Había desaparecido del todo. Ahora podía estar seguro de que había sido cosa de Leteo.

Su vida se volvió mecánica después de su partida. Con su memoria mutilada era incapaz de recuperar los momentos felices de su niñez, el tiempo que había pasado a su lado. Sin saberlo lo había condenado a una vida entre las sombras de lo que había sido. Buscando eternamente algo que su alma torturada no podía recuperar, algo que le había sido arrebatado sin su consentimiento.

Pero, incluso entonces, sus sentimientos habían sido más poderosos que la magia. A veces se sorprendía pensando en el parque, sin tener ningún motivo para ello. Otras veces lo invadía una nostalgia y una tristeza que eran difíciles de comprender.

Poco a poco el vacío lo había ido arrastrando, devorándolo como un agujero negro en su alma. Incapaz de encontrarle el sentido a su vida, incapaz de dotarla de un nuevo sentido, había dejado que el peso del mundo cayera sobre sus hombros y lo sepultara.

Hace alrededor de 2 años

0

7
#27

El día que entendió que había tocado fondo ni siquiera pasó por su casa. Se dirigió directamente al parque después de salir de trabajar, y esperó varias horas en la puerta hasta que finalmente le dejaron entrar.

Había algo en aquel lugar que lo llamaba. Lo había visto cientos de veces en sus sueños, mucho antes de que empezaran las pesadillas, como si lo conociera de toda la vida.

Dio una vuelta entre las atracciones, sin realmente sentir la necesidad de participar de la diversión que parecían compartir el resto de visitantes. Incluso allí estaba fuera de lugar, comprendió con una sonrisa.

Subió finalmente a la vieja noria. Su chirrido oxidado capaz de enmudecer el sonido de la decepción en su mente.

Conforme ascendía pudo contemplar el resto del parque, pero sus ojos hacía tiempo que no miraban hacia abajo. Observó las nubes perderse tras el horizonte con una sonrisa cansada.

Las puertas de la cabina se estremecían con cada sacudida del viento, demasiado viejas y desvencijadas para realmente cumplir su función. Esperó a llegar a lo más alto antes de abrirlas de una patada. Entonces sí, dirigió su mirada hacia el suelo, hacia el mundo que se presentaba ante sus pies. Y se dejó caer.

Hace alrededor de 2 años

4

7
Chica_Purpura
Rango14 Nivel 66
hace alrededor de 2 años

Impresionante historia, pulcramente escrita, atrapante y enigmática... de las mejores.
Te felicito @Cinderink te sigo leyendo...

Sacra
Rango10 Nivel 47
hace alrededor de 2 años

👏👏👏👏👏👏

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace alrededor de 2 años

👌👌👌💜💜💜💜 maravilloso


#28

Percival secó las lágrimas que empañaron el recuerdo.

-Morí. –confesó con un susurro, avergonzado, confuso.- Pero, ¿cómo es posible…?

-Lo siento, Perci. –se disculpó Arthur, incapaz de mirarlo a los ojos.- Lo siento de verdad. Después de tu muerte traté de seguir adelante, pero la culpa era demasiado grande para mí. Durante años no quise volver al parque, supuse que siempre podría hacerlo en un futuro y ver el lugar en el que... ¡Dios, si ni siquiera fui a visitar tu tumba ni una sola vez!

Lo vio llevarse las manos a la cabeza, abrumado por sus recuerdos.

-Pero cuando supe que iban a cerrarlo me convencí de que debía venir al menos una última vez, despedirme del lugar y… de ti. –suspiró audiblemente, secando rápidamente sus lágrimas antes de que rodaran por su cara.- Lo que nunca esperé encontrarme fue precisamente lo que encontré.

Hace alrededor de 2 años

0

7
#29

-¿El qué?

-A ti. –murmuró con un hilo de voz, volviendo a mirarlo como si lo hiciera por primera vez.- Tu alma. Tan frágil, tan pequeña, a punto de desaparecer para siempre. Como si me hubiera estado esperando. ¿Qué otra cosa podía hacer?

-¿Arthur? –llamó su atención con los ojos desorbitados. - ¿No harías…?

-Sí. –confirmó sus peores temores.- Intenté devolverte a la vida. Pero no podía darte un recipiente tal y como hice con Leteo o Aqueronte, estabas demasiado débil, tu esencia era prácticamente inexistente. Así que hice lo único que podía traerte de vuelta.

Percival cerró los ojos, asqueado.

-Me convertiste en un parásito, en un residuo. –la ira había dominado su voz.

-Te convertí en parte de mí. –rebatió, con la pena asomando en el rostro.- Compartí mi cuerpo y mi mente, dejé que tu alma se alimentara de la mía, que ganara fuerzas. Y no puedes imaginar mi alegría el primer día que recobraste la conciencia.

Hace alrededor de 2 años

3

7
teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace alrededor de 2 años

Ohpordios ohpordios ohpordios 😨😨😨😨

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace alrededor de 2 años

Las piezas cae en su lugaaaaaaaaaarrrrr.... Aaaaaahh me encantaaa💜💜💜


#30

Percival casi se sentía temblar de furia.

-Pero algo salió mal. –la voz de Arthur se oscureció.- Estabas demasiado débil cuando te encontré. Tus recuerdos se mezclaron con los míos, tu ser se desdibujó, volviéndote algo distinto, algo a medio camino entre Arthur Merridew y Percival Cotard. Y mi alma sufrió por ello tanto como la tuya.

Lo vio ocultar el rostro entre las manos.

-Lo perdí todo: mi salud, mi poder, mi estatus, mis sirvientes… Los únicos que decidieron quedarse a mi lado ya los has visto: meras sombras de lo que una vez fueron, con dudas de si acompañarme hasta el final o no. Eso no era lo que quería.

Por un momento sintió la necesidad de consolarlo, fruto de una compasión que rivalizaba con su enfado, pero se contuvo.

-Aún así no pensaba darme por vencido. Si no podía traerte de vuelta, tal vez podía juntar todas las piezas de tu ser y convertirte en algo diferente. –levantó el rostro dirigiéndole una nueva mirada llena de esperanza.- Un espíritu habría estado bien, un demonio todavía mejor. Darte algo más de poder, un poco más de independencia.

Hace alrededor de 2 años

0

7
#31

-Pero todavía no lo has conseguido. -reflexionó en voz alta, apagando el brillo en la mirada del otro.

-Esto es lo máximo que he conseguido. –señaló la cabina a su alrededor.- Darte vida por unos días. Cederte mi cuerpo al completo, coincidiendo con el momento en el que tu alma era más fuerte: la fecha de tu muerte.

Volvió a descender la vista, abatido, mientras la cabina comenzaba el viaje de vuelta.

-Y no puedes creer lo mal que salió. –murmuró con apenas voz, obligándole a acercarse para poder entender sus palabras.- Estabas tan confuso, tan enfadado y herido. Era imposible controlarte. Trataste de escapar desesperadamente y cuando no lo conseguiste, te hiciste daño físicamente. Pusiste en peligro tu vida, y la mía.

Tragó saliva, pudiéndose imaginar la situación.

-Aqueronte logró calmar tu alma enseñándote lo que ésta tanto necesitaba. Y una vez comprendiste que estabas muerto volviste a dormitar en lo profundo de mi ser, demasiado disperso para tomar conciencia de ti mismo.

Hace alrededor de 2 años

1

5

#32

Arthur se tomó un momento para coger aire y deshacer la tensión que había ido creciendo en su interior.

-Decidimos que aquello no podía continuar así. Me arrepentí de mis decisiones, de no haber sido capaz de dejarte ir. –Volvió a bajar el tono, como si estuviera confesando un pecado imperdonable.- Y traté de expulsarte de mi cuerpo. Intenté matarte de una vez por todas. De todas formas aquella no era la vida que había imaginado que te daría.

Volvió a dejar que el silencio los arropara durante unos segundos, comprendiendo que le dejaba espacio para formular preguntas si las tenía.

-Pero, -por qué siempre tenía que existir un “pero”- tu alma estaba demasiado arraigada dentro de la mía. De manera que habría tenido que mutilarme para poder separarte de mí. Y créeme, lo intentamos igualmente. Como puedes ver, no funcionó como habíamos esperado.

La noria completó su vuelta y la cabina volvió a tierra, dejándoles un momento para bajar. Percival miraba a Arthur con una mezcla indescriptible de comprensión y enfado.

Hace alrededor de 2 años

3

4
Cinderink
Rango11 Nivel 51
hace alrededor de 2 años

Casi, casi, @DanielTurambar. Una parte más y estará terminada. Por fin. La verdad es que se me ha hecho larga, aunque claro, también puede ser porque procrastino demasiado y eso alarga las cosas.

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace alrededor de 2 años

omg, omg, omg. No quiero y deseo leer ese final. Aquí vamos.


#33

-¿Y ahora qué? –se atrevió a preguntar, siendo más consciente todavía de la atmósfera enrarecida del parque.

-No lo sé. –confesó su antiguo amigo.- Volverás a dormir por un tiempo, cogerás fuerzas, olvidarás todo lo que has descubierto. Yo haré que Leteo borre tus recuerdos de mi memoria, intentaré ser yo mismo, llevar una vida normal al margen de la sociedad. Y el año que viene nos reencontraremos, cuando vuelvas a despertar atormentado por las pesadillas.

Percival levantó la vista al cielo pintado de gris, amenazando con deshacerse en lluvia en cualquier instante.

-¿Algún día conseguirás salvarme? –la duda se coló en sus palabras pese a no haber querido formular una pregunta.

-Te lo prometo. –le dirigió una profunda mirada, convertido de nuevo en el niño que ocupaba gran parte de sus recién descubiertos recuerdos.- Hasta entonces, por favor, ten paciencia.

Las esquinas del mundo comenzaron a diluirse ante sus ojos, su propio cuerpo perdiendo contacto con lo que le rodeaba. Pero no tenía miedo, ya no. La esperanza de ver un nuevo día era mucho mayor que cualquier otra emoción.

-Descansa en paz, viejo amigo. –se despidió.- Pronto nos volveremos a ver.

-Dentro de un año, Arthur.

-Cierra los ojos, Perci. Para ti solo será un segundo.

Quiso decir algo más, pero en la inexistencia que lo consumía había perdido su voz. Su propia mente convertida en un colador, fragmentos de colores volando ante sus ojos en un torbellino de recuerdos.

Cerró los ojos cuando no pudo soportarlo por más tiempo, haciendo caso de aquella voz que no podía ubicar en su memoria. Y al momento de abrirlos allí estaba otra vez, siempre igual. Le bastó con escuchar aquel odiado graznido anunciando el cierre del parque para saber que estaba soñando.

Hace alrededor de 2 años

6

4
DanielTurambar
Rango10 Nivel 49
hace alrededor de 2 años

Buen final. Redondo, como la noria. 👏👏👏👏👏

Sacra
Rango10 Nivel 47
hace alrededor de 2 años

Pues ha estado muy requetebién leer esta historia. Felicidades @Cinderink 😊

Cinderink
Rango11 Nivel 51
hace alrededor de 2 años

Muchas gracias, @Sacra, eres muy amable. Aunque la verdad es que no creo que sea la gran cosa. Todavía me queda mucho para mejorar. Y eso me encanta! No puedo esperar para superarme. :)

Sacra
Rango10 Nivel 47
hace alrededor de 2 años

Lo de mejorar no tiene fin: siempre es posible para todos 😉😊

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace alrededor de 2 años

OMG, me encantó. Me encantó. No sé que esperaba, pero tú lo has superado. Muy bueno, en serio. Muy bueno. Bien narrada, buen ritmo. Mantienes el misterio hasta el final.

Felicidades preciosa @Cinderink